¿Cuántos somos ya?

26 de octubre de 2012

Never let you go. {135}


Tras varias horas de vuelo, llegué a tierras estado unidenses a eso de las dos y media de la tarde. Contaba con la presencia de mi madre y James para venirme a recoger al aeropuerto, pues Julia se había ido ya a Stratford con Chaz y los Beadles se habían ido un fin de semana a Los Ángeles. Busqué mis dos maletas en aquella cinta donde el equipaje de los demás también circulaba y, cuando fui a cogerlas, una mano masculina me lo impedió. Era la de mi guarda espaldas.

- ¡James! –exclamé sonriente.
- ¡Hola, pequeña! –me abrazó fuertemente, levantándome del suelo como unos cinco centímetros.
- ¿Cómo estás? –preguntó soltándome.
- Genial, ¿y tú?
- Echándote de menos –cogió mis maletas y caminamos hacia el exterior, no sin antes haber firmado un par de autógrafos que me pedían- Sube al coche.
- ¿Mamá está dentro? –pregunté. Pero al abrir la puerta del copiloto no encontré a nadie.
- Está… no sé qué está haciendo, la verdad.
- ¿Y yo me quedaré sola en casa qué? –pregunté abrochándome el cinturón.
- No precisamente, Janet quiere que vayas al estudio.

Resoplé.

- Bienvenida al trabajo –dijo entre risas.
- Encima mi Melona está con Chaz en Stratford –hice un puchero.
- La verás en breve.
- Para el 31, falta mucho.
- Tienes a los Beadles –me miró y sonrió.
- No es lo mismo, Julia es prácticamente como mi hermana mayor.
- Podrás centrarte más en los estudios y en componer –dijo mirando a la carretera.
- Echo de menos a Justin.
- Te noto bipolar, ¿a caso estás con el periodo? –preguntó riendo.
- No –admití riendo. Y sí, eso también había sido un poco bipolar.
- Oh, ya lo creo que sí.
- Soy una adolescente; los adolescentes siempre andan con constantes cambios de humor –le expliqué cruzándome de brazos- Por cierto, ¿sabes más o menos cuando tendremos el disco terminado?
- Sabes lo mismo que sé yo, ___ –contestó- Las grabaciones están casi listas, seguro que hoy lo terminas todo. Y bueno, después falta preparar la portada y esas cosas. Ya sabes.
- Sí, ya sé –suspiré- Tengo hambre, ¿después iremos a comer algo?
- Claro.

Aparcó el coche delante del estudio y entramos. Buscamos la habitación de grabación y nos encontramos a Janet y al chico que se encargaba de las mezclas y sonidos. En cuanto James y yo aparecimos, la joven representante me estrechó entre sus brazos como signo de bievenida.

- ___, cielo, qué alegría verte de nuevo –le sonreí del mismo modo en que ella había hecho conmigo.
- Lo mismo digo, Janet.
- Ya se te echaba de menos, ___ –dijo- Extrañabamos tus tonterías en mitad de las grabaciones.

Solté unas carcajadas.

- Bueno, ¿qué querías, Janet?
- Acabar de grabar para empezar esta semana con la carátula del álbum.
- Oh, bueno –sonreí- Empecemos, pues.

***

Después de haber estado ahí metida como tres horas seguidas, decidimos salir a comer algo. Mi estómago y el de todos nos lo pedía. 
Después llamé a Justin, Julia y mamá. Mi novio estaba ensayando para el concierto de la noche siguiente, mi amiga estaba en el coche de los padres de Chaz para ir ya a alojarse. Mamá, en cambio, había salido con Thomas. Y, según ella, esta noche me lo presentaría. Perfecto, antes de ir a buscar a su hija queda con el idiota de su novio.

- Te noto rara, ___ –dijo James conduciendo hacia mi casa.
- No me pasa nada, tranquilo –contesté mirándome las puntas abiertas de mi cabello- Necesito un corte de pelo urgente.
- Quizá podrías ir esta tarde.
- No, estudiaré para mañana y luego… ni idea.
- ¿No era que tu mamá quería presentarte a Thomas? –preguntó para asegurarse.
- Sí, eso creo –me crucé de brazos.
- No pareces ilusionada –dijo mirándome por unos segundos para luego centrarse de nuevo en la carretera.
- La verdad es que últimamente Thomas no me hace mucha gracia –respondí para luego soltar un soplido.
- ¿Y eso por qué? Parece buen hombre según me habla tu madre.
- Al principio me parecía majo. Bueno, ni siquiera lo conocía, pero no sé. Luego, mamá empezó a quedar mucho con él y se despreocupó de mí y de Julia. Y joder, me da rabia.
- Tu madre está rehaciendo su vida, solo es eso, ___ –como si no supiera ya eso- Dale tiempo. Luego podrás estar con ella todo lo que quieras.
- No lo sé, solo espero que ese Thomas no termine robándome a mi madre. Es lo único que me queda.
- No digas eso, tienes a tus amigos, a Justin, a tus fans, al equipo… -me miró justo cuando el semáforo se había puesto de color rojo- Si quieres sigo.
- No me refiero a eso. Sé que tengo muchas personas a mi lado que me quieren y apoyan en todo momento. Pero de familia… el resto está en España.

Alargó el brazo hacia mí y acarició mi melena. James también formaba parte de la pequeña familia que estaba formando aquí, en Atlanta, con tanta ilusión. Le sonreí a duras penas, las lágrimas estaba volviendo borroso todo el campo de visión. La garganta me ardía y lo único que quería era llegar a casa y tumbarme en la cama a desahogarme. Me había acordado de mi familia española y tenía un noséqué en el pecho que me impedía respirar correctamente.

El vehículo quedó estacionado delante de mi casa. Con ayuda de James, saqué las maletas del maletero y las introduje al living de mi hogar. Me despedí de él y cogí mi equipaje para subirlo hasta mi habitación, pero justo cuando alzaba las grandes maletas, las carcajadas de mi madre y las de un hombre hacían eco en la sala. Bajaban las escaleras riendo.

- ¡Hija! –exclamó mamá al verme.

Vino corriendo a mí. Yo, en cambio, me quedé quita esperando su efusivo abrazo. Aún seguía resentida por no haberme venido a buscar.

- ¿Cómo estás?
- Como siempre, supongo –me encogí de hombros.
- Cielo, quiero presentarte a Thomas –me sonrió.

El hombre al que había llamado, se acercó y me dio un beso en la mejilla. Yo, estátil como estaba desde un principio, me lo quedé mirando de piez a cabezas. Sin disimulo alguno. Así, a simple vista, el hombre no era feo; al contrario, era atractivo.

- Encantado de conocerte –me sonrió el novio/amigo/noséqué de mi madre.
- Podría decir lo mismo –pero no lo diría. No me gusta mentir.
- Ohm… bueno –mamá estaba incomoda- Hija, ¿qué te parece si te duchas y nos vamos a tomar algo los tres juntos?
- No me apetece, estoy cansada. Vengo de un viaje de más ocho horas –cogí las maletas y caminé hacia las escaleras- Ve tú con él. Al fin y al cabo, es lo único que has hecho desde que lo conoces –me giré y la miré-; estar con él.

Decidí ignorar la cara que después de mi comentario pondría. Subí las escaleras lo más rápido que pude. Pero era difícil, las maletas pesaban. 
Me encerré en la habitación y dejé el equipaje sobre la cama. Podía oír perfectamente las voces de los dos adultos que aún seguían en el salón. 
De repente unos pasos empezaron a sonar cerca de mi puerta y esta, se abrió de golpe. Mamá parecía malhumorada.

- ¿Se puede saber qué ha sido eso? –preguntó cerrando la puerta y acercándose a mí con los brazos cruzados.
- ¿El qué? –empecé a sacar la ropa.
- Ya sabes de lo que hablo. ¿Por qué has dicho eso?
- ¿Acaso es mentira? –le respondí con otra pregunta sin mirarla.
- ___, eso ha sido una grosería.
- Ha sido una verdad como una casa y eso es lo que te jode –contesté encarándome a ella.

Recibí un manotazo en la cara por su parte. Bajé la mirada rápidamente aguantando las lágrimas de impotencia. Luego, alcé el rostro.

- Desde que conoces a Thomas apenas sabes que existo –me sinceré con ella- Hoy ni siquiera has venido a recogerme al aeropuerto. Te he tenido que llamar yo para que supieras que había llegado a Atlanta, sino, ni te preocupas. Thomas es lo único importante que tienes.

Mamá me miró afligida y me abrazó, mas yo rechacé el cariñoso gesto.

- Lo siento mucho, de verdad –dijo con la voz rota- No sabia que te molestaría tanto.
- ¿Cómo no me va a molestar? Eres lo único que tengo aquí en Atlanta, ¿qué quieres, que me quede sola?
- De verdad que no pensé en que te molestaría eso, hija –fruncí el ceño ante su comentario- Es que, Thomas me gusta tanto que pensé que lo entenderías y…
- Mamá, te entiendo perfectamente. Pero no olvides que tienes una hija que apenas pasa tiempo en casa y, que cuando tiene la suerte de poder descansar unos minutos, lo único que quiere es tener una conversación con su madre –muchas veces había tenido que quedarme sola naa más llegar del instituto o del estudio. Y eso era lo que más me dolía.

Ella suspiró.

- Perdóname, por favor –pidió en medio del llanto, cosa que me hizo llorar a mí.

La abracé esta vez con gusto. Ambas lloramos durante unos minutos y, cuando vimos que ya era suficiente, nos separamos intentando ocultar todo rastro de lágrimas de nuestros rostros.

- Entonces, ¿querrás venir a la cena? Thomas es simpático, te caerá bien.
- Es que mañana tengo un examen y quiero estudiar un poco más –le expliqué.
- Pero no nos vamos ahora, sino más tarde. A eso de las ocho o así.
- Oh –dudé- Bueno, sino vamos a venir muy tarde, de acuerdo.
- No, solo será para decirte una cosa… -sonrió.
- No hace falta ninguna cena para decirme que estás saliendo con él, mamá –enarqué una ceja y reí divertida. Ella, en cambio, se sonrojó- Pero bueno, iré de todas formas.
- Genial, avisaré a Thomas –aceptó sonriente.
- De acuerdo –ella caminó hacia la puerta y se marchó.

***

Había estado repasando durante tres horas, en las cuales paraba veinte minutos para hablar con Julia por Skype, Caroline por WA y stalkear a Justin en Twitter. Cuando mamá subió a la habitación, fue para decirme que empezara a ducharme y a vestirme. Opté por algo así http://www.polyvore.com/287_nlyg_135/set?id=57630648, pues el restaurante no era ni muy informal ni muy formal. Era algo intermedio. Me dejé el cabello suelto y maquillé levemente mis ojos. Me miré al espejo y aprobé con un movimiento de cabeza mi vestuario en general. Guardé el móvil en el bolsillo y bajé las escaleras de dos en dos. Ahí estaban Thomas y mamá, esperándome.

- ¿No habían otros zapatos en el armario? –preguntó mamá con aire reprobatorio.
- Sabes de sobras que me quedan bien –dije entre risas mientras me acercaba a ellos.
- No digo eso, pero es que, ¿no te podrías haber puesto… unos tacones o algo?
- Cualquier madre le habría dicho a su hija que se quitara los tacones para ponerse algo plano.
- Pero yo soy la excpeción. Aparte, eres una figura pública, tienes que cuidar tu imagen.
- Ya va bien vestida así, ___ (tu madre) –me defendió Thomas.
- ¿Ves? –miré a mi madre- Él sí que sabe.
- Bueno, en ese caso, marchémonos ya.

Caminamos hacia la puerta y Thomas la abrió, dándonos paso al exterior a mí y a mamá. Mientras caminábamos hacia el vehículo de Thomas, unas cuantas dudas asaltaron mi cabeza.

- Oye, Thomas –lo llamé. Él me miró y abrió la puerta del copiloto para mamá y el de los asientos traseros para mí. Nos subimos todos y se giró en su asiento para mirarme y así poder hablar de nuevo- ¿Tengo que llamarte papá o qué?

Él soltó una carcajada. Yo hice lo mismo. En cambio, mamá, enrojeció.

- Oye, que es una pregunta importante –dije seriamente, mas ninguno me hizo caso.

Llegamos al restaurante y como siempre, varios paparazis nos esperaban en la puerta. Entramos y pedimos mesa para los tres. Una vez sentados y atendidos empezamos a conversar sobre lo más normal. Giras, trabajos, estudios…, también hablamos sobre la relación entre Justin y yo. Y sobretodo, me aclararon que ellos dos habían empezado una relación a la cual no me negaba. Llegamos a casa, estudié un poco y me quedé dormida. Estaba lista para el examen de ocho temas que me depararía mañana.



|| Al día siguiente, lunes ||

Desperté una hora antes de lo normal. Me di una ducha rapídisima y me vestí con la misma velocidad; casi no me daba tiempo a respirar. Me sequé el cabello y me hice una coleta alta. Bajé las escaleras y aunque sabía de sobras que Julia estaba de vacaciones con Chaz en Stratford, se me hizo raro no verla en el sofá viendo la televisión o simplemente desayunando. Me tomé un tazón de cereales, subí de nuevo a lavarme los dientes y el resto de tiempo que me quedaba lo invertí repasando un poco los apuntes que me hice durante la gira en Latino América con Justin. Cuando ya era hora de irme, pasé a buscar a los Beadles para irnos todos juntos en el coche de Caitlin.

- Bueno, ¿y qué tal el fin de semana? –les pregunté. Ellos habían estado en Los Ángeles.
- La verdad es que muy bien –admitió Cait- Sentimos no haberte ido a buscar al aeropuerto.
- No importa –le sonreí.
- Te echábamos de menos, ___ –admitió Christian pasando un brazo por mis hombros.
- Y yo a vosotros –le miré.
- Pero si apenas has llamado, capulla –me regañó la chica castaña con ojos azules que acaparaba el volante.
- Tan sólo he estado una semana –dije entre risas.
- ¿Y qué? Ha sido una semana en la que la clase ha estado en silencio durante todas las asignaturas –comentó Christian.
- Pero si tú la lías más que yo.
- Eso es mentira –se cruzó de brazos.

Yo le miré. Tenía razón, aunque cuando la liábamos los dos, lo hacíamos a lo grande, la verdad.

- Bueno, puede que sea verdad –acepté entre risas.
- ¿Y con Justin, todo bien? –preguntó Caitlin.
- Claro, como siempre –sonreí.
- ¿Nada nuevo que contarnos? –vi cómo alzaba las cejas pícaramente desde el espejo retrovisor.
- No, ¿qué nuevo va haber?
- ¿No habéis celebrado los cinco meses que lleváis juntos? –insistió.
- Caitlin, si hacemos algo, sabes que eres de las primeras en enterarte –sabia a qué se refería.
- ¡Mierda, pues cuéntamelo todo! –pidió riendo.
- ¡Que no hemos hecho nada, pesada!
- Normal, con todo el equipo rondando por ahí, es difícil, ¿no? –preguntó Christian.

Le di un manotazo en el hombro.

- Tampoco habríamos hecho nada, idiota.
- Claro, y yo me lo creo –se rio sarcásticamente Chris- ¿Si estuvieseis solos en una autocaravana como esa, no haríais nada? Já. Te recuerdo que Justin es mi mejor amigo y me lo cuenta todo.

Alcé una ceja.

- Y sé que sino llega a ser por vuestro autocontrol, lo habríais hecho el primer mes.

Mis mejillas se sonrojaron. Él rio con compañía de su hermana. Por 
suerte, habíamos llegado al instituto y podía salvarme de esa maldita situación incómoda.

- Tranquila, que no lo sabe nadie –dijo pasando un brazo por mis hombros.
- Qué vergüenza –me tapé la cara con ambas manos
- Tonta, que no pasa nada. Sois novios, es normal que hagáis esas cosas. ¿Te piensas que Julia y Chaz no lo harán? Todo el mundo lo hace.

En ese momento, me acordé del terrible miedo que había estado sufriendo mi mejor amiga por quedarse a solas con su novio durante las vacaciones de Navidad. Tenía que llamarla en cuanto saliera del instituto. La duda que rondaba por mi mente era urgente. Muy urgente.

***

El examen me había salido bastante bien aunque el teléfono me hubiera despistado varias veces. No había dejado de vibrar en todo lo que quedaba de hora y como estaba en medio de clase, no podía ver quien me solicitaba en ese momento y con tanta urgencia. Justo cuando sonó el timbre y saqué el móvil, me di cuenta de que este estaba sin batería. 
Salí del edificio y una camioneta negra con los cristales tintados estaba estacionada delante de mí.

- Hola, James –saludé al hombre que acababa de salir por el asiento del conductor.
- ¿Qué hay, ___ ? –me dio un beso en la mejilla. Yo me encogí de hombros.
- Genial.
- ¿Te ha ido bien el examen? –preguntó abriéndome la puerta del copiloto. Les hice una señal a los Beadles desde lejos para que se marcharan. Seguramente me pasaría por el estudio.
- Sí, la verdad es que sí –respondí cuando mi guarda espaldas ya estaba con el cinturón de seguridad puesto, al igual que yo- Vamos al estudio, ¿no?
- Antes pasaremos a comer algo. Janet y Madison nos esperan en un restaurante de por aquí.
- ¿Madison también? –pregunté. Era raro, solo la solía ver para hacer pruebas de vestuario para pequeñas actuaciones o entrevistas.
- Sí, tenéis temas importantes de los que hablar.
- ¿Cómo qué? –sentía curiosidad. Pocas veces había hecho esto.
- Ya lo sabrás, impaciente –respondió riendo.
- No es mi culpa que me pillen las cosas tan de sorpresa.
- Sí, supongo que no es tu culpa –me miró ya que el semáforo estaba en rojo- Pero sigues siendo una curiosa e impaciente.

Le saqué la lengua cual niña pequeña y mi guarda espaldas soltó unas animadas carcajadas. Llegamos al restaurante y se sentó en la mesa donde mi representante y estilista nos esperaban mientras charlaban.

- Oh, ___ –exclamó Janet al verme. Ambas se levantaron a saludarme.
- Hola, chicas –las saludé. Sí, nos tratábamos como amigas pues pasábamos muchas horas juntas y la confianza era mutua.
- ¿Cómo estás? –me preguntó Madison.
- Bien, como siempre –me encogí de hombros- Bueno, ¿de qué teníamos que hablar?
- Antes que nada –me interrumpió mi estilista-, me encanta cómo vas vestida hoy.
- Vaya, gracias –le sonreí- A mí me gusta cómo te queda la camisa esa.
- ¡Gracias! –respondió cariñosa.
- Sí, bueno, vais las dos muy guapas –contestó tajante Janet, aunque luego soltó unas carcajadas para romper el hielo- Al tema.
- ¿Qué pedirán? –el camarero nos interrumpió. Los cuatro nos miramos con aire de fastidiados y pedimos lo que íbamos a comer- En unos instantes se lo traemos todo.
- Gracias –contestó Janet mirándolo de arriba abajo.
- Uh, ¿te ha gustado el camarero? –preguntó Madison con curiosidad y picardía al mismo tiempo.
- Yo creo que sí, no hay más que ver la mirada que le has lanzado cuando se iba –comentó mi guarda espaldas.
- ¡James! –le regañó mi representante.
- Pero si tiene razón, déjalo –dije riendo.
- ¿Vais a dejarme hablar? –pidió empezándose a enfadadar. Mejor era guardar silencio- Bien, gracias –aunque eso último fue sarcasmo, pero bueno- James te ha traído aquí porque tenemos que hablar sobre la portada del álbum. Las canciones están todas grabadas. Sólo hace falta darles un par de retoques y listo. Pero no podemos estar sin hacer nada, lo mejor será empezar con las fotos y la promoción cuanto antes.
- Sí, ¿tienes alguna idea? –preguntó Madison.
- Bueno, lo he estado pensando y… -me encogí de hombros.
- No has pensado nada –me leyó la mente James, que era el que mejor me conocía.
- No, la verdad es que no –admití entre risas.
- Pero para eso ya estamos nosotras –dijo Madison- Se me ha ocurrido que quizá podríamos fotografiarte con una guitarra rota.
- ¿Rota? –pregunté extrañada.
- Déjame acabar –pidió. Yo asentí- Las cuerdas de la guitarra estarían rotas, y éstas, entre enredos, formarían el título del disco. First steps to the top.
- Yeah, me gusta –dije asintiendo con la cabeza.
- Aquí está vuestra comida –nos interrumpió de nuevo el mismo camarero dejando los platos delante de nosotros.
- Gracias –agradecimos al mismo tiempo.
- Y bueno, sigamos –pidió Madison- Sobre el vestuario…
- Vestidos no.
- Vestidos no –me hizo caso tocándose las sienes como si lo estuviese memorizando todo.
- Algo tipo… No sé, ya veremos –rieron.
- Y en el fondo he pensado en poner unas estrellas. Porque eso quiere decir que estás empezando a brillar como ellas.
- Wow, Madison –aplaudí flojo para no armar ruido- Eso ha estado guay.
- Gracias –sonrió como una niña pequeña.
- Entonces, ¿qué te parece si empezamos esta tarde? –propuso Janet después de haberse tragado su cacho de carne.
- ¿A qué hora?
- A las seis y media. Mientras viene el fotógrafo, coloca todo y tal… ya sabes.
- Sí, sí –asentí.
- Yo me  ocupo del vestuario, no te preocupes por nada –me leyó la mente Madison ante mis dudas- Tú solo ven y nosotras ya te vestiremos, maquillaremos y peinaremos para la sesión.
- De acuerdo –bebí un poco de Coca Cola.
- Pasaré a por ti a las seis y cuarto, ¿te parece bien? –preguntó James.
- Perfecto –sonreí.

Terminamos de comer y James me llevó a casa. Ahí no había nadie, 
mamá salía de trabajar a las cinco, por lo tanto no la vería hasta que llegara de la sesión fotográfica. A no ser que se pasara a verme o a recogerme. Lo primero que hice al llegar fue cargar el móvil. Al encenderlo, me fijé en la hora. Las cuatro y media. Luego, me empezaron a llegar varios mensajes de que Caroline había estado llamándome mientras había estado en clase. ¡Ella había sido la que me solicitaba durante el examen! La llamé tan rápido como pude y, a medida que sonaban los tonos, rezaba porque me lo cogiera. Estaba preocupada.

#Llamada telefónica#
- ¿Caroline? –pregunté. Pero no contestaba nadie- Eh, Carol. ¿Estás ahí?
- ___ –contestó con la voz rota. Se me partió el alma.
- ¡Carol! –exclamé al oír su voz- ¿Qué pasa? ¿Por qué estás así?
- ___, mis abuelos –empezó a sollozar y mis ojos se llenaron de lágrimas. Ya está, les había tocado la hora.
- No, no puede ser.
- Han fallecido esta mañana, ___ –rompió a llorar, dejándome en shock. Me apoyé en la pared y empecé a deslizarme hasta caer al suelo.
- Caroline, lo siento muchísimo –dije tratando de no llorar, pues eso le sentaría peor.

- ¡___, hija, ya estoy en casa! –oí cómo mamá me avisaba desde abajo. Habia salido antes del trabajo, pues aún eran las cinco menos diez.

- Carol, escucha. Tienes que ser fuerte –limpié mis lágrimas.
- No puedo, ___, no puedo –sollozó más fuerte.

- Hola, hija –mamá entró sonriendo, aunque al verme la cara se puso seria de golpe- ¿Qué pasa? –le hice un gesto con la mano para que callara y ella asintió.

- Carol, ¿lo saben los demás?
- De momento solo lo sabes tú. Quería que fueras la primera –fruncí los labios formando una fina línea- ___, quiero morirme.
- ¡No digas eso, Carol! No digas eso, ¿me escuchas? No. Jamás –no me hacia a la idea de perder a alguien como ella.
- No quiero estar en este mundo.
- ¡Caroline, por favor! –pedí llorando. Mamá se asustó y se sentó a mi lado, pasándome un brazo por los hombros y frotándolos- ¿Cuándo es el entierro?
- Pasado mañana –respondió.
- Los chicos y yo iremos a Alaska a verte y así venirte tú con nosotros, ¿sí?
- No, no pienso permitir que os faltéis clase y que Julia deje sus vacaciones solo para ir a un entierro.
- Eh, no se hable más. Somos tus amigos, tanto en las malas como en las buenas. Y en este momento tenemos que estar contigo pase lo que pase. Así que pasado mañana nos tendrás a tu lado, ¿queda claro?
- Gracias, ___ (tu nombre) –agradeció entre sollozos.
- No me des las gracias, para eso estoy. Ya lo sabes.
- No sé qué haría sin ti –dijo.
- Te quiero, Carol.
- Y yo a ti, muchísimo.
- Se fuerte, ¿vale?
- Lo intentaré.
- Tengo que dejarte, prométeme que no harás nada insensato.
- Te lo prometo –juró con la voz un poco más audible.
- Me voy, chao. Te quiero.
- Adiós –colgué.
#Fin de la llamada telefónica#

Dejé el móvil en el suelo. Mirando a la nada, empecé a llorar. No me imaginaba cómo estaría Caroline en estos momentos. Y no, no conocía a sus abuelos, pero me dolía saber que ella estaría cien veces peor que yo. Mamá, afligida, me abrazó. Apoyé la cabeza en su hombro y besó repetidas veces.

- Los abuelos de Caroline, mamá –le expliqué cuando pude recobrar mi voz- Han fallecido.
- Oh Dios mío –se tapó la boca- Pobre, tiene que estar pasándolo fatal.
- Quiero ir al entierro –anuncié.
- Hija, es en Alaska y…
- Por favor –supliqué- Caroline es mi mejor amiga, no puedo permitir que sufra sola.
- No sé, ___.
- Por favor, te lo suplico –puse las manos en forma de ruego, de rezar.

Ella suspiró.

- Está bien, pero te acompañaré, ¿sí?
- Mucho mejor –la abracé con todas mis fuerzas- Llamaré a los chicos.
- Claro, ¿quieres que te deje sola o prefieres que esté contigo?
- Déjame unos minutos a solas –le sonreí a duras penas- Necesito ducharme y hacerme a la idea de la noticia.
- Muy bien –besó mi mejilla y se levantó del suelo.

Después de haber estado varios minutos pensando en nada y mirando a la nada, decidí llamar a los Beadles e informarles. Les pareció bien en acompañar a Caroline durante el velatorio de sus abuelos. Sobretodo a Christian, que haría lo que fuera por ver a su enamorada. Al principio, Sandy no estaba de acuerdo, pero cuando le expliqué que mi madre nos acompañaba, accedió. Cuando llamé a Julia, dijo que cogerían ella y Chaz el primer vuelo hacia Atlanta e irnos así todos juntos a Alaska. Estaba todo planeado. Mañana por la noche volaríamos al estado más frío de los Estados Unidos.

___________

Capítulo aburrido, I know. Pero quería subiros ya y así dejar de sentirme culpable. El próximo será más entretenido, os lo aseguro e_e. Ahí os dejo con la intriga. JAJAJAJAJAJ. Ah, por cierto, quería comentaros que hemos superado el número de visitas del mes pasado. En septiembre hicimos 34k y este, octubre, que aún no ha terminado, está llegando a las 35k. Es increíble.

Un beso, chicas; os quiero<3.

20 comentarios:

  1. Hostiáh. Con lo de mi madre me he quedado muy lol, es que es verdad, coño, menos mal que me ha pedio' perdón, digo, tstststs. NO TIO, NO PUEDE SER, CAROL JODEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER, ME CAGO EN LA PUTA. Yo ya se, que cuando vayan a alaska, chris se le declara a carol, lo estoy viendo. GGDHHJSDGSHEDGJRHDGNJSYRHNFXJYHXNGXHGDXB me muero, tu verás. Que me enamora la forma en la que escribes, asi de palo te lo digo, SUBE PRONTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO, TE LO SUPLICO.
    te quiero, preciosa<3

    ResponderEliminar
  2. LAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA PRIMERAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA. YEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEAH. SWAG.

    ResponderEliminar
  3. Dios, pero Yasmina, ¿quieres que me dé un ataque o qué? Este capítulo ME HA ENCANTADO. Oh god... Mis abuelos han muerto :c Joder, que destrozamiento. Lo he leído con lágrimas porque me imaginaba que pasaría si mi abuela muriese y eso... que lo he leído con lágrimas en los ojos. Me ha encantado, todo, en serio, ha sido genial.
    Por cierto, deberías agradecerme que te dije que Alaska era un estado de los Estados Unidos y no un país, que si no se burlarían todas de ti, jum. Te amodoro, chochete <3

    ResponderEliminar
  4. Que lindo el capitulo por fa siguela pronto que si no voy a mori de inpasiensia XD

    ResponderEliminar
  5. no puede ser !! no me vino a buscar por el thomas ese o como mierda se escriba.me pego,es joda ? gracias a dios que me pidio perdon despues.nsxkcndsknvacojnfojsfjbrgfuvyhghjbvhd pobre carol:c bdvhuddhbfdsbhsbhjvbdbdiubdbbgoidbchfvbodu lo beno es que la vamos a ver y aparte que ella y chris se van a encontrar.bueno comentaria mas pero me siento my mal tengo un puto virus bvdhiidbdikdh chau y al annonimo :chupame la teta

    ResponderEliminar
  6. Hostias, pobre Caroline :c
    Quiero el siguiente ya porfaplis!!
    Te quiero mina <3
    PD: Por fin me puse al día con tu novela jshsigajahaiag :3

    ResponderEliminar
  7. Vamos aovamos a ver, me ha costado… 3 días leer tu nove, pero ya lo conseguí, y puedo decir con total seguridad, de que me ncanta. Sobretodo porque tus capítulos son largos y eso me encanta. Espero más pronto, pero sin prisas, eh, jajaja.
    Besos, si puedes pásate por mi blog.

    ResponderEliminar
  8. HOLIHOLIHOOOLI, no tengo mucho tiempo, así que comento rápido.

    El capítulo ha estado muuy bien, normal que se sienta sola, el novio de gira, los amigos de vacaciones y la madre con el novio... Pero bueno, ahora estarán todos juntitos de nuevo*-* Y parece que el novio de la madre es bastante simpático.

    Pooooooooooooooooobrecita Caroline TT Me ha dado mucha penita la llamada telefónica con ella.

    Bue, me voy ya amor. Te quiero<3

    PD:EL ANÓNIMO ESE QUE DICE QUE ES ABURRIDO, QUE COMENTE CON SU NOMBRE, IDIOTA. VETE A JODER A OTRA PARTE.

    ResponderEliminar
  9. Mi madre me dejo media abandonada por estar con el Thomas ese, che!. Pobre Carol, buno por otro lado, la vamos a ir a ver y ella y Chris se van a hacer novios (ojala q pase eso pero no va apasar porq nunca pasa lo q yo quiero :/ )Te comentaria mas pero no se q asi q... Chao subi otro pronto. Besos. Te quiero muchooo
    PD: Anonima/o: Chupate bn la concha o la pija y dejate de romper las pelotas con esos comentarios y para la proxima pone tu nombre, pendeja/o estupia/o q no le da la cara para poner su nombre. DEJATE DE ROMPER LAS PELOTAS, SINO TE GUSTA ESTA NOVELA Y TE PARECE "ABURRIDA", BUSCATE OTRA. PUTA/O.

    ResponderEliminar
  10. Aaaamo tu novela! Esta buenisima! Asi que mi mama me dejo abandonada? Asdfghjkl. Que mal lo de Carol, la entiendo :'( Siguela prontoooo!!
    *Jesu

    ResponderEliminar
  11. No es aburrido , a mi no me lo parece . Siguela Besos

    ResponderEliminar
  12. hola estuvo bueno el cap porfa sube otro ya quiero ver que pasa y pobre carol, la entiendo siguelaaaa

    ResponderEliminar
  13. hooooola nose si te acordaras de miii pero aquí estoy :)
    te cueto el porque de mi ausencia espero que no te aburra mucho, en julio o así yo toda contenta ya estaba en pasito (aclaración vivo en gran canaria, y pasito blanco es una urbanización así que tiene un puerto deportivo y cosas de esas) pues al caso yo estaba ahí con la cachi pando tal y cual y claro en mis largos días llendo de mi casa a la punta (un club q hay en pasito) y q si un día salía a navegar en el barco de nose quien y en el de nosecuanto, no tenia tiempo de leer entonces yo, como seguidora fiel me sentía súper como culpable y eso claro llego agosto y q si fiesta aquí vamos para alla cumple de nosequien ya olvidare que fue un milagro no perder el iphone q luego no podría leer, luego llega septiembre fiestas de donde vivo todo chacho y eso q un diaa antes de q empiece el colé digo OSTIA LA NOVE y eso que me pege un chacho maratón de 12 de la mañana a 5 de la mañana del día siguiente y solo había leído julio y agosto y par de caps de septiembre y yo a la vez agobiada porque dije hasta q no llege al ultimo no comento y por otra alegre porq decía q guayy todavía me quedan 20 capitulosss yujuuuu hagamos un fiezzzzta ajjaja no pero eso fue lo q paso sorry y que decirte que la nove esta bien no bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeenisimosuperchachipistachimegahipersuperextramaxiguaydelparaguay eso es algo de lo q siento por esta nove y claro ahora estoy como súper exited (maldito ingles q no se ni como hablar ya español) y eso sube ya chiquilla q no me hallo yo a no tener mas caps q leer y eso
    tequieromilll
    un besito
    Clau :)

    ResponderEliminar
  14. uuuh carol :||||||| tus abuelos D:
    y WUEJE. QUE SUBAS RÁPIDO. QUE YA SÉ LO QUE PASARÁ EN EL SIGUIENTE CAPÍTULO. A TU MELONA LE DARÁ UN INFARTO. ¿SABE' USTÉ? ESO TA' MU MAL. MU MAL. MUUUUUUU MAL >:C JAJAJAJAJJAJAJAJAJAJA ¿SABES QUE TENGO SOMEDAY? ME LO HAREGALADO MI PADRE PARA MI CUMPLEAÑOIS KSJFNSKDJFNKSJD KJHHJSKDJFNSKDJFSDF ME MUERO. HUELE DE BIEN.....DIOS. NO PIENSO TIRAR NI LA CAJA DONDE VIENE LA COLONIA. PORQUE JUSTIN SALE GUAPISIMO. ME MUERO. Y YA LE HARE UNA FOTO Y LA SUBIRE. TE AMO MELONA<3

    ResponderEliminar
  15. tio lo he puesto todo en mayúscula ajajajaja

    ResponderEliminar
  16. ME ENCANTOOOOOOOOOOOOOOOOOO. LEGGO, se me da por poner eso mucho ultimamente, así que leggo.

    Pobre Carolinee :c ya quiero estar en Alaska, y quiero ver el beso que Chris le tiene preparado eeeeeeeh, yo sé que tenés uno en mentee hgfdsa.

    Espero el siguiente <3

    ResponderEliminar
  17. hola, estamos sufriendooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!! ya se q estas ocupada y eso pero necesitamos otro capituloooooooooooooo! besos te amamos

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.