¿Cuántos somos ya?

5 de julio de 2013

Never let you go. {169}

Siento mil, mil tardar tanto, pero es que la inspiración no estaba para nada de mi parte y no quería subiros un capítulo de mierda por no haber escrito con las ganas suficientes que os merecéis. Ahora sí que puedo decir que voy a empezar a publicar seguido y que... la novela está llegando a su fin. Me estoy enrollando un poco más de lo que me habría gustado pero es porque en parte me da pena acabarla. Espero que os guste este capítulo y bueno, comentad. Por cierto, dadle a la crucecita que hay debajo de la foto para retuitear el tweet de siempre, ya sabéis cuál digo. En fin, un beso enorme a todas y ¡ah! Capítulo dedicado a Cris, que es su cumple, y a todas las que me seguís apoyando a pesar de no ser una escritora fiel, pues me ausento demasiado y sin motivo. Sabéis que os quiero muchísimo y que sois lo más importante para mí. Ahora sí, os dejo disfrutar del capítulo. Muack, muack muack ♥

________




 {x}


—¡___ espera! –la llamé cuando salió corriendo de ahí.

Se encerró en su camerino, y aunque aporreara la puerta tropecientas veces, esta no me abriría. “Por favor, ábreme”, le pedía tras cada golpe que mis nudillos clavaban en la madera. Pero no obtenía respuesta alguna.

—No vale la pena, sabes lo tozuda que es –oí la voz de su representante detrás de mí.
—Pero no lo entiendo, fue ella quién me besó –dije girándome, apoyando mi espalda contra la puerta- No sé por qué ha reaccionado así.
—Tiene miedo –enarqué una ceja ante su contestación- De salir herida de nuevo, digo.
—Nunca le haría daño.
—Ya se lo hiciste Justin –dijo dejando caer sus manos sobre mis hombros- Y admitámoslo, no será fácil que la cosa vuelva a estar bien entre vosotros. Fue un palo duro el que se llevó por tu parte.
—¿Crees que no lo sé? Solo quiero hablar con ella.
—Dale tiempo, chico –me aconsejó Janet.

***

___ no está disponible. El número al que marca está fuera de cobertura. Pi, pi, pi. Le atiende el contestador. Por favor, inténtelo más tarde. ¡Maldición! El móvil salió volando. Se pasó de largo, y cayó de la mesa, golpeándose contra el suelo. La pantalla se había roto, pero no más de lo que estaba mi corazón. Me había comportado como un capullo sin escrúpulos, un jodido insensible. Me había preocupado por ___, pero no lo suficiente que ella se merecía. Aunque no puedo negar que su comportamiento de hoy me tiene confundido. Me besa, y sin embargo, huye de mí como si el causante hubiese sido yo. ¡Solo quiero una explicación, saber qué siente aún por mí! Quizá lo único que necesitemos sea un tiempo, un tiempo como amigos. Quizá, solo sirvamos para eso. ¡Pero no, me niego a creer que estamos hechos solo para ser amigos! Nos hemos amado, y sé que seguimos haciéndolo. Tal vez me tiene miedo, miedo por volverle a romper el corazón. Y no la culpo lo más mínimo, porque si fuera ella, estaría incluso peor.

—El móvil no tiene la culpa –bromeó Chaz, soltando unas carcajadas, mientras se metía un puñado de palomitas en la boca.
—De todas formas, tiene dos iPhone 5, si se le rompe uno, no pasa nada –habló Christian encogiéndose de hombros.
—Necesito hablar con ella –comenté enredando los dedos en mi cabello, estirando de ellos con fuerza, la misma fuerza que exasperación sentía en mi interior.
—Y yo necesito que te sientes –Chaz palmeó el cojín de su lado.
—¿Es que no lo entendéis? Me ha besado. Me ha besado. Y, y, ¿cómo queréis que esté? ¿Cómo queréis que reaccione? Aún no sé lo que siente por mí y…
—Si lo sabes Justin, lo sabes de sobras –me interrumpió Christian- Yo la he visto llorar por ti, encerrarse en casa por ti, pudrirse por dentro por ti. No sabes las noches que han estado Carol, Cait y obviamente Julia en su habitación para calmarla, para controlar que no hiciese nada estúpido. Porque te lo aseguro Justin, desde que la dejaste y engañaste, ella no ha vuelto a ser la misma.
—¿Crees que no lo sé? –pregunté de manera retórica- ¿Crees que no he visto toda esa mierda que salía en Internet o en la televisión, hablando sobre las cosas en que se está metiendo?
—Ella siempre ha necesitado una mano en la que sostenerse –habló esta vez Chaz- Es una muñeca de porcelana, se rompe muy rápido, es frágil. Y ha tenido muchas manos a su disposición, pero la única que siempre ha querido para levantarse, ha sido la tuya. Y para entonces no has estado ahí.
—Si fuese por mí, nada de esto habría pasado.
—Lo sé, no te estoy echando nada en cara. Solo digo, que podrías haber roto con Selena desde el primer momento, igual que hiciste hace unos días, ¿no crees?
—Y te habrías evitado a la ___ de ahora –Christian fue callado de repente por el timbre de su teléfono móvil- Es Caroline –se levantó y caminó hacia el pasillo para hablar tranquilo- No hace ni un día que te vi y ya te echo de menos, nena. Lo sé, yo también te quiero.

Tragué saliva. Qué ganas tenía de que ella me llamara, y yo pudiese decirle lo que mi amigo le decía a Carol. Qué duro estaba siendo recordar el sabor de sus labios, y saber lo difícil que será volver a probarlos. O simplemente, estar cerca de ellos.

—Tierra llamando a Justin –Chaz chasqueó los dedos en frente de mí- Hay una fiesta esta noche, en casa de unos amigos, ¿te vienes?
—¿Quién va a estar ahí? –pregunté.
—Mis amigos, Chris con Carol, Lucas, Caitlin, Julia y yo…
—¿Lucas?
—Sí bueno, se ha hecho muy amigo de mis colegas.
—No sé, ese tío me cae mal.
—Porque se ha acostado con ___ mientras tú no hacías nada para evitarlo.
—¿Y qué podría hacer, de todas formas? ¿Irrumpir en su habitación cuando estuviesen medio desnudos y decirles ‘no, pecadores, sexo antes del matrimonio no’?
—A veces te pasas de exagerado –dijo arrebatándome la gorra- Desde el primer momento que hiciste público que Selena y tú no estabas, podrías haber vuelto con ___.
—Y te crees que ella no está lo suficientemente dolida como para volver a la primera de cambio.
—Bueno, si hoy te ha besado… es por algo, ¿no?

Me quedo mirando a mi amigo de forma detenida, analizando en mi mente sus palabras y recordando la forma en que su boca buscó la mía después de tan tormentosos segundos de agonía por pura proximidad. La verdad, es que tiene razón. Algún motivo tuvo que tener. Sé que sigue amándome, porque me lo dijo el otro día en casa, cuando se enteró que le había roto los cigarrillos de su bolso; pero tiene miedo de volver a caer, confiar en mí y que le decepcione. Si tan solo supiera lo que estoy dispuesto a hacer por ella…

—¿Viene? –preguntó Christian dejando su teléfono móvil en la mesa.
—Claro que viene –me palmeó Chaz la espalda de forma animada.
—Perfecto, porque ___ también.
—¿Cómo?
—Lo que acabas de oír, amigo. Tienes la oportunidad de acercarte un poco más.
—No sé si querrá, no después de lo que ha pasado esta tarde en la sesión fotográfica.
—El no ya lo tienes –Christian arqueó una ceja y le arrebató la gorra Chaz para ponérsela él- Deberías dejármela para esta noche.

***

La casa de Fred, el misterioso amigo de Chaz al que jamás me había presentado, estaba bastante más vacía de lo que me esperaba. Ahí estaban todos los presentes que Somers me había asegurado que estarían, y un par de grupos más. No conocía a nadie, solo a mis amigos. En cuanto crucé la puerta, todas las miradas se posaron en Chaz y en mí. Faltaba Christian por ser el centro de atención, pero estaba con Carol, llegarían algo más tarde. Caitlin estaba ya ahí, hablando con unas chicas que no dejaban de observarme como si fuera un cacho de carne. Somers hablaba con Julia, y ___... no estaba, tampoco Lucas. Vendrían juntos, lo más seguro.

—Estará aquí en unos minutos –me susurró Julia en el oído.
—¿Qué?
—Que ___ vendrá un poco tarde, estaba arreglándose.
—Oh, yo…
—Me ha contado lo que ha pasado en la sesión de fotos. No sabe que vienes, supongo que ha sido eso lo que le ha impulsado a venir. Quería quedarse en casa, estaba algo mal cuando llegó del curro.
—Entiendo –comenté, mintiéndole a mi propia mejor amiga- Pero vendrá, ¿no?
—Por supuesto que vendrá.
—Bien –asentí con la cabeza.
—Escucha Justin –me llamó-, ves lento con ella. No hagas las cosas muy rápido o se asustará. Demuéstrale antes que puede confiar en ti, que puede volver a ser la misma de antes contigo.
—Lo haré, créeme que lo haré –le aseguré- No sabes las ganas que tengo de volver a notar su mirada posada en mí, sin dolor o rencor en ella.
—No te guarda rencor, ella no es así. Lo sabes.
—Lo sé –contesté suspirando- ¿Bailas conmigo, amiga? Hace tiempo que no pasamos un momento de los nuestros.
—Bastante tiempo, de hecho –dijo riendo, y tomando mi mano para ir hacia el salón, donde se centraba la gente bailando y la música rebotando en las paredes por el alto volumen que emitían los grandes altavoces.

La fiesta estaba resultando ser más tranquila de lo que pensaba. Creí que la gente se centraría en mí o en mis amigos y no nos dejarían disfrutar, pero no, al parecer supieron respetarnos o simplemente, pasar de nuestra cara. Aquí cada uno iba a su bola. Unos bebían, otros bailaban, un pequeño grupo solo hablaba, y después estaban los que aprovechaban para manosearse o comerse los morros. Pero por todo lo demás, la cosa pintaba bastante bien. O al menos, antes de que la puerta principal se abriera y llegara ___ {http://www.polyvore.com/318_nlyg_169/set?id=61249771} con Lucas a su lado. Si dijera que había pasado desapercibida, mentiría. De hecho, todas las miradas se centraron en ella, incluida la mía. Esperaba su presencia, pero no sabía que me pondría tan nervioso. Más nervioso que cuando me besó en la sesión de fotos. Lo que me recuerda a tener que hablar sobre el asunto más tarde con ella.

Se acercó a Fred, al cual misteriosamente ya conocía, o eso pude ver por el amistoso y cálido saludo que se dieron. Abrazó a los chicos, que bailaban con Cait y Carol en la otra punta. Finalmente, vino a vernos a mí y a Julia. O bueno, mejor a Julia. No estoy muy seguro si pasó a verme exclusivamente a mí. Creo que hasta me dio dos besos por pena.

—Voy a buscar algo de beber, ¿queréis algo? –preguntó Julia señalando la mesa de bebidas, donde su novio estaba, mirándome con un deje de preocupación y ánimo al mismo tiempo.
—Mhm, no gracias –respondió ___ frunciendo los labios hasta el punto de hacer con ellos una fina y roja línea.
—Yo tampoco –negué con la cabeza para que segundos después, Julia desapareciera entre la multitud- No esperaba verte.
—¿Qué? –preguntó chillando con el ceño fruncido. La música estaba ahora muy alta.
—¡Que digo –alcé un poco más la voz, acercándome a su oído- que no esperaba verte!
—Ah –asintió un par de veces con la cabeza dándome a entender que me había escuchado- Es que no iba a venir, pero Lucas y Julia me convencieron. Además…
—¿Qué?

Un chaval paso entre medio de nosotros de manera tan brusca, que empujó a ___ y encima le arrojó su bebida encima. Lo cogí por el cuello de la camisa y lo arrojé lo más lejos que pude. La gente no pareció notar tal escándalo.

—¿Estás bien? –le pregunté a ___ acercándome a ella.
—Sí, sí –contestó intentando limpiarse un poco el estropicio de su camiseta- Da igual, ya se limpiará –dijo debatida.
—¿Qué estabas diciendo?
—Oh –abrió la boca para hablar, pero la volvió a cerrar en seguida- Será mejor que vayamos al patio trasero, no quiero que me tiren más cubatas encima.
—Sí, mejor –acepté.

Juntos nos arrastramos entre la gente para llegar a la zona más calmada de la casa. Como mucho habían dos parejas hablando, una besándose y un par de amigos que bebían y reían como desquiciados. Ninguno pareció notar nuestra presencia, y si lo hicieron, simplemente decidieron no hacernos mucho caso. Se apoyó en una pared y me miró, con ese salvaje brillo en los ojos que yo bien conocía, esa vergüenza teñida de rosa en sus mejillas y ese nerviosismo en las manos que no la dejaba estar quieta.

—Siento lo del beso –habló del tirón, sin necesidad de hablar fuerte pues la música aquí era lo suficientemente baja como para escucharla a la perfección.
—¿Lo sientes?
—Lo siento porque… no debí hacerlo.

Tomé aire, ensanchando mis pulmones. Debía analizar palabra por palabra lo que acababa de decirme. No tenía que hacer falsas suposiciones, ni nada de eso. Debía comprender lo que me dijera, escucharla como siempre haría y entenderla como ella se merece. Tal vez tenía sus motivos, tal vez me explique ahora por qué lo hizo. Tal vez debería dejar de pensar y escucharla.

—¿No te gustó? –primera pregunta tonta de la noche. Ni que el beso se lo hubiese dado yo- Quiero decir, ¿no te gustó hacerlo? ¿En qué sentido?
—En que… tú y yo no somos nada.

Nada. La palabra retumbó en mi fuero interno. Se repitió, el eco clavándose en las paredes de mi cerebro como dagas con veneno en las puntas. Si es verdad que los ojos son el reflejo del alma, ella podía ver la mía perfectamente rota y quebrada en millones de pedazos. No es que no supiera que lo nuestro había acabado hacía mucho tiempo, simplemente el recordarlo me mataba.

—Lo sé, sé que no somos nada –le dije- Pero ___, necesito saber por qué lo hiciste.
—¡Inercia, Justin! –gritó, totalmente ida. Había estado conteniéndose. Pasó las manos por su cabello y suspiró con cansancio- Te sigo amando, y haberte tenido tan cerca no fue fácil, ¿sabes?
—Tampoco lo fue fácil para mí. Y créeme, besarte era lo que había querido hacer desde el primer momento. Pero no quería… o sea, sí quería… pero no lo hice por ti.
—¿Por mí?
—Porque pensé que te molestaría, que te dolería. Que pensarías que jugaba contigo. En plan ‘bah, le oculto lo del contrato de Jelena, le hago daño por no sé cuántos meses y ahora la beso como si nada’.
—En ese momento no lo habría llegado a pensar, tal vez más tarde cuando llegara a casa.
—Pero lo habrías llegado a suponer, esa es la cuestión. Y sería comprensible que entendieras que juego contigo.
—Pero te besé yo. Yo lo hice, Justin. Y siento que he hecho algo mal, siento que yo estoy mal, que me estoy equivocando.
—No quiero volverte a hacerte daño, ___. No lo haría nunca más. Te necesito, y sé que tú a mí.
—Quiero y no quiero alejarme de ti –dijo mediante un susurro- Quiero olvidarte a ti y el daño que me hiciste, pero necesito tu recuerdo. Te necesito a ti.
—Nos necesitamos, siempre lo hemos hecho.

Se quedó un momento callada, e hizo que yo también me mantuviera en su mismo silencio. Compartiendo respiraciones, dejamos que los segundos disfrazados de eternos minutos pasaran ante nuestros ojos.

—No pienses que dejé de amarte. Te amo más que ayer y menos que mañana, y después del beso de esta tarde, después de volver a revivir todo lo que me he perdido por estos meses… -dejé la frase en el aire porque simplemente no pude seguir hablando. El nudo en la garganta me lo impedía- Por favor ___.
—Nunca he dejado de sentir lo mismo por ti –me dijo, finalmente- Pero me has hecho mucho daño a pesar de que esa no era tu intención, a pesar de que nunca has pretendido herirme.
—Pero lo entiendes, ¿no? Entiendes que de haber sido por mí, no estaríamos en esta situación ahora mismo.
—Lo entiendo perfectamente, Justin –respondió con la voz rota, bronca y lo más forzada a seguir hablando con toda la naturalidad que podía- Pero entiende también que podrías haber que ese daño durara menos. Podrías haber dicho que no en cualquier momento.

Bajó la mirada y pude ver como una gota escapaba de sus ojos, manchándole la mejilla del oscuro y cargado rímel con el que se había maquillado. La abracé. No pude evitarlo. ¿Inercia? Tenía mono de abrazos, abrazas hacia ___. Estrujarla contra mí y saber que así la calmaba. Ella no se resistió, rodeó mi cintura y rasgó mi espalda con sus uñas, como si quisiera transmitir su mismo daño, el que yo le hice. Enterró la cabeza en mi pecho y pude oírla sollozar.

—Menuda mierda de situación –susurró en mi camiseta, haciéndome sonreír levemente. No por lo que había dicho, sino por recordar viejos momentos así de iguales, así de similares. Porque, cuántas peleas y reconciliaciones de este estilo habíamos vivido. Y sabía, tenía fe, de que de esta podríamos salir.

Se separó de mí y limpió con el dorso de la mano las lágrimas que ya habían dejado de caer por su piel. Sonrió, y no pude saber si lo hacía de falsa manera o porque de verdad le apetecía hacerlo. Las puertas correderas de cristal ahora sucio –tanto por marcas de dedos, bebida o a saber qué cosas- se movieron hasta dejar paso a un elevado grupo de personas. Nos miraron y algunos cuchichearon, pero no les di importancia pues ahora lo que realmente merecía mi atención era la personita que tenía delante.

—Con el tiempo sanarán –dijo sonriendo de lado de manera dulce.

Por un momento pensé en cortes. ¿Es que se autolesionaba? No lo pude evitar, cogí sus muñecas y busqué evidencias, marcas de cuchillas o cigarros apagados en su piel. Vi la confusión en su mirada y comprendí que no era de eso de lo que hablaba. Que no se refería a heridas físicas, sino a internas. Las que yo mismo le había hecho y que yo curaría con el tiempo. Costara lo que costara, pero las curaría.

—Ahora mismo tengo en el pecho un agujero que se está cosiendo. Cuento contigo para sanarlo, por favor, no me falles ahora –pidió con voz suplicante.
—Nunca ___, no ahora. No te dejaré.
—Bien, gracias –susurró apenas entendible. Cogió aire y vi su pecho ensancharse- Voy a buscar a Julia, ¿sí?
—¿Te acompaño? –pregunté.
—No, no –dijo negando con la cabeza- Además, ahí vienen Chaz y Chris, no los dejes de lado por mí.

Y ahí estaba esa parte de ella que tan loco y desorientado mental me dejaba. Necesitaba ayuda, y yo se la iba a dar, pero siempre tenía a los demás delante de ella misma. Se preocupaba por sus amigos, como toda persona normal haría, pero es que ellos eran su prioridad antes que la suya, que su vida propia. Desapareció, dejando el jardín de repente vacío, sin luz. Sin aquella magia que ella sola sabía crear en cualquier ambiente. La vi deambular por el salón gracias a la transparencia de los cristales que hacían de puertas, las mismas puertas correderas que se habían deslizado a un lado para dejar pasar al grupo de personas que ahora escuchaban música, cantaban y bailaban mientras fumaban o bebían.

—Habéis estado tiempo a solas, ¿qué ha pasado? –preguntó Chaz dándome unas palmaditas en la espalda.
—Creo que de momento somos amigos, quiere que la ayude a volver a confiar en mí. Me va a dar una oportunidad.
—Eso está genial, tío –me felicitó Christian después de haberle dado un sorbo a su cerveza- Pasito a pasito.
—Tú sabías que ella nunca ha dejado de quererte, solo tenía miedo… y lo sigue teniendo, vaya –dijo Chaz-, pero al menos te ha dejado ese huequito exclusivo para ti, para que ayudes a reponer los daños.
—Daños que tú mismo has causado.
—Bueno, eso ya lo sé. No hace falta echarlo más en cara.
—Somos tus amigos –contestó Beadles- pero también los de ___. Y hemos tenido que verla en situaciones que ni tú mismo querrías presenciar, así que le debemos un poco de daño de consciencia hacia ti de su parte.
—Supongo que me lo merezco –comenté encogiéndome de hombros.
—Oh, por supuesto que te lo mereces –asintieron los chicos con la cabeza.

Una horrible y ebria voz hizo que dejáramos de hablar o reír por un momento. Habían empezado a rapear, a hacer un concurso de gallos, a simplemente cantar como cerdos o gritar la letra de algunas canciones que sonaban en sus móviles. Una chica llamó mi nombre y el de mis amigos, pidiendo que nos acercáramos al círculo que habían creado en el césped. Nos sentamos y escuchamos a una chica cantar, tal y como ella nos había pedido. No lo hacía mal, le faltaba un poco de práctica y la salían algunos gallos, pero bien era porque la canción en sí era muy aguda o porque había bebido demasiado. Le di mi aprobación y ella me abrazó efusivamente, besando mi mejilla e incluso mi cuello, provocando una clara separación por mi parte pues no quería que ___ me viera así. Al principio se sintió ofendida, pensando que yo me tomaría esa reacción como una petición para ir a liarnos o a saber qué cosa más. Pero en mi cabeza solo estaba la imagen de ___ abrazándome y pidiendo que no la fallara nunca más.

—Eh tío cántanos algo –le pidió a Beadles.

Este se echó a reír, pues pensaba que me lo pedirían antes a mí, pero no. Fue al revés. La ardilla empezó a rapear una canción, llevándose aplausos y silbidos por parte de todos, exclusivamente por las chicas, las cuales atacaban como gatas en celo. Por suerte estaba ahí Caroline, la cual sacó sus garras de leona e hizo a un lado a cualquiera que se le echara encima, dándole un beso a su novio delante de todas. Y si Caroline estaba ahí, eso quería decir que Cait también, y por tanto Julia. Y eso, obviamente significaba, que ___ también había venido. Pero no estaba sentada en el círculo como la mayoría había hecho, sino apoyada en un árbol que había cerca de nosotros, hablando con Julia mientras sostenía en sus pequeñas manos un cubata a medio acabar.

—¿Y tú? Canta también, anda –me pidió una pelimorada con mechas negras y ojos también oscuros, luciendo una dilatación de por lo menos ocho milímetros en cada oreja y un septum.

Fruncí los labios y carraspeé mi garganta. Dirigí una rápida pero intensa mirada hacia ___, la cual me miraba mientras Julia le comentaba algo con una media sonrisa. Seguro que hablaban de mí, porque había podido leerle los labios y pronunciar mi nombre. Le sonreí también a ___, y entonces, a capela, empecé a cantar.

—Lately I’ve been thinkin’, thinkin’ ‘bout what we had 
I know it was hard, it was all that we knew, yeah. 
Have you been drinkin’, to take all the pain away? 
I wish that I could give you what you, deserve 

‘Cause nothing could ever, ever replace you 
Nothing can make me feel like you do. 
You know there’s no one, I can relate to 
And know we won’t find a love that’s so true. 

There’s nothing like us, there’s nothing like you and me 
Together through the storm. 
There’s nothing like us, there’s nothing like you and me 
Together. 

I gave you everything, baby, everything I had to give 
Girl, why would you push me away? 
Lost in confusion, like an illusion 
You know I’m used to making your day. 

But that is the past now, we didn’t last now 
Guess that this is meant to be. 
Tell me was it worth it? We were so perfect 
But baby I just want you to see 

There’s nothing like us, there’s nothing like you and me 
Together through the storm. 
There’s nothing like us, there’s nothing like you and me 
Together. 

There’s nothing like us, there’s nothing like you and me 
Together through the storm. 
There’s nothing like us, there’s nothing like you and me 
Together.

Pude ver como en un principio se tensaba, como a mitad de la cancion parecía incomodarse, y finalmente, al acabar, derramar unas silenciosas y rápidas lágrimas para más tarde marcharse de ahí, dejándome con la duda de si esto lo había estropeado todo por completo. Noté todas las miradas posadas en mí, sobre todo la de Julia, la cual me miraba con una pizca de confusión, pena y enfado. Ella salió tras ___ y yo tras Julia, pero Chaz me retuvo.

—Esa es la canción que ella escribió –me dijo en voz baja antes de que saliera por la puerta para ir a buscarla.
—Lo sé.
—¿Cómo la conseguiste? Ella apenas nos la quiso enseñar a mí y a Julia.
—¡Tú! –Lucas, el cual no había visto en toda la fiesta nada más para entrar, se acercó a mí con el semblante serio, las facciones duras y el puño en alto.

El primer puñetazo me hizo caer de espaldas. Me puse de pie lo más rápido que pude, pero era tarde. Él estaba encima de mí mientras gritaba cosas referentes a ___ y lo que le acababa de hacer. Obviamente él sabía lo de la canción y que yo la había conseguido de alguna forma.

—¡Basta! –gritó una voz femenina a mis espaldas.

Yo había recibido un par golpes, pero él no se quedaba atrás. De primeras, su ojo estaba morado y su ceja rota. Aunque mi labio estaba partido y no dejaba de sangrar, al igual que mis nudillos, los cuales estaban rasgados y algo entumecidos. Yo había dejado de pegarle tras escuchar el chillido de ___, pero Lucas no. La rabia le cegaba por completo.

—¡Lucas, basta! –gritó de nuevo, ahora tirando de él por la espalda, separándolo de mí. se Arrodilló a mi lado y me miró de manera rápida, en busca de alguna herida grave, para después girarse a su amigo- ¡Dije que pararais y continuaste pegándolo!
—¡El muy mierdas se lo merecía!
—¿Pero qué te pasa? –preguntó chillándole mientras yo me levantaba con ayuda de Chaz y Christian.
—¡Qué le pasa al subnormal este!
—Chicos dejad de hacer escándalo, os está mirando todo el mundo –pidió Julia refiriéndose a los pocos ojos posados en nosotros, el resto se había ido porque Fred lo había pedido.
—¡Todos fuera! –gritó el dueño de la casa- ¡Venga, salid de mi casa cagando leches!

Le hicieron caso finalmente, menos nosotros, que nos quedamos mirándonos con puro odio para esperar a resolver el problema.

—Intentad no mataros tíos, tengo vecinos –nos pidió el pelirrojo antes de cerrarnos el jardín para nosotros, controlándonos desde el salón para que no hubiese más lío del que ya había.
—¡Yo te voy a matar! –gritó Lucas echando a correr hacia mí para pegarme de nuevo.
—¡Para! –gritaron las chicas antes de estamparse contra mí.

Pero era tarde. Tarde de nuevo. Ambos estábamos en el suelo, pegándonos como podíamos, defendiéndonos como podíamos y haciendo que las manos de Chaz o Chris no nos impidieran separarnos pues queríamos acabar con lo que habíamos empezado.

—¡Ya vale, joder, ya vale! –pidió ___ llorando- Joder Lucas.
—¿Y me lo dices a mí, cuando ha sido el cabrón este quien te ha hecho llorar?
—¡Pero así no solucionas nada, déjame a mí, mierda, déjame a mí!
—¡Déjame a mí partirle la cara al hijo de puta este! –chilló señalándome.
—Retrasado de los cojones, lo que tengamos ella y yo no es razón para que vengas a pegarme –le dije limpiándome la sangre con el dorso de la mano.
—¿Qué no es razón? –gritó enfurecido, otra vez. ___ hizo el ademán de interponerse entre nosotros por si de nuevo se me lanzaba, pero nada de eso sucedió- ¡Claro que es razón, porque paso de que vuelva a quedarse echa mierda por tu culpa! ¡Paso de verla llorar por tus mierdas, subnormal! Eres un egoísta, un subidito y un idiota que nunca ha valorado de verdad lo que tiene. ¡Si tanto decías que amabas a ___, no le habrías ocultado todo eso del contrato, directamente ni habrías accedido! Lo único que te importa es tu puta fama.
—¡Eso no es verdad! –bramé soltándome del agarre que Chaz mantenía sobre mí, tirándome a su pecho para golpearle con fuerza en la cara.
—¡Justin por el amor de Dios! -___ vino hacia mí, me tiró del brazo con fuerza y me alejó del puñetazo que Lucas estaba a punto de soltarme- ¡Ya vale, ya vale, no os peléis por mí! Estoy bien, mierda, lo estaba antes de que empezarais a pegaros.
—Seguro, y llorabas por amor al arte, ¿no? Joder, mira que antes pensaba que este payaso podría hacerte feliz de nuevo, ¡pero ahora veo que no! –gritó señalándome- ¡Te roba la canción y encima te lo restriega por la cara si nada, sabes!
—A casa ya, tíos –pidió Fred entrando, más bien saliendo al jardín- He oído a mis vecinos quejarse de que si hay más ruido llamarán a la policía.

Miré a ___ y esta evitó mi mirada, estaba dolida. Y no sabía si era por la pelea o por lo de la canción. Yo que lo había hecho con toda la buena intención del mundo, voy, y obtengo esto. Quizá debería haber dejado las cosas como estaban y no intentar arreglarlo. Con el tiempo lo habría conseguido, ahora, solo espero mentalizarme que será difícil obtener resultados positivos. ___ y Lucas tuvieron un par de palabras a solas, en un rincón de la casa mientras el resto y yo pedíamos perdón a Fred y le ayudábamos a recoger un poco el jardín. Minutos más tarde, ___ aparecía haciéndose una coleta alta y dejando su cuello al aire libre, donde pude ver un tatuaje en él ‘to be loved is to be destroyed’. Se acercó a nosotros y dijo que Lucas se había ido con su coche a casa de una amiga, que no dormiría con ella en lo de su madre. Por tanto, no tenía vehículo en el que irse, así que le propuse ir conmigo. Al principio se lo pensó, dudó y miró a Julia en busca de ayuda, pero esta soltó que se iba en el coche de los Beadles, como Chaz, y que por tanto no cabría. Así que no le quedaba otra, debía venirse conmigo.

—Perdón de nuevo, tío –le dije a Fred en la salida de su casa. ___ aguardaba a mi lado con una chaqueta dos tallas mayor que ella sobre sus hombros. La mía.
—No importa, no todos los días se tiene a Justin Bieber peleándose con un tío por su novia en el jardín de la casa.

___ se tensó al oír eso. Lo de novia. Porque no lo es, no es mi novia. No es nada más que la chica a la que más amo y a la que más me costará conseguir tener a mi lado a pesar de todo.

—Espero que nadie haya…
—Tranquilo, revisé uno por uno todos los móviles de la peña para ver si habían grabado algo. Todo limpio, no hay de qué preocuparse.
—Gracias, de verdad –le estreché la mano y le di un par de palmaditas en la espalda- Tienes mi número de teléfono, llámame si necesitas cualquier cosa.
—Lo haré –me sonrió y luego miró a ___- Cuídate, me ha gustado verte de nuevo. Pásate en unos días, si eso. Haré algo más privado, Chaz y estos vendrán.
—Intentaré pasarme –le dijo sonriendo. Detector de sonrisas falsas activado- Siento todo lo que ha pasado.
—De verdad, que no pasa nada. Iros tranquilos –le dio un beso en la mejilla y tras un último ‘adiós’, nos marchamos de su casa.

___ tiró de la chaqueta, acercándosela más pues el frío de la entrante madrugada te helaba los huesos. El coche estaba en la calle de enfrente, así que no tendríamos que caminar más que un par de pasos. Todo esto en el más puro e incómodo de los silenciosos. Le abrí la puerta del copiloto a ___ y esta entró sin emitir ningún ruido. Rodeé el coche y entré yo en mi asiento para empezar a conducir hacia su casa.

—Tienes que curarte esas heridas, Just –dijo cuando el coche estaba en marcha y una casi insonora canción lenta empezaba a sonar en la radio.

Ni si quiera me había molestado en cambiar de emisora. Casi dejé, incluso, de apretar el acelerador cuando su lengua acarició mi nombre. Just. Cuantas noches había rezado para volverla a escuchar decir mi nombre entre sus labios. Y ahora la tenía a mi lado, como tanto quería, pero no había ese amor irracional que antes recibía. Sí que había preocupación, un casi invisible hilo de cariño que vacilaba con destensarse y caer al vacío, e incluso algo de culpa habitaba en su voz; pero no era nada comparado con lo de siempre.

—Estoy bien –respondí sin mirarla, tenía que estar centrado en la carretera. Un simple vistazo a su rostro medio oculto por las penumbras de la noche, y tendríamos un accidente.
—Se infectarán –dijo con cansancio.
—Mamá no está en casa, y no quiero conducir hacia el piso.

—Entonces deja que te las cure yo –dijo con voz suave.

25 comentarios:

  1. OMFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFG.
    MINA, PUTA VIDA.
    Que capítulo más dsfghfdfghgfdgh. Ha tenido de todo Dios.
    Entre los chicos y Justin el momentto de ____ y Justin, la pelea, y la canción o cea, tu k kiere, matrme de un infarto o k.
    Me da muchísima pena Justin, pero también se lo merece, pero... sdfghjgfd omfg, yo me entiendo.
    Me ha encantado el cap.
    Lo que odio es que tardes tanto en subir :(.
    De verdad, me deprimo, pienso '¿se habrá olvidado de la novela?' Pero no. :''')
    Piro ya.
    Tkmil.
    Pd: ¿estás bien? Te noto rara, triste. Sea lo que sea, o si quieres hablar, ya sabes, dm ¿si? Tkm.

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso siguela porfa

    ResponderEliminar
  3. Mina, que hermoso capitulo, eres tan perfecta escribiendo que te odio. Siguela tu novela es hermosa y tu tambien :3
    Atte: Andrea :D

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. oh estubo super siguela y gracias por subir el capitulo estube esperando tanto y me emocione okno ojala se reconcilien pronto
    by : swag

    ResponderEliminar
  6. SIIGUEEEELLAAA PEROO YAAAA!!!!
    Raapiiidddooooo!!!
    SIIGUIIIENTEEE CAPPP!!!

    ResponderEliminar
  7. ALFIIIIIIIINNNNN!!!!! CREO QUE LADILLARTE TANTO HIZO QUE SUBIERAS LOL.
    Ay dio' pero a mi aquí me va a dar UN ATAQUE, ósea rayita y justin hablaron, pelearon por rayita, rayita se va con justin, y rayita le dice para curarle las heridas mina no pero a mi lo que me va a dar es un patatun

    ResponderEliminar
  8. Bueno Baby sube pronto porque yo lo digo.

    ResponderEliminar
  9. uweroidoipswdhgrfqedjokprfwudkoejrhfwdjokjrhfediwjokjrfed por favorrr necesito reconciliaciooooooooon por favor erjlgfnerjdfiñcredfin no se que ponerte mas que: me encanto el capitulo, que escribis muy bien y pedirte que por favor subas pronto. besoo

    ResponderEliminar
  10. NonononoOONONOnope qué es esto¿???? creo qué acabo de conocer la perfección.
    Mi corazón está apunto de estallar, es que la pUTA MADRE TODO TODO SHDLSHSKSJSKS
    Desde qué comencé a leer ya estaba a punto de estallar, imagina como acabé al terminar.
    Y por el ángel, ¡su tatuaje! más feels ajdlshls.
    ¡Síguela pronto, por favor!

    ResponderEliminar
  11. Me he morío.
    O SEA ME CAGO EN LA PUTA, PEASO CAPITULO.
    TE HAGO OCHO HIJOS MINA<3<3<3<3
    Cris.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado el capitulo eres una gran escritora . Y bueno te queria decir que soy una gran fan desde el principio y me preguntaba si me podrias dedicar un capi por mi cumple si aun no se ha acabado . Ya me avisas y felicitaciones por el capitulo. Rocio

    ResponderEliminar
  13. Siguela pliss es hermosa la amo AUN ASI AMO A LUCAS... kjdkjsjakdjkas OVIO que MUCHO MAS A JUSTIN ovio ovio

    ResponderEliminar
  14. Siguelaa ♡♥♡♥♡

    ResponderEliminar
  15. PEEEEEEEEEROOOOOOOOOOOOOO FEAAAAAAAAAAAAAAA, OOOZEA, QUE SUBES UN CAPÍTULO Y NO ME AVISAS? PERO EJTO QUE EEEEEHHHH??¡¡ TÍA, QUE ER JUZTINO SE HA PELEAO' CON ER LUCAS POR LA RASHIS. OOOOOOOOOOIIIIIIIIIIIIIIIIIINNNNNNNNNNNNNNNS QUE ME LO COMO TO'. SI ES QUE VERÁS TU QUE ESTOS ACABAN FOSHANDO DETRÁ DE UN MATORRÁ O ARGO JAJAJAJAAJAJJAJA.
    SUBE PROOOOONTO PLEASEEEEEEEEEEEEE.

    TE LOVEO <3

    ResponderEliminar
  16. Sube cuanto antes!! amo tu nove! reviso TODOS los dias para ver si subes algo
    Esta super!
    apurate en subir! :)

    ResponderEliminar
  17. Jo seguila quiero volver con justin *-*
    javi

    ResponderEliminar
  18. PORFAVOR SIIIIIGEEEELAAA ME A ENCANTADO ESTE CAPITULOO!!!SUUBE CAPITULO PRONTO PORFAAA

    ResponderEliminar
  19. DIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS, ME MUEROOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.
    OSEA, ASDFGHJKLÑ, EXIJO CAPÍTULO 170 YAAAAAAAAAAAAAAA.
    NO SÉ QUE VOY A HACERCUANDO ACABE ESTÁ NOVELA D:
    SIGUIENTE PLZZ.
    MUUUUUUUUA.

    ResponderEliminar
  20. CAPITULO 170! AHORA

    ResponderEliminar
  21. jsehfuiygsfyuiodghzoisfhouifhàisudfh_àsduhfà_uèdh_cfèyheè_fuhyu_àdfhà_èdyhfàè_yf_àèyf_àeèyf_àèyf_ez_àfhdiuyg

    ya no se que hacer si colapsar, llorar para que subas ahora el 170 o que....
    por dios que capitulo me encantoooooooo!!! firme q esta bueniciomo !!!! dfhvbuidyhfgvbiuydbfiuygdfiyudgsuifybgdiuvfgbidugvbi
    SEGUILA ¨PORFA SEGUILA NO ME AGAS HCER UN VIDEO LLORANDO PARA Q LO SIGAS NO SE

    GDVIYUZETFDYKGZEFDKFEIUDFGVZEIYUDFVGEYUGFYUIEGVFBIYUGVBFIUFEGOFUYGUOYFGSZOUFGYOUYFGOUZEYGOEUZYGZEUOYGFUYEGIFUZEY
    ESTA TODO TAN
    DKFHBIDYUFGISDFYUG
    Q NO C COMO EXPLICAR LO Q
    DHCFBIU
    CON EL CAP

    ResponderEliminar
  22. siguela luego amor askldjasdjsladjkasjk es perfecta

    ResponderEliminar
  23. OMG!! Este capitulo ha sido perfecto, totalmente perfecto. Cada capitulo te superas más, eres una escritora increíble.
    Cuando tengas tiempo pasate por mi nove enamoradadejustiinbieber.blogspot.com
    ¡Un beso grande! Y siguiente.

    ResponderEliminar
  24. Hola! :3 Soy lectora nueva, y la verdad ME ENCANTA tu novela. No tengo palabras para describirla, pero es muy asdfghjkl; no sé si me entiendes xd. Eres buenísima escribiendo enserio :3 Y bueno, no sé que más decirte ._. Quería escribir un comentario largo pero yo no soy buena en estas cosas u.u Lo siento D:

    Pd: Tengo un blog: http://noedelgado.blogspot.com.es/ Me encantaría que te pasaras, y si quieres, seguidme :3. (Perdón si te molesta).

    Bueno, un bezzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzito. <3

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.