¿Cuántos somos ya?

2 de octubre de 2012

Never let you go. {126}

Luli, hermosa, feliz cumpleaños. Que no, no me he olvidado jasdhkad. Siempre os tengo en cuenta, eh. Este capítulo va por ti, ¿vale? Te quiero, bonita. Y disfruta muchísimo.

Los chicos y yo habíamos ido a comer para celebrar que nos habíamos quitado de encima el examen que más miedo me daba de todo el trimestre. Ah, y cuando me refiero a ‘los chicos y yo’, hablo de Christian, Caroline y yo. Aunque más bien tendría que rectificar de nuevo y decir ‘Caroline y Christian’, porque básicamente parecía que iban solos. 
Aunque no me molestaba la idea de que solo intervinieran ellos dos en la conversación. Sabía de sobras que a Carol, Christian le traía el corazón loco. Y que a Christian, pronto pasaría lo mismo con la chica que tenía a su lado.

- Ow, ___ , lo siento –reaccionó Carol de mi repentina marginación en el “grupo”- Te hemos dejado apartada.
- No importa, si estoy liada con el móvil.
- ¿Y qué haces?
- Hablar con mi madre.
- ¿Con tu madre? –preguntaron ambos frunciendo el ceño, como si fuera algo extraño.
- ¿Qué pasa, no le puedo decir qué tal me ha ido el examen?
- Sí, pero normalmente se chatea con amigos –dijo Christian.
- O con el novio –Carol miró a su acompañante.
- O con la novia.
- ¡Dios, indirecta! –chillé mirándolos- ¡Pero declararos ya, si lo estáis deseando!
- ¡___ ! –me regañaron ambos avergonzados.
- Va, va –dije riendo- Ambos sentís atracción. O algo más que atracción –carraspeé la garganta mirando a mi amiga.
- Te piras.
- Me piro y os dejo solos, pues.
- ¡No, señorita! –me paró Christian- Hemos venido los tres –dijo con énfasis- a celebrar que hemos hecho el examen.
- Cuidado, a celebrar que ya nos lo hemos quitado de encima. Como nos digan la nota ya es que montamos una fiesta –bromeé.
- Yo desde luego sí. Como saque más de un seis la lío parda –aseguró Christian.
- Con todo lo que te he hecho estudiar, un seis no es nada –le regañó Caroline.
- ¿Cómo que no? –me metí yo en medio. No he sido nunca de notas altas- Yo saco un seis y hago una ola.
- Sí, ya –dijo con sarcasmo- Si Christian ya ha estudiado lo suyo, tú has estudiado el doble. Te digo yo que sacas un seis y te cabreas.
- Hombre, mi nota perfecta sería un ocho –sin darnos cuenta ya estábamos en KFC- ¿Pero sabéis qué sería perfecto?
- ¿Qué?
- Pillar una mesa antes que esos cinco –me referí al grupo de al lado.

En tres zancadas habíamos llegado antes que ellos, y éstos se marcharon mirándonos mal. Soltamos unas carcajadas tras ver que habían tenido que abandonar el recinto por falta de lugar.

- Iré a pedir yo, ¿qué queréis? –preguntó Christian levantándose.
- Una hamburguesa con todo –contestó Caroline apartando la vista de su teléfono móvil.
- ¿Y tú, fea?
- Yo solo quiero una ensalada, no tengo mucha hambre.
- Oh, estás a dieta, es verdad –bromeó Chris poniendo voz de mujer.
- No me hace falta estar a dieta.
- Serás creída –dijo Caroline riendo.
- ¿Qué? No he dicho nada malo –me encogí de hombros inocentemente.
- Acabas de halagarte indirectamente –contestó ella.
- Va, no seáis tontos –miré a mi amigo- Una ensalada y una botella de agua pequeña, por favor.
- Voy –sonrió y se marchó.
- En fin delfín –suspiré mirando a mi amiga- ¿Qué tal con él?
- ¿Con quién?
- No te hagas la tonta –reí- Con Christian. ¿Con quién va a ser, pues?
- No sé –se encogió de hombros y rio- Pues bastante bien, la verdad.
- ¿Te vas a lanzar? –pregunté mirándola con curiosidad.
- No –se echó atrás, apoyando la espalda en el sillón.
- ¿Pero por qué?
- Pues porque no –dijo tajante.
- Tú verás lo que haces. Pero te digo algo, arriésgate no vaya a ser que lo pierdas.

Ella miró de nuevo la pantalla de su móvil, evitando el tema de conversación. A los dos minutos llegó Christian, y junto con su aparición, empezó a sonar mi tono de llamada.

#Llamada telefónica#
- ¡___ ! –era Janet.
- ¡Janet! –exclamé en el mismo tono de voz que había empleado ella.
- ¿A que no sabes qué?
- Si no me lo dices, no –dije en tono obvio. Ella soltó unas carcajadas.
- ¡Tienes una actuación ésta noche!
- ¡What the fuck!
- Esa boca –me regañó al instante.
- ¿Pero qué dices, Janet? –esta eufórica.
-  Sí, en un local que inauguran hoy.
- Wow –estaba alucinando.
- James te pasará a buscar a las ocho y media, ¿vale?
- Pero, ¿qué ropa me pongo?
- En el local te cambiarás, no te preocupes. Madison se encarga de todo.
- Vale –asentí sonriendo.
- Nos vemos, cariño. Ahí te diremos qué tienes que cantar, ¿vale?
- De acuerdo, chao.
- Chao.
#Fin de la llamada telefónica#

- ¿Qué pasa? –preguntó Christian con la boca llena de comida.
- Cerdo –le regañó Caroline dándole un manotazo en el hombro.
- Sabes que te gusta –le enseñó la lengua, haciendo que ésta hiciera una mueca de asco.
- Chris, eres un guarro –él rio y bebió de su Coca Cola para luego darle un beso en la mejilla.
- En fin, ¿qué pasa, ___ ? –preguntó Beadles.
- Esta noche tengo una actuación en la inauguración de un bar.
- Wow, ¿y en cuál? –preguntó Caroline interesada.
- No lo sé, pero James pasará a buscarme a las ocho y media.
- Yo quiero ir –pidieron los dos a la vez.
- Pues en mi casa a las ocho, ¿vale? –les pedí.
- Claro –contestaron al unísono.
- ¿Qué os ha dado en decir cosas a la vez? –pregunté riendo.
Ambos se encogieron de hombros.
- Lo que decía –me limité a comentar antes de empezar a comer de mi ensalada.

***

Ocho y media de la noche. En el coche de James reinaba el silencio. Mamá estaba sentada al lado de mi guarda espaldas. Yo jugaba con el móvil para intentar distraerme mientras Julia conversaba con Chaz. Sí, él también venía. Al igual que Carol y Chris, que se peleaban por no sé qué. Siempre discutían, siempre. Pero ya sabéis el dicho de que quién se pelea se desea. Y esos dos, se desean.

- ¿Nerviosa? –preguntó mi melona pasándome un brazo por los hombros.
- Bastante.
- No estés nerviosa.
- No es la primera vez que haces esto –me recordó mi madre.
- Recuerda que subiste al escenario con Justin a cantar Overboard –sí, en el Madison Square Garden.

Sonreí inconscientemente tras recordarlo.

- Y habían muchas más personas que hoy en el local.
- Lo sé, pero tengo miedo de hacerlo mal –me encogí de hombros.
- Qué tonta –comentó Carol- Si seguro que lo haces bien.
- Por cierto, ¿y Justin no viene? –preguntó Julia extrañada.
- Dijo que lo intentaría –suspiré- Aunque no creo que venga.
- ¿Por qué? –habló ésta vez James.
- Pues porque estaba en el estudio hablando sobre lo de la gira.
- Hostia, es verdad, que el domingo se va –me recordó Christian.

Me tapé la cara con las manos y oí como Julia le pegaba fuertemente en no sé qué parte del cuerpo. Intenté reírme, pero me era imposible.

- Vamos, sólo será hasta enero –dijo mi madre.

Me destapé la cara, mirándola.

- ¿Tú me dejarías ir con él? –le pregunté.

Ella giró a verme. Hizo una mueca, luego me sonrió.

- Ya veremos –le sonreí igual que ella.

En menos de un minuto ya estábamos bajando del vehículo. Fuera había muchas personas y por supuesto, paparazzis. Janet había tuiteado horas antes que esta noche ofrecería una pequeña actuación a unas cuantas personas. Algunas chicas gritaban al verme para llamar mi atención. Y vaya que si la consiguieron. Estuve como diez minutos haciéndome fotos y firmándoles autógrafos. Aunque James no me dejó mucho más tiempo, llegaba tarde.

El local estaba vacío, aunque una leve música dance sonaba de fondo. Estaba oscuro, con alguna que otra lucecita iluminando las mesas y las sillas. La barra estaba ocupada por centenares de botellas. ¿Era una discoteca o qué? Y cuando pensé que esto parecía estar desierto, Janet y una mujer de su edad aparecieron por nuestro lado.

- ¡Has venido! –exclamó la desconocida mirándome.
- Ehm… sí –dije intimidada tras el efusivo abrazo.

Los chicos rieron ante mi reacción.

- ___ , ella es Marian, la dueña del local –nos dimos un beso en la mejilla como saludo, pues aquí en América y en la zona del sud, se daban solo un beso- Es amiga mía, y cuando me habló de su inauguración decidí darle ideas para qué hacer.
- E instintivamente pensé en ti –añadió Marian.
- Pues muchas gracias.
- No hay qué agradecer –contestó sonriéndome.
- Por cierto, ¿yo qué me voy a poner? ¿Qué voy a cantar? –estaba preocupándome.
- Lo tenemos todo controlado, ___ –me aseguró mi representante.
- ¿Y Madison? –pregunté.
- Está en una habitación de por aquí, seguidme –pidió Marian.

Nos guió hasta una puerta en la que destacaba un gran cartel dorado en el que ponía con letras negras de purpurina ‘Private Zone’. Un pequeño pasillo con tres o cuatro puertas llamó mi atención. Me llevó a mí y a los chicos a lo que parecía ser mi “camerino”. Consistía en un tocador bien grande, una mesa a un lado y unos vestidos guardados en unas bolsas especiales para cubrirlos. Madison estaba ahí sacando de un maletín todo su maquillaje.

- Hombre, por fin estáis aquí –exclamó al vernos- ___ , siéntate ahí que empezaré a maquillarte y a peinarte –pidió señalando la silla que había delante del tocador.

Le hice caso y los chicos se sentaron en un sofá blanco que había ahí.

- Si queréis podéis ir yendo a la zona de antes, no tardará en llegar la gente –anunció Marian para mis amigos.
- Oh, guay –dijo Christian levantándose.
- Yo me quedo –habló Julia sancando el móvil.
- No, mejor vete –le aconsejó Madison empezando a hacer cosas en mi pelo- Tardaré un buen rato.
- Está bien –se levantó y siguió a los chicos.

Empezó a peinarme. A hacerme no sé qué meirdas en la cabeza, la verdad es que cada vez que hacia algo lo volvía a deshacer porque no acababa de convencerla o encajar con la vestimenta que me pondría, que por cierto, no tenía ni idea de cuál era. Al final optó por alisame el pelo, dejando mi flequillo a dos bandas. La larga y clara melena me llegaba por encima de la cintura. Maquilló mis ojos con un profundo negro y alargó mis pestañas con un rizador y máscara especial.

- Vale, pues el maquillaje y el peinado ya está –dijo dándome los últimos retoques.
- Ya era hora, Mady –me eché a reír.
- No es culpa mía.
- No mira, es de los cepillos, que se movían solos –bromeé.

Soltó unas carcajadas irónicas.

- Hay tres vestidos, escoge el que más te guste –señaló las tres bolsas color crema que reposaban sobre la mesa que había delante del sofá.

Caminé hacia ellos y los miré. El último fue el que más me gustó. Me vestí delante de ella sin ningún tipo de pudor. Me miré en el espejo y ella hizo que diera una vuelta para observarme con más detalle.

- Falta el último toque –sacó de su bolsillo una barra de labios roja. Me pintó y entonces exclamé un ‘wow’ ante el espejo- Estás divina.
Iba así http://www.polyvore.com/cgi/set?id=59162090&.locale=es. Me gustaba el estilo. Me gustaba todo en general.
- Hagámonos una foto –dijo sacando su iPhone.

Nos pusimos las dos delante del espejo y ella puso el móvil a la altura de su pecho para que nos pudiéramos ver las dos perfectamente. Pusimos las dos una cara rara y la ténue luz del flash nos avisó de que la foto estaba lista. La subí a Instagram y Twitter y salimos del camerino, topándonos con dos niñas pequeñas.

- ¡Mírala, si es ella! –exclamó la rubia al verme.
- ¡Qué guapa, ___ –eran fans mías, guay.
- Hola, bonitas –me puse de cuclillas a darles un beso en la mejilla- ¿Quiénes sois?
- Lillian y Marie, venid aquí ahora mismo –les regañó Marian. Cuando me vio se sorprendio- Oh, ___ , disculpa a mis hijas.
- ¿Tus hijas? –pregunté asombrada- Pues son hermosas.
- Lo sé –fardó acariciándoles el pelo- Y vosotras dos tirad a vuestra habitación, no podéis estar aquí.
- ¡Pero mamá, nos vamos a perder su actuación! –se quejaron ambas haciendo un puchero.
- Pero nada, iros ya –les obligó señalando una puerta que había al lado de mi camerino.

Las dos se marcharon con la cabeza gacha hacia la habitación que les  había indicado su madre.

- Es un pequeño cuarto que les he hecho para que cuando su padre no pueda cuidarlas, se entretengan aquí –me informó mientras caminábamos por el blanco pasillo.
- Son adorables –dije enternecida. Siempre me han gustado los niños.
- Gracias –me sonrió.

Llegamos a lo que ahora era la pista de baile. La gente hablaba, pero no bebía. Había muchas niñas pequeñas. Y yo me pregunté en ese instante ¿qué hacían ahí esos niños si al día siguiente había clases? Algo confusa caminé hacia la barra, donde se encontraban mis compañeros y mi representante. James también estaba, por supuesto.

- ¿Qué, te gusta? –me preguntó Janet.
- Sí, pero lo que no entiendo, es porque hay tantos niños pequeños. ¿No se supone que este bar es para adultos? Vamos, lo digo por la ambientación.
- Sí, en efecto –respondió Marian a mi duda- Lo que pasa es que decidí llamarte para que así las niñas quisieran verte, y si venían ellas, sus familias tendrían que acompañarlas obligatoriamente.
- Buena táctica –dijo Christian riendo.
- ¿Verdad que sí? –rio Marian.
- Pero, ¿por qué no has escogido un viernes o algún fin de semana? Mañana hay clases y no creo que puedan estar mucho tiempo aquí.
- ___ , estás en tu mundo –me riñó Julia- Mañana es festivo.
- ¿Qué? –pregunté asombrada.
- Sí, es un día de libre disposición –informó Caitlin, la cual había llegado mientras me peinaba porque tenía que hacer unas cosas.

Arrugué las cejas.

- El instituto tiene un par de días libres que puede escoger, y mañana es uno –asentí con la cabeza convencida.
- Guay –me limité a responder.
- Oye, es la hora –me avisó Marian. Pero antes de que saliera a actuar, me avisó de un par de cosas que tendría que decir antes de empezar a cantar para esa gente.

Suspiré y caminé hacia una pequeña tarima que había en un extremo del local. Había ahí una guitarra y un piano. Actuaría yo sola sin ayuda de mis guitarristas o pianistas. Me subí, me senté en el alto taburete y acomodé el micrófono a mi altura.

- Hola, buenas noches –anuncié- ¿Se me oye?

Justo en ese momento bajaron la música y apagaron las luces, pero a mis lados habían unos grandes focos iluminándome.

- Vale, veo que sí –dije riendo- Bien, me han ofrecido actuar esta noche para vosotros. Pero antes quiero deciros unas cosas –aclaré mi garganta- La primera: las consumiciones hoy ¡son gratis!

La gente empezó a chillar. Incluso los niños pequeños, que lo único que podrían pedir sería agua o zumitos.

- Lo segundo –seguí-,  los menores de dieciséis años tendrán que presentar a la barra su carnet de identidad para beber alcohol –algunos bufidos sonaron, pero les resté importancia- Y dicho esto, que empiece el show.

Empecé cantando cantando Everytime you lie, después seguí con Pyramid y aunque fuera un dueto con Iyaz, la canté sola. Proseguí con unos covers y cuando todo el mundo pensaba que ya había acabado, cogí la guitarra del suelo.

- No, aun no he acabado –aclaré al ver las caras confusas de la gente- Voy a cantar mi última canción, se llama Ordinary Girl. La acabé hace unos cuantos días y será mi tercer single del disco. Espero que os guste.

Pero antes de que empezara a tocar, escuché unos llantos. Miré hacia al 
público a ver si eran de alguna niña o niño pequeño, pero provenían del interior.

- Un momento, por favor.

Me levanté del taburete y bajé de la pequeña tarima dando un salto. Por poco me caigo, pero en cuanto pude poner mi cuerpo en equilibrio tras los enormes tacones que llevaba, abrí la puerta de la ‘zona privada’. Ahí, en el pasillo, estaban las niñas de Marian llorando como si las hubiese matado alguien.

- ¡Chicas! –corrí hacia ellas preocupada- ¿Qué os pasa?

Ellas nada más oír mi voz, alzaron los rostros repletos de lágrimas y me miraron. Se tiraron a mí; una a mis pies y la otra a mis brazos, abrazándome. Acaricié a la mayor, a Lillian, pues es la que más lloraba.

- ¿Por qué lloráis, bonitas?
- Mamá no nos deja salir y queremos ver cómo cantas. Nos hemos perdido toda la actuación –explicó la mayor.
- Mamá es una tonta –se quejó Marie llorando.
- Eh, aún falta una canción. Es una nueva –les informé- ¿Queréis veniros?
- Pero mamá no nos deja salir –dijo la pequeña.
- No pasa nada, a mí no me dirá nada –le sonreí- Anda, ven.

La cogí en brazos y a Lillian la agarré de la mano. Salimos de ahí y en cuanto el público me vio con las dos niñas subir al escenario, empezaron a gritar, a aplaudir y a silbar. Sonreí y terminé de subirme a la tarima. 
Cogí dos taburetes para las pequeñas y los puse a mí alrededor. Las senté y acerqué el micrófono como al principio del show había hecho.

- Vale, sé que mamá Marian me querrá matar –dije riendo- Pero entiende que no puedo ver a mis fighters llorar. Son mis pequeñas.

La vi sonreír.

- Chicas, ésta canción va por vosotras, ¿vale? –acaricié sus cabellos y agarré la guitarra- Se llama ‘Ordinary Girl’.

Empecé a tocar los primeros acordes adecuados al tono de la canción y cogí aire para cantar.

- Uhoo oh yeah, 
La da a da 

Don't get me wrong, 
I love who I am 
I don't wanna be ungrateful 
It probably sounds strange 
I really love the role I play 
The songs I sing 
But with all the fame 
The things that seem so simple, 
suddenly, so far out of reach 
Wish that they could see that underneath... 
I'm just an ordinary girl! 

Sometimes I'm lazy 
I get bored 
I get scared 
I feel ignored 
I feel happy, I get silly 
I choke on my own words 
I make questions, I have Dreams 
And I still want to believe 
Anything can happen in this world, 
For an ordinary girl 
Like you, Like me 
For an ordinary girl 
Like you, Like me 

How are you? 
Hello, Good-bye 
One day here, One day there 
And again it's time to go 
Miss popular always on the road 
But my best foot forward 
Gotta get on with the show 
Strike a pose for the front cover of a magazine 
Every where I arrive, I get high-five's 
They pay me larger than life 
(Yeaheaaaa) 
I'm just an ordinary girl! 

Sometimes I'm lazy 
I get bored 
I get scared 
I feel ignored (Yeah) 
I feel happy, I get silly 
I choke on my own words 
I make questions, I have Dreams 
And I still want to believe 
Anything can happen in this world, 
For an ordinary girl 

So give it everything or nothin' at all 
–y fue cuando lo vi. Cuando Justin cruzó el bar hasta llegar a la barra y saludar a los chicos, a mi madre y a alguna parte de mi Team. Pattie iba con ella. Entonces se giró a verme, le sonreí mientras cantaba. Y el corazón me iba a cien. Asintió con la cabeza convencido de la melodía y letra de mi canción. Le gustaba.

Get back on your feel when 
You stumble and fall 
A little luck can go a long way 
So don't you worry about what people say 
Who knows when the wind may blow 
For an ordinary girl..(Mmmm) 
I'm just an ordinary girl 

Sometimes I'm lazy 
I get bored 
I get scared 
I feel ignored 
I feel happy, I get silly 
I choke on my own words 
I make questions, I have Dreams 
And I still want to believe 
Anything can happen in this world, 
For an ordinary girl 
Like you, Like me 
(Yeah) 
For an ordinary girl 
Like you, Like me 
For an ordinary girl 
(Mmmmm) 
For an ordinary girl 
Like me, like you...

Terminé de cantar y el local se llenó de aplausos y gritos. Las niñas estaban contentas. Yo estaba contenta. Todos estaban contentos y eso me bastaba. Dejé la guitarra al lado del taburete y me levanté al mismo tiempo que arreglaba mi vestido. Bajé a las niñas al suelo y cogí el micrófono para acercárselo a Lillian.

- Bonita, si yo digo One, ¿tú qué dices?

Le puse el micrófono en la boca y se quedó callada mientras esbozaba una tímida sonrisa. Me eché a reír y ella se tapó la cara.

- Va, Lillian.
- Time –contestó la pequeña de cuatro años con una aguda voz.
- Muy bien, Marie –choqué los cinco con ella- ¿Te apetece cantarla?

Ella asintió con la cabeza.

- Pero necesito ayuda, que yo no me la sé –me puse de pie completamente. Estar de cuclillas con vestido y tacones era complicado- ¿Alguien del público se sabe One Time?

Justin levantó la mano riendo. Esa sonrisa tan bonita y encantadora que tantas veces había logrado enamorarme cada vez con más intensidad. Caminó entre el público, pidiendo espacio para pasar sin problemas. Cuando estuvo a mi lado, me abrazó. Luego les dio unos besos a las pequeñas que tenía a mis lados.

- Buenas noches –saludó rascándose la nuca- Yo me sé One Time –el público rio- Pero no os riáis, que no es tan raro. A parte, ese tal Justin tiene canciones muy buenas, ¿qué culpa tengo yo si se me pegan? –bromeó- Vale, fuera bromas. Empecemos.

***

- Te robaré los tacones y ya –sentenció Caitlin.
- Pues no te quedan pipas –volví a repetir.
- Mira que sois pesadas, eh –dijo mi madre riendo.
- Es ella –contestamos las dos a la vez. Después nos echamos a reír.
- Es tarde, Justin –comentó su madre mirando el reloj de muñeca que llevaba puesto- Y mañana tienes que ir al estudio.
- Jo, un rato más.
- ¿Tú a qué hora te vas, ___ (tu madre)? –preguntó Pattie.
- Cuando se vaya Thomas.
- Uuuh –exclamamos Julia y yo a la vez mientras levantábamos las cejas.

Mamá nos miró mal, en cambio, Thomas, soltó unas carcajadas. La verdad es que era atractivo. Tendría un padre atractivo. Bueno, un padrastro. O no sé si lo tendría, el caso es que el hombre, para la edad que tenía -43 años- estaba bien conservado. Sí, la verdad es que sí.

- Despierta –Justin chasqueó los dedos delante de mí para que saliera del trance. Los chicos rieron- ¿En qué pensabas?
- No pensaba, que es diferente –contestó Caroline por mí.
- Eh, no te pases –dije seriamente, haciéndole creer que estaba enfadada.
- Lo siento –contestó avergonzada.
- Que es broma, tonta –dije riendo.
- Pues yo tengo sueño –comentó Christian.
- Vámonos a casa, entonces –le dijo su hermana- A parte, dentro de nada nos llamará mamá.
- Nos vamos, chicos –concluyó Christian.

Los hermanos se despidieron de nosotros y cada vez fuimos quedando menos. Apenas eran las once de la noche cuando decidimos todos abandonar el local.

- Hey, ___ –me llamó Marian- Antes de que te vayas, toma esto.

Me pasó una camiseta negra con el logo del local, ‘Magic Night’, y detrás de las letras en blanco, una bola de discoteca lanzando rayos de luz a su alrededor. Le sonreí como gesto de agradecimiento y nos marchamos del lugar. En la furgoneta de James fuimos los mismos de antes menos Christian, que se había marchado con su hermana. Pattie y Justin fueron juntos. Cuando llegué a casa lo primero que hice fue ponerme la camiseta, echarme una foto y subirla a las redes sociales poniendo como título “gran noche. me lo he pasado genial #magicnight”

Me puse el pijama, até mi cabello en una coleta y me dormí, estaba cansada.


|| Al día siguiente ||

...

20 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. asdfghjka Me encanto este capitulo!
    Estaba escuchando la canción de Ordinary Girl mientras leía la letra. Era como si yo estuviese es es bar.
    Tu novela es genial me hace sentir como si de verdad estuviese dentro de ella. Simplemente perfecta!
    Siguiente, yaa! :)
    Anto.

    ResponderEliminar
  3. Primera en comentar! asdfghjklasd :D
    Anto.

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhh me encanto enserio? no sabia que justin se sabia one time (sarcasmo) jajajajajajajajajajjajajajajajjajajajajaja
    estuvo de lo mejorrrrr aaaaaaaaaaaaa feliz cumple Luli que termines de maravilla tu día. mama dijo "Ya veremos" quizás ese "Ya veremos" sea un SI acordate que en la gira venga a Uruguay !!!!! besos bye...

    ResponderEliminar
  5. ME ENCAAAAAAAAAAAAAANTA. Quiero el siguiente :)

    Perdón por que sea tan corto el comentario, pero no tengo inspiración :(.

    ResponderEliminar
  6. QWDGBXIAWEUGSDBIKAEBSDKJCEBWASDUOGXCBAEUOGWDBQOEAWGCIEU ME ENCANTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! que mala persona que sos, mira como terminaste el capitulo, TE VOY A MATAR jajajajjajajajajajajajaja aseufohcweriuosfhbncwoeusdbasdfkhbcsekdfbdehdfnkuwe me en can to y ta no se que mas decir asi que chaoo! subi pronto. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me olvide de decir, siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! Mamu dijo: ya veremos, siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, yo se que terminan llendo juntos, sino, TE MATO. jajjaja.

      Eliminar
    2. ASDJNASKJDNKASJDNAKJSDNAKJSDNKJASDNKJSNDKJANSDKFKADJF MUEROMEEEEE LA CANCIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOON DIOS. La amo, hostias. skdfjnskdfjnkdsjfnkdsjfnksjdnsdf
      que guaips, maratón:B, siiiiiiiiiiiiiiiguente. Quiero el siguiente.

      Eliminar
    3. hostia, porqué escribo el comentario aquí? ._.
      wtf

      Eliminar
    4. ajajajajajjajaajjajaj

      Eliminar
  7. krdjgvuizbjhgiudx otra ves fui interimpida 100 veses asi que no las cuanto.jsgfiusdgfudsyhfgiusdfg que capitulo por dios jsvdhouidsgdsiughuishuidsuhfgdhuynbcvksd es lo ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ ♥♥♥♥ lkjasgfous siiiiiiiiiiiiiiii mama dijo ya veremos asi que tengo que ir con jb y pati nos cuida! super escusa pero por una casualidad se va y quedamos solos no? ejfgsduyfiffuidgtsuhgfjdsgjgdjhdjhdsgfjhdgfhgdsj ajajjajajaj re descansa la mina ajajajajjaj buen no me encanto y ya tengo una razon para matarte y es como mierda se te ocurre cortar el capitulo asiiiiiiiiiiiiiiiiiii? mañana espero que subas !
    a y luliiiiiiiiiiii feliz cumpleeeeeeee!!!
    a festejar pacxha lindop

    ResponderEliminar
  8. Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  9. Okey :c Estoy llorando fjwnf Putas canciones! xD Okya LO AMOO! POR FAVOR SIGUELA :C Me encanto todo, dfnjfa fue tan lindo tan hermoso dfkmfk Te quelo ;¨D

    ResponderEliminar
  10. Hey! Dios como dejss el capitulo hasta ahy! Qur que te mato! Jajajajajaja bueno siguela ya!
    AleBella

    ResponderEliminar
  11. siguelaaaaaaa eata muy buenaaaaa je aaaaw asi que ese tal justin tiene cancionea buenas segun el ? ajajaja ame esa parte sigue la siguela

    ResponderEliminar
  12. ASDHTGFSHIURHEUIGHEUSHINUESIONIERUNIUESRURIHUS BESO, CHRISTIAN, MEJILLA, YO, MUERO, MUERO, MUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEROOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO PUTILLLLLLLLLLLLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA MI CHOCITOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO TE AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO YO QUIERO QUE SHRISTIEN ME DE HIJOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOSokya ._. Pues yo me he quedado con la duda de que pasará, así que sube en cuanto llegues del instituto eh, bish.

    ResponderEliminar
  13. Aww :3 Lo amo! Nueva Lectora (: Sigue así :')

    noveladejustinbieberandyou.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Bueeeeeeeeeee' aquí estoy, he sacado un tiempecillo, mentira que no he hecho historia, pero bah, me la sopla, directamente. Voy con el capítulo que me lío y no paro; gdhjyrhgfnhhyrtdbghygdb, jo, que mona soy con las niñas chicas:3 es que normal, son mis fans, no hay más. Y Justin que ar finah estaba ahí, más cucki él, como siempre *-* en definitiva, me encanta. Voy a por el siguiente:)

    ResponderEliminar
  15. sjjgghfrtgj voy a por el siguiente °_°

    ResponderEliminar
  16. DIOOOOOOOS QUE LINDOSSSSSSS QUE NUNCA LO DEJEN PO FAVOR QUE NO LO SOPORTARIA, JUSTIN Y YO SOMOS LOS MAS SWAGGIES AWWWWWWW. Preciosa tu nove, cariño.

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.