¿Cuántos somos ya?

15 de septiembre de 2012

Never let you go. {121}



- Qué hija de… su madre –musitó Carol cuando Christian terminó de explicárnoslo todo.

Los cuatro la miramos y ella enrojeció. No era de usar malas palabras, al menos yo no la había oído nunca. Me acomodé en el sofá de casa y deposité el cojín sobre mi regazo para luego dejar caer los brazos en él y estar más cómoda.

- No merece vivir –dije negando con la cabeza refiriéndome a Jennifer.
- El que no merece vivir soy yo –me rectificó Chris- Tantas veces que me has avisado y yo sin hacerte caso. De verdad que me arrepiento de todo, ___ .
- Eh, pasado pisado –contesté sonriéndole.
- Aún no entiendo cómo puede existir gente así –comentó Caitlin incrédula- Es que… ¿por qué a ti?
- Por lo de mi canal de Youtube, Cait –le volvió a recordar su hermano- Ya te lo he dicho. Me drogó para así ella hacer conmigo lo que quisiera. 
Y ésta pensó que yo aceptaría a cualquier cosa porque me lo hubiese montado con ella.
- Ogh, me está dando asco hablar de éste tema –dijo Julia estremeciéndose- Y más si es con Jennifer por el medio.
- En sí lo que más asco da es ella –murmuré jugando con un mechón de pelo.
- En fin, mejor dejemos el tema –propuso Caitlin- Me estoy poniendo negra y no quiero ir a matarla ahora mismo.
- Sí, mejor –aceptamos todos.
- Oye, ¿el examen de algebra cuándo es? –pregunté para romper el silencio que se había creado un minuto atrás.
- Lo aplazaron hasta la semana que viene no, la otra –respondió Carol.
- Oh, pues no me acordaba.
- Ni yo –se unió Chris- Ni siquiera me sé nada del tema.
- Yo ni lo entiendo, así que imaginad lo mal que voy.

Y de repente me acordé del post-it que me encontré en el tablón de anuncios del instituto. No sé quién daba clases particulares los lunes y los jueves de cinco a seis y media. No ponía nada de cuánto había que pagar, pero supongo que no sería mucho. Igualmente, por el problema no tengo que preocuparme.

- Oye, Christian –lo llamé- El otro día en el tablón de anuncios encontré el número de teléfono de alguien que daba clases de álgebra los lunes y los jueves de cinco a seis y media de la tarde.
- ¿Qué dices? –preguntó sorprendido- ¿Y quién es?
- Pues no lo sé, ahora llamo  -busqué en la agenda del móvil el numero de teléfono del que estábamos hablando e inconscientemente volteé a ver a una Carol nerviosa- Caroline, ¿te pasa algo?
- No, nada –contestó indiferente arrugando la tela de su camisa con nerviosismo.

Me encogí de hombros haciendo un gesto con la boca de ‘no sé, pero vale’ y seguí con el quehacer que tenía con el móvil. Pronto lo encontré y pulsé el botón de llamada para segundos después llevarme el aparato a la oreja. Justo cuando sonó un primer tono, en la sala se empezó a escuchar una cancioncita. ¿Cómo? Todos nos mirábamos mutuamente. 
Yo no había colgado la llamada, por lo tanto, la melodía seguía sonando. 
Pasados un minuto, nos dimos cuenta que el móvil no era ni de Chris, ni de Caitlin ni de Julia. Sino de Caroline. Colgué y me lo guardé en el bolsillo sin despegar la vista de ella.

- ¿Eres tú? –pregunté refiriéndome a lo de dar clases particulares. Ella asintió- ¿Y por qué no nos lo has dicho?
- No lo sé –se encogió de hombros.
- Bueno, mejor –dijo Christian sonriendo- Mejor tenerte a ti de profesora que alguien al que no conocemos de mucho o nos llevamos mal.
- Sí, supongo –aceptó ella medio sonriendo.
- Y bueno, ¿cuánto cobras por clase?
- Cobro treinta dólares semanales por casa –informó- Quince por clase.
- ¿Por casa? –preguntó Julia- Eres tonta, cóbralo por persona y te sacas más pasta.
- No, yo cobro por casa –insistió sonriente- Tampoco es plan de que se gasten todo el dinero en unas tontas clases de algebra.
- Bueno, tú verás –habló ésta vez Caitlin- Pero haciendo lo que dice Julia, te sacas más pasta.
- ¿Y por qué necesitas el dinero, Carol? –pregunté yo con curiosidad. 
Tiene que haber un motivo por el que lo haga, no creo que sea por amor al arte.

Ella suspiró.

- Sabes que hace poco te dije que me iba a Alaska a ver a unos abuelos que estaban enfermos –yo asentí- Pues quiero ir otra vez a verlos porque últimamente han empeorado mucho –abrí los ojos sorprendida- Y necesito quedarme ahí una semana con ellos.
- Pero si tan mal están y quieres quedarte, imagina que se... mueren –dijo Julia casi en un murmuro.
- Bueno, pero los veo sólo una vez al año, y quiero disfrutar éste al máximo con ellos –suspiró- Sigo, que no he acabado de contároslo –asentimos con la cabeza- Pues eso, como ya fui hace unas semanas, mi madre no puede pagarme el pasaje para ir, así que quiero pagármelo yo por mí misma.
- Pues nosotros te lo pagaremos –dijo Christian.
- Sí, pero te daremos treinta dólares a la semana cada uno.
- ¿Qué? No, no –se negó ella rotundamente- Aquí todo el mundo paga lo mismo, nada de ofertas ni precios especiales porque seáis mis amigos.
- Mira que normalmente es al revés –dijo Julia riendo.
- Ya, siempre son los amigos los que piden un precio más bajo –bromeó Caitlin
- En fin delfín –empecé yo a hablar- Te pagaremos los treinta dólares y tú vendrás aquí para darnos clases, ¿te parece bien? –propuse.
- Claro –aceptó sonriente.
- Y tú te vienes a casa unos diez minutos antes para no llegar tarde –le avisé a Christian.
- Bueno, vale –asintió con la cabeza y miró la nevera- Tengo hambre.
- Pues coge algo, idiota –dije riendo.


|| Lunes ||

La tarde del día anterior fue bastante entretenida. Me la pasé con los chicos, menos con Justin, claro; él trabajaba. Christian estaba un pelín incomodo conmigo, pues habíamos estado peleados durante mucho tiempo, pero le había dejado claro más de una vez que estaba todo bien entre nosotros. Pero eso no evitaba que él dejara de sentirse arrepentido.

Hoy, por la mañana, las clases me pasaron lentas. Muy lentas. Nos habian puesto un examen sorpresa y, por suerte, sabia de qué iba el tema. Aunque no habia estudiado mucho. Justin me había pasado a buscar a la salida, aunque lo único que habiamos hecho en ese rato libre fue ir a buscar unas cosas y comer algo. Después me dejó en casa y se marchó a trabajar, como siempre.

Más tarde vino Christian con la mochila y los deberes dentro. No habia hecho nada desde que llegué del instituto porque me iba a ayudar a hacerlo todo Caroline. Lo mismo pasaba con Chris. Para esperar a nuestra futura profesora particular, decidimos ver un poco la televisión.

- Oye, Chris –le llamé rompiendo el silencio que habíamos creado desde que Jersey Shore apareció en la pantalla.
- Dime –me miró.
- ¿Sentiste algo cuando lo hiciste con Jennifer? –fui directa.

Él suspiró acomodándose en el sofá.

- Ni siquiera me acuerdo de lo que pasó, ___ .
- Pero… no sé –dudaba- Entonces ella no fue la adecuada.
- No –contestó al instante sin pensárselo.
- ¿Y quién sería, pues?

Se quedó callado y frunciendo el ceño. Lo único que sonaba en la sala eran las voces de los chicos del reality show. El silencio fue interrumpido por el timbre.

- Caroline –dije deduciendo quién sería.
- ¿Qué? No, ella no.
- ¿Qué? –pregunté confusa caminando hacia la entrada.
- Me has preguntado quién sería la adecuada y has respondido por mí ‘Caroline’ –explicó.
- Lo decía porque justo han llamado al timbre y es –abrí la puerta y vi a nuestra amiga ahí plantada- Caroline.

Ella me sonrió y no pude evitar lanzar una mirada rápida al ahora avergonzado de mi amigo. Sus mejillas se habían tornado rosas y sonreía pero más que nada porque estaba en una situación incómoda. O al menos pensaba yo. Miré otra vez a mi amiga, sonreía ampliamente.

- Hola, chica que parece no tener lengua –bromeé tras ver que no decía nada- Puedes pasar, si quieres. Tengo entendido que dar clases en la puerta de mi casa suele ser incómodo.

Ella rió ante mi comentario y entró cerrando la puerta tras su paso. Cogí la mochila rosa que me pertenecía y me la colgué a un hombro. La había dejado ahí, en la entrada, nada más llegar.

- Hola, Chris –le saludó Carol.
- Hey –le sonrió levemente- ¿Qué tal?
- Muy bien –la pobre estaba temblando de los nervios. Según me había dicho esta mañana, se ponía muy nerviosa cuando hablaba con él- ¿Y tú?
- Aburrido, o bueno, aburridos –me miró a mí.
- Pues empecemos ya las clases, ¿no? –propuso nuestra tutora de clases particulares.
- Sí, subamos –dije- Estaremos más cómodos en mi habitación.

Me hicieron caso y subieron las escaleras junto a mí.

- ¿Y dónde está Julia? –preguntó mi amiga.
- Ha salido con Caitlin, Chaz y unos amigos más –respondió Christian por mí.
- Oh –se limitó a contestar ella sonriendo.

***

- Vamos, Christian, tampoco es tan difícil –dijo Carol tratando ser paciente con mi amigo.
- Es que no lo entiendo –repitió él como varias veces había dicho.
- Normal que no lo entiendas, ¡si no me estás escuchando!
- ¡Claro que te estoy escuchando! –replicó.
- ¿Cómo me vas a escuchar si no paras de jugar con la gomita? –le arrebató el pequeño objeto de las manos con brusquedad y se lo guardó en el bolsillo.
- ¡Carol, devuélvemela! –pidió gtritando.
- ¡Cazurro, no te la voy a devolver hasta que me termines el ejercicio! –

Christian resopló con desgana y solté una carcajada. Como yo había acabado los deberes antes que él, me pude permitir un descansito y entrar a Twitter para hablar un poco con mis fans- ¿Y tú de qué te ríes?

- Eso, no le veo la gracia –espetó Christian dejando de escribir en su cuaderno para mirarme.
- Tú sigue escribiendo que como te pares a hablar ya si que no acabamos ni para el año que viene –le ordenó Caroline.
- ¡Pero bueno, ahora no puedo hablar ni con ___ ! –se quejó.
- No, no puedes.
- No eres mi madre –le sacó la lengua como un niño pequeño.
- Pero sí tu profesora –contestó ella con aire desafiante.
- Vaya dos –dije riendo mientras tecleaba en el móvil.
- ¡Vaya dos, no! –se quejó Christian- Si no entiendo algo no es mi culpa.
- Claro que lo es, ¿de quién iba a ser sino? –preguntó Carol retóricamente.
- Tuya, que me lías mucho.
- Venga va, si no te enteras de la película no es culpa mía.
- ¡Pues vuélvemelo a explicar, que para algo te pago!
- ¡Pero si te estás quejando todo el rato! ¿Cómo te lo voy a explicar? –gritó ya harta de él.

Solté unas carcajadas. Esto era muy gracioso. Bastante, por así decirlo. Caroline estaba quedándose inculo más rato por culpa de él. Ya habían pasado treinta minutos, o sea, que eran las siete. Por mi madre y los chicos no habría problema. Julia llegaría tarde, pues cuando sale con Chaz suele estar bastante rato por ahí. Y si mamá había salido con Thomas, posiblemente llegaría a las ocho o a las nueve.

- En serio, no le veo la gracia –se quejó Christian tras mis sonoras carcajadas.
- Yo sí –contesté riendo aún más- ¿Sabéis por qué? –ellos negaron con la cabeza- Gracias a vuestra discusión me acabo de acordar de lo que siempre solía decir de pequeña.
- ¿Y qué decías?
- Quien se pelea se desea –ambos se miraron mutuamente- Y vosotros os peleáis.
- Pero no nos deseamos –contestaron a la vez.
- Anda que no –reí con ganas- Si incluso decís las cosas a la vez.
- ¡No es verdad! –se quejaron al mismo tiempo. Se miraron hirritados- ¡Christian!
- ¡Carol! –dijo él al unísono de que ella hubiese dicho su nombre.
- ¿Lo veis? –pregunté riéndome- Acabaréis juntos.
- ¿Yo, con él? –se preguntó Carol a sí misma mirando a Christian- Puede que sea muy guapo y todo lo que qiueras, pero no tendría tanta paciencia como para soportarlo.
- Lo mismo digo de ti, maja –le contestó tajante- No me agradan las personas tan perfeccionistas.
- Bueno, bueno –intenté hacer parar la discusión para que no llegara a algo más grave.
- ¿Acabas ya los deberes o qué? –le preguntó Carol a Christian de mala manera.
- Qué remedio –dijo poniendo los ojos en blanco.

Solté unas carcajadas más y dejé el móvil para releerme de nuevo algunos apartados más del tema que nos saldría en el examen de álgebra. No le pedí ayuda a Carol, estaba demasiado ocupada tratando de hacer que Christian se concentrara la suficiente como para resolver un problema sin ayuda de las respuesta que hay al final del libro. Ya lo había hecho varias veces durante la tarde y se había dado cuenta de las trampas que hacía.

- Es que si no las miro me tiraré medio año para resolverlo –se refería al problema.
- Pero entoces no aprendes, Chris.
- Ow –exclamé enternecida. Ambos me miraron con confusión- Es que suena tan tierno que lo llames Chris.
- Idiota –dijeron los dos a la vez.
- Ya me lo diréis dentro de unas semanas cuando estéis saliendo.

Me lanzaron un cojín y casi hacen que caiga de espaldas al suelo, pero por suerte lo pude atrapar sin problema.

- Yo también os quiero, chicos -dije con sarcasmo.

***

- ¿Y qué tal las clases con Carol y Christian? –preguntó mamá antes de darle un sorbo al agua.
- Pues aparte de las peleas y tal, bien –respondí riendo.
- ¿Peleas? –preguntó Julia con confusión con la boca llena de comida.
- Traga antes y luego hablas, guarra –la insulté mientras le daba un toque en la mandíbula superior para que la cerrara- Y sí, discutían todo el rato.
- Pues quien se pelea se desea –comentó mi madre divertida.
- Ya lo dije yo antes –avisé- Pero hizo que se pelearan más.
- ¿Pero no era que a Caroline le gustaba Christian? –cuestionó mi amiga.
- Sí, pero no sé, alomejor se ha desenamorado así de repente.

Mamá negó con la cabeza.

- Los jóvenes de hoy en día os enamoráis y desenamoráis cada dos semanas.
- Oye, que yo llevo enamorada de mi Justin seis meses –repliqué.
- ¿Seis? Pero si sólo lleváis cuatro saliendo, niña –me recordó mamá.
- Pero yo me enamoré de él cuando lo conocí.
- Amor a primera vista –murmuró Julia.
- Sí, algo así –concluí yo.
- Pero una pregunta sobre esto de tú y Justin –dijo dejando el tenedor sobre el plato- ¿Qué planes tienes con él?
- Casarse y tener muchos hijos –respondió Julia por mí. Nos echamos a reír.
- No, en serio –dijo mamá seriamente- Sois jóvenes y parece que estéis llevando una relación seria.
- ¿Y qué pasa? –pregunté con el ceño fruncido.
- ¿Piensas que Justin será el único hombre que pase por tu vida?

Suspiré. Mamá tenía razón, ¿pero qué culpa tenía yo de estar tan enamorada de él y de estar ya planeando una vida entera a su lado? Justin me volvía loca y eso no iba a cambiar nunca. Y si Dios me lo permite, pienso pasar todos los días de mi vida junto a él.

- Yo espero que sí –susurré.
- Hija, apenas tienes dieciséis años. Te queda mucha vida por delante y muchos chicos por conocer…
- Mamá, por el momento estoy muy enamorada de él y no pienso dejarlo –interrumpí su comentario- Al menos, no yo.

Suspiró debatida.

- Sólo digo que no te hagas un mundo de ilusiones junto a él –explicó- Sabes que Justin me cae genial y pienso que es un chico maravilloso y muy adecuado para ti. Pero tanto como tú como Justin, tenéis mucha vida por delante y varias personas por conocer. Alomejor acabaréis juntos, quién sabe. Pero alomejor no.

Casi me atraganto con la comida. Aunque supe disimularlo bien. La idea de imaginarme a Justin con otra chica o a mí con otro chaval me ponía los pelos de punta. Yo sólo lo quería a él. A él y a nadie más. Mi corazón es suyo y siempre lo será. Creo que si por alguna razón dejáramos la relación, yo lo seguiría amando. Fuera cual fuera el motivo de nuestra separación.

Jugué con el tenedor a separar la comida del plato en porciones. La ensalda en un sitio, el puré de patatas en otro y la carne en el último lugar que quedaba. Después lo juntaba todo. Luego lo volvía a separar.

- ¿Has acabado ya? –preguntó mi madre rompiendo el silencio de dos minutos pero que a mí me pareció una eternidad.
- Sí –respondí levantándome de la silla y caminando hacia el fregadero. 
Metí el plato ahí y lo mojé un poco- Tengo sueño. Me lavo los dientes y me acuesto. Buenas noches.

Besé la mejilla de mi madre y de mi amiga y subí a mi habitación. Lo primero que hice al entrar fue comprobar que la luz de la ventana que daba a la mía estuviera encendida. Lo estaba. Con el corazón en un puño por las últimas palabras de mi madre, me acerqué al balcón y apoyé mi cuerpo en la barandilla.

- ¡Justin! –lo llamé. Aunque si no se asomaba a la ventana, dificilmente me oiría, pues estaba cerrada.

Después de haber gritado su nombre un par de veces más y no obtener ningún signo de su atención, me di la vuelta para ducharme, ponerme el pijama e irme a dormir. Pero antes de cerrar las puertas del balcón, el ruido de una persiana al levantarse hizo que girara sobre mis talones, quedando de frente a la figura más hermosa que alguna vez mis ojos pudieron observar.

- ¿Qué pasa, bonita? –me apoyé a barandilla de antes y le sonreí- Siento no haberte contestado antes, es que no me había enterado.
- Tranquilo, no pasa nada.
- ¿Y qué me cuentas? –preguntó pasándose una mano por el pelo y despeinándolo.
- Nada interesante –me encogí de hombros- Hoy ha venido Caroline a darnos clases a mí y a Christian.

Él abrió los ojos sorprendido.

- Me alegro de que ya estéis bien.
- Y yo –estuvimos peleados bastante tiempo y eso hacía que me sentara muy mal- ¿Le has dicho lo de las entradas para el partido?
- Oh, no –dijo dándose un golpe en la frente- Ni si quiera se lo he dicho a Ryan.
- ¡Bobo! –reí- Igualmente él ya lo sabe, pues si no, no habría sacado los pasajes. Pero tienes que llamarlo, ¿vale?
- Tranquila, no hay problema.
- Y a Christian también –le avisé señalándolo seguidas veces con el dedo.
- Es que últimamente no tengo tiempo ni para respirar.
- Lo sé –contesté afligida- A mí me pasa lo mismo pero con los estudios. Apenas tengo tiempo de coger la guitarra o el teclado.
- Lo solías hacer muchas noches.
- Casi todas –suspiré- Pero por culpa del colegio ahora no puedo.
- ¿Por qué no le dices a tu madre que te de la baja y te contrate a un profesor particular? O mejor, tenemos los dos el mismo profesor y así pasamos más tiempo juntos.

Le sonreí dulcemente. Era buena idea, la verdad. Pero no podía dejar el colegio. En parte me gustaba y aparte, recién acababa de empezar a ir.

- No es mala idea, pero apenas acaba de empezar el curso y me haría ilusión terminarlo –él asintió sonriente- ¿Mañana tienes algo que hacer?
- Una sesión de fotos.
- Oh –me limité a responder- ¿Para qué revista?
- Cosmopolitan.
- Wow, Bieber –exclamé asombrada- Me la compraré.

Él soltó una carcajada.

- ¿Quieres venirte?
- Iré al estudio –ya que no tenía que hacer nada, iría a grabar algo- Pero si quieres puedo pasar a por ti después. ¿A qué hora tienes lo de las fotos?
- A las tres –respondió- Y eso acabaría sobre las cinco y media o así.
- Yo iré al estudio a las cuatro, y supongo que sobre esa hora saldré. Si quieres puedo pedirle a James que me lleve.
- Guay –aceptó. De repente se giró y vi a su madre. Luego se asomó a la ventana.
- Hola, cielo –me saludó amablemente Pattie.
- Hola –le sonreí.
- Hace tiempo que no te pasas por casa –Justin la miró mal.
- Mamá –oí como regañaba.
- ¿Qué, ahora no puedo echarle de menos? No eres el único que le tiene cariño –replicó la mujer- Oye, cielo, me ha encantado el detalle que has tenido con los chicos para invitarlos a ver el partido de los Lakers.
- No ha sido nada –sonreí- Hace ya bastante tiempo que no ven a Ryan y como no sabía qué regalarle por nuestro aniversario –dije mirando ahora a mi novio-, porque prácticamente tiene de todo, pensé en hacer que se reunieran los cuatro para que además hicieran algo que les gustaba.
- Tengo la mejor nuera del mundo –fardó mi suegra.

Justin y yo soltamos unas carcajadas a las que pronto se unió Pattie.

- Bueno, yo me voy a dormir ya –anunció la mujer que le dio la vida a mi novio- Y Justin también.
- Jo, mamá –se quejó Justin.
- Nada. Aparte, ___ también tiene que irse a dormir que mañana madruga, ¿a que sí, cielo?
- Sí –asentí riendo.
- Buenas noches, entonces –se despidió Pattie. Le sonreí y se marchó.
- Bueno, princesa –suspiró Justin medio debatido- Me echan.
- Te pasaré a buscar mañana, ¿vale? –concluí.
- De acuerdo –sonrió- Te quiero.
- Y yo a ti.

___________

Mae mía. Que sé que me vais a matar, peeeeeero -hay un pero, sí- entre que he empezado las clases, entre que últimamente estoy súper rayada por una cosa que ha pasado con mi mejor amigo, y entre que el Windows de mierda se actualiza cuando le da la pollísima gana y me lo borra todo, no he podido ni pasarme por según qué blogs. Pero bueno, a ver si ahora puedo haceros otro capítulo y compensaros todo el tiempo que he estado ausente, que es un poco bastante. Y nada, muchas gracias por el apoyo, las visitas y los nuevos seguidores. Que sé que soy muy pesada, pero es que me encanta agradecéroslo todo porque no sería nada sin vosotras.
Os quiero muchísimo, chicas.

19 comentarios:

  1. Empeze a leer la novela hace dos días pasaba leyendo la novela día y noche hasta mis papas pensaban q estaba hablando con un hombre y blabla son muy paranoicos y bueno te quería decir q la amo escribe pronto besos desde Guatemala
    Majo

    ResponderEliminar
  2. AYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY QUE ME FALTA EL AIRE ¡DIOS QUE CUCKIS QUE SON CAROL Y CHRIS! MARRE MIA. TENGO UNAS GANAS DE QUE SALGAN YA. BUAH, QUE LO FLIPAS Y MENOS MAL QUE CHRIS Y YO YA ESTAMOS GUD, Y MI JUSTIN, PUES COMO SIEMPRE TAN GHYRHFRYFHG CONMIGO. ME HA ENCANTADO. Sube pronto, bonita. te quiero.

    ResponderEliminar
  3. me encanto tu novela desde el capitulo no recuerdo cual pero es despues del 90 y antes del 100 y bueno te queria decir que me encanta tu novela es una de las mejores que eh leido..... un beso
    Regi<333

    ResponderEliminar
  4. Ohh me encanto vamoss sigue y porqe no haces una mini maraton?? ohhh vamooos quiero el siguiente capitulo !! muchos animos!!

    ResponderEliminar
  5. Ojala que tengas tienpo de escribir mas saludos desde Chile C:

    ResponderEliminar
  6. AHHH! SUBISTE ODIOS ME CAI DE LA PUTA CAMA XD jfnwj2fnwq. *o* El chat sigue sin andarme D:
    Te quiero nena >:C SIGUELA POR FAVOOOOOORSITO ¿¿SI? ¿¿SI?? :c QUEREMO OTLOOOO.

    ResponderEliminar
  7. me en can to jajaja que gracioso lo de chris y carol jajajjajajajajjajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajaja jajajjajajajajjajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajjajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajjajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajjajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajjajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajjajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajajajjajajajajajjajajajajajjajaj
    ME MEO JAJAJA
    JHGFHJHBVBNHJYDFVFBGHFDSCVGHDFBGFDCVXBGHFDCVBGHFDCVBGHBFVNVG
    ESTUVO DE-MASSS
    BESOS
    ESTOY SUPER FELIZ FELICES VAACIONES SOL Y PILI :)
    Y A TODOS LOS QUE TENGAN VACACIONES DE PRIMAVERA :):):):)

    ResponderEliminar
  8. GDHJFYJFFGESYIKFTZRESRFUTFU Cada día la amo mas siguieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeenteeeeee porfaa <3

    ResponderEliminar
  9. 1- wowowowowowoowowowowoowowowowoowowowowowowoowowowoowowowowowoowowowowowowoowowowowoowowowowoowowowoow tenemos vacacionessssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss :)
    2- wowoowowowowowowowoowowowowowowowowowowowowowowowowwowowowowowowowowowowowowowowowoowowowowowowowowowowowowoowowowowowowowow subiste capiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!:)
    3- Nos en-can-tooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
    4- que graciosol lo de Chris y Carol, esperemos que terminen juntos, ellos se desean
    5- Hace una hora y media salimos de la piscinaaaaaaaaa, estabaaaa divinaaaa (envidiennos)
    6- hoy leyeron todos nuestros mensajes en radio disney
    7-La Jennifer es una puta por violarse a nuestro Chris (seguimos con el trauma)
    8- Va haber violaciones hacia Bieber? (de parte de la lectora. no de otra puta como la Jennifer)
    9-Vamos a comer asado, que ricooooooooooooooooooooooooooo (miam miam miam miam miam delisius)
    10-(pili) me voy a mudar cerca de lo de sol (va en realidad ya me mude hoy, lo que pasa es que la mudansa la hicieron mis padres, mientras yo gozo de unas buenas vacaciones con sol)
    11-El lugar esta reeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee de mas. Alquilamos 3 de 4 cabañas, asi que mandamos en la piscina:)
    12- parece que estemos en matematica porque estamos diciendo: onceavo, doceavo, etc.
    13-Vamos a ver una peicula de nuestra infancia high school musical)
    14-Nos encanto el capi (ya sabemos que ya te lo pusimos pero ta, da igual)
    15- estubimos todo el dia hablando de la novela
    16-Tamos reeeeeeee al pedo
    17-(Sol) tengo hambre y comi todo el dia
    18-No sabempos que mas poner
    19- entonses..
    20- dale latigaso...
    21- nos vamosssssssssssssss
    22- subi prontoooooooo!!!
    23- chauuuuuu!!
    24- besos
    25- Nos gusta el queso
    26- pero es mas rico el jamon
    27- shaitooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  10. AASDGHJKL LA AMEEEEEEEEEEEEE SIGUELAAAAA SIGUWELA (:

    ResponderEliminar
  11. uuooo aqui hay amoor entre Carol y Chris asdfghjl son muy monosos los dos :3
    Y yo con Justin siempre ehh! asdgksb
    Sigue pronto guapa, te quiero <3

    ResponderEliminar
  12. AMOOOOO esta novela, te lo digo en serio! Que lastima que con esto del cole ya no puedas subir tan seguido. Espero que lo de tu mejor amigo se arregle. <3
    @Juusthappiness

    ResponderEliminar
  13. Madreeeeeee,que Carol y Chris van a terminar juntos seguro.

    ¿No tenemos la mejor suegra del mundo? CLARO QUE SÍ ASJKGHSAKGHASKGHSKA.
    Que no tio,que yo quiero mucho a mi Justin.

    Me a encantado cielo :)
    Sigue,te quierooo <3

    ResponderEliminar
  14. HOOLAA asdfghjk me encanta! Siguelaaaaaaaaaaaaa
    Anto.

    ResponderEliminar
  15. Ohh, esos acaban ya, ya juntos, verás tú<3 sjelekemdmdldidssddldwemfofejdk me voy, que está aquí to' dios. AJAJAJJAJAJA va. Me aburro. Y, que pf, nunca sabré como es que escribes así de ajossklssojsnsmslsosksjsksksksjs xd. Adioooooooos.

    ResponderEliminar
  16. Me muero. Me muero. Me muero.
    ¡CAROL Y CHRIS JUNTOS YA!
    Sería super cuqui *-*
    Espero que hoy si me deje comentar. Sino mataré a mi ordenador.
    Pues eso, queso. Que me ha encantado musho.
    Besis. <3
    Cris.

    ResponderEliminar
  17. ¡SIIIIIIIIIIIII! ¡ME DEJA! :3

    ResponderEliminar
  18. Seguila cuando puedas i no t rayes aunq tardaas mucho en escribirlo te seguiriamos apoyando Besos Agus <3

    ResponderEliminar
  19. esto no puede llamarse perfecto es mucho mejor que eso :)

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.