¿Cuántos somos ya?

4 de octubre de 2012

Never let you go. {128}



Ahí se empezaron a saludar. Me presentaron, ya que era la primera vez que veía a todos los bailarines del Team y empezaron a hablar sobre cuál empezar a bailar. La primera canción que empezó a sonar fue ‘Somebody to love’. Justin quería que la bailara, pero aparte de que no me sabía los bailes, me daba un poco de vergüenza. Me quedé hablando con Alfredo mientras grababa algunas coreografías.

Entonces fue cuando Justin se acercó a mí. Cogió mis manos mientras me arrastraba hacia el centro de la pista. Él, con sus pantalones grises y algo bajados, como de costumbre, empezó a bailar. Yo le miraba nerviosa, muerta de la vergüenza porque también me miraban a mí.

- Vamos, baila conmigo –pidió divertido mientras balanceaba mis brazos.
- Justin, me da vergüenza –dije en voz baja para que no me oyeran.

Empezó a sonar Eenie Meenie, canción que cantaba con Sean Kingston.

- Va, yo te enseño un par de pasos –dijo sionriéndome.

Al final acabé uniéndome a la coreografía con él y el resto de bailarines. La verdad es que me lo pasé genial y no lo hacia tan mal para ser el primer día. Me felicitaron unos cuantos y les sonreí agradecida.

- Bailas con swag, ___ –me halagó Flores.
- Gracias.
- Pf, ¿ella? –me señaló Justin. Yo elevé una ceja- Si baila fatal, no hace falta que mientas, Fredo.
- No miente, idiota –le saqué la lengua.
- Shawty, bailas muy mal –se echó a reír. Sabia que lo hacia para picarme, y lo estaba consiguiendo.
- Pues eso no es lo que opinan tus bailarines.
- Mis bailarines están aparte de para bailar, hacerme la pelota –me crucé de brazos- Y te han hecho la pelota a ti para que yo vea que te tratan bien.
- Bieber, no me provoques.
- ¿Qué culpa tengo yo de decir la verdad? –alzó los brazos con aire de ofendido.
- Apuesto a que si bailamos los dos juntos, me aplauden más a mí.
- Sigue soñando.
- Hasta soñando te ganaría –me burlé de él riendo.
- Alfredo, pon música –señaló el aparato.

Empezó a sonar Swagger Jagger y bailó primero. La verdad es que lo hacia bastante bien, sería difícil superarle, pero no imposible. Luego, en el estribillo bailé yo, haciendo que Justin se quedara serio mirándome, aunque una pequeña sonrisa amenazaba con salir de esos perfectos labios. Cuando mi turno cesó, la sala se llenó de aplausos y me coloqué en mi sitio pasando por delante de Justin, dándole un suave codazo en brazo. Él continuó bailando y me uní a él, finalizando la canción con las respiraciones agitadas. Le miré y elevé una ceja, él hizo lo mismo. No era bueno ser tan competitivos, y menos si la competición iba entre nosotros. 
Después de haber estado haciendo un pequeño duelo de miradas, decidimos darnos por vencidos y echarnos a reír. Chocó los cinco conmigo y me dio un fuerte abrazo, levantándome del suelo.

- Venga, Fredo –le llamó Justin- Votaciones.
- Mhm… -nos miró a los dos- Me ha gustado más ___ .
- ¡Toma! –exclamé alzando el puño- Venga, así se hace –le di un choque a Alfredo en las manos.
- ¡Este mes no cobras! –dijo riendo Justin.

Me eché a reír y me colgué en la espalda de Justin como si fuese un mono. Enrosqué las piernas a su alrededor y él me sujetó por los muslos para que no cayera al suelo.

- ¿Mande, princesa? –puso acento británico.
- Llévame a por agua.
- Por supuesto –me eché a reír.

***

- Ha sido divertido –comenté mirándolo aunque él no pudiera hacer lo mismo, estaba conduciendo.
- La verdad es que sí, me lo he pasado genial –me sonrió un segundo y volvió a dirigir la mirada a la carretera.
- ¿Mañana tienes que ir otra vez a ensayar? –le pregunté.
- Sí –hizo una mueca- ¿Tú qué haces?
- Janet me envió antes un mensaje, quiere que vaya al estudio. Luego tengo una sesión de fotos.
- Wow, ¿para qué revista?
- Marie Claire.
- Me la compraré, seguro que sales guapísima –solté unas carcajadas- ¿Quieres quedarte a cenar?
- Quiero enseñarle la nota del examen a mi madre.
- ¿Y por qué no cenamos todos juntos? –propuso.

Nos desabrochamos los cinturones y abrimos las puertas del vehículo para salir al exterior. Enrosqué el brazo en su codo y nos detuvimos un minuto.

- Sería buena idea –sonreí- Avisaré a mi madre.
- Yo a la mía.
- Vale, ¿pero dónde cenamos?
- ¿En el restaurante italiano de siempre? –propuso con cara angelical.
- Está bien –besé sus labios- Llámame cuando te haya dicho algo.
- Claro.

Cada uno caminó hacia su casa. Entré a la mía y vi a mamá viendo la televisión con Julia. En cuanto oyeron como dejaba las llaves en el sitio de siempre, me miraron. Les sonreí y caminé hacia ellas con una sonrisa en el rostro.

- ¿Qué has hecho? –preguntó mi madre con desconfianza.
- Yo nada, ¿ahora no puedo sonreí? –las tres soltamos unas carcajadas- 
Justin y yo hemos estado hablando.
- Nada de casaros –la miré mal.
- No, hemos dejado claro que eso toca dentro de unos años –mamá negó con la cabeza mientras reía- Al grano, ha propuesto que cenemos todos juntos.
- ¿Nosotros y su madre?
- Bueno, y él –osea, Justin.
- Hombre, claro –dijo Julia en tono obvio. Le saqué la lengua.
- ¿Qué dice Pattie? –mamá quiso saber su opinión.
- No sé, le he dicho que cuando me pregunte me llame para saber si vamos o no.
- Pues por mí bien, a ver qué dice ella.

Y justo en ese momento sonó mi teléfono. Lo cogí y atendí a la llamada. Era Justn, como no. Decía que sí, que a su madre le parecía bien la idea de ir a cenar todos juntos y así poder aclararlo todo sobre la gira y demás. Se lo comuniqué a mamá y aceptó. En una hora tendríamos que estar fuera de casa para irnos todos juntos a cenar. Decidí darme una ducha, ya que el baile me había dejado agotada y sudada. Me puse esto http://www.polyvore.com/cgi/set?id=52532662&.locale=es. Bajé las escaleras y me encontré a Julia y a mamá esperándome.

- Siempre eres la última, chica –me “regañó” mamá.
- Qué rara tú con tacones –dijo Julia mirándome los zapatos.
- Los tenía ahí muertos de asco y dije “pues me los pongo” –puse voz de idiota.
- Anda, vamos.

Salimos y nos encontramos a Pattie y a Justin apoyados contra el coche de éste último. Vestía con una chaqueta de cuero marrón, unos pantalones desgastados –y bajados prácticamente hasta las rodillas- con unas supras blancas. Y como no, su pelo despeinado e irregular. Me sonrió y le devolví el gesto.

- Qué collar más bonito –comentó mi suegra, pero se sorprendió más al ver la inicial que llevaba colgando- ¿Cuándo te lo hiciste?
- Cuando pasasteis en España unas pequeñas vacaciones –le informé sonriendo.
- Bueno, mejor será que subamos antes de que alguno de nosotros se resfríe –aconsejó Justin abriendo la puerta trasera, donde entramos mamá, Julia y yo.

Pattie se montó en el asiento del copiloto, al lado de su hijo. Iríamos, como anteriormente había mencionado, al restaurante de comida italiana al que siempre solemos ir cuando no tenemos nada que hacer o nos apetece conversar un rato todos juntos. Saqué el móvil de mi bolsillo y tuiteé lo siguiente.

“Cenar en familia siempre viene bien. Podemos aprovechar el rato hablando de temas interesantes. Chicos, sentaos en la mesa a hablar con vuestros padres antes de que sea demasiado tarde.”

Seguí pendiente de mi cuenta de Twitter, manteniendo el contacto con mis fans y haciéndolos feliz con cosas como retuitearlos o seguirlos. Me parecía grandioso que se conformaran con la simple atención de su ídolo. Estaba tan metida en el móvil, que no me di ni cuenta cuando Justin abrió la puerta que tenía al lado. La verdad es que llegué a asustarme.

- ¿Quieres que te baje yo o qué? –preguntó riendo.
- No, tranquilo –lo miré mal. Pasé por su lado y cerró mi puerta para después rodear mis hombros- Eres un borde.
- Y tú tardas demasiado en hacer cualquier cosa.
- Hoy me lo dice todo el mundo –me quejé- ¿Qué pasa, habéis creado un evento en Facebook para estar en mi contra?
- Hoy es el día internacional de ‘complot contra ___ ’ –bromeó, haciendo que se me escapara una carcajada- Sale incluso en los libros de historia.
- Eres un idiota –comenté riendo mientras caminábamos hacia la entrada del restaurante.

Un señor nos abrió la puerta. Nos buscó una mesa libre y depositó sobre ésta los menús. Pattie se sentó al lado de su hijo, a continuación, mi madre, Julia y yo. La mesa era redonda, de modo que al final acabé sentándome junto a Justin.

- Bueno, ellos dos ya tienen claro lo que van a pedir –dijo mi madre mirándonos a mí y a Justin. Ambos sonreímos como niños pequeños- Tal para cual.

Soltamos unas carcajadas, captando la atención de todo el personal y gente de nuestro al rededor.

- No empecemos a llamar la atención, por favor –pidió Julia avergonzada.
- Te recuerdo que somos Justin Bieber y ___ –dije con tono obvio- Es imposible pasar desapercibidos.
- Y con la carita que tenemos, peor aún –bromeó Justin acariciándose la barbilla con aire de egocentrismo.
- Creído –musité.
- Te oí –le sonreí.

Llegó el camarero de antes a atendernos y pedimos lo que queríamos cenar. Mientras esperábamos a que trajeran la comida, decidimos hablar, pero no salió el tema de la gira, ni el examen, ni nada que lo que Justin y yo esperábamos. En cuanto dejaron los platos delante de nosotros, le di una patada a mi novio por debajo de la mesa para que empezara hablar, ya que yo no sabía cómo.

- Por cierto, ___ (tu madre) –le llamó Justin- Quería preguntarte algo.
- Dime –sonrió amablemente.
- Bueno, yo el domingo me voy de gira –a mamá se le cambió la cara-, y me gustaría saber si dejarías que tu hija viajara conmigo.
- ¿Y el examen? –me preguntó. Tragué saliva.
- Saqué un nueve.
- ¿En serio? –no se fiaba al parecer.
- ¿Para qué te voy a mentir?
- Pues para irte de gira con él –era una razón lógica.
- Igualmente me tienes que firmar el examen, no valdría la pena engañarte.
- En ese, caso, enhorabuena –me sonrió.
- Gracias.
- ¿Seguro que no copiaste? –mamá no se fiaba. Era normal, jamás había sacado una nota tan alta.
- Mamá –enarqué una ceja y ella hizo lo mismo- Pero si te pillan en seguida, no vale la pena ni apuntarse la respuesta en el brazo.
- Eso es que lo has hecho –me acusó mirándome de mala manera.
- Eso es que tengo gente que me lo dice –le lancé una rápida mirada a mi amiga, la cual se había dado por aludida en mi anterior oración y nos echamos a reír.
- Bueno, ¿pero ahora qué pasa? –preguntó Justin contagiándose de nuestras carcajadas.
- Chicas, dejad de reíros –pidió mamá.

Nos dejamos de reír a duras penas y callamos para seguir hablando igual que antes.

- ¿Y tú cuándo te vas a Stratford? –le preguntó mi madre a Julia.
- Pues el 21 por la noche tenemos que estar en el aeropuerto.
- Pero si te pierdes clase, qué morro –reaccioné yo.
- Ya, pero en sólo estaremos hasta el 31 por la mañana.
- O sea que no pasaréis fin de año ahí –dijo Justin mirando a Julia.
- No, yo le dije que quería pasarlo aquí o donde ___ vaya.
- ¿Por qué dónde yo vaya? –pregunté extrañada.
- Porque tú alomejor tienes que irte de viaje a no sé dónde, y recuerda que yo soy parte de tu crew y tengo que acompañarte siempre.
- Oh, es verdad –sonreí- Es que a veces se me olvidan estas cosas.
- Tiene que ser difícil olvidarte que eres famosa, hija –comentó mi madre riendo.
- La verdad es que a veces se me olvida, porque he estado tanto tiempo pasando desapercibida, que ahora es como… ¡wow! No sé, no me acostumbro y tampoco me lo creo. Eso hace que diga “qué va, yo no soy famosa”. No sé, es una cosa rara.
- Tú eres la cosa rara –Justin ya quería picarme.
- Drew –le regañamos su madre y yo, sabíamos que eso le enfadaba.
- No me llaméis así –se cruzó de brazos y puso morritos.
- No te comportes así –le pidió su madre frunciendo el ceño.
- Al tema importante –prosiguió mi madre- ¿Cuándo querrías irte de gira con él?
- ¿Navidad? –pregunté mirando a mi novio y a mi madre.
- A mí no me lo digas, díselo a ella. Por mí como si te quedas durante todo el Tour –dijo Justin sonriéndome.
- Oh –me eché a reír- ¿Cuándo podría ir, mamá?
- También tienes que tener en cuenta que trabajas.
- Yo no escojería Navidad –habló Julia.
- Pero es que ahí es cuando no tengo clases.
- Pero el disco sale después de Navidad, y durante las fiestas tendrás que promocionarlo o incluso terminar de hacerle unos cuantos arreglillos. O sea que durante esas fechas estará súper ocupada.

Julia tenía razón. Tendría que ser alguna semana que cayera en colegio aunque me perdiera clases. Con lo cual no podría permitirme faltar dos semanas, sino una. Al menos eso sería lo máximo. Intentaría coger una en la que no cayeran muchos exámenes, y menos que sean finales, porque como me pongan uno global de todo el trimestre, será una verdadera chapa para estudiar.

- ¿Del 14 al 21? –preguntó Justin.
- No creo que tenga exámenes esa semana.
- Y podrías estudiar un poco en el bus –dijo Justin- Bueno, al menos en los ratos que yo no esté.
- Sí, que no lo puedes dejar solo –Julia rodó los ojos.
- Idiota –le insultó mi novio.
- Flequillo grasiento –era divertido ver cómo una belieber hacia picar a su ídolo.
- Ya no, que me he cortado el pelo.
- Me da igual, te sigue quedando un poco de flequillo –ambos se sacaron la lengua.
- De toda la mesa, yo soy la más normal –dije riendo.
- Sí, claro –comentó mi madre con sarcasmo- Tú eres la tuerta en el país de los ciegos.
- No lo he pillado, pero suena mal –dijo riendo mi novio.
- Es que eres muy corto –volvió a empezar Julia.
- Y tú otra, que necesitas copiar para aprobar.
- Bieber, que la tenemos –le amenazó mi amiga.
- ¿Queréis pan? –pregunté poniéndoles un cacho en la boca a cada uno para que callaran- Está bueno, ¿eh?

Mamá y Pattie se echaron a reír mientras Julia y Justin escupían la comida que les había obligado a retener en la boca durante unos segundos. Pero era por un bien común. Eso acabaría en una discusión bastante grave, no era la primera vez que pasaba. Comenzaban picándose de broma, alguno de los dos soltaba algo serio y pum, la 
tenían.

- Vaya dos –Pattie negó la cabeza con resignación- Parecéis críos pequeños.
- Encima –se quejaron los dos a la vez.
- Y debajo –les miré mal- Sois unos idiotas, estábamos hablando sobre lo de la gira y vosotros con vuestros piques, lo interrumpís.
- Dios, mi hija ha madurado, por fin –bromeó mamá abrazándome por los hombros y besándome la mejilla efusivamente.
- Mamá, por favor –me aparté de ella riendo.
- Volviendo al tema. De nuevo –Pattie miró mal a sus dos compañeros de asiento- Entonces quedamos en que solo estarás una semana con nosotros, y será del catorce al veinte uno.
- Sí –asentí con la cabeza.
- ¿Dónde estamos esos días, cielo? –le preguntó Pattie a su hijo.
- Pues del catorce al dieciséis en Uruguay, del diecisiete al diecinueve, en Argentina. Y ya pues sería del veinte al veintitrés en Perú. Pero como el veintiuno tú te vas –dijo mirándome a mí-, tendremos que acompañarte al aeropuerto para que vuelvas a Atlanta.
- Entonces, todo cuadra, ¿no? –preguntó mamá asegurándose de los datos.
- Sí, están todas las fechas bien, ___ (tu madre) –le aseguró mi suegra.
- Pues nada, ya hablaremos con el director y con Janet para informarles.
- Creo que por Janet no habrá problema –dije yo. Ellos me miraron expectantes- Digo, es que a ella le parece bien que vaya con Justin. No sé, no creo que le moleste mucho que esté una semana sin pasarme por el estudio.
- No, creo que no –coincidió Justin conmigo- Aparte, quizá incluso deje colarte en algún concierto o entrevista.

Le sonreí. Y aunque esa última idea no me agradaba mucho, pues le estaría robando protagonismo al que tendría que destacar más. Pero sólo con imaginarme a mí viajando durante una semana por varios países de Latino América junto a Justin, hacia que se me pusiera la piel de gallina. 
Viajar es algo que siempre me ha gustado mucho, y como estoy comenzando con mi carrera, no me he permitido el lujo de hacerlo, pues Janet piensa que es demasiado pronto para empezar con los viajes. Pero sé que después de lanzar el disco, empezaré a visitar países a promocionar mi cd y a hacer felices a mis fans.

Terminamos de cenar y pagamos la mitad cada familia. Después volvimos a casa del mismo modo que llegamos al restaurante. En cuanto llegué a casa, me duché. Tenía sueño, pero quise quedarme un rato en Twitter y Facebook, así no perder el contacto con fans o amigos. Hablé con Lucas, le dije que alomejor, si había suerte, nos veríamos pronto. Pero no quise hacerle muchas ilusiones. Me explicó que estaba trabajando en una maqueta, y prácticamente le obligué a que me la mandara nada más terminara. Después de haber estado chateando, haciendo video llamadas e informándome un poco de la opinión de mis fighters, me dormí. Mañana sería un día duro. Y no sólo por el trabajo, sino porque sería el último día que tendría para pasar con mi novio si no quería estar sin verlo durante un largo tiempo.


|| Al día siguiente ||

Me sonó la alarma. James venía a recogerme a las nueve. Sí, temprano. Muy temprano. Iría al estudio a terminar de componer, grabaríamos lo que pudiéramos y después tendría que ir a la sesión de la revista Marie Claire a que me fotografiaran. La verdad es que estaba nerviosa. 
Bastante, por así decirlo. Jamás me había sentido tan eufórica por tener ante mí una cámara. ¿Me dirían ellos como posar o tendría que hacerlo yo? Supongo que eso vendría sobre la marcha. Mamá quería acompañarme hoy durante todo el día. Anoche me dijo que llevaba tiempo sin venirse conmigo a ningún lado, y me pareció bien que decidiera hacerme compañía. Menos en las fotos, claro. Ella tendría que estar fuera del edificio, pues solo dejan entrar al personal.
Me levanté de la cama, la hice y vestí con esto http://www.polyvore.com/cgi/set?id=52344556&.locale=es. Me dejé el pelo suelto, aunque añadí aquél gorro de lana porque hoy hacia muchísimo frío. Maquillé un poco mis ojos y bajé a desayunar. Julia obviamente dormía, aunque soliera despertarse antes que yo, hoy era demasiado temprano para ella. En cambio, mamá, estaba preparándose un café.

- Buenos días –besé su mejilla y abrí la nevera.
- Buen día, cielo –me contestó. Con la taza caliente en las manos caminó hacia la mesa y se sentó en una de las sillas- No tardes mucho que tenemos que ir al estudio, eh.
- Que no, mamá –si empezaba así de buena mañana, hoy tendría un humor de perros.
- Habrá que decirle a Janet sobre lo que hablamosanoche de la gira con Justin, ¿no?
- Sí, pero deja que se lo diga yo.
- Bueno, como quieras.

Cuando terminé de desayunar, que tardé como diez minutos, subí arriba a lavarme los dientes y a recoger un poco la habitación, pues la había dejado un poco desordenada. Me guardé el móvil y la cartera en los bolsillos y salí de casa abrochándome la chaqueta. En el piso de abajo estaba James hablando con mamá. El siempre tan puntual. Bajé las escaleras de dos en dos y fui a saludar a mi guarda espaldas.

- Hey, James –le di un beso en la mejilla y él me sonrió- ¿Cómo estás?
- Eso te lo tendría que preguntar yo a ti. ¿A qué viene esa repentina alegría mañanera?
- No lo sé, ¿puede que sea porque hoy tengo mi primera sesión fotográfica? –él se encogió de hombros dubitativo- Sí, es por eso.
- Ah –se echó a reír- ¿Vamos? Janet tiene prisa, dice que quiere acabar hoy como mínimo dos canciones.
- Qué exigente –me quejé mientras caminábamos hacia la puerta.
- Lo sé, pero es lo que hay –dio dos palmaditas en mi espalda y salimos de casa.

Entramos al coche y James empezó a conducir hacia el estudio. Yo, como siempre, informé a mis fans vía Twitter lo que haría durante el día.

“Buenos días, chicos. Hacia el estudio a trabajar duro.” “Estoy nerviosa. Esta tarde tengo una sesión de fotos para Marie Claire. ¡Deaseadme suerte!” “Sábado y despertándome a las ocho de la mañana. #odiomadrugar”

Al llegar al estudio nos topamos con unos cuantos fotógrafos, pero nada del otro mundo. Buscamos a Janet, y como siempre, habían varias personas del Team ahí reunidos dispuestos a ayudarme con las canciones y la música, pero había alguien exclusivamente para ese tipo de trabajo. Sobre las once salimos a almorzar y volvimos a seguir componiendo. Al final llevábamos tres canciones echas. Esto iba sobre ruedas. Mamá y yo salimos a comer fuera y a las cuatro, James me llevó hacia donde se haría la sesión de fotos. A las siete terminé y en cuanto llegué a casa llamé a Justin para saber dónde estaba. Estaba ensayando, pero le habían dejado un rato libre para ir a dar una vuelta y decidieron ir al Starbucks a tomar algo. Dijo que pasaría a por mí en media hora, así que decidí ducharme y ponerme lo siguiente http://www.polyvore.com/cgi/set?id=60271874&.locale=esMe hice una coleta alta, dejando de lado mi flequillo. Delineé mis ojos y añadí brillo a mis labios. Bajé al piso de abajo y mamá no estaba, había ido con Thomas a dar una vuelta. O al menos eso entendí yo cuando me dijo “hija, he quedado”. Me senté en el sofá a esperar a Justin y saqué el móvil

“Una vueltecita con mis amigos no me vendría bien. Estoy estresada. No me imagino cómo estaré teniendo 30. #Muero”.

Llamaron al timbre, y en menos de dos segundos ya estaba frente a la puerta el chico que me quitaba el sueño con solo un suspiro. Justin me sonrió al darle un beso en la mejilla.

- ¿Vamos? Los chicos están esperándonos en Starbucks –dijo cogiéndome la mano.
- Espera, las llaves –alargué el brazo hasta el plato de decoración que había en la entrada y cogí las llaves para metérmelas en el bolsillo, como el resto de cosas- Ya.

Cerré la puerta tras mi paso y caminamos hacia el coche. Me senté como copiloto, y Justin, obviamente, conducía.

- Solo unas horas y no nos veremos hasta el 14 de diciembre –dije soltando un profundo suspiro.
- Pero no te pongas así, shawty, que sino me pongo mal yo –me acarició la mejilla aún conduciendo.
- Es que no puedo evitarlo.
- Piensa que después de las fiestas estaremos juntos, ¿sí?
- Justin, un Tour no dura un mes y medio, eh.
- Te prometí que estaría para tu cumpleaños.
- No me gustaría cumplir los dieciséis sin ti, pero me imagino que estarás más tiempo viajando.
- No lo creo.
- Justin, sí –insistí.
- Verás que no.
- Muchos artistas celebran los cumpleaños aún estando de gira.
- ¿Crees que me bajaré del Tour cuando cumpla los diecisiete? –me miró mal durante un segundo para volver a estar atento a la carretera- Estás loca, pues. No pienso estar tanto tiempo separado de ti.

A duras penas sonreí. A duras penas. Pero este tema me volvía realmente mal. Él se mantenía cabezota con la idea de que estaría aquí en Atlanta para el 28 de enero, pero yo sabía que no. Que incluso podrían pasar más meses.

Sin saber cómo, pues estaba sumergida en mis pensamientos, llegamos al local donde los chicos nos esperaban. Al bajar del vehículo, nos topamos con algunas cámaras apuntándonos y unas fans en las puertas esperándonos. Les firmamos las libretas, pósters o cualquier papel que llevaran ahí, y entramos.

- Por cierto, vas muy guapa –dijo mirando mi atuendo. Le sonreí y besó mi mejilla.

Nos sentamos con los chicos y empezamos a conversar. Parida por ahí, beso por allá, grito y risa que llamaba la atención de medio local. Fotos que rulaban por la mesa, alguna que otra colleja que impactaba en la nuca del otro y sobre todo, sonrisas. Muchas sonrisas.


|| Domingo ||


|| Julia ||

___ se había ido a una entrevista de última hora a eso de las nueve de la mañana. Justin se iba a las doce y media. ¿Llegaría a tiempo? Ese era mi dilema. El Team de mi ídolo viajaría en el bus, pues ir de hotel en hotel sería agotador y demasiado costoso. Los chicos y yo, y obviamente el crew, estábamos esperando en una estación de autobuses, donde se viajarían durante muchas horas a Latino América. 
Las once.

- Como no llegue, juro que la descuartizo –amenazó Justin mirando el reloj, aunque ambos sabíamos que no sería capaz de hacer una cosa así.
- Justin, que djo que vendría. No te alteres.
- Dichosa cadena de radio, ¿no podían haber puesto la entrevista otro día?
- Pues al parecer no –contestó Christian, al que nadie le había llamado a la conversación.
- No la cagues, Beadles –pidió Justin de mal humor.
- Chris, mejor juega con mi iPhone –Caroline le dio su teléfono móvil a su compañero de asiento y éste lo aceptó gustosamente.
- Julia, tú tienes mis llaves, ¿no? –me preguntó Chaz con aire de asustado.
- Pero qué pesado, cielo –dije riendo- Que sí, que están en la mochila.
- Es que me asusto, joder.
- Como me lo vuelvas a repetir las tiro por la alcantarilla esa de ahí –señalé lo que anteriormente había mencionado.
- No serías capaz, sino tendrías que volverte andando.
- Tengo dinero, puedo pedir un taxi.
- Te quito la cartera –enarqué una ceja.
- El dinero lo tengo en el bolsillo, capullo –él chasqueó la lengua- Julia win.
- Idiota –me revolvió el pelo.

Seguimos hablando. Los adultos conversaban sobre la gira. Justin jugaba con el móvil, al igual que Christian. Pero a diferencia de Beadles, él escribía tweets a lo loco. Beliebers y más beliebers se acercaban a nosotros para hablar, pues era una estación de autobuses pública. Pero no estaban mucho rato para no atosigar a su ídolo. Aparte, aunque yo fuera una de sus hermanas, sabían de sobras que si lo estorbaban más de lo normal, Kenny y yo entraríamos en acción.

Pasaron las once. Y las doce. ¡Doce y cuarto y la tonta de mi Melona no llegaba! Justin la matará, estaba que empezaba a tirarse del pelo. Pero por suerte se lo cubría la gorra y por pereza a quitársela, no se arrancaba nada. Pattie tenía que ir a hablar con él para distraerlo de vez en cuando, pues se ponía más y más nervioso. Los autobuses del Team ya estaban listos, con litros y litros de gasolina para todo el viaje. Eran enormes, enormes. Y Bieber nos había dado el lujo de verlos por dentro. Eran una pasada. Tenían una pequeña cocina, camas, baños. En serio, era una casa con ruedas. ___ tendría toda la suerte del mundo al estar ahí una semana y en compañía de Bieber y su Team. Y hablando de ella, una masa de cámaras y gritos destacaba a lo lejos. O sea que, era ella la que se acercaba corriendo y dando voces.



|| ___ || 

- ¡James, corre más! –pedí por quinta vez mientras el coche “avanzaba” por la autopista.
- ___ , ¿no ves el atasco que hay?
- Me bajaré del coche si en cinco minutos no estamos despidiéndonos de Justin en la estación.

James empezó a pitar el claxon como un loco y, como si Dios hubiera oído mis muchas pregarias, el atasco empezó a desencadenarse y las carreteras comenzaron a estar más circulables. Entre gritos hacia la nada, suspiros, y algunas que otras lágrimas por los nervios, llegamos a mi destino. ¡Pero muy justos! Eran y veinte cuando Justin se marchaba a y media.

Bajé del coche sin que James hubiese tenido tiempo de aparcar correctamente. Empecé a correr, pero para mi mala suerte me topé con demasiados flashes y fans. A los paparazis podía esquivarlos, pero no a las fans. Ellas no se lo merecían.

- Fírmame aquí, por favor –me pidió una rubia entregándome una libreta morada con una pegatina mía gigante en el centro. Cogí el permanente que me había dado y firmé bien grande en medio de la tapa- Gracias, en serio. Muchas gracias.
- No hay de qué –quise correr, pero me obstruían el paso. Y aún con la ayuda de James, no conseguía llegar. Eran demasiadas.

En una de las muchas manos que se colaban entre los huecos que quedaban entre el efusivo abrazo de James para protegernos, se coló una camiseta blanca doblada. La cogí y me puse de puntillas para mirar quien me la había regalado. Pude distinguir a un par de chicas morenas chillando y llorando. Algo pude entender de que ‘hemos sido nosotras las de la camiseta’.

- ¡Chicas, por favor, haced paso o no llegaré a despedirme!

Y en ese momento me hicieron caso. Molaba tener unas fans así. En el fondo te lo pasabas bien. Pero ahora tenía que olvidarme de ellas, ser egoísta para centrarme en llegar sí o sí para despedirme de Justin. 
Empecé a correr como nunca. Me acordé de cuando Justin llegaba a España por segunda vez y Julia y yo teníamos que ir a recogerle a él y a su familia. Ambas llegamos tardes y nos pegamos la carrera más larga de nuestras vidas. Pues hoy me tocaba de nuevo. Lo que por desgracia, esto no era un ‘hola, mi amor. Me alegro de tenerte estos días en mi casa’, sino un ‘Adiós, rey, te echaré de menos. Llámame todo lo que puedas, por favor’.

- ¡Eh, eh! –grité para que me vieran. Y lo hicieron- ¡Que ya estoy aquí!

El primero en levantarse del banco fue Justin, el cual en dos grandes zancadas se acercó a mí para que no tuviese que correr más y abrazarme, así poder descansar o respirar un poco. Prácticamente me alzó del suelo gracias al agarre que tenía con mi cintura. Enrollé los brazos alrededor de su cuello y apoyé la cabeza en su hombro para tratar de relajarme. La angustia y las ganas de llorar de los nervios me podían, pero quería ser fuerte.

- Te prometí que vendría, tonto. Aquí estoy –dije después de haberme hidratado la boca con mi propia saliva.

Me bajó y besó mis labios. Vale. Sí. Era un beso. Pero no de los que nos solíamos dar siempre. Era un beso con sabor a despedida. Cuando se separó de mí, me di cuenta de la hora que marcaba el gran reloj de la esquina. Las doce y media.

- No –musité por lo bajo al darme cuenta de que la gente empezaba a recoger sus maletas para meterlas en los diferentes autobuses- Justin, no.
- Te amo, mi amor –me besó por última vez y me aferré a su cuello como antes.
- Nos vemos el catorce –susurré en su oído.
- Catorce, princesa. Catorce –repitió para depositar un tierno beso sobre mis labios.

21 comentarios:

  1. mnsx ndsf snmdf dsnmf ndsmf jaskdbjdskf :(((((((((((((((((((((( noooo, el shashtem :'(
    Jo, os vais a separar hasta el 14. Dios mio.
    Muero. MUEROOOOOOOOOOOMMMMMME. Y has bailado swagger jagger ksdjfnskjdfndskjfndskjfnkdsjfkjsdnfkj :D mi cheeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer<3
    Me ha encantado musho el capítulo, melona. Siempre llegando tarde a todos lados jajaja.
    Mañana otro :'3 jdskfnksdfkj
    Un eso melonancia sin pies, te amouuuu<33333

    ResponderEliminar
  2. oooowww nooooooo aaaaaaaayyyyy yasmina te juro que te decuartiso y la dejas ahi???? D: :O
    siguela

    ResponderEliminar
  3. hzedfcvkjhgdbvkgikjkkuxz cjgdsvkjcvkxkjdgskfguhsdkjdf noooooooooooooooooooooooo que no se vaya noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo jhwvdjgicfisuafykhsgdsaidygsakhgdjasgvfjcuysfzhcvjxkudsy awwwwww que tierno
    siiiiiiiiiiiiiiiiii lo veo el 14 siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii :)
    wowowowoowowowowowowowowoowow viene a uruguay sioy felizzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz me tengo que ire a gumnacia pero cuando pueda comento denuevo :)
    ajajaajja la tuerta en el mundo de los ciegos hoefghaefu buano chau llego tardeeee besoooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. Alaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Se va el Shastem DDDDDDDDDD:
    Me has hecho caso y has puesto a todos en la despedida jijiji. Ojalá tuviese yo un iPhone y a CB al lado, eh JAJAJAJAJAJA. Te has ido del FB, me dijiste que no te irías, mentirosa.

    ResponderEliminar
  5. Se me va el Shasten. :(.
    A esperar hasta el 14... hasta el 14... 14, 14. Si lo dices muchas veces, no parece taaaaaanto eh, bueno, no me hagas caso que soy demasiado boluda cuando me emociono. JAJAJAJAJAJ como me puse nerviosa cuando no llegaba nuuuunca, estaba como "La puta James, que tengo que despedirme, daaaaaleeeeeeee aaaaaah".

    Me voy Minaa, besotes, que te quieeero un montón. Chau.

    ResponderEliminar
  6. Que cortante sonó mi chau. Bueno, entonces es adiosito :)

    ResponderEliminar
  7. lo amooooooooooooooooooo! siguelaa <4
    @Juusthappiness

    ResponderEliminar
  8. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO LA PUTA QUE TE LO RECONTRA MIL PARIO!!! NO PORQUE MIEDRA SE FUE E LO VOY A EXTRAÑAR MUCO!!!




    AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAFGH BGHJHFGDXGHGFDCGHJGYTDFGHGFHJGFHJ DEL CATORCE AL DIEZ Y SEIS EN URUGYAY SIIIIIIIIIIIIII !!!! ME GUSTARIA QUE EN REALIDAD FUERA ASÍ !! :'(

    p/d: SIGO SIN INSPIRACIÓN PARA ESCRIBIR COMENTARIO AJJAJA :p BESOS :p CHAO

    ResponderEliminar
  9. PUTA YASMINA PORQUE HACES ESO!!!!!!!! TE ODIO, BUENO NO PERO PORQUE LA DEJAS AH!!1????

    ResponderEliminar
  10. HOLO YOLO (?)
    SE VA EL SHASTEEEEEM</3
    me has roto es corazon:c
    mala.
    EL 1444444!!!
    ya quiero que llegue.
    Chau.

    ResponderEliminar
  11. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!! Justin se vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!! noooooooooo! gaeordfucgeaiougrfoweugfiwg4rwyifgiwrfgir viene a uruguay:)dkfgwrikfgiykdvkcvdskgfbiycgbd me encantoooooooooooooooooooooooooooooo el capituloo, mañana espero el otrooooooooooooooooooooooo. Me voy, tengo que estudiar historia, me quiero matar. Chaoooooooo, besos.

    ResponderEliminar
  12. OMB!!!!!!!!!! LO AME CUANDO NOBMRASTES URUGUYA ME PUSE TAN FELIZ COMO SI LO HUBIERA HECHO JUSTIN SERIA TAN GENIAL KE PASARA DE VERDAD AMO TUNOVELA SIGUELA PRONTO

    ResponderEliminar
  13. CASI LLOROR D: LO AME :C No puedo creer que se vaya D: nfwekngew POR FAVOR! COMO MIERDA LO DEJAS ASÍ? SIGUELOOOOOO! TE AMO NENA JVNERJGWN <3

    ResponderEliminar
  14. JDHFWAJN CUANDO NOMBRE ARGENTINA MORI! Y pensar que yo no estube D: En ese momento no era belieber D: DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD: QUE ESTÚPIDA!

    ResponderEliminar
  15. NOOO MI JUSTIN SE FUE :((( QUIERO YA EL SIGUIENTE!!!
    Anto.

    ResponderEliminar
  16. YASMINA POR FAVOR SUBE CAPITULO!! YA SON LAS 6:52 PM. SUBE POR FAVOR!

    ResponderEliminar
  17. Tía, mátame. Se me ha ido la pinza, se me fue comentarte, es que con el instituto y to' estoy ya mazo agobiada, bueno que te cuento del capitulo; CON LO DE BAILAR, LA COMPETICIÓN ESA Y EL PIQUE QUE HEMOS TENIDO JUSTIN Y YO AGFHDHGFGAJHGGA MÁS MONOS QUE SOMOS, Osú, demasiado cuckis eh. Tio que no, que Justin no se ha ido de gira, que estamos en mi casa los dos solitos viendo una peli jpñjapñjapjañ YA ME HA DAO' JAJAJAJAJAAJAJAJAJAJJAJJAJAJAJAJAJAJ, bueno corazón que tienes que subir hoy, sino te mato:3, te quiero bonita.

    ResponderEliminar
  18. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO SHASTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEM!
    ASDFGHJKLÑKJHGFDSASDFGHJKLJHGFDSASDF EL CATORZE ASDFGHJKJHGFD

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.