¿Cuántos somos ya?

1 de noviembre de 2012

Never let you go. {136}


Capítulo dedicado a Liza y @FelaBoulafa.

Estábamos todos en el aeropuerto. Chaz con Julia, los Beadles, mamá y yo. No había podido hablar con Justin e informarle sobre la terrible noticia, pero decidí hacer el último intento de comunicarme con él antes de subirnos al avión, al cual estaríamos entrando en menos de cinco minutos. Saqué el móvil, marqué su número de teléfono y… nada. No contestaba. Quizá estaba tan ocupado que ni tenía tiempo de atender a las llamadas personales. Posiblemente sea eso, sí.

- ¿Estás bien, Melona? –me preguntó Julia posando un brazo en mi hombro.
- He estado llamando a Justin, pero no me lo coge.
- Llámalo cuando lleguemos a Alaska. Será lo mejor –le sonreí. Justo en ese momento dieron el último aviso- Será mejor que vayamos entrando.
- ¿Sabes si Caroline nos espera en el aeropuerto? –preguntó Christian.
- No, me dio la dirección y ya. Estará con su familia y eso –respondí mientras avanzábamos por la larga cola.
- Tendremos que preguntar –dijo mamá mirando por enésima vez el papel con la dirección donde mi amiga ahora mismo estaba reunida con todos sus familiares- No me sé las calles.
- Iremos en taxi, si eso.

Llegamos al avión y cogimos asiento. El viaje era largo, pero gracias a que mi mente divagaba por un mundo distinto al que estaba acostumbrada, el trayecto se me hizo más ameno. Julia y Chaz estaban sentados delante de mamá y de mí. Mi amiga, cuando el vuelo empezó, se giró hacia mí y la miré.

- ¿Qué? –pregunté.
- Nada.
- ¿Entonces? –fruncí el ceño.
- ¿Qué hay del disco? –preguntó- ¿Cuándo empezarás con la promoción?
- No lo sé. Con esto de Caroline, dije que más tarde.
- No hay prisa.
- Sí, sí la hay –suspiré- Vamos atrasados.
- No es verdad –dijo Julia- Vamos bien de tiempo.
- El disco tendría que estar ya terminado, para así estas navidades promocionarlo por España.
- Hija, no tengas prisa.
- Ogh –me tapé la cara con las manos- Quizá haberme ido a pasar una semana con Justin no ha sido buena idea.
- ¿Qué dices, tonta? –Julia me dio una palmada en la pierna, como pudo, pues estaba mal girada- Hacia mucho tiempo que no os veíais. Os merecíais unos días a solas.
- Eh, ___ –me llamó Chaz. Yo le miré- ¿No dicen que lo bueno se hace esperar? Pues ya está.
- Lo sé pero, ¿y mis fans?
- No te rayes, verás que en cuanto lleguemos del entierro y de estar con Caroline, nos pondremos las pilas y acabaremos el disco –contestó Julia sonriéndome.
- ¿Cómo que “nos pondremos las pilas”? –pregunté.
- Sí, tú y yo. Y el equipo, vaya –suspiró- Chaz y yo lo hablamos anoche y creo que es mejor que vuelva a Atlanta, que aplace las vacaciones en Stratford con su familia.
- ¡Eh, de eso nada! –me negué de inmediato- Quedamos en que estarías en Canadá hasta fin de año.
- Pero…
- No, y si hace falta hasta después. Hasta el dos o el tres, si hace falta.
- No, eso sí que no –se negó rotundamente- No pienso dejar que vayas sola a España.
- Ehm, hola –saludó mi madre- Sola no va.
- Ya, pero me refiero a… -Julia suspiró- Da igual, yo me entiendo.
- Julia, escúchame –le pedí- Estaremos uno o dos días con Carol en Alaska, nos volveremos todos juntos y tú te irás con Chaz a Stratford. Después, cuando el equipo y yo viajemos a España a promocionar el disco, te bajarás. Pero el día tres, ¿queda claro?
- Pero…
- Eh, tú déjamelo todo a mí –ella rodó los ojos- ¿Confias en mí o no?
- Claro, claro que confío –sonrió.
- Pues ya está –sonreí yo también- Y ahora siéntate bien que sino después te dolerá la espalda.
- Vale, mamá –ambas soltamos unas carcajadas.

Me acomodé en el asiento y traté de cerrar los ojos, pero mi mente estaba poblada de dudas, preguntas, imágenes, recuerdos y sobretodo, Justin. ¿Qué habría sido de mí si no hubiese chocado con él aquél primer día de vacaciones? Posiblemente, no habría conocido a todos los que están sentados en este avión. Tampoco llevaría un collar en forma de corazón colgando del cuello. Sonreí al palpar la forma del colgante y recordar cómo fue el momento en que sus suaves dedos me lo colocaban. Y así, sin más, me quedé dormida.

***

- Eh, ___ –alguien me zarandeaba por el brazo. Abrí los ojos- Por fin despiertas, hija. Vamos, es hora de irnos.
- Mhm… ¿qué hora es? –pregunté.
- Tarde, el avión se ha retrasado bastante –me puse de pie y cogí el equipaje de mano que había puesto en los estantes de arriba.

Bajamos y en cuanto pusimos un pie en tierra, una oleada de frío nos hizo taparnos rápidamente con los abrigos que llevábamos colgando del brazo. Caminamos hacia donde nuestras maletas estaban y cogimos el primer taxi. Le dimos la dirección y una gran avenida de casas destacó. ¿La familia de Carol vivía en estas casas?

- Madre mía –exclamó Julia mirando por la ventanilla del vehículo- Son enormes.
- Algún día viviremos en una de esas –Chaz y Julia unieron sus manos, entrelazando los dedos. Ambos se sonrieron mutuamente, enamorados.

Desvié la mirada. Lo único que me faltaba sería llorar por Justin y su ausencia. No, ahora no. El vehículo aparcó delante de la número veinticuatro. Pagamos al taxista y nos bajó las maletas.

- Llama tú –le dijo Cait a Christian.
- No, no –se negó éste al instante.
- Mamá, tú –le pedí.
- ¿Pero qué más da quién llame? –preguntó cruzándose de brazos.
- Por eso, si da igual quien lo haga, llama tú –la empujé.
- Joder, que es un timbre –exclamó Julia abriéndose paso entre nosotros. 

Apretó el botón y resonó un agudo timbre- ¿Tan difícil era hacer esto?
Y justo en ese mismo instante, la puerta se abrió. Una chica castaña, con ojeras marcadas, labios finos y tez pálida, nos recibió.

- Carol –susurré para abrazarla fuertemente.

Ella me correspondió al gesto, hundiendo la cabeza en mi cuello, ahogándose en su propio llanto. Apreté fuertemente los ojos para tratar de reprimir las lágrimas que estaban apunto de desbordar y caer sobre mis mejillas, perdiéndose sobre la tela de mi abrigo.

- Tranquila, está todo bien –acaricié su espalda con dulzura y besé su mejilla un par de veces. Sequé las lágrimas que caían por su rostro y aparté un par de mechones que caían por su rostro- Ya estamos aquí, estamos contigo.

Y me volvió a abrazar, más fuerte. Como si me necesitara. Como si fuera su puerto seguro. Una mano tocó su hombro. La asustó. Se giró y me miró. Era su madre, igual que Caroline. Dos gotas de agua. Aunque ella estaba mucho peor, mucho más delgada, mucho más… cadavérica. Enia, su madre, daba miedo.

- Enia, estos son… bueno, ya los conoces –mi amiga se limpió los mocos con un pañuelo que sacó del bolsillo de su pantalón- Pero a ___ (tu madre), no.
- Un gusto, soy la madre de ___  –mamá le dio la mano a Enia- Siento mucho lo ocurrido.
- Gracias –sonrió a duras penas- Por favor, pasad. Hace frío ahí fuera.

Carol nos hizo hueco y dejó que camináramos por el estrecho pasillo de la casa de sus abuelos. Las paredes estaban cubiertas por un papel blanco con rosas rojas pintadas en él. Los cuadros, algo antiguos, tenían fotografías de muchos niños. Supuse que serían nietos, hijos o incluso ellos mismos cuando eran pequeños. De reojo pude ver cómo Christian abrazaba a Caroline por los hombros y éste, algo afligido, besaba tímidamente la cabeza de ella. Sonreí como pude, no estaba acostumbrada a asistir a funerales.

La mujer de la misma edad que mamá, nos guió a un salón enorme con una chimenea que destacaba muchísimo. En ella habían retratos de los difuntos con flores y obsequios personales. Cuando mis amigos y yo nos paramos en el centro de la sala, aquella multitud de personas medio muertas por el incidente, nos miraron.

- Mira mamá, es ___  –oí como una niña pequeña sentada en una silla, le susurraba algo a su madre.
- Cómportate, Anne –le pidió con los ojos aguosos y cogiéndole la mano.
- Ehm, familia –habló Carol con la voz débil- Ellos son mis amigos. Han tenido la buena fe de venir a verme en estos tiempos tan… difíciles –dijo esto último con el llanto saliendo de su garganta.

Christian, que estaba a su lado, rápidamente la abrazó. La escondió tras su pecho y dejó que ésta se desahogara, que le empapara la camiseta. 
Éste hundió el rostro en su cabello y cerró los ojos, llenando sus mejillas de lágrimas. Reprimí las ganas de llorar también. Jamás había estado en una situación como esta. No sabía qué hacer.

- Chicos, ¿os apetece algo de beber? Tenemos chocolate caliente. Sé que ha sido un viaje largo y frío –habló Enia.
- No, gracias –contestamos los demás.
- Por favor, sentaos –pidió una anciana mujer, levantándose del sofá verde oscuro.
- No, no hace falta –dijo Julia amablemente- Estamos bien así, gracias.
- Traeré unas sillas –habló Carol cuando se separó del pecho de su mejor amigo y a la vez enamorado.
- Te acompaño –Christian la siguió por el largo pasillo que conducía a no sé dónde.

Julia y yo nos miramos con aire de confusión. No sabíamos qué hacer, qué decir, cómo respirar. No sabíamos ni cómo movernos. La verdad es que estábamos en una casa que nunca habíamos visto y con gente que no conocíamos de nada. Y lo mejor de todo, es que las miradas cada vez me intimidaban más.

- Habeis sido muy amables en haber venido –habló un hombre. Supuse que sería el padre de mi amiga, se parecían bastante- Carol lo está pasando bastante mal y seguro que vuestra presencia la anima.
- Es un placer haber venido a visitarla –hablé yo esta vez en nombre de todos. Miré a mamá, estaba hablando con una mujer en voz baja. Tenía una capacidad increíble para relacionarse con la gente- Es lo menos que podemos hacer por ella.
- Se lo debemos todo –dijo Julia.
- No sabéis como os lo agradezco –habló el hombre- No os imagináis cómo es ver a tu hija sin vida, sin hablar. Casi que parezca que ni respire. Es… la verdad es que es devastador.

Sus ojos se inundaron de lágrimas, mas unos dedos rápidos lograron esconderlas de cualquier mirada que lo acechara.

- No tiene que agradecernos nada –dijo Caitlin.
- Sí, hacemos esto porque la queremos muchísimo. Es una gran amiga –comentó Chaz.

Julia apretó más fuerte la mano de su novio y ambos sonrieron al mismo tiempo. Christian y Carol llevaban un par de sillas plegables cada uno. Las pusieron en una esquina de la casa y poco a poco nos fuimos sentando.

- ___ –me llamó Caroline. Yo la miré y cogí su mano. La que tenía libre, pues la otra había sido agarrada por Chris- No sabes cuanto agradezco que hayas venido.
- Eh. Está todo bien –le sonreí- Sabes que haría cualquier cosa por ti.
- Pero has tenido que atrasar el trabajo y…
- Ya veré lo que hago con el disco –contesté- Ahora lo importante eres tú.
- ¿Y dónde dormiréis? –preguntó Enia, que estaba sentado al lado de mi madre.
- Estamos alojados en un hotel cerca de aquí –habló mamá.
- Oh, no tendríais que haber hecho eso –comentó Enia- Podriamos haberos hecho hueco en mi casa.
- No, de verdad –hablé- Aparte, somos muchos.
- No importa.
- Mamá –le interrumpió su hija, Carol- No insistas. Aparte, ya lo tienen todo reservado.
- Sí –dijo Christian- Además, seríamos una molesta.
- No seríais ninguna molesta –murmuró ella mirándolo. Éste se quedó perdido en sus ojos, lo pude notar perfectamente.
- Disculpa que pregunte esto pero, ¿cuándo se hará el entierro? –preguntó mi madre.
- Mañana por la tarde –respondió Enia.
- ¿Nos podríais dar la dirección del cementerio donde se vaya a celebrar? –pidió mamá sacando el móvil para apuntárselo.
- Claro –le dio la dirección y el horario- Gracias por todo, en serio.
- De nada, mujer –respondió.
- Será mejor que nos vayamos ya –dije- Hay que asegurarnos de que el hotel tiene las reservaciones hechas.
- Sí, mejor –todos nos levantamos- Ha sido un placer –habló mamá.
- El placer es nuestro –dijo Enia- Me alegra muchísimo saber que mi hija tiene unos amigos como vosotros.
- A nosotros nos alegra saber que la tenemos a ella de amiga –contesté sonriendo a Caroline.
- Nos vemos mañana –dijo mamá.
- Hasta mañana.

Nos despedimos de todos los presentes, cosa que nos llevó bastante tiempo. Carol y su madre nos acompañaron hasta la puerta. Cogimos las maletas que habíamos dejado en la entrada y llamamos a un taxi que, en menos de diez minutos, ya estaba llevándonos al hotel.

- Carol estaba echa polvo –dijo mamá entrando a la habitación donde dormiríamos hoy y mañana.
- ¿Y has visto a su madre? –dejé la maleta en el armario y saqué el móvil- Parecía que estuviese muerta.
- ___ , no digas eso –me regañó.
- No lo digo con malas intenciones, mamá.
- Lo sé, lo sé –se tumbó en la cama.

Llamé a Justin de nuevo, pero nada. Seguía sin contestarme. Estaba empezándome a preocupar bastante, pero decidí no hacerle mucho caso a mis rayadas. Suspiré. Suspiré cómo tantas veces.

- ¿Qué te pasa, hija?
- Llevo como dos días intentando llamar a Justin y no me lo coge –dejé el móvil en la mesita de noche que había al lado de mi cama- Me preocupa.
- ¿Habéis probado a hablar por Twitter o Skype?
- No se conecta. Y en Twitter solo es para decir lo que va a hacer y esas cosas –volví a suspirar.
- Aish, el amor –exclamó mirándome.
- Habló –le tiré una almohada.
- ¡Eh! –me regañó, mas una sonrisa se asomaba por sus labios.
- Sabes que sí, mamá –reí- Thomas te trae loquita.

Ella suspiró.

- ¿Te cae bien?
- La verdad es que sí –me encogí de hombros- Aunque no me agradaba mucho que me robara a mi madre.
- No sabes cuánto siento eso, mi niña –me miró afligida.
- No pasa nada –le sonreí- Pasado pisado.
- ¿Quieres cenar algo? –me cambió de tema.
- Llamaremos a los chicos –saqué el móvil- Julia. Sí, soy yo. Te llamo porque me daba palo levantarme e ir a tu habitación. ¿Quieres escucharme? –me eché a reír- Vístete o haz lo que quieras, pero ven ya a la habitación donde estamos mamá y yo –volví a reír- Eres idiota, no te pido que estés aquí en dos minutos, pero intenta no tardar dos horas –rodé los ojos- Que sí, pesada. Avisa a los chicos, ¿vale? ‘Enga, adiós.

Colgué el teléfono y miré a mamá.

- Iré a darme una ducha –ella asintió y le sonreí.

Me despojé en el baño de la habitación y preparé el agua caliente para darme una ducha rápida. En menos de diez minutos ya estaba secándome con una toalla blanca que el hotel proporcionaba a los huéspedes. Me puse la ropa interior y salí así mismo del baño pensando que solo estaría mamá. Pero me llevé una sorpresa cuando vi a los Beadles hablando con mi madre.

- ¡Mierda! –me tapé el cuerpo semidesnudo con las manos.
- Pero niña, tápate que pillarás un resfriado –bromeó Caitlin.
- Ah claro –cogí una bata que colgaba de la puerta del armario y me  la até- Tu hermano aquí viéndome en paños menores y tú preocupándote por mi salud.
- Pero si te he visto en bikini, qué más da.
- Mamá, ¿no le vas a decir nada?
- Pf –ella soltó unas carcajadas.
- Cualquier madre me habría echado la bronca –me crucé de brazos- No eres normal.
- Tú tampoco lo eres.
- Ahora es cuando sabemos a la perfección de donde viene tu anormalidad –dijo Chaz entrando a la habitación.
- Iré a vestirme al baño –dije cogiendo ropa de la maleta.

Me encerré de nuevo en el lavabo y me vestí con esto http://www.polyvore.com/cgi/set?id=62077704&.locale=es. Me dejé el cabello suelto y maquillé un poco mis ojos, difuminando la sombra negra. Salí, cogí el abrigo y nos marchamos. Esperamos a que el taxi que, minutos antes habíamos llamado, llegara y fuimos al primer restaurante que vimos. Cuando llegamos de nuevo al hotel, a eso de las diez de la noche, lo primero que hice fue dormirme. Estaba cansada.



|| Al día siguiente ||

Íbamos de camino al cementerio donde se celebraría el funeral de los abuelos fallecidos de Caroline. Todos íbamos vestidos de negro, como era lógico. Y la verdad, me sentía incómoda con tanta ropa oscura. No estaba acostumbrada. Aunque eso era lo de menos. Lo importante ahora era consolar a nuestra amiga y hacer que se sintiera bien. Cuando llegamos, en la entrada, un par de paparazzis pedían respuestas, información y hacían fotografías. Tras haberlos ignorado a todos, entramos y dimos el pésame a los familiares. Buscamos a Caroline y estuvimos con ella todo lo que quedaba de entierro. Christian, Julia, yo; todos la consolábamos en silencio. Al salir, de nuevo los periodistas esperaban información del por qué de mi visita al estado más frío de los Estados Unidos.

- ___ , el entierro al que ha asistido no será dirigido a ningún conocido tuyo, verdad?
- ¿Te parece correcto atrasar días de trabajo solo para venir al enterramiento del familiar de un amigo? –preguntaron.
- Me parece que este no es momento adecuado para preguntar ni fotografiar nada –hablé mientra caminaba hacia el coche de los padres de Carol, los cuales nos iban a llevar a su casa para ir a tomar algo caliente y así evadir un poco lo que habíamos vivido en el cementerio- Los familiares de mi amiga y ella misma no están pasando por un buen momento y me gustaría que los respetarais. Gracias.

Nos metimos en el vehículo y en silencio llegamos a su casa. Sí, tenían un hogar aquí en Alaska, pues este era su origen de nacimiento. Se habían mudado a Atlanta por razones de trabajo, pero lo que tenían aquí no lo habían vendido ni regalado por nada del mundo.

El interior era caliente y reconfortante. Guiados por Enia, llegamos a un salón enorme y con calefacción. Nos ofreció asiento a mis amigos, a mamá y a mí y se marchó junto con su marido a preparar un poco de café para todos.

- No sé cómo agradeceros esto, chicos –repitió Carol de nuevo.
- Y nosotros no sabemos cómo hacer que te entre que esto lo hacemos porque de verdad queremos –dijo Christian- Bonita, eres nuestra amiga y haríamos cualquier cosa por ti.
- Mi hermano tiene razón.
- Sí, y si hace falta cruzar el océano para estar contigo, lo haremos –añadió Julia.
- ¿Y sabes por qué? –pregunté yo retóricamente- Porque los amigos están para eso.
- Sois los mejores –se abalanzó sobre nosotros para abrazarnos.

Pasados unos minutos de charla, risas y comentarios tontos, mi teléfono sonó. Me excusé y me levanté mientras contemplaba el número privado que me estaba llamando. Cuando llegué a una esquina un poco alejada del salón, contesté.

#Llamada telefónica#
- ¿Sí? –pregunté. Mas no oí nada- ¿Diga?
- ¿___?
- Sí, soy yo –contesté- ¿Quién es?
- ¿Cómo qué quién soy? –preguntó la voz que por ahora no lograba reconocer- Tu novio, ¿quién sino?
- ¿Novio? –me hice la tonta. Sabía que era Justin- ¿Eso qué es? Ah, sí. Novio es aquél que lleva dos días sin contestar las llamadas de su novia, aquél que la deja dos días sin dormir y aquél que tiene la cara de llamarla justo ¡después de un entierro!
- Primero –habló-, se me perdió el móvil y tuve que comprarme uno. Segundo, gracias por preocuparte por mi; se nota que me quieres. Y tercero, ¿entierro?

Suspiré.

- Los abuelos de Carol, Bieber –murmuré- Fallecieron hace dos días.
- ¿Qué? –preguntó anonadado- Dios mío, estoy desinformado.
- Llevo llamándote dos días, no te quejes.
- Pero… ¿cuándo?
- ¡Hace dos días! –repetí.
- ¿Y tú donde estás? –preguntó.
- ¿No lees mis tweets?
- No –era obvio.
- En Alaska.
- ¿Alaska? –preguntó cada vez más confundido.
- Sí, con los chicos.
- Dos días sin móvil y sin conectarme y me pierdo todo esto –contestó frustrado- Bueno, ¿y ella cómo está?
- Fatal –suspiré- Pero dicen sus padres que desde que llegamos está mucho mejor.
- Mándales a la familia mi pésame.
- Lo haré.
- Me siento mal al no haber ido –murmuró.
- Hemos estado hablando de eso, Caroline lo entiende –le informé- No puedes dejar la gira.
- Y supongo que a ella le habrá parecido mal que tú atrasaras días de trabajo para terminar el álbum.
- Sí, dijo que no le parecía correcto hacer eso. Que no tendía que haberlo hecho.
- Pero con lo cabezona que eres, es difícil convencerte.
- Sí, supongo que sí –respondí riendo. Mas esa risa duró poco- Te echo de menos, Just.
- Y yo a ti –murmuró- No sabes cuánto extraño tus besos.
- ¿Sólo eso?
- Bueno, y tus abrazos. Y tus ‘buenos días, Bieber’. Y tu risa, tus rabietas… todo, mi amor, todo.
- Te quiero tanto –suspiré- Espero poder verte pronto.
- Me verás, te lo prometo.
- Tengo que cortar, Justin.
- Está bien –suspiró- Intentaré llamarte luego.
- Te llamo yo a este número, ¿te parece bien?
- Perfecto, guárdatelo –contestó- Adiós.
- Te quero, feo.
- Y yo a ti, boba.
#Fin de la llamada telefónica#

Volví a la sala donde estaban mis amigos y los padres de Carol. Todos me miraron esperando a que dijera quién había hecho que me levantara y no volviera durante diez largos minutos. Me senté al lado de mi madre y guardé el móvil en el bolsillo de  la gabardina.

- Era Justin –contesté- Os manda todo su pésame y apoyo.
- Dale las gracias de nuestra parte –pidió Enia. Carol y su padre sonrieron.
- Lo haré –contesté.



|| Unos días después ||

Carol había vuelto de Alaska con sus padres el mismo día que nosotros. Juntos habíamos llegado a Atlanta. Julia y Chaz se fueron a Stratford, tal y como les dije que hicieran. Acordamos mi amiga y yo que llegaría a España el día dos de enero, cuando el equipo y yo ya llevaríamos varios días promocionando el disco. El cual, ya estaba listo.

Se había acabado ya el primer trimestre en el instituto y por tanto, llegaron las notas. Suspendí matemáticas, como era de esperar. No me estaba enterando de nada y los ejercicios no me salían por más que Carol me ayudara. Y hablando de Carol, ésta estaba avanzando en cuanto a su relación con Christian. Los dos cada vez se iban dando más cuenta que estaban hechos el uno para el otro y que de un momento a otro acabarían juntos.

Y bueno, aparte de que me encontraba en uno de los mejores hoteles de mi país, no había nada más que contar. Llevaba ya varias entrevistas en programas españoles y la verdad es que me iba genial. Aún no había pasado a visitar a mis abuelos, tíos, primos y amigos, pero lo haría en cuanto llegara a tierras catalanas.

Mis fans españolas eran dedicadas y alocadas, tal y como me gustaban a mí. El primer día que llegué al hotel quisieron colarse en recepción diciendo que esperarían lo que hiciera falta con tal de verme, que algún día tendría que salir de la habitación. Cosa que fue pronto, quería ir a ver a mis fighters e ir a firmarles y fotografiarme con ellas. Era un trato especial que me gustaba mantener con ellas.

Y así estaban pasando los días; Julia me llamaba, yo a ella. Y su miedo por quedarse a solas con Chaz en la habitación cada vez crecía más. Y no era por él, sino por no hacerlo bien. Pero por más que le dijera que eso surgía solo, no me hacia caso. Habrá que esperar a su próxima llamada para saber noticias nuevas.



|| Narra Julia ||

- Chicos, vamos a ver a unos amigos –anunció la madre de mi novio.
- Comportaros –pidió el padre- Volveremos después de cenar.
- Tenéis la pasta en el microondas, sólo tenéis que calentarla.
- Que sí, mamá – Chaz rodó los ojos.
- No se preocupe, señora –dije sonriendo- No incendiaremos la casa ni nada por el estilo.
- Está bien, pero no me llames señora. Me hace parecer más mayor.

Solté unas carcajadas.

- Lo dicho, tened cuidado –nos avisó de nuevo.
- Adiós –nos despedimos cuando nos dieron un beso en la mejilla a cada uno.

Cerraron la puerta y por fin nos quedamos solos, tranquilos, sin padres ni madres que nos molestaran. Y no, no lo estaba deseando para lo que vosotras seguro estáis pensando. No, definitivamente no.  Chaz y yo subimos las escaleras hasta llegar a su habitación, la cual tenía una chimenea preciosa. En el suelo habíamos puesto un par de mantas para estar cómodos y cerca del fuego que propocionaba la leña. Él se tumbó y de un tirón que dio en mi mano, me dejó encima.

- Por fin solitos –dijo dándome un beso en los labios.
- Sí –me encogí de hombros y me abracé a su pecho.
- ¿Qué te apetece hacer? –preguntó mientras apartaba el cabello que tapaba mis hombros y, al dejarlos desnudos, los besaba.
- No lo sé –alzó la mirada. Podía ver el brillo que transmitían sus ojos- ¿Y a ti?
- ¿De verdad quieres que te lo diga? –preguntó sonriendo de lado.

Yo suspiré. Me senté correctamente aún estando sobre su cuerpo. Sus piernas, alzadas, me propocionaban un apoyo en la espalda para poder dejarme caer y estar más cómoda. Mis manos reposaban sobre su pecho y éste jugaba con mis dedos.

- ¿Puedo preguntarte algo?
- Ajá –besó la palma de mi mano.
- Las chicas con las que… ya sabes –me incomodaba hablar de estos temas.
- ¿Eh?
- Chaz, sabes a lo que me refiero.
- No, la verdad es que no –soltó unas carcajadas. Se estaba haciendo el tonto- Es broma, es broma. ¿Qué pasa con ellas?
- ¿Has vuelto a tener algún tipo de contacto?
- ¿A qué te refieres con contacto?
- Pues eso; hablar, ser amigos. No sé. Cualquier cosa.
- Mhm… -dudó en responder- No, la verdad es que no. ¿Por qué lo preguntas.
- No, por nada –suspiré.
- Eh, no estarás pensando lo que yo creo que piensas, ¿verdad? –eso fue un puro trabalenguas.
- ¿Qué crees que estoy pensando? –pregunté con un tono de voz bastante bajo.
- Que si algún día tú y yo llegamos a hacer el amor, te olvidaré.

Volví a suspirar. Era justo lo que por mi mente estaba pasando estos últimos segundos.

- Ni hablar, no pasará nunca eso –se incorporó sobre los ladrillos de la chimenea y así mi cuerpo quedó más unido al de él- ¿Y sabes por qué?
- ¿Por qué? –pregunté mirándolo fijamente a los ojos.
- Porque con ellas solo ha sido sexo; nada de amor. Contigo es diferente –acarició mi mentón- A ti te amo, y sé que no sería solo sexo, sino hacer el amor.
- Chaz…
- Sólo quiero decirte algo –entrelazó nuestros dedos- Una vez que te haga mía no dejaré que te separes de mí.

Cogió mi cara entre sus manos y acercó mi rostro al suyo, casi uniendo 
sus labios.

- Te amo. Y quiero que sea así para siempre. Sé que somos muy jóvenes para decir esto, para sentir esto. Pero quiero que tumbemos un ocho juntos, que lo nuestro sea infinito. Que no te separes de mí porque… -su aliento impactaba en mi boca-, si lo haces, no sabré como seguir viviendo.

Y finalmente, uní mis labios con los suyos. Encajaron como dos piezas de un rompecabezas que llevaba tiempo guardado en su caja. Las lenguas se encontraron y decidieron entrelazarse para nunca soltarse. Apretó mi cuerpo al suyo y casi pude sentir los latidos de su corazón. Sus manos paseaban con parsmonia por mi espalda y brindaban a mi piel suaves caricias con las yemas de sus dedos.

- Quiero hacerte mía, Julia –susurró en mi boca.
- Quiero que me hagas tuya –pedí.
- ¿Sí?
- Estoy preparada. Estoy preparada, Chaz –besé sus labios- Quiero hacer el amor contigo.

Y dicho esto, me besó. Una. Dos. Tres veces. Y cuatro. A la quinta no fue en la boca, sino en el cuello. Con un rápido movimiento se libró de mi camiseta. Y yo de la suya. Y él de mis pantalones. Y yo de los suyos. Y sólo quedabamos en ropa interior, pero me daba igual. El corazón me iba a mil. Y el suyo también. Sus labios se deslizaban por mi piel ahora erizada. Sus labios, a medida que me acariciaban, dejaban rastros brillantes por mi cuerpo. Sus manos enviaban setecientas mil descargas eléctricas por mis venas. Y en nada, cuando cerré los ojos, lo notaba dentro de mí. Nuestras almas crearon un lazo especial, imposible de romper, de soltar. Estábamos unidos. Unidos para siempre.

Y me volvió a besar. Y yo a él. Y se me escapó un gemido. Y a él otro. Y seguimos. Seguimos mientras la leña soltaba pequeñas chispas. 
Mientras la habitación se impregnaba de nuestros gemidos, de nuestros besos. Nos tapamos, nos destapamos. Nos besamos otra vez. Nos brindamos de placer y caricias mutuamente. Y así, sin haberlo planeado antes, disfrutamos de una de las mejores tardes que habíamos pasado juntos.

___________

Vale, escribir la última parte ha sido... raro. Dado que no siento ningún tipo de atracción hacia Chaz, no sabía cómo describir la escena del 'serso'. Y bueno, si queda tan... mal, es por eso. Seguro que con Justin y ___  (tu nombre) me queda mejor.

Y bueno, felicidades a Fela, que es su cumpleaños. Y como yo mañana no voy a poder subir capítulo, felicidades también a Liza -que te felicitaré igualmente por Twitter, no te preocupes jasdhkasd-. Y bueno, eso es todo. Comentad mucho y si tenéis alguna duda o queréis hablar conmigo, arriba tenéis mi cuenta de Twitter y más abajo podéis dejarme preguntas, ¿vale?

Un beso a todas.

22 comentarios:

  1. FUCK FUCK FUCKKKKK QUE ESTA MUY BUENAA JUSTIN ES UN TIERNOOOOO C: Y CHAZ CON JULIA (casi escribo ryan da fuck(?) SON UNOS CALENTONES PERO TIERNOOOOOOOOS ME ENCANTA TU NOVE SIGUELA MUHEEEEER

    ResponderEliminar
  2. Me encanto el capitulo aunque fue raror leer las ultimas partes pero igual esta super tierno forfa siguela

    ResponderEliminar
  3. No niego que aiga sido raro, pero el capitulo ensi me a encantado ,Seguila Besos

    ResponderEliminar
  4. OH MY GOD. Yasmina me dedicó el capitulo.
    Chaz y Julia... Dios.
    AMÉ EL CAPITULO, GRACIAAAAAAAASSSSSS.

    No puedo esperar a leer el beso de Carol y Chris, no sé porqué razón, pero me emociona el hecho de que estén juntos.
    Y bueno, ya no sé que otra cosa decir además de que me gusta mucho la novela, que es muy tierna, perfecta yo to' eso, que creo que no hace falta decírtelo, que lo sabes de sobras.

    Te agradezco de nuevo el capi, que me encantó c: y eso, besotes Mina, te quieero.

    ResponderEliminar
  5. hija de puta melona
    hija de puta
    eso no se hace

    3...
    2...
    1...


    SEKJNUESOIJDSFESIFHETOWFJOISDGJIOERNJOIERJIERGNOUGNUOEWGNWIGFRKDFJGNKGJERWIUOGNJOIDFSG MI CHAAAAAAAAAAAAAZ LO PRIMERO HA SIDO MUY CURSI, LO DEL OCHO ESTE PEROSNDKSNDFKJNDSFKJSDNKJSDGNKSJDNSKJDBGKJSDBKEWJKSJDBKSJDFJSDNJERJERFJOEWGNJESNDKGJBKJDFSBGKJDFSDSFGFGSDFKLNDSKJFNDSKFSJDKFDS AIH AIH QUE ME DALTA EL AIRE MELONA
    SDFKJNSDKJFNDSKFJNSKDFJNSKDFJNSKDJFNKDFSKSJGSG 'QUIERO HACERTE MIA, JULIA' PUTAAAAAAAA ESO NO SE HACE DIOS QUE PUTO INFARTO SDKJFNKJDFNKJSDNGKJDSGNKJDFSGJKSDFNO SKDJFNSKJDFNKJDS NO SDKGJNSKDJNDSKJFNDSKJFNDSKJFNDSKJFNDFSKJGNKSDLOSGDKDFPOGRJDÑLSK,GMNRJERWFDSNLVTRGDFKGHRIKGJEFDFS AHORA SI.
    UDPOER`TIUOERHUERJNERGFOERGIUERJERGKJEGRNERJPGNPERJNGPERJGNEPRJGNEWPRGNWEPRJGNERWJGNWERJPGNWPERGJURWPGNJWGJPERJPWKGNWERPGNJERWKPJEWKPRGNERKPWJGNERWBGERJPGNGEWPKRJGNERKJPBGERWKJBGNGFPWKREJGNPERWKJGNERKPERWKNFKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTADEJELSDFHBPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBERWOBRHBROEBHEROWBHERGOBJERWGJOHBGHJERWBEJHORBGJERHOBGJERHERHWBGERWOHBGWOERHBEROBHEROWHBEWHERG PARA MI LA ULTIMA PARTE DE ESTE CAPITULO ES PERFECTO. OK? SDNSKJNKJSDGNDWKGPQEWHKERWERGERGKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTADEJELSDFHBPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTADEJELSDFHBPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTADEJELSDFHBPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTADEJELSDFHBPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBE

    ResponderEliminar
  6. JOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO KSDFBSKDJFNDSJFNSKJDF QUE BONITO

    ResponderEliminar
  7. Su HTML no es aceptable: Debe contener como máximo 4.096 caracteres. Y SI QUIERO PONER MAS, QUE? EH! QUE? SDKFJNSKDFDSF

    ResponderEliminar
  8. BPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUEIYNOVAKJDRTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTABPSFBPSDDEJEVETUDEJEVEDESEIYNOVAKJDFSNKHBFOERHBRJOEWBOERBEKPJEWNERKJP23IOUO34IUDSKJPSKLFÈGTI4UTUÒ34OI34TUE09TEJRNWEKJNERTKBWERASEREJEKDSBGPIEWUHIUPDSERGIUPREIUPERTHIPERBTIUPRETIUPERIUTAJSFNKJEWER

    ResponderEliminar
  9. Grashiash melona por este capitulo tan eshpeshial :')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mierda sigue viva! ajajajja no lo creo

      Eliminar
  10. DIOOOOS MIO DE MI VIDA DE MI ALMA Y DE MI CORAZON ajaajja tal vez eso ha sido un tanto brusco ajjajajaj me ha molaado ell capi es tan daskjfhgadsk a y chaz y julia mi madrreee, pero lo q mas espero ees como cuando bieber y yo por asi decirlo ajajaj no se habian besado q todo el mundo decia beso YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA pues eso es lo q me pasa ahora con Carol y Christian ajjajaaj
    pue ezo cara quezo me encanto el capi
    un besitoooo de la canaria
    Claudia

    ResponderEliminar
  11. LJKAFGHFALIJFAGILKJFDGNLFDKJGALGK CAPITULAZO FDLJSKLJBFNBLNKJFSVBF ALÉ, AMOR PAL CUERPO CON CHAZ Y JULIA ÑKFJVNÑKFJVN Tú dirás que no te ha quedado bien, pero ha sido muuu' bonito. Que cuquis ellos*.*

    Y pobrecita Carol, me ha dado mucha pena. Al principio pensaba, que drama ¿no?, pero luego he pensado en que eso me podría pasar a mí, que se murieran mis abuelos (toquemos todos madera para que no pase) y casi me da algo. Al menos ella y Chris están avanzando. Aixx mi Chris, que lo adoro.

    En fin, que me voy. Pública pronto cariño, te quié<3

    http://judiitrull35.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  12. aiis que an echo el ñaca ñaca jaja bueno son super cute me an cantao como siempre y que subas cuando puedas jo e io al entirro de los abuelos de carol flipa y chaz y julia acen una pareja muy mona.
    XOXO:NALU.

    ResponderEliminar
  13. ysjskajdjsusssdhxvskbehidd MUERO MUERO MUEROOOOOOOOOOO.SIGUIENTE YA!!! *-*

    ResponderEliminar
  14. YASMINA, ME CAGO EN TU NASIÓHN. GHFNJRYTDBGCYJURTHDGBCJUYHRFNJUTYHFNGJMUTYHFNJGMUTYRHGFNJGMUTYTEGDBNFHJGMKIU7YTEGDBNMGJKUTRYHFNMGJK,IYUYRHDGBCN VMKHYIUYRHGBNC VMK,HYIUTJYHFGNBVN JMKIYUYRHFNV JGMKIYUJTYHFNJGMTUYHRFNVGTYUTRHGFNHMGJFKUYYJJHFNMGFKUYITYRHFNMGJKIYU7U6RTSHGFNHMGJ,HKYIIU7URYTHFMGKUTJYHMGJKUTUJHCGMK
    EN 3..2..1. *PAULA MURIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEENDO*
    ¿PERO TU HAS VISTO QUE CAPITULAZO?
    AY MARRE MIA. BUAH, FLIPANTE.
    he tardao' en leermelo i know it, pero estoy petá de examenes, oh yeah, me cago en mi instiputa. Swag
    A ver, me he picado con er justino, pero es que es normal, estaba asustada, y él sin llamarme, pues no, jo.
    Chris y carol. Que cosas mas cuckis, quiero que salgan ya. YA.
    YA.
    YA.
    YA.
    YA.
    YA.
    YA.
    A H O R A.
    bue' y lo de Chaz y julia. JODEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER, TE LO JURO, S -- I -- N P -- A -- L -- A -- B -- R -- A --S
    ¿OK? OKIDOKI.
    QUE YA ESTÁ CONFIRMAO' ESTOY ENAMORÁ DE TU NOVELA, PA' QUE LO SEPAS. SIIIIIIIII. WIIIIIIIII.
    Ya está amor, sube en cuanto puedas te quielo <3

    ResponderEliminar
  15. Aaaaaaa, Soy nueva lectoraaaaaa.
    Amo como escribes me ENCANTA tu novela:)
    Te mando muchas letritas de amor:
    Fhvkvfhhvfghvdfghcghkjcetjkbdgjjxgjhfhhvdghvfhjvfhhcdhjcdhhdghhhtuhjxdhjdgjcatujbkohvdhjbdhjvhjfgjkofghhnkcdfhbsghhfhjfhhfhjvfjjf.....
    Luli<3

    ResponderEliminar
  16. holaa
    soi nueva seguidora he leido toda tu novela y me eneamorado de ella es tan linda la manera con la qe escribes he leido lo de los cumpleaños y el mio es el 3 de diciembre publica pronto bay:) besos♥
    p.s. cuando comense a leer el blog no era belieber pero ahora con orgullo puedo decir qe ahora soi parte de esta enorme familia♥

    ResponderEliminar
  17. fbuhkjgvlucjhfbdosuyfbdljs perodon por no comentar antes es q no pude ajaja por dis q capitulo jbsaihofgui pobre carol! como q a justin se le perdio el celular ja me pasa siempre pero lo encuentro en el bolsillo de mi pantalon o short que llevo puesto! ja quede como una idiota pero ta.barbaro julia y chaz llevn menos tiempo de relacion y ya se cojieron svghvjsafuydsygfdyisfdiyfsy no lo puedo creeerrrrrrr .y yo cuaando me violo al bieber???????

    ResponderEliminar
  18. Siguelaa!!! Esta re buena ;) me encanta :)

    ResponderEliminar
  19. es preciosa me encanto soy fanatica de las novelas de justin bieber tambien podeis ver la mia tengo una terminada y ahora escribo una de miedo :)

    http://www.facebook.com/pages/Novelas-de-justin-bieber-y-tu-_/478211492191713?sk=photos_albums

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.