¿Cuántos somos ya?

6 de diciembre de 2012

Never let you go. {142}



- Oye, cuéntame qué ha pasado. Necesito detalles –asentí con la cabeza y empecé a narrarle lo sucedido. Desde el volantazo de James hasta el problema económico de los Muller- Así que, quieres ayudarlos.
- Sí.
- ¿Y cómo?
- Donaré esos diez mil dólares al matrimonio sí o sí, y sino, me encargaré personalmente de hacer que paguen todo lo que deben y restaurar el edificio. –él sonrió enternecido.
- Pero eso te llevará más de diez mil dólares.
- Ya me las arreglaré –me encogí de hombros- Y bueno, también he pensado que después…
- ¿Qué? –preguntó intrigado.
- Haré un concierto benéfico y organizaré una fundación para animales. 

Una residencia donde se puedan quedar a vivir perros, gatos, lo que sea sin hogar. Poder mantenerlos, y no sé. Ya me entiendes.
Justin frenó ante el rojo del semáforo. Cogió mi mano y acarició el dorso de ésta. Luego, con una sonrisa en los labios, me la besó.

- Tienes un enorme corazón, ¿lo sabías?
- No, solo hago lo correcto.
- Cada vez tengo más motivos por los cuales amarte –sonreí ante el comentario. Yo también, día tras día, tenía más motivos por los que amarlo con más intensidad según pasaban las horas.

Miré enternecida a Justin y después, volví a posar la mirada sobre Pelvin. El coche arrancó de nuevo cuando el semáforo marcó verde. Íbamos a mi casa, pero tuvimos que dar media vuelta cuando Janet me envió un mensaje diciendo que volviera al estudio, que teníamos que hablar sobre el accidente de antes. Tan rápido como pudimos, pero siendo aún prudentes, llegamos al edificio donde el equipo y mamá se encontraba. 
Salí del coche con el cachorro en brazos y cuando fui a cruzar la puerta tan convencida, Jordan, el de seguridad, me paró.

- El perro se queda fuera, ___. Conoces las normas.
- Se llama Pelvin –arrugué la frente. Jordan revoloteó los ojos.
- Pues, Pelvin no puede entrar.
- Vamos, prometo que no hará sus cosas en el suelo.
- No –insistió.
- Bro’, tenemos prisa –habló Justin- ___ no dejará que se escape. A demás, no lo vamos a dejar en el coche solo.

El de seguridad se quedó mirándonos seriamente y al final aceptó con un leve movimiento de cabeza.

- Gracias –contestó mi novio.
- Dile gracias al señor guardia, Pelvin –bromeé sacudiendo con cuidado la patita del animal.

Justin soltó unas carcajadas y me empujó levemente por la espalda para que me metiera en el ascensor. No es que hubiésemos superado nuestra tan peculiar fobia, pero teníamos prisa. Al llegar al despacho, Janet, que estaba sentada detrás de un gran escritorio de madera, me miró fijamente. A mí y a Pelvin.

- ¿Qué hace este perro aquí?
- Se llama Pelvin –contestó esta vez Justin.
- ¡___! –me regañó mamá cuando se giró a verme- Te dije que te deshacieras del animal.
- No he podido hacerlo –me senté en una silla con el cachorro envuelto en una manta, sobre mi regazo.
- Pues en casa no entra.
- Pues si no entra él, no entro yo.
- Bueno, calma –pidió James.
- Ya solucionaréis estas cosas luego –aclaró Janet- Bien –se aclaró la garganta- Tenemos un problema con el tema de la furgoneta.
- Hasta de una semana no la tenemos, están arreglándola –especificó mi guarda espaldas.
- ¿Y cómo nos moveremos? –pregunté alarmada.
- Kenny se ha ofrecido a ser tu chófer
- Guay –me limité a responder mientras asentía con la cabeza.
- Y bueno, ya sabes que hacer con Pelvin –terminó mirando al perro.
- No pienso donarlo a nadie –lo achuché más.
- En casa no se va a quedar –dijo mamá mirándome seriamente.
- Pues, ¿dónde lo dejamos? –pregunté queriendo llegar al tema del concierto benéfico.
- En alguna perrera.
- En la de Patrick y Laurence no puedo, apenas tienen dinero para mantener a los que tiene en casa.
- Pues en otra.
- Ni hablar –insistí.
- ___, no seas cría.
- Tenemos que ayudar a la familia Muller.
- ¿Y cómo quieres ayudarlos, eh?
- He pensado en donar algo de dinero para que se pongan al corriente con las deudas que tienen pendientes y así dar un poco de color a su perrera.

Mamá alzó una ceja, Janet me miró seriamente y James, al igual que James, trataban de aguantarse la risa por la reacción de las dos mujeres de la sala. Yo, mientras tanto, cruzaba los dedos entre las mantas que tapaban a Pelvin.

- ¿Es que te has vuelto loca?
- Es mi dinero, Janet –contesté tajante.
- Pero ___, ¿estás segura que quieres hacer eso? –preguntó mi madre.
- Más segura que nunca –me acomodé en el asiento- Es más.
- Oh por Dios, ¿hay más?

Miré mal a mi representante.

- Quiero crear una fundación, un centro donde animales maltratados o sin hogar puedan ser cuidados como se merecen –abrieron los ojos más de lo que ya estaban- Ya sabéis a lo que me refiero.
- ¿Pero de dónde vas a sacar tanto dinero, ___? –preguntó Janet asustada tras la noticia.
- He pensado en hacer un concierto benéfico.
- ¿Pero tú estás loca? –preguntó retóricamente- Eso no se hace de un día para el otro. Eso se tiene que preparar con antelación, alquilar el local, el teatro o donde demonios quieras hacerlo, los bailarines, marketing...
- Janet, no he dicho que lo quiera hacer mañana –le aclaré- Tenemos tiempo de sobras.
- Pero ___...
- Creo que es buena idea –intervino mamá- Eso le daría más publicidad al álbum y bueno, estaríamos haciendo una buena causa.
- Daría una buena imagen.
- ¿Pero es que no lo entendéis? –pregunté retoricamente- No lo hago por publicidad o quedar bien ante las cámaras. Lo hago porque encontrarme con Pelvin me ha hecho darme cuenta de la cantidad de animales sin techo que hay rondando por las calles con este frío. Vamos, se lo merecen. Quiero hacerlo Janet, de verdad.

El ambiente se volvió tan denso que incluso podía sentirlo. La acompasada respiración de Pelvin era lo único que me mantenía en calma. Mientras, James y Justin observaban con atención los serios rostros de mi madre y de mi representante. Recé varias veces mentalmente hasta que Janet abrió la boca.

- Te quiero mañana en el estudio a las nueve para concretar el tema. Lo hablaremos con todo el equipo y ya veremos lo que hacemos.
- ¡Bien! –exclamé dando una palmada con mis dos manos, asustando al pobre animal que descansaba sobre mi regazo- Lo siento, Pelvin.
- Pero el perro no entra –siguió mamá con el tema.
- Pero mamá, ¿qué más te da? Aparte, a ti te gustan los animales.
- Pero ese no –fruncí el ceño- Vamos, viene de la calle. Seguro que tiene muchas enfermedades, garrapatas…
- ¡Pero si Patrick lo ha desparasitado, vacunado y bañado!
- Oh, bueno.
- No tienes excusa –me interpuse.

Ella chasqueó la lengua.

- ¿Eso es un sí? –pregunté sonriéndole.
- Eso es un sí, pero con una condición –me paró antes de volver a hacer un mini baile de cinco segundos.
- La que sea.
- Yo no limpio sus… cosas –soltamos unas carcajadas.
- Tranquila, ni notarás que está en casa –sonreí.
- Entonces, todo aclarado –concluyó Janet levantándose.

***

Llegué a casa exhausta. Demasiadas emociones para tan pocas horas. Habíamos comido demasiado tarde, cerca de las cinco de la tarde. ¡Cinco de la tarde! Mi estómago rugía con tanta intensidad que parecía un león hambriento.

En cuanto entré por la puerta, en compañía de mi nueva mascota, mamá y Justin junto a Pattie, Julia me preguntó qué había pasado, pues había causado polémica en Twitter y otras redes sociales. Se lo expliqué todo, desde Pelvin hasta la reunión con el equipo. La idea del concierto benéfico y donar dinero a la familia Muller le pareció fantástico y muy bondadoso de mi parte. Pattie se había emocionado por la última parte de la noticia y me suplicó que la invitara al concierto. Entre carcajadas acepté, mas era claro que la iba a dejar venir de todas formas. Mi segunda madre tenía que verme sí o sí en mi primer concierto.

Horas más tarde, cuando cenamos todos en familia, hablamos y vimos un poco la tele, los Bieber se fueron a su casa y por tanto aproveché para ducharme y ponerme el pijama. Hope y Pelvin estaban en la cama acurrucados. Fue verlos ahí, tan juntos y pacificos, tiernos y dormidos, que instintivamente, sonreí como una idiota. Saqué el iPhone y le saqué una foto que enseguida subí a Twitter. “Hope y Pelvin me harán compañía esta noche, que hace mucho frío”. Y a continuación escribí lo siguiente “muchas emociones para un día tan corto. Aunque, después de lo malo siempre hay algo bueno. Traigo noticias fantásticas”.



|| Un par de días después ||

Desperté y lo primero que hice fue mirar el calendario de mi teléfono móvil. Y sí, en efecto. Uno de marzo. Me levanté rápidamente de la cama y me fui directa al baño para ducharme. Cuando salí me vestí con esto http://www.polyvore.com/cgi/set?id=52534122&.locale=es. Saqué el teléfono y me hice una foto, marcando toda la atención en el mensaje de la camiseta. Luego, twitteé lo siguiente adjuntando la foto: “Hoy toca estrenar camiseta que hace un tiempo me regaló una de mis fighters. ¿Y qué mejor día como este? Felicidades, Justin”. Recogí la habitación y me aseguré, una vez más, que el regalo siguiera en el armario.

- Hope, preciosa –saludé a mi gatita, la cual se estiraba en su casita. Besé su nariz y ella mauyó- Hoy es el cumple de Biebs.

Y en seguida ladró Pelvin, que dormía a los pies de mi cama. Me acerqué a él y jugué un rato a tirarle su pelota morada favorita. Un toqueteo de nudillos sobre la puerta hizo que dejara de golpear la pared con el juguete de mi mascota.

- Buenos días –me saludó Julia, para luego darme un beso en la mejilla y sentarse en mi cama- ¿Qué tal?
- Pues…
- Eufórica.
- Oh, sí –acepté riendo.
- Espero que todo salga bien o no responderé a mis actos –ella soltó unas carcajadas.
- Tú tranquila que esto le gustará –me sonrió- ¿Qué hay para desayunar?
- Yo cereales, tú no sé –ella me miró mal- ¿Y mamá?
- Aquí –dijo justo cuando pasaba por delante de mi puerta.

Solté unas carcajadas. Hope se subió a mi regazo al ver que no le estaba prestando mucha atención. Arqueó su espalda y la acaricié mientras ella ronroneaba sobre mi cuello. Sonreí. Y entonces el celoso de Pelvin me lamió el codo.

- Es increíble el cariño que te tienen –comentó Julia observando la escena.
- Son lo mejor que me ha pasado en la vida –besé a Hope y luego acaricié la cabeza de mi perro- ¿Verdad que sí, chicos?

Julia soltó unas carcajadas y yo reí con ella, lo que provocó que Pelvin se subiera también a mi regazo, al igual que Hope. Uno empezó a lamerme la cara y la otra me arañó jugando el cuello. Me reí y oí el sonido de un flash. Julia me había sacado una foto.

- Wow, es preciosa.
- Hope, deja de arañarme –le pedí riendo- ¿A ver?

Me pasó el móvil y Pelvin intentó lamerlo, pero por suerte pude apartarlo de mi regazo. Como le pasara algo al iPhone me cargaría al mundo entero. No, es broma. Sonreí al ver la tierna imagen. Le di a subir a Instagram con un título como “felicidad no es tener todo el dinero del mundo, sino sentirte querida por aquél que te rodea”.

- ¿Vamos a desayunar? –propuse levantándome.
- Claro –me hizo caso y se levantó conmigo. Dejé a los animales en la cama, pero tan pronto como me di la vuelta, ellos de un salto se bajaron al suelo y me siguieron- Te adoran.
- Chicos, mamá va a desayunar –Julia rio tras haber usado el término ‘mamá’- Ahora vuelvo, lo prometo.

Bajamos a la cocina y nos encontramos a mamá bebiendo su típico café en la misma taza de siempre. Hojeaba el periódico por pura rutina, más que nada. El móvil le sonó y sonrió al instante.

- Cari, te quiero –imité la voz de Thomas- Estoy deseando verte. ¿Nos vemos esta noche?
- No, cielo –esta vez habló mi Melona poniendo la voz de mamá- Tengo el cumpleaños de mi yerno.
- Oh, deja al Bieber ese y vente conmigo, nena.
- ¡Chicas! –nos regañó, mas reía por debajo de la nariz- No es gracioso.
- Y por eso te ríes –dije pasándole los cereales a Julia. Ésta soltó unas carcajadas- Buenos días, mamá.
- Y ahora lo dices –negó con la cabeza mientras pasaba por mi lado y dejaba un sonoro beso en mi mejilla- ¿Qué harás hoy?
- Justin, Justin y Justin –respondió mi mejor amiga por mí.
- Algo así –me encogí de hombros- Hoy tenía una entrevista, así que hasta la una no viene.
- ¿A qué hora vienen sus abuelos? –preguntó Julia.
- Dentro de una hora tenemos que ir a recogerlos –respondí mirando el reloj de la cocina.
- Justin no lo sabe, ¿verdad? –preguntó mi madre. Negué con la cabeza- ¿Quién más viene?
- Ryan –contesté haciendo números con las manos- Su padre con los niños.
- ¡Los niños! –exclamó mi amiga contenta- Oh, estoy deseando ver a Jazzy.
- Jeremy me llamó anoche diciendo que se había pasado la tarde dibujándonos cosas.
- Ow, qué linda.
- Igual que su hermano –sonreí orgullosa.
- Sí, la verdad es que Jaxon es muy mono –bromeó Julia.
- Eres idiota –le di un leve empujón.
- Oye, ¿y Ryan a qué hora viene?
- Igual que los abuelos de Justin. Pero Jeremy y los niños vendrán después de comer, o así –dejé el bol de los cereales en la encimera- Mamá, ¿nos llevas tú al aeropuerto o voy con Julia?
- Tengo que buscar unas cosas y ducharme, mejor ve con ella –mi amiga se levantó para vestirse, pues.
- De acuerdo.

Subí a mi habitación a hacer tiempo mientras esperaba a que Julia se vistiera. Hice la cama, ya que antes no la había terminado de hacer, y jugué un ratito con mis mascotas hasta que Julia llamó a mi puerta para avisar que nos íbamos. Cogí una chaqueta de cuero negra y mis cosas. 
Me despedí de mamá, la cual estaba buscando algo en el armario de su habitación y nos fuimos de camino al aeropuerto.

Como siempre, me crucé con fans y paparazzis en busca de fotos e información salir de mi boca. Pero no consiguieron nada más que ‘voy con prisa, chicos. Lo siento’.

- Cansinos –se quejó Julia esperando a los abuelos de mi novio.
- Habrá que soportarlos durante mucho tiempo –suspiré sentándome en banco, al igual que mi amiga.
- ¿Llegamos con tiempo o vamos tarde como siempre? –preguntó riendo.
- No, ésta vez hemos salido pronto de casa –contesté mirando el reloj.
- No sé qué tenemos con llegar tarde a despedirnos o a recibir a la gente –comentó riéndose.
- La primera vez que llegamos tarde fue cuando veníamos resacosas de la fiesta de Lucas.
- Sí, es verdad –se acordó riéndose- Vaya pedo.
- Qué zorra, estabas que ni te tenías en pie.

Ella soltó unas fuertes carcajadas, llamando la atención de varia gente que paseaba por ahí con sus grandes maletas.

- No fue mi culpa.
- No, fue el alcohol.
- Claro.
- ¡Estúpida! –dije riendo, al igual que ella.
- ¿Y tú, qué? –me preguntó retóricamente mirándome con una media sonrisa.

Tragué saliva. Fue ese día la primera vez que probé el tabaco. Y ese estaba horrendo. Aunque según me habían dicho, solo había sido la marca que había consumido.

- ¿Yo qué de qué? –pregunté riendo.
- Que no te vi mucho.
- Pues porque ibas to’ ciega, bartola.
- Oh –soltó unas carcajadas- Hace meses de esto y nunca hemos hablado.
- Ya –me encogí de hombros.
- ¿Algo que quieras contarme? –preguntó arqueando las cejas.
- No, ¿por qué?
- ¿Consumiste drogas, te acostaste con alguien por un desliz, bailaste en una mesa ante la mirada de decenas de babosos?
- ¡Julia! –reí- Nada de eso.
- Engañaste a Justin con el borracho de la fiesta, te conozco.
- No, algo peor.
- ¡¿A quién mataste?! –preguntó histérica.
- Julia, esto no es como la novela de ‘Danger’ –ella sonrió tontamente.
- Esa novela mola un montón –dijo riendo.
- Tengo que leérmela.
- Y pronto –me aconsejó- Al tema.
- Fumé.
- ¿Qué? –casi se ahoga de la tos.
- Sí, eso –me mordí las uñas.
- Estás tonta, ¿lo sabes?
- Algo así –me encogí de hombros.
- Dime que solo fue una calada.
- Sí, sí –puse los brazos delante del pecho para hacer que me defendía- Solo probé y ya.
- ¿Lo sabe tu madre? –negué con la cabeza- ¿Justin? –más de lo mismo- Me siento afortunada.

Yo me reí.

- Oye, tú ni una palabra a nadie, eh –le amenacé con el dedo índice.
- Boca cerrada –hizo un gesto como que se cerraba la boca con una cremallera. Sonreí y fue cuando me cuenta de aquellas tres personas con una gran maleta que se me hacían tan familiar- Oh Dios mío, son ellos.
- ¿Ryan? –preguntó Julia.
- ¡Y Daiane! –grité yo cuando estaban tan sumamente cerca que podía ver perfectamente sus sonrisas
- ¡Y Bruce también existe! –comentó el simpático abuelo de mi novio. Solté una carcajada y abracé a los dos adultos.
- Encantada de conocerlos –les di un beso en la mejilla a cada uno.
- Es una lástima que mi nieto no nos haya podido presentar como Dios manda –comentó Daiane.
- Lo importante es que ya nos conocemos.
- Daiane llevaba todo el viaje preguntando por ti –dijo Ryan riendo.
- ¡Amigo mío! –comentó Julia abrazandolo con eufisividad. Se llevaban genial- Pero mira el cani este, si se ha dejado cresta.
- ¿Qué te pasa a ti, tapón? –le preguntó revolviéndole el pelo, cosa que le molestaba, le molesta y le molestará siempre muchísimo.
- Oye, que somos de la misma altuara –me quejé cruzándome de brazos.
- Dame un abrazo, enana –Ryan abrió sus brazos y salté a él mientras me sujetaba de la cintura. No tocaba el suelo.
- Bueno, suéltame que me ahogo –pedí riendo.
- Cielo, ¿puedes decirme qué hora es? –preguntó Daiane- Es que no tengo bien la hora.
- Son las doce menos veinte –le sonreí- Deme su maleta, yo la llevaré.
- Lo mismo digo, señor –dijo Julia cogiendo la maleta de Bruce.
- Por favor, no nos tratéis de usted –pidió la atolondrada abuela de mi novio- Nos hacéis sentir viejos.
- ¿Más? –bromeó Ryan, el cual recibió un capón por parte de la madre de Pattie.
- Podéis darnos nuestras maletas, no pesan –comentó Bruce.
- Tranquilo, no nos importa –contestamos ella y yo.
- Os preguntaría si sois hermanas, pero Justin me ha hablado tanto de ti, ___, que prácticamente me sé toda tu vida –dijo Daiane soltando unas risueñas carcajadas, a las que me uní a ellas con facilidad.
- No, no lo somos –respondí. Ya habíamos salido del aeropuerto- Pero como si lo fueramos.
- Llevamos siendo amigas desde pequeñitas –añadió Julia.
- No, si amigas tenéis que ser, porque para que te vayas con ella a vivir –dijo Ryan dejando la frase en el aire.
- Y mírala, trabajando en mi equipo –metí la maleta en el maletero, al igual que Julia y Ryan- Butler, tú delante.
- Guay –dijo subiéndose al asiento del copiloto.

Les abrí la puerta a Daiane y a Bruce y me senté después de que ellos se acomodaran en el asiento y se pusieran el cinturón de seguridad. Julia encendió el motor y seguidamente la radio, donde empezó a sonar Pyramid. Enseguida arrugué el ceño.

- Esta canción me encanta, enana –comentó Ryan refiriéndose a la canción.
- Gracias –dije como pude.
- Pero Iyaz se merece un buen puñetazo en la boca.
- Mira que insultar a Justin… ¡Y encima a sus espaldas! –dijo Daiane indignada.
- Pero por suerte tenemos a una novia magnifica que lo defiende ante todo –le sonreí al hombre que llevaba al lado.
- Cielo, ¿adónde vamos ahora? –preguntó la abuela de mi novio.
- Ahora vamos a casa de Pattie.
- ¿Ella está ahí?
- No –respondí- Fue con Justin a la entrevista.
- ¿Y cómo entraremos? –preguntó Butler girándose a mirarme.

Saqué de mi bolsillo una llave.

- ¿Te han dado copia de la llave de su casa? –preguntó abriendo los ojos.
- No, la he conseguido yo –frunció el ceño- El otro día se las quité para hacerme la copia y así hacer esto.
- Qué ama –comentó riendo mi amigo.
- Ya –me encogí de hombros.

Llegamos al vecindario donde los Beadles, Somers, Bieber y yo vivíamos. Nuestros amigos vendrían a casa de Justin en cuanto les enviara un mensaje. Y así, cuando éste llegara de la entrevista con su madre, se encontraría a toda su familia reunida. Ah, y Pattie tampoco sabía que venían sus padres. Digamos que es doble sorpresa.

- Bien, dejad las maletas en la entrada –les indiqué- Julia, llama a mi madre y dile que traiga la comida. Yo iré llamando a los chicos.
- ¿Ellos comen aquí? –pregntó Ryan.
- Sí –respondí sacando el teléfono y enviándoles un mensaje- Daiane, Bruce –ellos me miraron- Pattie no sabe que vienen.
- ¿No se lo has comentado? –preguntó la madre atónita.
- También era sorpresa –sonreí.
- Dos por uno –bromeó Butler- Oferta.
- Y este niño –se quejó Bruce- No has callado en todo el viaje.
- Abuelo, yo me aburro.
- Qué chaval –comenté riendo. Justo llegaron mamá y Julia- Daiane, Bruce, quiero presentarles a mi madre.
- Oh, encantada –dijo mamá dejando la lasaña en el horno aun sin calentar- Soy ___ (tu madre).
- Es un honor.
- Mamá, el horno –dije señalándole el aparato
- Oh, qué cabeza la mía –giró la ruedecilla y se encendió.
- ¿Cuánto falta para que vengan? –preguntó Julia.
- Pues dentro de veinte minutos.
- Los chicos tienen que venir ya –comentó Julia zapateando contra el suelo.

Llamaron al timbre. Eran ellos. Como todos se conocían menos Caroline, tuve que hacer pocas presentaciones. Ryan, como si tuviera ese derecho, aprobó la relación entre Christian y Carol diciendo que la chavala estaba catalogada con un merecedisimo diez. Recibió un pisitón por parte de Beadles.

Las llaves de una cerradura empezaron a sonar y me alarmé.

- Rápido, sentaos en el sofá, encended la televisión y actuad con 
normalidad.

Las carcajadas de mi novio, reconocibles en cualquier parte, eran acompañadas por las de mi suegra. “¿Quieres abrir ya la puerta?”, le pedía Pattie. Solté una carcajada. “Que ya, que ya”, respondía Justin aún riendo. Y entonces la puerta se abrió.

- ¿Pero qué cojones? –exclamó Justin.
- Oh, hola Justin –dije yo antes de que todos comenzaran a hablar. Podía notar la intensa mirada hacia sus abuelos. Tanto él, como su madre- Julia y yo íbamos de camino al aeropuerto y nos hemos encontrado con tus abuelos y con Ryan.
- No me lo puedo creer –exclamó la vocecilla de Patricia.
- Esto es increíble –Justin tartamudeó, típico de él.

Pronto se saludaron todos, se abrazaron, se besaron con cariño. Pattie se emocionó al ver a sus padres y acabó llorando. Típico de ella, era una personita extremadamente sensible. Después de conversar un poco –dejando de lado que hoy era un día especia, puesto que Justin cumplía diecisiete años-, nos sentamos a comer. Eramos mucho, sí, pero mamá había hecho lasaña suficiente para alimentar a medio vecindario.

Y quizá os estaréis preguntando por qué nadie se habiad dedicado a felicitar aunque sea, con un triste ‘feliz cumple’ a Justin. Bien. Era parte del plan. Cuando terminamos de comer todos, me levanté, al igual que todas las chicas –nada de machismo, simplemente porque no quisimos que tiraran los platos al suelo- y recogimos la mesa.

- Bien, ¿la tarta? –pregunté en voz baja.
- En la nevera –respondió Pattie.
- Prepararemos los cubiertos –dijeron Caitlin y Caroline a la vez.
- Yo quitaré el paño –me acerqué a la mesa y lo quité. Sacudí las migas en el jardín y volví al interior de la casa, concretamente donde estaban las mujeres encargándose de la tarta- ¿Todo bien?
- No hay mechero –se quejó mi madre.

Pero justo Somers, que se había acercado a nosotros, sacó uno de su bolsillo. Todos fruncimos el ceño al ver que lo había sacado con mucha naturalidad.

- Mi padre se pone mis sudaderas y se deja los mecheros –Julia le dio un 
golpe en el brazo, se había pensado que fumaba.
- Bien, id a la mesa –pidió Pattie. Mamá encendió las velas y se sentó también.

Esta vez, a diferencia de antes, me senté al lado de Justin. Él me agarró la mano y besó mi mejilla. Le sonreí y entonces fue cuando la voz de Patricia llenó la sala. “Cumpleaños feliz”, empezamos a cantarle mientras la tarta avanzaba hacia él. Y fue cuando sonrió tontamente mientras apretaba con intensidad mi mano. Julia grababa, como era de esperar, Pattie se emocionaba, Ryan miraba con lujuría el chocolate de la tarta y Caroline contaba las velas para asegurarse de que había diecisiete.

- Pide un deseo –dijo su abuela.

Y entonces me miró. Le devolví la sonrisa y sopló las velas. Aplaudimos y en un rápido  movimiento me manchó la nariz de chocolate. Solté unas carcajadas y la mesa rio conmigo.

- Felicidades, mi amor –Pattie besó efusivamente la mejilla de Justin, el cual con gusto se dejaba.
- Tío, felicidades –los chicos chocaron ambas manos con mi novio y rieron.
- No puedo creer que ya tengas diecisiete años –dijo emocionada Daiane- Parece que fue ayer cuando soplabas las velas de tu primer cumpleaños.
- Oh, abuela –Justin se levantó y la abrazó- Muchas gracias a todos, de verdad.
- Eh, ¿cómo que a todos? –preguntó Ryan- Esto ha sido idea de ___.

Él me miró y aún abrazando a su abuela por detrás, apoyando los brazos en su cuello, me sonrió tiernamente, yo curvé mis labios hacia arriba y vi sus ojos brillar con más intensidad.

- Por qué será que no me sorprende –comentó riendo y caminando hacia mí.

Me encogí de hombros y rápidamente recibí su fuerte abrazo. Me susurró varias veces seguidas, muy rápidas por cierto, que me quería y que era de lo mejor. Yo soltaba carcajadas animadas por las cosquillas que me provocaba su voz en mi oído.

- Eh, ¿qué hora es? –preguntó Julia torpemente.

Me separé de Justin. Sabía lo que quería decir eso. Miré la hora que marcaba la pantalla de mi móvil y chasqueé la lengua con molestia.

- ¡Julia, apunta a la lista que volvemos a llegar tarde al aeropuerto!
- ¿Jeremy y los niños? –preguntó mamá.
- ¿Papá con mis hermanos? –cuestionó Justin al enterarse.
- ¡Pero corred, que no llegamos! –dijo Ryan cogiendo el abrigo que colgaba en el respaldo de su silla.

***

- ¿Me regalarás un perrito? –preguntó inocentemente la niña de cuatro años que estaba sentada en mi regazo.
- Si tu padre quiere adoptarlo, sí –le coloqué bien un mechón de pelo.
- A Carin no le gustan los perros –me explicó Jeremy.
- Igual, podrás venir a verlos cuando quieras, Jazzy –dije sonriéndole.
- Me encanta la idea que has tenido de crear una fundación, ___ -dijo Bruce.
- Sí, la verdad es que estoy ansiosa de que llegue ya el día del concierto para así luego comenzar a trabajar con el proyecto.
- ¿Cuándo es? –preguntó Pattie.
- Dentro de tres semanas –contesté eufórica.
- Oh Dios –exclamó mamá sonriendo orgullosa.
- Janet parece una mujer dura –dijo Ryan.
- Pero siempre acaba haciendo lo que quiero –dije riendo y acariciando a mi cuñadita.
- ¿Y Pelvin? –preguntó Jaxon.
- En casa. Mañana vamos a verlo, ¿vale?
- Yo quiero ver a Hope –pidió Jazzy girándose para mirarme.
- Es tarde, mi amor –le explicó Justin- Ella duerme ahora.
- Jo –hizo un puchero y reí para luego darle un beso en la frente.
- Niños, es tarde –dijo Jeremy- Tenéis que dormir.
- Pero quiero quedarme con ___ -dijo Jazzy.
- Y yo con Justin –se quejó el pequeño de los Bieber.
- Pero si vas a dormir conmigo, campeón –le contestó su hermano mayor riendo.
- Ahora –pidió Jaxon tirándole de la mano para que subiera las escaleras con él.
- Más tarde, cuando se vayan Julia, ___ (tu madre) y ___, ¿vale? –le besó la mejilla- Va, que te subo.
- Porfis.
- Vamos Jaxon –Jeremy cogió a su hijo- Deja a los mayores hablar tranquilos.
- Jazzy, sube –le indicó Justin.
- Si viene conmigo ___ -le chantajeó.
- Anda, vamos –dije riendo y alzando a la niña en brazos.

Subí las escaleras y la dejé en la habitación de Justin, donde dormiría, al igual que Jaxon. Jeremy y yo vestimos a los niños con sus pijamas y los arropamos.

- Buenas noches –apagó la luz mi suegro.

Nos marchamos de la habitación y cerramos la puerta con cuidado de no hacer ruido. Me miró y sonrió, igualito que su hijo. Le devolví el gesto y pasó un brazo por mis hombros mientras bajábamos las escaleras.

- Eh, que te he dicho de quitarme las novias –se quejó Justin al vernos aparecer por el salón.
- Vamos, un día Justin –le siguió el juego su padre- Tú la tienes siempre.
- Ni hablar, es mía –de un tirón me sentó en su regazo y me abrazó con fuerza por encima de pecho.
- Justin, no soy un juguete –dije riendo.
- Lo sé, nena –besó mi mejilla- Pero eres mía y de nadie más.
- Ow, qué tiernos –comentó Daiane.
- Oye, la novia de Christian –habló Ryan. El resto miramos a nuestra amigo para que continuase- ¿No es un poco rara?
- Está loca, nada más –le expliqué.
- Empezó a fangirlear cuando me vio –dijo riendo.
- Es que tenía ganas de conocerte –le contestó Julia- Siempre le hablamos de ti.
- El menda triunfa siempre –fardó subiéndose el cuello de la camiseta.
- Menudo –reí yo.
- ¿Queréis café? –propuso Pattie.
- Sí, te ayudo –se ofreció mi madre.
- ¿Queréis algo, chicos? –nos preguntó a nosotros.
- Galletas –contestó Ryan.
- Raro de ti –murmuré.
- Amo las galletas.
- Lo sabíamos –dijimos todos a la vez.
- Y ___, Daiane y yo hemos estado pensando –dijo Bruce. Yo miré al abuelo de mi novio- Justin este verano se viene un par de semanas a Canadá con nosotros.
- Sí, me ha informado de eso.
- Bien, ¿qué te parecería venirte tú también? –preguntó. Yo abrí los ojos.
- Sería genial, la verdad –sonreí- Pero tendría que preguntárselo a mi madre y hablar con Janet sobre darme esos días libres.
- Por mí está bien, cariño –dijo mamá apareciendo con una bandeja llena de tazas de café- Yo había pensado en irme de vacaciones con Thomas.
- Oh, ¿y yo me quedo sola? –preguntó Julia cruzándose de brazos.
- Con Chaz –respondí encogiéndome de hombros.
- Tendríais la casa para vosotros –bromeó Ryan.
- Ya había tardado en soltar alguna de las suyas –dijo Justin negando con la cabeza.
- Se le echaba de menos –comentó Pattie abrazándolo por los hombros.
- Oye, que no le hemos dado los regalos –dijo Daiane acordándose y levantándose a por su maleta tan rápido como uno pestañea.

Reí y cuando su abuela apareció con un paquete entre las manos, me senté en el sillón de al lado para dejárselo abrir tranquilo. Aparte, me sentía incómoda ante la mirada de toda nuestra familia sobre nosotros. Cuando lo abrió, se topó con una chaqueta de las que a él le gustan y un cinturón.

- El cinturón es para que no se te caigan los pantalones, campeón –le explicó Bruce.

Los chicos y yo nos empezamos a reír fuertemente. Justin me miró mal y le di un beso en la mejilla para que no se enfadara, pero era obvio que no lo había hecho cuando me abrazó por la cintura y me devolvió el beso, pero en la comisura de los labios.

- Man, espero que te guste –le dijo Ryan.

Era una gorra en la que ponía ‘dope’ en la parte delantera. Se la probó y asintió con la cabeza tras verse en un espejo. Le había gustado. Ambos se abrazaron y siguió abriendo y agradeciendo regalos.

- Bueno, y ahora el mío –saqué el regalo de la bolsa de papel y se lo dejé en el regazo.
- ¿Qué es? –preguntó con curiosidad al ver el simple pero bonito envoltorio blanco y con detalles grises.
- Ábrelo –dije con tono obvio, pero dulce a la vez.

Me hizo caso y un álbum del mismo color del papel apareció ante sus ojos. Los bordes estaban decorados de un dorado oscuro. La primera página contenía un simple título. “Memories”. Pasó a la siguiente hoja y una gran dedicatoria de sus abuelos apareció. La leyó en voz alta, se emocionó, al igual que los dos adultos que ahora lo abrazaban. Pasó a la siguiente, era de sus amigos. Luego de Pattie y Jeremy. Un dibujo de Jaxon y Jazzy. El Team Bieber. Algunas beliebers a las que había encontrado por la calle y les pedía que firmaran. Y finalmente, la mía.

- Esta es la tuya –dijo presionando el papel con su dedo índice- Reconozco tu letra.
- Léela –pidieron los presentes.
- Bien –aceptó Justin, pero se quedó mirando la hoja escrita unos segundos.
- Vamos, bro’.
- Ya la leo yo –dijo Julia.
- No, ___ -contestaron todos a la vez. Me pasaron el libro, que había dado demasiadas vueltas por la habitación. Lo apoyé en mi regazo y aclaré mi gartanta.
- “Como ya lo dice el título, Memories, aquí encontrarás recuerdos que tanto tú com yo, hemos vivido en estos casi doce meses. Han sido muchos, pero he plasmado con fotografías los que más me han gustado y los que quizá han sido más importantes para ti, para mí y para mucha gente. No quiero entretenerte mucho leyendo este parrafón, pero algún día tenía que comentarte todo lo que siento por ti. Recuerdos, el primero es cuando te conocí. Aquél encontronazo en mitad de la calle que me hizo darme cuenta del hombre que sería el que me acompañaría en todos los caminos de mi larga vida. Y aunque no quisiera admitir que estaba total y perdidamente enamorada de ti, mi corazón sí. Él era el único que lo sabía con total certeza –vi como sonreía por debajo de la nariz- Y luego, el viaje a Atlanta. Donde gracias a ti, conocí a una de las mejores personas del mundo. Me enamorabas cada vez más. Siempre que te ibas, en el centro de mi pecho se esparcía un molesto dolor. Era tu ausencia, se clavaba como cuchillos. Entonces llegó el día en que me besaste –sentí mis mejillas enrojecer. No era mi intención leer esto en voz alta, y menos delante de tanta gente-, jamás me había sentido así. Polémica y rumores surgieron a partir de ahí, pero fuimos fuertes y lo superamos. Me fui, me fui a España de nuevo, y las cosas no parecieron estar muy bien. Pero me ayudaste, una vez más. No sé cómo agradecerte todo lo que has hecho por mí, Justin. Eres una persona demasiado importante para mí y no me gustaría para nada perderte. Gracias a Dios cuento con las mejores amistades, que se mantiene a mi lado pase lo que pase. ¿Pero como tú? Nadie, nadie me ha hecho sentir esta necesidad de asomarme a la ventana cada mañana para verte bostezar mientras te estiras –él soltó unas carcajadas- Gracias a ti, soy lo que soy. Estoy en este lugar gracias a ti. He cumplido mi sueño gracias a ti. Todo lo que tengo, es gracias a ti. Y por eso, pasen los años que pasen, siempre, siempre, ¿me oyes? Siempre voy a estar para ti. A tu lado, amándote cada día más. Y puede que sea demasiado joven para decir esto, pero me encantarí compartir el resto de mi vida a tu lado. Porque nos hacemos mayores, crecemos, cumplimos años, pero lo mejores hacerlo al lado de aquellas personas que te hacen sonreír siempre. Y tú, eres el que causa eso en mí. El único. Y este es el primer cumpleaños que paso a tu lado, pero seguro que serán muchos más. Muchísimos. Te amo, Justin Drew Bieber.

Una lágrima cayó de mi ojo derecho, pero fue retirada casi al segundo. Aunque solté una leve risita al ver que el que justo pedía que no llorara, lo estaba haciendo también. Me abrazó y pude sentir como besaba mi hombro varias veces. Froté su espalda con cariño, al igual que él hacia con sus caricias en mi cintura. Oí a mi madre murmurarle algo a Pattie, y ésta última, soltaba un leve sollozo. Me separé de mi mejor amigo y a la vez compañero de caricias y besé su mejilla. Y me devolvió el gesto, pero en los labios.

- Sois adorables –expresó Daiane, que cogía fuertemente la mano de su marido.
- Jamás había visto a dos jóvenes tan enamorados.
- No hay jóvenes como ellos, papá –le explicó Pattie sonriendo con orgullo.
- Justin, tienes una novia que vale horo –dijo Jeremy.
- Y tú igual, ___ -me explicó mamá.
- Cualquier padre os diría que sois demasiado jóvenes para tener pareja, pero es que, vosotros rompéis la regla –comentó Julia.
- Son la mitad de cada uno, y juntos, hacen una sola persona –dijo Pattie.

Sonreímos y apoyé la cabeza en su hombro. Justin besó mi frente y oí como suspiraba mientras me miraba fijamente a los ojos. Quizá deliraba, pero estaba escrito, estaba decidido, Justin era el hombre de mi vida.



|| Un tiempo después ||

Habían pasado muchos días desde el cumpleaños de Justin. Le había encantado mi regalo e incluso había fotografiado las muchas imágenes que había en el álbum y las subió a su cuenta de Instagram, para compartir su felicidad con todo el mundo. Había pasado tanto tiempo que el cumpleaños de Caroline había pasado. Les regalé a ella y a su madre unos billetes para visitar Francia. También les había encantado el detalle. Se lo merecían, habían pasado una racha mala y ahora necesitaban desconectar de todo, descansar.

Los días pasaban tan rápido, a una velocidad tan exagerada, que casi no te daba tiempo a pestañear, que te perdías veinticuatro horas en menos de un segundo. Era irónico, raro y a la vez, mágico. Mágico en el sentido de que todo era acelerado y, por tanto, el concierto benéfico, se acecaba. ¿Qué digo ‘acercaba’? Los días habían llegado a su fin y apenas quedaban un par de minutos para salir al escenario y empezar a cantar.

Doné más dinero del que contaba a la familia Muller. Habían logrado saldar sus deudas y ahora estaban ocupados en pintar y restaurar el negocio. Estaban muy agradecidos por mi acto. La prensa ya había hecho voz a mi proyecto de fundar una asociación para animales abandonados y maltratados. Los fans habían enloquecido, la gente me felicitaba y halagaba. En las entrevistas se hablaba siempre de ese tema y me llamaban ‘la nueva Miley Cyrus’, aunque no estuviera muy de acuerdo en eso, puesto que, somos muy diferentes. Pero, hablando de mi ídola, ella misma me había llamado para hablar sobre mi proyecto y ayudarme. Decía que estaba muy orgullosa de mí y que le encantaría acompañarme en el concierto, colaborar, ayudar en la fundación. ¡Lo que fuese por tener a Destiny a mi lado! Incluso se emocionó al enterarse de que mi gatita se llamaba como ella. Fue divetido ver su reacción.

- ¿Nerviosa? –la voz de mi madre me sacó de mis revueltos pensamientos.
- No –me acomodé el micrófono y marqué un par de pasos delante del espejo.
- Lo estás –se puso detrás de mí y colocó bien un par de mechones de mi pelo- No me lo niegues.
- Es mi primer concierto –le expliqué. Solté un pesado suspiro- Es normal que tenga miedo a hacerlo mal.
- Yo no soy la indicada para hablar –contestó sonriéndome- Pero puedo decir ‘sí’ a tu pregunta. Es normal que lo tengas, pero muy diferente a que lo vayas a hacer mal.
- Gracias a Dios cuento con vuestro apoyo.
- Para eso estamos –besó mi frente.
- ___, tienes que salir ya –me indicó una ayudante.
- Voy –cerró la puerta y miré a mamá. Entonces por el mismo lugar por el cual se había ido la otra mujer, aparecieron mis amigos y el resto del equipo.
- No tienes que preocuparte –me indicó Julia.
- Lo harás genial –dijo Pattie.
- Recuerda, has hecho esto antes –Justin acarició mi mentón.
- Lo sé –suspiré y sentí sus labios presionar mi frente.

Nos juntamos todos los presentes en un gran círculo, uniendo nuestras manos. Rezamos a Dios y le agradecimos todo lo que nos estaba ayudando y que siguiera haciéndolo. Al terminar, me moví hacia el telón que me tapaba la vista del escandaloso público. La cuenta llegó a fin y empecé cantando Hurt. 

___________

Hola mai frens. Siento tardar en publicar, pero he tenido tres días con muchos exámenes y trabajos, así que obviamente no me voy a poner a escribir con tanta mierda por medio. Espero que os haya gustado el capítulo, aunque admito que es un poco aburrido. Muchas me habéis pedido que haya ya serso entre rayis y Justin, así que intentaré que sea en un par de capítulos. Y como habéis notado, la decoración la he vuelto a cambiar, aunque no es nada del otro mundo. He puesto fotos nuevas y he quitado las plumitas estas raras. Al final del blog hay una encuesta, votad, pls. Un beso a todas. Os quiero.

20 comentarios:

  1. Shais este capitulo me EMOCIONO y sobretodo el parrafo escrito pa Justin!!,Jazzy y Jaxon son tan monos me encataria tenerlos de hermanos! no pasa nada que no hayas subido pronto que te entiendo los exameness... matan bueno nose como a otros pero a mi si LOS ODIO y bueno ya acabo que sino aqui aun escribo toda una cartaa, Un BeasaZOOO y UN AbraZo de osSOOO haha bueno eso - @Cristina284cris

    ResponderEliminar
  2. YEE HE SIDO LA PRIMERA EN COMENTAR !! TE QUIERO MINA ERES LA MEJOR!! - @Cristina284cris

    ResponderEliminar
  3. YEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE EL CUMPLEAÑOS DE MI BIEBER. SDJNSKDFNKJSDFNKJDSNFKJDFNJKDSFNKJSDFKJDSNFKSJDFNSKJDFNKJDSFNJSKDFNKJDSFNJKDSFNKJDSFNKJDSFNKJDSFNKJDSFNDSKJFNSKJDFNJSKDFNKJSDFNKJDSFNDSKJFNFKJDSFN ME MUERO, SABES. SDKJNFSKJDFNJDSKFNKJSDFNSKJDFNDSKJFNSDKJFNSKDJFNDSKJFNSDKJFNJDSKFNJKSDFNKJASFNDSKJFNKJDSFNJDSKFNJDSKFNSDKJFNKJDSFNDSKJFNDSJNJNDSJKKFNSKJDFNSKLJBHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH JAJAJAJAJA. Dios mio, 17 años tiene ahí. MELONA, QUE TU NOVELA VA MU RAPIDA EH. JAJAJA
    me ha encantado el capítulo kdjsfnkjsdfnskjdf te quiero<3

    ResponderEliminar
  4. Me encantoooooooooooooooooooooooooooooo, no es para nada aburrido. es reeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee tierno, me eocione, fue tan lindo lo que le puse *_________*. Me encantaria tener dos hermanitos como Jazzy y Jaxon <3, son divinoss! Quedate tranquila que entendemos lo de los examenes! TERMINE LAS CLASESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!!!! WOWOWOOWOWOWOOWOWOWOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO SOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOYY FELIZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ!Mañana sale una guerra de agua con la gentusa (como dice sol)!!! :) ME ENCANTO EL CAPITULO, ya se que ya te lo dije, pero era necesario decirtelo otra vez♥. Chaooooooooooooooooooooooooooooooo Besoooooooooooooooooo soy feliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. guerra de agua con la gentusaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!! wowowowoowowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowow ajjaja mañana le robamos agua a los de la cuadra del campito !! y le rompems la de la vija q se la rompemos todos los años ajaja pobre la cuota de agua q le deve de venir todos los años !!jajaja

      Eliminar
  5. me me me re gustoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo, es joda ¿? digo cuandp decis q es aburrido! por q no lo es ! awwwwwwwwwwwww que tierna la fiestita de justin ! jaxon y jazzy awww me muerop :3 my sexy novio tien 17 años wow! lo de los examenes no te perocupes que te entendemos va porlomenos yo si ! y sabes q termineeeee lassssssssss clasesssssssssssssssssssssssss wowowowoow no lo creo1 el año se me fue volando ! me re gusto el capi y tengo de decir algo si entendi bn y si no no le des bola a esto ultimo wowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowowwowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowowwowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowowwowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowowwowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowowwowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowowwowowoowowowowowowowowowoowowowowowowowowoowowoowowowowowoowowowowowowowoowowowowowowoowowow me voy a vilar a bueber al finnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn ! :D ajajajjajajajajjjajaj beso ! :) a y lo q pusiste de las latinas mas tranquilas ! no, no nos conoces para nada, por q apueso q si estas 1 solo dia con migo o solo 1 minuto te enloqueses y te vas a la mierda !! ajajja no soy normal y q le voy a hacer !

    besoooooooooooooo

    ResponderEliminar
  6. Pues a mi me ha encantado el capitulo,esta genial enserio.Y has escrito un montón en este capitulo.Queda poco para las vacaciones así que yo espero que esos días tengas inspiración y poder subir,si tienes tiempo claro.Pues no sé que más decirte aparte de que estoy obsesionadisima con tu novela hahahahahaha.
    El primer concierto estará genial hahahaha,buena suerte enserio y espero como siempre siguiente pronto. FJDFHJASJFD SERSO *_______* LOL,que pervert hohohohohoho.

    ResponderEliminar
  7. Fue demasiado lindo todo el capitulo,Yasmi.Muero de ternura con Justin.
    Exitos,espero el proximo.

    ResponderEliminar
  8. Me encantó. Es más, ha llegado a emocionarme con cada palabra que escribiste, en especial la parte de la carta. Sí, lo sé, muy estúpido; pero soy sensible, y hasta un pequeño "Hasta Luego", me hace llorar. AMO TU NOVE. Siempre te lo dije, te lo digo, y te lo diré, porque no hay nada más placentero que leer tu arte, si, porque eso es lo que es. Un arte. Esto es muy diferente a todos los libros que he leído. Incluso puedo decir que eres casi como una escritora profesional, casi igual que Josefina Plá o Stephanie Meyer. Claro, que ellas tienen más experiencia, más práctica, y son mejores. Pero, tu no estás muy lejos. Espero que la sigas pronto, porque enserio está super linda esta nove.
    Okay, me emocioné :'')
    - Spence

    ResponderEliminar
  9. Mina, Ahora te pregunto yo. ¿PERO COMO PUEDES ESCRIBIR ASÍ? TAN, TAN, TAN ASDFGHJKJHGSDFGHJJASDFGHJJYREASDGFGHJYTRESDFGJDSAFDGFGHTYRSEFDSGFGTRSEDFGFGJREDFGFHEDSGFHFDGFHDGSFG ASÍ. NO SE SI ME EXPLICO. Oc.
    He llorao', ¿saes'? Porque estos días estoy bastante sensible, y pues, con la preciosidad de capítulo que me has escrito hoy, pues ea, eso que he llorado. Te culpo. Exacto, sí, tú, me has hecho llorar, siéntete culpable. TSTSTSTSTSTS, Con sus abuelos, con Ryan, con la sorpresa, UFFFFFFFFFFFFFFFF. Marrre mía. Que no pueo'.
    Oye, la encuesta, no puedo ver el título, lol. Las respuestas si, son: Si y no. Pero, si no se cual es la pregunta, pos' como que no puedo votar ¿saes'? así que cuando leas esto, me pones una mensión' por tuitah y me dices la pregunta ¿si? okidoki.
    AAAAAAAAAAAAAAAAAH y Que has dicho que en un par de capis va a ver serso. QUE ME MUERO, MAN. DSFSGHTYTEAFDGDHETYTWEFGSHDHETYTDGFBXGNDTYETGFBGXHDTEADZFBHTYTWEDGFHSYTWAEDZFRSYGFBRYSFXHTXGHDETHGYUGNJHHVJHVGKUJNMJGKNJGKNBJKG, SEGURO QUE SERÁ LA HOSTIA.
    Que me ha encantado.
    Que necesito más.
    Que te quiero, y mucho <333

    ResponderEliminar
  10. Ola Soy Lectora Nueva Me Encanta tu novela Si Que Es La primera vez Que Comento pero ..... No Importa Si Me Encanta Como Escribes Tu Novela Es Super

    ResponderEliminar
  11. SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  12. Ayer se me fue el Internet justo cuando había terminado de leer el capítulo y no pude comentar, que mierda. Bueno, al grano.

    Me ha encantado este capítulo, de verdad. Caroline ha conocido a Ryan y a los abuelos de Justin adsrehlegl, el día que eso ocurra realmente creo que moriré. Aunque claro, es obvio que nunca ocurrirá pero, eh, nadie me ha impedido nunca soñar así que, soñaré. Soñaré mucho. Y bueno, que más decir... No has dado muchos detalles sobre mi cumpleaños, jo. Pero por otra parte, las lectoras leen esto por Justin, no por Caroline, así que es obvio que el capítulo no iba a centrarse en mi cumpleaños... El diez de marzo ya habrá tiempo para ello, o eso espero, Mina. Sí chicas, si alguna está leyendo esto, preparaos, el diez de marzo el capítulo tratará solo sobre Chris y Carol. Y bueno, Mina, no necesito que pongas ninguna escena porno, ¿eh? Puedo aguantar jajaja. La verdad es que, ahora que he visto esa foto de Chris y una muchacha anónima casi besándose, sé que le amo, porque si no fuese así no me hubiese dolido como una flecha clavada cruelmente en el corazón. Es un amor platónico que nunca sucederá. Todavía me estoy haciendo a la idea de que este chiquillo, mi pequeño C. Beadles, nunca estará a mi lado y nunca me despertaré viendo su sonrisa deslumbrar a mi lado.

    Vaya, sí que me he enrollado. Eso es lo que pasa cuando me llega la inspiración, no puedo parar, aunque en este caso lo haré, no quiero aburrirte con mis paranoyas y sentimientos deprimentes.







    Te quiero mucho, Mina, no lo olvides.

    ResponderEliminar
  13. HOLO? D: te has olvidao' de mi D: no me aviaste, por eso no aparecía mucho por aquí.

    PERO ME HICE UNA MARATÓN DE LO PUTO MEJOR QUE HAY AQUÍ LOCO, LOS CAPÍTULOS DE MINA.

    Mi comentario no es tan largo como antes, estoy a final del colegio y tengo que estudiar si no quiero llevarme ninguna D: (BOMBA AL ESTUDIO LOCO). Besos con sabor a coca-cola c:

    ResponderEliminar
  14. Jooooo Mina tia que me has echo llorar con el regalo para Justin. Este capítulo ha sido precioso enserio, para nada aburrido pava JAJAJAJA la puta tio que estoy to' emociona'. Sube rápido por favoh' te quiero mushioooo<3

    ResponderEliminar
  15. JODER tia qe bonico lo siento por no comentar antes es que a que no adivinas e echo mi primera matanza si como lo oyes ombre no lo he matao yo pero creo qe me e vuelto vegetariana XDXDXD que como siempre me hases de llorar y que a estao precioso coño XDXDXD bueno que yo tambien e estao de examenes y te entiendo que subas cuando puedas no te presiones tranquila y que lo vuervo a repetir ME ENCANTA bueno nos vemos xao.
    XOXO:NALU.

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.