¿Cuántos somos ya?

10 de marzo de 2012

Never let you go. {56}

Justin en 'Ridiculousness'.

- No es por arruinar el momento -rompió el silencio Ryan-, pero...
- Sí, has arruinado el momento -le interrumpió Chaz.

Ryan envenenó a su amigo con la mirada y prosiguió.

- Pues eso -dio una palmada- ¿Nos vamos ya a cenar?

Todos reímos ante el hambre feroz que Ryan tenía. Papá le dio unas palmaditas amistosas a Ryan. Los dos se parecían mucho en ese aspecto. A los dos les encantaba comer, y por eso, las pocas veces que estábamos todos juntos, se lo pasaban de maravilla comiendo y riendo a todas horas.

- Sí, Ryan tiene razón le apoyó mi padre- Que viajar con estos dos mequetrefes cansa mucho.

Todos volvimos a reír. Mamá salió de la habitación y volvió con un bolso colgado del brazo. Todos caminamos hacia la entrada. Por las escaleras, Jazzy parecía un terremoto. Cogida de mi mano, saltaba las escaleras de dos en dos y me arrastraba con ella.

- Bueno, ¿y cómo nos lo montamos para ir? -preguntó mi madre pasándose las llaves del coche de una mano a otra.
- Yo puedo llevar a los chicos en mi coche -me ofrecí.
- ¡Yo quiero ir con Jus! -pidió Jazzy levantando los brazos.
- No, tú vienes con nosotros -le obligó papá.
- Por favor -suplicó Jazzy.

Papá se lo pensó durante unos segundos, manteniendo siempre la mirada firme sobre su suplicante hija menor.

- Está bien -Jazzy saltó de alegría-, pero tendrás que ir igualmente en tu sillita.
- Jo -se quejó.
- Entonces no vienes conmigo -le regañé.
- Vale, vale -dijo a regañadientes.
- Pues marchando.

Cogí la bolsa dónde papá llevaba todo lo necesario para Jaxon y Jazzy. Mudas de recambio, toallitas húmedas, pañales, agua, etc. Con la mano libre que me quedaba, cogí las llaves del coche. Jazzy se me colgó de la pierna y empezó a reírse al notar mi forzado caminar.

- Vamos, Jazzy, suéltate de mi pierna -le pedí riendo mientras intentaba que liberase mi pierna- A este paso no llegaremos nunca al coche.

Ni caso, ella seguía como una loca, contagiándome la risa y haciendo que los forcejeos para que soltara mi pierna no cesasen.

- Cógeme en brazos -me pidió riendo.
- Jazzy, no puedo. Tengo las manos ocupadas.
- Ven, ya te cojo yo -dijo ___.

Se colocó de cuclillas delante de mi hermana y la cogió por debajo de los brazos, alzándola, y haciendo que ésta rodease con las piernas, un lado de su cuerpo. Le sonreí agradecido y ésta me devolvió la sonrisa.

- ¡Vamos, daros prisa! -nos llamó papá desde el coche- Ryan babeará tu asiento si no llegamos pronto al restaurante.

___ y yo reímos y salimos de casa. Cerré la puerta con llave y caminamos hacia el coche.

- Justin, la sillita de Jazzy -me recordó ___.
- Ah, es verdad -dije caminando hacia el vehículo de mi madre.

Le pedí la sillita de mi hermana y volví junto con los chicos. Dejé primero la bolsa de mis hermanos en el
maletero, y luego, puse la sillita de Jazmine, y me senté en el asiento del piloto. Ryan se fue a sentar al lado de Jazzy, la cual ya estaba en su sitio gracias a ___, pero le dije que se pusiera él como copiloto. Entonces quedamos así: yo de piloto, Ryan de copiloto, Jazmine detrás, ___ al lado de ésta, y por último Chaz. Conduje lo más tranquilo y mejor que pude, ahora llevaba una vida más en el asiento de detrás. Seguía a mamá, la cual conducía tan lentamente que desesperaba a cualquiera.

- Tu madre parece una vieja conduciendo -dijo Ryan apoyando la cabeza en la ventana.
- ¡Es que a este paso Jazzy se sacará el carnet de conducir! -dije dándole un golpe al volante una vez que el coche se detuvo cuando localicé un semáforo en rojo.
- Justin, tranquilo. Lo importante es llegar -me giré sorprendido por la tranquilidad que irradiaba ___ con el tono de voz que había empleado al hablar.
- ¿Eres mi ___(tu nombre)? -pregunté con la boca abierta.
- Pues claro, idiota -contestó riendo- ¿Quién iba a ser sino? ¿Angelina Jolie?
- Molaría -susurró Ryan.

Giré la cabeza hacia el frente y volví a poner el coche el marcha al ver el semáforo en verde.

- Jazzy dile a tu hermano que después nos tiene que invitar a tomar un helado -oí a ___ susurrarrle a mi hermana.
- Vale -contestó la pequeña empleando el mismo tono de voz-, pero yo lo quiero de chocolate.
- De acuerdo.

Sonreí por debajo de la nariz al haber descubierto el plan de las dos cosas más bonitas que había en este coche.

- Justin.
- Dime, amor -dije tratando de no reírme tras haberme imaginado a Jazzy tratando de convencerme para que le invite a un helado.
- ___ dice que después nos invites a un helado.
- ¡No, Jazzy! -se quejó ___- No tenías que decir mi nombre.

Los chicos y yo estallamos a carcajadas tras el fracaso de la deboradora de helados. Ryan estaba en el típico estado de foca poseída; ya no simplemente te ríes, sino que la risa pasa a ser ruidos extraños y empiezas a aplaudir como si de un bailador de flamenco se tratase.

- Pero, ¿nos invitarás igualmente, no? -preguntó Jazzy tratando de arreglarlo todo.
- Solo si ___ me lo suplica un poco.
- Lo siento, Jazzy, no hay helado -dijo rápidamente su compañera de asiento.
- ¿Por qué no entierras un poco tu orgullo? -pregunté mientras sonreía como si pudiese ver su cara de enfado.
- Porque está en contra de mis principios.
- Pues lo siento, Jazzy -dije aun mirando a la carretera- No hay helado.
- ¡Joo!
- Lo siento, Jazzy -repetí- Pero no es mi culpa; ___ no me lo suplica.
- ¡No pienso suplicarte nada! -gritó.
- Pues eso, Jazzy. Dale las gracias a ___ por dejarte sin helado.
- ___, eres mala -dijo Jazzy seguido de un manotazo en el brazo que hizo reír a mi amiga.

Se creó el silencio en el coche. ___ seguía sin suplicarme nada, pero no me daré por vencido;
___ acabará suplicándome como que me llamo Justin Drew Bieber Mallette.

- ¿De verdad vas a dejar a la niña sin helado, sólo por unos absurdos principios tuyos? -pregunté.

Sabía que esa pregunta la mataría por dentro. ___ no sería capaz de dejar a Jazzy sin helado. Y a Ryan, el cual parecía estar sufriendo por haberse quedado sin postre. Miré a ___ por el retrovisor; ceño fruncido y brazos cruzados, así estaba. Parecía estar pensando las palabras adecuadas. Abrió la boca, pero la volvió a cerrar.

- Sí. No me voy a arrastrar por nada ni por nadie.
- Oh, vamos, ___ -se desesperó Ryan.
- Porfaplis -le rogó Jazzy.

___ miró a mi hermana y le dedicó media sonrisa, me miró a los ojos a través del retrovisor como yo hacía con ella y habló.

- Por favor, Justincito...
- ¡¡JUSTINCITO!! -repitieron los chicos para después estallar a carcajadas.
- ¡Bien, yo aquí intentando suplicarle al capullo de Justin, todo para no dejar a Jazzy sin su estúpido helado, y vais vosotros y os reís! Pues ahora si que no hay helado -gritó.

Pero nada, sus gritos no sirvieron para nada. Los chicos seguían riéndose. Y venga a reír, y venga a reír. Incluso a mí me estaban empezando a cansar.

- ¡Ai, Justincito! -Ryan me cogió de las mejillas como solían hacer las abuelas con sus nietos- ¿Nos compras un heladito?
- ¡Callad! -grité.

El vehículo pronto quedó en silencio. En menos de un segundo, todos se habían callado. No se oía nada, ni las respiraciones de mis acompañantes. Absolutamente nada. Ryan me miró extrañado, pero pasé olímpicamente de él.

- Que fuerte -susurró ___.
- ___ -me miró a través del retrovisor- Sigue.
- Es que ahora me han cortado el rollo.

La miré amenazante, pero para nada estaba enfadado con ella; lo hacía para que hiciera lo que llevábamos tanto tiempo intentando que hiciese.

- Justincito de mi vida, ¿nos harías el gran favor de comprarnos un helado a todos después de cenar?

Intenté no reírme. A una persona tan orgullosa y cabezuda como ___ le habría costado mucho decir ese tipo de cosas. La miré por el espejo retrovisor y le sonreí.

- No es suficiente.
- ¡¿Qué?! -exclamó alzando los brazos indignada- Oh, vamos, Justin. He hecho todo lo que he podido.
- Y no es suficiente -le repetí.

Me fulminó con la mirada. Casi daba miedo. Leí como sus labios pronunciaban con rapidez "Que patada en la boca". Solté una carcajada. Incluso cuando se enfada es graciosa.
Me miró, igual que yo hacía con ella, suspiró y arrugó el ceño.

- Amorcito, ¿serías tan amable, tan gentil de invitarnos a todos a tomar después un helado? -le sonreí divertido, cosa que ella no parecía estarlo- ¿Te lo suplico?

Lo último me mató. ¿___ suplicando? Eso no se veía todos los días. Lástima que no tuviese una cámara para grabarlo. Estallé a carcajadas. Llevaba bastante rato aguantándome las ganas de reír. Los chicos se unieron a mis risas, y justo cuando pensé que ___ nos cortaría la cabeza a todos los presentes, se acabó contagiando las carcajadas.

- Vale ya, no tiene gracia -dijo tratando parar de reír.
- Ni tú misma puedes dejar de reírte -le informó Chaz señalándola con el dedo índice.
- Ya, por eso -se puso seria- Como no te haya sido suficiente te dejo calvo, Justin.
- Sí, sí -asentí con la cabeza- Me sirve, me sirve.
- ¡Tenemos helados! -cantó victorioso el glotón de Ryan.
- ¡Gracias, ___! -bociferó esta vez Jazzy.

Vi como el coche de mamá se detenía delante de un restaurante, lo cual significaba que ya habíamos llegado al restaurante. Aparqué el coche y me dediqué a hacer una ojeada al exterior aun estando dentro del coche. Quité el seguro para niños que anteriormente había puesto y abrí la puerta. Hice lo mismo con la de Jazzy. La saqué del coche y la dejé en el suelo, agarrando mi pantalón. ___ estaba saliendo del vehículo; le tendí una mano y gustosamente la aceptó con una sonrisa encantadora.

- Gracias -dijo al bajarse.
- No hay por qué darlas -le contesté mientras cogía a mi hermaa en brazos y caminábamos hasta la entrada del restaurante, donde nos esperaban mis padres con el pequeño Jaxon.
- Creí que nunca vería un restaurante -Ryan me miró- Con lo lento que conducía Justin..
- Oye, que no era mi culpa -me defendí- Mamá conduce como una tortuga.
- Sabes que conducir no es lo mío, hijo -rió.

Un hombre mayor con un elegante traje nos atendió.

- ¿Desean una mesa? -preguntó.
- No, comeremos en los contenedores -le oí murmurar a Ryan.

Le iba a pegar yo un puñetazo o algo por el estilo para que callara, pero ___ se adelantó y le pegó un codazo en el estómago.

- Gracias -le agradecí yo esta vez en susurro.
- No hay por qué darlas -me imitó con una reluciente sonrisa.
- Sí -contestó mi padre- Para ocho, por favor.
- Muy bien -asentió con la cabeza- Seguidme.

Seguimos a aquél hombre con aspecto de simpaticón hasta la mesa que nos correspondía. Rápidamente trajeron dos sillas especiales para Jazzy y Jaxon. Papá y mamá se sentaron juntos, Ryan y Chaz, como era de esperar, se sentaron al lado para estar molestándose mutuamente como normalmente hacía, y la única pareja restante que quedaba éramos ___ y yo. Aparté la silla de mi acompañante para que ésta se pudiese sentar. Me lo agradeció con una encantadora sonrisa que fue incapaz de encandilarme.

En menos de un minuto, un chico de unos 22 años nos repartió a cada uno las carpetas forradas de cuero negro. Noté como el chico le echaba ojitos a ___. ¿Pero qué hace? Apenas tiene la edad. Idiota. Cuando se fue lo seguí con la mirada. Estaba apartado de las mesas, cuchicheando con otro empleado de su misma edad. Los dos eran apuestos; altos, pelo corto y negro, ojos castaños centelleantes. Los dos miraban a mi amiga tan incómodamente que no pude evitar sentirme celoso. ¿Es que acaso les gusta? Pero si apenas tiene 16 años. Aunque mirándola bien, no aparenta tener 15 años. ___ tiene cuerpo de mujer, literalmente hablando, claro. Su rostro aun contiene facciones de niña, pero conserva pocas. Parece unos cuantos años más mayor de lo que es; unos 17. Para marcar territorio, para hacer que esos dos depravados dejaran de mirar a la preciosidad que tenía al lado, pasé los brazos por sus hombros y me incliné hacia ella. No quería besarla, para nada, pero eso creía ella. Me miró sorprendida, prácticamente confusa.

- ¿Qué vas a pedir? -le pregunté para que no pensara lo que no era.

Miró de nuevo el menú y mientras lo hacía busqué a los dos meseros de antes. Estos desviaron la mirada en cuanto deposité la mía en ellos.

- Aun no estoy segura; ¿tú que vas a pedir?
- Esoy igual que tú.

Miramos el menú durante unos segundos y al final optamos los dos por lo mismo, raviolis con salsa de bechamel.
Nos atendieron y mientras esperábamos a que nos dieran la comida hablámos.

- ¿Y cómo os conocísteis? -preguntó mi padre mientras se llevaba a la boca un trozo de pan.

___ y yo nos miramos incómodos. No sé a ella, pero a mí esta pregunta me recordaba a la típica película en la que el suegro te amenaza con la mirada mientras hace la preguntita de cómo nos conocimos. Sonreí a mi padre y decidí hablar, pero se adelantó ella.

- Lo típico, te chocas, empiezas a hablar, te invita a la playa y acabas un mes y medio viviendo con él.

Mis padres rieron, ___ parecía estar cómoda ante la presencia de mi padre, y eso me agradaba.

- Lo de siempre, vamos -concluyó riendo mi padre.

Dos camareros aparecieron con los platos de comida. Ryan, el cual babeaba desde que había pisado el restaurante, deboró el plato en menos de diez minutos.
Terminamos de comer y papá y mamá pidieron la cuenta.

- Creo que nos tienes que invitar a algo -me recordó ___.
- Mmmm, no me olvido de las cosas -le susurré al igual que ella había hecho conmigo.
- Hoy es mi cumpleaños y ni si quiera te has acordado.
- Tu cumpleaños es el 28 de enero; no cuela.
- Mierda -chasqueó la lengua.
- Para que veas que estoy atento cuando me hablas -dije sonriendo.
- Una vez entre un millón.
- Mentirosa.
- Pero soy awesome -se echó el pelo hacia atrás y sonrió victoriosamente.
- Pero yo tengo más seguidores que tú en Twitter -hice un harflip.

Me miró con el ceño fruncido y se cruzó de brazos.

- No es justo.

Solté unas carcajadas y pasé un brazo por sus hombros.

- Ya te regalaré unos cuantos para tu cumpleaños -le susurré.
- ¿Prometido?

Giró la cabeza para mirarme a la cara. Nuestros rostros estaban tan cerca, nuestras respiraciones se volvieron tan agitadas al tenernos tan cerca el uno al otro...

- Prometido -dije casi en susurro.
- Guay.

***

- ¡Sabes que es mentira! -me señaló con el dedo índice.
- El otro día dijistes que me amabas, no lo niegues, ___ -me metí la cuchara en la boca y saboreé la vainilla.

Mis padres y los chicos miraban la escenita atónitos.

- Porque sino no me dabas el móvil.
- Fail -dijo Ryan riendo.
- Calla, que están hablando los adultos.
- ¿Tú adulto? -Ryan se echó a reír- Un niño de cuatro años sería más adulto que tú.
- Un niño de cuatro años no es tan cool como yo -hice un harflip y ___ estalló a carcajadas mientras aplaudía como una loca sin dejar de reír- ¿Qué he dicho?
- Cada día superas más a tu ego -dijo secándose las lágrimas que le caían de los ojos.
- Y tú cada día estás más loca -le quité una con el pulgar y le sonreí.
- Y es lo que me hace única -dijo con una sonrisa impactante.

Única eres de todas la maneras, pensé mientras idolatraba sus perfectas facciones faciales. Sus ojos, sus labios, su nariz, sus pestañas; su todo era perfectamente perfecto.

- Justin, se me ha acabado el helado -interrumpió Jazzy la conversación.

Miré su tarrina. Vacía. Y hacía menos de cinco minutos que nos habían traído el helado. Contemplé la de Ryan. Más de lo mismo. ¿Es que aquí no saben comer, sólo saben deborar?

- ¿Quieres otro, princesa? -le pregunté colocándole bien las coletas.
- No -contestó sonriendo.
- ¿Entonces?
- Es que quería que supieras que te he ganado -me sacó la lengua.
- Tontita -le revolví el pelo y le di un beso en la mejilla.
- Yo también quiero una hermanita -dijo ___ sonriendo como una boba.
- Si quieres te la regalo -dije alzando a Jazzy hasta mis rodillas y sentándola en mi regazo.
- ¿En serio?
- No; es mía -la achuché contra mí y besé la mejilla de mi hermana.
- Mala persona -___ se cruzó de brazos y puso morritos.
- Bueno, la alquilo durante dos semanas.
- ¿Por cuánto?
- Mhmmm... Veinte dólares a la semana.
- ¿Tan poco por esta preciosidad? -preguntó impresionada- Acepto.

Mis padres rieron, Jazzy se cambió de regazo por el de ___, y Ryan le intentaba robar lo que le quedaba de helado a Chaz, el cual le pegaba manotazos con la cuchara de plástico a Ryan en el brazo.

- ¿Nos vamos ya? -preguntó mi madre.
- Sí -acepté- Aparte, los niños tienen que estar cansados.
- Y tan cansados -me apoyó papá, el cual sujetaba al pequeño Jaxon en brazos, ahora dormido.

***

- ¡Yo quiero dormir con Justin! -oí a Jazzy quejarse desde la habitación de mi madre.
- No cabes en la cama.
- Papá, Justin no está tan gordo.

Oí las carcajadas de mi padre.

- No vas a dormir con él, deja que descanse.
- ¡Pero papá! -se volvió a quejar la pequeña princesa de la casa.
- Justin, es hora de que saques tu lado de hermano mayor -dijo ___, la cual estaba de piernas cruzadas en mi cama.
- Pero tres no cabemos en la cama.
- ¿Tres?
- ¿No quieres dormir conmigo? -pregunté haciendo pucheritos.
- No cabemos todos en la cama.
- Pero en la de mamá sí -le guiñé un ojo y ella sonrió.
- Eres listo, Bieber -dijo apuntándome con el dedo índice.
- Gracias -contesté haciendo un hairflip.
- Motivado.
- Fea.
- ¿Yo fea? Pero si te mueres por mí -dijo fardando.
- O tú eres la que te mueres por mí.
- No delires, Justin.
- ¿Que no delire? -reí falsamente- Se te hace la boca a agua cada vez que me mojo los labios.
- En tus sueños.
- Posiblemente -le guiñé un ojo y ésta me tiró una almohada.
- Eres un creído.
- Pero lo valgo.
- ¿Por qué no os besáis ya? -interrumpió Ryan.
- Lo estáis deseando -se acopló Chaz a la conversación.
- ¿Por qué no os caéis a un pozo? Lo estamos deseando.
- WOW -exclamé impresionado- Rotura.
- Y tan rotura -alzó la mano y la choqué, seguido de un tonto saludo que nos habíamos inventado.
- Vaya dos. Se nota que son almas gemelas -habló Chaz-, son los dos iguales de tontos.
- Cómprate un cacho de bosque y piérdete -dijo ___ moviendo la mano como gesto de que se fueran.
- Iremos a secuestrar a Jazzy.
- Ni la toques, Ryan -le amenacé.
- Por tratarnos tan mal -nos recordó Chaz.

Salieron de la habitación y ___ y yo les seguimos. Entraron a la de mamá y se tiraron en la cama, casi aplastando a Jazzy, la cual reía como una desesperada al notar las cosquillas de mis dos amigos.

- ¡Yo te salvaré, Jazzy! -dije poniendo voz de súper héroe.
- No, Justin, no -___ dejó caer sus manos en mis hombros y negó con la cabeza.
- ¿No qué?
- No vayas de súper héroe.
- ¿Por qué?
- No salvarías ni a un gato.
- ¿Y a una princesa a punto de ser dovorada por un dragón?
- ¿Eso no lo has plagiado de Shrek?

Chaz se abalanzó sobre ___ y la tiró en la cama. Empezó a hacerle cosquillas por todos lados, cosa que le molestaba bastante cuando había dicho más de dos veces 'basta'.

- ¿Quién te salvará ahora? -pregunté mirándola divertido mientras dejaba que mi amigo la torturase a base de cosquillas.
- ¡Tú, sálvame tú!
- ¿Yo por qué? Si yo no soy capaz ni de salvar a un gato.
- ¡No, no, no! Lo retiro, lo retiro -dijo entrecortadamente a causa de las carcajadas.
- ¿Entonces... quieres que te salve?
- ¡Rápido! -gritó mientras intentaba patalear.

Me tiré sobre la espalda de Chaz, lo que hizo que ___ quedara aplastada.

- Justin, me ahogas, sal de encima de Chaz -me gritó mientras le pegaba puñetazos a Chaz.
- Parecéis un sándwich -rió Jazzy.

Los tres, ___, Chaz y yo, estallamos a carcajadas. Ahora la pequeña estaba entre las piernas de Ryan, el cual peinaba su cabello con delicadeza.

- ¡Sacadme de aquí! -vociferó ___.
- Oh, sí -me senté correctamente en la cama, dejando la espalda de Chaz libre de peso, y a ___(tu nombre) por fin podiendo respirar con normalidad.
- Sois unos idiotas -dijo colocándose bien la camiseta del pijama.
- Encima que te salvo.
- ¡Pero si casi me matas!
- Anda, exagerada.
- Justin, Jazzy, ___, ¿queréis dormir con Jaxon y con Jazzy? -preguntó mamá, la cual acababa de presenciar el 'mini pique' entre ___ y yo.
- ¡¡SÍ!! -aceptó la loca de mi amiga por mí y por ella misma.
- Bien -rió mi madre- Ryan, Chaz, iros a la habitación.

Los chicos se marcharon y papá trajo a Jaxon dormido. Lo depositó en la cama con sumo cuidado y le dio un beso en la frente.

- No tardéis en apagar las luces, chicos -nos advirtió a mi amiga y a mí.

Asentimos con la cabeza e hicimos tumbar a Jazzy al lado de Jaxon. ___ y yo dormíamos en las puntas, para que así los niños no se cayeran ni nada por el estilo. Apagamos las luces y abracé a a Jazzy.

- Me siento Forever Alone -oí como susurraba ___.

Solté unas carcajadas y me giré y encendí la lamparita que había en la mesita de noche.

- ¿Te sientes cómo?
- Forever Alone -volvió a repetir.

Volví a reír y apagué la luz de nuevo.

- Buenas noches, Forever Alone.
- Verás mañana -me amenazó.
- Estoy temblando -contesté con desinterés ante su amenaza.
- Cuando piense alguna venganza por dejarme marginada te lo diré.
- Piensa, piensa, que la noche es larga.
- Idiota -dio por finalizada la conversación con ese insulto.
- Yo también te quiero, ___.
- Awww -exclamó. No pude verle la cara, una lástima.
- ¿No vas a decir 'yo también, Justin'?
- Yo también, Jus.
- Awww -le imité.
- Callaros, quiero dormir -se quejó mi hermana.

___(tu nombre) y yo reímos y dimos por finalizada la conversación.

- Te quiero, Justin -susurró ___(tu nombre) un minuto más tarde.
- Yo más, shawty.

___________

SOOOOORRY, DARLINGS. ¿Una semana sin publicar? Ofú. Mil sorrys, en serio. Es que intento que los capítulos sean cuckis, o interesantes, pero me parece que.... pasapalabra. Por mis blogs hay alguien que se dedica a poner horrible en todas las entradas; osea, en las reacciones. Y no sé, me siena mal. Sé que es vuestra opinión y la respeto, ¿PERO EN TODAS? Hosti tú, eso ya es un poco de ser cabrón. 
Pero en fin, no me voy a poner ahora a hacer el discursito. Me encanta que comentéis tanto los capítulos. En serio. Sois tan asfhjkl *-*
Y, ¿sabéis qué? Ayer me regalaron una caja de bombones con dedicatoria. Oh sí. Me siento más importante.. JAJAJAJA. Po' eso. Que no me enrollo más.

Besos a todas, luvies.

15 comentarios:

  1. Waaaaaaaaaaaaaaaaa jajajajaja. Morí.
    "Hola, soy el fantasma de Consue, le informo que he agonizado de la risa. Si, todo ha sido por su culpa, porque es su culpa escribir capítulos tan extremadamente divertidos. Estaremos en contacto desde el mundo paranormal para ver los cargos que esto genera. Saludos"
    ¡¡¡Reviviiiiiiiii!!! Aquí estoy ;)
    Casi me muero cuando vi en Blogger que habías subido!!! Es impactante como te puede afectar algo que ya es tan importante en tu día a día ^^
    Por cierto, habías publicado ayer una entrada que decía "Algo que os alegrara" Y yo quiero saber que es, pero cuando presione sobre ella ya lo borraste ¬¬ Podrías explicarnos de que se trataba, aunque te hayas arrepentido de publicarlo, no quiero quedarme con la duda eternamente :/
    Saludines, ojala publiques prontito n.n

    ResponderEliminar
  2. la cosa se esta poniendo interesante
    :)

    ResponderEliminar
  3. siguee haber cuando estan juntos que son muchos capitulos sabiendo que se gustan pero no lo dicen!! un beso!

    ResponderEliminar
  4. GEEEEEEENIAL! publicaste que bueno ;)
    AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO,AMO A JUSTIN!
    Es simplemente tan lindo,verdad? jiji *.*
    Me encanta cuando narra el.
    "- Pero tres no cabemos en la cama.
    - ¿Tres?
    - ¿No quieres dormir conmigo? -pregunté haciendo pucheritos.
    - No cabemos todos en la cama.
    - Pero en la de mamá sí -le guiñé un ojo y ella sonrió."
    Aww :3 ame esa parte,es tan lindo!
    Espero con ansias el siguiente es que me encanta como escribes Yasmina! que andes genial.
    Besos!♥

    ResponderEliminar
  5. awwwwww jazzy la amooo siguela porfas

    ResponderEliminar
  6. Nos encantooo!!!

    gracias x pasar x nuestra novelaa

    ResponderEliminar
  7. Jó Tia, Me ha encantado el capitulo, Justin es siempre tan Tierno y Amable que Búf...
    Leyendo tu novela me voy a otro mundo, Enserio que no se como puedes escribir tambien y el que pone en las Reacciones Horrible es que es tonta/o y no sabe lo que es un Buen Blog, debe ser algun Forever Alone que como no tiene amigos se dedica a Molestar a la Gente. Tú no hagas caso que tu novela Lo vale.
    A veces en mi listado de Blog's no me sale cuando subes algun capitulo, es bastante raro ¿No? pero no te preocupes que todos los dias me meto por Si has subido algun Capitulo.
    Esta parte me ha encantado, ha sido tan.. AORPWATPYOA *___*
    "Para marcar territorio, para hacer que esos dos depravados dejaran de mirar a la preciosidad que tenía al lado, pasé los brazos por sus hombros y me incliné hacia ella. No quería besarla, para nada, pero eso creía ella. "
    Jajaja Uuuoo Justin Celoso que TieRno :)
    Bueno, no me enrollo mas que te vas a morir leyendo esto.Siggue pronto Shawty. Besos!!!

    ResponderEliminar
  8. Ostis, que largo me ha quedado el comentario ¿No?
    Jajaja Besos!

    ResponderEliminar
  9. me encantóooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo.
    antes no pude comentar, pero heme aquí (?
    más tieeerno Justin ^^ "yo más, Shawty" AAAAAAAAAW morí
    en fin, seguila súper prontísimooo!

    ResponderEliminar
  10. Me encanta precioooooooooooooosa :3
    el capitulo es tan sdjflhfiooewifer TIERNO.
    Y Jazzy, la mae que la pario! que mona eeeeeeeeeeeeeeeeeees la jodia.
    ¿Bombones? ê.ê que te sale novio ê.ê xd bueno, depende de quien te lo haya regalao, si es una chica o un chico :-) ajajajaj te quieeeeeeeeeeeero melona!

    ResponderEliminar
  11. Cariñooooooo me encantoooooo!!!:D:D
    Perdon por no haber comentado ante pero he estado sin internet -.-
    Pero bueno aki estoy jajaja
    Me encanto el capi encerio y eso de la idea de ke no este con Chris me parece genial jijiji ^^
    Un besito lindaaaaaa!<3<3<3

    ResponderEliminar
  12. OMB ! MAS GUAY ESTA NOVE ! TU SI QUE TE PASAS !!! SÍGUELA PERO PRONTO HAHA
    BESOS !

    ResponderEliminar
  13. Me enncaaaantóóóóóó!! (: Esque juus es muuuuy cuckii! *.* me lo como cuando se puso celoso! :

    Los dos miraban a mi amiga tan incómodamente que no pude evitar sentirme celoso. ¿Es que acaso les gusta? Pero si apenas tiene 16 años. Aunque mirándola bien, no aparenta tener 15 años. ___(tu nombre) tiene cuerpo de mujer, literalmente hablando, claro. Su rostro aun contiene facciones de niña, pero conserva pocas. Parece unos cuantos años más mayor de lo que es; unos 17. Para marcar territorio, para hacer que esos dos depravados dejaran de mirar a la preciosidad que tenía al lado, pasé los brazos por sus hombros y me incliné hacia ella. No quería besarla, para nada, pero eso creía ella. Me miró sorprendida, prácticamente confusa.

    Ohhh me enamoré de este capí! Sube pronto cari!

    ResponderEliminar
  14. Asdfghjk*-* Ofú, me encanta el capítulo, tía. :3
    Voy a ser sincera, son las dos y cuarenta y cinco y me estoy muriendo de sueño desde que he empezado a leer el capi. Me piro a sobar. DW. <3

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.