¿Cuántos somos ya?

1 de agosto de 2012

Never let you go. {103}


Las clases habían terminado. Julia y yo nos fuimos juntas a casa y preparé la comida. Algo sabía cocinar, no mucho, pero al menos no quemaba la cocina. Mientras la hacía Julia ponía la mesa. Una vez que terminamos de comer, cogimos los deberes y empezamos a hacerlos para así tener la tarde libre. No teníamos muchos, así que empezamos a ver un poco la televisión. Estaba quedándome dormida, pero una llamada a mi teléfono interrumpió el sueño.

#Llamada telefónica#
- ¿Diga?
- ___ , soy Janet –me saludó la voz de mi representante- ¿Cómo estás?
- Aquí, en casa tirada –respondí riendo mientras miraba a Julia y le hacia señas con la mano libre para que bajara el volumen de la televisión.
- Oh, entonces no te importará pasarte por el estudio –pidió- Usher me dijo que te regaló uno de los muchos teclados que había encargado.
- Sí, sí –afirmé- ¿Por qué?
- Sé que tienes algo nuevo y quiero escucharlo.
- ¿Es que eres adivina o qué? –pregunté riendo.
- Hace poco que te conozco, pero sé más de ti de lo que piensas.
- No, si me lo imagino.
- Bueno, ¿entonces vienes o no?
- Claro, deja que llame a James para que me pase a buscar.
- Por supuesto, nos vemos –dijo. Fui a apretar el botón que hacia que colgara la llamada, pero ésta rápidamente habló de nuevo- Y date prisa que hay algo que tengo que decirte.
- ¿Qué es?
- Ya te lo diré cuando vengas.
- Está bien –acepté de mala manera- Hasta luego.
- Adiós, ___ .
#Fin de la llamada telefónica#

- ¿Qué quería? –preguntó mi amiga haciendo zapping con el mando.
- Que fuera para el estudio, hay que grabar –contesté marcando el número de teléfono de James para que viniera a recogerme.
- Oh, ¿esa que has estado tocando últimamente con el teclado? –se refería a la canción que acababa de componer hacía pocas horas.
- Sí –me puse el aparato en el oído esperando a que mi guardaespaldas atendiera la llamada.
- ¿Puedo ir? No tengo nada que hacer.
- Claro –me encogí de hombros y le sonreí.

Finalmente, James atendió a la llamada.

#Llamada telefónica#
- Hey, ___ –me saludó amistosamente.
- ¿Qué hay James? –contesté sonriente- ¿Puedes venir a buscarme a casa? Tengo que ir al estudio.
- Claro –aceptó- En diez minutos estoy ahí.
- De acuerdo, adiós.
- Hasta ahora.
#Fin de la llamada telefónica#

Me levanté del sofá y me subí un poco los pantalones ya que se me habían bajado de estar tumbada de cualquier forma. Julia me imitó y subí arriba para coger la chaqueta y la carpeta donde guardaba las partituras y canciones. Me peiné y maquillé un poco los ojos, cogí un chicle y las dos bajamos para esperar a James, el cual no tardó mucho en aparecer. 
Abrí la puerta cuando tocaron al timbre y recibí a mi guardaespaldas con un abrazo amistoso.

- ¿Nos vamos? –pregunté atándome los botones de la chaqueta.
- ¿Tú también vienes, Julia?

Ella asintió ante la pregunta de mi guardaespaldas y salimos de casa cerrando la puerta con llave. No es que entrara nadie a robar, no creo que en esta zona hubiese mucho vandalismo. Simplemente era por seguridad y monotonía.

Subimos al vehículo y, antes de perder de vista mi casa, le eché una rápida ojeada a la de Justin. No sé, lo tenía al lado, delante de mi habitación, y era como si estuviese a kilómetros. A veces me paro a pensar si por esta discusión llegaremos a separarnos definitivamente. 
¿Qué sería de mi vida cuando no pudiese despertar con sus besos como muchas mañanas había hecho? Ya no sería yo, directamente. La ___ risueña y alegre que todo el mundo conocía se habría esfumado. Sacudí la cabeza como si fuera a conseguir tratar de despejar mi mente de cualquier preocupación relacionada con el distanciamiento de Justin hacia mí y viceversa.

Llegamos al estudio sin ningún problema, retraso o molesto atasco. Salimos del coche y pos suerte no había una sola cámara que hiciera que mi día se volviera más nublado de lo que estaba. Y no hablaba literalmente. Entramos al edificio y subimos hasta la planta en la que 
Usher y Janet se reunían antes de pasar a grabar, en el despacho. 
James tocó dos veces y la potente y grave voz del cantante nos hizo pasar. Nos saludamos y Julia estaba algo avergonzada y tímida. No era la primera vez que veía a Usher, pero aun así seguía cohibiéndose. Nos sentamos cada uno en nuestras sillas, Janet miraba unos papeles hasta que me miró.

- ¿Y bien? ¿Qué le has traído a la tía Janet? –preguntó sonriendo y mostrando su perfecta dentadura.
- Una nueva canción –contesté con el mismo tono de voz.
- Pues quiero oírla –seguimos hablando como niñas pequeñas.
- Más bien –habló Usher-, queremos oírla.
- Quizá no os guste mucho, es algo diferente a Blanco y negro y Sedúceme –la última canción no la había compuesto yo, sino una mujer que estaba dentro de mi equipo y se encargaba de ayudarme con el tema de letras y melodías. Había sido un éxito en España, ya que desde ahí es donde me llegaba gran parte del apoyo.
- Piano, ¿verdad? –preguntó Usher adivinándolo.
- Sí, y no sé si va mucho con mi estilo.
- A veces cambiar va bien.
- ¿Y si a las fans no les gusta?
- Primero la oímos y después opinamos –dijo Janet.

Nos levantamos y caminamos hacia la misma sala donde estaba yo el otro día tocando. James aún estaba con nosotros, cosa que me gustaba. 
Él y yo habíamos cogido mucha confianza y nos llevábamos genial juntos. Muchas veces había dicho que me consideraba como una sobrina. Eso me encantaba, ya que como no tenía tíos aquí, él era algo así para mí.

- ¿Empezaríamos a grabar hoy? –pregunté mientras me sentaba en la banqueta que había delante del piano de cola.
- Primero tendríamos que grabar el ritmo y después la letra, así que necesitaríamos varios días –dijo Janet.
- Ella con dos días lo consigue –me halagó Usher.

Le sonreí y busqué las partituras en la carpeta para después dársela a James para que me la sujetara. Había puesto las hojas delante de mí para así no equivocarme mientras tocaba las teclas. Carraspeé la garganta y oí un ‘pi’ de una cámara. Supongo que era el móvil de Julia grabándome. Empecé a tocar las teclas lentamente, recordando las notas y las que no, mirándolas en el papel. Una vez que llegó el turno de sacar la potente voz que guardaba en la garganta, cerré los ojos sintiendo la música y haciendo que se me pusiera la piel de gallina al hacerme a la idea con lo que la letra me transmitía.

Terminé de cantar y quedaron un par de notas más sueltas en el aire. Finalmente la música cesó, había terminado. El primer ‘wow’ de Julia se hizo presente en la gran sala.

- Increíble –dijo Janet aplaudiendo sonoramente y haciendo que se oyera el eco de sus palmadas.
- ¿Y preguntas por si a tus fans no les gustará? –cuestionó retóricamente James- Es perfecta.
- Se me ha puesto la piel de gallina –comentó Usher mirándome fijamente.
- Gracias –me encogí de hombros y sonreí. No creí que conseguiría tal reacción ante ellos.
- Bueno, pues creo que ya estás preparada para empezar a preparar tu primer álbum –a Julia y a mí se nos desencajó la mandíbula.
- ¿Álbum? ¿Yo? –pregunté señalándome a mí misma.
- Claro –asintió riendo- Y ya que aprovechamos, te informo de que el día diez tienes una entrevista a las doce y media.

Se me encogió el corazón al reaccionar la fecha. Era el cumpleaños de Julia. Mi primera entrevista en televisión y era justo el día en que mi melona cumplía diecisiete años. No podía creérmelo. Seguro que le sentaría fatal que no estuviera con ella todo el día, pero no podía rechazar esto. Era la primera y esperaba que no fuera la última.

Suspiré frustrada mientras miraba a mi amiga. Ella negaba con la cabeza como signo de que no le importaba, pero a mi no me gustaba la idea de no estar a su lado en un día tan especial.

- No pasa nada –dijo Julia leyéndome la mente- Podremos estar juntas antes de que te vayas y por la tarde, piensa que cae en sábado.
- ¿Por qué, qué pasa? –preguntó Janet mirándonos a las dos.
- Es que es su cumpleaños.
- Oh –exclamó sorprendida- ¿Cuántos cumples?
- Diecisiete.
- Si me lo hubieses dicho antes habría preparado la fiesta del siglo –comentó riendo.
- No, sino quiero ninguna fiesta, sólo quiero estar con mis amigos –Julia era algo simple para estos temas.


|| Diez de octubre ||

Desperté a las ocho de la mañana. Sé que era algo pronto, pero no necesitaba dormir más y aparte, tenía que darle el mejor abrazo a mi Julia. Hoy era su cumpleaños y tendría el mejor de su vida. Me levanté de la cama y la hice. La pulvericé con un líquido para que las sábanas olieran bien y me di una ducha. Ella y mamá seguían durmiendo aún, por tanto era la primera en estar despierta. Salí envuelta en una toalla y con el pelo goteando. Caminé hacia el armario y cogí ropa para estar cómoda y para salir antes de ir a la entrevista. Estaba realmente nerviosa. Entré al baño de nuevo y me vestí con lo que había cogido anteriormente, con esto http://www.polyvore.com/cgi/set?.locale=es&id=53991871. Dejé mi cabello suelto, ahora que acababa de secarlo con el secador estaba más ondulado de lo normal. Me delineé la raya inferior del ojo y recogí el baño.

Abrí el balcón para que entrara la luz del sol y la habitación se aireara un poco. Salí de ahí y sigilosamente bajé las escaleras para llegar hasta la cocina y prepararle un delicioso desayuno a mi amiga. Unas creps de chocolate, leche con cola cao y una rosa en la bandeja que quedaba la mar de bien. Puse un par de servilletas porque seguro que la liaría y más estando recién levantada. Caminé con cuidado hacia arriba tratando de no derramar una gota de leche en el suelo, mamá me mataría. Entré a mi habitación y dejé la bandeja en la mesita de noche mientras buscaba la bolsa morada con el regalo de mi amiga. Me la colgué en la muñeca y cogí de nuevo el desayuno para ir definitivamente a su habitación. Abrí la puerta con cuidado y abrí la boca para empezar a cantar.

- Cumpleaños feliz –ella se tapó la cara con la almohada pero yo seguí cantando y acercándome a su cama- Cumpleaños feliz –solté unas carcajadas al ver ella también reía. Me senté a los pies de la cama y seguí con la canción- Te desea tu melona cumpleaños feliz –terminé de cantar cuando ella ya se había incorporado correctamente en la cama.

Aplaudí con cuidado de no tirar la bandeja de mi regazo al suelo y ella sonrió tontamente al mirar la comida que le había preparado.

- Jo, este es el despertar más bonito que me han hecho en mi vida –dijo enternecida.
- Y aun queda lo mejor –descolgué la bolsa que tenía en la muñeca y se la di- Feliz cumpleaños, Julia.

De la bolsa sacó una caja envuelta en papel del mismo color, pero con un bonito y gran lazo rosa. Rompió el papel y en cuanto vio la caja donde en el interior estaría una magnifica cámara Canon, sus ojos se abrieron de par en par.

- Oh Dios mío, gracias –exclamó corriendo a abrazarme.

Por suerte había dejado antes la bandeja en su mesita mientras ella abría su regalo y por lo tanto no se había caído nada. Le di un beso en la mejilla y un toqueteo de nudillos en la puerta hizo que nos giráramos. Mamá, con una bata de color marrón, se acercaba a la cama para desearle feliz cumpleaños a Julia.

- Felicidades, cariño –le besó la mejilla y ésta sonrió ampliamente.
- Es el mejor cumpleaños que he tenido en mi vida –dijo admirando la cámara entre sus manos.
- Me sabe mal no poder estar contigo por culpa de la entrevista.
- No te preocupes, no estarás mucho tiempo fuera.
- Eso espero –me encogí de hombros y miré a mi madre.
- La canción aún no está en iTunes, ¿no?
- No –le respondí a mamá-, la estreno hoy en el programa de Jimmy Curter.
- Oh, espero que a la gente le guste –ella ya la había oído más de cien veces.
- Les encantará –contestó Julia con énfasis.
- Bueno, ¿y qué piensas hacer mientras yo esté en la entrevista? –pregunté mientras ella empezaba ya a desayunar- No os divirtáis mucho sin mí, eh.

Ella soltó unas carcajadas.

- Supongo que quedaré con los chicos.
- ¿Con Justin también? –pregunté sin darme cuenta.

No sé, no lo hice queriendo. Hay veces que me digo a mí misma: no pienses en él, no vale la pena. Seguro que no está ni pensando en mí, que estará demasiado ocupado con su trabajo que ni se acuerda que estamos peleados. Pero me sale solo. No puedo evitar no mirar hacia la ventana para verle dormir. No puedo evitar entrar en su Twitter cada dos por tres para ver qué escribe, qué RT o directamente entrar en cuentas de beliebers para ver qué dicen sobre él. Es imposible no pensar en Justin, prácticamente imposible.

- Claro –respondió encogiéndose de hombros- ¿Por qué?
- No por nada.
- ¿Sabes? El orgullo no engorda, puedes tragártelo de vez en cuando –odio cuando se pone así de filosofa.
- ¿Y por qué tengo que ser yo la que vaya a pedir perdón? Él parece que no se interesa mucho en estar conmigo.
- El otro día cuando viniste a pedirme que bajara el volumen de la música, él estaba aquí y no le dijiste ni hola. Tuvo que pedirte él para solucionar las cosas –habló con la boca llena, cosa que me hizo gracia.
- Ya, pero después volvió a cagarla con el maldito trabajo.
- ¡Te dijo que solo estaría una hora en el estudio y no quisiste hablarle!
- ¿Pero es que no lo entiendes? –pregunté retóricamente- Cuando estás separada de una persona durante tanto tiempo y lo vuelves arreglar, quieres estar con él en ese momento. Sólo con él.  Entiéndeme por un momento, Julia.
- Claro que te entiendo, melona –suspiró- Es sólo que no quiero que os separéis, porque sois mis amigos y quiero lo mejor para los dos.
- Pues sólo parece que me echas la bulla a mí –dije cruzándome de brazos.
- Ayer hablé con Justin, pero no se le oía muy bien.
- Tienes que comprarte otro móvil –dije riendo.
- No era del móvil, sino de su voz –la miré preocupada. ¿Qué quería decir?- Creo que le pasa algo, pero no me lo quería decir. Decía que quería dormir y que estaba cansado. Pero yo le había llamado a eso de las siete de la tarde.
- O sea, ¿ves? –estaba enfadándome- Cuando tiene ratos libres se dedica a dormir. Así es normal que no le vea nunca, Julia.
- Tía, alomejor se encontraba mal –no me había fijado en que ya había terminado de desayunar.
- No lo sé –me levanté de la cama- Pero si se piensa que yo voy a ir arrastrándome a él, lo lleva claro.
- Qué orgullosa eres.
- Lo sé. Pero no voy a impedir que se lleve mi orgullo igual que hizo con mi corazón.
- Oh, eso es romántico –dijo riendo- Te lo plagiaré.

Solté unas carcajadas y miré su bandeja ya vacía. La cogí y ella arrugó las cejas.

- Yo limpiaré un poco mientras te arreglas, ¿sí?

Asintió con la cabeza y me largué de su habitación para bajar hacia la cocina y lavar los platos y de paso ayudar a mi madre a limpiar para hacer tiempo mientras Julia se duchaba y vestía.


|| Julia ||

Abrí la caja donde estaba la cámara que minutos antes me había dado ___ como regalo de cumpleaños y la admiré. Recorrí cada rincón con la mirada. Era increíble todo lo que estaba haciendo por mí. Aun sentada en la cama saqué el móvil y miré la hora. Era temprano, por lo tanto podría estar con mi melona y los chicos antes de que ella se fuera a la entrevista. Cogí ropa y una toalla para meterme en el baño y así ducharme. Lo tendría que hacer rápidamente, ___ me había amenazado con su típica mirada antes de marcharse. Salí y me puse la ropa interior para empezar a secarme el pelo. Me lo dejé suelto, no había ganas ni de peinárselo. Por suerte la mascarilla y el secador de pelo me lo había dejado suave y sedoso sin ni siquiera haber usado un peine. Brujería. Me vestí así http://www.polyvore.com/cgi/set?.locale=es&id=54473239. Me lavé los dientes y salí del baño para recoger la habitación. Una vez que estuvo todo ordenado, pues ___ (tu madre) no quería ver nada por medio si no se ponía como una loca, cogí una mochilita y metí las llaves, el móvil, el dinero y la cámara para poder hacer fotos.

Bajé y ___ estaba barriendo el suelo junto a su madre. Las dos charlaban alegremente y reían. Yo echaba de menos poder hacer lo mismo con la mía. Y aunque ___ (tu madre) fuera tan buena y cariñosa conmigo, e incluso más que mamá, la añoraba. Nos llamamos todas las noches, todas. Y con papá pasa lo mismo. A veces me pregunto cómo se debe sentir ___. ¿A pesar de todo le echa de menos, o sigue guardándole rencor por todas las crueldades que le ha hecho a ella y a su madre? Yo, aunque hubiese hecho cualquier cosa, le echaría de menos. Ha sido su padre durante quince años, y perderlo por eso en un chasquido duele. O al menos desde mi punto de vista, vamos.

Le di un sonoro beso en la mejilla a ___ sin que ella se diera cuenta y, cuando se giró a comprobar quien había sido, me sonrió.

- Bueno, ¿qué tal te sientan tus diecisiete, eh? –preguntó haciéndome cosquillas- ¿Has mirado a ver si tienes alguna arruga o qué?
- ¿Qué dices? –me toqué la cara- Yo no tengo arrugas.

Ella soltó unas carcajadas.

- Tendrías que haberte visto la cara –dijo mirándome.
- Ya, bueno –me encogí de hombros y sonreí.
- ¿Vamos a buscar ya a los chicos o quieres quedarte el día de tu cumpleaños aquí metida? –preguntó dejando la escoba en un rincón y cogiendo sus llaves de la mesita que había en el recibidor.
- Ya que estás ahí nos vamos, ¿no? –caminé hacia ella, hacia la puerta y la abrí.
- ¡Mamá, nos vamos! –chilló mi amiga para que la pudiera oír desde la planta de arriba.
- ¡Acuérdate que a las doce te viene a buscar James para ir a la entrevista!
- Sí, pesada –murmuró antes de cerrar la puerta e irnos- ¿Qué crees que te regalará Chaz?
- No lo sé –me encogí de hombros y caminamos hacia la otra acera, donde metros más hacia adelante se encontraba la casa de los Beadles- Tampoco me importa, sólo quiero estar con él.
- Y con tu melona, no te olvides –me sonrió y yo le devolví el gesto.

Llegamos a casa de Cait y Chris y ___ llamó al timbre. Sandy nos atendió, dijo que los chicos estaban en las habitaciones terminándose de vestir y los esperamos en el recibidor.

- ¡Felicidades, Julia! –exclamó Christian bajando las escaleras. Ni siquiera le había visto.
- Gracias –dije sonriendo abrazándole.
- Hey, Julia –ahora era su hermana la que estaba a mi lado- Feliz cumpleaños.
- Gracias Cait –contesté sonriente- ¿Nos vamos?
- Oh no –dijo Caitlin negando con la cabeza- Antes te daremos tu regalo.
- ¿Qué? –pregunté incrédula mientras ella abría un pequeño armario y sacaba una bolsa rosa- Dije que no quería nada.
- Ya, y yo dije que no te haríamos caso –me dejo la bolsa en las manos y yo la abrí.

Dentro habían dos paquetes, uno cuadrado y pequeño envuelto en un papel de regalo alegre y divertido; en él había una pequeña etiqueta en la que ponía el nombre de Christian Beadles. Le sonreí mientras la abría. Cuando me libré del envoltorio, pude ver un perfume.

- ¡Oh, gracias Chris! –agradecí abrazándolo.
- De nada –dijo separándose de mí- No es gran cosa pero…
- Eh, a mí me encanta –comenté encogiéndome de brazos.
- Ahora abre el mío, venga –pidió Caitlin entusiasmada.

___ soltó unas carcajadas y apoyó el brazo en el hombro de Christian, el cual rodeó su cintura –algo más arriba- amistosamente. Se veían tiernos juntos, la verdad. Pero la melona, aun estando enfadada con Justin nunca le engañaría con Chris. Eso jamás, vamos.

Tomé el paquete de Cait con las manos. Éste era algo más grande, pero tenía el mismo envoltorio y la etiqueta con su nombre, al igual que el de su hermano. Cuando el papel estuvo en las manos de mi amiga para que ésta después lo pudiera lanzar, abrí la caja.

- ¡Joder Caitlin, te amo! –grité eufórica mientras sacaba la gorra gris de la caja. No tenía ninguna gris.
- ¡Vaya, no pensé que te gustaría tanto! –confesó contenta mientras me abrazaba.
- Es una gorra, a ella le gustará de todos modos –comentó ___ .
- Bua, es preciosa –me la puse y me miré en un espejo que había a mi lado. Me quedaba bien- Gracias, tía.
- No hay de qué –cogió el papel de los regalos que ya había sido roto y caminó hacia la cocina para tirarlos a la basura.
- ¿Nos vamos? –propuso Christian abriendo la puerta.

Salimos de ahí y buscamos a Chaz en su casa. Nos abrió su madre. Me miró y sonrió tiernamente seguido de un ‘felicidades, bonita’. Aun  no me acostumbrara al trato de sus padres hacia mí. Simplemente porque no terminaba de acostumbrarme. No habíamos tenido una cena o comida oficial, de esas que hacen en las películas para conocer a los suegros, pero obviamente ellos sabían que su hijo tenia novia. Aparte, estábamos a punto de hacer dos meses. Dijo que no estaba, así que fuimos a buscarlo al trabajo para ver si por casualidad estaba ahí. Nada más cruzar la esquina de su casa unos brazos rodearon fuertemente mi cintura, haciendo que sonriera como una tonta.

- Felicidades, mi niña bonita –dijo en mi oído para luego morder el lóbulo de mi oreja.

Volví a sonreír y éste se giró para ponerse a mi lado seguíamos caminando hacia no sé dónde. Cuando ___ se sentó en un banco, comprendí que fue para descansar un poco o para hablar mejor. 
Chaz se sentó a mi lado y terminó de besarme de una vez por todas en los labios. Le sonreí y puso una mano en mi pierna, donde yo acaricié tiernamente su dorso sin dejar de apartar la mirada de sus ojos.

- ¿Si te doy tu regalo te enfadarás? –preguntó mi novio sonriendo tiernamente.
- Claro –respondí- Te dije que no quería nada.
- Y yo te dije que te amaría hasta el fin de mis días.
- Awww –exclamamos ___ y yo.
- Ahora en serio, ¿te lo doy ahora o espero a esta noche? –preguntó.
- ¿Ésta noche? –cuestioné confusa.

Miré a ___ en busca de alguna explicación, pero ésta al ver que mantenía mi mirada fija en sus ojos, desvió la vista hacia su cabello, el cual empezó a enredar en uno de sus largos y finos dedos. Ella sabía algo. Sabía lo que Chaz estaba tramando y no quería contármelo. Y lo mismo pasaba con Caitlin y Christian. ¡Oh, vamos! No me gustan las sorpresas, lo saben de sobras.

- Somers, ¿qué pasa esta noche? –pregunté seriamente.
- Que a las ocho te pasaré a buscar para ir a cenar los dos juntos a un sitio muy especial.
- Oh –le sonreí enternecida- Pero yo quiero ver mi regalo ya.
- ¿No decías que no querías ninguno? –preguntó él riendo.
- Jo, pero no puedo esperar –hice un puchero y él acarició mi mejilla mientras reía.

Sacó una caja envuelta en papel de regalo de color azul eléctrico con un bonito lazo negro. Le sonreí y me la entregó. Deshice el lazo y rompí el papel. Una caja con el logotipo de la marca Supra hizo que mis ojos se abrieran de par en par. No podía ser cierto.

- ¡Chaz, éstas zapatillas son demasiado caras! –me quejé.
- No has abierto ni la caja y ya te estás quejando –dijo riendo- Anda, ábrela y dime qué te parecen.

Le hice caso y unas zapatillas de color morado me enamoraron. Tenían swag. Encima eran de terciopelo, tal y como a mí me gustaban. Miré a Chaz con una sonrisa amplia en el rostro y le abracé.

- Son… son swaggies –dije riendo.
- Como tú –besó la punta de mi nariz y reímos.

Nos separamos y no pude evitar lanzarle una mirada llena de alegría a mi amiga, a mi melona. A mi compañera de risas. Sabía que no estaba bien. 
La conocía desde que era un moco. Prácticamente la podrían confundir con mi hermana porque las dos sabíamos todo de la otra y no nos separábamos nunca. Ella me miraba con una sonrisa en la cara, pero no era real. O sea, en parte se alegraba por mí, eso se podía ver claramente, pero detrás de ese gesto se escondía una mueca. Una mueca de dolor por no estar junto a Justin. También se podía ver cómo sus ojos perdían todo ese brillo encantador que ella siempre lucía. Desde que se había peleado tan fuertemente con Bieber, no la veía sonreír sin que ella se sintiera forzada. Y creedme, llevo sin verla sonreír como antes he dicho desde hace mucho tiempo. Pronto hará las dos semanas. Y es que para ellos, eso es demasiado. Están al lado, habitación con habitación. Los dos son famosos y pueden estar viéndose en el estudio día sí y día también. Y ya, ya no sólo es el tema de los lugares donde se encuentran, sino el poco interés que demuestran en reconciliarse. 

Comprendía  a ___ . Estaba harta de que Justin trabajara tanto y no le dedicara un solo minuto con ella. Y sí, entendía perfectamente y nunca había replicado por su trabajo. Sabía perfectamente que era Justin Bieber y que eso conllevaría muchos sacrificios, pero su orgullo tampoco hacia que las cosas se quedaran bien. Y por otro lado estaba mi ídolo. Aquél al que tantas veces había defendido y al que tanto amo a pesar de ser el novio de mi amiga y mi propio mejor amigo. Pero no es un amor como el que tengo con Chaz, ni mucho menos. Es un amor lleno de orgullo. Él si que estaba raro. Más que ___ , y mira que ella lo estaba bastante. A penas se oía hablar de él, no le había visto ninguna de las veces que había acompañado al estudio a ____ . Y tampoco en la calle. No salía mucho y las veces que le veía parecía decaído. Medio zombi. 
Parecía estar muerto, en serio. Ninguno de los dos parecía querer hacer 
nada al respecto y eso me preocupaba.

- ¿Pasamos a buscar a Justin? –pregunté sin mirar a mi amiga, para que ésta no sospechara de que esto era un plan para que se vieran.
- Claro, ¿lo llamo y le digo que venga aquí? –preguntó Chaz sacando el móvil.
- Vale –acepté sonriendo.

Marcó el número de teléfono de su amigo, y mientras éste lo hacía, yo miraba a ___ . Se había puesto tensa en cuanto dijeron el nombre de su novio, Justin.

- No lo coge –dijo Chaz.
- Estará en el estudio –pensó Caitlin.
- Seguro –murmuró ___ , aunque la pude oír perfectamente.

***

___ se había tenido que ir a casa a vestirse, los chicos y yo la acompañamos hasta que llegó James para ir a recogerla. Nos amenazó para que viéramos su entrevista, que le hacía mucha ilusión y quería que después le comentáramos qué tal nos había parecido. Le dijimos que por supuesto, que no nos perderíamos nada de lo que tuviera que ver con ella en televisión, radio o revistas. Se le notaba nerviosa, lo pudimos comprobar mientras se maquillaba un poco los ojos. Al final tuvo que terminar de arreglarle el pelo y el maquillaje Caitlin. En la cara no le hizo mucho, ya que no le hacia falta. Pero el pelo se lo dejó genial. 

Completamente liso, sedoso, dividiendo el flequillo para cada lado de la cara. Haciendo que ésta resultara más tierna y bonita. Estaba realmente guapísima. Nos hicimos un par de fotos con mi cámara nueva, la verdad es que con un buen objetivo todo el mundo se ve más guapo. Y si ella ya lo era, con una cámara como la que me había regalado, lo era más. Y qué decir de Caitlin. En fin, nos quedamos en casa ya que en media hora empezaría la entrevista de mi melona. Nos tumbamos en mi cama a ver la televisión, el canal donde transmitían el programa estaba en anuncios. Claro, aun no había empezado. Empezó a sonar un móvil y todos nos miramos para ver de quién era. Pero yo por el tono de llamada lo reconocí. Estaban llamando a Chaz.

- ¿Sí? –contestó- ¡Justin, tío! Te he llamado antes pero no me lo cogías, te íbamos a ir a buscar, pero pensábamos que estabas en el estudio –esperó unos segundos, Justin le estaba hablando. Somers abrió los ojos sorprendidos- Joder, bro’. Pues ahora mismo vamos a verte a casa, así de paso vemos la entrevista de ___ . ¿Tú lo sabías? –soltó unas carcajadas- Tú estás informado hasta cuando respira, cabronazo.

Le miré mal ante la palabrota. Yo no es que fuera muy fina hablando, pero no me gustaba que el hiciera lo mismo. No quería que quedara tan vulgar hablando.

- Venga, nos vemos –colgó el teléfono y lo guardó en su bolsillo- Justin está enfermo.
- ¿Qué tiene? –pregunté preocupándome. Apuesto a que si ___ estuviera aquí, ya habría bajado las escaleras para ir a visitarle. Su orgullo se habría esfumado en seguida.

- Fiebre, mareos, algo de vómitos –respondió encogiéndose de hombros- Lleva desde ayer por la mañana sin salir de la cama.
- Pobre –comentó Caitlin mirando por la ventana afligida.
- Y yo sin saberlo, eso que vivo a su lado –me regañé a mí misma.
- Le he dicho que le vamos a ir a ver y así de paso vemos lo de ___ juntos –propuso él.
- Bueno, pues vamos –dije levantándome.

Salimos todos de mi habitación y bajamos las escaleras. Ahí abajo no había nadie. Era sábado y ___ (tu madre) había ido a acompañar a mi amiga a la entrevista, no quería perdérsela. Salimos de casa y caminamos hacia la de mi vecino Justin. A veces se me hacia raro tenerlo tan cerca de mí. No sé, era algo que no terminaba de creerme. Ya llevaba unos pocos meses aquí, muy pocos, pero no. No me hacia a la idea de que fuera mi amigo, vecino y cuñado -___ y yo somos prácticamente como hermanas, así que eso hace que Justin sea mi cuñado. Lo mismo pasa con ___ y Chaz. Llamamos a la puerta y nos atendió Pattie. Se le notaba cansada. Llevaba una coleta alta y eso hacia que se le vieran más esos ojos verdes que tanto destacaban en ella, igual que en su hijo. Lo que Justin los tenía de color miel. Nos sonrió al vernos, especialmente a mí.

- Hola, chicos –saludó energéticamente. Nos abrazó a cada uno y nos hizo pasar al interior- Que bien que hayáis venido, Justin estaba muy aburrido.

Todos sonreímos a la madre de nuestro amigo.

- Por cierto, felicidades Julia –dijo pellizcándome las mejillas igual que hacia una abuela con su nieto al que no veía desde Navidades o más.
- Gracias, Pattie.
- ¿Qué te han regalado? –preguntó mientras nos sentábamos en el sofá.
- Bueno, ___ me ha regalado una cámara…

En ese momento vi a Justin bajar las escaleras con un pantalón de pijama corto y una camiseta de tirantes de color negra. Andaba con la cabeza baja y rascándose la nuca. El cabello despeinado y una cara de dormido que hacia que le diera un toque más tierno y dulce. Si ___ estuviera aquí se le haría la boca agua. Nos miró y sonrió, aunque hice un gesto de desaprobación hacia su vestimenta. Hacia frío para vestir así.

- No me extraña que enfermes, si estamos a octubre y aun te paseas así –dije señalándole con la mano.

Él sonrió tímidamente mientras se sentaba en un posa brazos del sofá de delante nuestro, donde se sentaba su madre.

- Me has recordado un montón a ___ –comentó riendo Pattie, cosa que hizo que Justin se incomodara un poco.
- Es más madre que amiga –bromeó Christian.

Nos unimos a las risas menos Justin, el cual ahora bostezaba.

- Oh, casi se me olvida –habló Justin mirándome- Felicidades.
- Gracias, Biebs –contesté sonriéndole.
- Te daría dos besos, pero no quiero contagiarte nada –comentó encogiéndose de hombros.
- Tranquilo –dije risueña.
- ¿Qué hora es? –preguntó Caitlin para sí misma mientras miraba la hora que marcaban las agujas de su reloj de pulsera- Faltan diez minutos para que empiece la entrevista.
- ¿Vamos subiendo ya? –preguntó Justin.
- ¿Por qué no la vemos todos aquí? –propuso Pattie- Yo también quiero verla con vosotros.
- Está bien –aceptamos todos.

Justin se tumbó en el sofá. Su madre le regañó poniendo la excusa que no debía de hacer eso, que tenia invitados. Pero nosotros reímos como signo de que no nos importaba, que éramos casi de la familia. Aunque Justin nos contradijo diciendo que éramos ya de la familia. Sonreí ampliamente al escuchar eso. No sólo era dedicado a sus beliebers, también lo era con sus amigos y familia. El mejor ídolo del mundo, la verdad.

Encendimos la televisión y esperamos a que los anuncios se acabaran. Mientras saqué el móvil y empecé a tuitear. Ansiosa por ver a mi melona en televisión. Esperemos que no la líe JAJAJAJA. Al minuto y medio o así, que fue cuando alcé la vista para ver si habían empezado, pero que al parecer sólo era un anuncio, ya tenia muchísimos RT’s y contestaciones. Estoy igual o incluso más nerviosa que tú, @___ . Necesito verte ya deslumbrar en el plató. Muchos besos y abrazos desde casa de Justin, donde te estamos viendo todos.

- Ya empieza, ya empieza –me avisó Chaz zarandeándome del brazo.

Alcé la vista y sí, el presentador estaba dando la bienvenida al público que gritaba y enloquecía. Era un programa con bastante audiencia, y en él habían estado como invitados varios artistas. Entre ellos mi amigo Justin, el cual sonrió ampliamente al recordar el plató donde un año atrás o así lo visitó por primera vez.

___________

Matadme si queréis, este capítulo es un poco aburrido. Aunque me ha molado escribir que narraba mi melona :3 No adelanta mucho, lo siento. Ya estoy escribiendo el capítulo de la reconciliación, es el 105. Ya tengo pensada cómo será y os gustará mucho. Es muy tierna. El 104 prácticamente trata sobre la entrevista, pero es muy entretenida, os lo aseguro. Os he hecho un adelantamiento previo. En el próximo capítulo más que nada os veréis siendo famosas, cómo serán los capítulos a partir de ahí. Cómo será vuestra personalidad aún estando rodeada de cámaras y gente histérica chillando a vuestro alrededor. Las canciones, bailes y todo eso. Esta novela será muy movida, os lo aseguro. Y no tengo nada más que decir, sólo agradeceros todo el apoyo que me dais, que es muchísimo. Muchas gracias por los comentarios, visitas y nuevos seguidores. Ya somos 123, chicos -yep, sé contar 123, ¿lo pilláis? 1 2 3 JAJAJAJAJAoc- En fin, nada más. Espero que no os haya decepcionado mucho con éste capítulo. Muchos besos a todas. Os amo MUCHÍSIMO. Muaaaaaaaaaaaaaacks.

20 comentarios:

  1. Me Encanta, tu novela es única! Espero que después de la reconciliación no nos volvamos a pelear :3 SIGUIENTE YA! (:
    Anto.

    ResponderEliminar
  2. Fui la primera en comentar :D
    Anto.

    ResponderEliminar
  3. Jamas me decepcionan tus capitulos porque son perfectos. Pobre de Justin que esta enfero haha.
    Espero el proximo cap rapido que ya quiero la recon :)
    Un besito guapi.

    ResponderEliminar
  4. me encantoooooo el capitulooo! no fue aburrido y no no nos decipcionaste porque estubo re demas, que mal que justin este enfermo, graciass por dar los adelantoss!! jajajjaja
    bueno ya te explique porque no comente en los capitulos anteriores por face asi que taa, seguila prontoooooooo
    PD: no se que poner de PD pero mis comentarios siempre tienen que tener PD asique bueno
    PD2: me gusta el queso, jajajaj no joda, me dio gracia cuando dice "la conosco desde que era un moco" o algo asiii jajajjajajaja bueno ahora sii besoooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sol♥,sol,SOL,SOL♥,etc2 de agosto de 2012, 20:31

      luli ajajajjajaj pusiste lo de el queso en la puerta de mi cuarto asi q me lo tomo como q lo amas.lpm belu escrivio en el lugar pribado de justin.pero le hise uno mas grande ;)

      Eliminar
  5. AME,pero quiero que se arreglen yaaaaaaaaaaa!
    Beso.

    ResponderEliminar
  6. WEWEWEEWEWEE, peazo de camara chavala;) YTDHGUKETHHJTIEDYRSJ*__________________* tia cuando he visto que mi justin estaba maloo, DIOS, que lastima de verdad, si lo hubiera sabido como tu dices dejo mi orgullo, pero como no lo sé, jejejejejej, bueno cielo que ya me he hecho seguidora:33, que me ha encantao' que quiero la reconciliación pronto, y el capitulo 104 YA, así como dato, un beso:)

    ResponderEliminar
  7. EXIJO QUE MI CUMPLEAÑOS SEA ASÍ Y ESTÉS CONMIGO. LOOOOOOOCO, CUANDO ME LO LEÍ, EMPECÉ A MORIRME. QUIEEEEERO LA CAMARA ESA. POR DIOS, LA MÍA ES UN ZURULLO DE MUCHO CUIDADO SDKFNSKDFNKSDFKJSDF. ME ENCANTA. KJASFNKSJDFK y a ver su os perdonáis, cojone'.
    SKDJNSKDJFNKSJDFNKDSJF EEEEEEEEEEEL CARGADOOOOOOOOR EEEEES MIOOOOOOOOOOOOOO y ¿te puedes creer que el tío de la tienda me regañó por romperlo? Se tenía que alegrar, ya que se lo pagamos, cojones. KSJDFNKJSFNDK Y TE HAS PUESTO EL HEADEEEEEEEEEEEEEEEER QUE TE HICEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE SKDJFKSDJFNKSJDFNKSJDF QUE DÍA MÁS HAPPY, LOCO.
    te amooooooooooooooo mucho melona <3

    ResponderEliminar
  8. QUE SUERTE JULIA, YO TAMBIEN QUIERO ESA CAMARA! Y ¿PORQUE LO TIENES QUE DEJAR ASI? QUIERO SABER QUE DICE JUSTIN O QUE CARA PONE! Voy a llorar, el pobre está enfermo :C
    SUBEEE PRONTOOOO!!!!
    Un beso cielo <3

    ResponderEliminar
  9. YO QUIERO ESA CAMARA! Quiero ver la entrevista!
    Joo,pobre Justin está malito.
    El capi a estado bien,sube pronto :)

    Un bso <3

    ResponderEliminar
  10. GOD. (Tengo un serio problema con 'God', es que amo decirlo c:) ¡Como puedes decir que es aburrido! Estuvo genial, de solo imaginarme a Justin enfermo, se me cayó la baba, como 'dijo Julia', ME ENCANTÓ. Adiós, te dejo muy feliz, porque hoy vi el fuckeable laufhnlñwal video de As long as you love me. Te quieroooo CHAU.

    ResponderEliminar
  11. ME ENCANTOOO Y NO FUE ABURRIDO BESOS ME TENGO QUE IR A ESTUDIAR :(

    ResponderEliminar
  12. aburrido??? desepcionadas??? pffff nada q ver al contrario esta reeee bueno. perdon q no comente antes es q tuve un problema con la comutadora y ta no pude. sol me dijo q hasta el viernes por ahi no va a comentar porq no puede. bueno subi pronto porfassssssssssssssssssssssssssssssss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ya quiero leer el 104 y el 105 y todos los q sigan ajajaj chau chau besooo

    ResponderEliminar
  13. quiero el otro capitulooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!! jajajajaa en realidad quiero llegar a las reconciliaciones jejej

    ResponderEliminar
  14. por favor te lo ruego tu novela es una droga para mi lo digo enserio eres muy ingeniosa y valiosa asi que no desperdicies tu talento porque tienes mas del que te inmaginas me encanta como escribes como te expresas me encanta todo si fueras hombre te pe diria que te cases conmigo jajajajajaja bueno lo dicho escrive pronto por favor ;D
    XOXO:NALU

    ResponderEliminar
  15. NECESITO UNA CAMARA COMO LA DE JULIA! ME ENCANTA! PERO ¿PORQUE JUST TIENE QUE ESTAR ENFERMO? :'( CASI LLORO.
    ESPERO QUE SE RECONCILIEN.
    UN Beeeeeeeeeso =)

    ResponderEliminar
  16. sol♥,sol,SOL,SOL♥,etc2 de agosto de 2012, 20:25

    holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me extrañaron?jajajajjajajajajajajaj yo extrañe la novela y la puta de pili q se escrivial la palabra novela en la mano y en escritos,parciale,recreos,clases,etc ma la vaboseaba aggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg pero la quiero aajajajja me re gusti ajajjaajjajajaj enserio estubo re bueno :) ojala q subas pronto por q como siempre haces me lo cortas y me dejas con intriga :P bueno esra eso y q la sigas pronto quiero q se acabe todo deestar lejod de justin.

    tengo unas questions
    1.cuando subis el proccimo?
    2.en el primer conciero voy a cantar con jus overboard ?
    y aca esta el par de questions ajajjajajajajjajajajaajaj


    hoy me puse a bailar en el parcial por q hise una cancion para esdtudiar todo y les sirbio a pila ejs:cami,pauli,etc
    jajaj tipo el cap (re viejo) de hanna monntana jajajajja bueno algo asi pero cantandolo pa dentro y sentada en la silla obvio jajajjajaajjaja chauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

    besis
    subi pronto porfas

    ResponderEliminar
  17. cuando vas a subirrrrr?? ya se que subiste hase 2 dias pero... no tenes el 104 hecho?? q esperasss?? subiloooooooooooooooooooooooooo ja buenno shauuu

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.