¿Cuántos somos ya?

24 de septiembre de 2012

Never let you go. {124}


Eran las once y media y me llegó un mensaje de Justin. ‘Ya estamos llegando a casa, princesa. Te habría llamado para que nos vinieras a recibir, pero preferí no molestarte. Cuando esté con Ryan en mi casa te aviso. Chao, te quiero’. En teoría tendría que haberme hecho una llamada, pero en parte se lo agradezco porque estaba ya en pijama y colgando del techo el atrapa sueños que había comprado anteriormente. Había añadido más fotos a la pared del cabezal de la cama. Y muchas eran con las chicas y mis fans. La habitación estaba quedando muy bonita.

- ¿Se puede? –alcé la vista y vi a Julia ya con el pijama y apoyada en mi puerta. Asentí con la cabeza y me senté en la cama esperando a que ella viniera.
- ¿Qué pasa, melona? –pregunté cuando estaba ya a mi lado y de piernas cruzadas.
- Verás, es que…
- Va, dilo –insistí.
- A ver, el caso es –empezó- Imagina que Justin no es virgen…
- Ofú –la interrumpí.
- Escúchame, joder –pidió- Bueno, imagínate eso; y tú quieres hacerlo con él.
- ¿Hacer el qué? –me hice la tonta y reprimí una carcajada.
- El amor, echar un quiqui, un polvo… ¡follar, coño! –gritó exasperada. Le tapé la boca rápidamente por si mi madre la escuchaba- Mierda, tu madre.
- Inteligencia, ¿sabes lo que es? –le pregunté retóricamente.
- ¡Ogh, no me dejas terminar nunca! –reí- Y eso, que tú lo quieres hacer con él, y él contigo. Pero tienes miedo… ¿qué haces?
- Pues espero a que se me pase –me encogí de hombros- O yo que sé. 
Me lanzo, y si surge pues surge, y sino, pues no.
- Ya, ¿pero y si no se te quita el miedo nunca? –preguntó con nerviosismo.
- Julia, el miedo se quita algún día –respondí con tono obvio.
- Claro, te recuerdo que tú aún no has superado tu fobia a los ascensores con espejos.
- Eh, pero eso es diferente –traté de defenderme- Aparte, no estamos aquí para hablar de mis miedos, sino de los tuyos.
- ¿Y quién ha dicho que sea yo la que tenga miedo de hacer el amor?
- Julia, que tengo quince años, pero no soy tonta.
- ¿A no? –preguntó sorprendida. Hice una mueca- Vale, soy yo.
- ¿Te sientes preparada?
- Sí, sí me siento preparada pero…
- ¿Pero qué, mujer? –pregunté.
- Tengo miedo.
- ¡¿Pero de qué?! –cuestioné prácticamente chillando- ¡Es Chaz, no ningún violador!
- Ya, pero tengo miedo de hacerlo mal, joder.

Me eché a reír y ella no entendió el motivo, pues frunció su ceño.

- No entiendo por qué te ríes.
- Cariño, la primera vez nadie sabe –y eso que yo no era experta en estos temas pues no tenía nada de experiencia, pero si se usa la lógica, más o menos sabes de qué va la cosa- Nadie nace aprendido. Por algo es tu primera vez, para experimentar, saber qué se siente…
- Estoy acojonada –se abrazó  las piernas.
- ¿Pero cuándo habéis quedado para hacerlo? –porque claro, si me viene con éste tema, es que lo han hablado ellos dos antes.
- No, no hemos quedado.
- ¿Entonces por qué me preguntas esto?
- Joder, se acerca Navidad y yo me voy a ir con él a Stratford. Estaremos solos mucho tiempo y… ¿y si surge?
- Pues surge, chiquilla –me eché a reír de nuevo. Me acomodé la camiseta del pijama- Mira, tú sabes que yo lo más fuerte que he hecho con Justin ha sido besarme en la cama –ella soltó unas carcajadas y a mí me invadió una ola de calor al recordar los muchos momentos de casi sexo que hubiésemos tenido-, pero más o menos, sé que si por alguna razón, Justin y yo acabáramos haciendo el amor, no tendría de qué preocuparme. Primero porque los dos somos vírgenes y ninguno estaría diciendo ‘ay es que lo haces mal, ay es que cuidado con esto’, y segundo… no lo sé, no sé por qué hay segundo; pero el caso es que no te tienes que rayar.
- Pedazo sermón de la montaña, melona –se rió ella.
- Encima que te aconsejo, asquerosa –le di un almohadazo en la cara.
- Eh, y me ha servido de mucho –cogió el cojín y lo dejó en su regazo.
- Pero si pasa algo… hacedlo con condón, que después no quiero que me encasquetes al crío.
- ¡___!  –me regañó riendo.
- ¡Joder, yo aviso!
- Avísate a ti misma, zorrilla, que el día que me entere que me vas con un bombo te mato.
- ¿No te gustaría ser tía? –pregunté abriendo la boca formando una o.
- Bueno, si es de Justin vale –aceptó riendo.
- Pues lo más seguro es que así sea –sonreí tiernamente tras hacerme a la idea.
- ¿Te imaginas? Justin y tú siendo padres.
- Casándonos –suspiré- Ya lo hecho de menos.
- Y yo a Chaz –las dos soltamos un largo y profundo suspiro.
- Aish, el amor –dijimos a la vez. Nos echamos a reír al instante.

Nos quedamos calladas durante un minuto tras oír varios gritos y carcajadas que provenían de la calle. “Ryan, que me des la gorra” “Pero si no hay sol”, “Bieber, no chilles, hay gente durmiendo”, “¡Mi shawty no estará durmiendo”. ¡Eran ellos! ¡Habían vuelto! Julia y yo nos levantamos al mismo tiempo y nos asomamos al balcón que daba una perfecta vista de la habitación de mi novio y de la carretera de enfrente. Ahí estaba aparcada la furgoneta de Kenny y los chicos por ahí gritando, riendo y sacando las mochilas.

- Vamos abajo, anda –propuse cerrando las puertas.
- Sí, que quiero ver a mi Chazi –exclamó Julia con voz de pito.
- Madre mía –negué con la cabeza riendo.

Nos pusimos las zapatillas y no nos molestamos en ponernos algo de ropa decente. Aparte, mi pijama tampoco era tan cutre que digamos: un pantalón largo de color gris y una camiseta de manga larga de color rosa con rayitas un poco más claras. Y las zapatillas, como no, moradas y peludas. Como a mí me gustaban. El pelo lo llevaba recogido en un moño flojo y con algunos mechones de pelo sueltos aunque puestos detrás de la oreja.

Bajamos las escaleras y avisamos a mi madre de que salíamos un momento a la calle, que estaban los chicos ahí y queríamos verlos. Ella asintió con la cabeza y siguió viendo su programa de televisión. Nada más abrir la puerta nos topamos con los cuatro personajes riendo y llevando sus mochilas de un hombro. Justin cantaba la macarena en un extraño español y los demás reían.

- ¡Justin Drew Bieber, no son horas de cantar en la calle! –le regañé poniendo la voz más estricta que sabía usar.

Él inmediatamente se calló y al percatarse de que la regañina había sido mía, se empezó a reír. Dejó la mochila en el suelo y yo salí corriendo como pude hacia él, pues correr con zapatillas es un tanto incómodo. 
Salté a sus brazos y él rodeó rápidamente mi cintura con sus largos brazos y así yo poder enredar las piernas alrededor de su cadera. Era la primera vez que hacía eso en cuatro largos meses.

- ¡Mi amor! –besé sus labios. Escuché risas provenientes de los demás- Eh, que hacia mucho que no lo veía, jopeta.
- Sí, ya ves tú, unas horas –se burló Christian.
- Demasiadas –dijo Justin mirando a su amigo. Me bajé de su agarre y le sonreí- ¿Qué tal?
- ¿Qué tal tú? Estás que no paras, chico.
- El muy idiota se ha bebido como tres redbulls por el camino –me informó Chaz, que sujetaba la cintura de mi amiga con un brazo.
- ¿Tres? –repetí anonadada- Justin, sabes que después no podrás dormir, ¿no?
- De eso se trata –me miró pícaro y acercó a mis labios mientras colocaba sus manos en mi cintura.
- Drew –le regañé. Me soltó entre risas.
- Es broma, cariño –trató de arreglarlo.
- ¡Pero entrad en casa, que os vais a congelar! –gritó la curiosa de mi madre por la ventana.
- Somos anormales, eh –dijo Christian- Cualquiera que nos vea pensará que sufrimos un retraso.
- ¿Por qué? –pregunté caminando cogida de la mano de mi novio hacia su casa.
- Pues porque somos un grupo de diez personas, haciendo escándalo en la calle a las doce de la noche –aclaró Chaz.
- Y encima dos de esas personas son Justin Bieber y ___ ___  –añadió Julia cerrando la puerta tras su paso. Kenny llevaba las mochilas de los chicos, sino hubiese sido por él se habrían quedado en la calle- Mira que majo el negrito. Os ha traído las mochilas.
- Propina –pidió extendiendo la mano. Los chicos se echaron a reír- ¿Pensáis iros sin darme al menos un vaso de leche con galletas tras haber estado todo un día detrás de vosotros?
- Tranquilo, Kenny –dijo Pattie desde la cocina- Ya lo estaba  preparando yo para todos.
- Alguien que piensa en ésta casa –dijo Ryan sentándose en el sofá. Los demás lo seguimos.
- ¿Y qué tal todo? –se preocupó Julia- ¿Ha ido todo bien?
- Bueno, a Justin le ha atacado una masa de beliebers impresionante, casi nos quedamos encerrados en un ascensor y a éste el entra la histeria –Chaz señaló a Justin y rió tímidamente-, Ryan por poco muere atragantado por unas palomitas en mitad del partido y Christian ha empezado a grabarse en mitad de la calle. Pero todo bien. Muy normal, vamos.

Todos soltamos unas carcajadas y cogí una galleta de la bandeja que había traído Pattie recientemente. Kenny y Ryan en lugar de comer devoraban, pero ya era algo de lo que me había acostumbrado. Julia bebía de su leche tímidamente y los demás, como siempre, nos limitábamos a observar a los comilones de turno con detenimiento.

- ¿Qué, tenemos monos en la cara? –preguntó Ryan con la boca llena de comida.
- Más bien, tendrías que decir si tienes cara en el mono –miramos a Christian algo confusos por lo que acababa de decir.
- Bueno, ¿y qué habéis hecho vosotras? –decidió preguntar Justin después de las carcajadas que nos habíamos echado tras la tontería de Chris.
- Hemos ido a un puesto de paraditas –contesté.
- Y hemos comprado cosas chulis –añadió Julia.
- Jo, quiero verlas –pidió su novio.
- Mañana te las enseño –contestó sonriendo.
- Querrás decir dentro de unas horas –le corrigió Pattie mirando su reloj de pulsera- Es tarde, será mejor que os vayáis a la cama.
- ¿Ellos duermen aquí? –pregunté refiriéndome a los chicos.
- Sí, ¿quieres quedarte tú también? –propuso Justin.
- No, mejor me voy a casa y luego si eso nos vemos. Necesitas horas de sueño.
- Eso si me entra –dijo entre risas- Kenny, ¿ya te vas?
- Claro, man. ¿No querrás que me quede también a vivir contigo?
- No estaría mal –respondió entre carcajadas- Hazme un favor y acompáñalas hasta la puerta de casa.
- Just, pero si estamos aquí al lado –dije señalando la ventana con la mano,  pues ésta daba a mi hogar.
- ¿Y si te pasa algo? –preguntó con aire de preocupado.
- ¡Bieber, prepáranos las camas! –exigieron los chicos desde las escaleras.
- ¡Voy, voy! –les gritó. Justo en ese momento bajó Julia a nuestro lado, pues ella había estado subida a unos escalones despidiéndose de Chaz- Duerme bien, ¿sí?
- Nos vemos en unas horas –besé sus labios rápidamente y mire a los chicos- ¡Buenas noches!
- ¡Que durmáis bien, chicas! –contestaron ellos subiendo las escaleras delante de Justin.
- Adiós, Pattie, gracias por la leche y las galletas –le agradecí amablemente.
- De nada, mi cielo –besé su mejilla y nos largamos de casa para entrar en la nuestra.
- Bueno, Kenny, nos vemos –nos despedimos Julia y yo.
- Adiós, chicas –nos sonrió y se metió en el coche,  pero antes de que entráramos a nuestra casa, me llamó- Bonito pijama.

Enrojecí y solté unas carcajadas por compromiso. Abrimos la puerta y las luces aún estaban encendidas, pero mamá no estaba en el salón. La buscamos con la mirada y avanzamos unos pasos inconscientemente. Y cuando quisimos darnos cuenta, ya nos había asustado por detrás.

- ¡Mamá, casi me da un paro cardíaco!
- A mí ya me lo ha dado –dijo Julia con la mano en el pecho.
- Sólo ha sido una bromita de buenas noches –comentó mi madre riendo.
- Duerme bien, mamá –le deseé dándole un beso en la mejilla- Igual tú, Julia.
- Yo me quedo aquí viendo la tele con tu madre –informó sentándose en el sofá y cogiendo una manta que había en la esquina.
- ¿No tienes sueño? –pregunté extrañada. Yo estaba que me moría.
- No –respondió pasándole el mando de la televisión a mamá.
- Pues buenas noches a las dos, os quiero –subí las escaleras corriendo y me encerré en mi habitación. Me aseguré de tener el balcón cerrado y me metí bajo las calientes sábanas de mi cama. Cerré los ojos y concilié el sueño rápidamente sin pesadillas ni malestares por el medio. Mañana, bueno, mejor dicho, dentro de unas horas, sería un nuevo día.


|| Sábado por la mañana ||

Empecé a notar un molesto e inquietante cosquilleo cerca de la nariz, aunque a veces llegaba al punto de ser agradable. Pero poco a poco, me empecé a revolver en la cama pensando que así cesaría el malestar que alguien o algo estaba provocándome justo encima del labio superior. Abrí los ojos cuando oí unas carcajadas cerca de mi presencia.

- Vete, fuera. Quiero dormir –pedí somnolienta mientras le daba la espalda y me tapaba literalmente hasta las orejas. Ni siquiera me había dignado a mirar con qué me hacía las cosquillas, aunque imaginé que sería una pluma o hilo.
- Venga, despiértate –me zarandeó por la espalda.
- Los chicos ni siquiera están despiertos –me quejé.
- Son las once y media y tu madre me ha obligado a que te levantes.

Resoplé cansinamente y puse los pies sobre el frío y plano suelo, haciendo que los dedos se encogieran ante el helado contacto. Tirité durante unos segundos. El balcón estaba entreabierto. Me puse las zapatillas con dos ligeros movimientos y caminé hacia el baño para mirar mi cara en el espejo. El cansancio predominaba en las bolsas que colgaban de mis ojos, pero con un poco de maquillaje o con unas simples gafas de sol podría disimularlas perfectamente.

- Te espero abajo, melona –gritó Julia desde la puerta del baño.

Se marchó, dejándome sola. Abrí el grifo del agua de la bañera y dejé que se llenara. Me hice un moño alto en el pelo para no mojármelo, pues me había duchado por la noche y lo tenía limpio. Cuando la bañera estuvo llena de agua caliente, me despojé y tiré las ropas sucias al cesto de mimbre que yacía en una esquina del lavabo. Metí el pie derecho en el interior de la bañera y, poco a poco, los músculos empezaron a relajarse. Introduje la pierna izquierda y pasó más de lo mismo. Una vez que mi cuerpo estuvo estirado completamente, dejando solamente la cabeza en la superficie, cerré los ojos. Tenía sueño, no había dormido bien por la noche.

“Estaba en un prado. Un prado grande, lleno de flores y con un hermoso sol haciendo que la suave y verde hierba se iluminara perfectamente. Me encontraba estirada en el suelo, con un vestido blanco. Mi cabello estaba esparcido por el verde suelo y éste estaba lleno de flores silvestres, enredados en algunos rizos que se creaban inconscientemente. De pronto escuché unas risas. Me incorporé y algunas florecillas que colgaban de mi pelo, cayeron al suelo. Recorrí todo aquél terreno con la vista hasta que mis ojos se detuvieron en dos personas agarradas de las manos y con una amplia sonrisa en la cara. Eran mamá y Thomas. Sonreí. Por fin estaban juntos. Por fin mamá volvía a ser feliz al  lado de un hombre. Por fin había rehecho su vida y había pasado de página. 

Ellos dos se miraron aún sonrientes, se acercaron mutuamente a los labios del otro y lse besaron. Pero un trueno ensordecedor llamó mi atención. Y la de ellos. Pero no podían verme, no se percataban de mi presencia. Empezaron a caer un par de gotas que pronto aumentaron su volumen, haciendo que me empapara más de lo que ya estaba. Quería refugiarme bajo algún árbol, pero mi cuerpo yacía inmóvil sobre el embarrado césped. En cambio, mamá y Thomas, reían divertidos. Se escuchó otro ruido, pero no era un rayo o un trueno, sino el sonido que emiten unas verjas al deslizarse. Y eran las verjas de una celda. La celda de una cárcel. El cielo se volvió gris. Mi vestido, raramente, empezó a descolorirse por las gotas de la lluvia y cambió para ser negro. Estaba asustada, pero no podía moverme. Mi madre y Thomas empezaron a asutarse cuando en el ambiente empezaron a oírse unos gritos. Unos gritos de dolor. Eran de una mujer. De mi madre. Los gritos de cuando papá le pegaba hacía unos meses en España. Empecé a llorar, a llorar del miedo. ¿Qué pasaba? La celda que anteriormente se había abierto, ahora se había cerrado porque de ella… salía mi padre. Y sonreía cínicamente mientras observaba a mi madre.

- ¿Me has hechado de menos, cariño?

Y de un brusco movimiento, acercó el cuerpo de mi madre al suyo, besó sus labios con brusquedad. Mamá quiso apartarse, pero lo único que recibió fue forcejeos por parte del hombre que trataba de acosarla. 
Thomas intentó defenderla, pero quedó inmóvil en el suelo. Mamá chillaba, lloraba; y yo hacía lo mismo que ella, pero estaba completamete quieta sobre el mojado césped. Mis manos parecían estar pegadas y mis pies igual.

Grité. Grité con todas mis fuerzas. Y al final hice que se giraran. Los dos. Ella, con el rostro empapado de lágrimas, bañado en sudor y empalecido por el tremendo susto. Y él, tan cínico y siniestro, tan energúmeno y asqueroso como lo fue hasta el último mometo en que mis recuerdos hacen memoria de él. Alejó a mi madre un poco de él, pero no lo suficiente como para que ésta pudiera irse. La agarró fuertemente de la muñeca, casi pareció que le hacia y daño y todo. Se acercó a mí con paso lento, amenazante. El corazón me latía a cien y casi no escuchaba nada más que el sonido de mis dientes al rechinar con rabia y miedo a la vez. Sólo nos separaban uno o dos pasos de diferencias. Me zarandeé, tratando de librarme de las raíces imaginarias que me retenían ahí, sin poder hacer nada ni defenderme.

El muy bastardo empujó a mi madre con tanta fuerza que cayó a mi lado, golpeándose la cabeza contra el suelo. Chillé al ver que no respiraba, no ejercía ningún movimiento y la sangre empezaba a acumularse a su alrededor hasta formar un gran charco rojo. Él se arrodilló delante de mí, acarició mi mandíbula inferior y, aunque me intenté apartar por el repentino asco que me había entrado, no pude evitar que sus horrorosas manos me tocaran.

- He vuelto –susurró para que solamente yo lo pudiera oír.

Y en cuanto puse una cara de pánico, él sonrió de lado y se avalanzó sobre mí con las manos preparadas para posicionarlas sobre mi cuello”

Desperté jadeando y me di cuenta que estaba en una bañera. Pasé las manos seguidas veces por mi rostro ahora mojado. La desesperación invadió mi cuerpo, y un sentimiento de miedo y pánico se hizo presente en mí. Salí de la bañera al instante y envolví mi cuerpo en una toalla blanca que había colgada en una de las perchas de la pared de al lado. 

Me senté en la cama y apoyé los codos en mis rodillas, para así poder esconder la cara entre mis manos. Lloré, lloré presa del pánico porque el sueño había parecido demasiado real. El mismo ataque de miedo que me entraba cuando él llegaba ebrio a casa y empezaba a gritar o a golpear cosas. El mismo olor a alcohol  que echaba su aliento cada vez que me hablaba. Y la misma fuerza que empleaba para pegarme.

Cuando oí unos pasos acercarse a mi habitación, sequé mis lágrimas y me levanté para ir al armario a buscar ropa.

- ¿Aún estás así? –preguntó Julia a mis espaldas.
- Es que me he entretenido en la ducha –respondí tratando de que mi voz no se rompiera en mitad de la frase.
- Ya ni desayunes, chica. Son las doce y media.
- Bueno, pues dentro de un rato bajo –le avisé revolviendo ropa entre los cajones.
- Vale –dijo no muy convencida.

Se marchó y cogí lo primero que encontré. Me vestí rápidamente y no me deshice del moño que me había hecho anteriormente para ir a bañarme. Ese sueño me había dejado trastocada. Todo era bonito, reluciente, feliz. Y de repente llegaba él y todo cambiaba. Todo se volvía gris. Todo parecía triste. No me gustaba. No me gustaba para nada ese sueño. Me traía malas vibraciones.

Bajé al piso de abajo, donde se encontraban mamá y Julia. Ambas en el sofá, pero cada una haciendo algo distinto. Mamá miraba la televisión atenta, Julia se entretenía con el móvil. Bajé el último escalón y ellas clavaron la mirada en mí.

- ¿Te ocurre algo, cielo? –me preguntó mi madre con un tono de voz dulce y calmado.
- No, sólo que he dormido mal –abrí la nevera y saqué la botella de agua.
- ¿Cómo puedes haber dormido mal si te has levantado a las doce y has tardado una hora y media en alistarte? –soltó unas carcajadas.
- Estaba bañándome y me quedé dormida –expliqué encogiéndome de hombros y apoyando el cuerpo en la encimera.
- ¿Quién se duerme en una bañera? –se mofó Julia riendo.
- Yo –dije para luego dar un sorbo de mi vaso de cristal.
- Estás loca –comentaron ambas negando la cabeza.
- Lo sé –sonreí, pero quedó algo falso.

Un móvil sonó y,  pensando que era el de Julia, no vi a mi madre levantarse e ir a por el suyo. Lo cogió y se acercó el aparato al oído.

- Hola –sonrió- No, no tengo nada que hacer –estaba nerviosa, pues se enrollaba un mechón de pelo en el dedo una y otra vez- ¿A las cinco y media? –sonreí. Estaba quedando con Thomas, fijo- Claro. Ahí nos vemos.

Colgó el teléfono con una sonrisa y me miró para luego soltar un largo y profundo suspiro.

- Venir aquí a Atlanta ha sido lo mejor que he hecho en mi vida –dijo sonriente.

Pero pronto la sonrisa en mi rostro desapareció cuando en mi mente volvieron a entablar conversación los muchos pensamientos que habían rondado por mi cabeza durante la dormilona que me había entrado en la bañera. Mamá muerta en el suelo, yo inmóvil a su lado y papá acercándose a mí con las manos delante de su pecho, apunto para estrangularme.

- ¡No! –chillé inconscientemente cuando el agarre estaba cerca de mi cuello.

Al instante esas imágenes desaparecieron como si de humo se tratara. Alguien las había espantado. Y ese alguien había sido mamá, que estaba delante de mí, zarandeándome por los hombros.

- ¡___ , joder, no me des esos sustos! –la abracé con todas mis fuerzas y a ella pareció haber sorprendido el gesto- Mi vida, ¿qué te pasa? –preguntó con temor.

Empecé a sollozar. Estaba devastada con el sueño y los pensamientos que acababa de tener. No era para nada agradable imaginarse cosas de ese estilo. Mojé, por desgracia, la blusa de mamá. Su favorita, vaya.

- ¿Qué te pasa? Vamos, dímelo –pidió.
- He tenido una pesadilla horrenda –sollocé aún más fuerte.

Oí unos pasos acercarse a mí. Y al instante unos brazos me rodearon de nuevo. Eran los de Julia. Seguí llorando tras recordar aquél espantoso sueño que, por desafortunadamente, parecía tan real. Sentía el mismo miedo que había sentido en el sueño. Notaba los ojos inchados, más de lo que ya estaban, igual que en la pesadilla. Tenía el mismo malestar que en el prado cuando vi a mi padre besando con fuerza y sin permiso a mi madre.

Me soltaron y mamá secó mis lágrimas con su pulgar. Ya un poco más calmada, Julia me ofreció un pañuelo, con el cual limpié mi nariz. Mi madre me ofreció asiento en una silla, ella me tomó de  la mano y mi amiga rodeó mis hombros con su brazo, pero pegando más su cuerpo al mío, para darme seguridad.

- He soñado con papá –empecé. Mamá abrió los ojos- Era horrible.
- ¿Y qué pasaba?
- Pues… -se lo conté todo. Y no pude evitar soltar algunas lágrimas más. 

Era inevitable. Ese, sin duda, había sido la peor pesadilla de toda mi vida. Después de terminar de contar mi relato, mamá tomó aire para empezar a hablar

- Hija, el sueño que acabas de tener, refleja todo tus miedos. Y uno de ellos es que vuelvas a ver a tu padre. Le temes, y eso es normal. Pero no te asustes, mi vida. Eso no pasará nunca. Él está en el sitio que le toca y nosotras somos felices sin él, ¿de acuerdo?

Asentí con la cabeza a duras penas. Lo que mamá acababa de decirme era verdad. Era sólo el miedo que aún existía en mi cuerpo. Al igual que uno sueña lo que más desea, también puedes soñar con lo que más temes. Y éste, ha sido mi caso.

- No te preocupes más por ese hombre, no vale la pena, melona –dijo Julia sonriéndome.
- Aún sigo teniendo miedo cuando recuerdo cómo nos pegaba –hice una mueca de fastidio e impotencia cuando me estranguló en la cocina hasta hacer que cayera al suelo por la falta de aire.
- Lo sé. A mí también me pasa –suspiró mamá- Pero ya hemos rehecho nuestra vida, y de cero. Ya nada nos impedirá ser felices. Ni él –osea, papá-, ni nadie.

Sonreí.

***

- ¡Tramposo! –gritó Ryan tirándole a Chaz el mando de la Xbox al suelo.
- ¿Qué dices? –preguntó el otro indignado.
- ¡Si no hubieses mirado hacia donde iba a tirar la pelota no te la habrías parado!
- ¡Y es que es mi técnica, capullo! Sino, ¿qué quieres que haga, lo adivino?
- De eso se trata, idiota –contestó Butler.
- Eh, no hagáis tanto escándalo –pidió Justin riendo. Cogió un puñado de palomitas que había en el bol que yacía sobre mi regazo.
- ¡Esas manos, Bieber! –le regañé al ver que se había llevado a la boca todas las que quedaban.
- ¿Qué pasa? –preguntó con la boca llena de comida.
- Me has dejado sin palomitas –me hice la enfadada.
- ¿Quieres? –preguntó sacando la lengua.
- Eres un cerdo –solté unas carcajadas y él escondió su lengua para luego sonreí.
- Pero de rojo no, mujer –se quejó Caitlin.
- Es que eres una tiquismiquis –la chinchó Julia con el pincel del pinta uñas.
- Pero si te he dicho antes que cogieras el granate.
- ¿Y esto qué es?
- ¡Rojo! –dijo chillando.
- No gritéis que bastante me ha costado que Christian se concentrara con los deberes de matemáticas –pidió Caroline- Que éste con una mosca ya se distrae.
- Oye –se quejó Beadles.
- ¡Gol! –celebró Chaz.
- ¡Venga, hombre! –Ryan dejó el mando sobre la mesa- Esto va mal, Justin. Cómprate uno nuevo.
- Sí, claro, ahora échale las culpas al mando –dijo Christian entre risas.
- Chris, tú al libro. Déjalos a ellos que se maten vivos por lo el gol –le pidió su profesora particular.
- Voy, profe –contestó con pesadez, haciendo que ésta riera.
- Si es que son más monos –murmuré yo sonriendo.
- No son monos, son personas, ___ –bromeó Justin.
- Tú calla y come –le ordené depositando en su boca una golosina de la bolsa que tenía a su lado.
- Pero si después te quejas de que te quedas sin comida –dijo masticando la cereza que le había dado.
- Porque hay veces que te pasas –dije riendo.
- Qué tonta –comentó Julia.
- ¿Quién? –preguntó Caitlin- ¿___ ?

Miré mal a Beadles.

- No, tú –rió mi melona.
- ¿Yo por qué?
- Porque sí, ¿acaso miento?
- Eh, Vilchez, cuidado con mi hermana –le amenazó Christian.
- Mejor, cuidado tú, que como mi novia te pegue un capón te hunde –le avisó Chaz.

Nos echamos a reír.

- Estáis locos –negué con la cabeza mientras reía.
- Las mejores personas lo están –añadió Caitlin.
- Le tengo asco a esa frase –dijo Julia haciendo una mueca- Es que la dice tanta gente que le he cogido manía.
- ¿Manía o asco? Decídete, muchacha –pidió Ryan sin mirar a mi amiga, sólo a la pantalla.
- Las dos cosas, carapeo.

En ese momento dejó el mando sobre la mesa y la miró seriamente. Julia le aguantó la mirada. Tanto, que incluso el mismísimo Ryan se sintió intimidado.

- Joder, tu novia da miedo –le susurró a Chaz.
- Lo sé –contestó él del mismo modo.
- ¡Eh! –se quejó Julia.
- ¡Madre mía, aquí no hay quien se concentre! –chilló Chris cerrando el libro de golpe.
- ¿Pero qué haces? Aún no hemos terminado.
- Caroline, yo voy a ser entrenador de pokémons, no abogado o cirujano.
- ¡Suspenderás el examen! –le avisó.
- Me da igual –contestó encogiéndose de hombros.
- Pues a mí no. Enséñame el punto cuatro que lo estuve estudiando en casa y no me entra –pedí poniéndome de pie en el sofá.

Pero la mano de Justin sobre mi cintura hizo que volviera a sentarme, pero ésta vez en su regazo. Me abrazó fuertemente para evitar que escapara de su agarre. Solté unas carcajadas.

- ¡Justin, déjame ir! –pedí riendo.
- Mhm… no –ahuecó su cabeza en la curva de mi cuello y lo besó- Que hace tiempo que no estamos juntitos, olvídate de estudiar.
- Si ___ (tu nombre) suspende, su madre le matará –dijo Carol.
- No importa –volvió a depositar un húmedo beso sobre mi piel.
- Y si me mata no me verás definitivamente nunca –y en ese momento me soltó. Me puse de pie y me incliné sobre su mejilla para besarla- Tontito, te quiero.
- Como sudas de mí.
- ¡Encima! –me quejé riendo.
- Mañana me reservas el día para mí, eh –pidió señalándome con el dedo seguidas veces mientras me sentaba en el sitio de Christian y abría el libro por la página que tocaba.
- Me lo apunto en la agenda –reí.

29 comentarios:

  1. Awwww mañana me lo reservo para Justin hgjsdgk Ha estado muy cucki el capitulo.
    Lo del sueño, casi lloro man :c Espero que no pase nada malo y que Thomas sea un buen hombre :)
    Sube pronto ¿vale? que hoy me ha dao' muchisima alegria cuando he visto que habias subido :D
    Te quiero muuuuuuuuchisimo cielo <3

    ResponderEliminar
  2. oh yeaaaaaaah beibi dgjdskal HE SIDO LA PRIMERA! HSJGKALSG

    ResponderEliminar
  3. Julia me mata D: no tendria que haber sidoo la 1º

    ResponderEliminar
  4. MEEEEEEEEEE MUERO, OK. DEFINITIVAMENTE. QUE CAPÍTULO MÁS CUCKI, JOER. DE VERDAD, EH. QUE CAGE CON EL SUEÑO. YO LE TEMO. JODER. MIEDITO:/
    Y DESPUÉS CON LA XBOX, CON LAS PALOMITAS, CON EL PINTAUÑAS Y EL EXAMEN JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJJA MEMEEEEEEEEEEEEEEEO NO PUEDO TIA. Y QUE MONOSO MI SHASTEM. PURA VERDAD. Y MAÑANA EL DÍA ES PARA EL, EH.EH.EH. Pues esop cielo, te quieru.

    ResponderEliminar
  5. MALDITA ME HAS ECHO LLORAR!!!!!! D: Pero wenoe stuvo hermoso OWOW<3 Mi esposo oww<3 Tan lindu mi Shastem :() (que mierda es eso ?) Okya ._. TE QUIERO NIÑA ¡SÍGUELA!

    POR FAVOOOOOOR! Sube OTRO CAPITULO :C

    PD: )8OKDOFSUJA POSDATA) Cumplo el 1 de octubre ;D y quiero muchos capítulos de regalo E.É Sino te como WUAJJAJA ._.

    ResponderEliminar
  6. AAAAAAAAAAU QUE CUUUUUUUUCKI EL CAAAAAPII TE QUEDO MUU LINDO SHASTEN ES UN TIERNOOOO COMO ME TRATA OJALA EXISTIERAN HOMBRES ASI DE VERDAD WAREBA CON EL SUEÑO QUEDE ASI AASDFGHJKL POBRE A QUIEN ME GUSTARA SOÑAR ESAA COSAS. JAJAJAJAJAJAJAJA MME DIO MUCHA RISA FUE CUANDO LOA CHICOS COMENZARON A HACER EL MEDIO ESCANDALO AFUERA BUENO CHICA SIGUELA PORFAPLIS (:

    ResponderEliminar
  7. HOLAAASSAA. Perdón por no comentar en el anterior, ni sabía que subiste :( ¿El próximo me lo avisas por tuiter porfaa?. Que me encantó el capi... me hisiste llorar con eso de mi papá. Aksdfhj QUÉ LÍO HABÍA EN LA HABITACION!! JAAJAJAJ uno jugando, otro estudiando, otro comiendo, otras pintándose y todos discutiendo JAJAJA Qué pasada, Dios. Me encanta.

    ¿Te acuerdas de mi sobrina Yasmina? bueno, cada vez que la tiene en brazos otra persona que no sea mi tío llora. Yo no sé que hace ese hombre >:c, la agarra su papá llora, la agarra mi tío y se caga de risa... va a ver cuando sea grandeJAJAJ no, que es muy tierna. Bueno, te dejo de aburrir. sube pronto, y como dijo Julia, queremos sexo con Bieber ccccc:. Te quieeerooo, chau.

    ResponderEliminar
  8. PERO QUE TIERNO QUE ES MI SHASTEM COÑO :3
    QUE CAPÍTULO MÁS CUQUI, JO.
    Muero de amor.
    Me acabarás matando, Yasmina.
    Mi gustar mucho tu novela *-*
    Julia va a tener serso con Chaaazi. JAJAJA. Me hace gracia 'Chazi'. Me lo imagino con voz de pito y me río yo sola. JAJAJA.
    La pesadilla esa da miedito. Que no vuelva ese tío, por favóh.
    Y eso, que me ha gustado mucho.
    Besis. <3
    Cris.

    ResponderEliminar
  9. AJFSSDHGDSKCJDGDGJSDFCSDKf QUE TIERNO BIEBER OBVIO QUE TE DEDICO EL DIA 1313 ;) JAJAJAJAJAJAJA bueno.....................SUBI CAPITULO MIERDAAAAAA DFJKSHDK,JFHSDJ,GFSDJ,GHFDSJ,JDF,GFDHGKJDG
    besos :D

    ResponderEliminar
  10. morire si no leo otro pronto jsaojasojsaosajsoa me mataras si no subes uno pronto ;)

    ResponderEliminar
  11. Adoración infinita a este capítulo.
    Ryan Butler, intimidado por Julia Vilchez. Reto conseguido. JAJAJAJJAJA. En serio, este capítulo ha sido muy cucki skdjfkads *-*
    Cait y Chris ksjddf awww. Y SHO, SERSO CON MI CHAZIIIIIIIIIIIIII *voz de pito* :))))). wjknakdaskjd
    Y SÍ, le tengo asco a la frase de 'las mejores personas lo están'. LA HE VISTO 2348972389487348932748974328394287934287347548798793489348938932893289869 VECES EN MI TL. ESTÁ POR TODAS PARTES. ME ACOSA. ME A C O S A, conshesumare.
    MELONA, mira lo que se hacer: http://cherll-0yd.tumblr.com/tagged/my%20edits todo eso que ves ahí, lo he echo yo. Los efectos y eso KSJDNFKJSNFKJDFKJ soy UNA GRINGA (? jajaja. Ahora en vez de poner 'JAJAJA', pongo más 'jajaja' JAJAJAJlooooooooool.
    Me voy a sená.
    Te amo melona<3

    ResponderEliminar
  12. me encantooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
    vafsbdxsdcfgfdsxfgvcfbnjhbfcdfhjhbfdfgyhjugfcdghjgfdgyhjgfvghjugfdgyhjgfdghjnbfcdfghgfdfghjnfcdfbhgfswt5yuhjcxdrtyhugvcdtyikdmnvsdhsh,nbgszdfdbshdfhdndkfDFJfdshakdfuhsajdfhbsfhsbdjfhbsjkfhbsjhgbdhgvbhgvbhgbhgbhjgbhgbhuyghiuyghgbhgbhgthgusdhhgsddhgsdhdshjdshjdshjdhjdshdgdshnebndfbndhjdfgewbneddftdfskglod,mdvbghdsnhdnbdghdgewbdebnfvnhjdfhjdfdfnbfbndrnhjdfndfndfbndfb

    que tiernoooooooo mañana un día SOLO con JUSTIN!!!!!

    odioooooooooooooooooooo el sueño porque MIERDA tuve que soñar eso???????

    subí prontoooo tqm:) besosss ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahora q vuelvo a leer el comentario me doy cuenta de q si lo lees todo junto te queda cualquier cosa :P

      Eliminar
  13. awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww mañana reserbo el dia para jus ♥♥♥♥♥ me mueroooooooooooooooooooooooooo ! lo amouuuuuuuuuu♥ que feo sueñoooooo :( si sueño eso algun dia es por que hisiste que ma traume! hvdsif<vvbueoiuhbeshkjgbkdrjgb odio cuando los suños parecen tan reales y son feos ! dgjvfjhdsgjfgvdasgjsegvfukgeuwkugrfawgedgjafsfeyhgwuykgeyvewetwwfdshgfewoyhgoidhfoishoihdohfbiudsgfsgiyfvvgoiehsdflkhsdklfh ajjajajajajjajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaj la pregunta de julia dsvgkkjfgrdrailgierlu navidad navidad hoy es ......
    bueno me encanto el capi . no comento mucho por que ya llegaron mis primos. es el cumple de mi paaaaaa :) lo quiero mucho
    jo. un beso enreme
    chaito !!

    ResponderEliminar
  14. siguela me encanta tu novelaesmuy buena eres una bune a escritora has un maraton porfa siguelaaaaaaaaaaaaaaa pronto*-*

    ResponderEliminar
  15. Maraton! Maraton!! Maraton!!! *grupo de gente xillando* ok no pero tiaaaaaaaaaaaa! que a sido eso!! me a requetexiflancantado (? bueno xica, que escribas pronto y uelaa no me tardes amorr!! eixo,te dejo amourr, que siempre me enrollo! esque a sido tan hgjhjgfjgjhgfjgfjhghf *_* me a dau' un ataque

    ResponderEliminar
  16. ohhhh ahahhahaha el mejor! me encanto ese dialogo de todos los chicos y con lo del sueño madre mia :$ vamoooooooooos maraton maraton^^ <3

    ResponderEliminar
  17. AAAAAHHHHHHHHHHHHH ME ENCANTA!!! HAS MARATON ANDAAA<3 BUENO ESPERAMOS EL PROXIMO CAPITULO<3

    ResponderEliminar
  18. Holaaaaa!! Me encanta tu nove... y siempre me dejas con la intriga!! Y si me pudieras hacer un favor, perfecto.

    ¿Podrias recomendar mi nove por favor?

    http://ineedyouhere.metroblog.com/

    Graciass! Un beso.

    ResponderEliminar
  19. asdfghjklñasdfghhjjñasdlñkdfljhdghjdf SIGUIENTE YAAA!
    Anto.

    ResponderEliminar
  20. ME ENCANTO ESTUVO MUY CUCKIS.l.

    ResponderEliminar
  21. Siiii!!! puedo volver a comentar, es que no se porque en la otra compu no puedo pero ta en esta si asique te comento que me encantoooooooo el capitulooo!! Que sueño mas horrendoooooooooooooooooooooooooooooo, va en realidad mas que un sueño es una pesadilla cosa que odiaria que me pase algo asi. De eso lo que me causo gracia es que ¿dormida en la bañera? jajajajajajajaja. Y awwwwwwwwwwwwwwwwww que tierno Justin. bueno por favor subi pronto. besos

    ResponderEliminar
  22. Holuuu, si lo acabo de leer... Oye, que Chris y yo no nos ponemos cuquis :C Solo hablamos de Mates, Mates y más Mates... Por cierto, tienes que pagarme las clases JAJAJAJAJA. Awww, que le vas a reservar el día a Shasten c': Pueh' yo quiero un capítulo que se base en Christian y Caroline, osa', yo LOL.
    Así que ya vas haciendo uno, que encima Chris y yo lo hacemos antes que Justin y tu JEJEJEJEJE xD Que guarras somos, eh, Yasmina? juju.

    ResponderEliminar
  23. Siguelaaa....Me dejas con la intriigaaa c: jsakjskajsaks..... Esperare xd

    ResponderEliminar
  24. Nshsysjsgussusjshfhrxbgdc toda tuya Biebs *-*

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.