¿Cuántos somos ya?

16 de septiembre de 2012

Never let you go. {122}



A la mañana siguiente lo único que consiguió despertarme fue el litro y medio de agua que me tiró Julia. Sorprendida me levanté de la cama y miré el reloj. Las nueve menos veinte. No me había sonado ni el despertador ni nada. Mi amiga dejó la botella vacía en mi mesita de noche y se despidió de mí avisándome con un típico ‘en cinco minutos te quiero abajo o llegaremos tarde’. Obviamente, esos cinco minutos podrían convertirse en diez o incluso quince.

Pegué un salto y con dificultad pude ponerme de pie en el suelo sin tambaleos algunos. El colchón estaba todo mojado, así que lo saqué al balcón para secarlo. Las sábanas las metí en el cesto de la ropa sucia. 
Abrí el armario y saqué algo de ropa para ponerme y prácticamente casi a la décima de segundo, ya estaba desnudándome en el baño para ir a ducharme. En unos tres minutos salí y me puse la ropa que había escogido anteriormente {http://www.polyvore.com/295_nlyg_122/set?id=58916044}. Me hice una coleta alta, ya que no tenía ganas de peinarme ni de dejarme el pelo suelto y no me maquillé. No había tiempo. Bajé corriendo las escaleras con la mochila colgando de un hombro y cogí el zumo que Julia me había preparado en la mesa. No había tiempo de nada, me había demorado demasiado en la habitación.

- Voy a dejar el coche en la entrada que ayer lo aparqué bastante lejos –dijo mi amiga para después salir corriendo por la puerta.

Me bebí el zumo en unos diez segundos y después subí a lavarme los dientes. Me arreglé de nuevo el pelo y recogí un poco la habitación aprovechando que no llegaba Julia. Al minuto se oyó el claxon de un coche y bajé las escaleras lo más rápido que pude. Salí de casa y me metí en el asiento copiloto, al lado de Julia.

- Menos mal que me ha dado el venazo de buena persona y te he despertado, sino hoy tú no llegas ni a la segunda hora –dijo sin mirarme ya que tenía que concentrarse en la carretera.
- Pues gracias –contesté con la voz ahogada, pues había corrido un poco para llegar aquí.
- La próxima vez me voy sin ti.
- Qué maja eres, eh melona –comenté con sarcasmo.
- Es broma, es broma –lo arregló al instante.

Llegamos al instituto y como siempre, aparcamos en la misma plaza; la que está al lado del coche de Caitlin. Al bajar nos topamos con los amigos de Christian y con éste último.

- Buenos días, doctor Stalker –le saludé revolviéndome el pelo.
- Buenos días, perra la ornitorrancia –contestó.
- ¿Ornitorrancia? –preguntó Rufus con burla.
- Es un mote que me puso ayer cuando hacíamos  los deberes –respondí riendo.
- Ya, los deberes –dijo con ritintín- ¿Seguro que hacíais los deberes?
- Oye, que yo estoy con Justin –le pegué en el hombro.
- Y yo no tengo ganas de tener novia –añadió mi amigo.
- Hostia, es verdad –dijeron los tres a la vez.

Julia ya se había ido con sus amigas y con las de Cait. Supongo que era porque no pintaba mucha cosa aquí.

- Después en el recreo nos lo cuentas con más detalles, tío –pidió Jake.
- Claro –y en ese segundo sonó la campana que avisaba que teníamos que entrar ya- Pero ahora vamos a clase o nos meterán bulla.

***

Las primeras dos clases habían pasado bastante rápido. Por no decir que casi no me había enterado de nada por culpa de mi repentino viaje hacia los mundos de Babia. Caroline me había tenido que llamar varias veces la atención para que después no lo tuviera que hacer el profesor y así castigarme. Y sí, seguía sentándome con Caroline aunque ya me hubiese reconciliado con Chris. Nos habíamos llevado tan bien éstas últimas semanas que ya la consideraba una buena amiga.

Cuando quise darme cuenta, ya estábamos caminando hacia el patio.

- ¿Y tu almuerzo? –me preguntó Carol.
- No lo he cogido –y tenía hambre, encima.
- ¿Quieres que te de unas cuentas galletas? –me preguntó.
- Sí, por favor. Que me muero de hambre.

Ella rió mientras me daba unas cinco o seis galletas con pepitas de chocolate. Junto con Christian y sus amigos, que ahora eran los míos y los de Caroline, caminamos hacia el banco donde siempre nos solíamos sentar. Pero de camino me topé con algo que no me gustó mucho. A Jennifer y a sus amigas esperándonos. O al menos, esperándolo.

- ¿Qué pasa? –le preguntó Christian de mala manera al verla.
- Tenemos cosas pendientes de qué hablar.
- Contigo no tengo que hablar nada –espetó él.

Juro que como la piba ésta le diga algo salidito del tono normal a mi amigo, le arrancaba los pelos aunque al día siguiente o la hora y media, circularan fotos mías por todo Internet.

- Claro que tenemos que hablar –Jennifer le cogió bruscamente el brazo a mi amigo y tiró un poco de él, pero se libró del agarre.
- ¿Pero no te ha servido ya follártelo que encima quieres hablar con él? –pregunté retóricamente. No quería una respuesta a cambio de mi pregunta- Por lo que se ve no entiendes el concepto de que no-quiere-hablar-contigo –separé las palabras como si hablara con una retrasada. Aunque mirándolo bien, era una retrasada.
- Oye, famosita que te crees que los tienes a todos colgando de tus manos, no te metas. Que me parece que tu representante no te permite hacer eso –se mofó de mí, haciendo que sus amigas las huecas teñidas se rieran.
- A ella la dejas tranquila que no te ha hecho nada –le avisó Christian.
- ¿Y sino qué? ¿Me vais a pegar?
- Eso es lo que más quisieras, que te pegaramos –comenté yo.
- Tú te callas –dijo sin mirarme y acercándose más a Christian.
- Oye, que te vayas ya, que molestas –y todo el mundo quedó sorprendido por quién fue el que dijo eso último.
- ¿Y por qué no te vas tú, rata de biblioteca? –empujó a Caroline de tal manera que casi cae al suelo.
- ¡Eh, eh, eh! –grité yo ésta vez encarándome a ella- ¡Ni se te ocurra volver a tocarla de nuevo!

Y ella quiso pegarme a mí, pero gracias a los brazos de Christian que hicieron que retrocediera un par de pasos a lo brusco, evité el golpe. 
Empezó a gritar, movió los brazos queriendo captar la atención de todo el mundo. Y justo llegó la que faltaba, Julia.

- ¿Pero qué te pasa, muchacha? –le preguntó mientras se acercaba al círculo que se había formado en menos de cinco minutos- Que te metes con los que son más pequeños que tú porque no puedes con los de tu edad, ¿no?
- No te metas, estúpida, esto no va contigo.
- Lo primero, a mí no me dices estúpida así por la cara –enumeró con el dedo- Segundo, te estás metiendo con toda ésta gente –nos señaló con la mano libre- y son mis amigos. Y quien se mete con mis amigos, se mete conmigo.
- Melona, vete que te va a canear –le murmuré- Y vas a salir en todos lados después.
- Eso, que luego no os van a invitar a las fiestas que hacen los famosillos –se mofó Jennifer de nosotras. La miramos con odio- Sois tan cagadas que ni os atrevéis a tocarme un pelo.
- ¿Perdona? –me solté del agarre de mi amigo de un fuerte movimiento con los hombros- Si no te hacemos nada es  porque somos una figura pública y no nos apetece salir después en todas las revistas. Por si no lo sabes, tengo fans pequeños y no les daría muy buen ejemplo si me peleo contigo.
- ¿Y a mí qué?
- ¡Que te largues, joder! –chilló Christian- ¡Que no vas a obtener nada de mí, ya no, Jennifer! Ni me hables, ni respires a mi lado –cogió aire- Te follas a otro que sea de tu edad, y dejas a los más pequeños.
- Pedobear –murmuró Julia.

Jennifer siguió ahí, pero más que nada por orgullo.

- Que te vayas –espeté yo.

Y dicho esto, se marchó con aire de orgullosa, aunque había quedado fatal delante de todo el mundo, pues ella había llegado aquí creyendo que le haríamos caso y ha sido al contrario.

- Perra –susurró Caroline por lo bajo, aunque lo pudimos oír perfectamente, cosa que hizo que soltaramos unas carcajadas.

***

- Jennifer no sabe con quién se mete –arrancó el motor y en menos de tres segundos el coche se puso en marcha.
- Ignórala, Julia –le aconsejé- Será lo mejor. Lo único que busca es pelea, y las únicas que saldremos perdiendo seremos nosotras.
- Pero la que irá al hospital será ella –solté unas carcajadas- ¿Qué habrá de comer en casa?
- No lo sé –el coche pasó por delante de un restaurante de comida asiática- ¿Pillamos algo?

Señalé el edificio y el vehículo frenó porque aparte el semáforo se había puesto en rojo. Julia miró hacia la dirección que le indicaba y asintió con la comida. Cuando el color pasó a ser verde, volvió a arrancar. Pasamos por el restaurante y pedimos lo que nos apeteceía. Pagamos las dos la mitad y nos lo llevamos a casa. Llegamos y dejamos las mochilas sobre el sofá. Calenté la comida en el microondas mientras Julia preparaba la mesa. En menos de cinco minutos estábamos comiendo mientras hablábamos animadamente sobre muchos temas, pero el que más aparecía era el de Jennifer. Después de eso, fregamos los platos y la cocina. Subimos a hacer los deberes y a las cuatro y cuarto, alguien llamó al timbre. Bajé las escalera y abrí la puerta. Me encontré a James sonriéndome ampliamente.

- Hey, James –le di un beso en la mejilla- Subo a por mis cosas y me meto en el coche.
- Venga, te espero dentro –cerró la puerta y se fue.

Subí las escaleras y me encontré a Julia saliendo de su habitación.

- ¿Vas al estudio? –asentí con la cabeza- ¿Quieres que te acompañe?
- Después voy a salir con Justin –le avisé.
- Oh, entonces me voy con Chaz –dijo haciendo una mueca.
- Tonta –solté unas carcajadas y cogí la chaqueta y las gafas de cristales transparentes que esta mañana había usado. Me puse una gorra roja que ponía ‘California’ y me marché.

Salí de casa y me metí en la furgoneta de James, la cual tenía todos los cristales tintados para que ningún paparazi o fan pudiera molestarnos. Aunque los que molestaban era la prensa, no mis fans.

- Janet y el equipo de producción han estado hablando y dicen que posiblemente el disco saldrá para después de Navidad –dijo mi guardaespaldas mientras conducía.
- ¿En serio? –pregunté incrédula- Pero aún falta acabar un par de canciones.
- En dos semanas puedes tener listas todas las letras.
- ¿Y la melodía, qué? ¿Sale sola? –pregunté sarcásticamente.
- Te puede ayudar el equipo, no hace falta que lo hagas todo tú. También están para ayudarte.
- Lo sé, pero admite que mis canciones son buenas –le pedí riendo.
- Son muy buenas.

Solté unas carcajadas y saqué el móvil  para tuitear algo en Twitter. “De camino al estudio a componer algo para mis chicas. Estoy ansiosa por acabarlo todo y ver si os gusta” “¿Soy la única que está deseando que lleguen ya las vacaciones de Navidad? Odio madrugar”.

Después de eso seguí y retuiteé a algunas personas. Pasados unos minutos el vehículo paró delante de un gran edificio. Entramos ahí y subimos a la planta donde suelo reunirme con el equipo a grabar o a componer canciones. Ahí estaba todo el equipo, Janet y Usher. Hablaban animadamente hasta que entré. Los saludé a todos y empezamos con el trabajo.

***

Me quedé callada. Me había colapsado completamente y mi mano había quedado inmovil sobre las  cuerdas de la guitarra. No sabía ni qué palabra poner ni que nota tocar.

- ¿I make questions, I have dreams? –propuso Mel.
- Y cambia el sol por el la –me aconsejó Robert.

Lo hice y los demás asintieron con la cabeza. Había quedado bien. Seguí componiendo con ayuda de mi equipo y en una media hora ya teníamos la canción acabada. Edward, que había estado anotándolo todo en mi libreta, me la pasó para que pudiera leerla y cambiar algo que no me gustara. La toqué y canté a la vez que leía y me gustaba bastante. Era perfecta.

- ¿Y qué título le pondrás? –preguntó Usher sonriendo. Siempre sonreía.
- Mhm… -miré de nuevo la letra aún sosteniendo la guitarra sobre mi regazo- Ordinary girl.
- ¡Me encanta! –anunció Janet.

El móvil empezó a vibrarme y lo saqué de mi bolsillo. Me estaba llamando ¿Kenny? Confusa apreté el botón verde, el que aceptaba la llamada. No me solía llamar muchas veces.

- Perdón –dije excusándome ante la interrupción de la llamada- Tengo que contestar.
- Sin problema –dijeron.

Me llevé el aparato al oído y esperé a que la voz del guardaespaldas de mi novio dijera algo.

#Llamada telefónica#
- ¿Sí, Kenny? –pregunté al ver que no decía nada.
- Oh, ___ –me saludó- ¿Cómo estás?
- Bien, en el estudio grabando –respondí sonriente- ¿Y tú?
- En la sesión fotográfica de Bieber –anda, se me había olvidado que estaba ahí- Me ha dicho que dentro de un rato te pasarás por aquí, ¿quieres que te lleve?
- Oh, no hace falta –me excusé- Me lleva James.
- No, si tengo que pasar por ahí a coger un Starbucks –comentó.
- Bueno, vale –acepté- ¿Cuándo vendrás?
- En diez minutos estoy ahí.
- De acuerdo.
- Nos vemos –se despidió.
- Adiós.
#Fin de la llamada telefónica#

- Kenny me pasará a buscar para ir a ver a Biebs –anuncié tras las varias miradas de todo el equipo.
- Oh, vale –se limitaron a contestar.
- Bueno, no sé si lo sabrás, pero antes hemos estado hablando sobre el disco –dijo Janet. Sabía que lo que iba a decir- Y hemos estado haciendo cuentas y eso, y más o menos saldrá a la venta para después de Navidad.
- Me lo ha chivado James –lo señalé con el dedo y reímos sonoramente.
- Pues nada, sólo era para que lo supieras.
- Guay –sonreí.

Estuvimos hablando un rato más y componiendo un poco hasta que me llegó un mensaje de Kenny diciendo que me esperaba en la puerta del estudio. Me despedí de todo mi equipo y bajé. Un negrito sonriente me esperaba apoyado en el capó de una gran furgoneta negra, casi igual que la de mi guarda espaldas.

- Hola, Kenny –saludé sonriéndole.
- ¿Qué hay, ___ ? –nos dimos un beso en la mejilla y nos sonreímos- Anda, será mejor que subas si no quieres ser fotografiada por veinte docenas de periodistas.

Y es que detrás de árboles o farolas había como dos o tres hombres con sus cámaras y fotografiando cualquier movimiento que ejerciamos. Subí a la camioneta con ayuda del guarda espaldas de mi novio y cerró la puerta corredora. Como siempre hago cuando estoy en algún coche, saqué el móvil.

“Siempre he tenido curiosidad por ver cómo es una sesión fotográfica. Y más si es alguna de Justin. Allá voy”, tuiteé.

Llegamos a la puerta del edificio donde el equipo de Cosmopolitan fotografiaría a Bieber. Salimos del vehículo y algunos paparazis nos esperaban fuera. Mejor dicho, esperaban a Justin, pero seguro que al verme ahí entrar tendrían noticia para mañana en Internet o en las revistas.

Al entrar, una señora con una tarjeta plastificada colgando del cuello nos atendió. Nos dejó entrar, pero no en la sala donde Justin trabajaba, sino en una de espera. Al cabo de una media hora de estar esperando, me aburrí y empecé a jugar con el móvil. Tras estar cinco minutos jugando sin que me mataran, algo me distrajo y perdí el juego.

- ¡Eh, trampa! –me quejé haciendo sobresaltar a Kenny. Solté unas carcajadas y guardé el móvil en mi bolsillo- Lo siento.
- No importa –dijo riendo.
- ¿Cuánto falta para que salga Justin? –le pregunté.
- Unos diez minutos –ya eran las siete menos veinte- ¿Por qué?
- Me aburro –contestéal instante.
- ¿Nos hacemos una sesión de fotos?
- Guay.

Empezamos a hacernos fotos con caras raras, sonriendo, haciendo gestos con la mano, riéndonos en mitad de la fotografía por culpa de la cara que ponía el otro. Subimos unas cuantas a Instagram con nuestra cuenta y justo cuando nos estábamos riendo de la última que nos habíamos hecho, salió Justin con la compañía de su manager y unas mujeres jóvenes, tendrían unos treinta y tantos años.

- ¡Cielo! –exclamó al verme- No sabía que estarías aquí.
- Dije que vendría a buscarte –le recordé levantándome del pequeño sillón de cuero negro.
- Sí, pero no me esperaba que estarías dentro.
- Llevamos como cuarenta minutos aquí, Biebs. Al menos dale las gracias –dijo Kenny riendo.
- Gracias, bonita –besó mi mejilla y pasó un brazo por mis hombros- ¿Qué te apetece hacer?
- Lo que tú quieras.
- Oye, Justin –le llamó Scooter- Yo me voy a quedar hablando con el equipo de la revista. Vete con Kenny, ¿vale?
- Guay –se limitó a contestar.

Salimos de ahí con la compañía del escolta de mi novio y en la salida nos esperaban algunos flashes y preguntas atropelladas hacia nuestra presencia. No contestamos a ninguna, ya que no teníamos ganas y nos metimos en la parte trasera de la furgoneta.

- Iremos al Starbucks, ¿te parece?
- Sí, porque a Kenny se le ha olvidado ir antes –dije riendo.
- Ya, por eso –asintió- ¿Y qué tal el insti?
- Pues a pesar de que he tenido una pequeña disputa con Jennifer, muy bien.
- ¿Qué ha pasado?
- Pues que la muy… tontaca actúa como si no hubiese pasado nada con Christian. Y hoy quería hablar con él pero no ha querido ir. Entonces se ha puesto chulita y…
- Dime que no te has pegado con ella –dijo con un tono de voz parecido a la regañina de un padre.
- No, pero quería que lo hiciera.
 - ¿Y qué le has dicho? –preguntó.
- Que si espera que me vaya a pegar con ella, que se quede sentada en una silla. Que mi vida es pública y tengo fans pequeñas a las que dar buen ejemplo.
- Esta es mi chica –me halagó besando mi cabeza mientras soltaba unas carcajadas.

Al cabo de unos minutos el vehículo se paró, avisándonos de que ya estábamos en el Starbucks. Kenny nos abrió la puerta y, con ayuda de Justin, pude salir de ahí. Entramos al local y nos dirigimos a la barra donde se pedía. Como siempre, la disputa entre quien pagaba, apareció. 
El cajero reía animadamente y al final optamos por pagar cada uno lo suyo. No queríamos hacer esperar a más gente. Nos sentamos en la mesa más apartada del local y Justin al intentar guardar el ticket de lo que habíamos pedido anteriormente, dejó ver perfectamente las tres entradas del partido de básket que le había regalado yo.

- ¡Aun no le has dado la entrada a Christian! –le regañé.
- Lo siento, lo siento –se disculpó- Pero tú también se lo podrías haber dicho.
- Las entradas son tuyas, no mías.
- Pero tú las has comprado –contraatacó.
- Kenny, ¿tú qué opinas? –pregunté. Alzó la vista de la pantalla de su móvil y nos miró- Vamos, contesta.
- Hay un cincuenta por ciento de culpabilidad para cada uno.
- ¿Ves? –me chinchó Justin.
- ¿Qué? Por si no lo has oído, tú también tienes la culpa, no sólo yo.
- Vaya dos tontacos –se burló Kenny riendo.
- ¡Pero si es él!
- ¡Pero si es ella!
- No me extraña que estéis saliendo juntos, sois iguales –rió tras haber dicho lo último al mismo tiempo.
- Llama a Christian  para que venga –propuso.
- No creo que quiera.
- Pero inténtalo, mujer –dijo riendo.
- Jo, vale.

Saqué el móvil y busqué en mi agenda el número de teléfono de mi amigo. Lo encontré y pulsé el botón verde para llamar. Al segundo me  lo cogió.

#Llamada telefónica#
- ¿Diga?
- Hola, Chris.
- Ah, hola ornitorrancia –reí- ¿Qué pasa?
- ¿Estás haciendo algo?
- No, ¿por qué?
- Por si te apetece venir al Starbucks. Estamos Justin, Kenny y yo.
- ¿Y para qué queréis que vaya?
- Tenemos algo que darte.
- ¿A mí?
- No, a mi prima la pelá de Pamplona –dije irónicamente.
- ¿Tienes una prima en Pamplona? –preguntó con un tono de voz realmente idiota.
- ¡Christian! –le regañé riendo.
- Voy, voy –dijo entre carcajadas.
- Pero no tardes –le avisé.
- De acuerdo –contestó pesadamente.
- Chao.
#Fin de la llamada telefónica#

- ¿Qué dice? –preguntó Justin mientras guardaba el móvil en su peculiar bolsillo.
- Que ya viene –respondí.

Tardó tanto que incluso nos dio tiempo a beber de nuestros cafés. Estábamos por irnos, pero nuestra conciencia lo impidió. Al minuto y medio, la puerta del establimento se abrió y de ella apareció nuestro amigo Christian con Rufus. Seguro que estaba con él cuando lo llamé. Se sentaron con nosotros después de habernos saludado.

- ¿Qué tenéis que darme? –preguntó.
- Impaciente –murmuré.
- Calla, perra la ornitorrancia.
- Eh, cuidadito con lo que le dices a mi novia –le amenazó en broma Justin.

Soltamos unas carcajadas.

- Al tema, Bieber –dije dándole un golpe en el hombro.
- Tenemos algo para ti.
- Pero dáselo ya al chaval –pidió Kenny riendo.
- ¿Qué haces este viernes? –le pregunté apoyando los brazos en la mesa.
- Nada, ¿por qué?
- ¿Seguro?
- Sí, ¿qué pasa?
- No, es que tengo unas entradas para ir todos juntos a Los Ángeles a ver a los Lakers –Justin mostró las tres entradas; la de de Christian, la de él y la de Ryan.
- ¿Qué dices, tío? –las tomó rápidamente de sus manos y las observó como si fuera un tesoro- ¿De dónde las has sacado?

Justin me miró y Christian abrió los ojos sorprendido.

- El día que encuentre una novia como tú podré morir tranquilo.
- Y si sales con fulanas como Jennifer, no podrás morir nunca.

Él soltó una carcajada un tanto sarcástica.

- ¿Y quiénes vamos? –preguntó Beadles dándole las entradas de nuevo a mi novio.
- Tú, Chaz, Ryan y yo –contestó Justin.
- Espera, ¿Ryan? –preguntó- ¿Ryan viene?

Asentimos con la cabeza. Empezó a reírse como si estuviera loco y luego se tapó la cara con las manos con asombro.

- Esto es flipante.
- Ella es flipante –Justin pasó un brazo por mis hombros y besó mi mejilla efusivamente.
- ¿Y desde cuándo tienes las entradas?
- Desde el día que cumplimos cuatro meses.
- Desde hace poco, vamos –concluyó.
- Sí.


|| Viernes ||

Eran las siete de la mañana. Ryan llegaba en media hora y nos encontrábamos todos en el aeropuerto para esperarlo; Justin, Christian, Chaz, Caitlin, Julia y yo. De adultos sólo nos acompañaban Kenny y Pattie, pues Butler se quedaría todo el fin de semana a dormir en su casa. Habíamos pedido permiso al colegio para estar un día ausentes. Y aunque las chicas no fuéramos a Los Ángeles, nos merecíamos un día de descanso. Aparte, yo tenía una rueda de prensa a las doce.

Sería un poco pesado para Butler, pues en cuanto saliera del avión, entraría a otro el cual le llevaría a L.A. Y después otra vez para Atlanta a quedarse el fin de semana. Y finalmente se volvería a Stratford hasta Dios quién sabe cuanto. El vuelo de los chicos salía a las ocho y media, así que nos quedaríamos en el aeropuerto desayunando o cerca de aquí.

- Estoy nerviosa –murmuró Julia mirándome.
- ¿Nerviosa por qué? –le preguntó Chaz que al parecer lo había oído.
- Es que no lo conozco de nada.
- Bueno, pero ahora lo conocerás –traté de tranquilizarla.

Estábamos sentados en unas butacas azules. Los chicos llevaban una mochila pequeña colgando de un hombro y las chicas un simple bolso en el que llevábamos lo esencial. De vez en cuando me tenía que levantar y caminar un poco, pues de estar sentada varios minutos se me dormían las piernas. Justin estaba que se quedaba dormido en mi hombro, Christian lo mismo sobre el de Cait. Lo que pasa es que ésta última también dormía. Los adultos hablaban animadamente, y la última pareja conversaba sobre lo que podrían hacer hoy aunque estuvieran distanciados.

Por cada minuto que pasaba, el cuerpo se me dormía cada vez más. Los párpados me pesaban con intensidad e iba cayendo en un profundo sueño. Y es que estar despierta desde las seis y media sólo para ir a buscar a un amigo al aeropuerto, es demasiado para mí.

- Sí, muy bien –oí una voz a lo lejos. Abrí un ojo para poder ver quién era- Vosotros quedaros dormiros en lugar de venir a ayudarme con ésta estúpida maleta. Si no fuera porque ___ ya me lo ha pagado todo, me habría quedado en Stratford.

___________

HOOOOOOOLA :B Sé que subí ayer, pero es que como estuve tanto tiempo ausente, me apetecía publicaros otro capítulo. Espero que os guste y blablablabla. Comentad mucho, ¿sí?

Os quiero<33!

18 comentarios:

  1. djfnsdfkj RYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN DSKFJDNDSFKNJDSFJNDSKFJSKDF Lo voy a conocer JOJOJOJOJOJO :DDDDDD JAAJAJA ASEFKHBKDSFNSKJDF me han encantado los dos capítulos :B
    Muy cuckis, Y le tendría que haber partido el virolio a la Jennifer esta. Tsé. Payasa..
    asjdnkjsdnkjsdnkjf.

    MAÑANA AL JODIDO INSTITUTO D: bueno, mañana yo tengo la presentación, pero salgo a la misma hora de siempre, a las tres menos cuarto T_T WHYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY :((((((((((
    Bueno, un meso melona. Me ha encantado el capítulo.
    Te amou<3

    ResponderEliminar
  2. AY ME CAGO EN LA LECHE. LO PRIMERO JODEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER SUPER LARGO GHFJUYTEBGFXUTHDFNGJUYETDGHJUTGH ESO ME GUSTA JÉ. LO SEGUNDO. ¿LA JENNIFER ÉSTA DE LOS COJONES CUANDO VA A PARAR DE MOLESTAR? ¿EH? PREGUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUNTO. TERCERO. JUSTIN Y YO SOMOS IGUALITOS :** Y PUE' QUE ME HA ENCANTAO'. Siguiente, preciosa, te quiero.

    ResponderEliminar
  3. OHHHHHHHHHHHHHHHHH DIOOOOOOS! GRITE LOCO GRITE . DHFBWHEFBWDJFJW SUBE OTRO OTRO OTRO PORFAVOR :C MAÑANA ES LUNES WAAAAAAAAAAAA! EM QUIERO MATAR. SEGUILAAAAAAAAA!

    ResponderEliminar
  4. JODER COMO TE ODIO. NO, ES COÑA, PERO TIAAA ESQUE SON CASI LAS NUEVE Y TENGO QUE HACER PARA MAÑANA 20 EJERCICIOS DE MATES Y BUAAAAAA YO MATO A LA PROFESORA, SOLO ES EL 4 DIA DE COLE Y YA SE PASA CON LOS DEBERES. BUENO, EN EL MUNDO HAY GENTE MU' LOCA. ESQUE POR TU CULPA ME IRE A DORMIR A LAS 12 AAAAAAHHHHH!!!! EL CAPITULO ME A ENCANTADO TIA, ESCRIBES DE CUCKIS. BUENO YA TE DEJP QUE SIEMPRE ME ENROYO I BLAH BLAH UN BESAZO TIAA Y SIGUE ESCRIBIENDO <33333
    NAT <3

    ResponderEliminar
  5. JODERRRRRRRRR ME QUOERES MATAR SIGUELA. RRRRRRRRRYYYYYYYYYYYYYAAAAAAAAAAAAAAAANNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN YA VA A SALIR SDNJAKBFIJBDF SAKF ME EM0CIONO CON RYAN FNKJASNFJKSAD SAAAAAAAAAAAH ES TAN JDNFKJDSNFIJDSN SIGUELA RYANFDNFJAFN ASJFASVRRRRRRRRRRRRRYYYYYYYYYYYYAAAAAAAAAAAANNNNNNNNNNDFJSKNFJDSFD PUTA JENNIFER SNFKJADNKJFNDAKJFNDJF NAAAAAAAAA MUY CUCKIS ES CAPITLO, NASJDNA SJDNSAJFNDASDKSFD GWOKGQRI GNEFM JKCF NE9

    ResponderEliminar
  6. OFÚ, YASMINA, OFÚ. LA ZORRA DE LA JENIFER A MI NO ME TOCA E.E LA METO UN SOPAPO QUE LA MANDO PA' CHINA COÑOOOOOOOOOOOOOOOOOOO LA MUY ASQUEROSA DE MIERDA VIENE AHÍ TAN PANCHA A HABLAR CON CHRIS, TCHÉ.
    Me ha gustado xD Quiero clases con Bealdes *-*

    Mañana empiezo las clases 'normales' T.T Me voy despidiendo del mundo LOL.

    ResponderEliminar
  7. La puta la Jennifer la arreglaba yo jajajaja pero ha quedao' mal delante de toool mundo asdgjkrb JAJAJAJA y Justin tan monoso como siempre :3 Gracias por subir tan pronto.
    Te quieeeero <3

    ResponderEliminar
  8. DSLJHGDFLKJHGFDLGKJHFDSGLIKMJH he muerto.
    Yasmina, si quieres que siga viviendo no puedes hacer capítulos así de fjgslkdjhg porque un día me va a dar un infarto.
    MUERTE A JENNIFER YA.
    Cris.

    ResponderEliminar
  9. Mierda, muero, Soy nueva, esta hermosa esta nove, mi nombre es Doaiva, si raro losé kajsajs Carajo esta hermosa, te lo juro seguila cuando podas:*

    ResponderEliminar
  10. OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOHHHHHHHHHHHHH DIOS MIO, TU NOVELA ME ENCANTA,ME ENCANTA,ME ENCANTA MUCHOO<3 LA AMO,ES INCREIBLE.. ¡OH SI! RYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYAN LLEGO JEPS.

    ResponderEliminar
  11. ow4ugtiw4gtiwygtryig4wyigtr4yiwgtrgyigrtigwiygtwrgtiowgotgowgtigwryitgyiwrgeyigyiterigtieygrtigryegtyrgygtryigteiygtiegiegtiegritygiyegrtigeitgeirgtrei Nos encantoooooooooooooooooooooooOooooooo!!! Lo amamossssssss. Yupi(el yupi, bien de cami) biene Ryan. Sos una idola subiste ayer y hoy. Odiamos a la puta de Jennifer, si no feura una persona publica la matariamoss, la estampariamos contra el piso, cosa que pensaran que es un pegotin, pero no, va a ser ella. Aca son las tres de la mañana y nosotras seguimos aca despiertas, aburridas y no tenemos nada para hacer.uho2ugrufgtu4gb AGUA DEL RIO, AGUA DEL RIO - esta es la parte de una cancion (en realidad no sabemos lo que dice y como entendemos eso, cantamos eso).
    Chaoooo, beso gigante, gigante, gicante, como la boca de un rinoseronte jaa.
    PD: (SOL) hace mucho tiempo que no aparecen mis "MAPSSES" (mejores amigos para siempre sin excepciones) - me refiero a el gemido y a el bulto, hace tiempo que no aparecen, los extraño.
    Besosssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  12. siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    es hermosaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  13. DKFKBEGDUOJKWOIUQXRYVBFKNMVDFHKDGKDFJBNJKFHSÑMDSJLFCLSK MUERO, Porfaavoor sigueelaa!! gknfvhvklsg

    ResponderEliminar
  14. wooooooooow quiero saber la continuacion madre mia me encanto el capitulo vamos muchos animoooooos quiero el siguiente ;D

    ResponderEliminar
  15. JODEEEEEEEEEEEEEER ESQUE ME CAGO EN EL WATER COMO LA DEJAS AHI PORFAVOR SIGUELA PORFAVOOOOR QUE ESTA PARA JODEEEEEERSE EN LOS DEDOS LOL SIGUELA MUJER ANTES QUE ME DE UN PAROOOO

    ResponderEliminar
  16. OHHHH, NO NOS DEEJRS ASI, DIIS. Agdjdkdjdjdkfkdjdjjd aiii agdjdkdjdjdkfkdjdjjd Jodet.. Suguuuuuue.

    ResponderEliminar
  17. ajsdcvbhieofghbuoe ES RYAN, FIJO QUE ES RYAN :D :D

    ResponderEliminar
  18. ¿OTRA VEZ LA JENNIFER? JODER,CON LA CHATAAAAAA.

    Uoh,la Julia va a conocer a Ryan jsaghsakjghasghsaghas.

    Voy a por el siguiente <3

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.