¿Cuántos somos ya?

5 de abril de 2012

Never let you go. {61}



- Al final yo tenía razón –dijo cerrando el tema.
- Siempre, siempre, mi amor –le acaricié el pelo mientras reía.
- Hey, que tu amor soy yo –se quejó Justin.
- Ella es mi amor dos –dije riendo.
- Bueno, mientras sea el primero.

Solté una carcajada y me incorporé mejor para darle un suave beso en los labios. El primero que daría delante de todos mis amigos. El primero de muchos.
Jazzy se sentó en el regazo de su hermano y le quitó el mando.

- Te domina una niña pequeña –dijo Chaz- Increíble.
- Ella me puede dominar lo que quiera –y acto seguido le mordió la oreja.
- ¡Justin, me has hecho daño! –exclamó la pequeña frotándose la oreja.
- ¿Qué quieres ver? –preguntó su hermano mientras volvía a tener el mando de la televisión.
- ¡Los magos de Waverly Place!
- ¡NO! –grité yo al segundo. Todos me miraron y se quedaron callados, pero Justin tenía dibujada una sonrisa en la comisura de los labios- Lo digo porque creo que están echando Bob Esponja.

Todos evitaron estallar a carcajadas. Sabían de sobras que les arrancaría la cabeza si lo hacían.

- No, no –negó Jazzy- Los magos, los magos.

Justin cambió al canal en el que daban la serie que tanto le gustaba a su hermana. Justo aparecía mi amiga Selena. Bien, perfecto.

- Qué celosilla eres –me susurró Justin en el oído mientras su hermana 
miraba atenta la televisión.

Yo tenía los ojos clavados en la pantalla, quería intentar parecer lo más natural posible. Que no se notase que estaba apunto de vomitar por culpa de Selala. Miré lentamente a Justin y sonreí de lado.

- Sabes que no me gusta Selenita.
- Desde el primer día.
- No creo que a tu madre le haga mucha gracia que vomite en el sofá -continuamos hablando en susurro.
- No mires la pantalla –propuso.
- ¿Entonces qué miro?
- Mírame a mí.

Sonreí. Quería soltar una carcajada y besarle, pero se adelantó. No sé como haría para acostumbrarme, de verdad lo digo. Cada beso, cada… AAAAASH. Me vuelve loca este chaval, en serio. Me mata con cada mirada, cada roce. ¿No lo nota que me funde sólo con pestañear?

- Te gastaré –reí.
- No me importa.

Volvimos a juntar los labios, pero ésta vez me lo esperaba, sabía que nos íbamos a besar. Por lo tanto no me puse nerviosa.

- Bueno, ya –dijo Ryan sin ni siquiera mirarnos- Hay gente que no tiene pareja.
- No es nuestro problema –Justin me abrazó fuertemente por los hombros mientras desafiaba a su amigo con la mirada.
- ¿Y si te la robo?
- AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ. No –solté.

Justin estalló a carcajadas. Pero las suyas eran reales, no como las mías que habían sido empleadas para fastidiar a Butler.

- Vaya dos –se quejó volviendo a mirar la televisión.

Justin y yo dejamos de reír, pues su hermana nos había pedido silencio con un gesto con el dedo.

Volvió a aparecer Selena. Una ola de preocupación invadió mi cuerpo cuando la recordé coquetear con Justin en la fiesta de Usher. ¿Y si cuando me vaya intenta salir con él? ¿Y si Justin acepta? Sería el fin de mi felicidad, sin duda. Aunque pensándolo bien, Justin no sería capaz de hacerme eso. No ahora que acabamos de empezar una relación. Puede que no la odie, pero tampoco creo que la ame ni nada de eso.

- ¿Te ocurre algo? –me preguntó al notar que tenía la mirada perdida.

Pestañeé un par de veces para volver a la realidad. “Tan sólo son tonterías tuyas, ___”, me repetí a mi misma. “Justin nunca te haría eso, él te quiere”.

- No, nada –mentí. Sonreí, pero se desvaneció en menos de un segundo.

Justin frunció el ceño como gesto de incredulidad.

- Sabes que puedes contármelo.
- No me pasa nada, en serio –le aseguré. Me sentía mal al mentirle, pero no quería preocuparle. Más si era una estupidez más de las mías.
- ¿Segura?
- Sí, sí –asentí mientras evitaba su mirada, pues descubriría lo que me pasaba, y el temor sobre la relación.

Hizo que mi rostro girara hacia el suyo sólo con tocarme la barbilla. Me miró a los ojos y frunció el ceño. ¿Se notaba mucho que mentía?

- No quiero que haya secretos, ¿vale? –sus ojos eran suplicantes- Te quiero, y no quiero que te pase nada. Sabes que si necesitas algo me tienes a mí.
- Lo sé, Justin.
- ¿Entonces? –preguntó esperando algo más por mi parte.
- Es sólo que.. –noté la mirada de los chicos clavada en nosotros- Luego te lo cuento.
- ¿Cuándo?
- Cuando estemos a solas.

Suspiró y bajó la mirada, pero después me volvió a mirar.

- Te lo prometo –le aseguré.
- Está bien.

***


- Cuidaros mucho, ¿vale? –Justin abrazó por última vez a su padre y a sus hermanos.
- Lo haremos, no te preocupes –le dio unas palmaditas en la espalda y me miró sonriente- Y cuida mucho a tu novia. No la pierdas.
- Eso ni se dice, papá –le contestó Justin mientras me miraba- Como si fuese mi vida.

Me rodeó con los brazos y me besó la frente. Le devolví la sonrisa que anteriormente me había esbozado y su padre soltó una carcajada.

- Me alegro mucho por esta relación, en serio –Jeremy me abrazó y le devolví encantada el abrazo.
- Me ha gustado mucho conocerte, Jeremy –dije aún perdida entre sus grandes y robustos brazos.
- Lo mismo digo –me soltó y Justin ocupó su lugar- Seguro que la próxima vez podemos tener otro encuentro; pero será como nuera y suegro.
- No lo dudes –le sonreí.

Todos se despidieron de los niños y de Jeremy y, cuando el avión dio el último aviso, éstos se marcharon y se despidieron con la mano por última vez de nosotros.

- Bueno –dijo Ryan frotándose las manos- ¿Alguien tiene hambre?

Los presentes que quedaban chasquearon la lengua como signo de negación.

- ¿Qué pasa? –preguntó Ryan.
- Anda, tira –Chaz le dio unos golpes en la espalda y fuimos cada uno al coche que le correspondía.

Chaz, Ryan y yo en el coche de Justin, y como no, Justin. Y en el de Pattie Chris y Caitlin. Me sentí mal al haberlos dejado marginados. Podrían haber venido con nosotros, el problema es que no cabíamos todos en el coche, y Justin no quería que le parase la policía.

Llegamos a casa y Ryan nada más entrar, devoró la nevera. Christian, Caitlin y Chaz fueron al jardín acompañando al glotón de Ryan, y toda la comida que llevaba en las manos y en la boca. Iba a seguirles, pero Justin me cogió del codo y me llevó detrás de una columna, donde su madre no nos podía ver.

- Me tienes que contar algo –empezó.
- Ah, sí.
- Venga.
- Es sobre Selena –Justin puso los ojos en blanco.
- ¿Qué pasa?
- He estado pensando y…
- ¿Qué? Vamos, ___.
- Si me dejaras acabar –dije riendo.
- Perdón –cogió mis manos para darme valor al hablar. Me puso más nerviosa.
- ¿Y si cuando me vaya a mi país Selena intenta algo contigo? –fui directa.
- ¿Por qué lo dices? –pareció decepcionarse.
- En la fiesta de Usher ella coqueteaba mucho contigo. ¿Y si le gustas?
- ___, no te preocupes por ese tipo de cosas. Yo nunca te sería infiel.
- Ya sé que tú no me harías esto, pero Selena podría…
- Nada –me aseguró- Selena no haría ni hará nada, ¿sí?

No respondí, me quedé observando sus ojos, llenos de seguridad y confianza. Estaba loca si creía que Justin permitiría que Selena rompiese nuestra relación.

- Te quiero demasiado como para hacerte algo así –me hundí en su pecho tras haber oído esas palabras.

Necesitaba que me abrazase, que me acariciase, que me hiciera sentir segura tras sus brazos protectores. Besó mi cabeza dulcemente y me alcé la vista.

- Vamos con los chicos –dije señalando con la cabeza la puerta del jardín.
- No antes sin hacer… esto.

Aun cogiéndome de las manos, besó mis labios con lentitud. No era para nada un beso apasionado, rápido, feroz. Era un beso bonito. En el que disfrutabas de lo que tu pareja transmitía con cada movimiento, con cada caricia, cada escalofrío que notabas que le recorría por la columna vertebral. Me separé de él a regañadientes. Mis pulmones volvían a quedarse sin oxígeno, y si no lo obtenían ardían como el fuego.

- Gracias.
- ¿Por qué? –preguntó.
- Por existir.
- Dale las gracias a mi madre.
- ¡GRACIAS, PATTIE! –chillé sacando la cabeza de la columna para que me viese.
- Ehmm… De nada –dijo sin saber el por qué. Lógico, no había oído nuestra conversación.

Volví a esconderme detrás de la columna, junto  a Justin. Éste reía.

- Estás loca.
- Las mejores personas lo están –dije sonriendo de lado.
- Es de una película.
- Sí –acepté riendo.

Entrelazó nuestros dedos en ese agarrón de manos que tanto tiempo había durado y salimos de nuestro escondite. Los chicos estaban tumbados en el césped escuchando música. Nos tumbamos junto a ellos y nos unimos a la maravillosa tarde que nos esperaba contemplando el cielo. Por si no lo notáis, estaba siendo sarcástica.

- Ya hecho de menos a Jazzy –dije suspirando.
- Y yo a Jeremy –dijo Ryan.
- Ya no habrán dos comilones en casa –Chaz reía mientras hablaba.
- Qué lástima –chasqueó la lengua.
- Qué idiotas –negué con la cabeza mientras reía.
- Habló la lista –contestó Ryan, estaba a la defensiva.
- Hey, hey –Justin se incorporó- ¿Te meto? –alzó el puño.
- ¿Quieres otra pelea, Bieber? –Ryan le siguió el juego.
- Míralos, se pelean por ti –me susurró Cait- ¿No te sientes importante?
- Me siento importante sólo con saber que Justin me quiere.
- Awww.

Justin, que ahora estaba encima de Ryan pegándole en broma, giró el rostro y me mandó un beso. Su contrincante aprovechó el despiste de su amigo y lo dejó en el suelo.

- ¡Sí, sí! Toma una ración de puños.
- Por Dios, Ryan, eso es viejísimo –dijo Justin mientras reía.
- Tú sí que vas a estar viejo después de la paliza que te voy a pegar.

Mi amigo empezó a pegarle, bromeando, claro. Justin se quejaba mientras reía, e intentaba quitárselo de encima, pero le era imposible.

- ¡Princesa, sálvame! –me pidió Justin mientras cogía de los codos a 
Ryan e intentaba echarle a un lado.
- Paso –reí y me acomodé en el suelo.
- ¿Cómo? –se sacó a su amigo de encima y se levantó- Ahora verás.

Caminó hacia mí y me levanté rápidamente del césped para intentar que no me cogiese. Los dos levantados, él esperando a que hiciera un movimiento para cogerme, y yo esperando a que diera un paso para salir corriendo.

Salí corriendo hacia la puerta, pero Justin me cogió nada más dar tres pasos. A volandas, me llevó hacia la piscina.

- ¡No, vamos, Justin! –dije alargando las palabras pesadamente- Otra vez no.
- Eso te pasa por no salvar a tu novio.
- ¡¿Qué?! Era porque…
- Porque eres una vaga –se paró delante de la piscina.
- Ehm.. ¿te quiero?
- No es suficiente –me lo quedé mirando y enarqué una ceja- Caerás si no me das un beso.

Ignoré su comentario solo por hacerlo sufrir, aunque la que sufriría sería yo si caía al agua. No quería cambiarme más veces de ropa. Llega un punto que cansa por mucho que te guste el tema de la ropa. Le di un beso en la mejilla, pero éste no lo aceptó. Me soltó, pero al segundo me volvió a coger en el aire. Me dio un infarto cuando me sentí en el aire sin sus brazos aguantándome.

- Vale, vale –acepté.

Mientras que con una mano me aferraba a su pecho, con la otra 
acariciaba su mejilla. Alcé un poco la cabeza e hice que nuestros labios se unieran.

- Así, sí –dijo riendo.
- No es justo que me domines tanto –empezó a caminar y me llevó a mi sitio.
- Es lo que hay –se encogió de hombros y se sentó a mi lado- El pez grande se come al pequeño.
- No estaría mal que por una vez el pequeño se comiera al grande, ¿no?
- Depende de quién sea el pez pequeño –sonrió con picardez.
- Yo no, desde luego –me tumbé y le dejé con la palabra en la boca.
- Eres mala, ¿lo sabías? –me imitó y se tumbó junto a mí.
- Pero sólo un poco –hice el gesto con los dedos.
- Un poco bastante.
- Oh, muy bonito eh. Llamándole mala a tu novia.

Justin rió.

- ¿De qué te ríes?
- De ti. Vaya pollos te montas.
- Me enfado.
- Va, no te enfades –dijo riendo.

Me tapé la cara con el brazo para no mirarle. Obviamente estaba de guasa, no estaba enfadada para nada. No por esa tontería. Justin se colocó encima de mí, cosa que me desconcertó muchísimo. Me tapé la cara y empecé a reírme cuando noté que me hacían cosquillas.

- Para, Jus, para –pedí entre risas y tratando librarme de sus manos.
- Di “te quiero, Justin”.
- Te quiero, Justin. Ahora para –dije riendo.
- ¡ESO ES DE NEVER SAY NEVER! –gritó Caitlin mientras se sentaba bien en el césped.
- ¿De qué? –pregunté.

9 comentarios:

  1. AYYYYYYYYY YASMINAA QUE MUEROOOOOOOOOOOOO!!!!O_o
    COMO LO DEJAS ASI XIKIYA!!
    Y PARA COLMO TERMINA EL MARATON :(
    PUBLICA PRONTO PORFIS PORFIS PORFISSSS!!!
    TE QUIEROO MUCHOOOOOOOOO!!!!:)
    aaaaahhh se me olvidaba, ya empezé la novela de JB Y TÚ
    Pasate plisss!!
    besitooooosss!!:D

    ResponderEliminar
  2. COMO QUE DE QUE! DE LA PEEEEEEEEEEEEEEEEEEEELI.
    MASNXKMKCKS C SC Que monos son, hostia. Mira, como selala empiece a dar por cuelo, te juro que la ahorco. LO JUUUURO. =3
    Bueno, se han ido Jazzy y Jaxon D: Con lo monos que son. Pero,¿Lo magos de la placa esta? Si, hombre, Jazzy; tienes el gusto en el culo. Ea.
    Bueno, te amo perra. <3

    ResponderEliminar
  3. Hola Yasmina siento no comentar lo que pasa que leo tantas novelas y se me olvidó leer la tuya asi que me la voy a intentar a leer en 2 horas aunque lo dudo.
    BESOS GUAPA!

    ResponderEliminar
  4. DEMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS ME ENCANTAAAAAAAAAAAAAAAA
    POR FAVOR SEGUILA PRONTO PORQUE ES LA MEJOR QUE LEÍ
    BESOOOOOOOOOOOS♥

    ResponderEliminar
  5. SIGUELAAAAAAAAA PORFAPLISSSSSSSSS
    (L)

    ResponderEliminar
  6. me encantio siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaay sube rapidooooo

    ResponderEliminar
  7. Nueva lectoraaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!! , me a encantado toda tu nove, escribes excelente!! siguela pronto!!!! :)
    PD: Y obvio que ocmenzaré a comentar cada ves que subas cap ;) Bessoooss!!! ♥♥


    Pasate por mi blog: novemiangeljbytu.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. AAAAAAAAAAAAAAAAA LA AMOOOOOOOOOO COMO QUE NO SE QUE ES NEVER SAY NEVER? ANTES MUERTA! JAJAJAJA BUENO TE QUIERO MINA.
    NINA♥

    ResponderEliminar
  9. Debías hacer un segundo episodio...es que no me puedo despegar de leerla!!

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.