¿Cuántos somos ya?

3 de octubre de 2012

Never let you go. {127}



|| Al día siguiente ||

Desperté, y no por culpa de alguien, sino porque no tenía más sueño. En la misma cama me estiré y bostecé a la vez. Aunque no tuviese sueño, se estaba la mar de bien en la cama y tapada con las sábanas. Pero pronto la tranquilidad de una mañana festiva, cesó. El móvil empezó a vibrarme, y aunque no tuviese muchas ganas de contestar, tenía que hacerlo pues la que llamaba era Janet.

#Llamada telefónica#
- Buenos días –me saludó- ¿Te he despertado?
- No, estaba en la cama haciendo la vaga un rato. ¿Qué pasa?
- Te necesito en el estudio, ¿puedes venir?
- Claro. Dame un rato para alistarme.
- Son las nueve. ¿Te viene bien a las diez?
- Sí, adiós.
- Chao.
#Fin de la llamada telefónica#

Y yo que pensaba que podría estar relajada y durmiendo todo el día. Pues no, me toca currar. Y aunque la vaguez me supera, las ganas de hacer feliz a mis fans con nuevos proyectos era aún más fuerte que quedarme en casa sin hacer nada. Me dirigí a la ducha y me bañé, pues anoche no lo había hecho por el sueño. Al salir me vestí con esto http://www.polyvore.com/cgi/set?id=55490089&.locale=es. Me recogí el cabello en una coleta alta, dejando mi flequillo de lado. Me hice la línea inferior y añadí algo de rímel a mis pestañas. Bajé las escaleras y me encontré con Julia. Desde que llegamos a Atlanta siempre se levanta pronto. Siempre.

- Buenos días –saludé.
- ¿Qué haces ya vestida? –preguntó. Ella iba en pijama.
- Janet me ha llamado para que vaya al estudio.
- ¿Cómo vas a ir? –le sonreí como una niña pequeña- Espera a que me vista, que te llevo yo.
- Gracias, Melona –le agradecí besándole la mejilla cuando pasó por mi lado.

Aproveché para hacerme el desayuno, que consistía en un bol de cereales y leche. Cuando Julia bajaba, yo estaba fregando el recipiente que había utilizado para comer.

- ¿Nos vamos? –preguntó.
- Sí –me sequé las manos y caminé hacia la entrada, donde estaba ella cogiendo las llaves.

Salimos de casa y buscamos el coche, que estaba aparacado bastante lejos.

- ¿Por qué aparcas el coche tan lejos? –pregunté riendo.
- Porque tu madre siempre me quita el aparcamiento de delante.
- Joder, pero si aquí había uno –dije señalando el hueco que había a mi lado.
- Pero el otro día no estaba, capulla –le saqué la lengua- Respeta a tus mayores, enana.
- ¿Cómo que enana? –me subí en el asiento del copiloto y cerré la puerta- Mamá dice que he crecido.
- ___ , tú creces, yo crezco… Seguirás siendo siempre una enana –poblé mi frente de arrugas- Pero serás mi enana.
- Ya, trata de arreglarlo.
- No trato de arreglarlo –encendió el motor- Simplemente es para que respondas un ‘aww’ y te calles.
- Joder, qué borde, chica –saqué el móvil.
- Es lo que hay –soltó unas carcajadas- Es broma.
- Claro que sí –la ignoré.
- Oye, después de ir al estudio pasamos por el Starbucks, ¿no?
- Of course –respondí.
- Okidoki –la miré mal- ¿Qué?
- ¿Okidoki? –se echó a reír- ¿Quién cojones te ha enseñado eso?

Estalló a carcajadas.

- ¡Julia la carretera! –le chillé para que mirara al frente, pues se estaba riendo de una forma descontrolada.
- No te preocupes, si yo controlo.
- Tú quieres matarnos, ¿no?
- Si hombre, que aún no me he ido con Chaz a Stratford, no puedo morir –hizo una mueca.
- Ya claro, lo que a ti te interesa de ir a Stratford es que te dejen a solas con Somers –me miró mal- Y sabes que tengo razón.
- Eres una furcia.
- Pero sigo teniendo razón –ella enrojeció- ¿Ves? Tengo razón.
- Ya hemos llegado –dijo aparcando el coche delante del estudio.
- Claro, has aprovechado para evadir el tema, eh.
- Que te bajes ya, pesada –me empujó riendo.

Entramos al edificio y buscamos la planta donde estaría Janet, en al sala de grabación. Llamamos a la puerta y saludamos a todos los presentes. Julia se sentó en una silla a escuchar la conversación, que trató más que nada sobre la reacción del público tras el show de anoche en ‘magic night’. Fui Trendig Topic en Twitter con el hasta #MagicNightWith___. Aprovechamos la mañana para componer más canciones, ya que según Janet, íbamos bastante atrasados. En diciembre teníamos que lanzar el disco a la venta, que por cierto, no tenía ni idea de cómo se llamaría.

Después de haber estado prácticamente toda la mañana en el estudio, Julia y yo decidimos ir a comer. Eran la una y media de la tarde cuando terminamos de trabajar y se hicieron las tres cuando llegamos a casa. 
Mamá aún no estaba en casa, trabajaba. Hicimos un par de deberes y quedamos con los chicos para ir a dar una vuelta.


|| Viernes ||

Clase de álgebra. El profesor está repartiendo los exámenes ya corregidos y yo, aquí, sentada y comiéndome las uñas. Nunca había estado tan nerviosa por la nota de un control. Nunca. Pero éste es definitivo. Anoche hablé con mamá y dijo que si sacaba un notable alto me dejaría ir para Navidad con Justin a pasar unos días con él y su Team. Caroline, la cual había sacado un nueve, rezaba conmigo para tener la mínima nota que deseaba sacar. Faltaban cinco minutos para acabar la clase y aún no me había entregado mi examen. ¡Dichoso imbécil! Llegó Christian. Cuando pasó por mi mesa me chivó la nota. Seis y medio. Su cara era épica. Sonó el timbre, y yo me quedé con cara de imbécil. ¿Dónde mierda estaba mi examen, eh?

- Señorita ___ , le daré el examen cuando sus compañeros abandonen la clase.

En ese momento todo el mundo se giró a verme. Me relamí los labios, pues estaban totalmente secos. Me había quedado sin habla. Eso era mala señal. Muy mala señal. ¿Había suspendido? No, joder. Apartir de ahí empecé a oír cuchicheos sobre mí. ‘Verás que ha suspendido’, ‘si la aprueba es porque le conviene, ¿no ves que es famosa?’. Me rechinaron los dientes tras algunos comentarios, pero no pude hacer nada. En menos de dos minutos la clase quedó completamente vacía. Me acerqué al escritorio de mi tutor y él alzó la mirada.

- No suele ser usted de notas muy altas –dijo. Yo elevé una ceja.
- No, en España no era de estudiar mucho.
- Sin embargo parece ser que mudarse a Atlanta ha supuesto un cambio muy progresivo en sus estudios.
- ¿Qué me quiere decir con eso? –pregunté confundida.
- A lo que me refiero es, que si mantiene este ritmo, usted podrá ser una de las que mejores notan saquen –me entregó la hoja del examen- Felicidades por su nueve coma dos.

Abrí los ojos.

- ¿En serio? –pregunté mirando los números en rojo- No se habrá equivocado corrigiendo, ¿verdad?
- No, le aseguro que no, ___ . Tengo que felicitarle, su examen ha sido uno de los exámenes con nota más alta.
- No me lo puedo creer –dije contemplando todas las preguntas respuestas- Esto es increíble.
- Esto es lo que surge después de haber estudiado.
- ¡Me voy de gira con Justin, joder! –exclamé saltando- ¡Gracias, mil gracias!

Le pegué un efusivo abrazo, al cual no respondió, pues estaba algo patidifuso. Me colgué bien la mochila en el hombro y salí de clase corriendo. Abrí la puerta principal del instituto y todo el mundo me miró.

- ¡He sacado un puto nueve coma dos! –grité para luego arrancar a correr hacia el familiar coche negro que yacía sobre la cera.

Los chicos estaban ahí hablando con Justin, y cuando me vieron correr hacia ellos, me dejaron espacio. Me tiré a sus brazos y él, en cambio, sí que me correspondió al abrazo. Me besó la cabeza mientras seguía ahí inmóvil abrazada a su cuerpo. Me separé de él y le entregué el folio corregido.

- Con ésta nota voy fijo a My World Tour, Just –dije contenta mientras él se miraba y remiraba la nota una y otra vez.
- Hagamos una fiesta –comentó Christian.
- Una no, dos –respondió su hermana con ironía.
- Déjate de fiestas, Beadles –dijo Justin pasándome un brazo por los hombros.
- Sí, que luego pasa lo que pasa –añadió Julia riendo.
- Joder, qué mala leche –le defendió Caroline.
- Tú a callar, chica de los dieces –dije riendo.
- Y tú chica de los nueves –contestaron todos a la vez.
- Es que no me lo creo, en serio –me tapé la boca de alegría y empecé a bailar improvisadamente.
- ¡Te vienes de gira conmigo, shawty! –exclamó Justin contento.
- Ya, ya. Y al que ha sacado su primer seis y medio en álgebra que le den, ¿no?
- Tío, calla –le pidió Julia- ___ nunca ha sacado más de un ocho.
- ¿Nunca? –preguntó Caroline a la vez.
- No es tan raro, eh –dijo Justin.
- Para mí sí.
- Porque tú eres una empollona –Cait le pegó en el brazo.
- Eh, sin pegar.
- ¿Nos vamos ya? Tengo hambre –pidió Julia.
- Sí, quiero enseñarle la nota a mamá –dije.
- Tu madre sale a las cinco, cazurra –me recordó Justin.
- Hostia, pues la llamo.
- Pero no la molestes –dijo Christian.
- Si seguro que está hablando con Thomas a escondidas del jefe.
- Ya, hablando –dijo él.
- ¿Quieres que te reviente? –le amenacé.
- No, no –pidió poniendo los brazos delante del pecho para defenderse.
- Anda, vámonos ya.
- Shawty, tú vienes conmigo –dijo Justin cogiéndome de la mano.
- Pero, ¿adónde vamos?
- Come conmigo en casa, por favor. Es que hoy estoy solo.
- ¡Uh, Bieber quiere tema! –exclamó Christian.
- ¿Pero tú qué tipo de retraso sufres? –le pregunté mientras caminaba hacia el asiento del copiloto.
- Joder, borde.
- Idiota –le dijo Justin dándole una leve colleja en la nuca.
- Anda, adiós –se despidió Julia entrando en su coche.
- Chao, Melona –hice un gesto con la mano y cerré la puerta del vehículo de mi novio- ¿Y dónde está tu madre?
- Ha ido a ver a una amiga –me informó arrancando el motor.
- ¿Y te ha dejado algo preparado? –pregunté. Él me miró- No, vale.
- Podríamos preparar…
- Pasta –contestamos los dos a la vez. Sonreímos.
- Pasta será –concluyó él.

Llegamos a casa en menos de cinco minutos. No sabía si Julia había llegado también a casa, porque como siempre lo tiene que aparcar tan lejos. Justin, como siempre, me ayudó a salir del coche tomándome de la mano. Buscó las llaves de su casa en el bolsillo y las introdujo en la cerradura de la puerta. Entramos y las dejó sobre un recipiente de decoración que había en la entrada. Caminó hacia el sofá y se tumbó. Lo miré confundida, ¿por qué hacia eso? ¿No íbamos a preparar la comida? 
Dio dos o tres palmaditas en el cojín que había a su lado y sonreí mientras caminaba hacia él. Cuando estaba punto de sentarme, apartó el cojín, dejándolo a su lado. Pasó los brazos por mis hombros y me acercó a su pecho para que pudiera apoyar la cabeza sobre él.

- Estoy deseando ver a tu madre.
- ¿Por qué? –pregunté. Él depositó un beso sobre mi pelo.
- Para que le digas la nota del examen y así dejarte venir para Navidades.
- Pero no sé si podré ir para Navidades –me aparté de su pecho y lo miré serio- Piensa que después de las fiestas el disco sale a la venta. Y durante ese tiempo estaré patrocinándolo o modificándolo un poco.

Él frunció el ceño.

- Pero podré faltar a clase si solo es por estar contigo.
- No, no quiero que faltes a clase.
- Una semana, sólo sería una semana. Aparte, podría ponerme al día con los deberes en algunos ratos en que tú estés ocupado.
- No sé, a ver si tu madre te deja. Mientras estés a mi lado durante la gira, me conformo.
- No me imagino el día en que yo esté haciendo lo mismo que tú –suspiré. Volví a apoyarme sobre su pecho- Sentirse tan querido tiene que ser la hostia.
- Tú te tienes que sentir así –dijo acariciándome el pelo- Tienes muchísima gente que te ama.
- Gracias, Justin.
- ¿Por qué?
- Por darme todo lo que tengo. Sin ti no sería feliz.
- No digas eso, claro que lo serías.
- Nunca me he sentido tan apoyada. En serio, nunca.
- Pues eres tonta. Tienes una madre que vale oro, unos amigos geniales… ¿y nunca te has sentido apoyada? Eres una tonta.
- Dime lo que quieras, pero lo que estoy sintiendo ahora jamás lo había experimentado.
Suspiró sobre mi cabello.
- Te quiero tanto, mi tonta.
- Yo también te quiero.

Nos quedamos unos minutos callados. Yo sobre su pecho, jugando con la cadenita que siempre suele llevar. Y él enredando una y otra vez el dedo entre mi cabello. De vez en cuando me daba suaves caricias, pero siempre estaba entretenido con mi pelo. Después de oír como a Justin le rugían las tripas, supe que era el momento de levantarme y empezar a preparar la comida.

- Va, levanta –dije tirando de su mano- Justin, tienes que ayudarme a preparar la comida.
- ¿La haces tú? –puso cara de niño bueno.
- Ya, y tú te quedas aquí mirando la televisión, ¿no?
- Después te hago un postre riquísimo.

Elevé una ceja.

- ¿Qué postre?
- Pancakes.
- Con Nutella.
- Con Nutella –aceptó él.
- Hecho –nos estrechamos las manos.

Él se echó a reír.

- ¿Te imaginas que así sea nuestro matrimonio?
- Pues sería bonito –respondí mientras buscaba una olla.
- Están a tu derecha –me informó.
- Gracias –dije cuando la saqué.

***

- Me gustan –comenté mientras le daba un mordisco a mi pancake.
- ¿Verdad que sí? Soy un excelente cocinero –elevé una ceja- Me dirás que no.
- Qué creído –dije mientras saboreaba mi postre.
- Pero si estás disfrutando como una niña pequeña –dijo riendo.
- ¡Mentira! –exclamé manchándole la nariz de chocolate.
- Oh –se limpió- Ahora verás.
- Vamos, pero si es con cariño –dije levantándome al ver que él también lo había hecho.
- Ya, y lo mío también será con cariño –explicó persiguiéndome lentamente.

Sin saber cómo, me acorraló contra una pared. Se acercó a mí amenazante y sonrió de lado. Cogió mis manos y entrelazó nuestros dedos al mismo tiempo que sentía su respiración acompasada con la mía, su pecho subir sobre el mío, sus ojos clavarse en los míos.

- Te haré sufrir.
- De momento lo único que consigues es hacerme disfrutar –comenté cerca de sus labios.
- No intentes seducirme.
- ¿Por qué? –pregunté.
- Tengo que ser fuerte –cerró los ojos como si por mi culpa se estuviera debilitando.
- Lo eres –los abrió y me miró. Y luego observó mis labios ya húmedos. 
Los besó, prácticamente los devoró. Y cuando se separó de mí, solté una carcajada- Retiro lo dicho, no eres tan fuerte.
- No es mi culpa que andes provocando.
- Habló el rompe ovarios de millones de chicas –soltó unas carcajadas.
- ¿Vemos una película? –propuso.
- ¿Cuál?
- Ni idea, dime tú –apartó un mechón de mi cara para colocarlo detrás de mi oreja- ¿Miedo?
- No.
- ¿Entonces cuál? –me colgué de su cuello.
- Te quiero.
- Esa película no me suena –comentó divertido.
- A mí sí –me acerqué a sus labios, apartándome de la pared que tenía detrás. Él retrocedió unos pasos sujetándome de la cintura- Es muy buena.
- Oh, ¿y quiénes son los protagonistas?
- Un tal Bieber y una chica que desconozco de su nombre.
- Yo sé su nombre –dijo sonriendo sobre mi boca.
- ¿Cuál es?
- Bueno, más bien me sé su futuro apellido –besé sus labios durante unos segundos- La señora Bieber.
- ¿En serio?
- ¿Nos casamos? –me respondió él con otra pregunta.

Besó de nuevo mis labios.

- No –él me miró ceñudo- Te estoy engañando con un tal Jason McCain.

Él abrió los ojos como platos y solté unas carcajadas. Sin darnos cuenta ya estábamos en el sofá. Bueno, más bien yo estaba sobre el respaldo del sofá y él delante de mí.

- ¡Estás con mi primo!
- Me van los malotes –me sinceré riendo mientras acomodaba el cuello de su camisa a cuadros.
- No lo sabía –bajó sus manos de mi cintura, pero sin llegar a mi trasero.
- Ahora lo sabes.
- A mí en verdad me van más las latinas, las españolas son unas sosas.

Intenté no picarme, pues estábamos de broma.

- Las españolas tenemos más swag.
- De eso nada, a las latinas les pesa el flow.
- Justin Bieber –me puse seria- No me mosquees.
- Bipolar –besó mis labios- Tú eres la más swaggy de todas.
- Tú estás más bueno que ese tal Jason McCain.
- A ver, ¿mi primo o yo? –siguió con la broma.
- Mhm… -hice que me lo pensaba- Venga, tú.

Me besó otra vez.

- ¿Y por qué me escoges a mí?
- Porque quiero ser la señora Bieber, no la señora McCain.

Él sonrió. Matándome una vez más con esos labios tan perfectos. Acerqué mi boca a la suya y la uní sin nisiquiera darle tiempo a reaccionar. Aferró sus manos a mi cintura y yo a su cuello. Y en un rápido movimiento me sentó sobre el respaldo del sofá. Enredé las piernas sobre su cadera para que pudiera estar más cerca de mí. Subí mis manos hacia su pelo, enredando así los dedos en él. Su lengua se apoderó de la mía en un santiamén y del éxtasis que recorría mi cuerpo, no me di cuenta que sonaban unas llaves detrás de la puerta. Pero Justin estuvo más atento que yo y con cuidado me bajó del sofá.

- Hola, chicos –nos saludó Pattie en cuanto entró. El corazón me iba a cien por hora- ¿Qué os pasa? Parece que hayais visto un fantasma.
- No nos pasa nada. ¿Qué nos va a poder pasar? –preguntó Justin riendo.
- No me habréis quemado la cocina, ¿verdad? –nos miró seriamente.
- Qué va –respondí yo esta vez- Pero está hecha un desastre, deja que la recojamos.
- Tranquila, cielo –dijo- Ya lo hago yo.
- En serio, mamá –insistió Justin- Deja que lo hagamos nosotros.
- Sí, al fin y al cabo hemos sido nosotros quienes la han ensuciado tanto.
- Sois un desastre –rio mientras nos acercábamos a la cocina para empezar a limpiar- Yo iré a echar unas lavadoras, ¿de acuerdo?
- Claro –dije mientras empezaba a limpiar los platos.

Terminamos de fregarlo todo y subimos a la habitación a estar más tranquilos, a ver la televisión o directamente a tumbarnos en la cama sin hacer nada. Cerré la puerta tras mi paso y Justin se sentó en la cama de piernas cruzadas después de haberse quitado los zapatos. Señaló el hueco que había entre sus piernas e hice exactamente lo mismo que él. 
Me tumbé entre sus piernas y apoyé la cabeza en su bajo vientre mientras sus manos acariciaban mi cabello de forma lenta y suave.

- Shawty, ¿puedo cantarte una canción? –preguntó.

Me incorporé, quedando en la misma posición aunque girada hacia él. Sonreí levemente, aunque mi frente se pobló de arrugas gracias a la curiosidad que me había picado tras sus palabras.

- Claro, ¿qué canción?
- Tú escucha y siéntelo.

Se apartó y fue a coger la guitarra que yacía apoyada en el armario. Se sentó delante de mí y crucé mis piernas. Afinó la guitarra y alzó la mirada para mirarme.

- Sabes que desde que te conocí, mi vida ha dado un giro de tres cientos sesenta grados, ¿verdad? –le sonreí- Tambien sabes que gracias a ti puedo asegurar con firmeza qué es el amor y qué se siente cuando estás enamorado –estaba empezando a emocionarme- Y supongo que también sabes… que eres mi chica favorita –añadió mientras sonaban los acordes de ‘Favorite Girl’.

- I always knew you were the best the coolest girl i know 
so prettier than all the rest the star of the show 
So many times I wished you'd be the one for me 
I never knew you'd be like this girl what you do to me. 

You’re who I'm thinking of, 
girl you’re my runner up 
no matter what you’re always number one. 

My prized possession, one and only 
I adore you, girl I want you 
The one i can live whitout is you , is you 
You're my precious little lady 
The one that makes me crazy 
Of all the girls i've ever known its you, its you 
my favorite, my favorite, my favorite 
my favorite girl, my favorite girl. 

You’re always going out the way to impress these Mr. Wrongs. 
never knew you'd feel like this, i'll take you as you are 
Always said believe in love is a thing that can't be real 
but never write a fairy tail I'll show you how it feels. 

You’re who I'm thinking of 
and girl you're my runner up 
no matter what your always number one. 

My prized possession, one and only 
I adore you, girl I want you 
The one i can live whitout is you , is you 
You're my precious little lady 
The one that makes me crazy 
Of all the girls i've ever known its you, its you 
My favorite, my favorite, my favorite 
My favorite girl, my favorite girl. 

You take my breathe away,  
with everything you say 
I just wanna be with you my baby , my baby 
Oh, oh. 

My miss don't play no games, 
treats you no other way 
than you deserve cause’ you’re the girl of my dreams. 

My prized possession, one and only 
I adore you, girl I want you 
The one i can live whitout is you , is you 
You're my precious little lady 
The one that makes me crazy 
Of all the girls i've ever known its you, its you 
my favorite, my favorite, my favorite 
my favorite girl, my favorite girl 
is you.

No solo me había emocionado, sino que había llorado como jamás había hecho. En cuanto Justin terminó de cantar aquella preciosa canción, me sequé las lágrimas y él me abrazó con todas sus fuerzas.

- Quería hacer que te emocionaras, pero no pretendía que te echaras a llorar –dijo riendo mientras acariciaba la melena que caía por mi espalda.
- Te amo, Justin.

Me separó delicadamente por los hombros para mirarme a los ojos.

- Yo también –le sonreí.
- Sí que me quiero casar contigo, eh.
- ¿En serio? –sonrió- Guay, porque ya lo tengo todo planeado.

Me tumbé en la cama y él hizo lo mismo poniéndose a mi lado, aunque apoyando la cabeza con su mano, mirándome como si fuera un cuadro de Picasso o Van Gogh. Analizando cada detalle de mi silueta y provocando que me incomodara por sus miradas.

- ¿Cuántos hijos querrás tener? –me preguntó.
- Dos, un niño y una niña.
- ¿Cómo los llamarías? –solté una carcajada.
- Si es niña… Daniela –me miró raro- Es un nombre español, cariño.
- ¿Y si es niño?
- Iván –volvió a mirarme mal.
- Qué nombres más raros. ¿No hay ningún nombre inglés que te llame la atención?
- Destiny y Justin –sonrió ampliamente.
- ¿Por Miley? –asentí- ¿Y por mí?
- En sí, Justin siempre me ha gustado. Y Drew también.
- A mí no.
- Bieber es un apellido que me encanta.
- Lo lucirías muy bien –me halagó- ___ Bieber.

Sonreí como una tonta.

- ¿Playa o montaña? –pregunté.
- Depende –fruncí el ceño- Depende de las ganas de caminar que tengas, princesa.

Le sonreí de nuevo y él me devolvió el gesto.

- ¿Dónde te gustaría casarte? –me preguntó.
- En alguna playa –respondí mirando a la nada e imaginándome a mí con un bonito vestido blanco, en la playa y al lado de alguien al que amara con mi propia vida. En este caso, Justin.
- ¿Y el día?
- No sería el día de los enamorados.
- ¿Por qué? –a él le parecía un día perfecto.
- Demasiado moñas.
- Me gusta lo ‘moñas’ –hizo comillas en el aire.
- Y a mí me gustaría casarme el día que nos conocimos.
- 24 de mayo –fue el primer día de vacaciones {imaginad que era ese el primer día de vacaciones }.
- ¿Te gustaría casarte ese día y conmigo? –preguntó señalándose a sí mismo.
- ¿Y por qué no? –respondí con otra pregunta.
- Sería el hombre más feliz del mundo.
- Y yo la mujer más feliz del mundo.

Y justo cuando estábamos a punto de unir de nuevo nuestros labios, llamaron a Justin por teléfono. Atendió a la llamada. Lo querían en el estudio, o al menos eso suponía. Vale, a la mierda aprovechar los últimos días con él antes de que se fuera de gira. Pero era normal, tenía que ensayar y ensayar, tal y como había estado haciendo estos últimos días aparte de dar entrevistas y ruedas de prensa. La verdad, no sé como no cae enfermo de nuevo por culpa del cansancio.

- ¿Me acompañas? –preguntó- A ensayar, digo.
- ¿Puedo? –alomejor molestaba.
- ¿Crees que molesta? –¿acaso me lee la mente?- Y si piensas eso, no. No molestas.
- Bueno, entonces guay.
- ¿Te vienes?
- Claro.
- Ponte algo cómodo –fruncí el ceño- Iré a ensayar coreografías, tú verás.
- ¿Y qué tiene que ver que yo vaya a ponerme algo cómodo?
- Quiero que tú ensayes conmigo –le sonreí- Anda, ves corriendo a casa. Te espero en el coche.

Los dos salimos de la habitación y él se fue a por el coche mientras yo me iba a cambiar a casa. Después de mucho rebuscar en el armario, opté por algo así http://www.polyvore.com/cgi/set?id=52831042&.locale=es. Me hice un moño flojo, cogí el móvil y las llaves y salí corriendo hacia el coche que me esperaba delante de la puerta de casa, el cual había pitado dos veces al claxon treinta segundos antes. Entré al coche y empezó a conducir hacia un camino que no dirigía al estudio. O al menos no al estudio al que yo solía ir. Era otro. Bajamos del coche y entramos. 
Era como una gran cancha de baloncesto. Pero no había nada relacionado con ese deporte. Había mucha gente, unos bailando, otros hablando o escuchando música y el resto directamente se entretenía con el móvil a esperar a que el jefe del Team, a Justin.

- ¡Hey, bro’! –le saludó Alfredo.
- ¿Qué pasa, Flores? –hicieron un saludo de manos y el fotógrafo de mi novio me miró.
- Hola, ___ –me dio un beso en la mejilla- ¿Vienes a ensayar con nosotros?
- Eso quiere él –me encogí de hombros mientras miraba a Justin.
- Es que como alomejor pasa con nosotros dos semanas durante el Tour, quiero que se aprenda los bailes.

Alfredo y yo nos miramos confusos.

- Le hace ilusión, déjalo –le comenté riendo.
- Sí, mejor –nos dio unas palmaditas en la espalda para que camináramos hacia el centro de la pista y así hicimos.

Ahí se empezaron a saludar. Me presentaron, ya que era la primera vez que veía a todos los bailarines del Team y empezaron a hablar sobre cuál empezar a bailar. La primera canción que empezó a sonar fue ‘Somebody to love’. Justin quería que la bailara, pero aparte de que no me sabía los bailes, me daba un poco de vergüenza. Me quedé hablando con Alfredo mientras grababa algunas coreografías.

15 comentarios:

  1. Yeaaaaaaaaaaaah, siempre me he querido aprender la canción de somebody to love.
    Te hubiera comentado antes, pero siempre está el pesado de mi hermano molestando. Y luego, cuando voy a su habitación, ya me está echando -.-
    En fin SERAFIIIIIIIIIN. El delfín está muerto, melona.

    JAJAJAJAJA. Bueno. Ya estáis planeando la boda.. aish, que bartolos los dos. :BBBBBB
    Y dios, la canción de favorite girl, amo esa cancióooooooooooooooooooooooooooon. Con todo mi hearttttttt. Eh, ¿sabes que el profesor de inglés me tiene manía? ME HA REGAÑADO POR BAJAR UNA PERSIANA, osea wtf. Que le pasa.
    Todos locos..

    Bueno melona, un besiiiiiiiiiiito :3 Te amo<3

    ResponderEliminar
  2. No me apetece escribir pero buano... LOL. Es que hoy he gastado mis palabras en el comentario del otro cap. A mí me encantaría aprenderme un baile del Bieber *O* y Favorite Girl es una de mis canciones favorites de My World AAWODJSOIJNEOIJROIGJ c: Pues eso queso, que mañana quiero ligotear con Christian JEJEJE

    ResponderEliminar
  3. Ala, quiero que sepas que me encanta esta idea tuia de subir un capi cada dia. No veas lo ilusionada que espero las tardes para llegar a casa i poder leer tu novela. Aixxx esque como me encantaaaaa. Ueno guapa, adeu, que me reclaman! okno, no tengo vida social ·_· un besazuuuuu <3

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
    ENCERIO YAAAAAAAA QUIERO QUE SUBAS AUNQUE PUEDO ESPERAR UN POCO HASTA MAÑANA :p BUENO ME ENCANTO ME ENCAANTOOO CUANDO ME CANTO FAVORITE GIRL. A LA MIEEERDAAA ME SAQUE UN 9,2 !!!!! :) :) BUUEENO NO ESTOY INSPIRADA COMO ARA COMENTAR ASÍ QUE CHAUUUUUUUU BESOS BYE ASTA LOGO Y TODOS LOS SALUDOS QUE SE LES OCURRAN :p

    ResponderEliminar
  5. TRGFHUHRHTDGBHYSRTDGTGDV YEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEAP, QUE HE SACAO' UN 9'2 CHAVALAS, SOY UNA CRACK, JÉ. TGHBHTGFBHRTDGGF PEAZO CAPÍTULO, HOSTIAS. Me está encantando esta maratón, así de simple. QUE ME VOY CON MI JUSTINO DE GIRA. WEWEWEEWEWEWWEEWEWEEWEWEWEWEEEW. Ay, que me enamoro ¿que digo? más enamorá no puedo estar. Pue' eso, bonita, estoy esperando el siguiente *O*, te quiero <3

    ResponderEliminar
  6. APIWRHDOEAFOUGEWAPIWRHDOEAFOUGEWAPIWRHDOEAFOUGEWAPIWRHDOEAFOUGEWAPIWRHDOEAFOUGEWAPIWRHDOEAFOUGEWAPIWRHDOEAFOUGEWIYRFUFIWRF´JCRSF Me encantooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo! Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww, ya estan planeando el casamiento ♥__♥. Paa, yo nunca me podria aprender la coreo de somebody to love, soy una caca bailando jajaja, Sol, yo y nuestros bailes estupidos jajajajajajaja, lindos recuerdos, okno. En fin, quiero que subas otro ya pero tengo que esperar al puto dia de mañana y en sima tengo que esperar a que sean las cino y algo, o seis, porque tengo gimnacia, la re putra madre que lo re mil pario, gimnacia: la tenes bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen adentro. jajajaja me re descargue con la mierda de gimnacia. Todo lo que acabo de escribir lo tuve que escribir como unas tres veces porque se me borraba el comentario y ta lo tenia que volver a escribir. Q1uiero que sea mañaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Este capi fue reee tierno ♥__♥ casi me muero de la ternura jaja, no pero en serio es re tierno. Chaooooooooo, Besossssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi me olvidaba, en 13 dias nos vamos a Brasil!! weeeeeeeeeeeeeeeee que diver jajja, Sol hay que ver bien que vamos a hacer para leer la nove. Si los putos de Bruno y Santiago nos prestaran sus...aparatos o lo que sea que sean, seria feliz pero como son terrible putos no nos lo prestan asi que ay que llevar algo para poder leerlos. Bueno ahra si chaooooo, mo voy a escuchar musica del Shastem jajaja bye. besos

      Eliminar
  7. esta nuy wenaaaaaaaaa tienes twitter? damelo porfaplis para alagarte okno jeje sigueleela

    ResponderEliminar
  8. Buenísimos todos los capítulos Yasmi (:

    ResponderEliminar
  9. Owww < Son tan fjwnfjn dulces. Boluda me cago de risa (si ._. soy rara) me rio por la ternura xD jfnwfjwn SEGUILA POR FAVOR :C Sube 2! Te quiero :c

    ResponderEliminar
  10. ME ENCAAANTAAA :) Me imagino ahí, imaginandome la boda con Justin asdfghjk. Ya les conté a mis amigas yo: Un día, lo voy a conocer. En vacaciones vamos a vivir en Fsa, en una linda casa cerca del río, vamos a tener un auto audi (Para que no sospechen de que es Justin, son vacaciones), y vamos a tener 3 hijos, y si el quiere más, pos' veeeenga, los que quiera le doy. LE DOY GARROTE, LE DOY GARROTE , hay no, me paso.


    Bueno, dejo de joder Yasmi, beeeeeeeeesos, sigue escribiendo que lo haces de maravilla :) Love u, chauu.

    ResponderEliminar
  11. Holaaaa! Bueno primero la canción de Favorite girl hermosaaa! Y segundo me voy a casar con Justin! asdfghjklasdfgkl jaja
    Siguienteeeeeeeeee!♥
    Anto.

    ResponderEliminar
  12. rfgnvkoípsdñbjgcbuvjhokjlgcnvokje me encanto voy a leer el otro ya por que despues tengo gim y tengo que estudiar para un esccrito que tengo mañana despues

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.