¿Cuántos somos ya?

14 de octubre de 2012

Never let you go. {132}



|| Julia ||

Desperté. Más bien me despertaron. Jimmy y Susan saltaban animadamente en la cama de su primo al mismo tiempo que nos daban almohadazos en la cara. Al verlos ahí me entró la risa, en cambio, Chaz, siguió durmiendo. Los niños se frustraron al ver que su primo no daba indicios de despertarse y decidieron seguir con la lucha de cojines. Dos minutos más tarde, tras haber ayudado yo a colaborar en molestar a su primo, Somers consiguió despertar.

- ¿Pero qué hacéis aquí? –preguntó incorporándose en la cama con voz ronca.
- Intentábamos despertarte –respondió Susy.
- Pues lo habéis conseguido –bostezó por unos segundos al mismo tiempo que estiraba sus brazos.
- Tengo hambre –se quejó la niña.
- Y yo –le acompañó el hermano.
- Haznos algo de desayunar –pidieron ambos a la vez, provocando que soltara unas sonoras carcajadas.
- ¿Por qué no lo hace vuestra madre? –lo miré mal. Esa no había sido forma de tratar a sus primos pequeños- Digo, claro. ¿Qué queréis?
- Tortitas –respondieron al unísino.
- ¿Y tú? –preguntó mirándome.
- Yo no quiero nada –le sonreí.
- Va, aprovecha –rio- Que os lo traigo a la cama, como los marqueses.

Solté unas carcajadas.

- Pues un zumo y unas tostadas, nada más.
- Pues eso será –besó mis labios por unos segundos y los niños exclamaron una mueca de asco- Eh, que dentro de unos años estaréis desesperados porque os lo den a vosotros.
- ¡Chaz! –regañé a mi novio por la barbaridad que acababa de decirles.
- ¿Qué? No he dicho nada –se excusó mientras buscaba las zapatillas debajo de la cama.
- Va, que tengo hambre –le apresuró Susan.
- Eh, con prisas no, mocosa –su primo le revolvió el pelo, haciendo que riera animadamente- Ahora vengo, feos.
- ¡Feo tú! –le gritó Jimmy antes de que saliera por la puerta.

Cuando Chaz abandonó la habitación, se creó un silencion intenso por parte mía y de sus primos. Estos, sentados delante de mí, me miraban como si fuera una intrusa o alguna contrincante con la cual luchar. Y en parte, así era como me sentía.

- ¿Por qué cuando Chaz te besa, tú no te apartas? –preguntó el pequeño.

Su hermana le miró con aire de sabelotodo y chasqueó la lengua.

- Pues porque son novios, tonto.
- Pero le da el beso en la boca, eso da asco.
- A mí no –me encogí de hombros y les sonreí.
- A mí sí me da asco –el niño hizo una mueca.
- Pues como dice Chaz, dentro de unos años querrán que te los den –le comentó su hermana.
- Pero dentro de muchos años, aún falta mucho –dije cuando el niño había puesto una mala cara ante el comentario de Susan.
- Pues yo no quiero, que me dan asco.
- Tranquilo, yo les diré que no te besen –le defendí riendo.
- Eres guay –me halagó el niño de dos años.

Solté unas carcajadas y en cuanto menos me lo esperaba, Chaz cruzaba la puerta de su habitación con una bandeja entre las manos. Los niños empezaron a volverse locos al ver el gran plato de tortitas con sirope de chocolate que tanto abundaba sobre el desayuno. Se sentó en la cama, a nuestro lado, y empezamos a comer. Jamás me habían traído un desayuno así a las nueve y media de la mañana.

Después de haber estado un rato haciendo el tonto, Molly se llevó a los niños. Quería ducharlos y vestirlos para llevarlos a pasear y así dejarnos a Chaz y a mí unos momentos a solas. Que habían sido bien pocos desde que sus primos habían pisado Atlanta, pero era lo normal. Nos duchamos, uno después del otro, claro. Recogimos un poco la habitación y bajamos la bandeja a la cocina para lavarla. Nos pusimos a ver un poco la televisión y tras ver que seguíamos aburridos, decidimos llamar a los chicos para que se animaran a dar una vuelta con nosotros.



|| ___ ||

Hoy había despertado temprano solo para ir a grabar al estudio. En cuanto llegué a casa, junto con mamá, me di una larga ducha. Me puse el albornoz y me tumbé en la cama para tratar de despejar la mente un rato. 
Mañana, día catorce, tomaría un vuelo hacia Uruguay para volver a reunirme con Justin y la tripulación. Sería lo más emocionante que habría hecho en mucho tiempo. Estábamos en contacto casi todos los días, pero no era lo mismo oír su voz en directo que a través de una llamada telefónica. Y sus ojos… me encantaba quedarme horas mirándolos sin tener que ir a coger un cargador porque la batería del móvil o del ordenador se me acaba. Son tan cautivadores como su voz o labios.

El repiqueteo de unos nudillos sobre la puerta de mi habitación hizo que me sobresaltara. Abrí los ojos de inmediato y me encontré a los chicos acercándose a mi cama. Rápidamente me incorporé y estos soltaron unas carcajadas.

- ¿Qué, te has quedado dormida? –me preguntó Julia.

Miré el reloj que yacía a mi lado y en efecto, me había quedado dormida. Las agujas del reloj marcaban  las once y veinte de la mañana. Había dormido poco, pero el sueño había sido intenso y reconfortador.

- Sí, creo que sí –respondí frotándome los ojos con los puños.
- Creo, dice –comentó Christian riéndose- Pequeña, tienes unas ojeras que se notarían a quilómetros.
- ¡No digas eso! –le regañé señalándolo con el dedo. Me levanté y me miré en el espejo- Tampoco estoy tan mal –me estiré las bolsas que cubrían mis ojos y, sí, se notaban mucho. Eran bastante oscuras.
- Quizá tendrías que descansar un poco –me aconsejo Caitlin.
- Lo haré apartir del lunes –le recordé volviendo a sentarme en la cama ya ocupada por mis amigas.
- ¿A qué hora has ido al estudio? –preguntó Chaz.
- Muy pronto –bostecé- A las ocho y media ya estaba grabando.
- Madre de Dios –murmuró Julia- Eso sí que es madrugar y lo demás son tonterías.

Intenté reírme.

- ¿Y qué queríais? –pregunté peinándome con los dedos.
- Pasarte a buscar para ir a comer algo todos juntos –contestó Caitlin.
- Pero será mejor que duermas un poco –me aconsejó Julia.
- Sí, vendremos a por ti a las cinco, cuando hayas descansado –dijo 
Christian sonriéndome.
- No, tranquilos. Me visto y voy con vosotros –me levanté y estiré mis brazos por un minuto- Al fin y al cabo voy a estar una semana sin veros.
- Oh, como eso es tanto –comentó Chaz con sarcasmo.
- Para mí sí, idiota –el saqué la lengua- Ahora iros, tengo que vestirme.
- Vamos –dijo Julia levantándose y cogiéndole la mano a su novio para tratar de ponerlo en pie.

Juntos abandonaron la habitación, dejándome sola. Cogí ropa del armario y me encerré en el cuarto de baño. Me libré del albornoz blanco y lo substituí por esto {http://www.polyvore.com/313_nlyg_132/set?id=60861447}. Sequé mi cabello con el secador y lo dejé suelto, no tenía las suficientes ganas de peinarme. Me limité a maquillarme los ojos con una simple sombra negra y bajé al comedor, donde estaban todos, incluso mi madre, que me había acompañado a ir al estudio de buena mañana.

- Hola, dormilona –me saludó mamá entre risas.
- Se lo habéis contado –miré mal a mis amgos.
- No se escuchaba tu voz desde hacia horas, lo intuí –informó sonriéndome- ¿Adónde iréis?
- A comer algo y a aprovechar la tarde con tu hija –contestó Christian.
- Me invitarán a helados, mami –sonreí como una niña pequeña.
- No vas a comer ningún helado en pleno diciembre.
- Vamos, ¿por qué no? –me crucé de hombros.
- Puedo llamar a Pattie y decirle que no vas al Tour por tu repentino resfriado –se me cambió la cara- Así me gusta, pues.
- Nos vamos, chao –besé su mejilla y cogí las llaves del plato decorativo hecho de barro que yacía en el mueble de la entrada.

Cerré la puerta de casa y caminé a paso rápido hacia donde se encontraban los chicos, delante del vehículo estacionado de mi madre. Me sonrieron y emprendimos un largo camino hacia el mejor restaurante que conocíamos. Nos caía lejos, pero no teníamos prisa. Aparte, podríamos disfrutar de largas y animadas charlas durante el trayecto.

De vez en cuando teníamos que parar, pues chicas y chicos pedían mi atención sobre ellos. Habría deseado tener en este momento a James a mi lado, tenía miedo de que el asunto se descontrolara y vinieran grandes masas a esperarme al restaurante, obligándome a tener que dar media vuelta por motivos de seguridad. Pero por suerte pudimos disfrutar de una buena comida entre amigos y una entretenida tarde en el centro de la ciudad; concretamente en el skate parck, donde los chicos se divertían con sus monopatines y, las chicas, apartadas de los skaters, charlábamos sobre temas que solo les importaban al género femenino.

Un par de horas más tarde, cerca de las ocho, mamá me llamó con urgencia diciendo que tenía que volver rápidamente a casa. Sin saber qué pasaba, les comuniqué lo sucedido a los chicos y decidieron acompañarme. Una vez en casa, mamá me contó que el avión hacia el país uruguayo se había adelantado a las dos y media de la madrugada y que, por tanto, tendría que estar pronto en el aeropuerto.

Los chicos se quedaron a cenar, pero fue más bien una comida rápida. 
Tenía que terminar de preparar las maletas y llamar a James para que viniera a buscarme a eso de las doce, así estar con antelación en el aeropuerto. Julia y mamá, obviamente me acompañarían. A eso de las doce menos veinte, la puerta fue abierta por mamá, que le dio paso a 
James a entrar en casa. El grandullón nos saludó con un beso en la mejilla a mí y a Julia, que descansábamos en el sofá mientras veíamos la televisión o twitteabamos.

- ¿Nos vamos ya, ___ ? –preguntó mi guardaespaldas.
- Claro, deja que baje las maletas. Están en mi habitación –le respondí poniéndome de pie.
- No te preocupes, ya las bajo yo –se tomó la molestia de subir las escaleras y bajar con dos grandes maletas negras- Ya estamos, pues.

Salimos de casa, no sin antes asegurarnos de que mamá había cogido las llaves. Nos montamos en el vehículo de James. Una vez dentro, encendió la calefacción y dejó que nuestros huesos se calentaran. El frío invierno de Atlanta me tensaba el cuerpo. Saqué mi iPhone y me conecté a Twitter. “Lista para estar una semana viajando con el Team. Será genial.”, “Estoy ansiosa por ver algunos países latinos. Chicas, espero que nos den una buena bienvenida a mí y a los chicos de Justin.”.

Llegamos al aeropuerto y esperamos las horas que hicieron falta para que mi avión despegara. Hice todo el papeleo necesario y me despedí de mi familia.

- Llámame todos los días, señorita –me pidió mamá.
- No te preocupes, sabes que lo haré –le abracé riendo.
- Claro, como me llamaste tanto estas últimas vacaciones.
- Entiéndelo –añadí entre risas- Una no siempre pasa el verano con Justin Bieber.

Me separé de ella y miré a mi amiga, la cual reía por la escena junto a mi guarda espaldas, que sujetaba mis maletas con precisión y firmeza. 
Parecían menudas, pero llevaba bastante ropa de verano, pues obviamente, en Latino América, haría calor.

- Melona, no me hagas nada raro en la habitación. No me traigas chicos a casa y no me montes fiestas –le avisé con aire de madre.
- Tranquila, haré todo eso después de que llegues.
- Si llego –le guiñé un ojo y ella palmeó mi hombro entre risas- Te quiero, amiga.
- Yo también –me abrazó- Pásatelo bien con Justin –susurró esto último en mi oído.
- Llevo sin verlo demasiado tiempo, creo que no lo voy a dejar ni respirar –comenté entre risas.
- Bueno, será mejor que nos marcemos o perdermos el avión –me avisó James.

Me separé de Julia y sonreí a mi madre y a ella por última vez. Me despedí de ambas con la mano y cogí una maleta que mi guarda espaldas seguía llevando. Nos subimos al avión y esperé ansiosa que pasaran las muchas horas de diferencia que había entre Atlanta y Uruguay.

***

Había dormido durante todo el viaje y ni siquiera recordaba el año en el que estábamos. Bueno, quizá exageraba un poco, pero sí que el profundo sueño me había dejado un tanto aturdida tras el repentino despertar de James, el cual me había zarandeado tantas veces que el mareo de las turbulencias del avión había aumentado. Cogimos las maletas y nos subimos a un pequeño autobús que nos llevaba hacia el interior del aeropuerto, donde el resto de pasajeros esperaba a que sus aviones despegaran o directamente, a recibir amigos o familiares.

Mis nervios por ver a Justin cada vez se intensificaban más. La simple idea de estar entre sus confortables brazos hacia que mi cuerpo ardiera de calor. Hacia tanto tiempo que no sentía su colonia impactando en mi nuca o cuello, que incluso se me había olvidado. Y eso era demasiado perturbador para mí. El sabor de sus labios aún seguía presente sobre los míos, la fuerza y la pasión que el último de sus besos había provocado en mí no se había esfumado tan fácilmente. La electricidad que sentía recorrer mi cuerpo cuando rozaba mi piel, perduraba como si de una condena placentera se tratara. Suspiré al recordad como se desbordaban mis sentimientos con una simple pero magnética mirada.

- ¿Has visto alguna vez un atasco de autobuses en el aeropuerto? –me preguntó James sacándome de la nube donde por ese momento estaba viviendo tan a gusto.
- ¿Eh? –reaccioné- Ah, no. Jamás
- Pues bueno, mira a tu derecha –justo donde estaba la ventanilla. Había como diez autobuses del mismo tamaño que el que estábamos usando- 
Eso se debe a que se han retrasado muchos vuelos.
- Llegaremos tarde –murmuré entre dientes, algo enfadada.
- No te preocupes.
- Siempre llego tarde en cuanto despedidas o rencuentros –me acordé del día en que tenía que ir a buscar a Just al aeropuerto para pasar unos días en casa; o hace poco, cuando tenía que irse de gira. Siempre, siempre llego tarde- Esto tiene que ser el karma.
- ¿De verdad crees eso? –preguntó mi guarda espaldas entre risas.
- Puede, no lo sé –me encogí de hombros- Llevamos cinco minutos de retraso.
- Tranquila, Justin te esperará el tiempo que haga falta.
- No creo que tenga el privilegio de perder tanto tiempo esperando a su impuntual novia en el aeropuerto.
- Eh, esto no es culpa tuya –James trataba de apaciguar mi repentino enfado con la lentitud del autocar- Justin y el equipo lo entenderá, no se irán sin ti.
- Bueno, ¿es que este cacharro no puede darse más prisa? –pregunté en voz alta un tanto irritada, consiguiendo que varias miradas se centraran en mí.

Me volví a colocar la gorra que anteriormente me había quitado para así tapar un poco más mi rostro. Y así, como quien no quiere la cosa, la velocidad del autobús aumentó y pudimos llegar a las grandes puertas de cristal que separaban el interior del aeropuerto con las enormes pistas de despegue y aterrizaje.

- Ya era hora –dije bajándome del vehículo y con las maletas en la mano.
- Veo que te has despertado de la siesta con un humor de perros –bromeó James.
- Me pone de los nervios todo lo que vaya lento –contesté intentando reír. 
Intentó arrebatarme las maletas para no llevar tanto peso, pero lo evité- 
Tranquilo, James. No pesan.
- Déjame al menos llevarte una –le hice caso y le entregué la que más me pesaba.

Caminamos entre el montón de gente, por suerte llevaba a mi escolta al lado y si pasaba algo “raro”, podría ser perfectamente apartada de aquél lío. Busqué con la mirada al chico de la mirada color miel, pero no había rastro ni de él ni de su equipo. Me senté en el primer banco que encontré y suspiré debatida.

- Hemos llegado tarde, James –murmuré sujetando con pesadez mi cabeza con las manos.
- Sí, un poco sí, pero es que tenía que ir al baño, por eso no estábamos cuando habéis llegado –respondió una voz aterciopelada detrás de mí.

Me giré y, al instante, me topé con un pelo revuelto, unas ojeras marcadas y una sonrisa que se ensanchaba cada vez más. Me levanté del banco y rodeé la fila de asientos solo para volver a colgarme de su cuello de nuevo después de tanto tiempo. Rodeó mi cintura con tanta fuerza y firmeza que consiguió alzarme del suelo dos o tres centímetros. “Bienvenida a Latino América”, susurró en mi oído. Sonreí. Su loción masculina llegó a mis fosas nasales y me embriagó por completo, provocando que cerrara los ojos ante el placer que inundaba mi cuerpo. 
Escondí la cabeza entre su cuello y apreté más los ojos tratando de reprimir las lágrimas de alegría. No quería llorar en ese momento.

- Creo que tienes algo contra los aeropuertos, shawty –bromeó Justin cuando se separó de mí.
- Sí, eso mismo le dije a James –añadí entre risas.
- Pero ya da igual, estás aquí conmigo –me abrazó de nuevo.
- Te extrañé, Justin –susurré en su oído.
- Y yo a ti –besó mis labios por un par de segundos y cogió mi maleta- Vamos, tenemos prisa. No queremos montar un alboroto de fans.
- Bueno, yo me voy ya. Tengo que esperar el próximo avión con destino a Atlanta –anunció James- Nos vemos, ___.
- Chao, James –le di un beso en la mejilla y éste se despidió de los demás.
- Bueno, ¿algo nuevo que contarme? –preguntó Justin mientras caminábamos hacia el exterior del gran edificio- ¿No tienes calor?
- Un poco, pero es que en Atlanta hacia frío –le recordé risueña- Ah, ¿cómo estás Kenny? Se me ha olvidado saludarte.
- Bien, enana. ¿Y tú? Ya se te echaba de menos, sobre todo este de aquí –dijo pegándole un capón a Justun en la cabeza.

Solté unas carcajadas.

- Fenomenal –respondí a la pregunta del negrito sonriente- Me alegro muchísimo de volver a veros.
- Lo mismo dirá el Team en cuanto te vea.
- ¿Dónde están? –le pregunté a Justin.
- Estamos viviendo en los autobuses, shawty.
- Ya, eso lo sabía –le dije con tono obvio- Pero me refiero a donde los tenéis aparcados.
- Justo en la zona donde se dará el concierto –besó mi cabeza- Tienes que verlos por dentro, son enormes.

Llegamos a una camioneta negra con los cristales tintados. Kenny se subió a la parte delantera y Justin me abrió la puerta corredera que ocupaba toda la zona del final. Entré y me senté en uno los largos y cómodos asientos.

- Te he echado tantísmo de menos, mi amor –murmuró acercándome a su pecho y acariciando mi melena.
- Y yo a ti –besé su cuello y alcé la mirada- ¿Cómo está tu madre?
- Durmiendo –claro, apenas eran las siete de la mañana- Anoche se prometió a sí misma que vendría a recogerte, pero el sueño le ha vencido.
- Pobre –reí- ¿Y tú, cómo estás?
- Ahora que te veo, genial –sonrió- Por cierto, me gusta esa gorra.
- ¿Sí? –me la quité y admiré el diamante dibujado que había en el centro de la parte de delante- Ya te la dejaré.
- Guay –besó mis labios- ¿Qué tal vas con el disco?
- He empezado a grabar ya, tenemos la mitad hecha.
- ¡Eso es genial! –comentó con ilusión- Y el título del álbum me encanta. 
Es original.
- Lo sé –presumí entre risas- Estoy entusiasmada con que salga ya a la venta.
- Me encontraba igual con ‘My World’. Pero en tu caso, falta poco para que tus fighters lo tengan entre sus manos.
- Sí –exclamé con emoción- Será genial.
- No lo dudo.

Llegamos pronto a una enorme zona donde, en el centro, destacaba un edificio alto y con forma circular y abierto. Una gran pantalla indicaba que sería el escenario donde se representaría el concierto de Justin. Fuera, en un parking privado, descansaban los autobuses del equipo. Kenny aparcó la camioneta cerca de ellos y nada más al salir, unos brazos maternales me rodearon.

- Hola, pequeña –un beso impactó en mi frente- Siento no haberte ido a recoger.
- No importa, Pattie. Habría preferido que descansaras, era demasiado pronto –le sonreí dulcemente. Hacia tiempo que no veía esos grandes ojos azules brillar tanto.
- Bueno, será mejor que te enseñe donde vas a dormir –dijo Justin tomándome de la mano.

Me guió hasta el primer autobús, abrió una pequeña puerta y subimos los tres escalones que había. Entré y ¡madre mía! Ni siquiera parecía un autocar. Era una casa, una auténtica casa. Habían tres puertas al final del todo y, por el centro, unos sofás, mesas y estantes con una televisión destacaban.

- ¿Te gusta? –preguntó Justin. Pero seguro que mi cara de asombro lo delataba todo- Sí, veo que sí.
- Justin, esto parece un hogar –dije perpleja mientras caminaba por el gran pasillo, que era más que nada el mismísim autobús- ¿Y las habitaciones?
- En esas dos puertas –señaló las puertas del final, las que había en la parte izquierda- Son bastante grandes. Ahí dormimos mamá y yo. En la otra duermen Scooter y Kenny.
- ¿Y yo dónde dormiré? –pregunté frunciendo el ceño.
- Tú en el sofá –se encogió de hombros- ¿Dónde pensabas que dormirías? No hay espacio, ___.

Lo miré mal. Muy mal. Pero él, divertido, estalló a reír. Fruncí el ceño y le pegué un manotazo en el hombro izquierdo.

- No tiene gracia, Justin –le regañé. Él me estrechó entre sus brazos en un rápido movimiento e hizo que me apoyara en su pecho- Claro, ahora arréglalo.
- Tonta, dormirás conmigo y con mamá. Hay dos camas en cada habitación –besó mis labios- ¿Cómo te voy a dejar dormir en un sofá? En todo caso dormiría yo, no tú.

Me mordí el labio mientras sonreía como una enamorada. Bueno, más bien estaba enamorada. Y muchísimo. Tanto, que no me importaría dar mi vida y todo por él. Me puse de puntillas para llegar a la altura de su boca y así poder besarla con facilidad. Estrechó mi cuerpo contra el suyo y me colgué de su cuello, como anteriormente había hecho en el aeropuerto.

Pero una tos interrumpió el momento. Escondí la cara en el pecho de mi novio, pues la vergüenza y las ganas de que la tierra se abriera en dos y me comiera eran superiores a mí. Notaba mis mejillas arder, pero la risa de Justin resonaba por todos lados. Su pecho subía y bajaba a causa de las carcajadas. Aún no me había dignado a mirarle la cara a la persona que nos había pillado en ese plan. No, simplemente no podía.

___________

Holi :33 Bueno, sé que este capítulo es un poco cutre, que me lo podría haber currado un poco, pero llevaba días sin subir y varias personas me habéis dejado preguntas en ask preguntando cuándo publicaría este capítulo. Lo habría hecho un poco más largo, pero la verdad es que no tenía más ganas de escribir.

Comentad, ¿sí? Estamos bajando bastante los comentarios y no me agrada eso.

¡Besos!

21 comentarios:

  1. Awwwwwwww que ya s'ha ido de gira con el Bieber :'D
    Oye, a ver cuando aparece Carol eh JEJEJEJEJE Que ya sabemos tú y yo lo que tiene que pasar, asdoldiregrtgr No me apetece escribir xD Po' eso queso.

    ResponderEliminar
  2. Hola ame el capítulo no puede ser estoy de gira con mi shastem amo tu novela sigue escribiendo tan bien como siempre
    -majo

    ResponderEliminar
  3. Hola soy una nueva lectora y amo tu novela la encuentro muy tierna porfa siguela que me quedo con la intriga. Porsierto escribes muy bien .
    :)

    ResponderEliminar
  4. Ois :') lo primero que tiernos Chaz, Julia y sus primos que monos que son, QUE LE DAN ASCO LOS BESOS. AJAJAJAJAJAJAJAJAJ que cuckis porfavoh.
    Y ya pueeeeeeeee' ya estoy de gira con mi Justino. Que enamorá' que estoy, de verdad. Normaaaaal, si es que es un amor. Y a mi me ha encantado no sé que mierdas dices de cutre >.< en fin, serafín solo de leerlo en los capítulos y en los tweets me lo has pegado lol. SUBE PRONTO SI NO QUIERES QUE ME MUERAAAAAAAAAAAAA, te quiero feita <3

    ResponderEliminar
  5. como que cutre?loca es muy tierno :3 sube cap pronto =D

    ResponderEliminar
  6. Precioso me a encantado , :) besos i sigue escriviendo

    ResponderEliminar
  7. me encantooooooooooooooooooooooooooooooooooo aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaawwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww nos volvemos a ver siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ahora a recorrer la hermosisimas (perdón por las faltas)calles de Uruguay no es Ny pero es hermoso hay mucha paz (muchas fans locas) la pasas super en el centro o en el shoping (centro comercial) y etc...


    bueno quien mierda nos interrumpió ???? no lo puedo creer como lo dejaste así?? tl (tas locaza) lol


    seguila porfis tkm besos!!

    ResponderEliminar
  8. Ojú, pues si al niño le dan asco los besos, si supiera como se hacen los niños, se tira a un río. Hijue mio'. ajdnskfskjfkajsdm te vas de tour con el Bieber. AJASAKS.
    ¿Sabes? Hasta el viernes no tengo instituto. OLÉ. Porque hay huelga de estudiantes y pues... no se va. Jajajajaja. En fin, serafín. Ayer, metí una pedazo de hostia cuando llegué a mi casa...dios. Y encima, mi madre me dice: 'Ya estoy acostumbrada a que te caigas'. Jo. Ya lo sé. JAJAJAJA.
    Me ha gustado el capítulo, en fin. Sabes que siempre me gustan skdfjads. Te quiero<3

    ResponderEliminar
  9. alfwuyigrwyif me encanto. Siiii!!! Ya estoy con Justin:). alfihewufge7wigf7tr74witgf7iewgtfr44weiftgwialtf478oqe4q8468
    Como se te ocurre dejar el capitulo asi??????????????? te mato, ahora me quedo con intriga, mala. thruj57etuu5e6u7tuyujtyuj7tyu el sabado nos vamos a brasil. Hay que hacer el esfuerzo y salir primeras en handball sol:) y mañana me dan mis Supra!!!!!!!!!!!! wowowowowowowowowowowowowowowowowowowowo :):):):):):):):):). Chaoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo, besos

    ResponderEliminar
  10. ta-ta-ta y taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa no entiendo copmo fuck escrivis tan tan tan biennn kjdgkutgifusdfufufufufufufusuyafdjyhsafldjkafljdksrdstgafkyfkyskadjytuysafuysauytruyrtuewytktkjysafj
    siiiii :) me junte con justinnnnnnnnnnnn estoy felizzz
    quier fue el que interrumpio?jdviaysfd o la que interrrumpio' ljfbosdg
    me encanto el capoi! subi cuando puedas y me deves algo!! pa la puerta !!

    ResponderEliminar
  11. QUE CUKIIIIIIIS LOS PRIMITOS DE CHAZ JAKGNFVPJAFKAFVKN Son monísimos*-* Y yeah baby, ya estamos en latino américa lkfjvnfavkñnfalkvdv fala la la la fjgbvafcvn :') Que bonito todo, ¡no es cutre! Aixx, ¿quien habrá interrumpido? ¿Quien será? ¿QUIEN SERÁ? ¿POR QUE LO DEJAS AHÍ? JO, lloro.

    Me enrroyaría más pero mi madre me llama para cenar y me está chillando afkvfdn aggg, me voy, te quiero<3

    ResponderEliminar
  12. CHAAAAA YO SÉ QUE FUÉ SCOOTER O USHER EL QUE NOS INTERRUMPIÓ, va dejo de tratar de adivinar, que nunca pasa nada de lo que adivino (cualidad mía). Que te dije yo, TUS CAPITULOS NO SON NADA CUTRES NI ABURRIDOS. Me cago de risa con el comentario de Julia, que si el niño supiera como se hacen los hijos se tira a un río JAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJA ES QUE I CAN'T AJAJAJAJAJAJAJya.

    Lalalalala estoy en el Tour con el Shasten, voy a perrear en el bus con el Shasten bien TAO TAO TAO TAO, MAS RÁPIDO TAO TAO TAO TAO TAO (8) http://24.media.tumblr.com/tumblr_mbsiwoToJe1rx76e6o1_250.gif .
    Bueno, publica prontis, que espero sin importar como sea el capi, que me gustan toos'. Chau Mina, te quieeero.

    ResponderEliminar
  13. ¿Es legal poder casarse con está novela?*-*

    ResponderEliminar
  14. me encantaa tu novela es la mejor novela que he podido leer en la vida no dejo de seguirla me has dejado con la intriga xd espero k subas capitulo pronto porfiss
    besoss wapaa|

    ResponderEliminar
  15. aaaw siguelaaaaa cariño y cuales tu ask o twitter? podrias colocarlo de nuevo? tte lo agradeceria mucho c: AAAAAAAAAAAW MISHASTEN ESTAN CUUUUUUUKI QUE LE DAN GAAS DE IR AL BANO CUANDO VA A BUSCAR A RAYIS JAJAJA ESTA DEMASIADO BUENA LA NOOOVELA NO QUIERO QUE NUNCA ACABE :( siguela «3

    ResponderEliminar
  16. Tengo supraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! pwwohrfuogvbfgvbsfdvnfsdhvnifet6ujhn5tueyjutkikilkyiyky7iy7tlikiuk8tttttttlk7okli9ulooluo.oluoloooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooloe5ji7kò

    ResponderEliminar
  17. me encanta tu novela no tardes en subir 8) asdfghjklñ

    ResponderEliminar
  18. nsjfrniw Me encanto :) Ea! la amo como no tienes idea jaja, ya caí ninguna novela de las que leo me hace sentir mil emociones en un solo cap... lo sé, esty loca. Y sabes, deje de entrar a ver el blog como por una semana y media debido a los deberes de la escuela y...BAM!!! me encuentro con que atrase de leer como 7 capis!!! y ahí me verías toda la noche (ayer) leyendo, que loco. Poero por fin me he puesto al corriente.

    Espero y subas pronto, me he quedado con ganas de leer más.
    Besos (¿Sera que te puedo decir "Yas"? No sé, me gusta jkfrjej :3) :)

    P/D: Si no comento el siguiente cap es debido a la tarea, pero no dudes que tarde o temprano me pasare por aquí :) (Fiel lectora que lee lento como tortuga)

    ResponderEliminar
  19. holaa perdon mil perdon x no haber comentado mucho :/ esk aveces se nos pasa y ademas hemos tenido problemas con el ordenador y en el iphone no me dejaba comentar :/ intentaremos comentar mas de seguidoo bss linda publica pronto

    Pd: pasate x nuestra nvoela si kieres ;)

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.