¿Cuántos somos ya?

8 de septiembre de 2012

Never let you go. {118]




Janet había pasado a buscarme. Estábamos de camino a casa en el coche de James. Hacia tiempo que no lo veía. Mi manager había pedido permiso al director para ausentarme para todo lo que me quedaba de día, y éste con gusto aceptó. Llegamos a casa y como era de esperar, mamá no estaba. James se quedó esperando en el coche y Janet subió conmigo a la habitación. No me duché, pues lo había hecho esa misma mañana, sólo substituí la ropa que llevaba puesta por un precioso atuendo que Madison me había comprado {http://www.polyvore.com/cgi/set?.locale=es&id=54173293}. Janet se encargó personalmente de peinarme y maquillarme. Algo natural, más que nada. 

Maquilló mis ojos con una sombra negra que fue difuminando un poco y en los labios aplicó algo de brillo de color rosa palo. Me recogió el cabello en un moño alto, dejando varios mechones de pelo por mis lados. Al tener el pelo ondulado parecía que abultaba más. Cogí un abrigo negro y nos marchamos de la habitación para entrar de nuevo al coche, con James.

***

- Apuesto a que no eres la única que se sintió mal por Jazzy –dijo la entrevistadora riendo.
- No, no lo dudo –contesté- A mí y a Justin nos llegaron después varios mensajes de sus beliebers preguntando por el estado de su hermanita. 
Son realmente dedicadas, se preocupan muchísimo por Justin y todo lo que tenga que ver con él y su familia.
- Pero no te puedes quejar de fans, tienes a mucha gente que te apoya. Y no sólo en Estados Unidos, sino en el resto del mundo.
- Sí, lo sé –asentí con la cabeza sonriendo- Sobre todo en España, ya que es de ahí de donde provengo –añadí riendo- Pero me enorgullece mucho saber que tengo apoyo a casi cualquier parte del mundo.
- Estás muy agradecida de ellas.
- Mucho, pues sin ellas no estaría donde estoy –sonreí tiernamente mirando al público- Aunque bueno, el mérito de mi éxito lo tiene todo Justin. Él fue quién me abrió todas las puertas que necesitaría para llegar a la cima.
- Y hablando de nuevo de Justin –el público soltó unas carcajadas- ¿Cómo lleváis la relación?

No entendí la pregunta. Obviamente se podía ver que nos iba perfectamente perfecto, pues no había indicios de llevarnos mal y discutir seguido. Como en cada pareja, surgían piques. Pero siempre los arreglábamos y al segundo volvíamos a estar igual de bien.

- Me refiero a que claro, cuando empezasteis, todo pareció ser algo pasajero –aclaró ella-, pero acabáis de hacer cuatro meses. Y cualquier adolescente de vuestra edad estaría más o menos yendo de flor en flor. Pero vosotros no, y a pesar de toda la presión que tenéis por esto de la fama, lo lleváis más que bien
- Y bueno, pienso que la base de una relación es la confianza y el trato que hay en la pareja –expliqué desde mi punto de vista- La atracción es un buen partido, pero lo es más el carácter o la personalidad. Y entre Justin y yo, aparte de haber atracción física, porque salta a la vista que él es un chico bastante atractivo; también hay varios puntos de confianza y estabilidad. O sea, nosotros aparte de ser novios, somos amigos. Entonces eso hace que nuestro vínculo se asegure más. No sé si entendéis lo que quiero decir.
- Claro, claro que lo entendemos –aclaró la entrevistadora- Y es todo un mérito, la verdad- sonreí tiernamente- Ojalá siguierais así durante mucho más tiempo –deseó amablemente.
- Gracias, de verdad.
- Y bueno, hay algo que está causando controversia entre tus muchas fans –abrí los ojos sorprendida- Sí, y es el rumor que se ha extendido por ahí de que tu amistad con Christian Beadles ha llegado a su fin.

Suspiré.

- La verdad es que prefiero evadir el tema, pero sólo puedo decir que él y yo no estamos pasando una de nuestras mejores épocas –contesté entristecida tras recordar la conversación telefónica que por desgracia había escuchado entre Jennifer y Chris.
- Así que las cosas están mal.
- Creo que en cualquier amistad, lo que más la fortalece, son las reconciliaciones. Y tengo fe de que en está siempre habrá una por mucho que el enfado sea grave.
- Esperemos que así sea –deseó mirándome afligida- Y una cosa más que ha causado no sólo curiosidad en tus fans, sino en varios adultos. ¿Quién es el hombre que acompaña a tu madre en éstas fotos?

Pasaron unas fotografías por la gran pantalla, en la cual, salía mi madre con el supuesto Thomas del que hace unas noches me habló tan bien. No eran comprometedoras, para nada. Sólo salían dando un paseo mientras charlaban, pero claro, llamaba bastante la atención.

- Un compañero del trabajo –aclaré sonriendo.
- Pero, ¿y tu padre? –preguntó. Tragué saliva- Desde que llegasteis aquí a Atlanta no se ha sabido nada de él.
- Se quedó en España.
- Nos ha llegado información que hace unos meses tuviste un juicio –dijo- ¿Puedes hablarnos de qué se trataba?
- Bueno, no es que sea de mi agrado hablar mucho de esto, pero era para mi padre.
- ¿Qué pasa con él?
- Pues… -tomé aire y traté de relajarme- Nos maltrataba a mí y a mi madre.

La presentadora abrió los ojos enormemente, casi parecía que iban a salirse de órbita. Era increíble como unas simples palabras podían tener tal reacción ante el público.

- Pero, ¿por qué?
- Cuando yo recién empezaba a conocer a Justin y me fui de vacaciones con él, papá bajaba mucho a un bar, donde conoció a una mujer –empecé a narrar- Al principio todo bien y eso, pero la mujer dejó de ir, y papá se había… obsesionado mucho con ella –la presentadora asintió para que prosiguiera- Entonces él, para hacer tiempo esperándola, bebió. Y bebió más al ver que no venía. Así cada día. Hasta que bueno, llega el punto que uno de tantas borracheras pierde la cordura…
- Hasta el punto de llegar a usar las manos –murmuró mirándome afligida. 

Asentí la cabeza con pena.

- Y mamá no me quería decir nada, pero la misma noche que llegué de Atlanta me encontré con el pastel. Papá ya empezaba a… insultarnos o pegarnos.
- ¿Y cómo decidió tu madre ir a denunciarlo?
- Con ayuda de Pattie, sino fuera por ella no estaría aquí cumpliendo mi sueño y rehaciendo mi vida desde cero.
- Fue muy amable haciendo eso, pues.
- Se lo tengo muy agradecido.
- ¿Y tienes algo que decirles a fans que quizá y por desgracia están pasando por lo mismo que has pasado tú? –preguntó mirándome.

Acomodé mi garganta. No sería fácil, pues en esa época había hecho las cosas mal, y si tenía que decirlo todo, no acabaría.

- Lo primero, aceptarlo –yo fui incapaz de creérmelo- Lo segundo, pedir ayuda aunque tu madre se niegue. Si la familia no lo sabe, debe saberlo. Al fin y al cabo son los que más te pueden ayudar. Y si por alguna razón, tu madre no quiere denunciar pero sabe de sobras que lo está pasando mal y que el hombre que le pega no merece seguir viviendo, ves con alguien a poner la denuncia; ya sea una tía, abuela, amigo de tu madre… quién sea, pero alguien de fiar –respiré. Un molesto nudo en la garganta había empezado a formarse- Porque lo peor que podéis hacer es tener que ver como los días pasan y la bestia aún sigue en casa.

El público aplaudió tras mis palabras y ésta vez, me sentía apoyada, querida. Normalmente me solía sentir así gracias a mamá, Justin o amigos íntimos como Julia, Cait o Carol… pero hoy más que nunca necesitaba que me subieran la moral. ¿Y quién mejor que mis fans? Ellos siempre estarían ahí para mí.

- Eres una chica fuerte, ___ . Demasiado fuerte para lo que has tenido que soportar a tus cortos quince años –asentí con la cabeza encogiéndome de hombros a la vez- Tus fans tienen un gran ejemplo a seguir.
- Sólo quiero decir una cosa más antes de que se termine la entrevista –pues ya se nos acababa el tiempo. Miré al público y sonreí tiernamente- Nunca os rindáis, no agachéis la cabeza. No tengáis miedo a contar vuestros problemas, pues así es como los podéis solucionar; con ayuda de vuestros seres queridos o amigos. Sois mis pequeñas luchadoras, y lo sabéis.

***

- Buena entrevista, ___ –me halagó Janet.
- Gracias –le sonreí mientras tomaba una botella de agua que alguien de producción me había dado.
- Me has dejado bastante sorprendida con el discurso que has dado –acomodé mi cabello- Ha sido muy tierno referirte a tus fans como ‘pequeñas luchadoras’.
- Así es como son, fuertes y luchadoras –aseguré sonriéndole.
- Oye, James está fuera, ves tú –dijo mirando la hora de su reloj. Apenas eran las doce y media.
- Pero, ¿y cómo vendrás tú? –pregunté frunciendo el ceño.
- Llamaré a un taxi, tengo que hacer unas cosas –me dio una palmadita cariñosa en el trasero- Venga.
- Voy, voy –reí divertida.

Salí despidiéndome de cierta gente que resultaba ser conocida, o al 
menos eso creía. Aun así saludé a todo el mundo. Cuando salí, nada más bajar las escaleras, me encontré con varias fans. Varias, por no decir una multitud. Algunos guardaespaldas estaban arriba vigilando si todo iba bien, pues tenían que cuidar por mi seguridad. Tratar con tantas chicas eufóricas por conseguir un abrazo o una foto no era tarea fácil. Pero, ¿por qué no salía James del coche a socorrerme? Esto cada vez se me hacia más, difícil. Y los empujones e insultos iban aumentando a medida que la gente tenía sus autógrafos.

- Chicas, me gustaría firmaros a todas, pero es que sois demasiadas –dije amablemente mientras le entregaba la cámara a una de mis fighters.
- ___ , la última, por favor –pidió un grupo de chicas acercándose a mí.

Acepté gustosamente y me saqué la foto con ellas. Un minuto más tarde estaba ya dentro del coche. Exhausta. Con la respiración agitada y los pies doloridos, pues varias fans me habían pisado sin querer.

- James, te odio, podrías haber ido a ayudarme –me quejé una vez dentro del vehículo, en la parte trasera, mientras me quitaba los tacones- Eran demasiadas fans y los de seguridad sólo miraban.

Él no contestó. Me extrañó bastante.

- ¿James? –me incliné hacia él y me sorprendí cuando me llevé un beso en los labios de su parte.

El corazón me latió más rápido de lo normal. Me había puesto nerviosa. ¡Qué hacía James besándome! Pero pronto ese nerviosismo pasó a enojo. Justin reía como loco tras mi reacción.

- ¡No le veo el chiste, Bieber! –grité golpeándole el brazo.
- Tendrías que haber visto tu cara –se mofó aun carcajeando animadamente.
- ¿Has terminado? –pregunté molesta.

Él dejó de reírse.

- Lo siento, pensé que sería… -interrumpí su excusa presionando de nuevo mis labios con los suyos-… divertido.
- Feliz cuarto mes, cariño –lo felicité sonriendo sobre sus labios.

Él sonrió y me besó de nuevo, pero fue algo corto. Con impulso cogí mis tacones y me senté en el asiento del copiloto, pasando por todo lo que eran las marchas y cosas de esas. Él carcajeó al ver mi habilidad para pasar al asiento delantero.

- ¿Y se pude saber qué haces aquí? –pregunté cuando encendió el motor del coche.
- Sorpresa –dijo mirándome por un segundo para luego voltear hacia atrás y salir del aparcamiento.
- ¿Sorpresa? ¿Qué pasa, Bieber? –pregunté confusa.
- Te llevo a comer, princesa –me informó sonriendo mientras miraba a la carretera. Había salido ya de ese callejón.
- ¿Podemos parar antes a mi casa? Quiero cambiarme.
- ¿Estás segura? –preguntó arqueando una ceja- No es ningún McDonald’s, eh –avisó arqueando una ceja.

Ahora que lo miraba mejor, iba arreglado para lo que normalmente solía llevar. Los pantalones y las Supras eran negras, pero al camisa era de un color azul marino. El  pelo lo llevaba en punta, como habitualmente se lo solía peinar. En sus orejas destacaban unos pendientes oscuros y brillantes. Vale, me llevaba a un restaurante de éstos pijos.

- Sabes que me conformo hasta con una hamburguesería.
- No te atrevas a pensar que te llevaré a un sitio tan cutre a celebrar nuestro cuarto mes.

Le sonreí. Al fin y al cabo se había preocupado por celebrarlo, como cada mes que pasaba. Siempre, siempre solía tener algo con lo que festejar. Era detallista, pero no detalles materiales, sino emocionales. A veces me gusta más pasar una tarde a solas con él, que llevármelo de compras con su tarjeta de crédito. Cosa que no ha pasado ni pasará nunca. Creo que tengo suficiente dinero como para pagarme mis gastos.

Llegamos a un restaurante y él se bajó del coche antes. Me esperé en el asiento, pues sabía que iba a abrirme la puerta como el caballero que era. Salí con ayuda de su mano y cerré la puerta tras mi paso. Entramos al local y esperamos mientras una puerta opaca que había delante de nosotros nos impedía la visión del salón.

- Buenos días.
- Tengo una reserva a nombre de Justin Bieber.
- Un momento, por favor –pidió el mesero con un elegante traje de color negro y una pajarita roja. El bigote a juego con la ropa hizo que tuviera que reprimir una risa. No es que me riera de él, sino de la cara que había puesto Justin al ver cómo se rascaba el bigote. Moviéndolo de un lado al otro con ayuda de la boca.

Le di un codazo en las costillas para que no acabara riéndose mientas el hombre buscaba su nombre en la libreta de cuero negro que tenía delante. Él me miró divertido y acabé riéndome, pero no tan exagerado como creí que pasaría. El mesero alzó la vista.

- Síganme, por favor.

Abrió la puerta y un elegante salón captó toda mi atención. No había mucha gente, pues era temprano. El color marrón dorado del suelo y las paredes hizo que me sintiera en un autentico palacio real donde se celebraban las más lujosas fiestas de la corte. Las mesas estaban decoradas por un mantel granate y un pequeño centro de flores blancas. 
Eran lo suficientemente pequeñas como para no tener que apartarlas para poder ver a la pareja que se sentaba delante.

Nos condujo al final del local. No es que estuviera muy apartado, pero tampoco estaba en el centro, donde cualquiera podía vernos. El hombre quitó rápidamente un pequeño cartel en el que ponía ‘reservado’. Se marchó antes de decir un ‘que disfruten’. Justin retiró mi silla como siempre hacía y después se sentó él.

- Y bueno, ¿qué te parece? –preguntó sonriéndome.
- Como siempre vuelves a pasarte –especulé aun observando el lugar- No me merezco tanto, Justin.
- Sabes que odio que digas eso –arrugó la nariz- Te lo mereces todo.

Me crucé de brazos ceñuda. Después de haber notado la tierna mirada de Justin, solté una carcajada. En el fondo moría por reírme. Cogí la carta y la miré. Todo eran nombres raros. No sabía ni si era comida. Muy extraño todo, la verdad.

- ¿Has comido aquí antes? –pregunté confusa.
- Sí, pero pocas veces –respondió- ¿Quieres que compartamos un plato los dos? Así, por probar y tal.
- Claro, pero, ¿qué pedimos? –volví a releer la carta y él hizo lo mismo.
- No lo sé –calló durante unos segundos- ¿Qué te parece ternera con salsa azul?
- ¿Qué? –pregunté abriendo mis verdes ojos- ¿Y eso qué es?

Él soltó unas carcajadas.

- Ternera con salsa de queso, queso azul.
- Anda –asentí con la cabeza no muy convencida- Pensaba que sería…
- ¿Azul? –terminó él mi frase.
- Sí –dije riendo.

***

Después de haber estado un buen rato en el restaurante comiendo y hablando, fuimos a dar un paseo. El cual fue bastante tranquilo, pues no se acercaron más de dos o tres fans a pedir fotos o autógrafos. Hablamos de todo, y en ese todo estaba incluido, como siempre, el tema de Christian y Jennifer. Le conté a Justin que empezaba a sospechar que a Caroline le empezaba a algo más que gustar mi ex mejor amigo. No la conocía de mucho, sólo de haberla visto un par de veces al salir del instituto conmigo, pero nada más.

- Oye, vámonos a casa –le pedí. Tenía quedarle su regalo.
- ¿Por qué? Estamos bien así –se quejó meciendo nuestras manos unidas.
- Quiero ir a casa –hice un puchero y él asintió- Te quiero, Biebs –besé su mejilla y él sonrió dulcemente.

Volvimos al coche y condujo hasta mi casa. Apenas eran las tres y media de la tarde. Mamá no había llegado, claro. Duda de si Julia estuviera en casa, posiblemente estaría con Chaz por ahí. Y si por casualidad estaba, seguro que con compañía de Somers.

Abrí la puerta y me encontré a mis dos amigos discutiendo por el mando de la televisión. Tras dejar caer las llaves en el sitio de siempre, éstos cesaron los gritos y forcejeos por el objeto que tenían entre manos. Me miraron y les sonreí. Nos acercamos a ellos y Justin saludó a Chaz con el típico juego de manos.

- ¿Qué tal os lo habéis pasado? –preguntó mi amiga incorporándose.
- Bien, como siempre –me encogí de hombros y sonreí.
- Besos, y esas cosas, como siempre –dijo Justin con desinterés.
- Lo dices como si no te hubiera gustado –aunque habíamos hablado más que besarnos, vaya.
- Es que no me gusta –abrí los ojos como platos.
- Me encanta –Chaz puso voz de idiota.
- Eh, lo iba a decir él –le pegué en el brazo y reímos.
- Ahora en serio, ¿qué habéis hecho? –preguntó Julia. Se quedó callada un segundo- Da igual, lo veré en vuestra página oficial.
- ¿Tengo una página oficial? –pregunté sonriendo.
- ¿Una? ¿Sólo una? –preguntó ésta vez Somers, pero retóricamente.
- Tienes unas cuantas, pero la que más sigo es ésta –me enseñó la pantalla de su móvil y ahí estaba la cabecera de la web, con una foto mía y el logo al lado “___ ___ Spain Fans- Es la misma que la de Justin, sólo que con tu información y eso –añadió.
- Oh, pues no lo sabía –admití encogiéndome de hombros.
- Ahora sí –dijo Justin riendo. Solté unas carcajadas más bien falsas, pero luego estallé a reír por la cara de idiota que había puesto.
- Oye, ahora vengo –me levanté y Bieber hizo lo mismo- Ehm…, me sé el camino a mi habitación, no hace falta que me acompañes.
- Oh, vale borde –se quejó sentándose de nuevo.

Le sonreí mientras negaba con la cabeza y me incliné hacia él para coger su cara y besarle un poco. Sí, estaba delante de mis amigos. Y quizá eso no estaba entre mi gran lista de cosas que me gustaban hacer, pero quería hacerlo. Uno, porque quería. Y dos, para que a Justin se le pasara el ‘enfado’.

Me separé de él y oí como reía. Subí las escaleras y corrí hacia mi habitación a buscar el regalo que le había comprado a Justin. Sé que no le gustaba que le regalara nada, pero en nuestro segundo mes me regaló el picnic ese romántico. El tercero me trajo unas flores y en éste la comida tan cucki. Hoy me tocaba a mí hacerle feliz. Bajé las escaleras con las manos detrás de la espalda y me senté en el sofá, a su lado, aun con el regalo escondido detrás de mí.

- ¿Qué tramas? –preguntó arqueando una ceja.
- Nada –me giré a ver la pantalla de la televisión ya iluminada, veían Jersey Shore.
- ___ .
- Oye, Justin –lo llamé- ¿Ryan no era de los Lakers?
- Sí, ¿por qué?
- Ah no sé –me encogí de hombros- Es que me acabo de acordar que el viernes de la semana que viene juegan contra los Celtics y como le había llamado para que viniera a visitarnos, supongo que no te importará usar estas entradas y acompañarlo, ¿verdad? –saqué cuatro entradas de mi espalda.
- ¡___ ! –gritó emocionado cogiéndolas- ¡Te amo, joder!

Me abrazó fuertemente y besó mi boca varias veces seguidas. Chaz miraba las entradas con adoración. Entonces los dos se dieron cuenta. ¿Cuatro? ¿Cuatro entradas?

- Oye, cielo –me llamó frunciendo el ceño- ¿Por qué cuatro entradas?
- Una para ti y para Ryan –le di dos de las cuatro- Otra para Chaz –se la entregué a mi risueño amigo- Y bueno, la última es para Christian.

Los tres se quedaron un poco calados. ¿Para Christian? ¿Por qué me preocupaba tanto en él si me había dejado claro que no quería saber nada de mí? Bueno, la verdad es que me sentiría mal si compraba entradas para Chaz, Ryan y Justin y él se quedaba sin ir. Al fin y al cabo, que yo esté enfadada con él no quiere decir que ellos lo tengan que estar.

- Eres la mejor persona del mundo –Justin besó mi mejilla y me abrazó fuertemente por los hombros.
- Bueno, ¿qué tal si hacemos algo… entretenido? –propuso Julia.
- ¿Cómo qué?
- Podríamos ir a practicar skate –dijo Somers. Justin asintió.
- Ya, y nosotras que no sabemos ni poner un pie sobre la tabla nos quedamos ahí mirándoos.
- Nos quitaremos la camiseta –Justin arqueó las cejas varias veces tratando de provocarme.
- Hace frío así que no te quitarás nada –le regañé.
- Jo –se quejó haciendo un puchero.
- Podríamos…
- ¡Mierda el examen! –interrumpió Julia a su novio.
- ¿Qué examen? –preguntamos los tres restantes al ver cómo se levantaba tan precipitadamente del sofá.
- Yo mañana tengo un examen de ciencias –se colocó las zapatillas de andar por casa y besó los labios de su novio- Lo siento, chicos, pero tengo que irme a estudiar, sino me crujen.
- Anda, ve –palmeé su trasero amistosamente riendo y Chaz me miró mal- Eh, que es mía.
- De eso nada –me contradijo- El único que tiene derecho a tocar su culo soy yo.
- Yo la encontré antes que tú, me pertenece.

Ella y Justin soltaron unas carcajadas.

- Tira, van a seguir discutiendo aunque tú estés estudiando –dijo Justin riendo.
- Adiós –subió las escaleras corriendo y al cabo del minuto oímos la puerta cerrarse.
- Podríamos ir al centro comercial –propuso Justin mirándome.
- ¿Los tres? –pregunté.
- Llamamos a Cait… y a Chris –él me miró algo afligido tras el último nombre.
- No creo que sea buena idea juntar a esos dos, Justin –dijo Chaz.
- Eh, creo que somos mayorcitos como para sabe comportarnos.
- Entonces, ¿los llamamos? –preguntó Justin con el teléfono en la mano. 
Asentí con la cabeza y empezó a marcar el número- Hey, Chris. ¿Os apetece a ti y a tu hermana dar una vuelta por el centro comercial?



|| Al día siguiente || 

Viernes. Último día de la semana y quería morir. Julia hoy tenía el examen y se había pasado la tarde de ayer encerrada en su habitación. Ni siquiera bajó a cenar. Le tuve que hacer yo un sándwich y subírselo porque me sentía mal. No me gustaba que no comiera. Justin, los chicos y yo habíamos ido a dar una vuelta por el centro comercial. El ambiente entre Beadles y yo fue algo tenso, pues tenía ganas de llorar cada vez que saltaba el tema de Jennifer. Me sentía como la mierda, él me había cambiado por ella. Se había olvidado de nuestra amistad por el estúpido noviazgo que mantenía con Orton. Me parecía penoso y patético de su parte.

Y bueno, como siempre digo; a quien madruga, Dios le ayuda. Así que esa mañana me había levantado más pronto de lo normal para estudiarme antes de ir a clase las nuevas lecciones que daríamos hoy en algebra, para no ir tan desorientada mientras el profesor explicaba.

Me duché y me vestí así http://www.polyvore.com/cgi/set?.locale=es&id=58307813. Me dejé el pelo suelto, recogiendo el flequillo hacia los dos lados con unas cuantas horquillas. Siempre me había tenido debilidad por mi cabello. Ésta vez me lo alisé, nada de ondas. Me puse un poco de brillo y me delineé los ojos con lápiz negro, haciendo que el color verde resaltara más. Bajé al piso de abajo y como cada mañana, Julia y mamá ya estaban desayunando.

- Siempre eres la última, hija –se quejó mamá poniéndose el reloj de pulsera de oro que le había regalado mi tía en su anterior cumpleaños.
- Pues me he levantado antes de lo normal –expliqué preparándome un bol con leche y cereales- Es que empezamos un tema difícil y quiero estar algo atenta. Que siempre me pierdo en las explicaciones.
- Oh, qué aplicada –dijo Julia riendo.
- ¿Y tú qué tal con el examen de ciencias? –pregunté sentándome a su lado- ¿Te lo sabes todo?
- Sí –asintió con la cabeza y me metí una cucharada en la boca- ¿Qué harás esta tarde?
- Ir al estudio –respondí con la boca llena.
- Cerda –musitó por lo bajini.
- Bueno, chicas –mamá se colocó el abrigo y cogió su bolso- Yo me voy ya.

Nos dio un beso en la frente a cada una.

- Hoy saldré a tomar algo –avisó. O sea, que no llegaría a las cinco.
- Con Thomas –Julia y yo alzamos las cejas rápidamente mientras la mirábamos- Si eso dile que se venga aquí a casa.
- ___ , no vamos a venir a casa –dijo tajante para luego estallar a risas- Sois tontas, eh.
- Por la mañana es normal –me defendí.
- Por la mañana, por la tarde y por la noche –añadió Julia riendo.
- Tú también, idiota –le di un codazo.
- Bueno, no la lieis mucho –nos volvió a besar- Y suerte con el examen, Julia.
- Gracias –abrió la puerta y se marchó.
- Pues tengo ganas de conocer al tal Thomas ese, eh –dije levantándome de la silla y llevándome el bol al fregadero.
- Y yo –hizo lo mismo que yo y se apoyó en la encimera- ¿Crees que estén saliendo?
- No creo –me encogí de hombros- O sí, no sé.
- Anda, subamos a lavarnos los dientes o llegaremos tarde a clase.
- Mande –le hice caso y subimos. A los cinco minutos ya estábamos en el coche- Tengo ganas de que se acabe ya la puta semana.
- Ala, bestia –alargó la ‘e’ sin mirarme, pues conducía. Se quedó callada durante unos segundos- Yo también. Mañana me quedo durmiendo hasta las tantas.
- No flipes, mañana tengo que ir al estudio y quiero que me acompañes.
- Joder, melona –se quejó.
- Tengo que grabar –la miré haciendo un puchero- Y creo que Justin no podrá.
- Pues… ¿y tu madre? –se quería escabullir.
- Bueno, gracias –me crucé de brazos y ella soltó una carcajada- Mi propia fotógrafa me traiciona por un par de horas de sueño.
- Si después me invitas a un Starbucks te acompaño –chantajeó.
- Hecho –acordé.
- Guay.

14 comentarios:

  1. OH YEAH, LA PRIMERA EN COMENTAR lml
    Julia se ha sobao' antes de que publiques MUAHAHAHAHA Ahora se jode, ah y quiero que Chris y _______(tn) hagan las paces, jum. La liamos parda en la fiesta, ¿cierto? JÉ. Estoy deseando que te despiertes y subas capítulos JOJOJO FELIZ NAVIDAD (?)
    Apuesto lo que sea a que las fans se llamarán 'Small Fighters'.

    ResponderEliminar
  2. JO.AJAJJAJAJAJJAJAAJJAJAJAJ ME IMAGINO AL HOMBRE CON EL BIGOTE AJAJJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJA ME MEOOOOOOOO AJAJJAJAJAJAJJAJAJJAJAJ ! Q BUENA YO 4 ENTRADAS Y CHRISTINA ESTABA INCLUIDO A LA IMBITACIÓN .AJÁ SOY BUEN PERSONAAAAAAAAAAAA :)

    Thomas UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUH AJJAJAJAJJAJAJJAAJ Q MIREDA VA A PASAR CON LA FIESTA DE LA PUTA ESE¿? AJAJJAJA SI SE LA CAGO TODA VA A ESTR DEMAS.CLARO OJALA CHRISTIAN DESPIERTE Y SE DE CUENTA Q ES UNA

    PERREDEMIERDAQUENOSIRVEPARANADAYQUELEIMPORTA3HUEVOSCHRIETIANQUESOLOLOUSA

    PERO BUENO ESO ES SI VS ARREGLAS TODO.Y ESPERO Q SEA PRONTO :)

    ResponderEliminar
  3. LO AMOOO COMO SIEMPREEEEE REVISARE CADA HORA ESPERANDO COMO SICOPATA EL SIGUIENTE CAP Y ESO K TENGO PRUEBA DE CIENCIAS PRONTO ASI K SI ME SACO UN 1 SERA TU CULPA

    ResponderEliminar
  4. Justin estará contento con el regalo... dasfhjksdal Es más mono él :3 Jennifer me está poniendo de los nervios, a esa la cogia yo y bueno la que se arma... hfjskdl
    Espero el siguiente DESESPERADA.
    Un beso preciosa! <333

    ResponderEliminar
  5. ASGFHASJKFLÑSDHSFJKG NO TE LO HE DICHO, ESTO:
    "Nunca os rindáis, no agachéis la cabeza. No tengáis miedo a contar vuestros problemas, pues así es como los podéis solucionar; con ayuda de vuestros seres queridos o amigos."
    Me ha echo soltar unas lágrimas hfjkfl :'')

    ResponderEliminar
  6. Jajdiehenflfodjdjd jo, si akifjendkgofjfkf encima de todo entrada pa' Chris pues eso. Que soy buena(?) Bueno, haber cuando mierda se perdonan y deja ya a la Jennifer esa eh. Akkdkrjejfkfflif quiero a Justin<3

    ResponderEliminar
  7. AAAAAAAAh jajajaj me encanta, sigue así! Me muero por saber que pasa entre ___(tn) jeje y Chris!! xD Lve JB! =]

    ResponderEliminar
  8. Ohhhh me encantaron los capitulos eres una crak escribiendo, es la mejor novela que e leido madre mia....!! AHH i espero que con las entradas Christian se de cuenta de una muy buena amiga que tiene y que la esta perdiendo con su maldita Jenifer GRRRRRR..... vamooos animos estoy impaciente por leer el siguiente capitulo!!! :D

    ResponderEliminar
  9. OOOOOOOOOOOOOOOOOOOLO, una cenita ahí a lo finolis.
    AJAJA, y la entrevista, jo. Que mona, en serio. Esta mañana estoy mu' sensible JAJA.
    Uh, un examen jskdfnsdf :c JAJAJA me tienes que invitar al sturbucks ê.e
    Bueno, me leo el siguiente, melona
    te amo<3

    ResponderEliminar
  10. LA ENTREVISTA QUE MONOSA SGASJGDHADKUGHSK,SI ES QUE LA MINA SERIA UNA ÍDOLA TREMENDA A LO MILEY CYRUS HOSTIE!

    JAJAJAJAJAJAJA LA JULIA TE SOBORNA POR EL STARBUCKS,NO ES LISTA NI NA'.

    MIRA QUE HAY QUE SER BUENA PERSONA PARA INVITAR A LA ARDILLA EHH,APLAUSOS POR FAVOR OCNO.

    Puessssssss voy a por el siguiente sjghajgs.

    ResponderEliminar
  11. hola soy nueva lectora!!! Me alegro que haya agarrado tu novela en medio de un maratona! Ahora esperar al siguiente

    ResponderEliminar
  12. Me encanto el capiii! me cague de la risa cuando lei lo del auto y lo del bigote jajajajjajajajjajaja ljfnvclbn fljbvncl jfnclnflcvvfbnfjbvjbfjlbvxaklwhndfsclejwlkcdnsljvcnldfjsnvlckndslvcndljbvcjlbdsj quiero que este todo bien con Chris:( añskhduckafchbendjk. Que lindo regaloooo que tuvo Justin y a la vez Chris, Chaz y Ryan, 4 entradas para ver una partido:). besosssssssssssss!!!

    ResponderEliminar
  13. JOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO, QUE MONOSIDAD LO DE LA COMIDA Y LO DE LAS ENTRADAS GTTHRGHXYSDGFNHYTDG, y que conste que también he invitado a christian, si es que soy mas buena personaaaaa :333 YA(?) JAJAJAJJAJAJAJAJJ, tio joder quiero reconciliarme ya con chris y que deje a la guarra de jennifer ya y que salga con carol, YA sería muy tfyjhrystegdbtrgf*O* quiero que sea ya la fiesta quiero liarla JEJEJEJEJEEJE, sigo leyendo<3

    ResponderEliminar
  14. Jshuasvhsjavaysh cuatro meses ya, joder. SIGO LEYENDO! :)

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.