¿Cuántos somos ya?

20 de agosto de 2012

Never let you go. {110; 111}

· Capítulo 110 – La asaltacunas.

Hoy hay que felicitar a Alicia (YouMakeBig), que es su cumpleaños. Felicidades, bonita. Este doble capítulo va por ti, por ser una de las seguidoras más fieles y tiernas que tengo. ¡Disfruta de tu día, que te lo mereces!


- Oye, ___ (tu madre) –habló Julia- ¿No irás a llamar a mis padres, no? Ellos dijeron que a la mínima me iba a España y… -miró a Chaz y luego a mí- no quiero eso.

Mi madre suspiró desde el otro lado del teléfono. Miré afligida a mi amiga, ojalá dijera que no.

- No, no les diré nada -¡bien!- Pero prométeme que estudiarás para todos los exámenes que quedan.
- Lo prometo –contestó mi amiga sonriente.
- Y tú, ___ –ya me daba miedo cuando decía mi nombre- 
Más te vale estudiar y comportarte en clase, como me tenga que llamar otra vez el director quedas castigada sin salir de casa hasta cumplir los cuarenta.
- Lo prometo, lo prometo –dije rápidamente. Los chicos no paraban de reírse.
- Bien –aceptó mi madre resignada- Por cierto, ¿qué tal las pruebas, Julia?
- Oh, he aprobado –respondió.
- ¡Me alegro muchísimo, cielo!
- Gracias.
- Bueno, os tengo que dejar –dijo- Lo dicho, portaos bien, estudiad, no os vayáis a dormir muy tarde y sabéis que podéis dormir, comer y cenar en casa de Pattie.

- ¡Sí, ya lo sabes de sobras, ___ (tu madre)! –gritó Justin para que se enterara mamá.

- ¿Están los chicos en casa? –preguntó refiriéndose a Chaz y a Justin.
- Sí, pero tranquila, ya se iban –mentí para que no se  pensaba que haríamos cosas malas.
- No importa, sé que puedo confiar en vosotras –dijo- Porque puedo confiar en vosotras, ¿verdad?
- Claro, claro –contestamos las dos a la vez.
- En ese caso, me marcho ya, chicas –dijo suspirando- Nos vemos el sábado por la noche.
- Adiós, te queremos –nos despedimos Julia y yo al unísono.
- Y yo a vosotras, y a los chicos también –dijo esto último riendo.

- ¡Igualmente! –gritaron nuestros novios, haciendo que mamá riera.

- Adiós.
- Chao –y colgué.
#Fin de la llamada telefónica#

- ¡No me voy a España! –gritó Julia para empezar a celebrarlo.


|| Unos días después ||

Estábamos a viernes. Hoy tenía el examen y no estaba para nada nerviosa. Me había tirado estudiando durante toda la semana tras la amenaza de mi madre, y Julia también. Prácticamente no quedábamos con los chicos para nada cuando salíamos de clase, nos dedicábamos a encerrarnos en la habitación y a tirarnos horas estudiando. Aunque claro, yo tenia que ir cada día al estudio al menos dos horas para componer algo para el disco que de momento, no teníamos ni portada, canciones ni mucho menos fechas para lanzarlo a  la venta. Apenas tenia media canción. Esto de hacer un cd es bastante complicado y lento, la verdad.

Cuando el reloj sonó no tardé ni medio segundo en levantarme de la cama. Hoy estaba dispuesta a darlo todo de mí. Hice la cama y me metí en la ducha. Cuando estaba bajo el chorro del agua caí en la cuenta que no había cogido ropa. Salí envuelta en una toalla blanca cuando acabé de enjuagarme el pelo y caminé hacia el armario a buscar qué ponerme. Opté por esto http://www.polyvore.com/cgi/set?.locale=es&id=51865815
Dejé mi cabello suelto y salí de la habitación para pasarme por la de Julia y ver si estaba ya despierta, ya que anoche se había acostado tarde haciendo un trabajo y lo más seguro es que se hubiese quedado en la cama unos minutos más. Me sorprendió ver la cama vacía, la verdad. 
Pasé de largo y bajé las escaleras, a medida que llegaba al último escalón, pude ver mejor como Julia preparaba el desayuno de las dos.

- Buenos días, blanca flor –la saludé ayudándola a preparar el resto.
- Hola, melona –me besó la mejilla y dejó un par de tostadas sobre un plato para llevarlo después a la mesa.
- ¿Qué tal has dormido? –pregunté sirviendo los zumos de naranja.
- Me tomé una tila y me quedé frita a medio trabajo –negué con la cabeza mientras me sentaba a su lado y empezaba a desayunar- ¿Y tú, qué tal llevas lo del examen?
- Genial, fijo que apruebo –le sonreí mientras masticaba la tostada con mermelada que segundos atrás había estado untando.
- ¿Ésta tarde tienes que hacer algo? –preguntó.
- Sí, voy al estudio. ¿Quieres venirte?
- Vale –aceptó encogiéndose de hombros.

Terminamos de desayunar y fuimos a lavarnos los dientes. Cogimos nuestras mochilas y partimos hacia casa de los Beadles, como cada mañana, nos íbamos juntos.

- Buenos días, cariños míos –saludé.
- Oh, qué alegría tan mañanera –dijo Christian riendo- ¿Qué pasa hoy?
- Nada importante –respondí sonriéndole para después besarle la mejilla- ¿Qué tal estáis?
- Yo bien –contestó el chico que tenia rodeando mis hombros- Ella mal.
- ¿Por qué? –pregunté mirando a Cait.
- No he dormido nada por lo del trabajo.

Julia soltó unas carcajadas.

- Es para la semana que viene, boba –le recordó mi amiga.
- Ya, pero yo este fin de semana voy a estar fuera con una amiga, y entre semana no podré hacerlo por culpa de los exámenes –explicó la castaña cuando empezábamos a caminar hacia el instituto.
- Oh, yo lo he dejado a medias –dijo Julia- Intenté acabarlo anoche para así estar tranquila el resto de días que quedan, pero me tomé una tila y me quedé sobada encima de los libros.

Los chicos y yo soltamos unas carcajadas.

- ¿Has estudiado para el examen o vas a copiar como tu amiga Julieta? –me preguntó Beadles mirándome.
- ¿Cómo que Julieta, enano? –ella le revolvió el pelo mientras reía.
- He estudiado, he estudiado –respondí su pregunta sonriéndole- No sé ni cómo me lo he hecho, cada día iba al estudio unas dos horas y quedaba agotada, la verdad.
- Y encima con los deberes y eso –añadió él- Tú molas.
- Lo sé –dije riendo.
- Oye, ¿haces algo esta tarde? –me preguntó.
- Supongo que ir al estudio –me encogí de hombros- ¿Por qué?
- Por si querías venir conmigo a darte una vuelta, Cait se va hoy con la amiga esa, Julia seguro que estará con Chaz. Y Justin…
- No sé que hace Justin, le digo a ver si le apetece dar una vuelta y te llamo, ¿vale?

Habíamos llegado ya al instituto, aunque como todavía quedaban un par de minutos para entrar a clases, nos quedamos en el patio hablando. Julia se fue con Cait, ya que ellas estaban en otra parte del recinto y no querían llegar tarde, pues se entretenían hablando por el camino. Chris y yo nos sentamos en un banco a repasar un poco el examen que teníamos a última hora.

- Hola, Christian –saludó una voz femenina que pasaba por delante de nosotros.

Alcé la vista y me encontré a una despampanante morena, unos tejanos tan ajustados que si ponías una moneda en los bolsillos podías ver de cuánto era, una camiseta roja y unas Vans del mismo color. Los ojos maquillados de un negro intenso y unas pestañas rizadas que daban envidia. Puro contenido sexual en esos pechos exuberantes que dejaba al descubierto con esa camiseta tan escotada. Cualquier chica podría sentir envidia de aquella figura con curvas que se había plantado delante de mí y de mi amigo ahora boquiabierto.

- Hola, Jennifer –dijo casi balbuceando.
- Anoche vi el vídeo que colgaste –comentó piba esa. Estaba enrollándose un mechón de pelo en uno de sus dedos, toda coqueta ella.
- ¿Sí? –preguntó impresionado, o más bien, ilusionado- ¿Y qué te ha parecido?
- Te veías sexy –rió amargamente, produciéndome un dolor de cabeza increíble.

Christian empezó a sonrojarse como un idiota, no podía ver más aquella escena. Me fastidiaba que una putilla de último curso coqueteara con mi amigo cuando jamás se le había acercado. Y lo peor era que a Christian se le caía la baba por aquella morena hueca.

Volteé los ojos y me encontré con Caroline, la ex integrante del grupo de Sam. Estos últimos días había cambiado muchísimo. Y no sólo en su personalidad, ya no era arrogante como la jefa de su ex pandilla la obligaba a ser. Ahora era gentil, amable. Más bien, ella siempre lo había sido, pero las compañías aquellas le habían hecho ser de una forma distinta. Y muy distinta, vaya. Ahora casi no se le veía el pelo por la calle, jamás me la cruzaba con tanta regularidad como hacia  al principio de curso. Siempre estaba metida en la biblioteca y vestía con ropas sencillas a comparación de las que solía llevar antes. Había dado un giro de trescientos sesenta grados. Casi no la reconocía.

Pasó por mi lado y me sonrió, pero al ver al chico que tenia al lado, rápidamente bajó su mirada avergonzada, aunque una sonrisilla se asomaba por debajo de la nariz. Conocía eso, le gustaba. Alzó esos bonitos ojos celestes y al encontrarse con la fatídica Jennifer, su mirada cambió a decepción.

- Oye, Chris –le tuve que dar un par de golpes en el hombro para que me hiciera caso, pues la piba aquella le tenia hipnotizado- Me voy ya a clase, te dejo hablando con ella.

Me levanté y recogí el libro y la libreta que había sacado para estudiar un poco. La morena me miró sonriente y me tendió la mano con una perfecta manicura francesa hecha.

- Jennifer Orton –estreché su mano casi por obligación y sonreí, aunque más bien me salió una mueca.
- ___ .
- Sí, te conozco –dijo riendo- Eres famosa.
- Ya –me rasqué la cabeza con la mano que antes estaba estrechando la suya y miré a mi amigo- Adiós, Christian.
- Después voy yo.

***

Última hora, el examen empezaba en diez minutos. No estaba nerviosa, para nada. Había estado estudiando toda la semana como una loca y me merecía un jodido diez. Aunque con un siete y medio me conformaba de sobras. Miré a Christian, aun seguía un poco perturbada por la escena de esta mañana con la chica dos años mayor que nosotros. ¿Qué quería la asaltacunas esa? Él alzó la mirada  y me sonrió como siempre hacia, con ese particular brillo en los ojos y ese rubor en las mejillas que tantas veces había hecho que me volviese loca meses atrás. Aunque ahora, por el momento y para siempre, el único que me volvía loca con sólo una mirada, era Justin.

El tutor llegó y dejó su peculiar maletín de cuero marrón sobre el escritorio, avisando al resto de los alumnos que andaban algo despistados que había llegado.

- Bolígrafo azul y corrector líquido –anunció los únicos utensilios que podíamos usar durante la prueba. Sacó unos folios mientras la gente buscaba el material reglamentario. Empezó a repartirlos- Ya sabéis que si os pillo copiando os pongo un cero directamente en la asignatura –terminó de repartirlo todo y nos hizo separar las mesas de nuestros compañeros para así no poder mirar sus respuestas- Podéis empezar.

Antes que nada puse el nombre, el número de lista y la fecha en la que estábamos. Me leí las preguntas en medio minuto, así, de pasada. Me  las sabía todas. En mi cerebro, una multitud de fechas e información se acumulaban para que el bolígrafo lo soltara todo rápidamente, escupiendo todo lo que había empollado durante la semana.

En menos de media hora había terminado el examen, así que puse el folio boca abajo y me crucé de brazos para que el profesor notara que había acabado. Y no tardó en darse cuenta. Aunque cuando posó la mirada en mí, pareció sorprenderse demasiado, pues había sido la primera en terminar. Ni Caroline, que por el momento era la más aplicada en clase, había acabado.

Me incorporé en la silla cuando vi que el tutor se levantaba de la suya para venir a recoger mi prueba, aunque el sonido de la puerta hizo que su mirada dejara de posarse en la mía para posarse en el lugar del que provenía el toqueteo de nudillos. Apareció el director y ¿Janet? ¿Qué hacía ella ahí? Me sonrió, mostrando esa perfecta dentadura blanca y haciendo que la atención de todos mis compañeros se centrara en mí, ruborizándome.

Los adultos empezaron a hablar entre ellos mientras que de vez en cuando soltaban miradas furtivas hacia mí, llenándome de dudas y curiosidad a cerca de la repentina visita de mi manager. Mis uñas empezaron a re piquear con impaciencia sobre la lisa madera de la mesa, provocando un seco pero inmodesto ruido. El rosa que contrastaba con el color de piel, le daba un toque exótico.

- ___ ___ –me llamó el profesor de esta asignatura-, ¿has acabado el examen ya, verdad?
- Sí –respondí levantándome y tomando las dos hojas que había usado. Me acerqué a la mesa donde estaban los tres adultos y miré a mi representante- ¿Qué pasa, Janet?
- Te necesito en el estudio.
- Ya me echabas de menos, ¿verdad? –bromeé mientras se oía como el señor Flitch grapaba mi examen.
- Sí, era eso –me siguió el rollo ella.
- ¿Cree que ha aprobado? –me preguntó el profesor mirándome seriamente.
- Claro –afirmé con total seguridad- Tiene que aprobarme, señor Flitch –dije sonriéndole. Él alzó una ceja mientras su rostro seguía expresando la misma seriedad de siempre- Vamos, si lo hace le nombraré en el discurso de mi primer premio.
- Recoja sus cosas, ___ –dijo mirándome- La señorita McCarthy le espera.

Caminé hacia mi asiento y recogí el estuche y las carpetas que había en mi cajón, lo guardé todo en la mochila y miré a Christian para desearle suerte. Él iba por la mitad. Pasé por el lado de Caroline y toqué su hombro para que ésta alzara la vista. Cuando lo hizo, le sonreí amistosamente y le acaricié la mejilla, provocando que una amenazadora mirada por parte de Sam se clavara en mí. Me reuní con Janet y el director en la puerta, la cual estaba medio abierta por éste último, que sujetaba el pomo de la puerta con firmeza, casi con miedo de que se fuera a caer o algo por el estilo.

- Adiós –me despedí con la otra mano libre.

El director cerró la puerta y nos paramos en mitad del pasillo, ya que yo se los había pedido para que me dieran una explicación.
- ¿A dónde vamos, Janet?
- Te llevo al estudio, hay alguien ahí que quiere ofrecerte algo que seguro que te encanta –respondió a mi pregunta con una sonrisa. Fui a abrir la boca y hablar, pero pronto me interrumpió- Y no, no es Zac Efron proponiéndote una sesión de fotos bajo el agua.
- Jo –me quejé haciendo pucheros

Janet y el director empezaron a hablar sobre unas cosas de que faltara por temas de trabajo y eso. La verdad es que ese tema empezó a aburrirme hasta que vi a Julia deambular por los pasillos con pura normalidad, como si estuviese  paseando por la playa. Le hice una señal y ésta me miró, después señalé a Janet con la mirada y ésta abrió los ojos. Le dije con los labios que se esperara ahí y ella asintió con la cabeza. Le di un tirón de camiseta, concretamente por las costuras a mi manager. Ésta me preguntó con un gesto con la cabeza que qué quería, y le hice mirar hacia la dirección donde estaba Julia y comprendió el mensaje.

- Oh, se me olvidaba –dijo mi representante riendo- Julia tiene que venirse con nostras.

Y en ese momento nos giramos hacia ella. Ésta, que se estaba mirando las puntas, rápidamente las soltó y nos miró para luego esbozar una sonrisa falsa. El director asintió mientras miraba a la alumna y se metió en clase para coger su mochila.

- Nos vemos el lunes, señoritas –dijo educadamente mirándonos a mi amiga y a mí.
- Adiós –nos despedimos.

Salimos del edificio y nos metimos en el coche de James, el cual había aparcado justo delante. Nos subimos y mi chofer condujo hacia el estudio.

- ¿No era que me iba a pasar por la tarde? –le pregunté confusa.
- Ya, pero es que tenemos a alguien que ha venido a verte y no he podido esperar más.
- ¿Quién es? –ahora la curiosa era mi amiga.
- Ya lo veréis –dijo mi representante sonriendo.
- Por cierto, aún no tenemos fotógrafo en el Team –dije mirando a Janet- Necesitamos a alguien.

Y justo Julia empezó a toquetear su moderna cámara. Lo había hecho a propósito, llevaba tiempo queriéndole decir a Janet que Julia podría ser mi fotógrafa, así como Alfredo Flores lo es de Justin. Aparte de que lo hacia porque necesitaba el dinero, ya que quería comprarse un coche y poder tener el gusto de comprarse sus caprichitos sin tener que llamar a mi madre; la idea me gustaba porque eso implicaría tener que llevármela a todas las giras y conciertos sí o sí. O sea, no sería algo porque quería verla o cosas así, sino porque sería su deber.

- ¿Has pensado en alguien? –preguntó mi amiga refiriéndose al fotógrafo o en este caso fotógrafa de mi equipo.
- Sí, tú –le señalé con el dedo índice y ella esbozó una sonrisa.
- ¿Qué dices? –preguntó anonadada.
- ¿Quieres que sea ella? –formuló la pregunta mi manager.
- Me encantaría –asentí con la cabeza- A parte, es buena con la cámara.
- ¿Sí? Déjame ver algunas fotos –pidió Janet estirando el brazo para que le pasara el aparato.

Julia le prestó su más preciada cámara y McCarthy empezó a ojearlo todo, poniendo varias caras de sorpresa y admiración ante las diferentes imágenes de paisajes, personas y sombras que fotografiaba mi amiga a cada momento. Julia era realmente buena.

- Me gusta, me gusta –asintió Janet con la cabeza mientras le devolvía la cámara fotográfica- Cuando lleguemos al estudio te hago el contrato.
- ¿Estás de guasa? –y dicho esto nos abrazó a las dos- Gracias, melona. Esto significa mucho para mí.
- No tienes que agradecer nada –me encogí de hombros y le sonreí.
- Ya hemos llegado, chicas –anunció James una vez que el vehículo dejó de avanzar.

Salimos del coche y a lo lejos divisé un par de paparazis que como siempre, trataban de inmortalizar cada momento de mi vida con una foto. 
Los cuatro entramos al edificio y subimos por las escaleras, ya que a mí seguían dándome pánico los ascensores.

- Ante todo no gritéis, no bailéis, no lloréis y no os tiréis sobre él –avisó mi manager de ante mano.
- Y no lo violéis –añadió riendo James.

Ambas soltamos unas carcajadas y respiramos profundamente antes de entrar al despacho de Usher, donde seguramente estaría… Iyaz, oh Dios mío. Julia me dio un codazo en las costillas, casi dejándome sin aire. 
Sonreí amargamente, el golpe me había dolido.

- Hey, Usher –saludé sonriente.
- ¡___! –se levantó y me dio un abrazo, luego vio a mi amiga y también la abrazó- ¿Cómo estáis?
- Genial –respondimos las dos al unísono.
- Guay, porque tengo una sorpresa para ti, ___ –dijo Iyaz.
- ¿Qué es? –pregunté acercándome a él para sentarme a su lado.
- El otro día me entró la inspiración y comencé a componer. Me salió una canción preciosa –alargó la ‘o’ de preciosa- Y justo la terminé cuando salía la repetición de tu entrevista, cuando cantabas Hurt.

Le sonreí. Había estado mirando mi entrevista. Iyaz había estado viendo mi entrevista. MI ENTREVISTA. IYAZ. VIÉNDOLA. Tres conceptos que si los juntas no terminan de encajar correctamente en mi cabeza.

- Y bueno, pensé en ti para que pudieras cantarla conmigo –pidió pasándose una mano por la nuca mientras sonreía tímidamente.
- Aw –se le escapó a Julia.

Todos la miramos y empezamos a reírnos.

- Y bueno, ¿qué me dices? –preguntó.
- ¿Me dejas ver la canción? –respondí yo con otra pregunta.
- Claro –la sacó de una carpeta y me la pasó.
- Es preciosa, ___ –dijo Janet antes de que pudiera empezar a leer la letra- Te va a encantar.
- Sí, y seguro que tu voz queda preciosa –me halagó el cantante, Usher.

Comencé a leer rápidamente la canción, para ver de qué iba. Si era de amor, desamor, experiencias de la vida, puntos de vista sobre la sociedad de mierda en la que vivimos. No, era de amor. Una canción de amor preciosa. Pensé en Justin en aquél momento, como me gustaría aprendérmela y cantársela sólo a él. Sonreí al cantante que me había prestado la partitura, se la devolví sonriendo y éste me correspondió al gesto.

- Me encanta, es preciosa –comenté.
- ¿Entonces te gustaría hacer el dueto conmigo? –preguntó.
- Claro –asentí con la cabeza y reí ante el gesto de victoria que ponía él.
- ¿Cuándo comenzaréis? –preguntó Julia con curiosidad.
- Mañana por la tarde –Janet me miró para que me acordara- Tenemos que preparar la música y esas cosas, después ya empezaréis con la letra.

Iyaz y yo asentimos sonrientes. Él por encontrar a la persona que quería para hacer el dueto, y yo porque iba a cantar con un artistazo como él. Esto era un privilegio, hasta ahora con las únicas estrellas con las que 
había compartido escenario con Justin y Miley. Bueno, con ésta última no fue bien, bien un escenario. Cantamos en la barra de la cocina de Pattie. 
Sonreí al recordar eso.

Hablamos de más cosas, incluso sobre lo del contrato de Julia. A Usher le pareció bien, decía que era muy buena manejando la cámara. Mi amiga estaba que lloraba de al felicidad, sonreía todo el rato. Incluso parecía que se le iba a desencajar la mandíbula en cualquier momento.

- Bueno, en ese caso, ya podemos irnos –comentó mi representante abrazándome a mí y a Julia por los hombros.
- Ha sido un placer, Iyaz –dije sonriéndole. Nos estrechamos la mano y me despedí de Usher con un cálido abrazo- Nos vemos mañana.
- Adiós –dijeron ellos.
- Vas a cantar con Iyaz, wow –fangirleó James.

Soltamos unas carcajadas y decidimos esta vez bajar por ascensor. Mientras no mirara al espejo, todo iría bien. Apreté el botón para que se abrieran las puertas, y, mientras esperábamos, unas manos me taparon los ojos.

- Hola, princesa –susurró alguien en mi oído. Aunque conocía perfectamente esa voz.

Conseguí quitar sus manos de mis ojos y me giré entre sus brazos abrazarle por la cintura y darle un rápido beso. Scooter estaba conversando con Janet sobre lo de Iyaz, el representante de Bieber sonrió asombrado. Le había gustado la noticia. Kenny no estaba, ¿y eso? 
Alomejor estaba en el baño. Pero no, lo vi hablando con James y Julia.

- ¿Qué tal? –le pregunté.
- Genial ahora que te veo –respondió entre risas- ¿No tendrías que estar en clase haciendo un examen?
- Lo acabé en media hora y Janet vino a salvarme de los treinta minutos de aburrimiento que me quedaban –expliqué sonriéndole.
- ¿Y qué habéis hecho aquí? ¿Componer algo nuevo para el disco?
- No, hablar sobre un futuro dueto con Iyaz.
- ¿Qué? –preguntó asombrado- No me lo creo.
- No miento.
- ¿No mientes?
- No, no miento –repetí entre risas- Está hablando con Usher en el despacho.
- ¡Joder! –se giró hacia su representante- ¡Scooter, tío, Iyaz está en el estudio!
- Ya, para hablar con ___ , al parecer quiere hacer un dueto con ella –me miró y sonrió.
- ¿Y de qué trata la canción? –preguntó Justin.
- De amor –respondí pestañeando muchas veces y muy rápido como una niña tonta. Él frunció el ceño- ¿Qué pasa?
- ¿De amor? ¿Con Iyaz? ¿Con otro hombre que no sea tu futuro esposo? –solté unas carcajadas- No hace gracia.
- Ya, qué celoso –besé su nariz tiernamente- Yo no te dije nada cuando cantaste para Selena Gomez –ambos hicimos una mueca a la vez- Creo que eso fue lo peor de tu carrera como cantante.
- Y encima la tía se creía que era única –se acopló Julia a la conversación.
- Era una one less lonely girl, se lo tenía que creer obligatoriamente –dijo Justin encogiéndose de hombros.
- Es demasiado prepotente la piba esa –contestamos Julia y yo a la vez.
- Cambiando e interrumpiendo vuestro interesantísimo tema de conversación –bromeó Kenny rodeando mis hombros con su gran y pesado brazo. Justin miró mal a su guardaespaldas- Tranquilo, Biebs, es toda tuya. Pero también es mía, es mi sobrina.
- Ow –exclamé enternecida- ¿Has oído eso, Justin? –todos soltamos unas risas.
- ¿Vamos a comer todos juntos? –propusieron Janet y Scooter a la vez.
- Vale –asentimos los demás menos Julia.
- Eh, yo no puedo. He quedado con Chaz para ir a comer con sus padres.
- Wow, comidita con los suegros –la chinché haciéndole cosquillas en la barriga.
- Ya, sí –dijo secamente- No sé a qué viene eso, el caso es que no me apetece nada quedar con sus padres.
- ¿Te caen mal? –preguntó Justin riendo.
- No, no eso –respondió rápidamente- Es que me corto mucho.
- Que son los padres de tu novio, chata –chasqueé la lengua- No te vas a morir.
- Claro, lo dice la lista.
- Oye, que yo me llevo genial con mis suegros –reproché empujándola levemente.
- Porque tú no los conociste como suegros, sino como los  padres de tu mejor amigo, o mejor dicho, amor platónico –esto último lo dijo riendo.
- Pues no es tan amor platónico, porque mira, al fin y al cabo estoy con él –le guiñé un ojo y reímos.
- Anda, te dejamos en casa de Chaz y nos vamos nosotros a comer fuera –dijo Janet riendo.
- Sois tan idiotas –negó James con la cabeza.
- Y que lo digas –le dio la razón Kenny.
- ¡Eh, que estamos aquí! –nos quejamos Justin, Julia y yo.
- Por eso –dijo Scooter riendo.

Nos metimos todos en el ascensor. Era grande, pero Biebs y yo pensábamos que era demasiado pequeño, que en cualquier momento se quedaría pillado por tanto peso. Sí, es que Kenny y James no es que sean muy pequeños. En cuanto las puertas se abrieron, Justin y yo salimos de ahí. Nos echamos a reír tras nuestra precipitada carrera. Los demás salieron riendo por nuestra reacción, la verdad es que parecíamos niños pequeños.

- Bueno, nos vemos en el restaurante éste que hay cerca de la tienda de deportes –dijo Scooter- Vosotros id a dejar a Julia.
- De acuerdo, nos vemos –asentimos.

Me despedí de Justin con un beso y cada uno se subió a sus respectivos coches. James llevó a Julia al trabajo de Chaz, ya que éste estaba a punto de salir de ahí. Condujo de nuevo hacia el restaurante donde habíamos quedado con Kenny, Justin y Scooter. Al llegar ahí nos encontramos a algunos paparazis, se habían enterado de que Biebs venía aquí, seguro. Entramos y buscamos la mesa donde estaban ellos sentados, aún no habían pedido.

- Ya estamos aquí –anunció James sentándose al lado del guarda espaldas de mi novio.
- ¿Habéis dejado a Julia en la cafetería donde trabaja Chaz? –preguntó Justin.
- Sí, cuando entramos a saludarlo él ya terminaba su puesto de trabajo –respondí yo.
- Ah –dijo- ¿Qué vamos a pedir? –preguntó cogiendo la carta y mirándola con detenimiento.
- Pues yo…

***

Pasamos ahí un buen rato. Entre risas y alguna que otra conversación referente al trabajo. De vez en cuando se nos acercaban a mí y a Justin algunas fans que querían hacerse fotos con nosotros. Me encantaba encontrarme a chicas y chicos que buscaban autógrafos o fotografías. No sé, quizá parece que soy tonta, porque a cualquier famoso le gusta estar relajado y no rodeado de miles de fans; pero a mí me parece una experiencia muy bonita.

Después de haber estado pasando un buen rato en el restaurante, nos fuimos a casa, aunque a Justin y a mí nos dejaron en un parque que había por ahí, queríamos dar un paseo. Así pues, nuestros guarda espaldas y representantes se fueron a su casas.

- ¿Qué tal te ha salido el examen? –preguntó mientras entrelazábamos las manos para empezar a caminar ya  por el bonito parque.
- Fijo que saco un siete o más –respondí con seguridad- O más le vale al señor Flitch. Le he dicho que si me aprueba le nombraré en el discurso de mi primer premio.

Justin carcajeó animadamente.

- Ahora tendrás que faltar mucho a clases, ¿te haces a la idea, no?
- Sí –asentí frunciendo los labios.
- Creo que ha sido mala idea que tu madre te apuntara a un instituto si sabía de sobras que empezarías aquí una carrera como artista –dijo Justin- No es fácil compaginar los estudios con el trabajo.
- Puedo con las dos cosas, en serio –aseguré sonriéndole- No me voy a ir del instituto, y menos ahora que estoy empezando a hacer amigos.
- Y tienes que tener cuidado con según qué amistades –avisó- No digo que sea tu caso, pero hay personas que sólo van con cierta gente sólo por interés.
- Lo sé –dije suspirando.
- Pero creo que tú no tendrás esa mala suerte, si van contigo es porque de verdad te quieren.
- Eso espero, vamos –deseé en voz alta- Pero de momento con toda la gente que hablo,  parece llevarse bien conmigo por cómo soy, no porque salga en la tele o sea tu novia.
- En el mundo sigue quedando gente decente –llegamos a un banco y nos sentamos en él, sin que nos importe nada, ni siquiera los paparazis que habían ahí a lo lejos, escondidos detrás de unos árboles haciéndonos fotos- Oye, ¿y qué hacemos?
- No lo sé –y de repente me acordé de lo de Christian, que esta mañana me había propuesto salir con él para dar una vuelta- ¿Quieres que llame a Chris para ver si le apetece venirse con nosotros?
- Claro –aceptó Justin sonriéndome.

Saqué el teléfono móvil que tenía guardado en el bolsillo y marqué en número de mi amigo. Un tono, dos, tres… ¿Cuelgo ya? No, parece que lo coge. Una voz, risas, una carcajada desde más cerca. ¿Era él?



· Capítulo 111 – Número uno.

Y da la casualidad de que hoy también cumple años nuestra preciosa Demi, más conocida como la inspiración de millones de personas. No me considero lovatica, pero ésta chica me ha sacado muchas sonrisas y su carácter y talento ha hecho que se gane todo mi respeto. Feliz cumpleaños, Demetria. 


Después de haber estado pasando un buen rato en el restaurante, nos fuimos a casa, aunque a Justin y a mí nos dejaron en un parque que había por ahí, queríamos dar un paseo. Así pues, nuestros guarda espaldas y representantes se fueron a su casas.

- ¿Qué tal te ha salido el examen? –preguntó mientras entrelazábamos las manos para empezar a caminar ya  por el bonito parque.
- Fijo que saco un siete o más –respondí con seguridad- O más le vale al señor Flitch. Le he dicho que si me aprueba le nombraré en el discurso de mi primer premio.

Justin carcajeó animadamente.

- Ahora tendrás que faltar mucho a clases, ¿te haces a la idea, no?
- Sí –asentí frunciendo los labios.
- Creo que ha sido mala idea que tu madre te apuntara a un instituto si sabía de sobras que empezarías aquí una carrera como artista –dijo Justin- No es fácil compaginar los estudios con el trabajo.
- Puedo con las dos cosas, en serio –aseguré sonriéndole- No me voy a ir del instituto, y menos ahora que estoy empezando a hacer amigos.
- Y tienes que tener cuidado con según qué amistades –avisó- No digo que sea tu caso, pero hay personas que sólo van con cierta gente sólo por interés.
- Lo sé –dije suspirando.
- Pero creo que tú no tendrás esa mala suerte, si van contigo es porque de verdad te quieren.
- Eso espero, vamos –deseé en voz alta- Pero de momento con toda la gente que hablo,  parece llevarse bien conmigo por cómo soy, no porque salga en la tele o sea tu novia.
- En el mundo sigue quedando gente decente –llegamos a un banco y nos sentamos en él, sin que nos importe nada, ni siquiera los paparazis que habían ahí a lo lejos, escondidos detrás de unos árboles haciéndonos fotos- Oye, ¿y qué hacemos?
- No lo sé –y de repente me acordé de lo de Christian, que esta mañana me había propuesto salir con él para dar una vuelta- ¿Quieres que llame a Chris para ver si le apetece venirse con nosotros?
- Claro –aceptó Justin sonriéndome.

Saqué el teléfono móvil que tenía guardado en el bolsillo y marqué en número de mi amigo. Un tono, dos, tres… ¿Cuelgo ya? No, parece que lo coge. Una voz, risas, una carcajada desde más cerca. ¿Era él?

#Llamada telefónica#
- ¿Sí? –vale, era Christian, pero aún seguía riéndose con no sé quién.
- Hola, Christian –saludé con el ceño fruncido.
- Hey, ___ –contestó- ¿Qué pasa?
- Bueno, como esta mañana me has pedido ir a dar una vuelta contigo después de salir de clase, me preguntaba si querías venirte; estoy con Justin.
- Oh, es que ya he quedado –se excusó.
- ¿Y eso? –pregunté.
- Pues me lo han pedido y como yo pensaba que estarías haciendo cosas tuyas, pues he aceptado.
- ¿Y con quién estás? –pregunté ya que seguía escuchando las sonoras risas de una chica.
- Con Jennifer -¿con quién? ¿Había oído bien? ¿JENNIFER?
- ¿Y se puede saber qué cojones haces con esa?
- Eh, tranquila –me pidió cambiando el tono de voz.

Justin me miraba raro, serio. Sabía que algo no iba bien, se podía notar perfectamente gracias a la expresión de mi rostro.

- No, tranquila no –contesté rápidamente- ¿Ella te ha pedido para salir o has sido tú? –eso era un dato importante.
- Ella –contestó con pesadez- ¿Por qué?
- ¿No te das cuenta? –pregunté retóricamente- Seguro que te quiere para algo.
- Sí, para quedar.
- No, quiere sacar algo.
- ¿Qué dices? ¿Estás tonta? –cerré los ojos para tratar de recobrar la poca paciencia que se me quedaba.

- Shawty, pásame a Christian –pidió Justin con el ceño fruncido.
- No, no –negué con la cabeza.
- ¿Y entonces qué es lo que está pasando? –preguntó fríamente.
- Ha quedado con una que… no me gusta.
- ¿Qué…?

- Christian –le hablé- ¿No te parece raro que de un día para otro, cuando nunca se ha dignado ni a darte un seco “buenos días”, te pida para quedar? Porque a mí sí, en serio.
- Pues porque le habrá apetecido hablar conmigo y ya.
- No, esa va contigo por interés –le avisé- Quiere algo, Christian.
- Oye, no seas tan retorcida con la gente, ¿quieres?
- Sólo te aviso, no te puedes fiar ni de tu propia sombra.
- Y veo que ahora uno no se puede fiar ni de su mejor amiga -¿qué?
- No digas eso, Christian –espeté furiosa pero aún así manteniendo el mismo tono de voz aserenado y tranquilo que mantenía desde el principio- No, y menos de mí.
- Quien se pica ajos come, no es mi culpa que te hayas dado por aludida –dijo- Será por algo si te has sentido relacionada con lo que he dicho.
- ¡Estás hablando, conmigo! ¿Con quién iba a ser, sino? –y ésta vez perdí totalmente la cordura. Los cables se me cruzaron y estaba que echaba humo por las orejas. Christian había hecho que mi paciencia estuviera por debajo de todos los límites.

- O me pasas el jodido teléfono o juro que voy ahora a buscar a Christian para que me explique lo que está pasando –me amenazó Justin, aunque no me lo tomé muy bien como una amenaza.
- Después te lo explico, ahora calla –le pedí.

- Mira, no sé que estás pensando sobre ella, pero me lo imagino –comentó Chris- Tienes que dejar de ver películas o culebrones. La gente que se junta por interés, apuestas… o todas esas cosas que seguro están rondando por tu cabecita de niña retorcida, no existen. No, no puede haber gente así por el mundo.
- A ver si abres los ojos ya, cariño –chasqueé la lengua- No seas tan inocente.
- Y tú no seas tan mal pensada –espetó.
- Mira, haz lo que quieras, pero cuando Jennifer te la clave por detrás no me vengas llorando.
- Tranquila, que aunque pasara eso que tú dices, que es más bien imposible; no iría a llorarte a ti, me acabas de dejar claro qué tipo de amiga eres. Ale, nos vemos el…
- ¡Christian ni se te ocurra colgarme! –“pipipipipi”. Nada, había colgado.
#Fin de la llamada telefónica#

- ¡Será idiota! –grité guardando el móvil en el lugar de antes.
- ¿Pero qué ha pasado? –preguntó mi novio exasperado.
- Por el camino te lo cuento –prometí poniéndome de pie y tendiendo mi mano para que la agarrase y así empezar a caminar.
- ¿A dónde vamos?
- A mí casa, a ver si está Julia y se quiere venir a dar una vuelta o algo. 
Estoy aburrida.



|| Julia ||

- Chaz, me aburro –dije mirando la hora que marcaba el reloj que llevaba en la muñeca- Viernes, cinco y media de la tarde y nosotros aquí tumbados.
- ¿Y qué quieres hacer? –preguntó apoyando el peso de su cuerpo en el codo y mirándome mientras se sujetaba la cabeza.
- Pues no lo sé, dímelo tú –me encogí de hombros y él me sonrió.
- ¿Seguro que quieres que te lo diga yo? –preguntó casi como si fuera un aviso.
- Cualquier idea es buena.
- Guay –hizo un gesto como indiferente y acarició mi mejilla- ¿Segura?
- Chaz, déjate de juegos. Dime qué es lo que quieres hacer y ya.

Me besó. Así, sin más. Juntó sus labios con los míos y ambos empezaron a moverse en cuanto reaccionaron. Nuestras lenguas ya estaban unidas y batallaban como siempre en una pelea donde las dos siempre quedaban en el mismo puesto. Donde recorrían cada parte de la boca sin competiciones ni carreras por el medio. Lo único que importaba era disfrutar. Llevé mis manos a su nuca para atraerlo a mí y así tenerlo más cerca. Este tuvo que ponerse encima de mí, entre el hueco que había entre mis piernas, apoyando sus manos a cada lado de mi cuerpo. Me separé por un momento para recobrar un poco de aire y así poder mirarle a los ojos. Éstos ardían de deseo y lujuria, todo contenido en un mismo cuerpo. En un abrir y cerrar de ojos los dos estábamos sin camisetas, éstas esparcidas por el suelo, y las manos de Chaz cubriendo todo mi cuerpo en caricias. Esto se nos estaba yendo de las manos pero, ¿y qué? La vida son dos días y uno ya me lo he pasado durmiendo, el último lo pasaré haciendo lo que quiero con quien quiero. Continuamos besándonos hasta que, de pronto, la puerta se abrió y por ella apareció 
___ . Chaz rápidamente cogió las camisetas y nos cubrimos como pudimos.

- No he visto nada, tranquilos –dijo con la cara tapada- En serio, no os he visto. Sólo me ha dado tiempo de ver a… a las Vans que había por ahí tiradas –con una mano libre hizo un gesto señalando el suelo de la habitación- Seguid, seguid con lo vuestro.

Cerró la puerta y Chaz y yo nos miramos aguantando la respiración, pero la soltamos dando un gran suspiro. Segundos más tarde se escuchó la voz de mi amiga chillándole a ¿Justin? “Justin, da igual. Nos vamos tú y yo solos.” “¿Pero por qué no se vienen?” “Pero déjalos, ¿para qué los vamos a molestar? Nos vamos tú y yo que estamos más tranquilos y eso”. Me eché a reír. Seguro que ___ se había quedado un poco como ‘the fuck’.

***

Por la noche llegó ___ (tu madre). La ayudamos a vaciar las maletas mientras le contábamos todo lo que habíamos hecho, estudiado y limpiado durante la semana. ___ le explicó lo de mi contrato como fotógrafa de su Team y también lo del dueto con Iyaz. Su madre estaba muy contenta por eso y le hacia mucha ilusión que su hija estuviera progresando tan rápido su carrera como cantante. Cenamos algo ligero, por la noche nunca solíamos comer mucho. Nos fuimos a nuestra habitación y nos dormimos. ___ no me sacó tema sobre la pillada de esta tarde con Chaz, cosa que agradecí bastante.


|| Al día siguiente ||


|| ___ ||

Anoche no pude pegar ojo. Lo de Christian me había dejado un tanto tocada. Se enfadaba conmigo sólo por decirle que esa Jennifer no me daba buenas vibraciones. Sí, quizá me pasé un poco, pero tiene que entenderme. O al menos, no hablarme tan mal como lo hizo ayer por teléfono. Y si se tiene que enfadar con su mejor amiga por una tía que sólo le ha hablado dos veces en la vida, me demuestra lo maduro que es.

Sonó el teléfono, no me sorprendí ni asusté para nada, la verdad. Estaba ya despierta, aunque cansada. Estiré el brazo y lo cogí. Era Janet, seguro que por lo del dueto con Iyaz.

#Llamada telefónica#
- ¿Sí, Janet?
- Buenos días, ___ .
- Buenos días, ¿qué pasa?
- ¿Puedes empezar a prepararte ya? James pasará a recogerte en una hora.
- ¿El dueto? –pregunté con tono adivinatorio.
- Sí –contestó alegre.
- Bueno, pues nos vemos.
- Chao –me despedí.
#Fin de la llamada telefónica#

Dejé el teléfono móvil encima de la mesita de noche que había justo al lado de mi cama. Me levanté de ésta y la hice sin prisas. En una hora me daba tiempo a hacer de todo. Caminé hacia el armario y busqué algo qué ponerme. Ya hacía frío, así que tendría que ir abrigada. Cogí también una toalla y me encerré en el baño para empezar a ducharme. Salí vistiendo así http://www.polyvore.com/cgi/set?.locale=es&id=55956342
Me hice una coleta medio alta, dejando mi flequillo al lado. No tenía ganas de maquillarme mucho, así que sólo me delineé los ojos. Lo recogí todo un poco y me pasé por la habitación de Julia para preguntarle si quería venirse. Dijo que sí, así que dejé que se vistiera tranquila. Bajé al piso de abajo y preparé mi desayuno y el de mi amiga. Consistía en unos simples pero ricos cereales con leche. Las dos juntas desayunamos mientras hablábamos sobre lo de Christian, ya que necesitaba desahogarme un poco. Me dio un consejo “Deja que se equivoque, porque seguro que lo hace. Seguro que tiene los ojos tan cerrados que no se da cuenta que la tal Jennifer ésta de la que me hablas, le quiere sólo para sacarle algo. Y entonces, cuando se dé cuenta de que tú tenías razón, vendrá a pedirte perdón. Y como eres tan buena persona, pues le perdonarás”. Sabias palabras provenientes de una persona que está más pacá’ que pallá’. En fin, que avisamos a mamá de que nos íbamos al estudio y ésta siguió durmiendo. Aún tenía el efecto jetlack. Hicimos tiempo viendo la televisión mientras esperábamos a que llegara James para recogernos. Al cabo de unos minutos sonó el timbre y fui abrir mientras Julia cogía las cosas.

- Hola, James –le saludé.
- Buenos días, cielo –le di un beso en la mejilla y justo bajaba Julia por las escaleras- Ella viene.
- Sí, es tu fotógrafa, la gran parte de las veces que vayas a ciertos lados, ella vendrá contigo –dijo mi guardaespaldas.
- Bueno, ¿nos vamos? –propuso mi amiga colgándose una mochila de éstas de tela donde guardaba la cámara, el móvil, las llaves y la cartera.
- Sí –salimos de casa y mientras caminábamos hacia el coche, me encontré a Pattie salir de casa- ¡Suegra sexy! –la llamé, haciendo que ésta se girara algo sonrojada hacia mí.

Me acerqué a ella y le saludé con un efusivo abrazo.

- ¿Cómo estás? –le pregunté bien.
- Bien, bien –contestó- Ahora iba a comprarle los cereales a Justin, que al parecer se ha quedado sin.
- ¿Y por qué no va él? –fruncí el ceño.
- Porque dice que le da “palo” –solté una carcajada. Eso se lo había pegado yo.
- ¿Puedo ir a casa un momento?
- ___ , tenemos que ir al estudio –me recordó James.
- Le decimos a Janet que había atasco –dije riendo.

Él negó con la cabeza y se quedó en el coche esperando junto a Julia mientras Pattie y yo caminábamos hacia su casa, donde seguramente estaría Justin tumbado en el sofá y viendo la televisión. Y en efecto, cuando entramos estaba en esa misma posición.

- Tú, te vistes, me acompañas al estudio, te invito a un café y ya si eso compras tus cereales de colores –ordené tirando de la manta que cubría su cuerpo e intentando no reír tras ver la cara de ‘wtf?’ que había puesto.
- ¿Qué? –preguntó confuso levantándose.
- ¡Vamos, que no tengo todo el día! –dije empujándole por la cintura mientras él rápidamente se colocaba las zapatillas.
- Voy, voy.
- No lo entiendo –dijo Pattie- Llevo pidiéndole hace más de diez minutos que se vistiera y llegas tú con dos gritos y te hace caso.
- Porque ella es más sexy gritando, tú no.
- Oh –empecé a reírme.
- Pero te quiero mucho, eh mami –añadió con cara de niño bueno.
- Anda, sube ya –pidió su madre estirando el brazo hacia las escaleras para que él las subiera ya.
- Vale –aceptó con voz cansina.

Perdí su figura tras haber subido todos los escalones. Pattie y yo nos sentamos en el sofá a esperarlo. Me preguntó sobre el dueto, los estudios y demás cosas. Al rato bajó Justin vistiendo con un chándal y unas gafas que le quedaban bastante bien. Iba guapísimo.

- Vamos, anda –dije levantándome.

Él llegó a mí y rodeó mi cintura, me dio un beso en la mejilla y nos despedimos de su madre. El coche de James aún seguía delante de mi casa, el pobre había tenido que esperarme bastante. Me senté de copiloto, Julia y Justin iban detrás.

- ¿Estás nerviosa? –preguntó mi amiga.
- Bastante.
- ¿Por qué? –ésta vez fue Justin.
- Tengo miedo de hacerlo mal y piense que no sé hacerlo.
- Esa es la tontería más grande que has dicho en tu vida –dijo mi novio.
- Y mira que has dicho bastantes –comentó James.

Me eché a reír.

- Es que no sé, ¿y si no queda bien? –tenía miedo.
- Anda, anda –Julia alzó los brazos- Eres tonta, el dueto va a quedar perfecto, ¿vale?
- Bueno, vale –acepté ya que se estaba enfadando.


|| Justin ||

Llegamos al estudio y nos encontramos todos en la sala donde directamente grabarían. Ahí estaba Janet, el representante de Iyaz y el que se encargaría de unir las voces y todo lo que tuviera que ver con los sonidos. Saludamos a todo el mundo y empezaron a hablar sobre quién tendría que cantar primero, quien segundo, sobre cómo serían las segundas voces, el estribillo… ya sabéis, estos temas. El dj empezó a prepararlo todo mientras ___ y el cantante con el que compartiría micro se iban a la otra parte de la sala donde grabarían. Julia y yo estábamos sentados en una mesa larga que había ahí y observando los nervios de ella. Iyaz trataba de calmarla hablando un poco sobre distintos temas, de vez en cuando le sacaba alguna carcajada; pero estaba realmente exaltada. Dirigía muy de vez en cuando miradas a mí y a su amiga, suspiraba y sonreía. Era tierno.

- Bueno, pues empezamos –anunció el hombre de unos veintiséis años que estaba detrás de las tantas teclas de la mesa.

Julia preparó la cámara para empezar a grabar y de repente, pum, la voz de Iyaz sonó. Luego la de ___ , y así seguidamente. La canción era preciosa y lo hacían genial juntos. Aunque la que más destacaba era mi preciosa shawty. Con esa voz tan melodiosa que hacía que se me pusiera la carne de gallina y el vello de los brazos erizado. De vez en cuando, la novia de Somers me enfocaba para grabar la cara de atontado que llevaba.

- Suena tan bien –dije cuando la pillé filmándome. Ella sonrió y yo dirigí la 
vista para terminar de oír como sonaba el solo de mi novia.

Unos minutos después, tras varios intentos, segundas voces y demás, terminaron. ___ cogió la botella de agua que había al lado y bebió un poco. Ella y Iyaz chocaron las manos sonrientes, les había gustado como estaba sonando de momento la canción. Aunque bueno, segurísimo que sonaba genial cuando el dj juntara las voces e hiciera unos arreglillos.

- Lo habéis hecho genial –habló Janet.
- Vuestras voces quedan genial juntas –los halagó el representante de él.

___ me miró esperando una opinión. Le sonreí.

- Has estado perfecta –dije sin más. No había otro adjetivo para ella.
- Eh, ¿y yo qué, Biebs? –el cantante que había a su lado me pegó un puñetazo en el hombro juguetonamente.
- Tú has sonado fatal, deberías plantearte jugar al parchís –le seguí la broma mientras todos los demás reían.
- Oye tío –le habló su representante-, recuerda que tienes una entrevista en una hora, tendríamos que ir yéndonos ya.
- Joder, es verdad –comentó acordándose- Bueno, pues ha sido un placer colaborar contigo, ___ .
- Lo mismo digo, en serio –contestó ésta.
- Nos vemos cuando la canción esté lista y colgada en iTunes –le guiñó un ojo y apreté los dientes.
- ¡Chao! –dijo él saliendo por la puerta.
- Adiós –se despidieron todos.
- ¡Dios mío, acabo de grabar con Iyaz! –vitoreó mi novia.
- Lo he grabado todo, amiga –le enseñó Julia- Queda perfecto, en serio.
- Lo colgaremos a Youtube –habló Janet.
- ¿En qué cuenta, en la profesional o en la personal? –tenía dos, claro.
- En ambas –contestó.
- Pero antes tengo que editarlo un poco –dijo Julia-, cortar algunas partes en las que salgo yo grabando cosas que no sé para qué mierda las he grabado, y darle algo de color.
- Vale –aceptó ___ .
- ¿Nos vamos a desayunar algo? –propuso James- Tengo hambre.
- Sí, vamos –pedí yo.

Salimos del estudio y nos dirigimos al primer Starbucks que encontramos. Cada uno pidió lo que le apetecía y nos sentamos a desayunar mientras charlábamos animadamente y, de vez en cuando, ___ y yo atendíamos a algunas fans que se nos acercaban. Cada vez iba siendo mucho más conocida, y fans que no eran beliebers, iban interesándose cada vez más por ella. Después de haber estado ahí pasando la mañana, 
James me llevó a un supermercado a comprarme mis cereales, me acompañaron y como era de esperar, nos topamos con más beliebers y fans de ___ . Era raro llamarlas así, todas las fanbase tenían un nombre y ellas de momento no. No tardarían en poner unas.

- ___ , mañana tienes una entrevista –informó Janet.
- ¿Sí? –preguntó ella emocionada- ¿A qué hora?
- Por la tarde, James pasará a por ti a las cuatro y media, ¿sí?
- Claro –asintió con la cabeza y el coche se detuvo delante de su casa- Nos vemos, chicos.
- Chao –dijimos Julia y yo a la vez.
- Hasta luego.

Salimos del coche y vimos como se marchaba rápidamente.

- Oye, ¿hacéis algo esta tarde? –pregunté. Julia estaba liada con el móvil.
- No.
- Sí –contestó Vilchez. La miramos- Una Twitcam.
- ¿Qué? –preguntó ___ .
- ¿Recuerdas cuando un día pusiste en Twitter que si Hurt llegaba por casualidad a ser puesto número uno en ITunes, tú hacías Twitcam?
- Sí –asintió lentamente.
- Pues bueno, prepárate porque nos espera una TC muy bizarra.
- ¡No puede ser! –exclamamos los dos ante la idea de que su canción estuviera número uno.
- ¡Sí, joder, sí! –nos pasó el móvil y lo vimos.
- ¡La vamos a liar que lo flipas! –gritó mi novia chocando los cinco con Julia.
- ¡A tope! –y empezaron a reírse pegándome las carcajadas. 

___________

Bueeeeeeeeeeenas. Dos capítulos, DOS. Partes aburridas y partes entretenidas. Depende de según qué gustos. Para mí no han estado mal. Iba a subir el 110 el sábado y hoy el 111, pero me dio palaco y los subí todos de sopetón, así, por amor al arte. Si es que en el fondo soy maja, eh. En fin delfín, que como hoy es el cumpleaños de la niña más fea... no, hombre no, que es muy guapa. JEJEJEJEJEJoc. Que felicitéis todos a mi Alicia, y si no sabéis quién es: @youmakebig. Y puuuuuuues eso. Siento haber tardado en publicar, en serio. Bueno, un beso a todas y sobre todo, feliz cumpleaños, tontaca. Espero que te lo hayas pasado bien. 
Muuuuuuuuac.

19 comentarios:

  1. ¿PERO TU ERES TONTA? KADSFJNKDSJKDSFNKSDFNKDSJFNKDSF PARA QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE MIERDA INTERRUMPES. Aunque, no hay nada que no hubiéramos echo. Ya que, en mis sueños hacemos otras cosas e.e como hacer una tortilla. lol. JAJAJAJA la TC, loco. La liamos skdjfnkdsfksdfkn. Quiero hacer una TC contigo 8-(
    dfijnsdijfnskdf, en serio, me encanta este capítulo. KJSNDFKFDS Y SOOOOOOOOOOOY TU FOTOOOOOOOOOOOOOOOGRAAAAAAAAAAAAAAAAFAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA yeah. Soy una mini alfredo. Versión Chica. JAJAJAJA. Tocate, tu tienes estrés por las fotos y paparazis y yo no *baile de cinco segundos* lool.
    ¿Cuando va a salir Ryan? ksdfnksdf e.e Quiero que salga, pero en la novela yo no lo conozco personal mente, ¿verdad? el será como mi hermanito menor.....oh, wait. A que me recuerda eso JAJAJAJJAAJAJAJAJ FFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFJSKDFNKDSFNKSelenaKJNKDJVNKDJFNJDFGNKDFGKDJFG. JAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJA LLLLLLLLLLOOCO.
    Bueno, que me gussssssssssssssssta musho. Te amo <3

    ResponderEliminar
  2. Julia muriendo en 3....2....1.... JAJAJAJAJA Si no los hubieran inturrumpido ahora mismo me imagino lo que estaría pasando jajajaja
    El capitulo, LOS CAPITULOS me han encantado! todas las partes han sido MUY entretenidas, La Jennifer esta no me gusta. ojalá que Christian abra los ojos de una vez porque me lo veo venir lo que pasará con la furciaca esa.
    Y LO DEL DUETO ASGHDJFKGLHÑJKGJKFDLRKJGMFV OH YEAH MAN!!! JAJAJAJA Justin, que se ha puesto celoso agshdjfg que tierno :3
    Y lo del principio que has dicho de mi agshdjgkhgl me muero *-* Mil Gracias, que eres muy tierna aghsdjgfhklhg Y encima subes 2 capis! Y GENIALES LOS DOS!
    Ya no te aburro más con mi comentario, sube pronto preciosa! TE QUIERO MUCHO MUCHO <3

    ResponderEliminar
  3. me encantooooooooooooooooooooooooooooooo aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhn
    no pudo ser mejor estuve casi todo el dia pendiente haber si subías...........................
    me encantoooo un montón besos que si sigo comentando vomito besoos

    ResponderEliminar
  4. Meeee encantaronn los capisssss!!! etan reeeeee entretenidos los dosssssssssss, estan de masssssss!!!.Si me rio con los comentarios de julia no se como seria estar un dia entero con ella, yo creo que me moriria de risa jajajajja no pero en serio es tipo akdjasj re alocada jajajajj ¿no te pasas riendo todo el dia con ella?. eSPERO Q SUBAS PRONTOOOO. Buenooooooooooooooooooooooooooooop chaooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!:)

    ResponderEliminar
  5. feliz cumple Alicia ;)

    ResponderEliminar
  6. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah me encantaron los capis cada tanto me perdi por q me paraba con una cuchara en la mano a sacarle algo de comida a la cosa esa esnorme q tenia un olor riquisimo (obvio q mi harmano le decia algo a mama y ella se daba buelta y aparecia yo con la cucharota)ajajjajajajajja pero me encantaronnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn. opino exactamente lo mismo q dijo pilar de julia ajjajajjaja por dios me parese q si tengo q pasar un dia con ella me tengo q llevar 63857263456576 paquetes ENORMEA de los pañales huggies!! ajajajajjajajajjajajjj
    te juro q estan buencimos y son esternamente largos ajajjajaj miraba la cosita deel costado de la pantalla y nno bajaba mas siempre estaba en el mismo lugar.ajajjajaj PERO Q ESTAN SUPER BUENOS!! A FELIZ CUMPLE A ALICIA :)
    BUUUUUUUUEEEEEEEENOOOOOOOOOOOOOOOO
    UN BESO ENORME Y CHAOOOO


    ESTAN RECONTRASUPERESPACTACULARESYBUENICICICICICISIMOS LOS CAPITULOS ♥

    ResponderEliminar
  7. jnghtbtnofdcmlvngbrhnrevofpsdck un dueto con Iyaz frljghtfenodñkfvhbgreo ¡mueromeeeeeeeee!
    Me ha encantado que hayas subido dos capítulos fkjtorfd oh yeah!
    Publica pronto please :)
    Te quiero bonita.

    ResponderEliminar
  8. e5thyju6yrui5ryhjjt5e6ryhfjukuethdgnhfmjrse DIOS, julia JAJAJAJAJAJJAJJAJAJ, es que yo también interumpiendo, JJAJAJAdios no puedo. Me han encantado estos dos capitulooooooooooos, estoy deseando leer el proximo capitulo, va a a ser buenisimo con la TC ya lo imagina y me meo, sube pronto cielo, te quiero:)

    ResponderEliminar
  9. JODER JODER. Que capítulos más.. Perfectos, en serio. Dios. Y no sé, Julia va a ser la fotógrafa. :D Bueno, que sigue así en serio, es genial todo. Adiós, besis.

    ResponderEliminar
  10. SI YAAA MATAME,EH TARDADO EN COMENTAR LO SIENTO!
    JODER MAN,A GRABAR CON IYAZ NSIghwlghaigsa Y LA JULIA DE FOTÓGRAFA YEAH MAN! AISGHASLDGIAS.
    JAJAJAJAJAJA POBRE JULIA,AHÍ CON SU CAHZ Y ¡PAM! INTERRUMPIDA.
    LOS CAPITULOS COMO SIEMPRE GENIALES CIELO.COMO EL PROFESOR ME SUSPENSA LE PEGO UN PUÑETE,HAY QUE APROBAR.

    BSOS CIELO! <3

    ResponderEliminar
  11. SUBE PRONTO POR FAVOOOOOOOOOOOOR<3

    ResponderEliminar
  12. amo tu novela, es pura droga. Podrias hacer una maraton, la necesito :))

    ResponderEliminar
  13. *-* Me enamorooooooo qgnwoapgnpor Me encanta putilla, pero no me has avisado por twitter ¬.¬' Mala, JUM.
    Oye, estás tardando con el senso with JB lol. O por lo menos que lleguen a quitarse las camisetas o algo paresssido shasha xD Ai lof yu <3

    ResponderEliminar
  14. Aun estoy intentando procesar estos dos capitulazos. En serio, estoy enamorada de tu novela. Totalmente. ¡VOTO PARA QUE ESCRIBAS UN LIBRO!
    Se me ha morío el cable de la carga del portatil y está a punto de acabarse la batería. Me cago en la puta. Sufro.
    Eso, que escribes genial. Y a las que se quejes que se metan las manos por el ano. Ea.
    Te quiero, shawty. SHAWTY WITH YOU, WITH YOUUU, UNDER THE MISTLETOE.
    Besis. <3
    Cris.

    ResponderEliminar
  15. Perdon por no subir antes es que lo lei hoy los capis porque el lunes me pelee a mi puto hermano (anque lo amo porq ta es mi her y a veces es re tierno y bueno conmigo♥)y me sacaron la compu por 3 dias y bueno hoy ya me dejaron usarla otra vez. Me encantaronnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn aljdfwehakfgdbwekuvukgvfbciwekgfdyw escribis reeeeeeeeeeecontra biennnnn AMO TU NOVELA! Besosssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  16. asdfghjklligytrcdvtbgniubytrdsxcvuiurxcghytdxfbugvcrb rayis esta en numero uno, no me la creo asdfghjklkjgfdsdfghjkhgfsasdfghjk

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.