¿Cuántos somos ya?

15 de enero de 2013

Never let you go. {146}



Habían pasado un par de semanas y la verdad es que todo iba genial. Al final, Justin y yo cantaríamos juntos en la apertura de la fundación. Llevábamos una semana sin parar de trabajar para que por fin el dueto ya estuviera grabado. Faltaban solo diez días para la gala y los nervios me carcomían por dentro. Madison se había encargado de buscarnos los trajes a mí y a Justin. Mamá había viajado con Pattie y Julia a California para ver a una amiga y así de paso comprarse los vestidos. Así pues, estaba sola en casa. Bueno, no tan sola.

Caroline comía palomitas del regazo de Christian, Chaz cambiaba de canal cada dos por tres, Justin dormía en el sofá y yo, bueno, yo me quitaba las puntas abiertas. Aburrida a más no poder. No sabía qué hacer hasta que se me ocurrió algo. La típica bombilla se iluminó sobre mi cabeza.

- Tengo una idea –comenté en voz alta pero lo suficientemente bajita como para no despertar a Justin.
- ___ ___ ha pensado –bromeó Carol.
- Calla –la corté- Justin tiene el sueño profundo.
- Muy observadora de tu parte –dijo Chaz.
- Sí, aunque le pasara una detonadora por encima, éste no despertaría –añadió Christian.
- ¿Por qué no le gastamos una broma? –propuse.
- Qué perversa.
- Mala novia.
- Guay –aceptó Caroline levantándose para acomodarse el pantalón.
- ¿Y de qué tratará la broma? –preguntó Somers.
- Pues, o movemos el sofá con él encima hasta el bordillo de la piscina, o compramos una hinchable y la colocamos aquí en el salón.

Los chicos y yo nos miramos durante unos segundos. Debatiéndonos con la mirada qué opción escoger. La primera, aparte de pesada, era peligrosa en el sentido de despertar a Justin mientras lo movemos hacia el jardín. La segunda, en cambio, parece más correcta y con pocas probabilidades de poder cagarla.

- La segunda –dijimos todos a la vez.
- Bien –hablé levantándome y tomando mis cosas de encima de la mesa, como el móvil, las llaves de casa y el monedero- Chris, ¿me llevas tú a comprar la piscina?
- Claro –aceptó mi amigo.
- Vosotros dos os encargáis de mover los sillones y la mesa para que todo quepa bien.
- ¿No necesitarás una bomba de aire? –me recordó Caroline.
- Oh, sí –contesté- Gracias.
- Bueno, pues vamos rápido antes de que despierte.

Salimos de casa y nos montamos en su coche, el cual estaba aparcado delante. Condujo lo más rápido posible, pero sin incumplir las normas de tráfico, hasta el primer bazar que encontráramos. Íbamos tranquilos, hablando sobre la futura broma que le gastaríamos a Justin, riéndonos de su posible reacción, hasta que noté que algo iba mal.

- Oh, mierda.
- ¿Qué pasa? –preguntó mirándome fugazmente.
- Nos siguen.
- No jodas. ¿La poli?
- No, los paparazzi –miré a través del retrovisor a los dos autos que teníamos detrás- Si es que yo me cago en toa’ su suerte.
- ¿Por qué? –preguntó ésta vez riendo ante mi comentario en castellano que tantas veces había dicho y que ya sabía a la perfección cuál era su significado.
- Ni disimulan los cabrones.
- Es su trabajo, ignóralos –suspiré pesadamente- Cálmate, no pasa nada. ¿Quieres un chicle? Son de menta.

Paró el coche ante el rojo semáforo con el cual acabábamos de toparnos y aprovechó para ofrecerme el chicle que anteriormente había mencionado y lo acepté entre risas. Uno de los dos autos que nos seguían se había puesto a mi derecha, dispuesto a fotografiarme todo lo que el semáforo le diera tiempo. Miré al que sostenía la cámara y lo saludé con la mano.

- Hola –dije sonriéndole falsamente. Oí a Christian reír. Los flashes ante mí empezaban a hacerse presentes. Hice una pompa gigante con el chicle y cuando se me petó sin dejar rastro por la boca, volví a hablar, justo cuando el coche arrancaba de nuevo- Chao.

Chris carcajeó otra vez y dejamos atrás a los entrometidos paparazzis. Cuando llegamos a una tienda donde parecía que venderían bombas de aire y piscinas hinchables, aparcamos el vehículo y entramos al gran edificio. Deambulamos por los grandes pasillos en busca del producto más barato, ya que no llevaba mucho dinero encima. Pagué y nos hicimos una foto con la hija del encargado, que al parecer era fan mía y de Christian.

Al llegar a casa, todo estaba exactamente como quería. Había el espacio suficiente para colocar la pequeña piscina delante del sofá donde aún dormía Justin. Por un momento me arrepentí de lo que íbamos a hacerle, parecía tan dulce e inocente. Pero se me quitaron las ganas al instante y empezamos a llevar a cabo el plan. Caroline grababa lo que los chicos y yo habíamos empezado a hacer: hinchar la piscina con cuidado de no despertar a Biebs.

- Bien, esto ya está –dijo Christian.
- Ahora a llenarla.
- ¿Cómo lo hacemos? –preguntó Chaz.
- La manguera del jardín es suficientemente larga como para llegar hasta aquí.
- Guay –contestó- Oye, ¿tienes hielo? Así el agua estará más fría.
- Buena idea –caminé hacia la nevera para asegurarme si el saco de hielo que mamá había comprado hace poco seguía ahí. Lo saqué y lo coloqué en el fregadero por si se derretía- Con esto tendremos suficiente.
- Pobre Justin –dijo Carol, aún grabando.
- En verdad me da pena –comenté mirando a mi novio.
- Sí, seguro –contestó con ironía Christian- Te da pena pero bien rápido que has pensado en gastarle una broma.
- Bueno, ya –dije riendo- Iré al jardín y traeré la manguera.
- Quédate ahí y nosotros te decimos cuando tienes que cortar el agua.
- De acuerdo –acepté.

Traje la manguera y volví al jardín para abrir el grifo. Me reía sola de lo que le estábamos haciendo al pobre Justin. Cuando Chaz vino a avisarme de que cerrara el grifo, lo hice y entré al salón con los chicos. Christian vino caminando hacia la piscina con el saco de hielo entre las manos.

- Aquí dentro hay ocho quilos de hielo –comenté señalándolo.
- a Justin se le encogerán las pelotas –dijo Chaz haciéndonos reír a todos.
- Está helada –se quejó Beadles, que había vaciado el saco en el interior de la piscina y había puesto el dedo dentro para palpar el agua.
- Bien, todo listo –me acerqué a la cámara y Caroline rio- Amigos, vamos a gastarle la mayor broma del mundo a Justin Bieber.

Todos soltamos unas carcajadas. Caroline se apartó un poco, quedándose en una esquina donde el plano quedaría mejor grabado. Chaz, Christian y yo nos colocamos detrás del sofá.

- A la de tres cogemos el sofá y lo tiramos a la piscina –los cinco asintieron y preparamos las manos para así empujar el mueble y hacer que Justin caiga en la helada agua que tenía delante- Una… dos… y ¡tres!

El cuerpo de Justin cayó rodando a la piscina de agua fría ante la inclinación que había adoptado el mueble por nuestro empujón. La víctima, ahora despierta, mojada y mirándonos a todos con los ojos abiertos, había provocado que empezáramos a reírnos histéricamente y básicamente dejarnos sin respiración.

- Sois idiotas –nos insultó Justin mientras salía del agua- ¿En serio, tío? No me lo puedo creer.

Seguíamos riéndonos de la broma que le acabábamos de gastar. Caroline estaba en el suelo llorando de la risa, pero continuaba grabando. Y los demás, menos Justin, más de lo mismo.

- No, no podéis gastarme bromas mientras duermo –se quejó- Eso es trampa.
- Eso es el karma, Bieber –le dije yo- Esto ha sido por todas las bromas que nos has gastado.
- Te la devolveré, ___ -me acusó con el dedo.
- ¿Qué te hace pensar que he sido yo?
- Hemos sido todos –le explicó Chaz.
- Pero ella lo ha planeado todo –me señaló. Yo reí.
- ¿Y tú cómo lo sabes?
- Porque te conozco –miró la cámara que sostenía Caroline y rio- Oh, vamos. Esto es humillante. Deja de grabarme –se tapó la cara con los brazos- Para, en serio. Para, por favor.

Fui al baño y busqué un albornoz. Caminé hacia Justin con la prenda de ropa entre las manos y se la puse encima de los hombros. Le di un beso sonoro en la mejilla y le froté un poco la espalda para que entrara en calor.

- Admite que ha sido divertido –le pedí mirándolo.
- No –se negó tapándose la cara.
- Admítelo –gritó Christian lazándole un cubito de hielo.
- Que no.
- ¡Que lo admitas! –Chaz y Christian le bombardearon.
- Vale, vale –aceptó Bieber. Solté unas carcajadas. Lo que le estábamos haciendo pasar, pobrecito mío- Ha sido divertido, muy divertido.

Los chicos y yo aplaudimos durante unos segundos, soltando al mismo tiempo unas fuertes risotadas.

- Bueno, ya –pidió Justin- Ahora dejad de grabar, en serio. Esto es humillante.

Carol le hizo caso y dejó de grabar. Se acercó a nosotros con la cámara entre las manos dispuesta a enseñarnos lo que había captado. Me pasó el aparato y le di al play para ver el vídeo. Acabamos riéndonos como en un principio. Incluso Justin reía. Mientras éste iba a su casa y se cambiaba de ropa, los chicos y yo lo recogimos todo. Una vez que el salón estuvo en orden, subí las escaleras para recoger el portátil y así poder colgar el vídeo en Internet, pero en cuanto puse un pie en la habitación, Hope y Pelvin se me tiraron encima. Tuve que bajarlos a los dos también. Ya en el salón, colgamos el vídeo en mi cuenta de Youtube y copié el enlace en un tweet para que mis seguidoras pudieran ver la broma que le habíamos gastado al ídolo de masas, Justin Bieber.

- Sois increíbles –dijo al terminar de ver el vídeo por segunda vez.
- Gracias –contestó Beadles.
- No lo decía en el buen sentido.
- Vamos Bieber, en el fondo te ha hecho gracia –Caroline le codeó las costillas mientras le guiñaba un ojo.
- Sí. Muy, muy en el fondo.
- Estabas muy guapo con esa cara de susto –dije riendo.
- Sí, tío –añadió Chaz dándole un golpe en el hombro- Saliste del agua y fue como si hubieses acabado de renacer o algo así.
- Tuvo gracia.
- Sí. Bueno, vale. Dejad de hablar de mi cara tras la broma –pidió poniendo las manos a la defensiva- Sois los peores amigos del mundo.
- Oye, eso no es verdad –se quejó Carol indignada, haciendo un puchero.
- Ya, ya sé que no es verdad. Solo jodía. Pero esta broma os saldrá cara –nos amenazó- Y quien avisa no es traidor.
- Es avisador –acabé yo la frase.
- Idiota –me insultó revolviéndome el pelo.
- Para –pedí intentándole coger las manos- Para Justin, sabes que odio que hagas eso.
- Lo sé, por eso no quiero parar.
- Qué infantiles.
- Bueno, no hables mucho –le cortó el rollo Chaz- Eres el primero que se emociona cuando sacamos el tema de Barney.
- Eh, marcó mi infancia, ¿vale?
- Y así te has quedado, cielo –Carol le acarició el pelo compasivamente.
- Ja ja –rio sarcásticamente su novio.
- Bueno, Barney era mucho mejor que Hannah Montana –dijo Justin mirándome a mí.
- Crecí con ella –le expliqué.
- Y te quedaste subnormal, como ella –intentaba picarme Beadles.
- No conseguiréis que me enfade –les avisé cruzándome de brazos.
- Menuda serie más tonta –habló Justin- Una adolescente que se pone pelucas y es famosa. Luego se la quita y es una friki.
- Ya ves, tío –le acompañó Chaz ésta vez- No sé cómo Julia también la ve.
- Sois unos inmaduros –comenté mirando a los chicos.
- ¿Por decir la verdad? –sabía que Justin iba en broma, pero me estaba cabreando bastante.
- No, por meteros con algo que me gusta –me levanté del sofá, apartando bruscamente el brazo que Justin tenía en mi pierna- Aprended a respetar.
- Oh nena, no te enfades –me pidió Justin mientras subía las escaleras- Cariño, era solo para picarte. No lo decíamos en serio.


| Justin |

No me escuchó. O al menos eso pensé después de haber oído un portazo que parecía provenir de su habitación. Es de su habitación, idiota me habló mi subconsciente  Me dejé caer en el sillón. Suspiré pesadamente y me tiré del cabello con desesperación. La había cagado. ___ es una chica dulce y tierna, pero cuando se enfada no hay manera de que entre en razón y es imposible hablar con ella o tratar de disculparte. Nunca, nunca se puede.

- La he cagado –dije apoyando los brazos en las rodillas y aguantando mi cabeza con las manos.
- No, la hemos cagado todos –me rectificó Chaz.
- Será mejor que subamos a pedirle disculpas –propuso Christian.
- Estaré atenta pr si os estrella una lámpara en la cabeza y tengo que llamar a una ambulancia –trató de asustarnos Caroline.
- Idiota –masculló su novio.
- Bueno, pero yo no tengo que disculparme ante la bestia agresiva y enfadada de ___.
- Tronco, ¿no defiendes a tu novia? –me preguntó Somers ante el comentario de Carol.
- Pero si tiene razón –contesté levantándome del sofá- Subamos ya.

Los chicos y yo caminamos hacia la habitación de mi novia, que estaba con  la puerta cerrada. Llamé dos veces y no quiso contestar.

- ¿Princesa?
- No estoy –contestó ella desde el otro lado. Solté unas carcajadas.
- Vamos, abre –le pedí.
- No.
- Por favor, ___. Venimos a disculparnos –habló ésta vez Christian.
- No quiero vuestras disculpas.

Caroline rio y la miramos mal, pidiendo una explicación de por qué se reía.

- Es cabezona, ¿eh? –preguntó retóricamente mientras carcajeaba- Pues os vais a quedar aquí hasta año nuevo.
- ___, ábrenos –pidió Chaz- Sentimos habernos metido con... Hannah.
- Sí, ella es una chica con swag –los chicos me miraron raro- ¿Qué? Es para que abra.
- No voy a abriros la puerta –insistió la muy tozuda.
- Muy bien –dije sentándome en el suelo- Pues nos quedaremos aquí esperando el tiempo que haga falta.
- Pero tronco, que a las diez hay un partido de hockey en la siete –me recordó Somers.
- Mierda Chaz, cállate.

Pasaron diez minutos y ahí seguíamos sentados en el frío e incómodo suelo frente a la puerta de ___, esperando a que abriese para pedirle disculpas. Ya estaba acostumbrado a tener que esperar a que se le pasara el enfado. Es así de orgullosa, testaruda y cabezona. Pero vale la pena seguir con ella. Llevo casi diez meses saliendo con ella y este mismo mes hace un año que la conocí. A pesar de todos sus tontos enfados y rabietas, ___ es lo mejor que me ha pasado en la vida aparte de cumplir mi sueño.

- Oye, ___, que a mí me duele el culo de estar aquí sentada –gritó Caroline- Déjame entrar, por fa, que yo no te he hecho nada.

___ le hizo caso. Fue abriendo la puerta lentamente, pero ella no se asomaba. Cuando Caroline entró, yo fui a hacer lo mismo, pero me cerró la puerta en las narices.

- ¿No me vas a abrir? –le pregunté.
- No.
- ¿Por qué?
- Ya lo sabes, Justin Bieber.
- Qué bien suena mi nombre entre tus labios –y habría apostado una mano a que estaba sonriendo tontamente.
- Calla.
- Vamos nena.
- Tenemos hambre –se quejó Chaz.
- Abajo está la nevera –contestó Caroline.
- Cariño, no vayas de su parte –la regañó Christian.
- No nos vamos a mover de aquí hasta que nos disculpemos –dijo Somers.
- Disculpaos, pero no os abriré.
- Pero sí nos perdonas, ¿verdad? –pregunté.
- Que no, pesado.
- Está bien –saqué el móvil. Llevábamos veinte minutos así. Y después veinticinco. Media hora. ¡Cuarenta minutos! La puerta se abrió y los chicos nos levantamos rápidamente- ¿Nos perdonas?
- No –se negó de nuevo. La mataría- Tenemos hambre.
- Sí, hacerse fotos te deja hambrienta –comentó Carol riendo.

Chaz, Christian y yo las seguimos hasta el piso de abajo, pero cuando ___ entraba a la cocina, al estar delante de mí, de espaldas, la cogí por la cintrua y los pies y la alcé cual princesa. Justo lo que era, una princesita sin corona. Porque no le hacia falta.

- ¡Justin, bájame! –gritó pataleando en el aire.
- No hasta que me escuches –los chicos me miraron y rieron. ___ suspiró pesadamente y dejó de forcejear. Caminé con ella en brazos hasta la mesa y la senté ahí con cuidado. Me coloqué entre el hueco de sus piernas y cogí sus manos. Bajó al instante la mirada, pero la alcé con ayuda de un suave toque en la barbilla- Lo siento. Por favor, no te enfades conmigo. Yo te quiero.

Caroline y los chicos soltaron un largo ‘aww’. ___ se mordió el labio inferior tratando de disimular la sonrisa. Qué dulce tentación. Quiero probarlos. Pasé un dedo por su boca y liberé el labio de su agarre.

- ¿Me perdonas?

Ella me miró y rápidamente rodeó mi cuello con sus brazos, quedando así totalmente unidos. Depositó un beso mojado en mi piel y sonreí en su cuello. Olía a jazmines, a champú y a ella.

- A nosotros también nos perdonas, ¿verdad, ___? –preguntó Christian.
- Pues claro que sí –alargó los brazos y los chicos vinieron a abrazarnos- Carol, únete tú también.

Así pues, estábamos los cinco en piña, en mitad de la cocina y ___ subida a una mesa. Pronto empecé a sentirme agobiado y me liberé del abrazo.

- Sois lo mejor –nos dijo mi novia sonriendo. Una de las cosas que tanto me gustan de ella es su incapacidad por guardar reincor. Puede estar enfadada con nosotros, pero al instante se olvida de todo y nos trata como siempre, con cariño- ¿Qué os parece si os quedáis a dormir?

- ¿Nos dejas? –preguntó Chaz.
- Solo si no acabas con toda la comida de la casa.
- Me costará, pero vale. Acepto.

Los chicos y yo reímos y ___ bajó de la mesa. Abrió la nevera y sacó un par de refrescos para cada uno. Hicimos un par de bolsas de palomitas y nos pusimos a ver una película que daban en la siete.

***

Eran las tres de la mañana y el salón estaba realmente desordenado. Chaz dormía en el sofá, Christian en otro, ___ y Carol en un colchón que habían bajado de su habitación y yo en un saco de dormir. El suelo estaba lleno de bolsas vacías de patatas fritas y latas de refresco. Apenas se podía ver la superfície de la mesa por culpa de las miles de películas que habíamos sacado para escoger cuál ver. Me fijé en Pelvin, que dormía con Christian. Y hope, que parecía un ovillo de lana, acurrucada junto a ___. La luz de la luna entraba por la ventana e iluminaba sus bonitos y femeninos rasgos españoles. Sin duda tenía la novia más preciosa del mundo. Tanto por fuera como por dentro.

Me levanté sin hacer ruido y pasé por el único y pequeño hueco hasta llegar a Chaz y a Christian. Los desperté con un manotazo en la mejilla y al instante despertaron algo sobresaltados.

- ¿Qué haces, bro? –me preguntó Somers.
- ¿Eres tonto o qué te pasa? Son las tres de la mañana.
- Lo sé, lo sé.
- ¿Qué mierda quieres?
- Gastarle una broma a ___.
- La venganza es mala, hermano –me dijo Christian apuntándome repetidas veces con el dedo índice.
- No me importa, venid.

Ambos se levantaron perezosamente y caminaron a la cocina conmigo. Abrí la nevera y saqué un bote de nata. Presioné el botón y llené mi boca de una gran y dulce montaña blanca.

- Habla.
- He pensado en…
- Pero cuando termines de tragar, tío –me pidió Chaz asqueado. Hice lo que me pidió y tragué- Ahora habla.
- Podríamos ponerle nata al teléfono de ___, llamarla y así cuando lo coja, que se manche.

Los chicos se quedaron callados, mirándose mutuamente sin decir nada. ¿Qué mierda? Después se empezaron a reír.

- ¿Ah?
- Menuda broma más cutre.
- Comparada con la que te gastó ella esta tarde, no es nada.
- Simplemente es por fastidiarla un poco –les informé.
- Después se enfadará y tendrás que pedirle perdón.
- Es un ajuste de cuentas.
- Tú verás –dijo Christian alzando las manos a la defensiva.
- Bien, vamos –caminé hacia donde estaba su móvil, justo a un lado del colchón donde dormía. Apliqué un poco de nata y con mi móvil, la llamé.

Los chicos rieron en voz baja. ___ reaccionó al tono de llamada procedente de su teléfono, pero ni siquiera abrió los ojos. Solo se limitó a alargar el brazo y ponérselo en la oreja, la cual acabó manchada de nata. Frunció el ceño y aún medio adormilada se paso la mano por donde ahora estaba aquella gran montaña blanca.

- ¿Pero qué mierda? –musitó viendo la nata en sus manos. Los chicos explotamos a reír y se incorporó en la cama, mirándome de mala manera- ¡Justin Bieber!
- Feliz venganza, cariño.
- ¡Te mataré, ven aquí ahora mismo!

Me jaló del pantalón gris de chándal que llevaba puesto, haciéndome caer de rodillas en el colchón. Caroline se sobresaltó ante mi caída y se tapó la cara con los brazos por la luz. Se levantó y fue al sofá con Christian, el cual miraba la escena divertido. ___ empezó a mancharme la cara con nata mientras reía, al igual que yo.

- ¡Eh, para ya señorita ___! –le pedí cogiendo sus manos.
- ¿Por qué lo hiciste?
- Venganza, amor. Se llama venganza.
- ¿Por qué durmiendo? –preguntó. Alcé una ceja. Ella rio.
- Le recuerdo que usted hizo lo mismo conmigo.
- ¿Y se puede saber por qué nos tratamos de usted? –preguntó con una media sonrisa en el rostro.
- Queda más sexy –me encogí de hombros riendo.

Estaba sentado a un lado de su cintura, cogiendo sus manos para evitar que me siguiera manchando, pero en un rápido movimiento, ella se soltó, me cogió de la camiseta y me acercó a sus labios, pero sin tocarlos aún.

- Béseme, señor Bieber.
- ¡Oh, vamos! –se quejó Chaz- Que aquí hay gente que tiene a su novia a kilómetros y la echa de menos.
- Con gusto –ignoré a Somers y besé a ___.

Ella sonrió y acercó sus labios a los míos. Su sonrisa se mezclaba con el beso y eso le daba un sabor más dulce e intenso. Puse mis manos a cada lado de su cuerpo y ella aprisionó mi cara, reteniéndome contra su boca, con la ayuda de sus manos.

- Venga hombre, ¿primero estos dos y ahora vosotros? –oí como Chaz se quejaba de Christian y Carol- Yo me voy a la habitación de Julia, no aguanto entre dos parejas.

___ me soltó riendo por el comentario de Somers. Bonita risa. Miró a su amigo que ahora subía las escaleras clavando firmemente los talones. Ella y yo soltamos unas carcajadas mirándolo, volvimos a unir nuestros ojos y plantó otro beso corto en mis labios.


· Al día siguiente.

Estábamos todos desayunando en la mesa de la cocina. Nos acabábamos de levantar y no teníamos ganas de ponernos a ordenar todo el salón. Le prometimos a ___ hacerlo después de comer algo. Chaz nos contaba un chiste, pero no le hacíamos ni caso porque era el mismo que llevaba contándonos durante toda la semana. Christian le daba de comer a Caroline porque según ella, estaba demasiado cansada como para mover el brazo y llevarse la cuchara a la boca. ___ y yo, en cambio, hablábamos de todo un poco. Pero todos dejamos de hacer lo que estábamos haciendo cuando la puerta se abrió y de ella aparecieron mamá, la de ___ y Julia.

- ¡Julia! –gritó Chaz corriendo hacia ella y cogiéndola en brazos, girándola cuan película romántica.

Ésta carcajeo y se sujetó fuertemente a los hombros de su novio. La llenó de besos por toda la cara, en los labios, en las mejillas en los párpados. ¡En todos lados! La cogió como si fuera una princesa y caminó hacia la escalera.

- Adiós chicos, me voy a recuperar las horas perdidas con mi novia.
- ¡La puerta abierta para que pueda saber lo que hacéis! –gritó ___  divertida desde la mesa.
- Sí señora.

___ (tu nombre) miró el salón y rápidamente miró enfurecida a su hija. Ésta sonrió como si nunca hubiese roto un plato y se encogió de hombros.

- Ya sabes lo que pasa cuando cinco adolescentes se juntan en una misma casa sin padres.
- Quiero que recojas esto, señorita –la amenazó su madre.
- Vamos –dijo Caroline para evitar que su amiga fuera reñida.

Nos acercamos a nuestras madres y las saludamos, haciéndoles olvidar del mal humor que llevaban desde el avión. Al parecer no habían dormido bien. Lógico. Después de terminar de recoger el salón, hablamos un poco con las mujeres de la casa y nos explicaron que habían hecho. Julia y Chaz bajaron las escaleras riendo y al instante soltamos unas carcajadas. Julia levantó las manos como símbolo de defensa y exclamó un “solo hemos estado hablando”, al cual reímos aún más fuerte.

- Espero que hayais estado bien esta noche solos –habló ___ (tu madre). Su hija me miró de reojo y yo solté una risita.
- ¿Qué es lo que tiene gracia? –me preguntó mamá.
- Digamos que no todos estuvimos bien anoche –las dos mujeres nos miraron asustados- No, no pasó nada malo.
- Solo la liamos un poco –respondió Carol.
- Ya sabes, nada del otro mundo –contestó ___ moviendo la mano con desdén- Compramos una piscina, la llenamos de agua helada en mitad del salón y tiramos a Justin mientras dormía, me mancharon de nata… no sé, lo típico.
- ¿Montasteis una piscina en mi salón?
- Bueno, el salón aún es del banco –le rectificó su hija- Ya sabes, aún no has pagado toda la hipoteca.
- No se os puede dejar solos –comentó mi madre riendo.
- Tampoco ha sido para tato –dijo ___.
- Bueno, al caso. Vestíos que nos vamos a comer todos juntos –Caroline y Christian se miraron mutuamente- Vosotros también. Y llamad a Caitlin.


· Dos días antes de la gala.

___ y yo estábamos en casa escuchando música, hablando, riendo, quedándonos callados pero a la vez diciéndonos todo con la mirada, besándonos y cosas de novios. Ya sabéis. Faltaban cuarenta y ocho horas para que ella y yo cantaríamos juntos la canción que habíamos compuesto días atrás. La gala iba a ser todo muy bonito, lento, blanco, ya sabéis. Algo dulce, como ___. Y de repente, mi cabeza se llenó de dudas. ¿Habría canciones lentas?

- Shawty –la llamé. Ella despegó la vista del ordenador- ¿Habrán canciones lentas? En la gala, digo.
- Supuestamente, ¿por qué?

Me mordí el labio mirando al suelo y ella rio.

- Justin, dime.
- No sé bailar.
- ¿No? –preguntó. Negué con la cabeza- Puedo enseñarte.
- ¿Eh? –se puso de pie y me tendió la mano.
- Sígueme –la seguí hasta mi jardín y se paró en mitad del verde césped, mirándome. Uno enfrente del otro- Mi padre me enseñó a bailar el vals cuando tenía seis años. Me subía a sus pies y bailábamos por todo el salón.

Sonrió con tristeza.

- Vamos, no es difícil –cogió mi mano y la colocó en su cintura. Dejó caer la suya en mi hombro y después entrlazó los dedos de la mano que nos sobraba- Tú déjate llevar.

Empezó a tararear una canción lenta, bonita, mientras se movía. Al principio me guiaba ella, pero luego, le cogí el truco a la cosa y empecé a guiarla yo. Acabamos dando vueltas por todo el jardín, riendo, mirándonos fijamente a los ojos. El vuelo de su dulce vestido giraba al mismo tiempo que ella lo hacía. Sus piernas interminables, se movían con las mías y la sonrisa en su rostro se ensanchaba ante la diversión de mis varios tropiezos.

- Justin, te está llamando alguien –mamá nos interrumpió y al darse cuenta de la escena sonrió tímidamente- Es Scooter.
- Oh –solté a ___ y sus brazos cayeron de repente a sus dos lados, mirándome fijamente. Besé sus labios durante una fracción de segundo y ella jadeó ante la sorpresa. Sonreí de lado y le di la espalda para caminar hacia mi madre.
- Siento haber interrumpido –me susurró cuando cogí el teléfono, seguía sonando.
- No te preocupes –besé su mejilla y apreté el botón verde para aceptar la llamada- ¿Qué pasa Scoot?


| ___ |  

¿Cómo lo hacia? ¿Cómo mierda me dejaba siempre tan estupefacta ante un simple y casto beso? Estás enamorada, ___. Deja de hacerte preguntas estúpidas. Sí, asentí con la cabeza ante el comentario de mi conciencia. Daba igual lo que hiciera o dejara de hacer, siempre tendría el mismo efecto de abrumación sobre mí. me senté en la hamaca blanca y grande que se balanceaba. Miré el suelo, mis uñas pintadas de rosa chicle que hacían conjunto con las de las manos. Suspiré. En dos días estaría cantando para no sé cuántas personas, siendo el centro de atención y blablablá. Pero era por una buenísima causa. Sonreí tras acordarme de los muchos animalones que ahora tendrían un hogar digno y un trato como se merecen.

- Ya estoy aquí –alcé la mirada y vi a Justin caminar hacia mí. Se sentó a un lado de la hamaca y pasó un brazo por mis hombros, acercándome a su pecho. Inhalo mi pelo y lo besó- Hueles terriblemente bien, ___.

Le sonreí y él besó mi frente.

- ¿Qué quería Scooter?
- Nada importante –se encogió de hombros y asentí con la cabeza- ¿Estás nerviosa?
- ¿Por pasado mañana? Sí.
- ¿Qué te preocupa concretamente?
- No es que me preocupe algo, es que, no sé. Es una nueva experiencia esto que estoy organizando. Obviamente no sé lo que me va a deparar y me inquieta.
- Todo irá sobre ruedas.
- Me alegro de contar contigo.
- Para eso estoy –cogió mi mano, la alzó hasta la altura de sus labios y besó mis nudillos- Anda, tienes que terminar tus deberes.
- ¿Desde cuándo tan responsable por mis estudios, señorito Bieber? –frunció el ceño ante el uso de su apellido, pero rápido sonrió con diversión.
- Si sacas malas notas tu madre me culpará a mí por retenerte tanto tiempo conmigo –se levantó y como aún tenía mi mano cogida, me puso de pie con rapidez- Andando señorita ___.
- Qué bien suena mi apellido de tus labios –dije caminando tras él.
- No me robes las frases –dijo riendo.


· Día diez de mayo.

Estaba mirando mi atuendo en el espejo. El vestido realzaba mi figura, el cabello caía en cascada sobre mis hombros, tapando un poco mis pechos. Las piernas parecían interminables. Mis pestañas eran largas y los labios resaltaban gracias al brillo que me había aplicado. Mamá estaba detrás de mí, clavando sus ojos en los míos através del espejo. Recorrió lentamente el vestido con la mirada y me sonrió. La verdad es que me quedaba genial, iba así http://www.polyvore.com/334_never_let_you_go/set?id=64465103. Me arreglé un poco las puntas del pelo con ayuda de los dedos y le sonreí a la mujer que me dio la vida del mismo modo que ella había hecho conmigo. Cogimos nuestras cosas y salimos de casa, donde James nos esperaba en la camioneta. Delante del vehículo de mi guardaespaldas estaba el de Kenny, apoyado en el capó de éste y esperando a que su ``sobrino´´ saliera ya.

- ¡Hey, Kenny! –lo llamé nada más pisar el cemento del exterior.
- Vaya ___, diría que vas preciosa, pero con eso me quedo corto –sonreí dulcemente y me acarició mejilla con cariño.
- Deja de coquetear con mi novia, hermano –le molestó Justin dándole un puñetazo en el hombro. Me miró y silbó fuerte- Bonitas piernas.
- Justin –mascullé avergonzada.
- Será mejor que nos vayamos ya o llegaremos tarde –nos avisó mamá.

Volví al coche junto a mamá. James ya estaba en el asiento del conductor y Julia tuiteaba alegremente desde su móvil. Lo único que pude leer fue algo como ‘asdfghjkl voy a ver a Miley’. Reí y me puse el cinturón de seguridad. Mi guarda espaldas condujo hacia el gran edificio donde se celebraría la apertura. Había más de diez periodistas en la entrada deseando tener un par de fotos y quizá algo de información. El coche de Justin ya estaba aparcado delante del nuestro. James me abrió la puerta y lo único y primeramente que pude percibir fueron flashes y más flashes. Justin, que al parecer me había estado esperando, me ofreció su brazo derecho y me enrosqué en él mientras le sonreía. El resto de mi familia iba detrás de mí. Kenny James iban a nuestros lados para protegernos.

- ¡___ aquí, mira aquí por favor! –chillaban- ¡Sonríe! ¿Puedes responder unas preguntas?

Estaba de humor así que decidí responder y posar para algunas fotos. Un hombre de mediana edad se acercó con un micrófono en la mano y su acompañante enfocó su cámara en mí y en Justin.

- ¿Cómo te sientes al saber que tu fundación ha llegado hasta los oídos de gente como Katy Perry y Miley Cyrus?
- La verdad es que me siento halagada de que contribuyan y se ofrezcan a este tipo de trabajos. Cuanta más gente esté disponible, mucho mejor. Agradezco mucho este acto y espero que les guste lo que llevo organizando desde meses.
- Se rumorea que Selena Gomez ha intentado asistir al acto. ¿Tienes algo que ver con esto? Se sabe que no mantenéis muy buena relación -¿pero qué mierda?
- Ni sabía que había intentado venir. Pero como tú bien has dicho al principio, son rumores. Si le hubiese agradado asistir me habría llegado un mensaje de Janet, hace dos semanas que me envió la lista de invitados y Gómez no se incluía en ella. Así que obviamente, no ha venido porque a ella no le ha venido en gana, no porque yo no la haya dejado. Cualquier persona es bienvenida.
- Justin –por fin me robaban la atención, no me gustaba ser el centro de todo el mundo- ¿Crees que con esto, ___ se ha ganado el corazón de tus fans? No a todas les agrada la relación que mantenéis durante casi un año, ¿piensas que con esto las tiene en el bolsillo?
- Me gustaría creer que sí, pero sé que varias seguirán manteniendo la misma opinión sobre ella. Lo importante ahora es que esto es por una buena causa, que nos divertiremos al mismo tiempo y que ayudaremos al menos en una pequeña parte.
- ___ tenemos que ir entrando –me susurró James en el oído. Asentí con la cabeza y le sonreí la cámara.
- Me encantaría seguir hablando con vosotros, chicos. Pero tenemos que ir entrando ya.
- Gracias –dijo el hombre que ahora había apartado un poco el micrófono para dejar de intimidarnos.
- Ha sido un placer –contestamos Justin y yo.

Entramos y estaba la mitad de la sala llena. Había mesas con algo de comida y bebida. Una ligera música abrazaba mi cuerpo y la vista se me iba de vez en cuando hacia el blanco y gran piano que había en la punta de la estancia, colocado sobre una no muy elevada tarima. Un encargado se ocupó de mi abrigo, colgándolo en percheros numerados. Justin, al ver mi vestido, abrió los ojos por completo.

- Vas realmente hermosa –alzó mi mano derecha y besó cada nudillo.
- Te sienta bien el traje –apreté su corbata, el nudo estaba flojo- Así mejor.

Poco a poco fue llegando más gente hasta que por fin las puertas se cerraron. De vez en cuando se acercaban varias fans que habían venido a la gala para pedir autógrafos, fotos o simplemente desearme suerte o hablar conmigo. Me sentía de un humor excelente y una conversación con mis fighters siempre era bien recibida. Unas dos horas más tarde, tocaba que Justin y yo actuáramos frente a toda esa gente. Janet llamó la atención de todos los presentes y prestaron silencio para oírnos mejor. En la primera mesa que mis ojos captaron, Julia y Miley, sentadas juntas, observaban mi presencia y la de Justin con total adoracion. Pattie, ___ (tu madre) y Kenny callaron de repente y nos miraron. Bieber ya estaba sentado en la banqueta del piano y yo había cogido un micrófono. Me apoyé en el gran instrumento y tosí brevemente para conseguir finalmente todo el silencio de los espectadores.

- Hoy es una noche muy especial para mí –hablé- Llevo meses soñando con esto y finalmente, es el gran día. Pensé en darle un poco de diversión a la velada, pero, ¿qué mejor compañía para cantar que la de Justin Bieber?

Él sonrió y ajustó también el micrófono que tenía delante.

- Con todos ustedes, les presentamos la canción que ___ y yo compusimos hace un tiempo. Total eclipse of the heart.

- Turn around -empezó Justin, luego, continuaba yo.
Every now and then I get a little bit lonely and you're never coming round 
Turn around
–repitió.
Every now and then I get a little bit tired of listening to the sound of my tears 
Turn around.
Every now and then I get a little bit nervous that the best of all the years have gone by 
Every now and then I get a little bit terrified and then I see the look in your eyes 

Turn around, bright eyes
–me encantaba cómo sonaba su voz en esta cancion. Bueno, en esta y en todas.
Every now and then I fall apart.
Turn around, bright eyes
Every now and then I fall apart. –repetí.

And I need you now tonight and I need you more than ever 
And if you only hold me tight. We'll be holding on forever 
And we'll only be making it right 'cause we'll never be wrong 
Together we can take it to the end of the line 
Your love is like a shadow on me all of the time (all of the time) 
I don't know what to do and I'm always in the dark 
We're living in a powder keg and giving off sparks 
I really need you tonight, forever's gonna start tonight 
Forever's gonna start tonight 
–Justin me sonrió de esa manera tan suya para asegurarme que lo estaba hacienda bien, que le gustaba cómo quedando.

Once upon a time I was falling in love, but now I'm only falling apart 
There's nothing I can do... a total eclipse of the heart 
Once upon a time there was light in my life, but now there's only love in the dark 
Nothing I can say... a total eclipse of the heart 

Turn around bright eyes
–cantó él.
Every now and then I fall apart 
Turn around bright eyes.
 Every now and then I fall apart 

And I need you now tonight 
And I need you more than ever 
And if you'll only hold me tight 
We'll be holding on forever 
And we'll only be making it right 
Cause we'll never be wrong together 
We can take it to the end of the line 
Your love is like a shadow on me all of the time (all of the time) 
I don't know what to do, I'm always in the dark 
We're living in a powder keg and giving off sparks 
I really need you tonight 
Forever's gonna start tonight 
Forever's gonna start tonight 

Once upon a time I was falling in love 
But now I'm only falling apart 
–apartir de aquí, Justin y yo cantamos juntos.
Nothing I can do 
A total eclipse of the heart 
A total eclipse of the heart 
A total eclipse of the heart 
Turn around, bright eyes.

Terminó la canción con su suave y aterciopelada voz. El público se levantó de sus asientos, aunque algunos ya estaban de pie por la emoción y eso. Aplaudieron con fuerza y Justin se levantó de la banqueta, cogió mi mano e hicimos una reverencia ante toda aquella gente que ahora silvaba y coreaba nuestro nombre.

___________

Buenas, criaturitas del Señor. No he tardado mucho en publicar, ¿eh? Soy muy maji cuando quiero. No tengo mucho por decir, así que nada, un beso a todas, dadle RT a tweet y venga, ¡hasta luego!

26 comentarios:

  1. Si Primer comentario hahaha yei, bueno, ame el capitulo, esta hermoso y dios como amo al sexy de Bieber es tan adakljdaksdkjasdja bueno tu entiendes hahaa, y bueno espero que selena no aparezca, bueno sigue pronto, soy gran admiradora de tu novela, es ta muy muy buena, la amo, hahaha :) besos Zafiro

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJAJ a mi me llegan a hacer lo que le habéis echo a Justin y no os hablo en un mes o así AJAJAJAJAJA.
    jksdfnkjdsfskjdf el vestido es muy chulo kajdsnadskj. Y YO EN CALIFORNIA KSJDFNDSKJFKNDFSJ CON EL CALOOOOOR DIOS. QUIERO YA CALOOOR QUE SE ME CONGELA EL CULO.
    sjdkfnjkdsfnkjsdfskjdfjkdsfnkdsj me encanta, mi Chaz es jkdfssdfkjsdfnkjdfsnkjdskjfndskjfsdkjfksjdf
    " ¡Julia! –gritó Chaz corriendo hacia ella y cogiéndola en brazos, girándola cuan película romántica.

    Ésta carcajeo y se sujetó fuertemente a los hombros de su novio. La llenó de besos por toda la cara, en los labios, en las mejillas en los párpados. ¡En todos lados! La cogió como si fuera una princesa y caminó hacia la escalera.

    - Adiós chicos, me voy a recuperar las horas perdidas con mi novia.
    - ¡La puerta abierta para que pueda saber lo que hacéis! –gritó ___ divertida desde la mesa.
    - Sí señora."
    MEE MUERO SAES O K SDJBFHFFFSHFSHFHJDFSBSJBASDASJDKNASKDNASKJDNJASKDNJASKDNJKASDNASKJDNASKJDNAJSKNDASKJDNKJASDNJAKSDNASKJASDNASKJDNJASKNASKJDN.
    Aish, bueno me voy ya :c te quiero mucho melona<3

    ResponderEliminar
  4. LOL,me encanto la broma JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ me estuve riendo como loca ayyy...dios ¿como se te ocurren estas cosas? Enserio,eres vamos...de las mejores jajajajajajaj.
    El capitulo estuvo bien,me encanto la canción,el vestido esta genial *________* y Justin como siempre tan ASADASADASADASDASA MUERO,MUERO DE AMOR. xD
    Gracias por subir el capitulo,es genial poder leer novelas como las tuyas enserio.

    ResponderEliminar
  5. Jjajajajajajajajajaj me imagino a Justin durmiendo en el sillon, ahi re tierno y !Boom! lo tiran al agua con hielos mientra lo filman jajajajajajajajajajajajajajaj estaria re deas tener amigos asi ajajajajajajajja. me en-can- to. Si mi madre viene a mi casa y se encuentra todo tirado me putea de arriba a abajo. Me enoje por una estupidez muy grandee. Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww que linda cancion, y la cante con Justin awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww AMO A JUSTINNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN! SEGHFBWRLDFSNGFVRÑSJDFMNGELSNGIREHFGSNLI es muy sexy, swaggy, lindo, deve, etc. lo amooooooo! lo amo gracias a sol! gracias sol por hacer que ame a justin. te amo♥ jajajajajaj buenota no se que mas comentar, me encantooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo skufgcwkusdafhuwcr besooo, chaoo

    ResponderEliminar
  6. ME HA GUSTADO MUCHO,Y LA BROMA QUE EL HICIMOS AL BIEBS FUE ASDFGHJKL LOL POBRECITO PEOR SE LO MERECÍA AUNQUE TERMINARA CON NATA NO PASA NA' JAJAJAJAJA BESOS CIELO Y SIGUELA.

    ResponderEliminar
  7. SAJKKSJAJKDHK ME ENCANTO Y DIOS DIOS LA BROMA QUE ME LO IMAGINE I KE ME LO HACEN A MI I LES DEVUELVO ALGO MALEVOLO I NO LO DE LA NATA ESTA PASADO JAJAJA Y BUENO QUE JUSTIN ME IMAGINE SU VOZ Y SJDHAKSHSDAK ADEMAS SALE OTRA VEZ MILEY AI AI SAJHDHASKJDHJDH EL CAPITULO PERFECTO TE AMO TE AMO.-@Cristina284cris

    ResponderEliminar
  8. :3 me encanto el capitulo, y me rei demasiado :D espero que la sigas pronto C:

    ResponderEliminar
  9. Mi primer comentarioo ^^ Bieeeeen

    Me a encantado este capitulo y como no, todos.. E seguido desde el principio tu novela y sigue encantandome Nunca me había animado a escribir un comentario pero todo tiene una primera vez... (Eso a tenido doble sentido... ._.) Pues eso.. que tu novela es ijgdhygtrjwujrghrhy *-*
    Me e fijado en una cosita en particular... Lo de "Criaturitas del Señor" ¿No me diga que conoces al Rubius? Oh My Bieber *-*

    |Besos con sabor a chocolate|

    ResponderEliminar
  10. AGUANTE ELRUBIUS CARAJO! PAPE TE HAGO POIO! ah seguila

    ResponderEliminar
  11. Me encanto siguela, no se como haces para que cada dia uno se emocione mas con tu novela mujer sigueeela por favor no sabes cuantooooo esperaba a que sigueras el cap ahora otra ves a esperar ojala la continues pronto. Esta buenisima la nove sigue pronto graciassssssss

    ResponderEliminar
  12. criaturitas del señor (rubius detected) xDDDD jajajaj me gusto el capitulo :D muy bueno!!! a si te gusta el rubius xoda de chile tambien es bueno (y) hasta hicieron un live ellos dos con itowngameplay C:

    ResponderEliminar
  13. me encanto el capi estuvo genial , las bromas y todo siguela plis besos <3

    ResponderEliminar
  14. ME ENCANTA ... ME ENCANTA Y ME SIGUE ENCANTANDO! Hehehe! Criaturitas del Señor *Lo se soy un Angel! o:)* Hahaha! Me cai de cara!xD La cancion que escojistes! Hermosa! Aunque no me creas me gustan las canciones asi como viejitas ^.^ Son muy Cuckis ... Y tu dime?! Como haces que me enamore cada dia mas de tu novela! Lo primero que hago al encender la compu es abrir el Twitter y revisar tu Blog ... Bueeeno y despueS el Facebook XD Sube pronto! Besote!

    ResponderEliminar
  15. Me encanto el capitulo te quedo muy lindo y divertido, por favor siguela pronto y por favor que aya punchi punchi con justin. SIGUELA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! c:

    ResponderEliminar
  16. JAJJJAJJAJAJAJJJAJJAJAAAJAJAJAJAJJJAJAJAJAAJAJAJAJAJJJAJAJAJJAJJJAJAJAAJAJAJAJAJJAJJAJJJAJJAJAAAJAJAJAJAJJJAJJAJAAAJAJAJJJAJJAJAAAJAJAJAJAJJJAJAJAJAJAJAJJJAJAJAJJAJJ.
    LAS BROMAS. ZOZCORROH. JAJAJJAJAJAJJAJJAJAJAJJAJAJAJAJAAAJJAAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJ. ME MEO, TE LO JURO.
    Tienes que verme tía, yo en mi casa riéndome a carcajadas y mi hermano, en plan: ¿que le pasa a esta gilipollas? JAJAJAJJAJJAJAJAJJAJAJAJAJ SOS. I CAN'T.


    - ¿Por decir la verdad? –sabía que Justin iba en broma, pero me estaba cabreando bastante.
    - No, por meteros con algo que me gusta –me levanté del sofá, apartando bruscamente el brazo que Justin tenía en mi pierna- Aprended a respetar.
    - Oh nena, no te enfades –me pidió Justin mientras subía las escaleras- Cariño, era solo para picarte. No lo decíamos en serio.

    Estoy enamorada de ese puto cacho. #Srsly #Datoimportante #Real #Comentarioenelblogserio.
    Joder, me ha encantado el fuckin' capi.
    ¿Y la canción?
    ZOZ, ZOZ. AIIIIIIIIIIIIIIUDA.
    Me muero y tal. Pero tu tranqui, me suele pasar con tus capis :'))))))))))).
    En fin, que quiero, necesito, te exijo, te obligo. No. Justin y Miley te obligan a que subas pronto(? Pues sí, que me lo han dicho. JERJERJERJERJER.
    En fin. Pues eso.
    Te quiero muchísisisisisimo <33.

    ResponderEliminar
  17. ok AME el capii, agui es cuando adoro las letras tienes la manera de matarme de la emocion en cada capitulo cuando veo un nuevo capii y lo comienzo a leer pienso "oh dios gracias a su mama por traerla al mundo" enserio me fascina como escribe quedo atonita te admiro
    SELENAAA!! ojala ni se le ocurra aparecer sino la mato yo estoy muy feliz con BIEBS que no se entrometa
    ok bueno BYE cuidate y BESOS :D

    ResponderEliminar
  18. jop ya sep que he tardao un monton en escribir el comentario pero es que estoy del istituto hasta el *beep* pero he tenio un ratillo libre y he dicho primero por el blog de mina y AQUI ESTOY que enserio me a encantado la cancion que has escogido es preciosa enserio wapa que publiques cuando puedas cariño y que nos vemos en el siguiente capitulo XDXD
    XOXO:NALU.

    ResponderEliminar
  19. q rapido subiste ajajaj perdon por no comentar antes es q no se q paso con la compu q cuando comente no se publico y esntre y vi q no estaba y bue c
    acá estoy comentando de nuevo ! ame el capi esta re bueno ajajaja q divertido seria hacerle eso de la piscina a bieber por dios ajajajaj q linda la canción :3 wee mi imaginacion aajajaj yo y buieer bailando un bals (o como puta se escriba) en mis 15 weee y la cara de todos tipo wtf es justin bieber el q baila con ella ajajajaajajaj no se por q pero me imagine eso despues de q me imaguine a mi enseñandole a bailar en el jardin ! jajaja bueno chau me voy besho

    ResponderEliminar
  20. ASLFMASKFASMFKMAF ME ENCAAANTA! :D La canción es preciosa :3
    SLDVNASCFKLMASFKLCMASDKFLAMS Aparte de que ha sido un capítulo bonito, también ha sido divertido :D Pobre Justin que lo tiraron a la piscina dormido JAJAJAJAJA Bueno espero que publiques pronto :D Un besazo enorme preciosa <3<3

    ResponderEliminar
  21. Haber, no se por donde empezar D: Pues bueno, me llamo María y e sido tu lectora fantasma desde hace unas semanas:3 KAJSDKLHFCAJFHASCFSA ESTA NOVELA ES MUY AKSJAKSJAKSJAKSJAKHFDOSNILF*_*. Y tu y Julia, no se que tenéis que me caéis genial:') Aún sigo viendo la parida tuya del cola cao.. JAJAJAJAJ ME SIGO MEANDO. Pues eso:3 Un beeeeeso<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un video?? Yo lo quiero veeer, si hay video me pasas el link?

      Eliminar
  22. me encanta tu novela awww soy nueva lectora siguela please genial tu nove una novela ms incluida a mi cabeza hahhah SIGUELA

    ResponderEliminar
  23. I LOVE YOOOUR NOVELAAA(? Diooos me enamoré de tu novela desde el primer capitulo!
    Como puedes observar soy nueva lectora *aplaaausos* ocya.
    Me llamo Cynthia y si, lo admito he sido lectora fantasma tuya, pero solo unas semanitas eh!
    Yo también tengo una novela, la acabo de empezar y esto de que no comente nadie es triste ._.
    Te paaasarias?
    Un beeso enoormee cielo y síguela pronto porque necesito leer capitulo ya!

    ResponderEliminar
  24. DIOOOOOS arjhrikefjekscjiuc enserio morí con el capítulo, morí con la canción. LA MEJOR NOVELA QUE HE VISTO EN MI EXISTENCIA. Se que no me conoces pero... TE QUIERO MELONAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!! *aplauuuuuuuuuuuuuuuuusoooooooooooos* ocia xD

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.