¿Cuántos somos ya?

13 de julio de 2013

Never let you go. {170}

{x}


El pie me temblaba sobre el acelerador, el pulso no era nada firme. Los dedos se cerraron con fuerza alrededor del volante, haciendo que los nudillos se volvieran blancos. Respira, Justin, respira. Ella se estaba preocupando por mí después de toda la mierda que había causado. No estaba ni sacando el tema de la canción. Ella era demasiado…

—Justin te estás pasando de calle –me avisó.

Volví a centrarme en la carretera y en efecto, me había pasado casi una manzana de la puerta de casa. Aparqué el coche delante de esta y ayudé a ___ a salir. Busqué las llaves en el bolsillo de mi pantalón y a tientas la metí en la cerradura, no sin antes echarle un vistazo a la casa vecina, a la de ___. Las luces no estaban encendidas y no había ningún vehículo aparcado delante. Cosa que me daba a entender dos cosas. La primera, ellos no habían llegado. La segunda, estaban tardando a propósito por si ___ y yo querríamos tener unos momentos a solas para hablar.

Cerré la puerta de casa cuando di el último paso al interior de la vivienda. ___ encendió las luces y todo se iluminó, incluso su mirada lo hizo. Sus ojos volvían a estar vivos de recuerdos, como los míos. Preguntó por el botequín, y le dije que estaba en el primer piso, así que se ofreció ir a buscarlo mientras yo esperaba en el salón. Las suelas de sus zapatos chirriaron bajo el parqué y en unos segundos estaba bajando las escaleras con los utensilios de curación entre las manos. Me había quitado la camiseta, un par de moretones asomando por la clavícula y cuello por donde me había agarrado Lucas con intención de estrangularme.

—Jodido Lucas –murmuró ___ sentándose en la mesa de enfrente del sofá en el que estaba sentado.
—No me duelen.
—No tienes que hacerte el hombre delante de mí, y menos estando a solas. Te conozco como la palma de mi mano y sé de sobras que estás agonizando por dentro.
—Me has pillado –dije sonriendo por un lado.
—No tenías que haber seguido esa pelea –dijo tocando mis pómulos, ahora hinchados y doloridos. Hice una mueca de dolor cuando sus dedos rozaron mi piel- Lo siento.
—Él había empezado, ¿por qué tendría que quedarme de brazos cruzados?
—Por mí –alcé la vista y me topé con sus castaños ojos, ahora algo rojos por las anteriores lágrimas derramadas.

Empezó mojando los cortes  y rasguños con alcohol, sirviéndose de la ayuda de un trocito de algodón. Escocía, pero más escocía no sentir su mirada sobre la mía, como normalmente habría pasado en las películas. Pero esto no era una película, era la vida real. Donde la sangre de las heridas no es pintura, donde el dolor no es fingido sino real y mortal. Donde los corazones rotos sí existen y tardan en recomponerse.

—Auch –me quejé cuando volvió a despegar la tirita de su sitio, pues la había colocado mal.
—Lo siento, es que te mueves mucho.
—Pues perdón, entonces –le dije.

Cuando las heridas estuvieron tapadas, prosiguió a untarme con crema las moretones. Lo que empezó siendo por un leve ungüento, acabó en caricias. No podía creer tener sus manos de vuelta por mi piel, subir por mi clavícula, acariciar mi cuello y hacerme temblar como tantas veces había conseguido. Apenas podía contenerme, no me veía capaz de resistir sin tirarme sus brazos y besarla hasta mañana, dormir con ella a su lado, amanecer juntos en la misma cama.

—¿Justin?
—¿Mhm?
—¿Cómo conseguiste nothing like us?

Abrí los ojos. Ni siquiera sabía que los había cerrado, pero al hacerlo me arrepentí. Su topacio mirar fue frío, mas pude ver que seguía igual de calmada y preocupada por mis heridas que antes. Tomé aire y me arrepentí de hacerlo, un dolor punzante atravesó mis costillas. 

—Bueno, cuando te quedaste a comer la última vez y te registré el bolso para romperte el paquete de tabaco… vi la carpeta con las canciones. Una de ellas era esa, nothing like us.

___ dejó de mirarme, se concentró en los moretones de mi pecho o clavícula y dejó escapar un suspiro. Bajé la mirada avergonzado. Cada vez que decía algo, retrocedía un paso. Esto no parecía avanzar, no parecía arreglar nada. Con miedo, la llamé.

—___, lo siento. No quería robarte la canción, no creas que la quiero para mí, solo… como la letra era bonita, quería darte una sorpresa y… no sé. En realidad no tengo excusa, veo lógico que te enfades.
—Cállate por un segundo y déjame pensar, Justin.
—Oh, ehm. De acuerdo.

Cerró los ojos y dejé que pensara todo el tiempo que necesitara, aunque en mi fuero interno estaba deseando que no se demorara mucho ya que mi corazón parecía una bomba de relojería apunto de explotar. Sentía que por cada segundo que pasaba, menos podía aguantar.
—Con que me digas que no estás enfadada me… me conformo. Quiero que intentemos poder ser los de antes, como habíamos acordado en la fiesta –dije balbuceando, muerto de miedo. ___ era mi debilidad, mi crucificción, era el arma letal para acabar conmigo. Y sentía que eso haría si dejaba de hablarme definitivamente.
—No estoy enfadada porque me hayas robado la canción. Pero, ¿sabes? Era privada, no pensaba mostrarla en público, y ahora mucha gente se ha enterado.
—Puedo decir que la escribí yo.
—Claro, y me haces quedar a mí como la mala. No me jodas, Justin Bieber.
—Vale, vale. Escucha, lo siento mucho. No quería que esto pasara, no quería que te sentara mal. Quiero que sepas que lo hice siempre con la mejor intención del mundo.
—Lo sé, Justin, lo sé –dijo susurrando.
—Por favor perdóname –pedí cogiendo sus manos, por pura inercia, y apretándolas cálidamente.

Ella en seguida miró nuestras manos unidas, juntas bajo el calor que ambos cuerpos transmitíamos. Nuestras miradas se conectaron por intensos segundos y sentí volver a renacer. Me sonrió y entonces besé sus nudillos para después abrazarla tan fuertemente como un niño abrazaría a su madre después de haberla encontrado en el parque en el que se ha perdido. No la vi sonreír, pero lo noté. Lo supe. Estaba sonriendo, al igual que yo.

—Volvamos a ser los mejores amigos de antes, al menos, necesito eso ___ -le pedí en voz baja, solo para que ella me escuchara- Y si el tiempo nos da a más…
—Pero eso se verá más adelante, ¿sí? –me interrumpió enseguida.

Asentí con la cabeza y le dediqué una sonrisa, una sonrisa como las de antes, como las que llevaba tiempo sin mostrar. Llena de sentimiento y felicidad. Y ella era la causante, la única que logró hacer que volviera a sonreír de verdad. Y le debía tanto, tanto, tanto. Mi vida entera si es que hiciera falta. El silencio se rompió para dar paso a un tono de llamada, el cual provenía del móvil de ___. Se excusó con la mirada y atendió al teléfono.

—¿Sí? –preguntó sin apartar la mirada de mí- Ah, hola mamá –ahora estaba sentada a mi lado, hombro con hombro- Mamá no te entiendo, ¿qué te ha pasado? ¿Por qué estás llorando? –fruncí el ceño y la miré, ella ahora no me miraba, tenía la vista perdida- Mamá por favor, no estoy entendiendo nada, habla más claro. Deja de llorar y explícame qué pasa –oí el revoloteo agitado de las palabras de ___ (tu madre) sin lograr entender nada, pero supe que algo andaba mal cuando ___ dejó escapar un grito ahogado- No, dime que no es verdad.
—¿Qué pasa? –pregunté ahora preocupado, ___ se había levantado del sofá a toda prisa.
—Estoy en casa de Justin, Julia aún no ha llegado. Ha habido problemas en la fiesta pero está todo solucionado –cogió aire y se limpió los ojos. Estaba llorando, caminé a su lado y ella alzó una mano para indicar que me detuviera, que la dejara escuchar bien- Mamá, ¿estás segura? –hubo un ‘sí’ tras la otra línea, y eso hizo que ___ casi cayera al suelo sino llega a ser por mi agarre- Por el amor de Dios, dime que no es verdad. Dime que no es verdad.
—Princesa, por favor, dime qué pasa –ni siquiera me había dado cuenta que la había llamado princesa, y ella al parecer tampoco. Se sujetó a mi brazo y apoyó la cabeza en mi hombro mientras sujetaba firmemente el teléfono contra su oreja.
—De acuerdo, sí. Te espero en casa mamá, llamaré ahora a Julia. Miraré por Internet los primeros vuelos a España.

España. Ella se volvía a España. Colgó el teléfono, más bien lo dejó caer contra el suelo, rompiéndose a pedazos. La pantalla ahora estaba cubierta por una rotura en forma de telaraña, la carcasa se había roto y algunos cachos se habían esparcido por el suelo, al igual que el corazón de ___, el cual estaba destruido al completo. Ella también cayó al suelo de piernas cruzadas y empezó a llorar con el rostro tapado por sus manos. Me agaché y la abracé por los hombros, atrayendo su espalda a mi pecho. Besé su cabeza seguidas veces intentando calmarla aún sin saber de qué. Esto era grave, esto era muy grave. Se dejó consolar por varios minutos, y yo no me molesté en preguntarle qué había ocurrido. Si no quería contarme nada, estaba en su derecho.

—Justin –me llamó. Me coloqué delante de ella y la sujeté por los hombros, su vista clavada en la corona tatuada de mi pecho- Dios mío, llama a Julia por mí, dile que tiene que venir a casa en seguida, que ha ocurrido un problema.
—Claro, en seguida.

Me levanté y busqué mi teléfono móvil, el cual yacía sobre la mesa. Marqué el número de mi amiga y esta me lo cogió al tercer tono. De fondo se oían las escandalosas risas de todos.

—¿Justin? ¡Hola! ¿Qué ocurre?
—No lo sé, pero a ___ le ha llamado su madre. Tienes que ir a casa en seguida.
—Pero, ¿qué ha pasado? –volvió a preguntar.
—Ya te lo dirá ella.
—Justin –me llamó esta vez ___- Lucas también tiene que llegar a casa, pregúntale si está con ellos.
—Julia oye…
—Tranquilo, la he oído –en la voz de Julia había mera preocupación- Está aquí, estamos en casa en cinco minutos. Hazme el favor y espera con ella, no la dejes sola.
—No lo haría –respondí seguro.
—Bien, ahora vamos de camino –y colgó.

Me guardé el móvil en el bolsillo y me puse la camiseta. Le tendí la mano a ___ pero esta no parecía tener fuerzas ni para levantarse por sí misma, así que lo hice yo mismo. Ella se quedó prendida en mis brazos mientras el llanto impedía que respirara con normalidad.

—___ tienes que tranquilizarte, por favor. Respira, vamos, respira –la animé haciendo gestos para que se relajara, pero era en vano. Estaba en un estado de histeria.
—Julia, Lucas… ¿dónde están? ¿Qué te ha dicho?
—No sé dónde están pero vienen ya. Vamos, esperaremos a tu madre y a los chicos en tu casa.

Rodeé su espalda con mi brazo y se aferró a mí mientras recogía las llaves del bol decorativo que había en la entrada de casa. Salimos y fuimos hasta la suya. Prendimos las luces y ella empezó a llorar más fuertemente. La abracé otra vez, sintiendo como sus uñas se clavaban con fuerza en mi espalda y sus lágrimas mojaban la curva de mi cuello. Inhalé su aroma. Olía a jabón, flores, sudor y ___.

—Siéntate, ___. Tu madre estará al llegar.

Ella se dejó caer en el sofá, me senté a su lado y besé su sien mientras acariciaba su cabello con la finalidad de consolarla, de hacerla entrar en calma y se tranquilizara. Su pecho subía y bajaba con rapidez, como si le faltara el aire. Apoyó la cabeza en mi regazo y su larga melena se esparció sobre mis piernas, parecía una cortina de satén negra. La acaricie mientras le susurraba que todo estaría bien, pero pareció empeorar cuando la puerta se abrió de sopetón y ___ (tu madre) entró llorando a la desesperada mientras Thomas la agarraba de la mano.

—¡Hija, por el amor de Dios!

Ambas se fundieron en un abrazo mientras lloraban juntas. Thomas y yo nos miramos, él sin comprender por qué estaba ahí, yo sin comprender qué pasaba. Se sentaron juntas en el sofá y hablaron, aunque no se les entendía mucho por culpa del llanto.

—¿Dónde está Julia? ¿Y Lucas?
—De camino.
—¿Y tu móvil? Te he estado llamando para que de mientras vayas mirando los billetes hacia España.
—Se ha… roto –respondió mirándome de reojo.
—Tengo un amigo en el aeropuerto –habló Thomas- Puedo llamarlo y decirle que nos reserve vuelo para los cinco.
—Sí, mejor. Nos ahorramos tiempo.

Thomas entonces se fue al jardín para hablar tranquilo con su colega, no sin antes darles un beso en la frente a cada una, después me dio un par de palmaditas en el hombro, dejándome a solas con las dos mujeres. Mi mano estaba entrelazada con la de ___, fuertemente por su parte, no soltaba mi agarre por nada del mundo. Y sentí que volvía a necesitarme como antes, como yo a ella siempre la he necesitado, Sentí que volvía a ser su soporte en las malas rachas, como ella lo ha sido hasta en las buenas. Y sé que nunc había dejado de quererme a pesar de todo lo que le he hecho, pero me sentí querido desde hace mucho tiempo.

—¡Ya estamos aquí! –gritó Julia apareciendo por la puerta sin aliento, detrás de ella venían todos los chicos. Caroline, Chaz, Christian, Cait. Incluso Lucas, al cual le aparté la mirada en seguida. No era porque tuviera miedo de él, ni mucho menos, sino porque no quería ocasionar más problemas y menos ahora.
—¿Qué ha pasado? –preguntó Lucas- ___, ¿por qué lloras, qué ha sucedido?

Tras la última pregunta que formuló, no pudo evitar posar la mirada en mí como si yo hubiese sido el culpable.

—Mi abuelo ha tenido un infarto al corazón, está hospitalizado –dijo entrecortadamente. Apreté entonces más fuerte su mano, sintiendo su pulso acelerado. Todos se fijaron en nosotros, en nuestras manos, después volvieron a centrarse en ___.
—No –gimió Julia angustiada- Por Dios, Melona, dime que no es verdad.
—Es verdad –farfulló para luego echarse a llorar, la abracé y dejara que se recostara en mi pecho, y todos ahí se quedaron muy sorpendidos, aunque felices y aliviados al mismo tiempo.
—No puede ser –murmuró Julia para sí misma sentándose en un sillón. Chaz se acomodó a su lado, agarrando su hombro para que supiera que estaba ahí y contaba con él.
—Lo sentimos muchísimo, ___ -dijeron todos, también mirando a ____ (tu madre).
—Sabes que nos tienes para todo –habló Caroline, parada en una de las paredes con Chris a su lado- Si hay algo que podamos hacer…
—Iros a descansar, es tarde. Nosotros tenemos que coger un vuelo a temprana hora –respondió en voz baja.
—¿Estarás bien? –preguntó Christian. ___ soltó mi mano y se echó el cabello para atrás.
—Sí, iros. Yo os enviaré un mensaje cuando esté en el aeropuerto.
—Tu abuelo es fuerte, saldrá de ésta –dijo Caitlin- Tenemos fe.
—Gracias –suspiró ___, no tenía palabras para nadie, ni siquiera para ella.

Mi móvil vibró, lo saqué y vi un whatssap de mi madre diciendo que estaba ya en casa y que me esperaba. Me levanté y miré a ___, esta me cogió en seguida de la muñeca.

—No me dejes sola –me pidió en voz muy baja, aunque lo suficientemente audible para que todos se enteraran. Había un silencio sepulcral en la sala- Por favor.

___ (tu madre) me miró con lágrimas en los ojos y me sonrió a duras penas para después encogerse de hombros. Miré también a Julia, la cual estaba prácticamente en shock e ignorando todo lo que su novio le dijera. Los chicos, por su parte, estaban atentos en mí y en ___.

—Vuelvo en seguida, te lo prometo –dije inclinándome y besando su frente. Ella apretó su agarre sobre mi piel, pero me dejó ir- Te quiero –le susurré- Y mucho.

Dejé su casa atrás, llena de abrazos consoladores y llantos tapados por orgullo o autodefensa; miradas perdidas y suspiros. La luz que entraba por la ventana del salón iluminaba poco camino, las luces se habían apagado, era bastante tarde; entrada la madrugada, supongo. Metí la llave en la cerradura y la giré, abriendo así la puerta. Mamá estaba ahí mirando con curiosidad el botequín con gasas y papeles bañados en sangre, alcohol o pomada.

—¿Qué es esto? ¿Y qué te ha pasado en la cara? –preguntó- ¿Es que te has peleado?
—___ se va con su familia a España –ignoré lo que me preguntaba. Me senté en un sillón y contemplé uno de los cuadros de la estantería de enfrente. Mamá, papá, mis hermanos, ___ y yo. Juntos, sonriéndole a la cámara. En Canadá- Su abuelo ha tenido un infarto.
—Santo cielo –exclamó mi madre tapándose la boca por la sorpresa- ___ y su madre deben estar destrozadas.
—Sí, estaba con ellas cuando recibieron la noticia. O al menos solo con ___.
—Por Dios, he de llamarlas.
—Llámalas más tarde, ahora deben descansar y hablar a solas. Necesitan tranquilidad –dije yo con el semblante serio.
—¿Qué harás tú, Justin? –me preguntó acariciando mis nudillos rojos y cubiertos por gasas que ___ me había colocado con anterioridad.
—No lo sé –contesté con sinceridad- Pero me duele su dolor.
—La amas aún.
—Claro que la amo –respondí ahora mirando los ojos de mi madre- Nunca he dejado de hacerlo.
—Entonces lucha –apretó mi mano y me sonrió- Lucha por tus sueños.

***

| Narra ___. |

Habían pasado dos horas desde que recibí la escalofriante noticia sobre el mal estado de salud de mi abuelo. Justin se había ido el primero, muy a mi pesar. Los chicos se quedaron para darme todo el apoyo del mundo, tanto a mí como a mi madre o a Julia. Ella estaba también muy unida a mi abuelo, y obviamente le dolía lo por lo que estaba pasando. Habíamos hecho las maletas rápidamente pues a las nueve de la mañana salía el vuelo con destino a España. No dormiría más de tres o cuatro horas, y eso sería hablar de más. El insomnio me saludaba con una sonrisa en la cara y un cartel entre las manos diciendo ‘hola, vengo para quedarme’. Quería cerrar los ojos y descansar, pensar en cualquier cosa menos en mi abuelo en una cama de hospital, enchufado a máquinas o a tubos, sedado hasta no saber quién es y sufriendo como nunca. Me dolía pensar en eso mientras yo estaba en una cama cómoda y confortable, en mi hogar, y con buena salud. Ahora mismo necesitaba un abrazo, un susurro que me dijera ‘todo estará bien’. Y solo quería que fuera Justin el que lo hiciera. Las lágrimas cayeron hasta detrás de mis orejas, empapando la almohada. Me dolía la garganta de retener los gritos de dolor. Me dolía el alma. Y más me dolía estar aquí sin hacer nada.

La casa estaba en silencio. Thomas se había quedado con mamá pues obviamente viajaría con nosotras. Habían insistido también en que Chaz acompañara a Julia, pero esta quería que no lo hiciera, quería estar conmigo a solas. Lucas estaba en la habitación de al lado y de vez en cuando se paseaba por mi habitación para preguntarme si estaba bien, pero dejó de hacerlo cuando enfadada le pedí que me dejara descansar tranquila. El sumo silencio reinaba en cada cuarto de la casa, pero las lágrimas eran inevitables. Contemplé la nada de la habitación y traté de quedarme dormida, me concentré en la blanca pared de enfrente, pero algo interrumpió toda concentración.

—Mierda –oí a lo lejos. Sonaba que venía desde el balcón.

Fruncí el ceño y pisé el frío suelo con mis descalzos pies, quitándome de encima la fina manta que me cubría de las brisas que ahora había por la noche. Me puse de pie y caminé hacia el balcón, sorprendiéndome de una figura que se inclinaba hacia la barandilla y la atravesaba para caer al suelo de mi habitación sin equilibrio.

—Por el amor de Dios –grité en un susurro. Le fui a pegar una patada al intruso, pero me percaté de quién era cuando éste me llamó por mi mote ‘shawty’- ¿Justin?
—¿Creías que te dejaría sola? –preguntó acomodándose el cuello de la camiseta.
—Oh, cielo santo –me abalancé sobre él y rodeé su cuello con mis brazos para que él por un segundo se quedara helado, pero finalmente me abrazó por la cintura y no me dejó ir pasados unos segundos- ¿Cómo que has venido?
—Me necesitabas –dijo encogiéndose de hombros- Y yo necesitaba que me necesitaras.

Sonreí, la luna apenas nos iluminaba, pero eran bastantes las sombras proyectándose en su rostro los suficiente poderosas como para hacerle lucir más hermoso aún. Acaricié su mejilla con los nudillos y me escondí en su pecho, y él me cubrió con sus brazos.

—¿Cómo te encuentras?
—Mal.
—Por eso he venido.
—Tengo miedo de mi abuelo, Justin.
—Es un hombre fuerte –alcé la mirada para toparme con su preocupante mirada sobre mí- Saldrá de ésta.
—¿Por qué siento que todos me dicen lo mismo para solo hacerme entrar en razón? Ni siquiera ellos parecen creerlo, por qué tendría que creerlos a ellos?
—Yo confío en tu abuelo –dijo echando hacia atrás los rebeldes mechones que caían por mi frente- Es un hombre bueno, no se merece morir.
—¿Por qué me pasa esto a mí? –pregunté con los ojos aguados- ¿Por qué las cosas malas  siempre le suceden a las personas buenas?
—No lo sé cariño, no lo sé –susurró para volverme a abrazar. Fue avanzando a tientas hacia mi cama, donde me dejó caer delicadamente- Ahora túmbate, necesitas dormir. ¿A qué hora sale el avión?
—A las nueve.
—Y son las cinco, solo tienes unas tres horas o quizá dos para descansar.
—No te vayas –le pedí cogiendo su mano- Por favor, no me dejes sola. Te necesito.
—No me iré –dijo mirándome. Se sentó a mi lado y empujó sin fuerza mis hombros hasta que la espalda tocó el colchón. A continuación se quitó los zapatos, dejó el móvil en la mesita de noche y se despojó de la camiseta para después tumbarse a mi lado. Sentí sus manos rozar con miedo la costura de mi camiseta, así que cogí sus manos e hice que me rodearan- Te dije que siempre estaría contigo, ¿lo recuerdas?

Me quedé callada, dejé que las últimas lágrimas descendieran por mis mejillas y cogí aire.

—Sí, lo recuerdo –giré el rostro hacia él. Lo vi lamerse los labios y cerrar los ojos, con las pestañas rozando sus marcados pómulos por la anterior paliza. Acaricié las manchas moradas que cubrían pequeñas zonas de su piel.
—Recuerda también que te quiero –me dijo cogiendo mis manos y besándolas, dedo por dedo, nudillo por nudillo- Que te quiero más que a mi vida.

Me escondí en su pecho y lloré en silencio. Él me abrazó, me sostuvo, y no se fue para nada. Rezó, oró por mi abuelo, y musitó en mi oído dos te quiero’s más. Aunque el ‘te sigo amando, siempre lo he hecho y siempre lo haré. Hasta el fin demis días’ del final, antes de quedarme dormida, fue el que más me marcó y me ayudó a dormir. 

31 comentarios:

  1. Ay, Mina, que bonito:')
    Pero que lloro con lo del abuelo, ____ no se merece eso, ni su mamá</3 Justin, que bonito cuando le dijo "te sigo amando" ay:'))) que lloro, que lloro, me encanto. Siguela cuando puedas, un beso, chau:*

    ResponderEliminar
  2. AAAAAAAAAAAAH muero por dentro eres muy buena escribiendo
    Mina me haces llorar con lo del abuelo y el final del capitulo me encanto amo tu novela espera amar es muy poco xd no articulo ninguna palabra para decir cuanto amo tu novela xd te quiero besos y espero que la sigas luego que esta novela mola mucho xd
    Cata:)

    ResponderEliminar
  3. Ohhh mina joder que me encanto me hiciste llorar biebs aww que amor el uno para el otro
    Ojala la puedas seguir pronto ahhh capi yaaaa
    By:swag
    Pd: las ancias que tengo y cuando montas ahhhh

    ResponderEliminar
  4. Eres tan perfecta ASDFCGHJKL!
    Eres la mejor Mina
    Me da cosa con lo del abuelo, pobre :'(
    Me encanta que Justin tenga otra vez la confianza con rayis :3
    Y el final te quedo perfecto asdfghjkl!
    Chao, te quiero. Y siguela pronto :)
    Atte: Andrea :D

    ResponderEliminar
  5. wooooooowww *owwww* el cap es PERFECTO eres genial mina !!!!!!!!!!
    PD: soy nueva lectora *_* mi nombre es michiie !! y soy de colombia
    PD2: ¿alguien aqui es de colombia?
    PD3: ¿y las que son de colobia van a ir al concierto de BIEBS?
    PD4: ¿deje muchas PD?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola yo soy de colombia y si voy al concierto y tu ?

      Eliminar
  6. owwww Mina que me haces llorar :c
    Tan lindo justin "te sigo amando " Awwww<3
    seguila enserio amo Como escribes *-*
    Besos

    ResponderEliminar
  7. HAY DIOS MIO DE MIS AMORES MINA, QUE EL YAYO ESTA EN EL HOSPITAL TIA. Y EL JUSTIN QUE ROMANTICÓN ES COÑO. MEEEE LO COMOOO.

    El siguiente pls.

    Te loveo fea <3

    ResponderEliminar
  8. MINAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, ME CAGO EN LA PUTAAAAAAAAAAA.
    El puto capítulo ha sido amor, Justin es a mor, omffffffffffffffffffg que me muero con las cosas que le dice a rayis. Socorro.
    Ay, tía :cc, POR QUÉ LE HA TENIDO QUE DAR UN INFARTO, POR QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE. Me indigno. Con lo bien que iba todo.
    Pero seguro que eso une mucho a Justin y rayis. Lo veo, vaya. Jejejejejejejeje.
    El último párrafo ya es que me ha rematado, aish.
    No tardes mucho en subir, anda porfi.
    Tkmm<3

    ResponderEliminar
  9. Mee encantaaa !!! No tardes mucho es subir ♡♥♡♥♡♥♡♥♥

    ResponderEliminar
  10. No tardes en subir plisss
    me encantooooo!
    acuerdatee no te tardessss

    ResponderEliminar
  11. Ay Mina que HERMOSOO, llore todo el capitulo<3 siguelp

    ResponderEliminar
  12. me ha encantado, enserio,y aunq me da un poco de pena por el abuelo de rayis eso va a ser bueno para justin y ella, bueno espero que la sigas prontooo:)))

    ResponderEliminar
  13. OH MY GOD, pobre rayis porq le tuvo q pasar esoo? q su abuelito no se muera porfis q si no la rayis va a estar asi :'( lwehfjciwrldshjfcrilewejf igual que dijeron en otros comentarios, eso los va a unir mas a rayis y a justin. Son un amor juntos♥. Por favor subi prontoo. Beso

    ResponderEliminar
  14. OMG!!!! y eso no es o mi gato (por las dudas)
    pobre de todas nosotras (rayis) que mala suerte osea QFM esto bo !! me pongo mal yo vdisygcviydsvcydtscygdvsfygtv^ porfavor q nuestro abuelo no se muera o me muero ... justo cuando todo estaba empesando a estar bien le pasa eso, lo bueno es q justin va a estar para ella y supongo q no vamos a ser taradas y vemos a volver con el por q no damos cuenta q el va a estar para nosotras por q sino ___ tiene problemas graves .... dhcbgkiydgvcyugvd seguila porfaaa

    ResponderEliminar
  15. AYYYYYYYYYYYYYYY MINA, QUE LLORO:´)
    putos capítulos perfectos que haces.
    si es que, escribes genial.
    no me enrollo, lo de siempre, sube rápido pls pls pls
    muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Dios! enserio,amo tu novela.Es la mejor de todas,¿Sabes?.No quiero que se acabe, es PERFECTA.
    SIGUIEEEEENNNNTTTEEEE!!
    Por cierto,soy @bayoncarmen en twitter.Y si quieres,te dejo el link de mi novela--> http://heartbreakerjustin.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  17. diiiiiiios sube luego por dios o morire como eh muerto en los ultimos dias :_((((((((((

    ResponderEliminar
  18. NOOOOOOOOOOOOOO XQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQQ, MELONA, PENURRIA TRAS PENURRIA, POR DIOS Y POR LA VIRGEN, K NO BIENE NA GUENO O QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE OSEA, K CREDITO ES ESTE, QUE LASTIMA. Ojala no le pase nada:"(
    y mi chazy no viene:( bue, me casare con el y tendré 12389 hijos (?
    nwewjwjejejjejwjwe
    Ah, y he leido en tu ask que quedan como 4 capitulos contando el epilgo, QUE, SEGURAMENTE NO SEA UN EPILIGO, SEA LA BIBLIA ENTERA, jajajaja memeo ok
    bueno, te tomaras un tiempo despues de esta y luego cuando tengas capitulos subiras la otra, no? esque creo que me lo dijistes, pero no me acuerdo sos
    bueno melona, sube cuando puedas
    tkm mi parabatai<333333333333

    ResponderEliminar
  19. macho, epilogo*****
    he puesto antes epiligo y epilgo, no se escribir, agh

    ResponderEliminar
  20. que hermoso *-* la vez pasada no comente por ocio, pero ahora comento, eres una gran escritora enserio pero no crees que se esta alargando demasiado? solo digo kjhgfdfghj, bueno :33 escribes grandioso y si llegas al capitulo 200 voy a hacer fiesta (/*o*)/ bueno ya. :33 sigue escribiendo a si

    ResponderEliminar
  21. OMG Que bonitooo Asdfghjklñ, me encantan, pobre abuelo de Rayita, bueno queria decirte que soy tu nueva lectora y que espero siguiente pronto jajjja Att: Michi ;)

    ResponderEliminar
  22. ME ENCANTAAAAAAAAAAAAAAAA
    MORÍ CON LO QUE JUSTIN LE DIJO A RASHITA ASDFGHJKALFJSD
    Amo tu novela Mina, siguela :) ily

    ResponderEliminar
  23. Jsbdbsjejdjsbejr. Me encantó el capítulo. Y amo la novela.
    Morí con la última frase de Just, diiooooos.
    ERES TAAAAN HDHSGSHCO ESCRIBIENDO.
    Sube ya Mina, pls pls pls. Muero por saber algo más de Rayis y Just. :3

    ResponderEliminar
  24. jerlkjwejrioeir me encanto justin es tan tierno!! quiero que ya esten juntos :B se aman yeahhh!! amo tu novelaaaa siguelaa pronto quiero saber que pasa con justin y yo :B

    ResponderEliminar
  25. En primer lugar lo siento por no poder poner en los otros capítulos un comentario,tengo unos padres muy cabrones que quitan el internet. Y te comentare en este por todos,enserio,lo siento.
    ASDHJJSHDJDFSHJKSHJSDFHKJKJHSDFHKJSKHJSDFHKJSFDKHJ hay algunos que son muy OMG,que me encantaron ( me encantan todos eh) si,yo tambien quiero golpear Justin un poco.
    Mina soy fan tuya,y de tu novela y de tus tweets y todo,porque es que eres genial.
    Es que me encanta eres muy sdjhjskhda :)
    Y decirte que aunque es una caca de comentario,yo no soy muy de expresarme,mis sinceras disculpas.
    Cuando tengas inspiración sube capitulo,porque da igual cuando subas,estaremos ansiosas siempre.
    PD: Quiero serso con Justin,ya.Y bailaremos el waka waka después. xD

    ResponderEliminar
  26. siguelaaaaaaaaaaa me ha encantado por fa siguela prontooooo

    ResponderEliminar
  27. Hola chicas!, hoy empece con mi novela y queria saber que les parecia este link http://perfectwaytolove.blogspot.com/2013/07/capitulo-1.html las mandara al capitulo uno, las espero, besos ♥

    ResponderEliminar
  28. Awww me encato porfa siguela ademas quero saber que pasa con el abuelo no quero que muera:( poefa siguela

    ResponderEliminar
  29. ¿En que momento puedo morir de amor y de llanto? Me ha encantado jopetas.
    Besis de pingüino.
    Cris<3.

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.