¿Cuántos somos ya?

16 de noviembre de 2012

Never let you go. {138}



Me senté en el bordillo de la gélida acera y sujeté mi cabeza con las manos, ambas apoyadas en mis rodillas. Suspiré y miré a la nada, al horizonte. Ya era de noche, oscurecía muy pronto. Las calles estaban iluminadas por unas farolas y al rededor de estas podían verse a las polillas volar.

- ¿Por qué no llamas a Christian? –oí cómo le preguntaba Carol a Caitlin.
- No tiene el móvil, se lo rompió.
- ¿Y Chaz? –siguió insistiendo la castaña, Carol, a Julia.
- No tiene batería, ha empezado a sonar en cuanto salía de casa.

Justo en ese momento me miraron a mí. Me encogí de hombros y saqué el móvil del bolsillo mientra caminaba hacia ellas. Marqué su número y me acerqué el teléfono al oído. No lo cogía.

- Tiene que estar en la mochila y no lo oye –les comenté mi posible teoría.
- Pues ya me dirás tú qué hacemos –preguntó indirectamente Julia mientras chutaba una lata de Coca Cola que se había cruzado con nuestro camino.
- ¿Sabéis? Esto me recuerda a la típica película de miedo –comentó 
Caitlin mirándonos. Todas fruncimos el ceño pidiendo una explicación- Si, bueno. Las chicas se pierden en una calle fría y solitaria. Viene el malo de la peli y ¡pum! O las viola o las asesina ahí mismo.

Me crucé de brazos con aire de enfado, mas el miedo ante aquél comentario fluía por mis venas. Ya de por sí era bastante miedica, no hacia falta que me contaran cuentos de terror o cosas por el estilo. Julia soltó una carcajada acompañada por el típico aire que sale de la boca cuando hace frío. Se frotó los brazos contra sí misma y se apoyó en la misma farola que yo.

- ¿Y si llamas a James para que nos venga a buscar? –propuso Caroline.

Yo acepté, era buena idea. Pero justo cuando iba a volver a sacar el móvil del bolsillo, una piedra impactó contra la suela de mis zapatos. Me giré de repente, recorriendo con la mirada toda la calle. Me la quedé observando unos segundos. Segundos que se convirtieron en minutos, minutos intensos que hacían que mi corazón latiera cada vez con más intensidad.

Y cuando fui a volver a mirar a las chicas, una mano me tapó la boca mientras que con la otra hacia presión contra mi cuerpo para no moverme. Me asusté, me asusté demasiado. Chillé aún teniendo la boca tapada. Intenté morderle la mano al agresor que me tenía cogida por detrás, pero las lágrimas habían ocupado mi campo de visión y un leve mareo había empezado a hacerse presente en mí.

- Preciosa –murmuró en mi oído para luego besar mi cuello

Pero estaba tan nerviosa y tenía tanto miedo que no pude reconocerle la 
voz. En un rápido movimiento, y casi sorprendiéndome de mí misma, me giré y conseguí darle una patada en la entrepierna para así dejarlo un rato en el suelo y poder marcharme. Pero me arrepentí cuando vi que era Justin.

- ¡Justin! –grité mientras me tiraba al suelo, a su lado, para ayudarlo.
- Buen golpe, shawty –me alagó mientras se retorcía de dolor- Eso me demuestra que sabes defenderte.
- Oh, Dios –le ayudé a levantarse, pero tenía las manos ocupadas en cierta zona- Joder, lo siento.
- No importa, de verdad –dijo a duras penas.
- ¿Qué ha pasado? –oí la voz de Julia.
- Mierda, la broma no ha funcionado –comentó Chaz mirando a mi novio tendido en el suelo
- ¿Qué le has hecho? –me preguntó Carol riendo.
- ¿Broma? –ignoré a mi amiga para mirar a Chaz y pedirle una explicación.
- No, he dicho…
- Broma, ha dicho broma –le delató su novia riendo.
- ¡Julia!
- ¡Pero si igualmente me acabaría enterando! –grité enfadada- ¿Qué clase de broma es esta? ¿Qué conseguíais? ¿Asustarme?
- No, que le pegaras una patada en sus partes a Justin –bromeó Christian, haciendo que todos rieran, excpeto mi novio y yo.
- Eh, aquí hay un hombre herido –Justin levantó el brazo para llamar la atención.
- Lo siento, de verdad que lo siento –volví a repetir mientras le cogía la mano para que se colocara de pie.
- No pasa nada, de verdad –me abrazó por la cintura- Si en parte la culpa la tengo yo por querer asustarte.
- Eso es el karma –comentó Caitlin.
- Seguramente –apoyé a mi amiga.
- ¿Los skates? –preguntó Justin frunciendo el ceño.
- Aquí –Chaz le pasó el suyo con el pie.

Biebs se subió y me cogió de la mano, subiéndome rápidamente en la pequeña tabla. Temblé al hacerlo, hacia años que no me subía a una y les tenía un pánico horrible. Justin notó mi reacción y me abrazó por la cintura fuertemente mientras él le daba impulso al skate.

- Nos vamos a caer –dije temerosa.
- Confía en mí –pidió riendo.

Llegamos a una curva y por miedo a caerme con él, aparté sus brazos y me bajé de la tabla rápidamente, casi provocando una fuerte caída contra el frío asfalto.

- ¡Shawty! –me llamó a lo lejos, él me había adelantado.

Yo caminaba tras él, con las chicas, que observaban como sus novios o hermanos o simplemente amigos hacían piruetas con un cacho de madera y ruedas.

- No, estoy bien aquí –le grité sonriendo, intentando que me hiciera caso y se marchara con los demás.

Pero no fue así, de un pisotón, levantó la tabla y la cogió con las manos. Vino corriendo hacia mí y cogió mis manos para tirar de mí. Me negué, pero la risa me vencía y eso hacía que al final acabara cediendo.

- Voy a enseñarte a ir en monopatín, ¿qué te parece? –preguntó sonriéndome mientras caminaba cogiendo mi mano y con la otra sujetando el skate.
- Una idea horrenda –contesté haciendo morritos.
- Tienes que superar tus miedos –dijo cuando paramos.
- No quiero superarlos, pues –me crucé de brazos y él rio ante mi comportamiento.
- No seas cría –pidió.
- No seas testarudo –pedí yo.

Rio y besó mis labios rápidamente.

- Sólo una vez.
- No –me negué.
- Hazlo por mí –suplicó mirándome con cara  de corderito degollado.

Fruncí el ceño intentando no caer rendida ante su poderosa mirada. Siempre acababa convenciéndome y hoy no era el mejor día para perder contra él. Me cabreé cuando al final, como era de esperar, acabé montada en la tabla cogida de su mano como si fuera a morirme en ese mismo instante.

- Vamos, solo es un monopatín.
- Un monopatín que acabará con mi corta vida –él rio- No hace gracia.
- Pareces una niña pequeña –no me estaba dando cuenta que el skate se movía gracias a su ayuda, que tiraba de mi mano levemente.
- Y tú un idiota que se ríe de los miedos de su novia –fruncí el ceño y lo miré intentando parecer indignada.

Se quedó callado y me extrañé.

- Eres preciosa –paró el skate y consiguió que mis mejillas se sonrojaran, como tantas veces- Hasta vergonzosa sigues siendo preciosa.

Me tapé la cara con el pelo y él lo apartó rápidamente para besar mis labios. Estábamos a la misma altura gracias a la tabla que tenía bajo mis pies. Era un punto a favor. Mientras nuestros labios se movían y sus brazos me protegían cual princesa que lleva encerrada en una torre durante años y años, mi miedo hacia caerme al suelo como la última vez, crecía. Aumentaba. Pero una sonrisa, una carcajada en mitad del beso, consiguió calmarme. Me colgué de su cuello y él me alzó, haciendo que mis pies volaran, que ya no tocaran nada. Al igual que mi cuerpo, que se había trasladado al cielo; lugar donde sus labios me llevaban. Tropezó y caímos al suelo.

- Eres idiota –dije entre su regazo, pues había caído a horcajadas de él.
- Qué vergüenza –comentó riendo.

Y le besé mientras carcajeaba. Y una. Y dos veces. Y luego yo volví a reír junto a él. Y al final acabé en su pecho, llorando de la risa y él hundiendo su nariz en mi pelo mientras también reía conmigo. Y un flash, y otro. Pero no, no eran paparazzis. Eran nuestros amigos. Alcé la mirada y vi a Julia con su cámara enfocándonos. Escondí la cabeza en el cuello de Justin y él aprovechó para morderme la oreja. Y otro flash. Y reí. Y Julia también. Se entó a mi lado, pudiendo quedar ambas mirándonos a la cara. Me pasó la cámara y como pude la cogí. Pasé las fotos. Eran preciosas.

- Bueno, tortolitos –nos llamó Christan- Primera herida de la tarde.

Y miramos a Carol, la cual estaba en el suelo tumbada, el skate al lado suyo y a su novio tratando de mirarle la rodilla para ver si se había hecho daño.

- ¿Qué le ha pasado? –pregunté mientras me levantaba y caminaba hacia ella.
- Mierda de skate –musitó mi amiga por lo bajini.
- Eres tú que no sabes girar –le regañó Chris- Eso te pasa por intentar hacer cosas que no sabes.
- Bueno, de los errores se aprende, ¿no? –Julia rio por su tonto comentario.
- Nunca más –murmuró Caroline levantándose y sacudiéndose el pantalón con ayuda de Christian.
- Lo mismo digo –comenté para mí misma, mirando a otro lado.

Justin, que me escuchó, soltó una carcajada. Yo le miré y él me sonrió, pasó un brazo por mis hombros y me arrebató la gorra.

- ¡Eh! –grité intentándosela quitar, pero era mucho más alto que yo y no llegaba.
- Cógela –dijo riendo.
- No es justo –me crucé de brazos e hice morritos.
- Jo, lo siento –me la volvió a poner en la cabeza y me abrazó fuertemente, levantándome del suelo.
- Perdonado –besé la punta de su nariz- Uh, estás frío.
- Caliéntame.
- ¡Justin! –le regañé dándole un manotazo en el hombro.
- ¿Qué? –preguntó inocentemente.
- ¿Nos vamos? –propuso Caroline- Creo que me he hecho algo en la rodilla, apenas puedo caminar.

Preocupada, le rogué a Justin que me soltara de su efusivo abrazo. Cuando mis pies tocaron el suelo, fui hacia mi amiga. Se había levantado un poco el pantalón y pude ver cómo su rodilla estaba inchada y roja.

- Te llevaremos al hospital –dije mirándola y sacando el móvil- Llámare a James para que nos lleve.
- No, llamo yo a mi madre y así vosotros vais tirando a vuestra casa. Es tarde, no quiero que os regañen.

Christian ya estaba pasándole un brazo por la cintura.

- Sí, chicos –dijo él- Iros si queréis, yo me encargo de ella.
- Que no, hombre –me negué de nuevo.
- Llama a James –dijo Julia.
- Es lo que voy a hacer –saqué el móvil y marqué el número de mi guarda espaldas. Vi como Caroline revoloteaba los ojos- No mires así, sabes de sobras que no te dejaría sola.
- Sola no está, lerda –me insultó Christian.
- Calla, ardilla –él rio ante el mote que hacia tanto tiempo que no utilizaba con él.

#Llamada telefónica#
- ¿James? –pregunté cuando el teléfono dio señal.
- Sí, ___. Dime.
- Oye, ¿puedes venirnos a buscar a mí y a los chicos en el skateparck? Caroline se ha hecho daño y queremos llevarla al hospital.
- Claro, sin problema –aceptó- ¿En cuál estáis?

Miré a Justin en busca de ayuda y se puso él al teléfono para darle la dirección. Cuando acabó, me volvió a dar el móvil.

- Bueno, pues en diez minutos estoy ahí. Aguardad.
- Vale, gracias.
- De nada –dijo él.
#Fin de la llamada telefónica#

- ¿Qué ha dicho? –preguntó Caitlin.
- Que en diez minutos está aquí –contesté yo.
- ¿Y qué hacemos de mientras?
- Quemar los skates –le respondió de mala manera Carol a Chaz.
- Oye, mi tabla no la tocas.
- Podríamos hacer una hoguera para calentarnos –propuso Julia.
- Sí, y ya de paso hacemos nubes de esas raras –dije yo riendo.
- Quiero un moffin –pidió Justin.
- ¿Justin? –pregunté tontamente- ¿A qué viene eso?
- Tengo hambre, joder –reí- ¿Me lo vas a comprar o no?
- Yo ahora no pienso ir a una cafetería para comprarte un muffin.
- Pues acompáñame, al menos –puso cara de niño pequeño.

Suspiré y revoloteé los ojos.

- Chicos, ahora venimos –acepté cogiendo la mano de mi novio.
- No tardéis –nos pidieron los demás.
- No, tranquilos –dijo Justin.

Salimos del parque y caminamos hacia la primera cafetería que nos cruzamos. El interior era cálido y acogedor. El aroma de las barras de pan recién horneadas llegó hasta mis fosas nasales y provocó que mi estómago rugiera a causa del hambre.

- Será mejor que pidamos dos muffins –bromeó Justin mientras caminábamos hacia el mostrador. Mis mejllas se tornaron rosadas- Hola, buenas tardes.
- Buenas tardes –nos saludó la mujer de unos cincuenta y tantos años.
- ¿Nos puede poner dos muffins de chocolate, por favor?
- ¿Para llevar o para comérselos aquí? –preguntó mientras agarraba las pinzas metálicas para coger las pastas.

Justin me miró y yo alcé la muñeca donde estaba mi reloj de pulsera. Habían pasado cinco minutos y James estaría de camino.

- Para llevar –contestó leyéndome el pensamiento.

La mujer metió las dos magdalenas en la bolsa de papel y se las entregó a Justin, el cual al mismo tiempo, le entregaba un billete de diez cinco dólares.

- Quédese con el cambio –dijo sonriente.
- Gracias –sonrió la mujer.

Nos fuimos del local y en cuanto el frío me azotó, intenté calentarme con mis propios brazos; pero los de Justin me rodearon los hombros rápidamente.

- ¿Tienes frío? –preguntó mientras caminábamos.
- Un poco –contesté tiritando.

Mi cuerpo no se acostumbraba a cambios de temperatura tan bruscos. Hace nada estaba dentro de la cafetería con la calefacción puesta y ahora, pasando un frío de muerte. Justin se quitó su chaqueta y me la puso sobre los hombros, pero me negué rápidamente.

- Vamos, te congelarás –insistió volviéndomela a poner.
- Y tú también –dije.
- Yo no tengo frío, en serio –sus ojos lo delataban, tenía frío.
- Anda, orgulloso –reí y se la di. Eché a correr para que no me la volviera a dar- Mejor corramos o James se irá sin nosotros.

Soltó un par de carcajadas y corrió tras de mí, pero al minuto me alcanzó. Mis pulmones pronto pidieron oxígeno y, por tanto, paré. Justin se detuvo y se giró a verme. Soltó una gran risotada.

- ¿Ya estás cansada? –preguntó riendo y abriendo la bolsa con los muffins.
- ¡Eh, dame uno! –corrí hacia él, olvidándome del repentino flato que me había entrado hacia menos de dos segundos.
- Para eso no estás cansada, ¿eh? –preguntó retóricamente mientras me pasaba la bolsa marrón. Saqué la magdalena de chocolate y le di un bocado, saboreando cada pedazo- ¿Te gusta?
- Joder, me encanta –contesté con la boca llena.

Justin se echó a reír y yo me sonrojé. Era de mala educación hablar con la boca llena, pero supongo que no le importaría una cosa así. Hay confianza.

- Te prepararé una tarta de chocolate para tu cumple, ¿qué te parece? –preguntó antes de darle otro mordisco a su magdalena.
- ¿Sabes cocinar?
- No, pero la pastelera sí –me eché a reír y casi me atraganto- Respira, muchacha.
- Es tu culpa hacerme reír mientras como.
- Oh, lo siento –se disculpó riendo- Lo tendré en cuenta para la próxima vez.

Reí de nuevo y volví a morder el muffin, al igual que Justin. Cuando llegamos al skateparck, los chicos nos esperaban junto a James. Obviamente nos habíamos terminado la magdalena. En cuanto nos vieron, se cruzaron de brazos.

- ¿Por qué habéis tardado tanto? –preguntó James.
- Nos hemos entretenido con las magdalenas –respondió Justin.
- Pues podríais habéroslas comido en casa, que sois muy lentos –nos regañó Julia.
- Bueno, da igual –dijo Caroline- Vayamos al hospital a ver qué tengo.
- Sí, mejor –murmuró Christian.
- ¿Mejor por qué? –preguntó su novia.
- Porque estás borde.
- Me he hecho daño en la rodilla, ¿cómo quieres que esté, saltando?
- Paz y amor –pedí entrando a la camioneta.
- Primera discusión de pareja –dijo Justin riendo mientras se sentaba a mi lado.

Los chicos reímos.

- Intentad no discutir mucho –les aconsejó Caitlin. La pareja miró extrañada a la castaña- Lo digo porque sois tan orgullosos que luego os costará pediros perdón.
- Bueno, Justin y ___ son iguales –dijo Chaz mirándonos.
- Pero siempre acabamos perdonándonos –le contestó mi novio.
- Es que el orgullo hay que tragárselo cuando se trata de alguien al que amas –dije ésta vez yo.
- Joder Melona, eso me ha gustado.
- Va para Twitter –bromeó Justin sacando el móvil.

Yo solté una risita.

***

Caroline sólo tenía un gran moretón en la rodilla. Le dijeron que se pusiera hielo en la zona inchada y que se aplicara una pomada cada ocho horas. Luego se la vendaron y nos fuimos para casa. Mamá nos llamó y dijo que nos quería en casa en cero coma, que no tardáramos nada, así que James nos llevó en menos de un minuto. Al igual que a los demás. Justin subió a su casa y dijo que después me diría una cosa. Empezábamos con los secretitos.

- Hola, mamá –la saludé cuando llegué.
- Hey –habló mi amiga dejando las llaves en el cuenco de decoración que había en el pequeño pasillo de la entrada. Caminó hacia el sofá, besó la mejilla de mi madre y de Thomas y se tiró al sofá mientras rápidamente cambiaba la programación de la televisión.
- Hombre, Thomas –saludé al novio de mamá- Qué raro verte por aquí.

Éste rio ante mi sarcástico comentario. Mamá lo ignoró, al igual que Julia.

- Siéntate –pidió dando unas palmaditas en el cojín que había a su lado.

Preocupada, asentí con la cabeza y obedecí.

- No he hecho nada –dije antes de tiempo. Julia esta vez soltó unas carcajadas.
- ¿Y quién ha dicho que hayas hecho algo? –preguntó riendo.
- Ah –me encogí de hombros- Entonces, ¿qué pasa?
- Ya sabes que falta poco para tu cumpleaños y…
- No quiero nada –me adelanté.
- Vamos, cumples dieciséis.
- ¿Y? –contesté tajante- Aparte, voy a tener trabajo.
- Puede que no.
- Puede que sí –le insistí a mamá.
- Vamos, me hace ilusión prepararte una fiesta –pidió dando palmaditas cual niña pequeña emocionada.
- Sólo quiero una cosa –ella sonrió.
- Lo que quieras.
- Un tatuaje.
- Un coche
- Denegado.
- Jo, ¿por qué?
- No quiero que arresten a mi hija por conducción temeraria, ya te lo he dicho mil veces.
- Pero Justin se sacó el carnet de conducir a los dieciséis.
- ¿Y a mí qué más me da lo que haga Justin? –preguntó cruzándose de brazos.
- Es tu nuero sexy –elevé las cejas rápidamente. Todos, tanto Thomas como Julia, que no estaban involucrados en la conversación, rieron.
- ___ -me nombró en tono de regañina- ¿De verdad que no te apetece hacer nada para tu cumpleaños?
- Sólo estar con mis amigos y ya, mamá –dije suspirando- No quiero ni fiestas ni cosas raras, en serio.
- Bueno, bueno –alzó las manos y las dejó caer con cansancio sobre sus piernas.
- ¿Qué vamos a cenar? –preguntó Julia, cambiando de tema drásticamente.
- Hay chino en la nevera que sobró del otro día –respondió mamá señalando el frigorífico.
- ¿Te quedas, Thomas? –le pregunté. Él asintió- Vale, pero no comas mucho.
- ¡___! –me regañó mamá.
- Pero si el otro día lo dijiste hasta tú –dije riendo-, que come mucho.
- Vaya, gracias –bromeó su pareja haciéndose el ofendido.
- ___, hablaremos luego –masculló entre dientes.
- Vamos, si es broma –solté unas carcajadas- Que Thomas está hecho un pincelín –éste rio ante mi broma.
- Bueno, pues yo me voy a calentar ya la cena –Julia se levantó y caminó hacia la cocina- ¿Vosotros tenéis hambre?
- Yo no –me tumbé en el sofá.
- Espera, Julia –mamá hizo que mi amiga dejara las cosas sobre la encimera de golpe- No hagas nada.
- ¿Entonces qué ceno? –preguntó ésta asustada.
- Thomas, pide una pizza –éste se levantó y cogió el teléfono- Haremos noche de películas.

Yo me eché a reír, gesto que no le sentó muy bien.

- Mamá, ¿qué serie americana has visto?
- Puedes llamar a Justin.
- Planazo –dije sacando el móvil del bolsillo.
- ¿De verdad vas a invitar a Justin? –preguntó Julia riendo. Yo asentí con la cabeza- Pobre, se traumará viendo a tu madre y a Thomas liarse en mitad de la película.

Le lancé un cojín y ella lo cogió al vuelo.

- Que están aquí, idiota –susurré señalándolos con la cabeza, pero éstos buscaban unas películas.
- Bah, si no se enteran –hizo un gesto con las manos.

Negué con la cabeza y marqué el número de teléfono de Justin. Al segundo tono, me atendió.

#Llamada telefónica#
- ¿Diga?
- ¡Justin!
- Oh, ¿estoy hablando con la novia más preciosa del mundo?
- No lo sé, supongo –solté una carcajada- Sé que nos acabamos de ver, pero…
- Sosa, no me has contestado nada bonito a mi halago –juraría que había hecho morritos. Suspiré.
- ¿Estoy hablando con el novio más precioso del mundo?

­- Por Dios, qué cursi –dijo Julia mientras se comía una galleta.
- Tú calla, guarra.

- ¿Julia? –preguntó Justin ante mi insulto.
- Sí –dije riendo.
- Oye, aprovecho que  me llamas para preguntarte algo.
- Dime.
- ¿Qué haces ésta noche?
- Oh, mamá y Thomas habían planeado una noche de películas en el salón.
- Entonces supongo que no querrás venirte conmigo a cenar a McDonadls.
- Claro que sí.
- Pero, ¿y tu madre?
- Me dejará, tranquilo.
- Guay, paso a por ti en diez minutos.
- Vale, adiós.
- Hasta ahora –colgué.
#Fin de la llamada telefónica#

- Mami –la llamé, ella me miró-, Justin me ha propuesto hacer otra cosa.
- ¿Qué?
- Ir a cenar juntos –ella suspiró- Porfis, hace mucho tiempo que no nos vemos.
- Está bien, está bien.
- ¡Guay, gracias! –la abracé.
- Pues entonces yo me voy con Chaz –dijo Julia bajándose de la encimera y sacudiéndose las manos.
- Ah, claro –mi madre se cruzó de brazos.
- Vamos, pero si en el fondo habias planeado lo de las películas para ti y Thomas –solté una carcajada.

Julia rio conmigo, en cambio, mamá me miró extrañada.

- Sabías de sobras que haríamos otra cosa y así tú, aprovechando la ocasión, pues ya sabes –se puso roja, como un tomate. Sus mejillas estaban completamente rosadas y Thomas rio- Pero que no te de vergüenza, mujer. Que hay confianza.
- Anda, sube a tu habitación ya –pidió con una tímida sonrisa.
- Vamos Julia, dejémoslos solos –dije riendo mientras arrastraba a mi amiga escaleras arriba.

Llegamos a mi habitación y cerramos la puerta. Nos sentamos en la cama y solté una carcajada tras recordar el incómodo momento que había pasado mi madre tras nuestros comentarios.

- Oye, ¿te quedarás ésta noche a dormir a lo de Justin? –me preguntó Julia.
- Lo dudo. Iremos a cenar y ya. Aparte, no podemos llegar muy tarde.
- Lo sé, los horarios –ella suspiró- Sigo sin comprender por qué no quieres ninguna fiesta para tu cumpleaños.
- Porque primero: no sé si tendré el día libre. Que lo más seguro es que no. Y segundo: tampoco es que esté tan emocionada por cumplir dieciséis. No sé, con estar con mis amigos y familia me conformo.
- Bueno, pero que sepas que de mi regalo no te libras
- Me lo imaginaba –dije riendo.
- ¿Cuándo empezarás con los conciertos oficiales? –me preguntó.
- Ni idea, Janet tiene que hablar con el equipo sobre esto –respondí- 
Dice que para verano o antes haré una pequeña gira por aquí y bueno, actuaré.
- Tiene que ser emocionante llenar un estadio con gente que sólo va a escucharte a ti.

Sonreí.

- Sí, pero da miedo.
- ¿Por qué? Si lo haces todo muy bien. Aparte, ya has actuado antes para tanta gente.
- Sí, pero con Justin. No sola.
- Imagínate que él está contigo, a tu lado –me sonrio. Oí un claxon- Tiene que ser él.

Me levanté de la cama y me asomé al balcón, el cual aparte de tener vistas hacia la habitación de Justin, también las tenía hacia la carretera de enfrente. Y ahí, estaba la camioneta de Kenny. Estaba claro que no podríamos ir solos, y menos por la noche.

- Bueno, pues me voy –cogí mis cosas y besé la mejilla de Julia, aunque ella bajaba las escaleras conmigo- ¡Mamá, me voy!
- Coge una chaqueta –dijo cuando abría la puerta.
- Esta sudadera ya abriga bastante –le contesté cogiendo la tela.
- Que cojas una chaqueta o no sales.
- ¡Venga, hasta luego! –la ignoré y cerré la puerta.

En cuanto salí, corrí hacia la camioneta del guarda espaldas de mi novio. Ahí estaba él, como siempre, aguantándome la puerta de los asientos traseros. Le sonreí y tras entrar, se subió y cerró la puerta.

- ¿Te ha dicho algo tu madre?
- No –contesté encogiéndome de hombros con desinterés- ¿Por qué?
- Pensaba que te regañaría.
- Qué va –reí- Aparte, no me diría nada de todas formas, llevamos tiempo sin vernos.
- Eso es verdad –pasó un brazo por mis hombros y me besó la mejilla- ¿Sabes qué me pasó el otro día?
- No, ¿el qué?
- Salía de una entrevista y firmé un par de autógrafos, pero una chica en lugar de darme un póster mío o algo que esté relacionado con mi imagen, me dio la portada de la revista donde aparecías tú –soltó una carcajada- 
Dijo que le hacia ilusión que le firmara la revista de su ídola.
- ¿Entendiste eso? –pregunté, ya que obviamente se lo habrían dicho en español.
- No, me lo tradujo luego Alfredo –admitió entre risas.
- Lo intuía. Y bueno, ¿se la firmaste?
- Claro –asintió con la cabeza- Después dijo que haría lo que fuera por obtener tu firma.
- ¿Y quién era? –pregunté. Alomejor con suerte me la cruzaba un día por Sudamérica.
- Ésta –sacó su teléfono móvil y entró en Twitter. Buscó un tweet que había retuiteado y me mostró la foto. Le sonreí.
- Después la seguiré –dije.
- Le harías el día más feliz de su vida.
- Sí, seguro que sí.

Llegamos al McDonalds y le dijimos a Kenny que le enviaríamos un mensaje cuando quisiéramos volver a casa, que no sería a una hora demasiado tarde pues mañana tendríamos que ir al estudio. O al menos yo. Quieren decirme algo sumamente importante, palabras textuales de Janet y Madison. Salmos del vehículo y caminamos hacia el interior del establimiento, el cual no estaba muy lleno para lo que normalmente nos encontramos.

- Tú busca mesa, yo iré a pedir –dijo Justin antes de que pasáramos por la cola.
- Bueno, vale.
- Lo de siempre, ¿no? –preguntó.
- Sí, sí –acepté.

Busqué con la mirada una mesa libre y la encontré en la otra punta del local. Justo cuando estaba apunto de sentarme, alguien me tocó el hombro. Me giré y sonreí a la chica de mi edad que llevaba una cámara entre las manos.

- Hola, ¿eres ___ ___?
- Sí, soy yo –le sonreí.
- Me llamo Mandy, ¿te importaría que nos hiciéramos unas fotos juntas?
- Claro que no –dije sonriendo- Pásame la cámara.

Me la dio y la encendí. Ella se colocó a mi lado y con el brazo que tenía libre, aún sujetando el móvil, alcé la cámara de modo que podríamos quedar las dos en la foto y apreté al botón. Un flash hizo que mis ojos se cegaran por unos segundos. Le pasé la cámara y vimos la imagen. Había quedado bien.

- Muchas gracias, ¿puedo darte un abrazo? –pidió tímidamente.
- Sí –contesté riendo tiernamente. Me abrazó y besé su mejilla.
- Amo como cantas.
- Muchas gracias –le agradecí al separarme.
- Bueno, yo me voy ya –dijo marchándose y con aire de parecer estar molestándose.
- ¿Shawty, es ésta la mesa que has escogido? –oí cómo la voz de Justin, detrás de mí, preguntaba.
- Oh Dios mío, eres Justin Bieber –exclamó en voz baja la chica que había estado antes conmigo.
- Sí, hola –él rio y dejó la bandeja en la mesa.
- ¿Puedo sacarme una foto contigo? –preguntó sonriendo ampliamente- Mejor, puedo sacarme una foto con los dos.
- Claro –aceptamos.
- Mamá, por favor –llamó la chica a la mujer que miraba la escena. Ésta se levantó y cogió la cámara. La chica se puso en medio y la abrazamos. Sonreímos y, flash- Muchas gracias, chicos. Hoy es el mejor día de mi vida.

Ambos reímos y le sonreímos.

- Mandy, nos vamos –dijo la mujer levantándose y cogiendo el bolso.
- Ha sido un placer conocerte, pues –comenté yo sonriéndole.
- Gracias por existir –dijo marchándose. Le sonreímos por última vez y nos sentamos.
- Eso ha sido precioso –murmuré yo en voz baja.
- ¿El qué? –preguntó Justin abriendo su hamburguesa.
- Lo último que ha dicho –metí la pajita en la bebida- ¿No lo has oído? Nos ha agradecido nuestra existencia –sonreí tontamente.
- Sí, sin duda da gusto tener fans así –le dio el primer mordisco a su Big Mac- Oye, te he pedido una de patatas grandes. Es que como siempre acabas robándome las mías.
- Vale, tranquilo –contesté riendo y metiéndome unas cuantas en la boca.
- Supongo que ya te habrás enterado.
- ¿De qué? –bebí un poco de Coca Cola.
- De que los EMA son dentro de dos meses –casi me atraganto- Creo que no lo sabías.
- No –dije limpiándome la boca con una servilleta- ¿Qué día?
- Veinticuatro de febrero –respondió.
- Wow –suspiré- ¿Yo estoy?
- Te llegará la invitación si estás o no invitada –contestó- De todas formas, vendrás.
- ¿Por qué? –pregunté frunciendo el ceño confundida.
- Alguien tendrá que celebrar conmigo los premios, ¿no? –le sonreí tiernamente- Aparte, mañana se abrirá en la web las votaciones. Podrás ver en qué categorías estás nominada.
- Estoy nerviosa. Ojalá esté en alguna.
- Te digo unas cuantas –bebió un poco de su bebida-, ‘mejor artista revelación’, ‘mejor canción’ y ‘mejor artista femenino’.
- Son muchos, ¿no? Aparte, el de mejor canción seguro que te la llevas tú con Chris.
- No creo –dijo él negando con la cabeza.
- Bueno, sea lo que sea, mientras esté ahí sentada, seré feliz.
- Lo que cuenta es llegar –cogió mi mano por encima de la mesa y acarició el dorso de ésta. Le sonreí y él hizo lo mismo.

***

Llegamos a casa gracias a Kenny, el cual nos había llamado diciendo que era muy tarde y que sería mejor ir yéndonos antes de que nuestras madres nos regañaran. En cuanto me tumbé en la cama, mis párpados se cerraron y no se volvieron a abrir hasta la primera llamada del día, a eso de las nueve. Era Janet.

#Llamada telefónica#
- ¿Sí? –pregunté aún estando dormida.
- Despierta, bella durmiente.
- Son las nueve de la mañana.
- Si anoche no hubieses salido con Justi hasta tarde, no tendrías sueño.
- ¿Cómo sabes que salí anoche con él? –pregunté incorporándome en la cama.
- Hay varias fotos vuestras circulando por ahí.
- Oh –bostecé- Y bueno, ¿qué querías?
- Que te vistas, llames a James y vengas corriendo al estudio.
- ¿Tan pronto?
- Tenemos cosas que hablar.
- Estás borde.
- No creo –contestó tajante.
- Mejor voy alistándome.
- Sí, mejor.
- Nos vemos, adiós.
- Chao, ___.
#Fin de la llamada telefónica#

Acepté sin reprochar ir al estudio, más que nada porque intuía que mi representante hoy tenía un mal día y lo pagaría conmigo a la mínima que hiciera mal. Me levanté de la cama y la hice, como siempre. Me vestí {http://www.polyvore.com/cgi/set?id=62139993&.locale=es} y maquillé como normalmente solía hacer. Me recogí el pelo en una trenza y bajé al piso de abajo. Ahí estaban mamá y Julia viendo la televisión con una taza que humeaba entre las manos.

- Buenos días –saludé entre dos bostezos seguidos.
- Buen día –contestó mamá. Mi amiga simplemente movió la cabeza mientras me miraba- ¿Vas al estudio?
- Si, al parecer Janet quiere decirme algo sumamente importante –hice énfasis en esas dos últimas palabras al mismo tiempo que le echaba cacao en polvo a la leche.
- ¿Quieres que vaya llamando a James?
- Por favor –pedí mientras lo mezclaba todo con una cucharilla- Julia, ¿tú sabías que en dos meses se celebran los EMA’s?
- Claro –contestó con tono obvio- ¿Tú no?
- No –me senté a su lado y le di un sorbo a mi desayuno.
- ¿Con quién irías?
- Con mamá, claramente –ella me miró seria- Tú estarías en el backstage. En cambio ella, pues estaría en la gala.
- Oh, vale –aceptó sonriente.
- Si vas prométeme que no te colarás en el camerino de Chris Brown.
- No puedo prometerte nada si su nombre está en esa misma oración –reí.
- Hija, James viene a buscarte en cinco minutos.
- De acuerdo –le contesté levantándome para ir a dejar la taza al lavavajillas.

Hice un par de cosas más y cuando el timbre sonó, abrí la puerta, encontrándome con el grandullón de James. Le di un beso en la mejilla y le hice pasar mientras subía a mi habitación para coger una bufanda y el bolso con mis cosas.

- ¡Eh, Rapunzel! –me llamaron desde la ventana de enfrente. Me asomé y vi a Justin sin camiseta.
- Te vas a resfriar –comenté riendo.
- ¿Adónde vas?
- Al estudio.
- ¿Te lleva alguien?
- James, ¿por qué? –pregunté frunciendo el ceño.
- Por acompañarte –respondió despeinándose el flequillo. Sí, más de lo que ya estaba.
- Vente, sólo hablaremos de algo.
- Me pongo la sudadera y nos vemos.
- Estaré abajo con James.
- Guay.

Cerré las puertas del balcón al mismo tiempo que él se giraba y buscaba algo en el armario. Bajé las escaleras de dos en dos y me reuní con James, al cual le expliqué que Justin vendría con nosotros y que lo esperáramos afuera, que estaría ahí en menos de dos minutos. Aceptó y cuando salíamos para esperarlo apoyados en el coche, él justo salía de su casa. Corrió hacia el vehículo, saludó a James con un choque de manos y a mí con un rápido beso en los labios.

- ¿Vamos? –preguntó James.
- Vamos –aceptamos.

Cuando llegamos, nos presentamos en el salón donde siempre nos solíamos reunir y saludamos a todos los presentes de la sala.

- No te importa que haya venido Justin, ¿no? –pregunté sentándome a su lado.
- Sabes que no –respondió Janet. Cuando todos tomamos asiento empezó a hablar- ¿Sabes de qué trata ese tema tan sumamente importante?
- No.
- ¿No?
- No –contesté riéndome- Pero sí me lo dices lo sabré.
- Los próximos premios de MTV se celebran dentro de dos meses y estás invitada a la gala –me pasó el sobre con mi invitación dentro.

Lo tomé y lo abrí. Ahí estaba el papel que decía que estaba invitada a ir. Pero lo mejor de todo es que estaba nominada en unas cuantas categorías. ‘Mejor artista revelación’, ‘mejor artista femenino’, ‘mejor canción; hurt’ y ‘mejor dueto; con Iyaz – Pyramid’. Abrí los ojos como platos y Justin me arrebató el sobre de las manos.

- Esto es increíble –murmuré mirándolo de nuevo, ahora entre las manos de mi novio. Miré a mi representante- ¿Cómo es que te ha llegado a ti y no a mí?
- Me encargué personalmente de que no los recibieras tú misma para así darte la sorpresa.
- Esto es lo puto mejor –exclamé sonriendo.
- Eh, eso no lo podrás decir cuando agradezcas el premio –me regañó Madison.
- Pero, joder. ¿Esto cómo va? –pregunté- ¿Y dónde es?
- En Frankfurt –abrí más los ojos ante la respuesta de mi manager.
- Increible.
- Lo sé –respondió riendo- Y por eso estamos aquí, para hablar de cómo funciona esto.
- A ver, el show contaría con varias actuaciones. Y una de ellas sería la tuya al final del programa.
- ¿Qué cantaría?
- La de ‘pyramid’, con Iyaz.
- Guay –asentí con la cabeza.
- Y bueno, irías a la alfombra roja con tu madre o con quien quieras que te acompañe.
- Conmigo –Justin alzó la mano.
- Eso lo tendremos que hablar con Scooter, ¿no crees?
- Yo ya tengo decidido que iré con mamá y con ___ -pasó un brazo por mis hombros.
- Ya discutiremos eso más tarde. Ahora lo importante es hablar de tu actuación.
- Vale –asentí varias veces con la cabeza.


|| Unos días después ||
….


___________

Perdón, perdón, perdón, perdón y perdón. Años sin publicar, lo sé. Pero entre la falta de inspiración y tiempo libre, aquí una no hay quién se apañe. Pero bueno, ya estoy de vuelta y quiero dejar claras un par de cosas. La primera es dar las gracias a todas mis seguidoras, que no me abandonan aunque me tire años sin subir, que siempre me son fieles y no me cambian por nada. Os lo agradezco mucho de verdad. Segundo, quiero darles la bienvenida a nuevas lectoras, que veo que el número ha aumentado. Y tercero, que gracias, gracias por todos vuestros comentarios de apoyo, preguntas interesándoos por la novela y tal. En serio, sois lo puto mejor. ¿Y qué más? Ah sí, lo de siempre, recordaros que en la parte de arriba está la cuenta de mi Twitter y que si queréis hablar conmigo un día, no tenéis más que hacer que darme un simple follow y pedirme el Facebook o lo que vosotras queráis, que estoy aquí para lo que necesitéis.

Un besazo enorme, espero que os haya gustado. ¡Adiós, os quiero!

21 comentarios:

  1. wowowowwowowow melona tu a unos premios. JAJAJAJ me meo. Y yo, pues me cuelo en donde está Chris, y pues lo violo. Nadie se tiene por que enterar :)))))))))))))))) JAAJAJJAJAJAJAJAJA ole ole.
    Estas nominada a muushos premios, Olo:OOOOO JAJAJAJAJAJA lol. Me ha gustado el capítulo.
    Sois unas cagonas. En serio, es una puta patineta. Un sakate. Y la Caarol va al hospital por eso. Que ok. JAJAJAJAJA yo me he caído mil veces y ni siquiera me ha importado lo que me he echo JAJA. Bueeeeno, que me ha gustado el capítulo mucho mucho. A ver como me vistes een los premios e.e
    Te amou<3

    ResponderEliminar
  2. sube un capitulo porfa esque casi ya no los subes y me encanta tu novela y ojala este fin de semana hayas maraton XD bueno sube otro cap porfa y este estuvo genial XD

    ResponderEliminar
  3. Estubo genial el capitulo sigula pronto porfa

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes por haber tardado en subir, ahora ya esta, ya subiste y estamos todas contentas:), que buen final feliz♫.Me encantooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo! pero, que malaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! como lo vas a terminar asi? mal, mala, mala, mala. ta pero me encanto, es perfecto, esta muuuuuy bueno, muuuuuuuuuy lindo, muuuuuuuuuuuuuuy demas. Bueno ta no se quemas comentar asique chaoooooooooooooooooooo. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que me acuerdo, pobre jerry :( jajajaaj

      Eliminar
  5. TU SI QUE ERES LO PUTO MEJOR SHICA AJJAJAJAJAJAJ ERES LA BOMBA ESTO VA MEJORANDO CADA DIA MAS DUBE PRONTOOOOOO!

    ResponderEliminar
  6. dzbvbkuhsdgbkjvzsdgvjhxkgdkzjfgvjkdxzhvljckhvdskcvkuhyxvcjvls que capitulo mierda, pobre mi justin !! le pegue fuerte ajajjajajajajajjajaja y carolpobre. wowowowowowo me nominaron en pila de categorias :) jejo soy felizzz bueno es tarde y me tengo que leer el capi d julia o fijarme si subio q no se chau beso seguila ♥

    no corrijo faltas y supongo que te diste cuanta. ja pero mejore por q en el parcial de lengua me saque 10 jo lo mas alto q me saque en mi vida me siento importante :D

    ResponderEliminar
  7. SSSSSIIIIIIIGGGGGUUUUUEEEELLLLLAAAAAA PPPPPLLLLLEEEEEAAAASSSSEEEEE<3 ahaksjxnjdjajakakdkkx es muuuuuuuuuy buenaaaaa aaaahiii, puedes hacer maratooon*-* please please te lo pido:D

    OMG le pege en las b***s a my love... My fucking bitch me odiooo:'( pobechito my boy :')

    Haaay voy pa los premios lool <3

    Te amo sube mas suiti:D<3

    ResponderEliminar
  8. ASDFGHJKLKHHFDSASDFGHJKL LQ
    A PUTA QUE ME PARIOOOOOOOOO AME ELCAAP ESCRIBES DEMASIADO JENIAL C: ME ENCANTAAAAA SIGUELA Amore <3

    ResponderEliminar
  9. Oh My Fucking God! Como me dejas asi el cap mujéh?!??!!?
    Me voy a los EMA's Nena¡! Dale Dale Dale Yeah!
    Eso de que se hablara si voy con Shasten no eh! Yo voy con el , y me pongo un vestido que lo deje fuera de juego. GAME OVER BIEBER.
    Jesùh Maria y José que que capitulo joooooeeeeee! Quiero mas eh! Hay y el Shasten me ha dao un susto de la ostia. Pero pobre Jerry. No se merecia tal paliza.
    Y hemos ido a comer al mcdonalds! Nosotris tan sifisticados como siempre.
    Pos eso. Que ya sabes . Publica en cuanto puedas y sigue escribiendo asi. Que eso de estar nominada a tantas cosas me justa muchote
    Adios Mamacita
    ATT: @FelaBoulafa

    ResponderEliminar
  10. PUTO CAPÍTULO TIA, ES PERFECTO!!! Joder man me he quedado con ganas de más jdbsisbzusbusyz ya me estoy viendo en los premios liandola o Justin siendo tan 'normal' JHHGDTVKLGS quiero otro capítulo right now!
    Publica pronto porfaplis, te quiero mucho Mina<3

    ResponderEliminar
  11. me cago en to pero que capitulo mas.... chuloooo me encanta voy a ir a los premios voy a ir a los premios tu me ves gritando y saltando jajaja y mi madre que coño te pasa y yo voy a ir a los premios voy a ir a los premios XDXDXD buno que lo dicho me a encantao y super cuqui lo de la fan.
    XOXO:NALU.

    ResponderEliminar
  12. Vale, he muerto*-*
    Me encanta tu novela, bueno, soy nueva lectora, jijiji:3
    ¡Siguientee! :D
    Ah,una cosita, ¿te puedes pasar por mi blog y decirme si te gusta? :)
    www.believeiinyourdreaams.blogspot.com
    Gracias, besitos.
    Att: Alex.

    ResponderEliminar
  13. Bueno me lei el capitulo ayer pero como que era tarde y me dio palo comentar y bueno como que no comente ayer comento hoy OSTIA PERO COMO ME ENROLLO BUENO AL GRANO EL CAPITULOOO ESTAA PERFECTO, DIOS CASI ME DA UN PARO CARDIACO CUANDO ESTABAN EN EL CALLEJON Y JUSTIN COGE ____ Y DICE PRECIOSA, QUE TE JURO QUE EN AQUEL MOMENTO TIRE UN COJIN AL SUELO AKHSKIDH DEL MIEDO QUE TUVE PENSANDOME QUE DE VERDAD ERA UN VIOLADOR!! BUENO EN CUANTO PUEDAS SUBE OTRO ;) ERES UNA ESCRITORA GENIALLL!!!! Y YA ACABO QUE HABER SI SIN DARME CUENTA AUN ESCRIBO UNA CARTA KSHJKDH PERO QUE DIGO:/ BUENO CHAOO!! - @Cristina284cris

    ResponderEliminar
  14. Estoi flipando 0.0 IRE A LOS EMA's ahhhhhhhh hahahhaha bueno espero el proximo capitulo con impaciencia un abrazo @AgusJB5

    ResponderEliminar
  15. Mimaaaaaaa!! Que bueno que la seguiste:) e el capituloy wujuuuuuu voy a los MTV<3 en srrio AMO tu novela , es de las mejores que he leido, no la termines nunca es una adiccion<3 besos.
    *Jesu

    ResponderEliminar
  16. Olo. Olo. OLOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.
    Ay caguen to' er susto que me ha dao' er Justino. Digo. Pos' patá' en sus partes. JERJERJERno. Jo, que lástima ASFGRSFBHYERGFGNFHYHTGDBCNFHYTEGDBNFHJYRTEGDNTYTETRGSFBDHYJU6YETGDHNYJUTERGFBHDGNHJKUYRTEYRGSFHGJHKUTIUY7R6YETGDHKUTILYUTYJRHGDFSGRTYJU
    De verdad, Yasmina, es que subes capitulo y se me aselera' to' er corasong, true. Yes. Oh, swag.
    Y bueno, es que yo no se ya que ponerte, si es que todos son to' ASFDGHRFHJHTDF Y LIOYUGHJDGFHG Y AEDFGYTESDGFDYRSTG Y YO DESPUES FDGHJUTYEDFHGHTYGR*aire, respira, cuenta hasta diez*VFGHTRGDFGHFYJURGFDGNFJYUYEDGTEHDHGH y así, hasta que subes el proximo (? pos sip.
    Ah, y yo te voy a matar, que corajjjjjjje cuando acabas los capitulos en '...' siempre en '...' ¿QUE COÑO SIGNIFICAN LOS '...' DE LOS HUEVOS? ¿EH? ¿EH? ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¿EHHHHHHHHHHHHHHHH?!!!!!!!!!!!!!!! Jope yo quielo, más. En fin.
    Sube prontísimo bonita.
    Te quierooooooooo c:

    ResponderEliminar
  17. Please siguela esta super linda tu nove, ia quiero otro capitulo--- pasate por mi nove recien la estoy comenzando <3

    ResponderEliminar
  18. HOOOOOOOLA:)) VALE, NO QUIERO QUE TÚ TE DISCULPES EN MI BLOG, NUNCA MÁS. Yo he estado tan desaparecida como tú o más de blogger, así que no te preocupes.

    El capítulo es genial, perfecto*-* He tardado en leerlo un poco porque tus capítulos son extremadamente largos. Pero los adoro demasiado. Publica pronto, te quié<3

    ResponderEliminar
  19. Buah me encanta tu nove, enserio síguela pronto plissss!!! (L) o me desesperaré, enserio(L)
    Bueno kisses y sube pronto
    PD: a ti no te falta inspiración, siendo tu misma y escribiendo lo que crees ya te bastaa!!, adiós y mucho amoooorrrrrr!!!

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.