¿Cuántos somos ya?

29 de diciembre de 2012

Never let you go. {144}



| Justin |

Amanecí y aún seguía teniendo el inmóvil cuerpo de ___. No se había movido en toda la noche, siempre abrazada en mí. Lo único que daba señal de vida en ella era su acompasada respiración. Sonreí al ver como sus suñas se clavaban en mi piel con firmeza, impidiendo que me marchara de su lado. Nuestras piernas, enredadas, no se habían separado en toda la noche. Besé su cabeza y apoyé las manos en su espalda, por debajo de la camisa. Y fue ahí cuando se movió por primera vez. Alzó la cabeza y murmuró algo que no llegué a entender. Abrió los ojos con pereza y me sonrió débilmente para luego volver a cerrar los ojos.

- Buenos días –dijo medio dormida.
- Buenos días, princesa –besé su frente y ella se apoyó con los brazos en mi pecho, ahuecando la cabeza entre estos, teniendo una mejor vista a mis ojos y yo a los suyos. Arreglé un poco su flequillo y sonrió- ¿Qué tal has dormido?
- Genial –bostezó- ¿Tú?
- Igual. No te mueves, eso se agradece.
- Estaba demasiado cómoda para moverme, supongo –se encogió de hombros.
- Lo imaginaba –reí.
- Justin –la miré- Tengo hambre –yo solté un par de carcajadas.
- Anda, levanta y ves a tu habitación a cambiarte. Iremos a desayunar algo.
- ¿Tú y yo solos? –preguntó abriendo los ojos.
- Sí –asentí con la cabeza- ¿O quieres ir también con los chicos?
- No, así está bien –besó mis labios- Cuando estés listo pásate por mi habitación y nos vamos.
- De acuerdo.

Se levantó de la cama y cogió su pantalón, sus llaves y su móvil. A medida que iba caminando, se iba poniendo la prenda de ropa. Cuando fue a abrir la puerta, se topó con su madre. Una enfadada y molesta ___ (tu madre).

- ¿Se puede saber qué haces aquí? –oí como le preguntaba.

Me puse de pie y busqué por el suelo la camiseta, pero me acordé en seguida que la tenía ella. Rápidamente corrí a la maleta y busqué una. Me la puse y descalzo caminé hasta llegar a la puerta. Su madre, entonces, frunció más el ceño.

- ___, te he dicho mil veces que no me gusta que dormáis juntos.
- Mamá, que no hemos hecho nada, joder.
- A mí no me hables así que no soy ninguna de tus amiguitas, soy tu madre.
- Si es que contigo no se puede hablar –suspiró mi novia.
- ___ (tu madre), ella no tiene la culpa -___ me miró incrédula y me dio un pisotón en el pie el cual ignoré- Yo la llamé anoche porque quería hablar con ella.
- ¿Es eso cierto? –le preguntó su madre para asegurarse.
- Eh… sí, claro.
- Y bueno, hablamos un rato y se quedó dormida.
- Sí, eso es todo –asintió ___ un par de veces con la cabeza un tanto nerviosa.
- ¿Y porqué llevas su camiseta? –le preguntó señalándola.
- Porque se manchó la suya con chocolate –mentí- Estuvimos comiendo un poco y se manchó. Y pues le dejé yo ésta.

___ (tu madre) asintió con la cabeza no muy satisfecha con la explicación, pero no podía hacer más amenos que quisiera buscar huellas dactilares o todo ese tipo de cosas raras. Miró a su hija y le dio un beso en la mejilla.

- Recuerda que esta tarde nos vamos, haz la maleta.
- Mamá, ¿puedo ir a desayunar con Justin? –enroscó su brazo en mi codo y sonrió como una niña pequeña.
- Está bien, pero id con James.
- Pero mamá.
- Con James –mi novia asintió con la cabeza- Bien, os veo luego.
- Hasta luego.

___ y yo vimos desaparecer a su madre por el pasillo. Cerró la puerta y se apoyó en ésta. Me miró y suspiró pesadamente.

- No la aguanto –dijo entre dientes.
- Sospecha de nosotros –dije riendo.
- Y tú con el chupetón ese –señaló la marca de mi cuello.
- No estaría ahí por ti –ella soltó unas carcajadas.
- Fue divertodo –admitió en voz baja con una sonris en los labios.
- Fue precioso –le corregí. Ella alzó la mirada y se encogió de hombros- Será mejor que vayas a tu habitación o no saldremos de aquí nunca.

Besó de nuevo mis labios y se marchó de ahí. Me metí en la ducha y me vestí con unos pantalones negros, camiseta azul y gorra del mismo color. 
Las supras eran blancas. Me puse encima una chaqueta sudadera de color gris y salí de la habitación. Pero antes cogí mis cosas. Caminé por el pasillo del hotel hasta llegar a la habitación de ___. Llamé dos veces a su puerta y me abrió James. Le saludé con un rápido movimiento de manos y me dejó pasar.

- ¿Y ___? –pregunté.
- Aquí –contestó ella misma apareciendo por la puerta del baño vistiendo así http://www.polyvore.com/cgi/set?id=61634561&.locale=es. Me sonrió y se acercó a mí- ¿Vamos?
- Vamos.

Con James salimos del hotel y una oleada de flashes y preguntas nos intimidaron nada más poner un pie en la calle. Conseguimos llegar a la camioneta con rapidez. ___ y yo nos montamos en la parte trasera y James condujo hacia un Starbucks.

- Al final, lo de solos, creo que no ha podido ser –le susurré al oído.
- James se quedará esperándonos en la puerta –me informó sacando el móvil de su bolso.

Vi como entraba a Twitter y escribía. “Gran concierto el de anoche. Gracias chicas, sois las mejores”. “Con ganas de iniciar el proyecto de la fundación”. “Os quiero, fighters.” Me miró y me dedicó una bonita sonrisa. Entrelazó sus dedos con los míos y besó mi mejilla. Hoy estaba realmente cariñosa.

- ¿Con quién dejaste Hope y Pelvin? –le pregunté.
- Con los Muller –contestó- Ahora que tienen la perrera lista, pueden permitir abrirla y empezar a trabajar.
- Son grandes personas –dije.
- Sí, la verdad es que sí –me apoyó.

Llegamos al Starbucks y James se quedó detrás del local esperándonos. Buscamos mesa y fui a pedir lo que nos apetecía. Después de estar desayunando y charlando animadamente, decidimos irnos. Tendriamos que irnos a comer para luego irnos al aeropuerto.

***

Habíamos llegado ya a Atlanta después de un par de horas de vuelo. ___ descansaba en mi hombro y Kenny jugaba aún a Angry Birds con su móvil.

- Bro’, despierta a tu novia –dijo guardándose el aparato en el bolsillo.
- Princesa, despierta –zarandeé levemente su brazo y abrió los ojos asustada.
- ¿Qué?
- Que hemos llegado a Atlanta, vamos, levanta –le respondí riendo.
- Oh –ella sonrió tímidamente y agarró su equipaje de mano.

Salimos del avión y nos montamos en diferentes taxis para llegar a casa. Cada uno se fue por su camino, pues no íbamos a quedar para dar una vuelta. Lo único que queríamos era descansar. Pero eso era lo último que haríamos. Al menos ___ y yo, que nuestra agenda siempre estaba apretada. Y más la de ella, que trabajaba y estudiaba. Ella se fue con Julia a buscar a Hope y a Pelvin a la perrera de los Muller. Mientras, yo me quedé un poco en el ordenador para actualizar mis redes sociales. 
Después tendría que ir al estudio, Scooter quería hablar conmigo sobre mis canvios de voz. Eran horrendos, me salían muchos gayos y Mama Jan tendría que enseñarme a entonar mejor para según qué tipos de canciones. Aparte, tenia en mente un nuevo álbum, pero con esto de los cambio de voz, sería difícil.  

Una vez que terminé la reunión con el equipo, acordamos empezar a trabajar con la voz lo más pronto posible para así iniciar cuanto antes el nuevo álbum. ___ ya había llegado a casa con sus dos mascotas, pude ver como jugaba con Hope y Pelvin desde la habitación. Era verdaderamente precioso ver a mi chica con esos dos animalitos. En serio, moría de amor en cuanto la veía acariciarlos o tener un simple gesto con ellos. Después de haber cenado con mamá y haber hablado con Nolan, Ryan y un par de personas más por Internte, me fui a dormir. Al día siguiente tenía que ir al estudio y mamá quería acompañarme.


| ___ |

Había dormido varias horas para tratar de recuperar todas las horas perdidas durante el viaje y el concierto. Para el día siguiente necesitaba energía ya que por la mañana tendría que empezar a hacer papeleo para la fundación, y para la tarde, ir a una entrevista de radio. La verdad es que cuando amanecí, a eso de las siete de la mañana, tuve ganas de morirme. Estaba horriblemente cansada y no podía ni con mi alma, pero tenía que hacerlo.

***

- ¿Qué tal el día? –me preguntaron Chaz y Julia al verme caer literalmente en el sofá por culpa de uno de los juguetes de Pelvin.
- Agotador –murmuré contra la almohada. Con unos simples y rápidos movimientos me deshice de los tacones y me acomodé en el sofá.
- Son las ocho y media, quizá debería irme ya –oí como le decía Somers a su novia.
- Está bien, ¿mañana después de clase? –un beso de por medio.
- Claro.
- ¿Mañana hay clase? –pregunté levantando la cabeza casi al instante. Ellos dos asintieron con la cabeza- Menuda mierda.
- ___, esa boca –me regañó mamá desde la cocina.
- Lo siento.
- Nos vemos –se despidió Chaz. Sin mirarle siquiera, ya que estaba con los ojos cerrados, hice un gesto con la mano y oí como reía para a continuación cerrar la puerta.
- Melona, cuéntame algo –Julia me zarandeó por la espalda.
- ¿Pero qué quieres que te cuente?
- Pon la televisión y así te distraes un rato, anda –me recomendó mamá.

Julia le hizo caso y me incorporé en el asiento. Justo estaban dando E! News. Presté atención a la rubia hueca que presentaba en cuanto pusieron una fotografía mía del concierto benéfico. ``La cantante de dieciséis años ha dedicido crear una fundación para ayudar a los animales abandonados o maltratados. El acto ha hecho enloquecer tanto a seguidores jóvenes como seguidores adultos. La noticia ha sido tema del día en Twitter durante horas y obtuvo críticas muy positivas hacia la intérprete de Hurt. Cuando todo parece ser normal para todos nosotros, la joven artista nos sorprende organizando un concierto benéfico en Los Ángeles al cual asistieron dieciocho mil personas. El dinero de las entradas será invertido para el nuevo proyecto que ___ tiene entre manos. Tanto su familia como amigos apoyan la bonita decisión de ___, pero el que más parece estar ilusionado es su novio, Justin Bieber, de diecisiete años recién cumplidos. La pareja luce feliz ahora más que nunca, y eso se puede observar perfectamente en unas imágenes de a continuación…´´

Cambié de canal, me empezaba a aburrir que hablaran tanto de mí. Vale que informaran, por ejemplo, de la fundación que tenía entre manos, pero mi vida personal era, como ya lo dice, personal. No sé, no me había gustado mucho ese gesto y estaba empezándome a mal humorar.

- ¿Qué pasa? –preguntó Julia.
- Me pone de mala hostia ver cómo las cadenas de televisión se rifan un par de fotos mías con Justin –revoloteé los ojos.
- La vida del artista es muy dura –comentó mamá.
- Tengo hambre –cambió radicalmente de tema Julia.
- Ya va, ya va.
- Iré a ducharme –me puse de pie y cogí los tacones con las manos.

Subí las escaleras y en cuanto me metí en la habitación, Hope empezó a arañarme los talones y Pelvin saltó tanto en la cama que la deshizo por completo. Igua, me iba a acostar en cero coma. Me preparé la bañera y a la media hora salí totalmente relajada. Me preparé la mochila y la ropa del día siguiente y bajé a cenar.

- Mañana si quieres no vayas a clase –dijo mamá pinchando el tenedor en la ensalada- Se nota que estás cansada.
- Y lo estoy –bostecé- Pero he perdido muchas clases.
- ¿En serio, ___? –preguntó Julia mirándome con los ojos abiertos- Tu madre te está dando la oportunidad de quedarte en casa y dices que no. Increíble. Los flashes te carcomen por dentro lentamente, dentro de poco serás una completa retarded.
- Pero si no voy a hacer nada, qué más da –me encogí de hombros.
- ___ -me regañó mamá- Tampoco vayas con esa idea, mujer.
- Bueno, como mucho haré un poco…
- A estudiar, ___. Al colegio se va a estudiar.

Julia soltó unas carcajadas y yo le di un codazo en las costillas.

- Bueno, yo ya he acabado –me levanté y dejé el plato en la encimera- Me voy a dormir, tengo sueño. Buenas noches.
- Buenas noches, cielo.

Subí las escaleras y me encerré en la habitación. Di de comer a Hope y a Pelvin y me tumbé en la cama con el móvil entre las manos. Inicié sesión en Twitter y lo actualicé un poco. Hablé con algunas fans y seguí a quién pude. Tenía que cerrar pronto los ojos, mañana sería un día largo.


· A la mañana siguiente.

Desperté e hice lo mismo de siempre. Hacer la cama, ducharse, vestirse, desayunar y esperar a que Julia arrancara el coche para irnos al instituto. 
Al llegar saludé a un par de amigos y caminé directa hacia mi clase, quería aprovechar y estudiar un poco, que los exámenes se acercaban. 
Pero me llevé una sorpresa al encontrar a un grupo de gente rodear a no sé quién, chillando y haciendo jaleo. Lo raro es que no hubiese ningún profesor para parar el caos. Me hice hueco entre la multitud, ya que siendo tan bajita no veía bien.

- ¡Eres una zorra! –oí como le decía Sam a ¿Caroline?
- ¿Por qué, por no ser tan hueca como tú?
- ¿Se puede saber qué pasa? –le pregunté a la de al lado, pero sólo grababa.
- ¡No te atrevas a llamarme hueca, rata de biblioteca!
- ¿Pero qué te pasa a ti ahora, a ver? –pregunté entrando al círculo.
- ___, vete –dijo Carol apartándose bruscamente un mechón de la cara- Esto es entre Sam y yo.
- Ya, pero me gustan los saraos, así que aprovecho y me meto –me encogí de hombros.
- ¡Sal de aquí si no quieres recibir tú! –me empujó.
- Uh –metieron mierda los demás.
- ¿Qué pasa? –oí la voz de Julia- Melona, ¿ya estás en peleas?
- Y viene la defensora –murmuró Sam.
- Menuda, ¿tú quieres una hostia? –le preguntó Julia- Siempre buscando mierda entre la gente para luego hacerte la víctima e irle a llorar a tu padre.
- Julia, vete –le aconsejó Caroline.
- Que das pena –Sam miró a mi amiga con furia.
- ¡No sé cómo haces, Caroline, pero siempre tienes a tus amiguitas detrás lamiéndote el culo!

Y estallé. Tiré la mochila al suelo y me abalancé sobre ella, pero los brazos de los hermanos Beadles me detuvieron.

- Ni se te ocurra tocarle un pelo o saldrás en todas las portadas –me intentó tranquilizar Christian.
- Me da igual –forcejeé.
- ¡Julia! –gritó Caitlin- Déjala que te pondrán otro parte.
- La tía guarra esta no me llama lame culos –le fue a pegar, pero también la jalaron hacia atrás.
- No te creas que por tener amigos guays y un novio guapo eres popular, Caroline –escupió Sam con asco- Sigues siendo la misma zorra de…
Y plas. La mano de mi amiga impactó contra la mejilla de Sam.
- Venga, le ha dejado la mejilla para no tener que ponerse colorete durante un mes –dije yo.

***

- ¿Qué te han dicho? –le preguntó Christian a su novia cuando salió del despacho del director.
- Parte –nos enseñó la hoja- Mamá me mata.
- No si nosotros le contamos toda la versión –dijo Julia mientras caminábamos hacia el recreo.
- El director le contará lo que le interesa porque Sam es su hija –hablé yo.
- Y todos juntos le diremos la verdad y no te castigarán –terminó su novio pasándole un brazo por los hombros.
- No sé, pero intuyo que este es el principio de muchos problemas –suspiró Carol.
- Que no pasa nada, ya verás –Caitlin le acarició el pelo.
- A parte, si Sam vuelve a decirte algo, me llamas y la hostia se la doy yo –se ofreció Julia.
- Sí, no creo que le afecte otro parte.
- Si te ponen otro te vas a España, idiota –le recordé yo.
- Hostia –se tapó la boca ante el asombro- Pues nada, no me llames.

Los chicos y yo soltamos unas carcajadas y nos sentamos en el mismo banco de siempre. Christian cogió a su novia y la sentó en su regazo. Julia entre mis piernas y de mientras le robaba las galletas que se había traído y que yo me había dejado en casa, y Caitlin con Cameron, el cual había llegado hacia menos de dos minutos.

- ¿Hacéis algo esta tarde? –preguntó Christian.
- Voy con Chaz –dijo Julia.
- Yo estaré tratando de hablar con mamá –contestó Caroline.
- Cameron y yo vamos a hacer los deberes –soltamos unas carcajadas- Eh, vamos a hacer eso.
- Que sí, que te creemos –comentó Julia con sarcasmo mientras reía. Le quité otra galleta- Gula de mierda, no me quites más que tengo hambre.
- Joder, que me he dejado el almuerzo.
- Pues te comes los mocos, pero deja mi comida tranquila –se comió la última galleta- Ale, ya no hay más.
- Cerda, no hables con la boca llena –le pedí. Estaba haciendo lo mismo que ella.
- Eh tío, sois unas guarras –comentó Caroline.
- Tú calla –contestamos ambas al mismo tiempo.
- Menudas –murmuró Cameron riendo.
- ___ -me llamó Christian- ¿Tú qué haces?
- Nada –tragué correctamente- ¿Por?
- Capulla, para ir a dar una vuelta con Rufus –asentí con la cabeza varias veces, pero no le estaba prestando mucha atención- ___.
- ¿Qué quieres?
- Que si vas a venir, tonta del culo.
- Pero Justin se acopla también, ¿vale?
- Bua, peligro como se junten los tres –dijo Caroline riendo.
- La lían –añadió Beadles, Caitlin concretamente.
- Que no, que yo me porto bien –dijo Christian.
- Ya, pero está la castaña de tu lado y el idiota del pelo grasiento –se burló Julia.
- Oye –me quejé.
- Es mi ídolo y lo insulto cuando quiero –se defendió riendo. Le di un puñetazo juguetón en el hombro y le acompañé en las risas.
- Bueno, pues eso –aclaró Chris- Te paso a buscar a las cinco y media.
- Guay.

***

- Justin, sal del baño que Christian vendrá en seguida –dije aporreando la puerta del lavabo de mi habitación.
- Espera, que no he acabado.
- ¿Se puede saber qué haces? –pregunté- Llevas ahí media hora.
Y justo salió. Menos mal.
- Me estaba haciendo la cresta –se señaló el pelo. Revoloteé los ojos- ¿Qué?
- Que pareces tonto.
- Sin faltar, enana.
- ¿Y tú me puedes faltar el respeto y yo no? –me crucé de brazos y él rio- No hace gracia.
- Tu cara sí.
- ¿Te has visto reflejado en mis ojos? –le pregunté retóricamente, dejándolo mal. Él se puso serio- ¡Wow, y ___ vence otra vez!
Él caminó hacia la cama de brazos cruzados y cogió a Pelvin para achucharlo. Yo solté unas carcajadas y me tiré encima de él para aplastarlo, pero ni se inmutó.
- Justin, va, no te enfades –besé su cuello.
- No me hables.
- ¿En serio te enojaste por eso? –le pregunté.
- Sí –Pelvin saltó y se fue al suelo.
- Ni el perro me quiere –oí como susurraba.
- Eh –pasé por encima de él y conseguí ponerme delante- No digas eso, yo te quiero.
- Demuéstralo.
- ¿Cómo?
- Bésame.

Sonreí y acerqué mis labios a los suyos con lentitud para finalmente juntarlos con un beso. Pronto cobró velocidad y nuestras lenguas se buscaban ansiosas. Pero me separé antes de quedarme sin aire, pues un claxon sonó desde la calle.

- Es Christian –me puse de pie y extendí mi mano para que se levantara.
- Siempre interrumpiendo, siempre –se quejó mientras negaba con la cabeza y se levantaba por su propia cuenta.
- Oh, Justin –me quejé- ¿Qué te pasa hoy?
- Nada, ¿y a ti?
- Relájate –le pedí.

Me despedí de mis mascotas y cogí la chaqueta con el resto de mis cosas. Salimos de casa cerrando la puerta con llave y nos montamos en el coche de Christian, el cual se había sacado hace poco el carnet de conducir.

- Rufus se ha rajado –nos informó mientras nos poníamos el cinturón de seguridad.
- ¿Y eso? –pregunté.
- Su tío le ha traído un juego nuevo y bueno, ya sabes como somos los chicos con las consolas.
- Sí –solté unas carcajadas.
- Bro’, ¿qué te pasa? –le preguntó Beadles a mi novio.
- Está borde –contesté yo por él. Noté la mirada de Justin sobre mí a través del espejo retrovisor.
- No le das sexo –bromeó Christian empezando a conducir hacia el centro comercial.
- Estoy empezando a creer que es eso –murmuré cruzándome de brazos.
- Y bueno, ¿algo nuevo respecto a vuestras vidas ajetreadas y llenas de fiestas? –preguntó sin dejar de mirar a la carretera.
- Capaz para dentro de dos semanas está todo listo –me refería a la fundación que había creado.
- Yeah –asintió con la cabeza- ¿Y tú Biebs?
- Tengo un disco entre manos.
- ¿Qué dices? –pregunté saltando del asiento para apoyarme en el suyo. 
Él giró la cabeza y soltó unas carcajadas. Sonreí agradecida de su repentino cambio de humor- ¿Para cuándo? ¿Y las canciones? ¿Por qué no me has dicho nada?
- Calma, belieber –me acarició el flequillo y reí- Antes tengo que hacer unos ejercicios de voz con Mama Jan y ver qué tipos de canciones me recomienda.
- Sí, que te salen muchos gallos –le recordó su amigo.
- Ya, por eso –reconoció Justin- No puedo cantar muy agudo.
- ¡Ay, que mi niño se está haciendo un hombre! –besé efusivamente su mejilla muchas veces seguidas y él soltó varias carcajadas.
- Sois tan bipolares –comentó Christian. Aparcó el coche.
- Lo sabíamos –contestamos mientras bajábamos.
- E idiotas.
- ¡Oye! –nos quejamos.

Ambos reímos, lo habíamos dicho todo a la vez. Cogió mi mano y entrelazó nuestros dedos. Caminamos hacia el interior del centro comercial y por cada paso que dábamos, decenas de miradas se posaban en nosotros. No era incómodo, pero tampoco agradable.

- ¿Qué hacemos? –preguntó Chris.
- Ni idea –se encogió Justin de hombros.
- Yo tengo ganas de liarla –me miraron mal.
- Ocúpate de que no se escapte –le dijo Beadles a Justin.
- Auch, me apretas, Just –me quejé ante el apretón que me había dado en la mano.
- Para asegurarme de que no te vas.
- Huiré haciendo la croqueta –Christian soltó unas carcajadas- ¿Vamos a McDonalds?
- Sí, tengo hambre –respondió mi novio.

Caminamos hacia ahí y Bieber se ofreció para ir a buscar la comida mientras Christian y yo buscábamos mesa en una de las terrazas. No había sitio libre, pero justo se iba un grupo de chicas. Al vernos, nos pidieron unas fotos y luego nos dejaron sentarnos. Justin tardaba demasiado y mi éstomago rugía.

- ¿Dónde mierda está? –pregunté estirando la cabeza para ver si lo veía entre la multitud de gente.
- Ni idea, no lo veo –se incorporó un poco en la silla, pero nada- Se ha perdido.
- Que no, que tiene que estar por ahí –me puse de pie en la silla y Christian me dio un golpe en la pierna- ¿Qué haces?
- Bájate, ¿eres tonta? –me preguntó retóricamente.
- No veo –me quejé.
- Estás llamando la atención, ___. Bájate ahora mismo –se tapó la cara con las manos al ver que la gente se giraba a verme mientras saltaba en la silla para ver si podía encontrar a Justin.
- Lo dice aquél que va a una tienda de ropa interior para probarse un tanga y lo acaban echando del vestuario de mujeres –enseguida empezó a reírse- Sigo sin verlo.
- Ya vendrá, no creo que se haya perdido.
- ¡Lo matarán y se quedarán con nuestra comida! –me subí a la mesa.
- ¡___!
- Ah mira, ya lo veo –empecé a mover los brazos para ver si conseguía llamar su atención y así poder encontrarnos.
- Señorita, no puede subirse a las mesas –me llamó un guardia de seguridad.
- Que mi novio se ha perdido y no nos encuentra –mentí.
- Bájese ahora mismo, por favor.
- ___ -me fulminó Christian con la mirada.
- Bueno, ya me bajo –le hice caso- Pero si se pierde será por su culpa –miré al hombre de unos cuarenta y tantos años- Caerá sobre su conciencia.
- Que tengan un buen día.
- Venga, adiós –dije riendo.
- Eres la persona más idiota del mundo –me empujó Christian.
- ¡Socorro, socorro! –grité- ¡Me están maltratando!

La gente nos miró y Christian se puso rojo en seguida, se tapó las manos y empecé a reírme a carcajada limpia. Casi no podía ni respirar. Las lágrimas salían de mis ojos en abundancia y opté por apoyarme en la mesa para tratar de relajarme. Oí un golpe contra la madera, alcé la vista y vi la bandeja que Justin había dejado delante de mí.

- ¿Estás loca? –me preguntó.
- La droga me la das tú, no es mi culpa.
- ___, se oían tus risas desde la cola –dijo sentándose a mi lado y desenvolviendo la hamburguesa- Christian, ¿no la podías controlar?
- Pero si se ha subido a una mesa mientras te llamaba y ha tenido que venir un guardia a decir que se bajara –negó con la cabeza. Yo reí igual que antes.
- Menuda, no se te pude dejar sola –dijo Justin mirándome- La próxima vez me quedo yo contigo y te ato con unas esposas.
- Oh, Bieber –reí.
- ¡___! Es serio –pero él se reía al igual que yo.
- La gente nos mira –comentó Christian para luego darle un sorbo a su Coca Cola.
- Eres Christian Beadles –contesté.
- Y tú ___ ___.
- Y yo Justin Bieber –añadió mi novio.
- Bueno, comemos y nos pasamos por una tienda –dije- ¿Sí? Vale, sois geniales.
- Ni siquiera nos has dejado contestar –reprochó Christian.
- Igual vamos a ir –dijo Justin mirando a su amigo- Si la dejamos sola puede liarla demasiado.
- Es verdad.

Solté unas carcajadas y seguí comiendo. Cuando terminamos, ordenamos un poco la bandeja con los papeles sucios y la tiramos a una papelera que había a nuestro lado. Fuimos a la tienda que les dije, pero de camino nos cruzamos con un par de fans que querían hacerse fotos con los tres. Todos salimos haciendo los idiotas, especialmente yo, que en la primera foto, cuando todos sonreían, yo salía poniendo los ojos bizcos y haciendo morritos. Apartir de ahí, me siguieron el juego. Fue divertido. 

Fuimos a la tienda de zapatos que quería visitar y acabé comprándome unas Supra y unos tacones que me enamoraron por completo. Gracias a las últimas entrevistas y al pasado concierto benéfico, mi odio hacia este tipo de zapatos había cambiado y ahora, incluso, me paraba a mirarles el calzado a toda mujer que pasaba por mi lado. Justin se compró una gorra y Christian, que no llevaba mucho dinero encima, optó por mirar lo que le gustaba y decidir comprárselo otro día que llevara más dinero en los bolsillos. Después de haber dado una vuelta por el centro comercial, nos fuimos a casa ya que al día siguiente Beadles y yo teníamos clase.

- Hija, acuérdate que mañana tienes que ir al estudio –dijo cuando caminaba hacia mi habitación con Pelvin en brazos.
- Que ya lo sé –repetí por segunda vez- Aparte, Janet siempre me llama antes para recordármelo.
- Bueno, pero también te lo recuerdo yo –Julia pasó por mi lado tan rápido como pudo al escuchar que le sonaba el teléfono, casi haciéndome caer.
- Niña, pero ten cuidado –le grité agarrando con más fuerza a mi mascota.

Llegué a mi habitación y lo dejé en la cama mientras yo iba a cepillarme los dientes. Cuando lo hice, me coloqué el pijama y abrí las sábanas de la cama para irme ya a dormir.


· Al día siguiente.

Corría por los pasillos del instituto gracias al retraso de Julia. La muy idiota se había quedado dormida y mamá entraba pronto a trabajar, por lo tanto, no tenía a nadie que me llevara a clase. Y si hubiese ido a pie, habría tardado incluso más de lo que lo ha hecho mi amiga.

- Señorita ___ -oí una voz detrás de mí. Me detuve y observé al figura del director- Sé que llega tarde a su clase de filosofía, pero me gustaría tener unas palabras con usted.
- El señor Hopkins me regañará si llego más tarde.
- No se preocupe –me hizo un gesto con la mano para que lo siguiera hacia su despacho y así hice.

Me sostuvo la puerta abierta hasta que me adentré en la cálida y confortante salita. Me senté en una silla de delante del escritorio de madera oscura y dejé la mochila en el asiento de al lado. Él hizo lo mismo en su gran sillón de cuero negro, se acomodó la corbata y juntó sus manos por encima de la mesa.

- Tengo entendido que Caroline y mi hija Sam no se llevan muy bien últimamente –tragué saliva- O al menos eso he descubierto tras la pelea del día anterior.
- Sí, bueno –pasé la pierna derecha por encima de la izquierda y me aparté un mechón de pelo de la cara.
- También sé que usted estuvo ahí metida.
- Yo solo traté de hacerle entender a su hija que si tocaba a mi amiga, yo la tocaría a ella.
- O sea, que la amenazaba –se puso serio.
- No, más bien la avisaba.
- Mi hija me contó que llegó a algo más que un simple aviso –mis ojos se abrieron como platos- No se haga la sorprendida, sabe bien de lo que le hablo.
- No, la verdad es que no.
- Ayer le desapareció a mi hija, antes de salir de clase, el móvil y la cartera. Llevaba encima más de cien dólares.
- ¿Me está acusando de un robo que ni siquiera he cometido? –pregunté indignada.
- Eso es lo que me dijo Sam.
- Mire, con todo el respeto del mundo, su hija es una mosquita muerta.
- ¡No se atreva a hablar así de mi hija y su compañera de clase o recibirá una falta de disciplina!
- Vamos, Sam no es como usted cree –dije soltando unas carcajadas desganadas- La mayoría de las peleas donde se mete, las ocasiona ella. Es superficial, engreída y cree que por ser su hija, tiene el derecho de mandar y despreciar a cualquier alumno del centro.
- Está usted sobre pasando los límites de mi paciencia.
- No, lo que le pasa es que le molesta que le esté contando una verdad que nunca ha sabido ver –tomé aire- No le tengo mucho aprecio a Sam, ni siquiera me agrada tener que ver su presencia, pero no por eso me dedico a robarle cosas.
- ¿Y se puede saber por qué dice ella que es usted?
- ¿Acaso tiene pruebas? –le hice yo otra pregunta- Su hija solo quiere sacarme del medio, quiere que me expulse. Según ella, le molesta que le robe la atención cuando lo único que quiero es pasar desapercibida en este centro. Piensa que le quiero quitar el trono de diva del instituto, cuando a mí eso, me da absolutamente igual.
- Señorita…
- No, déjeme acabar, por favor –pedí- Tiene una imagen muy equivocada de Sam. Si me ha acusado del supuesto robo, es para quitarme del medio. Además, no es por ser engreída ni estúpida, ¿pero por qué voy a robarle el móvil y la cartera con cien dólares, cuando yo puedo conseguirlo por mí misma? Es que, no lo entiendo. Me ha acusado a mí, cuando no tengo nada que ver con esto y ni siquiera tiene sentido.

El timbre del cambio de clase sonó y con eso cogí mi mochila y me puse de pie.

- Sé que es su hija y quiere lo mejor para ella, pero darle la razón en todo y hacer oídos sordos a sus mentiras, no es lo adecuado –me colgué la mochila en un hombro- Adiós, Sr. Black.

***

- Así que el profesor de matemáticas te tiene manía –dijo James riendo mientras se miraba las cartas otra vez.
- Sí –contesté de nuevo- Cuando levanto la mano, me ignora. Cuando no, me pregunta y claro, como no me lo sé, me regaña –él soltó unas carcajadas- No lo sé, pero haré que mis fighters colapsen la puerta del instituto con pancartas diciendo lo mucho que lo odian.
- ___, eso es cruel –me regañó James.
- Cruel es que me ponga un negativo por no acordarme de la definición de polinomio.
- Eso lo sabe cualquiera.
- Pues yo no lo sabía –le saqué la lengua. Tiré una pareja- ¿Lo sabes tú acaso?
- Un conjunto de monomios.
- ¿Y qué es un monomio?
- Letras y números juntos.
- De aquella manera cutre, pero bueno, es eso –dije riendo. Tiró él sus cartas y luego yo las mías- Gané.
- No es justo, trampa.
- Que Janet lleve media hora desaparecida, eso sí que no es justo.
- No sabes jugar.
- Y tú no sabes perder –le saqué la lengua.
- Ya estoy aquí –anunció mi representante entrando por la puerta con un montón de papeleo. Se sentó en su silla y me miró- Tenemos fecha.
- ¿Ya sabemos cuando se hará la gala de apertura? –pregunté.
- Diez de mayo.
- Venga –me limité a contestar. Estaba en shock.
- Tenemos varios invitados especiales –me informó.
- Oh Dios, ¿quiénes?
- Miley –hice un gesto con las manos para celebrarlo- Sabes que ella está siempre presente en actos benéficos y asociaciones para ayudar. Y más si son para los animales.
- Sí, lo sé.
- Katty Perry también vendrá –abrí los ojos como platos- Usher, Arianna Grande y algunos más… después está la gente que quiere asistir y bueno, algunos familiares, el equipo y obviamente, tú.
- Sí, claro –asentí con la cabeza- Esto es genial.
- Ya –dijo James- Molas.
- Yeah –chocamos las manos.
- Pero antes de que te vayas –faltaban cinco minutos para irme- Tienes que preparar una canción.
- Oh, ¿de qué?
- De lo que quieras, una canción. Así es como ha llamado la atención al público –iba a decir algo, pero me interrumpió- Si la gente va, no es concretamente por ayudar a los animales, sino para verte.
- Sí, a tus fans les parece genial que hagas algo como esto, pero sinceramente, les hace más ilusión verte a ti que ayudar a animales abandonados y maltratados –me encogí de hombros ante el comentario de James.
- Bueno, puedes irte si quieres –se puso de pie- Yo me quedaré haciendo un par de llamadas, te llamaré cuando quiera hablar contigo.
- Vale –me despedí de ella y James y yo salimos de la sala- O sea que tengo que preparar una canción –suspiré- Deberes, clases, trabajo… ¿de dónde saco yo el tiempo?
- Lo podrías haber pedido para tu cumpleaños –bromeó James. Yo lo miré mal- Vayámonos a casa.
- Sí, mejor.

Cuando llegué, Thomas y mamá miraban la televisión con unas palomitas en el regazo. Julia estaba con el portátil en la mesa de la cocina. Cuando llegué e hice que las llaves resonaran en el cuenco decorativo de la entrada, las tres cabezas se posaron en mí. Me senté en el sillón y Julia, al verme, se puso a mi lado. Les conté lo de la gala de obertura, la fecha, los invitados especiales y la faena que me había pedido Janet que hiciera, componer una canción. No sería complicado, creo. 

___________

No he vuelto, ni me han quitado el castigo. Simplemente me han dejado una hora el ordenador por hacer un poco de faena en casa. Sé que el capítulo es un poco mierda, pero me apetecía subir ya que llevaba tiempo sin hacerlo. Sigo escribiendo a papel y para cuando me retiren el castigo definitivamente, los colgaré todos, como una maratón. Dadle click aquí si y retuitead el tweet, por favor.

Un beso a todas, os extraño. 

23 comentarios:

  1. A Justin le hace falta sexo, melona JAJAJAJAJokissssssssno.
    Y oye, muy bien Carol, vas aprendiendo de mi :') JAJAJJAJA no quiero irme a España, pero le quiero dar una hostia a esa niña.
    Y le has dejado bien claro al black ese que su hija es una soplapollas, vaya.
    jskdfnskjdfkj ya no sé cuando publicarás, pero bueno skdj. Quiero el siguiente.
    Tkm melona<3

    ResponderEliminar
  2. Vale tu dices que este capitulo es mierda y yo digo que esta geniallll, aunque esa tia sam se merecia más que una simple bofetada que no la soporto vamos no la soporta nadie! que a mi directamente ese tipo de gente me da ascoo!I eso de subirse a la mesa... que me estaba riendo como una imbécil jaja, y bueno eso todoo ! Un besazoo GUAPA - @Cristina284cris

    ResponderEliminar
  3. mierrdaaaaaaaaaaaaaaaaaa q capitulo mas largo estube una vida leyendolo y bajaba y bajaba y bajab y no terminaba mas..... por dios me encanto!! q mal q no te ayan sacado el castigo y me gusta q ballas a suir maraton.. no escribo ucho en el comentario por q mi harmanito me pegu en una de las muñecas con un palote (lo q se uas para amasar o algo asi..) y me hiso mierda la mano y me duele mucho... solo te digo q me gusto mucho q me rei pila y firme q me rei y todos los q estaban en casa me miraban con cara de wtf!?? ajajaj bueno beso y feliz año uevo... por si no hablo con vs para año nuevo... okey la flojera me gana y son las 6 y yo sigo en pijama por q no me quise cambiar ... y como me dio flojera pa eso tmbn pa corregir faltas.. besooooooooo

    ResponderEliminar
  4. OH GOD!! Me he partido de risa con lo del guardia de seguridad, que manera de liarla tio JAJAJAJAJAJAJAJAJA enserio, sigo partiendome. También me imaginaba al Shasten corriendo buscando una camiseta con cara de poker JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJA me meo tio. El Shasten estaba de mala porque no le di secso, oh yeahhh man!! Lol. Publica pronto Mina, svsbsbsjgssbhs lof u<3

    ResponderEliminar
  5. ME ENCANTA joder cada dia me asombro mas de lo cuqui y al mismo tiempo gracioso que escribes joder mina me ha encantado esta mu chachi sep me encanta se que no tienes mucho tiempo a causa de el cole y eso pero me asommbra que tu puedas coger aunque sea un rato de tiempo para hacer felices a muchisisisimas seguidoras y me algra decir que me incluyo en ellas jaja pero que... no se que mas decir me he quedado en plan *O* con lo de sam esa perrrrraa la cogia de los pelos y la arrastaba por to el pasillo que se cree la surguay por que su papi es el directtor de la escuela si esque aaaaaggghh jajaja y me he reio un monton cuando la he liao en el C.C XDXD bueno sube cuando tengas tiempo wapa nos vemos y te lo digo otra vez pero bueno yo soy asip ... yo soy asip y asi seguire nunca cambire.OC NO me desvio del tema que eso que FELICES FIETAS WAPETONA.
    XOXO:NALU.

    ResponderEliminar
  6. me encantoooo a Justin no le dan sexo XDD pobre publica pronto plis :) BESOS

    ResponderEliminar
  7. SDGJFWSJEFASIFKACNASKNCFA Que sepas que el capítulo no es una mierda :) A mi me ha encantado :D Espero que te quiten el castigo pronto y puedas hacer una maratón *_* Un besazo bonita <3

    ResponderEliminar
  8. Siguela el capitulo te quedo muy bueno, pero yo quiero punchi punchi con justin.
    SIGUELA !!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. jaskkdkjasjjkdsajdhsakjdjasajsjsksmslnklfsadjjjjdnnj Ame El Capitulo (((; Muy Largo y Entrete,Siguela <333333333333

    ResponderEliminar
  10. ME ENCANTA!! no podes escribir tan bien :D SEGUILAA!! ESTA BUENISIMAAA
    PD: si podes pasate por la mia
    http://onlywn.activoforo.com/t27792-en-el-amor-todo-es-posiblejustinytu

    ResponderEliminar
  11. SDJKAASDFGHJKLKJHGHJ MUERO.Y esa Sam va llevar una ostia que va a ver las estrellas por colores lol,me ha gustado lo que le dije al director,es que él se piensa que su hija es de purpurina y que es un ángel,un pimiento es más mala que la rabia,en fin sube pronto,me ha gustado mucho el capítulo.
    ¡SIGUELA Y SUBE PRONTO!
    @thesrbieber

    ResponderEliminar
  12. iwegrhfd43bgtfni3urbgtfnukrbgfni45ghybi76g4byi4g7yu4hfiy7egbfi7y3bg5yi75yi7iy3w5grvbf3yi5fbg35iygfb3i9ygfb537g5fbi753bgfy7ig35fyi3g5fyie5ufhbk3e5bgfuitebgfiy4e medio mierda? es enserio? ESTA DE MAS, me cague de risa con lo de McDnald's jajajajajjajajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajaajjajaja,si! cachetada para Sam JAAJAJJA, ojala el padre se de cuenta de que es una estupida enferma mental y la cague a puteadas, estaria de mas. jajajajajjajajajjaa a Justin le falta sexo jajajajaja. Que lastima que no te sacaron el castigo, MARATOOOOOOOOOOOON!!! siii!!
    Te cuento, estoy a mas o menos 20 metros de la playa, sentada en una silla escribiendo este comentario, mientras me cago de calor maaalll, me tiraria al agua, pero ni en peeeddoo, hay muchas olas, en la playa no hay nadie, o sea que si voy voy sola, el agua debe estar fria y ta me da pereza,y ahora no te cuento mas por que si no te aburro con algo que no interesa. Espero que te saquen el castigo pronto, quiero la maratooooooooonn. Feliz año nuevo, que pases indo. Beso. Chaooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  13. asdfghjkl Jeloou!Tengo que leer mas tu novela, pero el tiempo pasa muy rápido y nisiquiera me da tiempo a leer un capítulo D: Y bueno que decir de tu novela que no haya dicho, que la amoooooooooooo jojo(? Haber si te quitan ya el castigo tus padres, o voy yo y se lo digo.. Quierooo yaa el siguiente capítulo!!!!! jiji MUCH LOVE
    Anto - @BieeberOurHero

    ResponderEliminar
  14. Me encanta y no digas que es una mierda porque no lo es! Porra sigue haciendo faena en casa y que te dejen el ordenador para que puedas subir!!

    ResponderEliminar
  15. Soy una chica en el perfil de mi padre

    ResponderEliminar
  16. ¡YA ESTOY AQUÍ!
    Ay, como echaba de menos blogger, tu novela, tumblr, etc.
    ME CAGO EN LA PUTA HOSTIA.
    ¿En serio, Justin se pica porque quiere secso? HALA, QUE FUERTE. JAJAJAJAJAJAJAJAJJAAJAJAJAJAJ ME MEO, TRUE.
    OLÉ LOS COJONES INEXISTENTES DE CAROLINE. LE HAGO UN MONUMENTO, vaya.
    Digo, que la niña esa, ya me está tocando los cojones, dios.
    Y, yo le quiero pegar, jo.
    Y, cuando el director y yo, hemos estado hablando. HALA. MADRE DE DIOS RUEGA POR NOSOTROS PECADORES.
    Le he deajo' claro como y quién es su hija. Vaya, al tío este se le ha tenío' que quedar una cara. JAJAJAJJAJJAJAJAJAJJ ai mai. Yo y mis gilipolleces
    En fin, que me ha encantao' como siempre. jijiji
    Sigue limpiando en tu casa, y haciéndole la pelota a tus padres que funciona. JAJAJ
    Sube en cuanto puedas, Mina.
    Tkmmmmmm pres' :')

    ResponderEliminar
  17. holaa; buenos dias, tardes noches (dependiendo de tu horario)
    vengo a decirte que me ha encantado tu nove.
    tambien; a pedir permiso para adaptarla.
    de hacerlo, no diria que es mia ni mucho menos,
    daria todos los creditos a ti por supuesto,
    tampoco cambiaria nada, pues es tuya.
    te dire que subire la novela; por que se que no responderas pronto.
    al responderme si tu respuesta es negativa, lo cancelare inmediatamente.
    espero tu respuesta, swetiee, bye:*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Vale, bien. Dejo que la adaptes pero tienes que poner el link de esta página, mi nombre y mi Twitter (@idkimlatigable). Pásame por favor la web donde subirás mi novela, ¿vale? Acuérdate de poner en cada capítulo mi Twitter o te pediré que la canceles. Un beso.

      Eliminar
    2. ok; ya sera pasado que publique el link aqui.
      otra cosa es que lo es; la publicare en foro univision;
      en estge foro se puede poner una firma; pondre el link de la adaptacion y al lado, Escritora; aqui tu twitter.
      y al subir el tema pondre, tu nombre, twitter y este link en un comentario.
      gracias por todo; te dejare el link uno de estos dias.
      bye, un abrazo. ;)

      Eliminar
  18. espero que esto de subirla, y en cualquier caso de que tu respuesta sea negativa cancelarla, no traiga problemas, de verdad me sentiria muy honrrada de poder adaptar una novela de una escritora tan excelente como tu, espero respuesta afirmativa por favor, sino llorare(okno)pero es posible, gracias por tu atencion, besos.

    ResponderEliminar
  19. Hola soy tu Nueva lectora. Me llamo Agustina, pero dime Agus. Amo tu novela es tan ñalskdjsdjfh no puedo evitar querer leer mas por favor síguela. Podrías pasarte por mi novela y decirles a tus lectoras que se pasen no tengo lectoras u.u
    Bueno amor, síguela pronto adiós.
    Te dejo el link de mi novela.
    http://novelaconjustinbieberytu.blogspot.com.es/2013/01/bienvenidas.html

    ResponderEliminar
  20. sou nueva lectora me llamo bianca y me encanto tu novela, porfavor siguela, enpese a leerle como hace 2 semanas ya que leia como 3 veses el mismo capitulo, porque me encanta, pero cuando llegue aqui y vii que no quedaban mas capitulos.. de lo exagerada que soy grite... (jiijijijijjijj) porfa subo los otros capitulos enserioo es muy buena tu novee <3 XD

    ResponderEliminar
  21. siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.