¿Cuántos somos ya?

11 de abril de 2013

Never let you go. {159}



Aquello estaba siendo difícil. Me pasaba el día o en el estudio, o con Caroline y los Beadles, o con Pattie. Esta última también extrañaba a su hijo, y era lo más normal del mundo. Inclusive fui a visitar a Jazzy y Jaxon a California, que era donde residían. Jeremy se sorprendió al verme, ya que si los iba a ver, era en compañía de su hijo mayor, pero los extrañaba y eran parte de mi familia, así que si quería, los visitaba igual. El disco estaba en proceso. No llevaba ni la mitad, ya que obviamente el proyecto surgió muy recientemente. Se habían celebrado varias galas de premios y había sido ganadora en la mayoría de categorías en las que se me había nominado, al igual que Justin. La única diferencia es que yo asistía y agradecía en directo; él, por razones del tour, mandaba unos saludos vía vídeo. Julia seguía con su trabajo y esta vez, Chaz había viajado con ella ya que “no aguanto más, esto es un sinvivir, necesito verla, adiós”. Esas fueron las últimas palabras que nos dedicó antes de ponerse a buscar por Internet el primer vuelo hacia donde residía temporalmente su novia. En fin, Justin no estaba y eso a mí no es que me agradara mucho, pero la vida continuaba y tenía que hacer frente a mis responsabilidades, que eran hacer feliz a mis fans y disfrutar de la compañía de amigos y familia.

—¿Y bien, ___? –me preguntó mamá, saliendo del vestidor, con un horrible y pomposo traje de novia.
—Si te vas a casar con eso puesto, Thomas dará media vuelta y se irá de la Iglesia.
—O sea, que no –adivinó ella. Negué con la cabeza y suspiró frustrada, metiéndose de nuevo en el cambiador.
—Prueba con el de encaje y escote recto, ___(tu madre) –le aconsejó Mariela, la dueña de la tienda de vestidos de novia- Ese te quedaría bien.
—¡No! –le grité- El blanco roto, el que parece como gris.
—¿Ese? –preguntó la mujer mayor- ¿No es un poco bastante caro? –arrugó su nariz y rio burlonamente.
—Pues mejor, ¿no? –pregunté retóricamente- El dinero se lo lleva usted. Además, puede permitirse el vestido que quiera que para eso tiene a su hija, para prestarle lo que necesita.
—¡Te he dicho ya mil veces que no quiero que me ayudes con los gastos de la boda! –me chilló.
—Pues tarde, porque estoy decidida a pagar lo que sea que no os alcance.
—Eres demasiado testaruda, ___ -se oía cómo forcejeaba con el vestido para entrar, ya que el cubículo donde se cambiaba era bastante estrecho.
—¿A quién habré salido? –pregunté retóricamente, soltando unas carcajadas. En eso salió y abrí la boca, arqueando las cejas de la sorpresa- Estás preciosa.
—¿Este? –preguntó mirándose en el espejo- No sé, me hace muchas caderas.
—Que no, que estás guapísima –insistí, sonriéndole. Miré a Mariela y asentí-Se lo queda.
—Tendrías que empezar tú también a mirar el vestido, eres la dama de honor, recuérdalo.
—Bah, eso me lo mira Janet en un momento.
—Pero tienes que escoger el vestido que a ti te guste, no el que ella…
—Siempre coincidimos. Respecto a ropa, no hay problema con eso.
—Bueno, haz lo que quieras, pero que no te pille el toro.
—Sí, mamá.

Mariela carraspeó la garganta para llamar su atención.

—Entonces, ¿se lo queda?
—Sí, sí –contesté yo por ella, a lo que me miró mal.
—Me lo quedo, sí –afirmó mamá después de su fulminante mirada- Pero tendremos que hacer un par de arreglos. De caderas y pecho me va un pelín grande, y la cola del vestido es demasiado excesiva.
—Pero así es como las películas, los niños pequeños llevándotela, con pétalos… Ahí súper cucki todo.
—___, cuando tengas que llevar una cosa así, hablamos.
—Yo solo daba mi opinión –comenté cruzándome de brazos.

Las campanitas de la tienda sonaron, advirtiendo que algún cliente había entrado. Me giré al instante, y contemplé sorprendida a Caroline, que miraba la tienda con estupefacción. Se fijó en un traje en concreto, miró el precio, y se alejó rápidamente de él para reunirse conmigo.

—No dejéis las huellas dactilares por si acaso, que esto es muy caro.

Miré a la dueña de la tienda y esta revoloteó los ojos, haciendo caso omiso al comentario de mi amiga. Mamá y Mariela continuaron hablando sobre los arreglos que quería en el vestido.

—¿Cómo supiste que estaba aquí? –le pregunté a Carol.
—Hola amiga, ¿cómo estás? Fenomenal, gracias por preguntar.
—Hola –dije riendo- Ahora, ¿cómo me…
—Twitter, amiga. Lo anuncias todo.
—No todo.
—Cierto, olvidas comentar cuándo vas al baño o los días que te baja el período.
—¿Qué retraso mental sufres?
—El mismo que tú.
—Lo olvidaba –le seguí el juego- ¿Y qué haces aquí?
—¿Es que no puedo pasar a ver cómo la madre de mi mejor amiga se prueba los trajes de novia para su boda? –arqueé una ceja- Vale, sé que no pinto nada aquí, pero es que estaba aburrida.
—Y te comprendo.
—¿Ya tienes el traje?
—Madison se encarga de eso –contesté moviendo la mano con desdén.
—Piensa que eres la dama de honor. La dama de honor es la segunda más importante después de la pareja.
—No, es el cura, sino no se casan.
—Y los niños que traen las alianzas –recordó Carol. Después sacudió la cabeza, como si se quisiera concentrar- No, ___. Tienes que ir…
—Presentable, lo sé. Madre mía, ni que fuera a ir con Converse o Vans a la boda de mi propia madre,
—¿Conociéndote? Capaz –soltó unas carcajadas- Yo ya tengo el mío, es precioso. Me lo ha traído mi tía de Alaska.
—Ya me lo enseñarás, entonces –me senté en una butaca y Caroline me imitó. Ambas miramos a la mujer que me dio la vida, haciéndose posibles peinados para que pegaran con el traje- ¿No va preciosa?
—Ya lo creo.
—Thomas es un hombre afortunado –comenté sonriendo.
—Hablando de hombres, ¿y el tuyo? Vendrá a la boda, ¿verdad?
—Sí, por suerte ese fin de semana lo tiene para descansar y puede viajar hasta aquí.
—No puedo creer que solo falten dos meses.
—Ni yo –suspiré- ¿Y tu hombre, por cierto?
—Con unos amigos, está haciendo un vídeo, o no sé.
—¿No sabes lo que está haciendo Christian? –pregunté con curiosidad.
—¿Sabes tú acaso lo que está haciendo Justin, lista?
—Pues trabajar como un condenado.
—Pues es verdad –ella se encogió de hombros, mirándome- ¿Te apetece un Starbucks?
—Hipster.
—Que te calles.
—¡Mamá! –la llamo, captando su atención. Ella se gira y me mira- Me voy por ahí con Carol.
—Está bien.

Salimos de la tienda de vestidos de novia. A fuera, hay tanto color, que incluso me mareo. Llevar horas viendo todo blanco, es malo.

—Mañana Cameron hace una fiesta.
—Wow, no sabía nada de él. Como hace poco discutió con Cait, pensé que se separaron.
—Y lo hicieron, pero han vuelto.
—Oh –musité- ¿Y cómo es que celebra una fiesta?
—Pues mira, yo que sé. ¿Vas a ir?
—Qué va, paso. No tengo el cuerpo para fiestas. Además, Cameron se mezcla con gente muy... ya sabes, y no me gusta. Dile a Cait que la próxima vez iré. 
—Al menos me dejarás un vestido de los tuyos, ¿verdad?
—Claro –acepté. Llegamos a la famosa cafetería y pedimos unos batidos de fresa junto a unos muffins- ¿Tratas de impresionar a Christian? Normalmente no sueles pedirme ropa si no es para ocasiones especiales.
—Sí, no. Puede. Tal vez –reímos- Simplemente quiero ir bien vestida, nada más.
—¿A qué hora es la fiesta?
—A las nueve nos vamos todos para ahí –respondió, para luego meterse la pajita en la boca y absorber el rosado líquido.
—Vente una hora o así antes y te arreglas en casa. Escoge lo que quieras del armario.
—Por cosas como esta, te amo –me “agradeció”, dándole un pellizco a su magdalena y llevándose la masa a la boca- Mhm, qué rica.
—Extraño a Justin –dejé caer.
—Y yo –respondió mi amiga, masticando los trocitos de chocolate- Pero qué se le va a hacer, es uno de los personajes públicos más famosos del momento. Y me apuesto a decir que de la historia. Es su trabajo, y eso implica sacrificios. No solo por parte suya por el hecho de trabajar duro, sino para su familia en el tema de la distancia y eso.
—Lo sé. Es solo que no estoy acostumbrada a estar tanto tiempo sin verlo.
—Y peor tiene que ser cuando has estado unos meses viviendo con él.
—Y qué lo digas –suspiré debatida, apartando el batido ya acabado.
—¿Te vas a comer el muffin? –me preguntó. Yo miré mi magdalena, fruncí el ceño y negué con la cabeza. Se lo alcancé y le dio un mordisco- Gracias, no sabes lo adicta que me estoy volviendo a la comida de Starbucks.
—A la comida, en general. La semana pasada te zampaste un cuenco entero de nuggets del KFC.
—Es que están buenísimos.
—Has subido de peso, y todo.
—No me digas eso que me muero.
—No estarás embarazada, ¿verdad? –ella se detuvo en seco, dejó de masticar y me miró atentamente- Caroline no me jodas.
—No lo creo. Quiero decir, la última vez se nos rompió, pero se apartó a tiempo y…
—¿Cuánto hace que no te baja el período? –se lo pensó- Carol.
—Un mes –santo Dios.
—¿Y has estado con mareos o vómitos, últimamente?
—Llevo tres días levantándome con náuseas y algunos mareos, pero debe ser el estrés.
—¿Qué estrés? Si no haces nada, chica. Llevas tocándote la barriga, por no decir otra cosa, desde que se acabó el instituto. O sea, imagina.

Caroline permaneció en silencio durante segundos, segundos que se convirtieron en minutos, y minutos que se convirtieron en un repiquetear de uñas impacientes. Las mías. Miraba atenta a mi amiga, esperando una respuesta.

—Dudo mucho que esté en cinta.
—Puede pasar.
—No. Soy joven.
—Un penalti lo tiene cualquiera.
—No me animas.
—No trato de hacerlo, trato de lanzarte miedo para que te hagas la prueba y resuelvas el “enigma de la semillita en tu vientre” en cuanto antes.
—Acompáñame a la farmacia.
—¿Ahora? –le pregunté.
—Por favor.
—Está bien, está bien –me levanté y cogí el móvil que reposaba sobre la mesa- Vamos, hay una cerca.

Caminamos juntas, en silencio, eso sí, hacia la farmacia más próxima. Cuando entramos, la anciana mujer que despachaba a la clientela se nos quedó mirando. Nos detuvimos frente a ella, con la única división de un mostrador de mármol negro con una caja registradora, un ordenador y varios artículos más.

—Buenas tardes, ¿qué deseáis?
—Ehm… esto, hola –dijo Caroline, nerviosa, con las mejillas rojas de la vergüenza- Queríamos, queríamos comprar un…
—¿Sí? –preguntó la mujer, sonriendo.
—Un, bueno… eso que…
—Un test de embarazo, señora –la anciana abrió sus grandes y azulados ojos, arqueando unas finas cejas.
—Oh señoritas, ¿no habéis oído hablar del importante uso del preservativo?
—A veces salen defectuosos –dije, frunciendo los labios de tal forma que se quedaron en una estrecha línea. Caroline, me dio un codazo en las costillas.
—Sí, hay que tener cuidado con esas cosas, a veces –la mujer apartó el blanquecino cabello de su rostro y se giró, hacia la trastienda, para después volver con una pequeña caja entre las manos- Serán veinte dólares.

Caroline rebuscó la cartera en sus bolsillos pero antes de que pudiese abrirla, un billete estaba siendo entregado a la anciana mujer. Mi amiga me fulminó con la mirada y simplemente opté por encogerme de hombros. Salimos y le arrebaté la caja de las manos, para leer si había instrucciones detrás. Pero no, estarían en un panfleto en el interior.

—Lo único que sé es que tienes que hacer pipí y bueno… comprobar si hay bebé o no.
—Pero es que no tengo ganas de ir al baño –contestó ella frunciendo el ceño.
—Ven –chasqueé la lengua y la cogí de la manga. Caminé con ella a rastras hasta el supermercado más cercano- Entra.
—¿Qué hacemos aquí?
—Tú entra, vamos.

Notaba como la gente clavaba sus ojos en nuestras espaldas mientras vagábamos por los serpenteantes pasillos de la gran tienda de comestibles. Busqué lo que sería la parte de bebidas. Cogí una garrafa de limonada y arrastré de nuevo a Carol hacia las cajas. Pagué y nos marchamos de ahí. Me detuve nada más cruzar las puertas y le quité el tapón a la gran botella, pasándosela a mi amiga.

—Bebe.
—¿Qué? ¡Aún no estoy embarazada!
—Que bebas, no bebé, estúpida.
—Oh, los acentos, ya sabes –cogió la garrafa y empezó a beber de ella a morro por toda la calle mientras nos dirigíamos a su casa para que se hiciera la prueba.

En cuanto llegamos a su casa, tiró la garrafa completamente vacía a la basura y se fue corriendo hacia el baño. Por suerte la detuve antes de que se encerrara en él para darle la cajita con el test de embarazo. Lo tomó y se marchó hacia el lavabo. Esperé por cinco minutos apoyada en la puerta hasta que esta se abrió.

—¿Y bien? –pregunté, con los nervios a flor de piel.
—Hay que esperar.

Suspiré. La puerta se abrió y Caroline escondió tras su espalda el aparato que confirmaría si estaba embarazada o no. Su madre, que entraba con unas bolsas de la compra, nos miró despectivamente. Sonreímos cuales niñas que jamás habían roto un plato y arqueó una ceja.

—¿Qué llevas ahí, Caroline? –preguntó, dejando la compra encima de la mesa y acercándose a su hija con tono amenazante.
—Nada.
—Dímelo.
—El móvil, que se le ha roto –mentí. Su madre me miró aún peor.
—No tolero las mentiras en esta casa, ya lo sabes Caroline.
—Mamá –gimió ella asustada. Entonces no había más de diez centímetros que las separaran. La mujer la tomó del codo e hizo un rápido movimiento, arrebatándole de las manos el test de embarazo- ¡Mamá!
—¿Se puede saber qué haces con esto?
—Yo mejor me voy –dije, queriéndome escaquear de la situación ya que la madre de mi amiga daba autentico pavor.
—No, tú también te quedas que eres cómplice de esto.
—¡Yo no me acosté con su hija, no soy culpable de nada! –me excusé alzando las manos como defensa.
—No hablaba en ese sentido, ___ -arrugó la nariz. Miró a Caroline y suspiró- Entiendo que tú y Christian… bueno, tengáis relaciones. Pero te tengo dicho mil veces que uséis protección.
—Mamá, la usamos. Pero se rompió y…
—¿Desde cuándo empezaste a tener síntomas?
—Hace dos días.
—¿Y el retraso?
—Un mes.
—Santa mierda –murmuramos su madre y yo a la vez, haciendo cabrear más a Carol.
—¿Qué dice? –preguntó mi amiga, mirando el “termómetro”
—Hay que esperar.
—Llevamos esperando quince minutos.
—Bueno, si esta cosa se pone rosa, la que tendrá que esperar nueve meses a tener el crío serás tú –bromeé, para romper el hielo, mas no rompí nada. Se quedaron calladas.

La madre de Caroline contemplaba el test casi sin pestañear. Hasta que de pronto, la cara se le cambió, y mi amiga y yo nos temimos lo peor. La hija le arrebató el aparatito de las manos y me miró.

—¿Si es rosa es que estoy embarazada? –preguntó.
—¡Estás embarazada! –me tapé la boca- No puede ser.
—No, está azul –dejé caer los brazos a mis lados.
—Oh joder, por el amor de Dios. No estás preñada.

Su madre suspiró.

—Falsa alarma –murmuró apartándose unos salvajes mechones que se escapaban de su apretadísimo moño- La próxima vez no tendrás tanta suerte, señorita. Espero que esto te haya servido como lección. No se bromea con estas cosas.
—Lo sé, mamá. Lo siento.
—No me tienes que pedir disculpas. Al fin y al cabo, no me has hecho nada malo, te lo haces a ti. ¿Sabes lo que supondría tener un bebé siendo tan joven? Yo por ti tuve que dejarlo todo, mis cuadros, mi pintura…
—¿Y qué culpa tengo yo? –preguntó, exclamando con voz irritada, Caroline.
—No estoy diciendo que tengas la culpa, solo te pongo un ejemplo para que veas lo mucho que te cambiaría la vida un embarazo a tan temprana edad.
—Bueno, pero no ha pasado nada. Simplemente habrá sido algo que me ha sentado mal o…
—O simples cambios de tu cuerpo –me encogí de hombros- Yo hace dos semanas pasé por lo mismo y creí que, bueno, estaría embarazada. Fui al médico y me explicó que era normal. Que estábamos en continuo cambio hormonal.
—No lo sabía –dijo Caroline, mirándome con el ceño fruncido.
—No te lo conté.
—Mala amiga.
—No tenía importancia.
—Claro que la tenía –insistió- ¿Y si llegas a estar embarazada, eh? Yo siendo tía y sin enterarme, qué bonito.
—Dejad el tema de los bebés y de los embarazos no deseados que me estoy poniendo negra –dijo la madre de mi amiga, sacando los alimentos de las bolsas- Por cierto, ___, ¿te quedas a cenar?
—Mhm, mamá, son las siete de la tarde.
—Aquí se cena a las ocho, ya lo sabes. ¿Te quedas o no? –preguntó de nuevo, mirándome.
—Claro, avisaré a mi madre.

***

Al día siguiente, amanecí en casa de Carol, pues me quedé a dormir esa noche. No había ido a la fiesta de Cameron, había preferido pasar el día conmigo. A mi lado estaba ella, dormida. Hacía calor para que estuviéramos dos en una misma cama, pero nos quedamos fritas hablando a las tantas de la mañana. Me enderecé, quedando sentada en el colchón, contemplando el enmarañado castaño cabello que caía en cascada de la almohada. Sonreí, cogí la almohada y se la estampé en la cara.

—¡Hija de…
—Sht, tacos no o el Señor te mandará al infierno.

Me miró con el ceño fruncido y los ojos medio abiertos, el sueño la vencía. Se acomodó en la cama y se puso en la misma posición en la que yo estaba. Le sonreí como una niña buena y pasé un brazo por sus hombros, atrayendo la cabeza a mi pecho. Le revolví el pelo y ella me dio un puñetazo en el estómago como aviso de que la dejara en paz. Y así hice, me había dejado sin respiración la muy bruta.

—Esa no me la esperaba –comenté sin voz, aún sin poder respirar correctamente.
—Estaba soñando con Peeta.
—Uh, ¿le eres infiel a Christian? Se lo comentaré.
—Habló la que tiene sueños húmedos con el señor Grey.
—Te callas. A demás, Justin sabe de eso.
—Bueno, le diré que te estás medio enamorando de Jace Wayland ese, el de Cazadores de Sombras.
—¡Es que no tengo la culpa de que hagan sagas tan perfectas con personajes jodidamente perfectos!
—Lo sé, te comprendo –me dio unas palmaditas en el hombro y sonrió. Luego, se quedó seria al oír mi teléfono sonar- Ese es Justin, queriendo una explicación por tu segurísimo sueño húmedo con el Nefilim y el multimillonario.
—Que te calles, que estás loca –dije, mientras buscaba en los bolsillos del tejano que había por el suelo, el móvil que no dejaba de sonar.
—Mentalmente desorientada, mundana.
—Vuelve a llamarme mundana y te lanzo una avada kedavra.
—¿Quieres bayas? –me preguntó.
—Calla, es Julia.
—Oh.
—Digamelona –contesté al teléfono.
—Hola piña, ¿te acabas de levantar? –preguntó Julia.
—¿Cómo lo sabes? –le respondí yo con otra pregunta.
—Tu voz.
—¡Melona hola, te extraño! –chilló Caroline, dejándome sorda.
—Aw, ¡yo también! –chilló mi otra amiga.
—Vale, pero no hace falta romperme los tímpanos.
—Lo siento. Bueno, a lo que iba.
—O sea, que no llamabas para preocuparte de tu amiga.
—Pues, no –rio- En verdad sí, porque esta llamada es para avisarte.
—Dile lo de ayer –me pidió Caroline, refiriéndose a su primera experiencia de casi posible embarazo.
—Melona, no te lo he contado. Ayer Caroline y yo fuimos a una farmacia a que se comprara el test de embarazo, casi le sale rosa. Pero no, salió azul. Íbamos a tener un mini Christian, tía.
—Oh señor, era ella.
—¿Ah? –la chica que tenía al lado me miró confusa, pues había puesto el altavoz y se oía perfectamente.
—Salieron unas fotos en las que aparecías saliendo de una farmacia con Carol, y llevabas un test de embarazo en las manos.
—Desgraciados, muggles, mundanos, hijos de…
—Cállate friki –me pidió- O sea, que era Carol, que tenía sospechas de estar preñada.
—Ajá –afirmó ella misma.
—¿Es que no has oído nunca hablar del condón, perra?
—Se rompen.
—¡Pues dile a tu novio…
—Da igual, ya le eché yo la charla.
—Y mi madre –Carol puso los ojos en blanco- Qué pesada.
—Bueno, pues un asunto menos que comentarte.
—¿Es que hay otro más? –preguntamos la castaña y yo a la vez.
—Mira el Twitter de Selena.
—Ya esto no tiene muy buena pinta –murmuró Carol sacando su móvil y metiéndose en la red del pajarito.
—¿Qué busco? –le pregunté a Julia.
—Su último tweet, vas a flipar.

Caroline buscó la cuenta de la famosa que tan mal nos caía y esperó a que se cargara. Su último tweet, de hace cinco horas, decía “rumbo a Londres para asistir al concierto de @justinbieber. ¡Muy nerviosa y excitada!”.

—La reviento –maldije entre dientes.
—¿Lo has visto, no? –me preguntó retóricamente Julia- Más te vale llamar a Justin y avisarle.
—Él debe de saberlo –dijo Caroline- O sea, no es como si una belieber comprara una entrada. Es Selena Gomez, fijo que lo habían hablado antes.
—¿Hablarlo personalmente con él? –pregunté, elevando mi tono de voz.
—No, sino que el equipo, se lo habrá comentado.
—Oh, espero que no haga nada raro porque lo vuelvo rubio platino del guantazo que se lleva –lo amenacé, totalmente cabreada.
—Yo no me preocuparía por él, es el hombre más fiel que jamás haya conocido, después de Chris, claro –sonrió Caroline- Más bien, estate atenta por la busca fama.

Suspiré. Ya me habían jodido la mañana.

—En fin Melona, no te preocupes –me intentó calmar mi amiga Julia- Yo debo irme. Chaz está saliendo de la ducha y vamos a ir juntos a desayunar algo.
—Que vaya bien. Gracias por avisarme.
—No hay de qué, os extraño –contestó, haciéndonos sonreír a Carol y a mí con nostalgia- Y mándales recuerdos a los chicos.
—Lo haré, por cierto, ¿tienes el vestido para la boda?
—No.

Reí.

—Yo tampoco –musité.
—Pero eres la dama de honor –me regañó mi fiel amiga de la infancia.
—Lo sé, lo sé. Se encarga Madison.
—Tú sabrás lo que haces –seguro que ha rodado los ojos, como siempre- No lo dejes para último momento, eso sí.
—Relax, Melona.
—Chaz ya ha salido de la ducha, me voy. ¡Os quiero!
—Y nosotras –contestamos.
—Chao.

Pi, pi, pi. Había colgado, dejándome con un mal sabor de boca después de lo que me había contado de Selena. ¿Por qué ahora? ¿Qué le había picado como para ir a ver un concierto de Justin? Jamás se han relacionado. Bueno, en la fiesta de Usher de hace un par de años, pero nada más volvió a haber entre ellos dos. Y ahora, de repente…. Claro. En su segunda gira mundial. Lo busca ahora que está en la cima. No me gusta, no me gusta nada.

—¿___? –me llamó Carol, sacándome del trance.
—Dime.
—¿En qué pensabas?
—En lo de Gómez, que no se atreva a tocarle un pelo a mi chico porque voy y la mato.
—No me gusta cómo pinta esto, tía –chasqueó la lengua- A saber incluso si ha pagado por ser one less lonely girl –me giré enseguida a mirarla- ¡Que dudo que pase eso, vaya! Antes escogerían a una belieber, digo yo.
—Eso quiero pensar, Carol. Eso quiero pensar.

___________

¡Y hasta aquí! Bueno, no tengo nada que comentar. Aparte de que, no, la verdad es que no hay nada que decir ya que lo mencioné en los anteriores capítulos, quiero irme a leer un rato. Una pregunta, ¿alguna de vosotras se lee 'Cazadores de Sombras'? Es solo curiosidad. ¿Y Harry Potter, Cincuenta Sombras de Grey o Las ventajas de ser un marginado? Quiero ver cuántas de aquí son auténticas lectoras de sagas, no solo de web novelas. En fin, un beso. Gracias por leer y comentar, sois geniales. Os quiero a todas.

39 comentarios:

  1. CyHolaaaaaaa! Chama me encanto el capitulo, eres genial! Que va hacer la puta de Selena, tengo miedo xD
    Yo estoy leyendo la saga de Cincuentra Sombras De Grey pa' que sepas :D
    Amo tu novela es la mejor! Saludos desde Venezuela!
    Atte: Andrea :D
    PD: El 27 es mi cumpleaños y me encantaria que pusieras un maratón! Me haria muy feliz ;)
    PD2: Sigueme en twitter, que te segui y no me diste follow back :(
    @xheaartattackx
    Te adoro :*

    ResponderEliminar
  2. ME ENCANTO la maraton gracias por hacer esto me puse feliz cuando vi que montastes siguela please tranquila cuando tengas tiempo
    besos
    by:swag
    pd: COMENTE1

    ResponderEliminar
  3. WOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    esta hermoso... ojala no pase nada malo..
    yo leo 50 SOMBRAS DE GREY.... y dejame decirte que wouh..que libro..
    te quiero y espero que subas mas capis..adiosito..
    (~',')~

    ResponderEliminar
  4. me encanta voy a matar a la selenita es que yo la mato la reviento le pego un guantazo que pa que que no me toque mucho los ovarios porque al final se la lleva te lo digo yo espero que el shastem no haya visto las fotos o por lo menos que no se crea que soy ``yo´´ si yo tambien leo Cazadores de Sombras Harry Potter y Cincuenta Sombras de Grey me encantan esos libros sobre todo harry potter jijiji en serio esto de selena me da a mi muuu mala pinta y muuu mala hostia esto a la nalu no le gusta nonononono enga ta luego wapisima sube cuando puedas cariño ;D
    XOXO:NALU

    ResponderEliminar
  5. Ame el maraton estuvo genial enserio la novela es muy bella
    que no venga ahorita gomez y da*e la relacion por que la mato
    Siguelaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  6. Asdfghjkl*-* incrible, ya echaba de menos tu novela.
    Joder con Selena a saber que hace, que la reviento.. u.u
    Pues yo me he leído Cincuenta sombras de Grey y me encantó. Grey es tan asdfghjkadfgh :D
    Sigue en cuanto puedas. Besos, vir <3

    ResponderEliminar
  7. ¡Awwww los besos,me enamoro cada vez más de tu novela enserio! OMB Caroline...¿enserio? HAHAHAHAHA.¡Voy a matar a Selena Gomez señoras y señores! Pero de la ostia que le dare la vuelvo rubia de golpe jajajaja.
    Soy adicta a 50 sombras de Grey :),es que es tan asdhjahsdjsdhjash el jodido. xD

    ResponderEliminar
  8. ame tu nove perdon x fegarte tanto en twitter esq amo tu noveeeeeeee nena te lo juro

    ResponderEliminar
  9. Hey hola, y sobre tu pregunta, sí, ya me los he leído (exceptuando Harry Potter) ¿Ya te has leído la saga “Delirium”? es muy buena, y día, es mi favorita; te la recomiendo.
    Ah, ni sabes el grito que he dado ayer por la noche cuando vi que era maratón; casi lloro, ah.
    Y pues nada, a m o tu novela, así de mucho.
    ¡Síguela cuando puedas!

    ResponderEliminar
  10. Waaaaaaaaaaaaaaaaaaaashaaaa , yo mato a SERDENITA SI SE METE EN NUESTRA hermosa relacion esa severa pentej*A jaja me encanta tu nove

    ResponderEliminar
  11. yo leo harry potter ya me lei todos los libros y los estoy volviendo a leer

    ResponderEliminar
  12. Bueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeenas.
    Amo' a veh, leí los capis ayer por la noche, y no te comenté porque estaba muy cansada y te iba a dejar un comentario de dos lineas, y, como que no.
    Ejk ayer se estrenó LOL y ASDFGHJGFDSGHJKGDGRSEFDGDHFKJHDGRSFDHDGSDGFHGDGSD pues, fui a verla, morí, llegué super tarde a casa y pos eso queso.
    A ver... cuando creía que iban a romper definitivamente, te juro que se me estaban cayendo las lágrimas, me estaba dando un algo, un chungo, no paraba de decir 'no, tío, no, no, no, no, no que me muero' y, después cuando se han reconciliado. Aw, aw, aw, aw, aw me muero de amorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Qué bonito.
    Y lo de Avalanna, tío. Dios, eso me puede, esa pequeña ángel m e toca la fibra, se me ha encogido el corazón, y se me han escapado algunas lágrimas, la echo de menos. Puto cáncer de los cojones.
    Y LO DE CAROL. JAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJJAAJJAAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJJAJAAJJAJAJAJAJAJAJAJAJA, SOCORROOOOOOOOOOOOOOOOO QUE ME HE MEAO' JAJAJAJAJJJJAJJAJAJJJAAJJAJAJAJ, QUE TENGAN MÁS CUIDAITO PORQUE ME VEO CUIDANDO DE UN SOBRINITO/A. JAJAJJJJAJAJ.
    Y, ya, lo de la gira..pff.
    Qué triste, por rayis, le está echando de menos. Esto es una fuck. Pero, bue' espero que pronto se vean, y que rayis se vaya con él de gira y sdfghjhgsffjhsgf, socorro, yo sola me monto mis propias películas en mi cabeza, lol JAJAJAJ.
    Y LO DE SELENA. UFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF, QUE MALA LECHE, QUE NO SE ME ACERQUE A MI JUSTIN, QUE ES QUE ÑA COJO, Y LA REVIENTO.
    Uf, Paula, relax, tu respira, cuenta hasta diez. Muy bien, así.
    Y que eso, que maencantao' la maratón dfsgdfgjfhkjhdhg.
    Que no tardes mucho en subir, no un mes, dios, otra vez, no, que me muero, es que estaba desesperá sae
    bueno, me piro, que te estaré cansando.
    Tkkkmil <333.

    ResponderEliminar
  13. UI, LA SELENA ESTA QUE QUIERE QUITARME A MI JUSTIN. MAL, MUY MAL.

    JO, AVALANNA YA MURIÓ TT. Y Justin ahí tope de triste. Pobre :C

    JAJAJAJJAJA Y SOY TAN GUAY QUE VOY A COMPRAR EL CD DE MI NOVIO. lol.

    Yo me e leído todos los libros de Harry Potter c:

    UN KISS<3

    ResponderEliminar
  14. I like the valuable info you provide in your articles. I will bookmark
    your blog and check again here frequently. I am quite certain
    I will learn lots of new stuff right here! Best of luck for the next!


    my blog post - cheap mac makeup

    ResponderEliminar
  15. SIIIGUUUEEELAAAA prontttooo no puedes dejarnos con la intriga de que va a pasaarrr... :S
    Como Selena haga algo con el la mattoo y si el le sigue el royo ya se puede estar olvidando de mi y de tener hijos pq lo dejo esteril de una patada en los huevos... :@

    ResponderEliminar
  16. O dios mori¡¡ jemm....parece que selena le romperan la carita jajajaja pobre no tengo nada contra ella solo lo digo por la nove ;)

    ResponderEliminar
  17. wee melona no te enfades, los leí, pero no comenté:( dont u enfades:(
    Al principio me estuve cagando en ti y en Justin, saes o que, tol día enfadaooooooooooos, capullos. Pero ya no:3 Y la estúpida de selena mas le vale que vaya al concierto a darse cabezazos contra el escenario, y que no vaya a por Bieber, que la rajo de arriba abajo.
    En fin, estoy en Canadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa weeeeeeeeeeeeeeee. Idk im Canadian de pega. Luego vuelvo a ser Spanish, we.
    Bueno melona, no te enfades, jo:(

    ResponderEliminar
  18. ¿Saldré en la novela? ¿No? ¿No? okay http://media.tumblr.com/e573cf3565a97b0c7259d0055df2d5dc/tumblr_inline_mkagdhzBQG1qz4rgp.gif

    ResponderEliminar
  19. MELONA, HOY EN LA PLAYA HE VISTO A UN TÍO BUENORRO, madre mía, estaba pa darle seis hijos. Y yo en plan "tomando el sol" jeje JAJAJAJAJAJAJ

    ResponderEliminar
  20. Esque fue verlo y http://media.tumblr.com/tumblr_m4cb06eIC11r98u24.gif

    ResponderEliminar
  21. Me meo melona sos http://25.media.tumblr.com/7dea74520c36e2a9a4a07da618ff073c/tumblr_mjkfye6iHi1r4g1p5o1_400.gif

    ResponderEliminar
  22. ASDFGHJKL HOLAAAAA! Soy nueva lectora, me he leido TODA TU NOVE, a sí, TODITITITA en una semana. Ensero tí, tu novela es demasiado. LA AMO! Y joder que me hiciste llorar con la ultima pelea. Y ag! Ojalá que la puta esa no intente nada con mi Shastem que la mato, la mando a júpiter de una sola bofetada. Si no te has dado cuenta, odio a selena, no sé, simplemente nunca me cayó bien, desde que la vi en Hannah Montana en serio que le tengo un asco de la patada.
    Y por cierto, continuarás con el relato? Es que es asdfghjklñ y se parece a 50 sombras, JODER COMO AMO ESA NOVELA! Claro, la adaptación con Bieber.
    Bueno, esperando desesperadamente el siguiente capitulo, yo :)
    PD: me llamo Ale

    ResponderEliminar
  23. Hola mina , te saluda una lectora no tan nueva lei tu nove hace un año masomenos hasta el capitulo 40 luego deje de leer y comence de nuevo, creo que naciste para escribir . Cada vez la nove se pone mas asfhnbgfjdjasjdhakjhdaeujdjsjdhj me encanta!

    Pd: lectora de harry potter, varita de hermione.: )

    Mikayla

    ResponderEliminar
  24. Muero mucho de amor, tía.
    Creo que con eso dejo claro que me ha encantado.
    Sube pronto :)
    Cris<3

    ResponderEliminar
  25. Ola siguela porfa estamuy buena te quiero

    ResponderEliminar
  26. Yo soy una fan incondicional de Harry Potter amo todos y cada uno de los libros y películas. Y una saga (más bien trilogia) que me encanto fue Rubí ( fantasía y romance) y escuela de frikis (chicos con fobias raras) Leo tu novela desde hace bastante, y la verdad es que leo mas pero nada mejor que un genial y. Estupendo libro y bueno otra saga que estoy leyendo es Oscuros ( pero no la he acabado con lo cual no sabria decirte de que va del todo)
    besos y aqui te dejo mi tuenti : photography star. Agregame :)

    ResponderEliminar
  27. Mieldis. Arrecho. No lo dejes hasta ahí. Síguelo.:(

    ResponderEliminar
  28. PREMIO EN MI BLOOOG! ME ENCANTA, ESTOOOY PILLADÍSIMA POR ESTE BLOG! JAJAJJAJA ME ENCANTA COMO ESCRIBES Y TU NOVE!

    ResponderEliminar
  29. yo me estoy leiendo 50 sombras de grey pero adaptada en justin bieber y de momento me encanta esta saga, he leido muy pocas sagas pero estas es una de mis favoritas!!

    Porfavor sigueeela la novela se pone interesante!! <3

    ResponderEliminar
  30. ¡MINA, YO SOY DE LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO!

    ResponderEliminar
  31. Me las he leido todas jajaja. Amo leer.
    Cris.

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.