¿Cuántos somos ya?

2 de abril de 2012

Never let you go. {59}

Capítulo dedicado a Julia y Adriana.


|| Justin ||

- Hoy harás tú la comida –y dicho esto volvió la vista a su entretenido dedo.
- ¡¿QUÉ?! –exclamé mientras me levantaba- Yo no sé cocinar.
- Aprende –dijo con indiferencia.
- No me hagas esto –le supliqué en susurro.

Se levantó pesadamente, como si estuviese cansada, o como si lo hiciese por un favor.

- ¿Si te ayudo te callarás? –preguntó colocándose las manos en la cintura.
- ¡Sí! –la abracé por la cintura y la levanté del suelo de la fuerza que había empleado en hacerlo.

Le cogí de la mano y di dos pasos para salir del jardín, pero ésta hundió los pies en el césped, reteniéndose.

- ¿Qué pasa? –pregunté encogiéndome de hombros.
- Baja marcha, espantani –reí-, aún es temprano.
- Pero vamos a avisar a mi madre, ¿no?

Se lo pensó.

- Sí, mejor. Le ahorraremos el disgusto.
- ¿Dónde vais? –preguntó Christian.

Nos detuvimos a mitad de trayecto para no darle la espalda a nuestro amigo.

- Vamos a hacer la comida –le informé.
- Vamos a avisar de que hoy haremos la comida –me rectificó ___.
- Eso –reí, ella también- ¿Te quieres quedar?
- Eh… No.
- Tampoco cocinamos tan mal –dijo ___ pesadamente.
- No me fío –rió Christian.
-Bueno, como quieras.

Emprendimos de nuevo el camino hacia la cocina riendo. Christian se lo pierde. Seguro que ___ sabe cocinar bien. O eso espero, porque si lo tengo que hacer yo saldrán todos intoxicados.
Entramos en la cocina, al parecer mamá ya se había adelantado y estaba haciendo un par de hamburguesas. ¡BIEN, NO TENGO QUE COCINAR! ___ me miró y enarcó una ceja. Después sonrió.

- No tenemos que cocinar.
- Buena observación de tu parte –dije revolviéndole el pelo.
- Pero aún tienes que hacer algo.
- ¿El qué? –pregunté cruzándome de brazos.

***

- ¡Pero cierra el ojo! –me volvió a chillar ___.

Venga carcajadas. Todo el mundo reía. Y lo peor, Christian y los chicos no paraban de hacer bromas y fotos. Los odio.

- ¡Ya está, ya me has puesto colorete y pintado los labios! ¿Qué más quieres? –me negué intentando quitarle el diminuto pincel pintado de color rosa de las manos.
- ¡Te fala el rímel y la sombra de ojos!
- ¡ ___, no!
- Estaré enfadada –cambió repentinamente el tono de voz.

Los chicos callaron, aunque quedaron en el aire algunas carcajadas provenientes de mis padres. Papá cogía a Jaxon en brazos, y Jazzy estaba a mi lado, en la otra silla de la barra, riendo. Al igual que todos los demás.

- No pienso dejar que me pintes más.
- Justin Drew Bieber Mallete –me amenazó con sólo decir mi nombre al completo.

Suspiré. Cerré los ojos y noté como el pincel se acercaba a mis párpados. Los volví a abrir rápidamente.

- ¿Qué pasa ahora? –preguntó mi maquilladora mitad divertida y mitad irritada.
- Ese color no me gusta.

La casa estalló a carcajadas. ___ y yo nos unimos a ellas con gusto. No había cosa más bonita que su risa y la mía unidas.
Volví a cerrar los ojos y dejé que me maquillase sin que yo interrumpiera. Cuando noté que la esponja del pincel dejaba de acariciarme suavemente los párpados, los abrí.

- No te pongo rímel porque me lo gastarías tontamente.
- Gracias, yo también te quiero.

Intenté quitármelo, pero me dio un manotazo en la mano.

- Ya está, ya me has pintado. ¿Qué más quieres?
- Foto –dijo sacudiendo una cámara que llevaba en las manos.
- ¿Más? –pregunté indignado.
- Pero ésta será la final.

Cogió un taburete y lo colocó unos metros delante de mí. Dejó la cámara encima y programó el temporizador.

- Vamos, rápido –pidió mientras se colocaba a mi lado.

Cuando ya todos estaban colocados correctamente a mi alrededor, tomé a ___ y la senté en mis piernas. Le di un beso en la mejilla cuando apenas faltaban unos segundos para que saltara el flash y ¡listo! Foto hecha.

- ¡Yo voy, yo voy! –gritó Jazzy mientras salía corriendo a por la cámara- ¡Oh, qué chuli!
___ soltó unas carcajadas. Giró la cabeza y me miró.
- ¿Siempre tengo que acabar en tus piernas en todas las fotos? –me preguntó sonriendo.
- Puede –besé su mejilla y giró el rostro de nuevo.

Apoyé la cabeza en su cuello y, con disimulo, inhalé su aroma. Dulce como ella. Embriagador como su sonrisa, y adictivo como su voz.

- Oye, que nosotros también queremos verla –pidió Caitlin alargando el brazo.

Mi hermana le pasó la cámara y, al hacerlo, Caitlin la cogió con ansias. Su cara fue épica al ver la foto.

- ¡Qué bonita! –chilló con voz de pito.
- A ver, a ver -___ le arrebató a Caitlin la cámara- ¡Qué cuckis salimos!

Igual. Cait y ___ se parecían mucho en estos temas. Eran iguales que dos niñas pequeñas. Reí en su oído, cosa que hizo que se estremeciera. Lo noté.

- ¿Tú y yo Justin, o todos juntos? –preguntó el pesado de Ryan.
- Justin y yo –y acto seguido le sacó la lengua.
- Mira qué mona sale Jazzy –señaló mi madre a la pequeña.
- Como su hermano –habló ___.

La miré, sonreí y ésta me miró. Pero no sonreía, enarcaba una ceja.

- Ehm, hablaba de tu hermano Jaxon –frunció los labios y luego se le escapó una sonrisa.
- ¿Y yo, no salgo mono? –pregunté para juntar luego mis labios en su mejilla.
- No.
- Oh, me has decepcionado –volteó el rostro para mirarme. Tenía sus ojos, sus labios, su todo a menos de dos centímetros.
- ¿Por qué?
- Estás diciendo que salgo mal.
- Pero si sales guapísimo –dijo riendo y acariciándome el pelo.
- ¡Ya, ya! ¡Se acabó el momento pastelón! –nos interrumpió Chaz dando una palmada justo delante de nosotros.
- Si son así de “cuckis” –Ryan puso voz de pito cuando dijo la última palabra-, imagínate cuando salgan.
- Qué empalagosos –se estremeció Christian, el cual después soltó unas carcajadas con su amigo.
- ¡Hey, ya! -___ les pegó un manotazo a cada uno.
- Mira como defiende la futura relación –molestó Chaz.
- Te va a molestar la cara después de la paliza que te voy a dar –le amenacé bromeando.
- Mira como tiemblo –me siguió el rollo.
- ¿Me permite, señorita? –bromeé mientras levantaba ___ de mis piernas.
- Claro –rió, al igual que los demás.

Me levanté del taburete y ella ocupó mi sitio. Miré a Chaz amenazante, y éste salió corriendo hacia el jardín. Oí los pasos de los demás seguirme, pero no me importó. Yo seguiría. Total, por fastidiar a Chaz lo que sea. Jazzy y Jaxon gritaban mi nombre. Eso me animaba. Chaz estaba cerca de la piscina, lo empujé y cayó al suelo, pero no logró mojarse ni nada. Maldición. Empezamos a pegarnos puñetazos en broma, los dos reíamos. Le cogía las muñecas para evitar que me pegase, para yo darle con la rodilla en las costillas. Oí como una, dos tres, risas diferentes se acercaban a nosotros. Caitlin, Jazzy y ___. Las tres se inclinaron y nos empujaron a Chaz y a mí, haciendo la croqueta. Caímos en la piscina los dos juntos, salpicándolas a las tres.

- ¡Veréis como os coja! ¡No saldréis vivas! –les amenacé cuando salí a la superficie cogiendo aire.

Miré a Chaz, éste ya estaba persiguiendo a Caitlin. Perfecto, Jazzy y ___ para mí. Éstas dos últimas estaban riéndose de mí en el borde de la piscina.

- Jazzy, mi amor, ¿me ayudas? –pregunté sonriendo mientras alargaba el brazo.

La pequeña inocente se acercó a mí dispuesta a ayudarme, pero ___ la detuvo por detrás, abrazándola mientras le avisaba que era mentira.

- ¡Vamos, Jazzy, soy tu hermanito! ¿No me crees?
- No le creas, Jazzy –le susurró- Nos quiere tirar al agua.
- ¡Si me ayudas te compro un helado!
- ¡Sí!

La pequeña se soltó de los brazos de mi amiga y estiró su brazo para ayudarme, pero la tomé de la cintura y la arrastré delicadamente hasta la piscina. Mojándole solo hasta la altura del ombligo.

- ¡Justin, me has engañado! –Jazzy me salpicón y reí.
- Después iré a por ti –le recordé a ___ mientras le señalaba con el dedo índice.
- Ya, claro –rió sarcásticamente- No te quedan pipas.
- Verás, ya.
- ¡JUSTIN DREW BIEBER! –gritó mamá entrando al jardín y acercándose a la piscina.
- Mami –abracé a Jazzy y la escondí en mi pecho- ¿Cómo estás? ¿Sabes que te quiero?

Me caería la bronca del copón, lo intuía.

- Dame a Jazzy ahora mismo si no quieres quedarte sin comer durante una semana.
- No serías capaz de dejarme sin comer una semana, mamá –dije riendo.
- ¡Te dejo sin IPhone!
- Corre, Jazzy, ves con Pattie, que te quiere más –dije rápidamente mientras dejaba a mi hermana en el borde de la piscina y mamá se la llevaba hacia dentro.

Los chicos se estaban peleando en la otra punta. Estaban encima de Ryan pegándole.

- Tú –llamé a ___ la cual miraba la escena de la otra punta del jardín. Me miró- Ven, ven.
- ¿Piensas que soy idiota, Bieber? –preguntó cruzándose de brazos y enarcando una ceja.
- Serías mi idiota de todas formas –caminé hacia el borde de la piscina y me apoyé en ella.

___ se tumbó en el suelo, concretamente boca a bajo. Estaba en frente de mí. Sus labios se curvaron formando una sonrisa.

- Guapo.

Me giré haciendo ver que había alguien detrás de mí, que no me lo decía a mí.

- Ah, ¿yo? –me pregunté a mí mismo.
- Siempre lo tienes que fastidiar todo.
- Bueno, lo siento –reí- ¿Volvemos a comenzar?
- No, ahora no.
- Va, porfaplis –le pedí riendo.
- Calla –puso cara de concentración y a continuación se levantó. Sacó el móvil del bolsillo y contestó a la llamada-: ¡Hola, mamá! Claro, claro que me acuerdo que tengo madre –puso los ojos en blanco y al notar que la estaba mirado –aunque no entendía nada-, me sonrió- ¡Mamá, que ya lo sé! Sí, yo también te hecho de menos –dijo pesadamente.

Siguió hablando con su madre, así que salí de la piscina. Toda mi ropa estaba chorreando. No tiraría a ___ ahora. No lo haría ahora, pero más tarde sí. Terminó de hablar y continuó con el móvil en la mano. Yo ya estaba a su lado.

- ¿Vamos a comer? –propuse.
- Vamos –aceptó.

Me cogió de la mano y dimos un par de pasos. Los chicos ya habían entrado. Cuando apenas faltaban unos cinco pasos para entrar, cogí a ___ en volandas y la llevé hacia la piscina.

- ¡¿Qué haces?! ¡Justin, bájame ahora mismo! –gritó y pataleó estando en mis brazos.

Yo sólo sonreía como un idiota. Cuánto me encantaba el contacto de su piel con la mía. Era electrizante.

- ¡Que me bajes!

Cuando estaba solo a un paso de tirarnos juntos, le quité el móvil de las manos y lo lancé al suelo con cuidado para que no se mojara cuando cayéramos.

- ¡JUSTIN DREW…

No acabó la amenaza. Ya estábamos sumergidos. La piscina era lo suficientemente onda como para tener que ponernos de puntillas para no ahogarnos. Aún estábamos en el agua. La abrazaba, la apretaba junto a mí. Rodeaba su cintura con mis brazos y ella tocaba mis mejillas con sus manos. Cogí su cabeza entre mis manos, cubriendo la suyas. Nos quedaba poco aire, pero iba a darle el mejor beso del mundo. Acerqué mi rostro al suyo y presioné mis labios con los de ella. Apenas duró cinco segundos, pero fueron los mejores cinco segundos empleados de toda mi vida.

Salimos a la superficie. Ella se apartó el flequillo de la cara y me miró. Suspiramos a la vez. ¿Le había molestado? ¿No le había gustado? Las dudas me carcomían, me estallaban en la cabeza como si fuesen una bomba de relojería. Mi cabeza iba a explotar con tanta pregunta. Vi en su rostro una pizca de preocupación, pero sus ojos reflejaban otra cosa.

- Yo…, lo siento. Fue, fue un impulso –dije con la mirada baja- Fue un imp…

Me calló. Me calló cogiendo mi cabeza entre sus manos. Presionó sus labios contra los míos. Ambos se quedaron inmóviles, pero después comenzaron a moverse casi al mismo ritmo que el bombardeo de nuestros corazones. Mis manos, que anteriormente estaban a cada uno de mis dos lados, ahora rodeaban firmemente su cintura. Aproveché que tenía la boca un poco abierta y le introduje la lengua. Ambas iniciaron una guerra en cuanto se unieron. Saboreé cada parte, cada rincón, cada todo de su boca. La abracé como jamás lo había hecho. Sentí mi cuerpo pegado al suyo, nuestras anatomías unidas para jamás despegarse. Los pulmones me ardían. Buscaban aire y yo me negaba a dárselos. No quería separarme de esos labios que se habían unido a los míos tras tantos esfuerzos y oportunidades que siempre resultaban ser interrumpidas.

Al final acabó separándose ella primero. Le miré confuso, ¿le gustaba?, ¿me quería? Dudas, más dudas. Sonrió tímidamente, bajó la mirada, pero después fue como si se armara de valor y volvió a mirarme. Yo seguía estupefacto. Aun no me lo creía. Sonrió de lado, victoriosa, orgullosa de lo que acababa de hacer.

- Un impulso –me imitó.

Trató de ocultar una sonrisa que estaba apunto de escaparse mordiéndose el labio. Le sonreí. Nuestros cuerpos aún seguían tocándose, nuestras manos se unían y los dedos se entrelazaban debajo del agua. Clavé la mirada en sus ojos y ella pareció hacer lo mismo conmigo. Me fundí.

- ¿Yo te gusto? –logré armarme de valor para preguntárselo.
- Creo que es algo más que gustar.
- Sigo confuso.
- ¿Por qué? –me apretó más la mano.
- Sigo sin saber lo que sientes por mí.
- Son muchas cosas las que siento por ti –confesó.

Nuestras miradas ahora eran serias. Estaban concentradas para que lográramos estar en calma mientras uno le decía al otro todo lo que sentía.

- ¿Crees que es posible enamorarse de alguien en menos de dos meses? –ahora la pregunta la formuló ella.
- Sí.
- ¿Por qué?
- Porque yo lo estoy de ti.

Fue quitarme un peso menos de encima. Me liberé, lo solté. Estoy enamorado y no me da miedo decírselo. No ahora que había sellado mi amor hacia ella con el beso anterior.
Se quedó callada, pero mantuvo la mirada en mí. Creo que incluso habíamos llegado a olvidar que estábamos en la piscina. Quería salir, pero arruinaría el momento, y no me apetecía.

- ¿En serio? –preguntó tartamudeando.
- ¿A caso no se me nota? –junté mi frente con la suya, ahora nuestras miradas estaban más conectadas que anteriormente.
- No lo sé.
- Estoy enamorado de ti, ___ –le repetí.
- Te amo, Justin –mi corazón empezó a bombardear sangre más agitadamente de lo normal- Te amo, te amo.

No lo dijo una, ni dos, lo dijo tres veces. Como un frenesí. Cada te amo era acercamiento más de nuestros labios. Se colgó de mi cuello y abracé su cintura como siempre hacía cuando la abrazaba. La levanté del suelo, ahora era yo la que le mantenía a flote. Caminé hacia una esquina de la piscina. La acorralé ahí y nos libremos del beso. Nuestras frentes seguían unidas, las miradas penetrantes, los labios rojos e hinchados eran presentes de aquél símbolo de amor que acabábamos de sellar.

- Quiero ser tu novio, ___.
- Y yo tu novia, Justin –contestó.
- Entonces, ¿novio y novia? –pregunté con media sonrisa.
- Novio y novia –dijo para luego volver a unir sus labios con los míos.

16 comentarios:

  1. SEBGVFWIUBHJFIEFW TIAAAAAAAAAAAAAAAAA CON LENGUAAAAAAAAAAAAA JOPDEEEEEEEEEEEEEEEER Y EN LA PISCINAAAAAAAAAAAAA FIJATE NO PUEDO NI ESCRIBIIIIR DE LA EMPOCIOOOOOOOOOON SJKBHJJSFNDSFNJDASKFJ AJSNFKLDSAFOASEFIJI0QWNFWEFIEWRUFVNEJBGBVHINJMHUTY NXJDFSKLDSFKMLDSFJSDHSDFHBSHFNFHHEBWJ WHEYFIDWEFGHDBSKGKBDSN GYEWFBHJDS GIYEFWUNJ GIU

    ResponderEliminar
  2. DEMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS ME ENCANTAAAAAA AL FIIIIIN SEGUILAAAAA♥
    BESOO

    ResponderEliminar
  3. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy ke me da un infartooooooo dios mioooooooooo!!!!!!!!!
    Uf moori!Ö
    o_O

    ResponderEliminar
  4. BESOS, BESOS, BESOS, BESOS, BESOS, Y MÁS BESOS!!! Awwwwwwww queeee cuckiiiis! <3 Te adoooroooo Yasmiiiiiii! xddd

    ResponderEliminar
  5. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA ME MUERO! porfin el beso eres la mejor losabais eres mi idola teamo

    ResponderEliminar
  6. OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGG POT FIN! llevamos esperando esto desde el principio,, ha sido precioso y super cuki*-* que bonitoTT asco qe el tiempo se acabe,, voy a leer mas, este ha aido genial <3

    ResponderEliminar
  7. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA ME MUROOOOOO POR FIN POR FIIIIIIIIIIIIIIIN! AAAAALELUYA AAALELUYA ALELUYA ALELUUUYA.
    JAJAJAJAJJA AME ESTA CAPITULO EL MEJOR DE MI PUTA VIDA, OK ME PASE PERO ES EL M-E-J-O-R!
    PERDON POR DESAPARECER TANTO TIEMPO, SOLO QUIERO QUE SEPAS QUE SIEMPRE LEO Y QUE AAAMO TU NOVELA COMO SIEMPRE DIGO.
    TE QUIERO MINA.
    NINA♥

    ResponderEliminar
  8. wow me enkanta tu nove esta super
    espero otro cap te lo pido porfiplis!!!
    _-diana-_( laura sanchez)

    ResponderEliminar
  9. Esss sflidghsdfhvsfhgsfdv ^^ *-*
    Mencaantaa!

    ResponderEliminar
  10. M' encanta yasminaa!!! <3

    ResponderEliminar
  11. Hoooooo porfin lo llevava deceandooo muchoooo

    ResponderEliminar
  12. OMB!!!!!!!!!!!!!!!!!! MUERO, MUERO!!! POR FIN!!!!!!! LO QUE TANTO ESPERABA LLEGO!!!!! Y FUE PERFECTO!!

    ResponderEliminar
  13. juytfxdd21q muerooooo MUETROOOO PORFIIIN JODER ELLMEJOR CAPITULO DEL SIGGLO Ñ.LIHUY7U

    ResponderEliminar
  14. Ahhhhhhhhhh!!!! Lo ame!!!! Por dios!!!! Solo me falta gritar y no lo hago porq son las 12.00 pm pero me encanto!!!!

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.