¿Cuántos somos ya?

28 de agosto de 2013

«Ángel; capítulo uno»

"she's Isabella Nightmare, your new classmate"
{x}



Justin y clase eran dos conceptos que no encajaban del todo bien en una oración. O al menos, no desde que entró en secundaria. Su trono era la silla de la última fila, donde bien grande y claro ponía su nombre en el respaldo. Que nadie se atreviese a sentarse, eso sería allanamiento de morada. La profesora Miller instruía religión católica, una asignatura optativa. Esta era de las pocas clases en las que Justin estaba algo atento, y no porque le importara mucho la angelología, las parábolas de Jesús o demás cosas, sino porque sentía que se lo debía a su madre. Patricia, o como todos sus amigos y familiares la llamaban, Pattie, era una mujer religiosa que ahora estaba en coma en una habitación del hospital central de Seattle. Justin prefería no hablar mucho de ello, pero era inevitable pensar en ella durante esta clase. Mariel Miller se paseaba de derecha a izquierda mientras leía unos pasajes de la Biblia, los cuales después tendrían que analizar en sus cuadernos.

Una bola de papel golpeó la cabeza de Justin, sacándolo de la blanca habitación llena de aparatos médicos donde en una cama yacía su inconsciente madre. Lo cogió y lo abrió en busca de algún mensaje escrito, pero no había nada en él. Miró al frente y se encontró a su amigo afroamericano lleno de rastas.

—Justin –lo llamó Sean. Justin alzó la vista- ¿Vas a venir esta tarde a casa de Marcie?
—¿Por qué? –preguntó entre susurros, como su amigo había hecho. Las dos chicas que tenían en frente, pues estaban separados por una fila de mesas, se giraron a ver a Bieber, pero en cuanto éste les dedicó una mirada penetrante, se giraron para estar pendientes de la profesora.
—No sé, para que vengas. Vendrán un par de pibas y habrá maría. ¿Vienes o no?
—Ya veremos –Justin dejó caer su cabeza sobre la mesa y cerró los ojos.

La verdad era que no tenía muchas ganas de salir, ni con Sean ni con Murray. Y la idea de estar con Marcie a solas tampoco le atraía demasiado. Quería ir al hospital, a la habitación 106 y sentarse al lado de su madre, cogerle la mano y decirle cuánto la extrañaba, cuánto la amaba y cuánto deseaba que estuviera con él a su lado. Quería encontrar un trabajo y pagar así todas las deudas que el cabrón de su padre en su día dejó. Quería abandonar todo en lo que estaba metido, toda la mierda que ahora lo rodeaba. Quería… cambiar de aires, de vida. Cerrar los ojos y no despertar jamás.

—Bieber despiértate –le llamaba la profesora con la Biblia cerrada, sujetándola bajo el brazo. La mirada de Miller se clavó en la de un somnoliento Justin. Este abrió los ojos a pesar de minutos antes haber jurado no volver a abrirlos nunca más- Despiértate o te mandaré a dirección.

Justin hizo caso y se enderezó en la silla, recibiendo un par de divertidas risitas. Miró a cada uno que había atrevido a reírse de él y en seguida callaron, no querían meterse en muchos problemas donde Justin o sus amigos estuviesen involucrados. Nadie quería eso.

—Bien, os iréis al Antiguo Testamento, al apartado de San Marcos, que es donde yo he leído los anteriores pasajes y…

La profesora Miller no terminó a ordenar qué tarea deberían hacer, pues la puerta se había abierto de repente. Un alto hombre de unos cuarenta y cinco años vestido de traje gris y zapatos italianos entró en la clase. Era el director Black, luciendo su canoso cabello peinado hacia atrás, engominado hasta la nuca. Justin siempre pensó que se echaba el bote de gomina entero. La clase entera se enderezó, dejó sus móviles o tragó sus chicles de repente. Justin siguió con la cabeza sobre la mesa, más dormido que despierto.

—Siento interrumpir la clase, señorita Miller –habló la profunda y grave voz que Black siempre había tenido. Justin se preguntaba si desde pequeño tuvo esa voz-, pero he de presentaros una nueva compañera. Ella es Isabella Nightmare.

Las chicas de primera fila soltaron una carcajada en cuanto el apellido de la nueva se hizo presente. Justin, en cambio, se irguió en su asiento contemplando la misteriosa muchacha que había llegado a su clase. Tenía largas piernas, eso bien se podía apreciar gracias a sus ajustados jeans. Usaba una sudadera gris, y el cabello lo llevaba recogido en un casi caído moño, pero claramente se sabía que su pelo era largo. Isabella, rígida y firme al lado derecho del señor Black, contempló la estancia. Decenas de pares de ojos estaban posados sobre ella, mas no le intimidó. No reconoció a nadie, salvo al chico de pelo dorado castaño sentado al final de todo, el cual la miraba con un deseo y lujuria que jamás había visto antes. Isabella pudo observar como la mirada de Justin se clavaba en su cuerpo y se la comía con los ojos como si fuese un cacho de carne. Se balanceaba en la silla, con las dos patas sobre el suelo. En cualquier momento caería, y como Isabella quería que dejara de mirarla, eso hizo. La silla se deslizó hacia el frente y Justin Bieber cayó de espalda, haciendo que todos desviaran la atención sobre ella y se fijara en el chico que ahora se levantaba con gracia del suelo.

—Quizá deberías dejar de gastar tanto dinero en máquinas expendedoras para la sala de profesores y comprar nuevo mobiliario, ¿no Black? –comentó Justin en voz alta, haciendo que todo el mundo riera. El director apretó su mandíbula e ignoró el comentario.
—Isabella, quiero presentarte a la que será tu clase a partir de ahora. Espero y ordeno que todos tus compañeros sepan aceptarte y hacerte sentir como una más –Isabella le sonrió al señor Black cortésmente. El director inspeccionó la clase con la mirada, en busca de algún asiento libre, pero muy a su pesar, solo había un sitio vacío- Bieber.
—¿Sí? –incluso después de haberse caído, él seguía balanceándose con la silla, clavando las uñas en el borde dela mesa para evitar caerse otra vez- Oh, ¿la nueva se sentará conmigo?
—Su nombre es Isabella, no nueva –lo regañó Black.

Isabella volvió a presenciar las risas de todo el mundo.

—Bueno, sí, que se siente a mi lado. Ryan ya no va a venir más, está oficialmente fuera de la escuela, esta mañana llamó su madre para decírmelo.
—Pues, Isabella –el director se dirigió a ella y señaló con la mano el hueco que estaba al lado de Justin- toma asiento al lado de tu nuevo y por desgracia compañero.

Isabella cambió la dirección de su mirada hacia el fondo sur de la clase, donde Justin se sentaba. Había alzado su mano para que ella lo viera, pero sabía perfectamente que estaba ahí. Caminó por el pasillo que dejaban las mesas hasta llegar a la suya, pero alguien le puso el pie. No cayó. Isabella lo había visto venir. Marcie, que había sido la que intentaba hacerle la zancadilla, rio desganada cuando Isabella esquivó su pie. Justin contempló sin disimulo alguno la belleza que su nueva compañera de asiento tenía. Ella giró el rostro hacia él y alzó una ceja, él hizo lo mismo curvando así las dos comisuras de sus labios, formando una traviesa sonrisa. Una sonrisa que incitaba problemas, pensó Isabella. Pero al fin y al cabo eran problemas que debería evitar.

—Hola, soy Justin.
—Las presentaciones para más tarde –acotó el director para luego seguir intercambiando unas cuantas palabras con la profesora. Segundos después, la clase volvió a estar ocupada solo por la señora Miller y sus alumnos.
—Isabella, supongo que tendrás todos los libros del curso y contarás también con una Biblia reglamentaria vital e importantísima para esta asignatura.
—Sí señora Miller –la clase rio jocosa, nadie la llama señora Miller, con Mary o Mariel tenían bastante.
—Bien, que tu compañero te diga qué pasaje estamos leyendo y analízalo en tu cuaderno después de haberlo leído. No creo que necesites ayuda, tengo entendido que tu anterior colegio era concertado y religioso.
—Así es –asintió con la cabeza mirando a la profesora.
—Perfecto, podéis empezar.

Isabella sintió el revuelo de páginas pasar, suspiros de cansancio y comentarios sobre lo aburrida que les parecía esta asignatura. Abrió su Biblia y siguió notando la atenta mirada del ojimiel sobre ella. Supongo que seguía esperando la presentación interrumpida por el señor Black. Lo miró y extendió una mano.

—Isabella Nightmare –él miró sus largos dedos, acabados en unas perfectas y limadas uñas. Ni muy largas ni muy cortas. Limpias. La estrechó finalmente e Isabella sintió una descarga eléctrica recorrerle el cuerpo entero. Supo entonces que todo estaba mal, supo entonces lo que él sentía, sentía su dolor y pena. Sabía que esto iba a ser difícil porque nunca antes había experimentado algo así.
—¿Eres italiana? –preguntó.
—¿Perdón?
—Tu nombre, Isabella. Es italiano. ¿Lo eres tú?
—Mi madre lo era –y no mentía.
—No se nota el acento –Justin había notado  como había usado el pasado para hablar de su madre, y supuso lo que pasaba entonces con ella, así que no prefirió preguntar. No, porque a él no le habría gustado que lo hicieran, e Isabella agradeció que no lo hiciera.
—Llevo muchos años aquí en Estados Unidos –respondió en voz baja para que Miller no los regañara.
—¿De dónde vienes?
—De Nueva York.
—Justin, aprecio que estés haciendo amistad con Isabella, pero me gustaría que lo dejaras para más tarde. Ahora, céntrate en los pasajes y analízamelos.
—Jodida amargada –le oyó decir Isabella, haciéndola sonreír.

***

Las dos clases antes del patio habían llegado a su fin. Biología no había sido tan aburrida como Isabella había esperado y había oído comentar por los pasillos. Justin seguía siendo su compañero de asiento, había persuadido al profesor Watson para que le dejara sentarse a su lado. Ahora, con Justin unos metros detrás, caminaba hacia la cafetería. Marcie, la chica que le había puesto la zancadilla, había hecho todo lo posible para que Justin e Isabella no pasaran tiempo juntos. Y había evitado también que le hiciera de guía por toda la escuela, aunque a Isabella eso no le hacía falta. Encontró con facilidad la entrada al gran salón donde todos los alumnos se concentraban para comprar o comer su almuerzo. Ella se dirigió al mostrador donde dos mujeres mayores servían la comida. Pidió una manzana roja, se sentó en una mesa del fondo que estaba vacía y leyó de su libro. Observó de reojo a Justin y a sus amigos. Tenían una pinta que no le gustaba nada, lo había visto en el campo de visión que Lierna había hecho para ella en la mesa de la Sala de Reuniones. Marcie, una pelirroja delgada con pecho abundante y ropas ajustadas se abrazaba a Justin sin dejarlo apenas tocar algo de su comida. Sean era el afroamericano de rastas y pendiente que había visto también las aguas encantadas de Lierna; y Murray, el chico delgado y paliducho de cabello rubio rizado con acné en las mejillas de mirada perdida y alma rota. Isabella sintió pena también por él. Después estaba una chica medio morena medio castaña de cabello ondulado hasta las costillas que comía su sándwich de pan integral con suma lentitud. Llevaba los ojos maquillados de un negro difuminado y un tatuaje en la clavícula donde ponía ‘bigger’. Se llamaba Cassandra, Cassie para los amigos. Y por último estaba Justin. Isabella sintió como su respiración se detenía por segundos. Era lo más bello que jamás antes había visto. Había Ángeles hermosos en su Cielo, pero Justin superaba cualquier belleza Celestial. Llevaba el cabello despeinado, toques dorados surcaban el castaño miel, el mismo color que había en sus ojos. Sus labios eran rosados, en forma de corazón. Alguna que otra peca estaba escampada por su rostro. Deslizó la mirada por el cuello del chico, de donde colgaba un collar de oro metido dentro de una camiseta negra ajustada que dejaba a la vista sus brazos fuertes y musculosos. El pecho, fornido y majestuoso, helaba la sangre. Lucía unos pantalones desgastados color negro y unas botas con punta desgastadas también oscuras. Parecía un Ángel Caído.

—La nueva está cañón –Isabella se escondió detrás de su libro, todavía atenta en la conversación de los cinco. Sean era el que había hablado. Dirigió una rápida mirada a la mesa de la Isabella, pero volvió a mirar a sus amigos cuando vio que ésta estaba leyendo, cosa que no era cierta.
—Pero se le ve un poco rarilla, ¿no? –Cassandra también miró a Isabella, pero no duró más de dos segundos.
—Yo la veo interesante –Marcie avasalló a Justin con la mirada tras ese comentario- No me mires así, Marcie.
—¿Cómo quieres que te mire entonces? –preguntó ella sarcásticamente, retirando los brazos de la cintura del chico.
—No estoy diciendo que me la vaya a tirar.
—Cosa que es obvia que querrías –dijo Sean riendo, al igual que Murray.
—Solo digo que me apetece conocerla, se ve que es una chica interesante.

Marcie soltó una risita tonta llena de envidia y celos. Isabella se había colocado en el puesto número uno de su lista negra.

—Interesante, dice –volvió a reír esta vez algo más fuerte. Justin la miraba con el ceño fruncido, e Isabella, que escuchaba la conversación desde la otra mesa, totalmente alejada a la suya, apretaba con fuerza los libros, volviendo los nudillos de sus manos algo blancos- Es una monjita de un colegio religioso de Nueva York, seguro que ni sabe lo que es un cunnilingus.
—No hace falta saber eso para ser interesante –le dijo Justin- Creo que tiene más coeficiente intelectual que todos los que estamos aquí sentados.
—¿Y qué tiene de bueno eso?
—Al menos con ella podrías mantener una conversación decente sin recurrir a ‘¿te la chupo en el coche o en el cuarto de la limpieza?’ –Isabella abrió los ojos ante las tan vulgares palabras de Justin, pero supuso que aquí todos eran así de vulgares y bastos hablando. Marcie hizo sonar sus nudillos algo fastidiada, mirando con recelo a Justin, el cual le dio unos pellizcos amistosos- Qué mala es la envidia, ¿eh Marcie?
—No le tengo envidia a esa esmirriada.
—Lo que tú digas –la ignoró Justin, levantándose de la mesa.
—¿Adónde se puede saber que vas? –le preguntó Marcie alzando la voz y levantándose de su asiento. Casi toda la cafetería la miraba ahora. Menos Isabella, que no le hacía falta dejar de mirar el libro para saber lo que estaba pasando cinco mesas más a su derecha.
—A hablar con la que tan muerta de envidia te tiene.
—¡Justin vuelve aquí!

Justin hizo caso omiso a su chillido lleno de rabia y enfado y siguió caminando hacia la mesa donde Isabella estaba sentada sola. Ella no desvió la mirada de su libro y dio otro mordisco a su casi acabada manzana. Cuando sintió que el banco chirriaba a su lado, giró la cabeza hacia la izquierda, donde Justin había tomado asiento y ahora la miraba con una sonrisa lobuna.

—¿Qué lees? –le preguntó.

Isabella le mostró la portada del libro pues aún estaba comiendo el trozo de manzana que había mordido con anterioridad.

—Halo –leyó Justin en voz alta- ¿De qué va?

Cuando Isabella tragó, habló.

—Va sobre la llegada de cuatro hermanos que tienen la misión de luchar contra fuerzas oscuras. No pueden revelar su secreto, mantener lazos fuertes con cualquier humano y ocultar sus sobrenaturales habilidades. Pero una de ellos, la más inexperta, Beth, se enamora de Xavier Woods y tiene que tomar una decisión.
—¿Qué es ella? –preguntó Justin- ¿Una especie de monstruo?
—Un Ángel –Justin alzó las cejas sorprendidos y pudo notar como los ojos de Isabella se encendían de repente y brillaban como jamás había visto antes- ¿Crees en Dios, Justin?
—Si bajara a ayudarme le creería.
—No tiene estrictamente que bajar él.
—¿Entonces quién sino?
—No lo sé. Pero puede haber algo que no sea él que ayude a la gente, ¿no crees? –Isabella se encogió de hombros.
—¿Como un Ángel de la Guarda? –Justin soltó una carcajada- Si de verdad existieran, la mitad de las cosas que le pasa a la gente, no sucederían.
—No crees en ellos, entonces. Ni en nada.
—Estamos solos, Isabella –le respondió Justin- Creo que leer te hace creer falsas expectativas de la vida –él tomó su libro- Ningún Ángel va a bajar a salvarnos “de las fuerzas del mal” –Isabella notó la gracia en su voz- ¿Te has leído Hush Hush? Supongo que también creerás en los Ángeles Caídos que se vuelven buenos por enamorarse de una chica.
—Veo que lees.
—No, Cassie es la que lee y después nos comenta todos sus libros. Al parecer soy el único que la escucha.
—Leer te abre las puertas a otro mundo –le explicó Isabella inclinándose hacia él.
—Pues entonces pásame un libro donde el personaje sea rico y viva de lujo, por favor.

Isabella rio.

—No todo en esta vida es el dinero.
—El dinero lo mueve todo –la gente empezaba a levantarse, la mesa donde Justin estaba antes sentado, ahora estaba vacía- Somos esclavos del dinero.
—No lo veo así.
—Vives en un mundo aparte, ¿no es así? –Justin sonrió- Qué suerte que tengas ese punto de vista sobre la vida y seas feliz, cuando abras los ojos te golpearás de frente con un muro. Se llama realidad, cielo.

Justin empezó a alejarse cuando vio que Murray y Sean lo llamaban. Marcie estaba cabreada y sería mejor que empezara a consolarla, no tenía ganas de aguantarla todo lo que quedaba de día así de cabreada.

—Todos vivimos en la realidad, lo que pasa que cada uno tiene una distinta. Tú puedes crear la tuya, Justin Bieber –le dijo Isabella cuando él estaba de espaldas a ella. Justin se giró y le sonrió.

—Ayúdame a crear una como la tuya, entonces.


______

Hola putis. Sé que llevo desaparecida... pf, no sé cuántos días, pero si os soy sincera es porque no estaba escribiendo una caca. Me gustó ver que el prólogo al menos fue bien, me esperaba menos la verdad. Yo creía que esta novela no gustaría porque es muy diferente a la de Never let you go, pero hay que cambiar un poco y no importa el riesgo. Como os habéis dado cuenta, supongo, la representante de Isabella Nightmare es la misma chica que la del gif. Era la que mejor encajaba con el papel y esta actriz me gusta muchísimo, por eso la he escogido. Se llama Astrid Berges Frisbey, por si os queréis informar un poco. Aunque con deciros que es española y francesa a la vez y ha salido en unas pocas películas vais que chutáis. En fin, comentadme y así me subís la moral para escribir más seguido.

Un besito a todas. 

51 comentarios:

  1. PERFEC <3 CADA COSA QUE ESCRIBES LO ES :33

    ResponderEliminar
  2. Ha sido preciosa. En mi anterior comentario (Prólogo) Lo contaba mejor.

    ResponderEliminar
  3. Mina.
    SOY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIS. MUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIS. HIPERULTRASUPERMEGA FELIS.
    Lo primero porque es que ni de coña me creía que subirías hoy, awww.
    Y el capítulo no ha sido larguísimo de estos que te aburren, pero tampoco ha sido corto. Ha sido perfe.
    Me creía que Justin iba a ser el típico cabrón, el típico hijo de puta con las chicas por que esta bueno y se lo puede creer y tal. Pero por ahora no, con Isabella es sadfghfdsfghfd awwww, me muero. Y cuando la ha llamdo 'cielo' JSJSJSJSJJJSJSSJSJSJSJJSJSJS SOCORRO. Que lástima que no cree en los ángeles ni na'. Pero bue, Isabella le hará cambiar de opinión.
    Sube CUANTO ANTES, POR DIOS Y POR TO LOS ÁNGELES TE LO PIDO. SINO TE VOY A METER TU SEGUNDO NOMBRE POR EL ANO



    (Con amor, eh).
    Tkmil♥♥

    ResponderEliminar
  4. por dios ya quería leer el primer capitulo...
    con pili estábamos todos los días en clase o en los recreos "entra a ver si yasmina subió"
    la verdad es que m gusta mucho como va la novela ... quiero leer el 2do capitulo ya !!!
    y el 3ro y el 4to y el 5to etc...........
    a pobre d mi jajaajja bueno ta seguila que esta uenicima !! beso

    ResponderEliminar
  5. Estaba esperando. Estaba completamente desesperada por el
    primer caitulo..Me dejaste atónita..No..Más que eso
    con el prólogo..SIGUELA QUE ESTA BUENISIMA..

    ResponderEliminar
  6. minaaaaaaaa que fue eso la amo te quedo super todo diferente ya me dio algo esta jodidamente perfecto siguela pronto besos
    by: swag
    asdfghjklñ

    ResponderEliminar
  7. asdfghjklñkhgfs Me encanta, siguela pliiiiiiis :D

    ResponderEliminar
  8. Marcie hija de puta.
    La conversación del final me ha matado, juraico. JKANDFKJAD.
    A Isabella me la imagino como yo, pero como si fuese hipster (?) no se si me entiendes JAJA.
    Yo creo que Isabella y Cassie serán buenas amigas.
    Y Pattie, aw socorro :"( Pobre Justin, de lo que está pasando.
    Y Justin diciendole a Isabella que los angeles y eso no existe, y Isabella en plan: ajam aqui me ves. JAJAJA ay que me meo.
    Me encanta Melona en serio. Siento no haberte comentado antes:"(
    Sube pronto pls pork si no te pego un guantazo virtual, bueno.
    Te quierooo melonansia de mi vidaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  9. Pues me da.
    La conversación del final, sos sajdghjsdgakgk.
    La próxima vez que subas me avisas, so' mongola. Yo aquí esperando a que subieras capitulo, me da por entrar y resulta que ya habías publicado *se va a correr en círculos*.
    Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen fin, que el capítulo perfecto, vamos. Como para no estar perfecto, si escribes demasiado bien.
    Y SUBE PRONTO, POR TU VIDA, QUE ME DESESPERAS <333333333

    ResponderEliminar
  10. ME ENCANTA, desde que leí Hush Hush eh quedado enamorada de los ángeles y tú haces una novela sobre esto y simplemente wou, me fascina simplemente me fascina.

    ResponderEliminar
  11. SIIIGUEEELAAAA

    ESTA SUPPEER BUEENAA !!!

    ResponderEliminar
  12. Es super diferente a NLYG y... ME ENCANTA. ME ENCANTÓ NLYG Y ME ENCANTA ESTA.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho mucho mucho y solo llevas un capítulo.

    ResponderEliminar
  14. CON UN CAPITULO ME HAS DEJADO SUPER INTRIGADA. SIGUIENTE

    ResponderEliminar
  15. m enkanta jo
    es muy ,ajngfsaghsjjdghhssghajk siguela

    ResponderEliminar
  16. tienes mucha imaginacion me encanta esta novela nueva siguela

    ResponderEliminar
  17. CUANDO SIGUES??? JO ESSUPER HGUAY ESTA NOVELA

    ResponderEliminar
  18. y el cap dos cuando lo subes? esque me encanta

    ResponderEliminar
  19. me gustaria k subieras el 2 esta muy bien tu novela :D

    ResponderEliminar
  20. Gracias a tu novela me he obsesionado con Astrid jkhgfsassdfghjkhgfdsadfghjk http://25.media.tumblr.com/75b14a71ec1c813b0d6bfb78c348bdb7/tumblr_msg8i4xbVL1qjmoeqo1_500.png es perfecta para Isabella

    ResponderEliminar
  21. yo a isabella me la imaginaba mas o menos asi. Como astrid. Los personajes, don perfectos

    ResponderEliminar
  22. NNNEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEECESITO MAS CAPITULOS DE ANGELLLLLLLLLLLL

    ResponderEliminar
  23. mina , tus novela son increibles

    ResponderEliminar
  24. la conversacion de el final jo <3333333333 espero mas caps :)

    ResponderEliminar
  25. yo veo a cassandra asi http://4.bp.blogspot.com/-8WAze6WT6-g/UQ9gtROByjI/AAAAAAAAqLY/mR45vZLTP9c/s640/Jane+Levi+%25282%2529.jpg ajaja

    ResponderEliminar
  26. (soy la del anterior coment) A cassandra la veo así , como en el anterio linck. LA actriz se llama Jane Levy

    ResponderEliminar
  27. QUien va a ahcer de cassandra? y de Marcie? Y de murray? TENFO DUDASSS lol

    ResponderEliminar
  28. "¿Como un Ángel de la Guarda? –Justin soltó una carcajada- Si de verdad existieran, la mitad de las cosas que le pasa a la gente, no sucederían."
    NOOOOO. QUE VAAA, NO EXISTEN *guiño guiño*
    Me imagino a Isabella tipo: claro, los angeles no existen. No soy un angel ni nada parecido.
    JAJAJAJAJAJAJA

    Sube pronto pls :)

    ResponderEliminar
  29. SUBE




    SUBE




    SUBE


    NECESITO


    QUE

    SUBAS

    POR

    QUE

    TU

    NOVELA

    ES

    LO

    MAS

    Y

    SOLO

    VA

    POR

    EL

    PRIMER

    CAP.
    #loveu

    ResponderEliminar
  30. Vuelvo a comentar por que si, por que necesito comentar kjhgfdsa.
    Me he leído como.. 2 veces NLYG y he tardado 3 días en leermela entera la 2º vez. No estuve cuando la empezaste y empecé a leerla por el cap 100 y pico. Y AHORA ESTOY CUANDO EMPIEZAS ESTA. Me encanta el primer cap. SIGUELA.

    ResponderEliminar
  31. tengo curiosidad por lo que va a pasar, por que esta novela no es como las demas. Que justin es normal o es el cantante. Que se conocen y zas, son novios. Esta es del justin normal, si, pero la chica no. Y eso me hace tener mucha curiosidad.

    ResponderEliminar
  32. jo Yasmina. ¿¿¿CUANDO SUBESS??

    ResponderEliminar
  33. JODER, ME ENCANTA. Como ya te dije antes, lo que escribes es perfección. Siguelaaaaaaaa<3
    -Agos

    ResponderEliminar
  34. mjdsafhjkhtdesdrfhjhutfrfghkjhgfdfgh SUBEEEE

    ResponderEliminar
  35. ¡OMFG! Siguela el cap esta asdfghjklñ
    PD: Lectora de Never Let You Go.

    ResponderEliminar
  36. SUBE MINA QUE ME DA A ANSIEDAD

    ResponderEliminar
  37. ay Yasmina, sube ya que me tienes con la intriga

    ResponderEliminar
  38. SOS UNA GENIA ESCRIBIENDO NOVELAS

    ResponderEliminar
  39. cuando la sigues? me encanta

    ResponderEliminar
  40. sube :) por que :) me :) tienes :) con :) la :) intriga :)

    ResponderEliminar
  41. te stalkeo all day all night para ver si subes JAJA

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.