¿Cuántos somos ya?

10 de mayo de 2012

Never let you go. {71}



|| Unos días más tarde ||


|| Justin ||

La verdad es que estos días se me han pasado realmente rápidos sin ella. Me esperaba tener una reacción bastante negativa respecto a su despedida, pero con el trabajo y eso logré quitármela de la cabeza al menos durante las horas que estaba ocupado.

Me encontraba en mi habitación, guitarra en mano, y papel y lápiz en el muslo de la pierna derecha intentando escribir aunque sea una estrofa.

Quería dedicarle una canción a ___ , una canción que hablase de lo mucho que la necesito y que anhelo que esté conmigo noche y día. Una canción que exprese que quiero que vuelva a casa junto a mí.

Unos toqueteos en la puerta irrumpieron mis pensamientos e hicieron que tuviese que dejar la guitarra, el papel y el lápiz a un lado de la cama. Mamá entró en la habitación con una pila de ropa mía entre sus manos. Pero, llevaba colgando una camiseta del brazo, aparta del resto. Y esa me sonaba.

- Justin, hijo –dijo cuando había dejado la pila de ropa dentro del armario- Esta camiseta es de ___ , se la dejó en el cesto de la ropa sucia y no la cogió.

La extendió y la colocó de tal forma que pudiese ver el dibujo. Era la camiseta que se puso el día que empezamos a salir, la verde. La que se le mojó cuando le tiré a la piscina para después darle el beso. Tenía el corazón en un puño.

- Ehm, sí –logré decir.
- ¿Se la devolverás, al menos, no?
- La verdad es que prefiero quedármela.
- ¡Justin, no es tuya! –me regañó la mujer que me dio la vida.
- Mamá, es lo único que tendré con su olor –sonó a pervertido, pero creo que ella sabrá comprenderme- Necesito, al menos, tener un aroma que me recuerde a ella.
- Ya está lavada, así que tendrá el mismo olor que tu ropa –dijo mi madre negando con la cabeza.
- No lo creo –se la arrebaté de las manos al tiempo que me levantaba de la cama- Ya se lo compensaré, mamá.
- Después no quiero malos royos –dijo antes de marcharse.
- ¡Tranquila! –chillé para que me oyera desde el pasillo.

Me senté en la cama con la camiseta de mi novia entre las manos. La acerqué a mi rostro y aspiré el aroma que esta enfatizaba. Mamá tenía algo de razón: olía al suavizante que ella solía usar, pero aún así seguía con el perfume de ella, de ___ . Abrí el armario para guardarla y al hacerlo, una camiseta se cayó al suelo. Dejé la de ___ y me agaché para coger la mía. La extendí y pude comprobar que era la que se había puesto la noche anterior de irse para dormir. La que le quedaba tan bien y le tapaba tan poco. Bueno, le tapaba lo suficiente, pero aun así era un pelín corta.

De pronto, tuve una idea. Con la camiseta aun entre las manos busqué una caja por la habitación. Alguna bonita, que no sea fea o de cartón. No había ninguna. Guardé mi camiseta debajo de la almohada y me puse las supras que yacían debajo de mi cama. cogí la cartera, el móvil y una gorra. Iba a hacerle un pequeño regalo a mi novia, aun estando lejos de mí.

- Mamá, me voy –anuncié mientras cogía las llaves del coche que reposaban en la barra del salón.
- ¿A dónde tan de repente? –preguntó.
- Tengo que hacer un recado –cerré la puerta y me marché.

Corrí hasta llegar a mi coche, el cual estaba aparcado unos metros más a la derecha. Abrí la puerta del piloto y me senté en el asiento, abrochándome rápidamente el cinturón. Conduje por las grandes calles de Atlanta en busca de alguna tienda que llamase la atención sólo por su escaparate. Aún no sabía lo que buscaba, pero sí algo que le sorprendiese. En parte, ___ se conformaba con cualquier chorrada, una rosa, unos cara… ¡CARAMELOS! Di un volantazo aprovechando que no había ningún coche circulando y conduje lo más rápido –lo máximo que me permitía- hacia la primera tienda de golosinas que viese. Por suerte, la primera no estaba muy lejos.

Estacioné el coche delante del local y bajé. Entré en la pequeña tienda. Daba la impresión que estabas dentro de la fábrica de chocolate del señor Wonka. La observé detenidamente en busca de algo que le volviese loca a mi novia. De mientras, notaba la mirada de la joven dependienta clavada en mi espalda. Localicé con la mirada una gran bolsa de ositos Haribo. Sabía de sobras que le encantaban, pues una vez nos tiramos toda una tarde comiendo de esos ositos de golosina mientras mirábamos una película. Fueron las primeras semanas que ella pasó aquí. Los chicos habían ido a buscar a Christian y a Cait a no sé dónde, y ella y yo nos habíamos quedado. Sí, nos daba palo ir a buscarlos a ese sitio.

Cogí la bolsa de chucherías y la llevé hacia donde estaba la dependienta. La dejé en el mostrador de cristal y saqué la cartera. Alcé la vista, y detrás de la chica de cabello corto se encontraba una caja cuadrada de color lila. Era de cartón duro, no de este blando que suele ser de color marrón. Era bonita, ya que tenía cosas dibujadas del mismo tono de color.

- ¿A cuánto está esa caja? –pregunté señalándola con la cabeza.

La dependienta giró la cabeza hacia la estantería de detrás y me miró.

- No se vende, está ahí de decoración.
- ¿Cuánto quieres por ella? –pregunté mientras volvía a abrir la cartera que aún
- Emh… 20 dólares –vale, no me tendría que preocupar por el dinero. Pero, ¿tanto por una caja?
- Toma –le lancé los billetes y ésta me la dejó en el mostrador junto con la bolsa de golosinas. La cogí y la metí dentro de la caja- Adiós.
- Hasta luego.

Salí de la tienda con las cosas en la mano y entré en el coche. Dejé la caja en el asiento del copiloto y arranqué el coche para volver a casa. Justo por el camino recibí una llamada de Usher.

#Llamada telefónica#
- Yo, Usher –le saludé como siempre hacía.
- Eh, JB, tienes una entrevista en Lite FM en dos horas.
- ¿Tengo que estar antes? –pregunté mientras conducía. Rezaba por que no me parase la policía.
- No, a las cinco te quiero en la puerta de la emisora.
- Claro, man.
- PUNTUAL –remarcó la palabra.
- Sí, sí –repetí- Nos vemos.
- Cuídate.
#Fin de la llamada telefónica#

Aparqué el coche delante de casa y entré a mi hogar, donde mamá veía la televisión tranquilamente. Se giró hacia mí al escuchar el ruido de llaves tocar la mesa que había en la entrada.

- ¿Dónde has ido?
- ¿Hay papel de regalo? –ignoré su pregunta.
- No hasta que no me respondas.
- He ido a comprarle algo a ___ –le informé mientras sacaba la caja de entre mis brazos.
- ¿Una caja? –preguntó- Vaya, qué detalle.
- Unas chuches y una camiseta –terminé de informarle- Sé que se enfadará conmigo si le compro algo caro, y como ella es…
- Conformista –me ayudó mi madre.
- Sí, a ella le van más los detalles tontos.
- Tampoco es un detalle tonto –dijo mi madre sonriendo- Es un regalo bonito.
- Comparado con lo que podría ofrecerle, es tonto
- Bueno, pero si a ella de verdad le gusta más regalos así, tipo camisetas tuyas -¿cómo sabía que era un camiseta mía, la que le iba a regalar?
- ¿Cómo sabes que le voy a regalar una mía? –le pregunté extrañado.
- Porque he visto que has sacado una y la has guardado debajo de la almohada.
- Me espías –pensé en voz alta.
- Deja de decir tonterías –pidió riendo- A lo que iba. Que si ___ es más feliz con detallitos, que con cosas caras, es que de verdad le importa más lo que eres tú, que lo que le compras.
- No entiendo.
- Pues que ___ se interesa por ti, por como eres con ella y con todo el mundo en general. Que no te quiere por interés ni por dinero.
- Mamá, eso lo sabía yo desde el primer día que la conocí.
- Bueno, vale , vale –dijo ella riendo.
- ¿Hay o no papel de regalo? –pregunté volviendo al tema inicial.
- Sí, ven conmigo –subimos las escaleras y me llevó hacia su habitación. 
Abrió el armario y sacó un rollo de papel de regalo de color morado- Es el que sobró de tu cumpleaños.
- Me vale –acepté cogiéndolo. Le di un beso en la mejilla- Gracias.

Me marché corriendo hacia mi habitación y lo dejé todo en la cama. Abrí un cajón y saqué una hoja y un bolígrafo. Empecé escribiendo algo bonito, pero después me quedó demasiado cursi. Arrugué el folio haciendo una bola de papel y la lancé al suelo. Cogí otro y escribí de nuevo. Nada, me quedaba igual. Pronto el suelo se llenó de bolas de papel, cosa que a mi madre no le agradó mucho. Pasados unos minutos, por fin tenía entre mis manos la carta que le iba a enviar a ___ . Me la releí una, dos y tres veces. Notaba que le faltaba algo, pero, ¿qué era? Cogí el bolígrafo de nuevo y le quité el tapón con la boca, manteniéndolo aun mientras escribía un perfecto “te amo” con buena caligrafía y por supuesto, en castellano, al final de la carta.

Cogí colonia y la rocié en la carta un par de veces. Puede que quede raro, pero lo vi en una película y me quedó marcado. Aparte, la colonia que utilizaba le volvía loca, así que, ¿por qué no? Cuando ya tuve el regalo listo, metí la camiseta doblada, la carta, y encima de todo, la carta. Cerré la caja y la empecé a envolver.

Cuando faltaban veinte minutos para la entrevista, bajé las escaleras corriendo con la caja entre los brazos y salí de casa. No sin antes despedirme de mi madre, claro. Me subí al coche y conduje hasta la emisora de radio donde me esperaba mi mentor, Usher.

- Hey, Bieber –dijo él cuando me vio salir del coche. El regalo de mi novia lo dejé dentro- ¿Todo bien?
- Claro –hicimos el típico saludo de manos que siempre hacíamos y entramos juntos al edificio- ¿Cuánto durará la entrevista?
- Pues no lo sé, pero bastante –dijo riendo- Vamos, tú ya estás acostumbrado a estas cosas.
- Sí, lo estoy –reí yo también.
- Después iremos a tomar algo con los chicos -¿Team Bieber?
- ¿Con el equipo?
- Sí, y con Scooter –me informó- Hoy es el cumpleaños de Antonio, ¿lo olvidabas?
- ¡Mierda, Antonio! –dije llevándome la mano a la cabeza- No me acordaba, no.

Vimos a una chica con un collar del cual colgaba una tarjetita plastificada acercarse a nosotros.

- Justin Bieber, ¿verdad? –odio que me pregunten si soy yo cuando ya lo saben de sobras.
- Sí –contesté amablemente.
- Sígueme, por favor –caminé detrás de la señorita y con Usher a mi lado- La entrevista no será muy larga –dijo justo cuando se detenía delante de una puerta de madera clara y la abría para dejarme ver a dos hombres sentados en unas sillas de ruedas.

La sala no era muy grande. Había una mesa en forma de media luna y bastantes aparatos. Habían tres sillas. Dos de ellas ya estaban ocupadas, y la restante era la mía.

- Buenas tardes, Bieber.
- Hey, ¿qué tal? –saludé amablemente mientras le daba un estrechón de manos.
- Yo soy Greg –se presentó a sí mismo- Y él es Tom.
- Un gusto –dije alzando la mano mientras miraba al que seguía todavía sentado. Éste hizo un gesto con las cejas como símbolo de saludo.
- Bueno, siéntate –me ofreció. Nos sentamos y a continuación nos dejaron solos tanto la secretaria como Usher- Bueno, ¿cómo va todo, tío? –ya estábamos en el aire.

Lo bueno de algunas emisoras de radio era que te sentías cómodo con los locutores. No eran los típicos que te atosigaban a preguntas, sino que compartías una alegre charla con ellos. Y lo que más me gustaba era que hablasen como suelo hacerlo yo.

- Pues la verdad es que bien, aunque podría ir mejor –respondí mostrando una sonrisa. Siempre sonriente ante todo.
- ¿Ese “podría ir mejor” va por ___ ? –preguntó Tom mientras se incorporaba en la silla.
- Sí, la verdad es que sí –contesté riendo.
- Y dinos, Justin Bieber –comenzó Greg- ¿Cómo crees que se sentirá tu novia al ser pareja de un famoso?
- Ya lo hemos comentado un par de veces, y mucho antes de empezar la relación; siendo amigos. Ella dice que cuando está conmigo se olvida de lo que soy, de quién soy. Se olvida de que soy Justin Bieber el cantante famoso –ambos asentían mientras contestaba-, cuando ella está conmigo siente que está con el chico canadiense que lo único que quiere es pasar una tarde con sus amigos o… con su novia.

Los tres presentes reímos.

- Y ahora que ella está en…. –Tom leyó un papel- España, ¿cómo mantenéis la relación?
- La verdad es que la estamos llevando bastante bien –me encogí de hombros- Muchas llamadas telefónicas y muchas vídeo llamadas, pero bien.
- Bueno, eso es bueno –opinó Greg- Dicen que cuando una pareja consigue estar junta después de haber estado un tiempo distanciados, es que de verdad durarán, o que se quieren.
- Y parece que ellos se quieren, Greg –habló Tom- ¿No le ves la cara de enamorado a Justin?
- Sí, un poco sí –dijo riendo.

Yo sólo reía.

- ¿Estás enamorado, Justin? –me preguntaron los dos a la vez con una sonrisa sínica en el rostro.
- Muy enamorado –respondí sonriendo.
- Vaya, que se nos ha enamorado, Tom –bromeó el otro locutor mientras le daba un codazo en las costillas amistosamente a su compañero.
- Sí, la verdad es que sí –afirmé de nuevo riendo.
- Bueno, y dejando de banda el tema de relaciones –siguió Tom-, ¿no tienes ningún proyecto entre manos?
- Sí, estoy en uno –les informé- Estoy escribiendo una canción, pero de momento no llevo mucho.
- ¿Ritmo, letra…?
- Llevo algo del ritmo, y en cuanto lo acabe empezaré con la letra –afirmé.
- ¿Cuánto tendremos que esperar para oírlo?
- Un poco bastante.
- Un poco bastante –repitió Greg lentamente mientras lo apuntaba en un papel al mismo tiempo que reía.
- ¿Scooter sabe algo de esta nueva canción? –me preguntó Tom.
- Cuando oiga la entrevista sí –comenté riendo.
- ¿Iba a ser sorpresa?
- No, sorpresa no –pues tarde o temprano esa canción saldría a la luz.
- ¿Irá dedicada a alguien?
- No puedo decir nada aún, ni siquiera sé cómo será la letra –iba a ir dedicada a mi shawty y hablaría de que quiero volver a tenerla entre mis brazos, pero todavía no podía dar nada de información.
- Uh, qué misterioso estás hoy –bromeó Greg.
- No, para nada –negué riendo.
- Y bueno, ¿qué piensas del TT que actualmente es global en Twitter? –preguntó Tom que estaba mirando el ordenador.
- ¿Qué TT? –no sabía a cuál se referían, pero seguramente alguno hecho por mis beliebers- ¿Es de mis fans?
- Sí, y es este –carraspeó la garganta-: Justin and Beliebers are swaggies.

Solté un par de carcajadas mientras daba media vuelta en la silla de giratoria y volví a mirar de frente a los dos entrevistadores.

- Que tienen razón –contesté- Mis beliebers y yo tenemos demasiado swag –dije mientras me repeinaba exageradamente el pelo hacia atrás.

Los entrevistadores y yo empezamos a reírnos y mientras, Tom juntaba todos el papeleo con un leve toque en la mesa, poniéndolos rectos.

***

- Me ha gustado esta entrevista –le comenté a mi mentor mientras salía del edificio.
- Yo la oía desde una sala de al lado y me he reído bastante –admitió soltando un par de carcajadas- Por cierto.
- Dime.
- ¿Para cuándo la canción? –preguntó sonriendo de lado.
- En cuanto la tenga lista te la enseño –le aseguré dándole un par de palmadas en la espalda amistosamente.
- Más te vale, Bieber –me revolvió el pelo juguetonamente y reímos.
- ¿Dónde está el equipo? –pregunté.
- Están en una heladería de por aquí –comentó- Antonio quería algo simple y nos ha invitado a tomar un helado a todos.
- Bueno, ve tú, antes me pasaré por una tienda a comprarle algo –él asintió y caminamos hacia nuestros perspectivos coches.

Conduje hacia una tienda de gorras que había no muy lejos de aquí. Salí del coche y encargué una gorra roja en la que pusiera el nombre de mi amigo y compañero Antonio. Como lo hacían al momento sólo tuve que esperar unos veinte minutos. Mientras pasaba el tiempo, las fans se acercaban y se sacaban fotos conmigo. La verdad es que se me había hecho extraño no ver a muchas beliebers.

El dependiente llegó con la gorra lista. Me la entregó pero le dije que si la podía envolver. Aceptó encantado, pagué y antes de marcharme me hice una foto con los trabajadores de la tienda. Cogí el regalo y lo dejé en el mismo asiento donde yacía el de mi novia, la caja morada. La enviaría más tarde a correos.

***

- ¿Y qué tal la tarde con el equipo? –me preguntó mamá mientras reía al ver mi exagerada reacción de haberme tirado al sofá nada más llegar a casa.
- Bien, pero estoy agotado –eran más de las nueve de la noche- Y hambriento.
- Ahora hago la cena, cariño.
- Voy a ducharme de mientras.

Subí a mi habitación y entré al baño. Me desnudé y me di una ducha rápida. Me envolví una toalla cintura para abajo y miré por la ventana la casa de enfrente que aun seguía con el cartel de ‘se vende’ desde comienzos de primavera. Me imaginé a ___ asomada en la ventana mirándome, sonriendo con esos labios tan perfectos y con esos ojos verdes azulados que hacían que me perdiese más de una vez.

Sacudí la cabeza como si así los pensamientos desapareciesen de mi mente y cogí el pijama para ponérmelo. Una vez vestido me tiré en la cama y empecé a pensar todo lo que había ocurrido hoy. La “fiesta” de cumpleaños de Antonio. Le gustó el regalo que le hice. Tanto que se cambió la gorra que llevaba por la nueva. Había ido a la oficina de correos para enviar el paquete a España para ___ . Dijeron que tardaría dos o tres días en llegar. Me imaginé la cara de ___ al ver mi camiseta. Era su preferida, así que seguro que le gusta.

Poco a poco noté como los párpados empezaban a pesarme, pero no podía dormirme ya que el estómago me rugía como un león hambriento.
Mamá me llamó a los minutos y bajé a cenar desesperadamente. Un rato después le ayudé a recoger todo y al acto me fui corriendo a la habitación para dormirme. Hoy no había llamado a ___ , estaba demasiado cansado. No le mandé siquiera un mensaje, ya que ahí eran las siete de la mañana y no quería despertarla. Así que saqué el móvil y le mandé un mensaje privado a su cuenta de Facebook.
Definitivamente dejé que mis párpados se cerrasen para no volver a abrirse en un par de horas.


|| ___ ||

Las cosas en casa no empeoraban, pero sí seguían igual. No sé cuántas veces había hablado con mamá sobre el tema de papá, pero nada. Las cosas no cambiaban. Con él también había tratado de entablar conversación sobre el tema de la bebida, pero o lo esquivaba, o se iba a trabajar, o simplemente llamaban e interrumpían justo en ese momento.

Todas las noches, más bien todas las madrugadas, se repetía el mismo show desde hacía aproximadamente una semana y media. Bueno, era el tiempo que yo llevaba viendo el “espectáculo”. Mamá llevaba casi dos meses.

Eran como las siete de la mañana y yo no tenía sueño. Justin no me había llamado y me estaba empezando a preocupar, ya que hablábamos cada día. Decidí mirar Twitter o Facebook desde el móvil, pues me daba mucha pereza levantarme para ir a coger el portátil.

Lo primero fue ver que en Twitter miles de beliebers comentaban la entrevista que había tenido Justin hacía unas horas. No estaba informada sobre eso, así que decidí leer. No habían imágenes ni gifs, y mucho menos estaría la entrevista en el aire, pues eso, habían pasado horas. Lo siguiente fue ver mi cuenta personal de Facebook. Tenía bastantes mensajes privados, pero el que más me sorprendió fue el de Justin. Él casi nunca utiliza el Facebook conmigo.

“___ , siento no haberte llamado, pero es que he estado bastante ocupado durante todo el día y cuando he llegado a casa lo único que me apetecía era dormir. Espero que lo comprendas. Pero sabiendo como eres, seguro que lo sabrás hacer. Hoy he tenido una entrevista y mayormente hemos hablado de ti. Tranquila, hemos hablado bien. Sobre todo yo bahaha. Pronto tendrás una sorpresita. Y no te digo cuál, es sorpresa. Bueno, que como ya he dicho antes, estoy realmente agotado. Deséame buenas noches y no te preocupes por los sueños. Seguro que apareces tú en ellos (¿ha sonado muy cursi?). Te quiero, princesa.”

Me eché a reír con lo de “¿ha sonado muy cursi?”. De verdad, más tierno y no puede. Justin cada día me sorprende más en su manera de ser.
Me levanté de la cama ya que me había desvelado y no sabía qué hacer ahí. La hice y me metí en la ducha. Salí envuelta en una toalla y busqué algo en el armario para ponerme. Opté por esto http://www.polyvore.com/cgi/set?id=46649199&.locale=es. Caminé hacia la cocina para desayunar algo y la sorpresa fue encontrarme a mi padre ahí sentado. Con la cabeza hundida entre sus brazos, los cuales estaban apoyados en la mesa.

- ¿Papá? –le llamé mientras le tocaba el hombro. No contestaba- Papá, vete a dormir a la cama.

Seguramente anoche al llegar a casa se fue a tomar algo, ya que había un vaso justo delante de él, y se quedó dormido. ¿Por qué mamá no le habría despertado?

- Papá, va –le llamé de nuevo- Vete a la cama con mamá.
-….

___________

Hola, bonitas. ¿Qué tal todo? Bueno, yo reuniendo fuerzas para empezar ha hacer los deberes. No tengo muchas ganas, la verdad. Os tengo que agradecer de nuevo los comentarios, y es que muchas de vosotras me sacáis varias sonrisas mientras los leo. Me encantan. Y sobre todo adoro a las que me abren chat en Facebook sólo para decir que les encanta mi novela. No sabéis lo que me gusta oír eso. Muchísimas gracias.
Sé que este capítulo es muy aburrido. Lo sé. A partir de ahora todo se volverá más interesante. Ya veréis. Bueno, os dejo ya. ¡Os quiero!

deвora ♥: Sí, la verdad es que me habría encantado que ganase, pero no siempre se puede, de los errores se aprende, ¿no? Y sí, dentro de poco volverás a estar con él. ¡Besos!
Alejandra:): Parece mentira que aún no sepáis que me encanta dejaros con la intriga. Es mi especialidad. Te quiero :)
tkm12: Gracias, amor.
RUBIA:): Awww la verdad es que yo me imaginaba la cara de Justin al ver la foto y es que me moría de ternura. Y respecto a lo de papá... No puedo decir nada, pero tampoco aseguro que vaya a ir bien. Lo sabrás en breve.
Judiit: ¿Incómoda? No te sientas incómoda, cielo. Lo siento si te has sentido así, no es mi intención, para nada. Y bueno, estas votaciones son reales. Fue un "debate" en la emisora que describo en el capítulo y tal. Y sí, ganó 1D. No me lo invento. Y como no sabía qué escribir decidí hacerlo sobre eso. ¡Besos!
Liza Lombardo: Never say never, cariño. Y gracias por comentar, amor. ¡Besos!
fraan.: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ tu comentario es sjdhasjkdhadjhsd totally awesome AJAJJAJAJAJ. Venga, espero tu dosis masiva por Facebook c: ¡Besos!
Mony Bieber: ¡Gracias, cielo! Te quiero.
Belieber: ¿Te gustan? A mí igual, es más, me encantan. Cielo, me pasaré cuando pueda, ¿vale? ¡Besos! Y gracias por comentar.
Jυlιa: ¡Sí, he puesto a tu Croqui! Y en este capítulo sales mucho sí sjdhkajdhasjkd. Y no te preocupes por haber comentado tarde. Mientras lo hagas me da igual si es dos años después c: ¡Te quiero mucho, vida!
Me haces Grande: Yo no odio al grupo, odio a las beliebers que dejaron a Justin para "amar" a 1D, eso me mata, en serio. ¡Y ya el con el tiempo se verá que pasa con tu padre! Besos.
Cris: Gracias, cielo. De verdad. Me encantan tus comentarios. Y la verdad es que hay muchos blogs que son mejores que el mío. MUCHOS. Créeme. Y lo del concurso no fue idea mía, pasó de verdad en la radio hace un par de días xd. Besos, cariño.
AntoLoveBieber: Si quieres seguirme en Tumblr, dale clic a la imagen que hay a la derecha que está en blanco y negro y pone 'Tumblr'. Te vas a mi perfil. Es que me da mucha paja ponerte la web. Hace mil que no me meto. ¡Besos!
Yurena: Muchas gracias, cariño.
Noe: JAJAJA, alomejor es tu hermana perdida, quién sabe. Y no sé, puede que haya pensado en ti, en todo el mundo. Pienso demasiado cuando escribo. ¡Besos!
LULI♥: ¡Gracias, amor!
BELEN LLANOS: Meeeerci, amor. Un beso c:
NiNu♥: JAJAJAJA tú y tus mayúsculas. Y no, yo no soy sexy :c ¡Te quiero!
Mari: No pasa nada, tía. Lo que cuenta es que te lo has ido leyendo. Yo muchas veces te comento tarde porque Blogger no me avisa y si no me da el brote de pasarme por tu blog no me entero. Me alegro que te hayan gustado los capítulos. ¡Besos!
Blue Shoes: JAJAJAJAJAJJA bueno, llevo dos o tres capítulos respondiendo comentarios. Así que no te preocupes. Y mira, este te lo estoy respondiendo JAJAJAJJA. Y creo que chachísimo no existe, pero igual, yo me invento muchas palabras, así que por una más no creo que pase nada malo xd. Besos.

15 comentarios:

  1. Aleluya soy la primera!!! Q original el regalo de Justin... además me encatan los ositos de Haribo estan deliciosos...huy q me voy del tema pues q el capítulo no te salió aburrido y no me puedes dejar así, mala persona, con puntos suspensivos no puedes dejar la histora... :( Pues, nada más por ahora, bsos. :D
    Fdo: Cris

    ResponderEliminar
  2. Para mi no fue aburrida, me gusto mucho el capitulo (:
    Ah, y por lo del final del capitulo espero que no sea lo que estoy yo pensando :S
    AntoLoveBieber

    ResponderEliminar
  3. segundaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!1 yijaaaa respondido ^^ sie esq la verdad soy muy afortunada :) me voy a hacer ya la costumbre de dejarme con la intriga ehh eres malvada (mirada malvada) pue ezo que sepas que tengo los brazos como un cangrejo de la alergia pero aun asi me he puesto de rodillas a mi mami para q me dejara meterme jejejej y mira si habia cap
    bueno besis tqtqtq

    P.D.: que le pasara a papa? hace falta q te diga q me matas? no creo no?

    ResponderEliminar
  4. MEE ENCANTAAAAAAA! Y para mi no ha sido nada de aburrido :) Tienes razón de los errores se aprenden :D Espero que publiques pronto que me has dejado con la intriga bueno a mi y creo que a todas jeje :D Un besazo guapa :)

    ResponderEliminar
  5. Dioooooooooooooooooooooooos Just me mataaaaaaaaaaa :3
    Veras cuando yo vea el regalo jajajajaa me lo como jajaja
    Me ha encantado el capituloooo y la entrevista awww todo muy kjsbvfsklvnddlozz :)
    Lo que veo preocupante es lo de papá :/ Espero que no pase nada malo.
    Publica pronto yasmi ;)
    Te quierooo feitaa <3

    ResponderEliminar
  6. jdfjkdsbfjsdfjkds ¿y si te digo que me ha encantado? Genial, simplemente, GENIAL. No me cansaré nunca de decirte que escribes como nadie. Por cierto, me encanta el detalle que ha tenido Justin, eso de guardar su camiseta en su armario e ir a comprar chucherías, es genial la verdad. MUCHOS BESOS Y PUBLICA PRONTO, POR FAVOOOOOOR<3

    ResponderEliminar
  7. ljndsfk Que moooooooooono Justin kjsdf OSITOS HARIBO KSFNKSDFNKSDNFKNDSFKSNFKJSDFNKJDSNKFDSNKDJFNKDSFNKDSJFNKDS MUEROME.
    ¿SE HABRÁ MUERTO EL PADRE? ._______________________. Dios.
    dsnkdsjndsf ¡Meeeeeee encanta! Te quiero pequeña :3

    ResponderEliminar
  8. HOOOLA :D AMO TU NOVELA. SEEEEEGUILA♥

    UNA PREGUNTA.. COMO SE HACE PARA PONER GIFS EN EL COSTADO,AHÍ EN LA DERECHA, DONDE VOS TENES?

    ResponderEliminar
  9. siguela esta re buena tu novela espero q subas mas rapido un beso desde bolivia

    ResponderEliminar
  10. ¡Yasmina!
    Awww!, Justin es el chico más tierno y lindo del mundo, lo amo lo amo. Cambien me eche a reír con eso de "¿sonó muy cursi?" jaja. Dios, ame el capitulo, enserio, yua quisiera yo tener un novio como el.
    Bueno, hermosa Yasmina, te quiero. Espero que subas pronto, pronto.

    Con cariño Mony

    ResponderEliminar
  11. Ositoos Aribo! <3 loos amo! :) Mi padre.. muere..? D: // Joo.. Que lindooo es Juuus! :) me eencaaantaa tu novee! Tequiero(:

    ResponderEliminar
  12. Hermoso capitulo!! awww si que es tierno su camiseta! jajajjaja y en la carta cuando el pone sonó muy cursi? ajajajjajaja me rei muucho. otra cosa:
    SI ERES SEXYYY! ERES UN SEXY UNICORNIO! JAJAJAJJA TA TE QUIERO MUCHO MINA, BESITOOOS. A OTRA COSA, QUE PASO CON MI PADRE? NO REACCIONA!!!! MUEROOOO, BUENO AHORA SI, ESTO ES TODO! BESITOOS♥

    ResponderEliminar
  13. Joder tía no es tierno Justin ni nah ¡Me va a regalar su camiseta!!! Siesque me lo comía *-* Ah y lo de One Direction a mi el unico que me gusta así es Niall por que es Fan de Justin pero no sé... no me van mucho.
    Bueno, sigue pronto. Besos Cielo!
    PD: YA HE PUBLICADO UN CAPITULO EN MI BLOG http://neverletyougojustin.blogspot.com.es/2012/05/cap9tocas-el-piano.html

    ResponderEliminar
  14. Oye que voy al grano que el google me va fatal.Que tu novela e suna de las mas creibles y que eres guapa y que ya te pasaras por mi blog cuando puedas que no pasa na'.
    BESOS Y SUBE Y LOS DEMAS COMENTAR JODER!

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.