¿Cuántos somos ya?

2 de marzo de 2012

Never let you go. {55}

Foto para el álbum de 'Believe'.

- ¡Por fin en casa! -exclamó ___ alzando los brazos.
- Exagerada -murmuré.
- ¿Cómo lo habéis pasado? -preguntó mamá mientras sacaba una gran bandeja del horno.
- Genial -dijimos todos a la vez.

Los chicos y ___ ya estaban subiendo las escaleras, así que me decidí a subir yo también con ellos.
- ¡Ah, Justin! -me llamó mamá antes de que pisara un escalón- Hoy tenemos visita para cenar.
- ¿Quién viene? -pregunté con curiosidad.
- Papá con Jazzy y Jaxon.
- ¿Qué? ¿En serio? -pregunté maravillado por la noticia.
- Sí, vienen dentro de una hora y media, así que duchaos y vestíos decentemente.

Asentí ansiosamente y corrí escaleras arriba a comunicar la noticia a mis amigos. Abrí la puerta de la habitación de los chicos, y, sin permiso, entré.

- ¡Chicos! -grité eufórico.
- ¿Qué? -dijeron con el mismo tono de voz que había empleado anteriormente.
- Papá y los niños vienen a cenar -les expliqué.
- ¿Con Jazzy y Jaxon? -preguntó Ryan.
- Sí, cazurro.

Y en menos de un segundo, se escuchó un grito ensordecedor seguido de unos pasos rápidos que se acercaban a la habitación. La puerta se abrió y entró ___ con el pelo mojado, algo de jabón en él y envuelta en una toalla.

- ¿Tus hermanitos vienen a cenar? -preguntó con voz de pito.

Asentí y ella se tapó la boca mientras daba saltitos  y soltaba pequeños chillidos.

- Que guay, que guay -exclamó sonriente.
- Está loca -murmuró Chaz.
- ¡Ah, ya quiero verlos, ya quiero verlos!
- Tranquilízate -le pedí dejando caer mis manos en sus hombros.
- No puedo, no puedo -repitió-, es que son tan monos.
- ¿Cuántas veces lo ha dicho? -preguntó Ryan retóricamente.
- ¿Y a qué hora vienen? -preguntó ___ esta vez un poco más tranquila.
- En una hora y media.
- ¡Ah! Si es dentro de nada -dijo entusiasmada.
- Por Dios -negué con la cabeza-, estás más contenta tú que yo.
- Es que yo nunca los he visto en persona.
- Y yo hace meses que no los veo -contesté.

___ se quedó callada durante unos segundos con el rostro serio y se tocó el pelo. Se miró la mano y notó que no se había aclarado bien el pelo. Habría salido de la ducha en escuchar el nombre de mis hermanos, seguro.

- Tú ganas -dio media vuelta y se marchó.
- ¡Y aclárate bien el pelo, aún tienes un poco de jabón en él!

Los chicos y yo soltamos unas carcajadas y luego nos quedamos en un profundo silencio. Nos mirábamos todos mutuamente sin decir nada, esperando a que alguno de los tres rompiera el silencio.

- Bueno -habló Ryan mientras se balanceaba sobre sus talones- ¿No nos tienes que explicar nada?
- ¿Yo? -me señalé a mí mismo- No, para nada.
- Sí, claro -dijo Chaz- Por eso estabas tan cariñoso con ___, ¿no?

Me quedé helado, no supe qué contestar. Volví a recordar todo lo que había pasado en la playa. Todo, exactamente todo. Y al hacerlo, mi estómago se llenó de mariposas que revoloteaban todo el rato en él. Era tan fuerte la sensación, que incluso pensé que éstas me acabarían saliendo por la boca. Me acordé que tenía que responder a los chicos, así que pestañeé fuertemente, como si así lograra hacer desaparecer el efecto de las mariposas.

- Estaba un poco deprimida por el tema de que le quedaban pocos días para volver a su país y me quedé con ella abrazándola para que se sintiera mejor.
- Pues sí que se tenía que sentir mal -dijo Ryan-, estuvisteis todo el rato abrazados.
- Exagerado.
- Bueno, casi todo el rato -se auto corrigió.

Negué con la cabeza mientras le lanzaba a mi amigo una mirada asesina.

- Mejor voy a ducharme -dije saliendo de la habitación.
- Sí, ponte guapo para tu novia -bromeó Chaz. Me giré y le tiré la mochila que llevaba colgando en un hombro desde un principio- Mira que llegas a ser malo, ni si quiera me has hecho daño.
- Verás después -le amenacé mientras le señalaba con el dedo índice.

Me giré de nuevo para ir a mi habitación, pero me topé con mi madre.

- Verás tú como no te duches ya -me regañó.
- Ya iba, mamá-
- Y vosotros -dijo mi madre refiriéndose a Chaz y a Ryan- dejad ya de reíros y entrad ya a la ducha.

Esta vez fui yo quién rió, pero bajito, no quería más regañinas por parte de mi madre.

- Sí, Pattie -dijeron los dos con voz cansina al unísono.

Mamá y yo nos alejamos de la habitación de los chicos y nos encaminamos hacia las nuestras. Me encerré en mi cuarto y busqué, antes de nada, la ropa que me iba a poner. Pantalones negros, camiseta blanca y supras rojas. Cogí la ropa y me la llevé al baño, la cual dejé colgando de unos pequeños percheros. Me desnudé y me metí en la ducha, dejando que el agua limpiase todos y cada uno de los granos de arena que cubrían mi cuerpo. Cuando terminé de ducharme, salí y me envolví una toalla a la altura de la cintura. Enchufé el secador a la corriente eléctrica y empecé a secarme el pelo.
Un toqueteo de nudillos hizo que apagara el aparato.

- ¿Aún estás así? -preguntó Ryan acompañado de Chaz.
- Solo tengo que vestirme -dije guardando el secador en su sitio- ¿Y ___?
- Se estaba peinando.
- ¿Podéis dejar que me cambie tranquilo?
- Oh, sí -rió Chaz-, que a la nenita le da vergüenza.
- Idiota -le di una colleja en la nuca y los eché del baño.

Puse el pestillo y empecé a vestirme. Cuando salí, me llevé una de las mejores sorpresas de mi vida. Los chicos sentados en mi cama, esperándome y encima en silencio. Eso no se ve todos los días. Y, en medio de aquellas dos cabezas de chorlito, mi princesa sentada, con una pequeña sonrisa en el rostro mientras contemplaba la pantalla de su móvil. Observé su pelo cuidadosamente peinado; flequillo recogido hacia atrás y pelo liso. Después fui bajando lentamente hacia su cuerpo. Me quedé atónito cuando vi sus esbeltas piernas al descubierto. Nunca antes la había visto así vestida. Lo mejor de todo era que le quedaba genial.

{85} NLYG ~ 55

___ alzó la vista lentamente hasta toparse con mis ojos, ahí fue cuando me mostró una reluciente sonrisa.

- ¡Oh, Justin! -exclamó levantándose- Tu madre dice que tu padre llegará en 15 minutos.
- Genial -le sonreí- ¿Ya ha puesto toda la mesa ella sola o le tenemos que ayudar?
- Oh, nos vamos a cenar fuera -me informó.
- ¿Y qué hay de lo que estaba sacando del horno cuando llegábamos de la playa? -pregunté guardando las manos en los bolsillos delanteros.
- Un bizcocho -sonrió- Nos lo comeremos cuando lleguemos de la cena.
- Tiene una pinta, Justin -babeó Ryan.
- ¡Babero para Ryan, por favor! -bromeó ___ poniendo sus manos a los lados de la boca como  fuese un megáfono.

Todos reímos, incluso Ryan, el cual le daba unas palmaditas amistosamente a ___ en el hombro.

- Ha sido buena -reconoció Ryan.
- Lo sé -fardó ella.

Lentamente fuimos cesando las risas, y la habitación pronto entró en un profundo silencio.

. ¿Qué podemos hacer mientras esperamos a que venga mi padre? -pregunté mientras me balanceaba sobre los talones.
- Pues... -pensó Chaz.
- Mejor no pienses -dijo ___-, no vaya a ser que te canses.

Éste rió falsamente mientras separaba las carcajadas como si de sílabas se tratasen.

- En el fondo te ha hecho gracia -le pegó un codazo en las costillas amistosamente mientras le guiñaba un ojo y éste le miró serio.
- Pues no.
- Vale, rancio -dijo sacándole la lengua.

Solté una pequeña carcajada ante la escenita de 'pique' que se acababa de formar, y, ___ se unió a las risas. 
Su sonrisa era tan tierna, tan delicada, que cuando dejaba de sonreír, mi cuerpo reaccionaba un tanto extraña. Era como si dependiera de su sonrisa, como si fuese mi droga, mi adicción.

- Podríamos hacer un vídeo -propuso Ryan.
- Pues no es mala idea -aceptó ___ mirándome.
- No, la verdad es que no -apoyé a ___.
- Tú todo lo que diga ella lo vas a hacer, Justin -dijo Chaz.
- Porque me quiere, no como tú -contestó ella rápidamente.
- Pues claro que te quiero -dijo Chaz. ___ arqueó una ceja esperando la respuesta chorra de su amigo-, te quiero fuera del país.
- Tranquilo, que dentro de cuatro días no me verás más.

Me quedé atónito ante la contestación de mi amiga. Lo había dicho de una manera tan seca, tan borde, que no pude evitar enfadarme con Chaz. Por su culpa ahora ella cree que quiere que se vaya, que no la quiere. Que sí, que él lo decía bromeando, que sé de sobras que le tiene mucho cariño a ___, pero creo que esa bromita sobraba. Y más en el estado en el que se encuentra ahora ella ahora. De depresión, de estar la mayor parte del día triste y pensando en los días que le quedan para volver a su país de nuevo. 

- Bueno, bueno -hablé para evadir el tema- ¿De qué hacemos el vídeo?

Ryan, que vio mis intenciones de hacerle olvidar el tema a ___, quiso ayudar.

- Podríamos hacer la parodia de alguna canción -habló mi amigo.
- Sí, pero, ¿de qué canción? -preguntó ___.

Nos quedamos en silencio durante algunos segundos en busca de la canción perfecta, pero nada. No se nos ocurría nada.

- Ni idea -dijimos todos menos ___.

Ésta se quedó pensativa durante unos segundos más. Los tres la mirábamos esperando una respuesta atentos. Tanto, que cuando ___ chasqueó los dedos mientras exclamaba un 'Ya lo tengo', Chaz, Ryan y yo nos asustamos y dimos un pequeño salto. ___ soltó una pequeña carcajada.

- Yo canto una canción y vosotros la interpretáis bailando.

Me gustó la idea. Pero conociendo sus gustos y su mala leche, seguro que nos pone una canción difícil.

- ¿Qué canción? -preguntó Ryan interesado por la idea.
- Ayer la vi -contestó con un perfecto y sexy español. 

No sabía lo que quería decir, pero seguro que era muy, muy complicada.

- Pero está en castellano -dijo Chaz-, y si no entendemos lo que dice, no sabremos bailarla.
- Yo os dejaré la traducción de la letra en el ordenador -explicó- Y mientras yo canto, vosotros bailáis lo que dice la canción.
- Me gusta, me gusta -dije mientra asentía con la cabeza.
- ¿Empezamos? 
- Empezamos -contestamos los chicos y yo.

 ___ se sentó en la silla de ruedas y la arrastró hasta el escritorio. Encendió el portátil y buscó la traducción de la letra de la canción al inglés. Nos la leímos, practicamos los movimientos un poco y  ___ aprobó nuestra pequeña actuación. Minimizó la pestaña y buscó en Youtube la versión karaoke. Antes de empezar a cantar y a bailar,  ___ conectó la cámara web. Una vez que vimos que la lucecita se encendía,  ___ comenzó a cantar con la música de fondo y nosotros a bailar. De vez en cuando, hacíamos algún que otro movimiento extraño y  ___ tenia que dejar de cantar por culpa de nuestras risas. No cortábamos esas partes, pues le daban al vídeo un toque más gracioso y natural. Cuando la canción -por fin- terminó, nos dejamos caer en la cama. Excepto  ___, que había estado cantando todo el rato sentada en la silla.

- Vamos, venid a verlo -dijo preparando el vídeo para darle al play.

Nos levantamos de la cama y nos acercamos a ella. Nos colocamos a sus dos lados , y yo me senté en unos de los posa brazos de la silla, pero  ___ se hizo a un lado, pero apenas cambiamos bien, así que cogí su cintura y, delicadamente, la alcé hasta que comprendió que quería hacer. Ella sola se sentó en mi regazo. Rodeé su cintura con mis brazos y apoyé la cabeza en su hombro izquierdo. Noté como suspiraba profundamente, y lo mismo hice yo. Aspiré su dulce aroma y dejé que éste me aturdiera por completo. Sin darme cuenta, el vídeo ya había comenzado. Ignoré los extravagantes movimientos que hacíamos los chicos y yo, y me centré en la gloriosa voz de mi amiga. Sus movimientos de manos mientras cantaba, sus expresiones , las carcajadas que no podía evitar cesar y que la obligaban a dejar de cantar. Todo. Absolutamente todo lo que hacía era perfectamente perfecto. De vez en cuando Chaz y Ryan se reían al comprobar sus patéticos intentos al querer bailar bien. El vídeo terminó, y  ___ se fue a mi cuenta de Youtube, la personal, a colgar el vídeo.

- ¿Qué nombre le ponemos? -preguntó con las manos en el teclado dispuesta a teclear el nombre del vídeo.
- Pues pon el título de la canción y al lado nuestros nombres -propuso Ryan.

 ___ tecleó rápidamente el nombre que había dicho Ryan y subió el vídeo.

- Pues ya está -dijo cuando el vídeo ya estuvo colgado en la red.
- Ahora a ver cuantos ovarios explotamos -dijeron Chaz y Ryan a la vez.

 ___ y yo estallamos a carcajadas. Ésta arrastró la silla hacia atrás y se fue a levantar, pero se lo impedí apretándola más a mí.

- ¿A dónde vas? 
- A levantarme -dijo riendo.
- ¿Por qué?
- Porque quiero.
- ¿Y por qué quieres?
- Pues porque... Porque quiero.
- Pues yo no quiero que te levantes.
- Pues yo quiero levantarme -hizo el intento de irse, pero le abracé más fuerte.
- ¡No te escaparás! -exclamé abrazándola con más fuerza y haciendo que soltara unas sonoras carcajadas.

De repente escuché unas voces en el piso de abajo y dejé de hacer fuerza para concentrarme en tratar de adivinar de quiénes provenían aquellas voces. "¿Dónde está Justin?" oí como una aguda y muy familiar voz preguntaba. "En el piso de arriba, cielo". Vale, esa era la de mi madre. Pero, ¿y la otra? "Venga, subamos" contestó esta vez una más grave que... Un momento. ¡Esa era la voz de mi padre! Entonces la que anteriormente había sonado era la voz de Jazzy. ¡Jazzy! Mi pequeña princesita ya ha llegado. Giré la silla, de modo que quedamos  ___ y yo mirando hacia la puerta.

- ¿Qué pasa? -me preguntó mi otra princesa que seguía aun sentada en mi regazo.
- Ya han llegado -contesté poniendo voz de narrados de película de miedo. 
- ¡Ah! -gritó  ___- ¡Ya están aquí! ¡Los voy a conocer!
- Pues ya nos puedes conocer.

La puerta ya estaba abierta, y en el marco de ésta estaban apoyados mis padres con Jaxon y Jazzy en brazos. Ésta saltó de los brazos de mi madre y vino corriendo hacia a mí. Rápidamente,  ___ se levantó de mi regazo y se puso al lado de Chaz y Ryan.

- ¡Justin! -alargué los brazos para recibirla y ésta se tiró encima mío.

La cogí en brazos y me senté correctamente en la silla para que el abrazo fuera más cómodo. Jazzy me abrazaba por el cuello, mientras que yo sólo acariciaba su suave y sedoso pelo.

Me sentía feliz de volver a tenerla entre mis brazos. De poder volver a aspirar el aroma de su colonia para niños. Me separé un poco de ella para poder mirarla a esos preciosos ojos que tan loco me volvían.

- ¿Cómo estás, princesa? -le pregunté mientras colocaba su flequillo detrás de la oreja. 
- Ahora bien -sonrió- Te he echado mucho de menos.

Y dicho ésto, volvió a abrazarme. De fondo se oyó un "Awww". Supuse que sería de  ___. Miré a mi amiga y ésta posó la mirada en mí enternecida. Me volví a separar de Jazzy, pero ésta vez me levanté de la silla aún teniéndola en brazos. Miré a mis padres, los cuales sonreían. Volví a posar la mirada en  ___ y le sonreí.

- Jazzy, quiero presentarte a  ___ -me acerqué a mi amiga para que mi hermana le diese un beso, pero se escondió en mi cuello aún mirando a  ___.
- Vamos, Jazzy -le animó mamá- Saluda a  ___.

Ésta siguió igual, contemplando a mi amiga como si fuese un peligro, como si fuese su enemiga.
 ___ sonrió tímidamente a Jazzy y se acercó a ella poniéndose a la altura de mi hombro para mirarla mejor a la cara. 

- Hola, Jazzy -dijo tiernamente- Soy  ___, una amiga de Justin. 
- Hola -contestó tímidamente.

 ___ soltó una carcajada y le acarició el brazo suavemente.

- ¿No me das un beso? -preguntó señalándose la mejilla a si misma.

Mi hermanita levantó la cabeza lentamente y besó la mejilla de mi amiga. Ésta soltó unas pequeñas risitas y sonrió.

- Que bonita es -exclamó acariciándole la cara tiernamente.

La idolatré con la mirada tras haber pronunciado aquellas tres simples palabras. El cariño y el amor que sentía por cualquier niño, era admirable. Trataba a cualquier bebé, a cualquier niño pequeño como si fuese un tesoro. Y es que para ella, los niños pequeños son eso, un tesoro.

- Jazzi, ¿puedo ir a saludar a Justin? -preguntó papá- Yo también tengo derecho a darle un abrazo; es mi hijo, ¿recuerdas?
- Es mío -dijo aferrándose a mi cuello.

Todos reímos y papá se acercó a mí, así que dejé a Jazzy en el suelo para poder darle un abrazo a mi padre. 

- Hola, hijo -extendió los brazos y me dio un abrazo que prácticamente me levantó del suelo.
- ¿Cómo estás, papá? -le pregunté cuando nos separamos.
- Muy bien -me dio unas palmaditas en el hombro- Has crecido.
- Sí, ya toca crecer -dije riendo.
- Pero la barba sigue igual -bromeó Ryan- Ni un pelo.

Papá y los demás rieron. Le eché una mirada rápida a  ___, la cual reía tímidamente mientras me miraba.
Papá se acercó a Ryan y a Chaz y los saludó. Después, se acercó a  ___ y le sonrió.

- Por lo que he oído, tú debes ser la famosa  ___ .

Mi padre le dio dos besos y ésta educadamente respondió con una encantadora sonrisa.

- Bueno, no sé yo si lo de famosa...
- Has salido más de una vez en la televisión -le recordó. Y cada vez que llamo a Justin me habla muy bien de ti.

Noté como mis mejillas ardían y empezaban a enrojecerse. Miré a  ___, la cual reía por debajo de la nariz.

- Oh -dijo algo avergonzada- Pues encantada de conocerle...,
- Jeremy -le aclaró la duda- Me llamo Jeremy.
-Pues encantada de conocerle, Jeremy -dijo entre risas.
- Y éste pequeño de aquí -dijo mi padre haciendo cosquillas a mi hermano, el cual había empezado a reírse-, es el pequeño Jaxon.
- Hola, bonito -le saludó  ___ tiernamente acariciándole la cara, cosa que provocó que éste sonriera.

Mi padre miraba a  ___ con una mezcla de confianza y ternura. Apenas se conocían de hace unos minutos, y  ___ ya ha logrado ganarse la confianza de mi padre, gracias al cariño que le tiene a mis hermanos.
 ___ me miró y sonrió de una forma muy suya, que avisaba que todo le estaba encantando, y, que por supuesto, hacía que me encantase a mí.

- No es por arruinar el momento -rompió el silencio Ryan-, pero...
- Sí, has arruinado el momento -le interrumpió Chaz.

Ryan envenenó a su amigo con la mirada y prosiguió.

- Pues eso -dio una palmada- ¿Nos vamos ya a cenar?

___________

¡Luuuuuuuuuvies! ¿Cómo lo lleváis todo? ¿Bien? ¿Habéis superado y admitido que nuestro bebé ya ha cumplido 18 años y que es todo un hombrecito? YOO NOOOOOO :'(
Ok, sí, me hago a la idea que todo el mundo crece y él tiene todo el derecho del mundo a hacerlo.
¿Qué, os ha gustado? Decid que sí, que me he matado a escribirlo, por Dios. Es que me pensaba que no lo terminaría nunca. Llevo días escribiéndolo.
Y MUCHAS, MUCHAS GRACIAS POR LOS 14 COMENTARIOS. 
Cuando los vi, que los conseguí EN DOS DÍAS me quedé como dwfheoghtrgr *_* que monas que son.
Ojalá os pudiese dar a todas un abrazo.
No me quiero enrollar más, estoy cansadita, chicas.
¿Recordaréis siempre que os amo? Ok, pues eso. OS AMO. 

19 comentarios:

  1. woo! soy la primeeera ^^ creo :O
    me encantó el capítulo. Según cómo me describe Justin, ¡soy un amor! Hasta yo me enamoraría de mí misma. jajajaj en serio, muy lindo el capítulo :)
    seguii prontitooo, un beso.

    ResponderEliminar
  2. Awwwww quee monos los hermanos de Jus *-*
    Y si es Justin ni te digo :D jajajajaja
    Me encanto el capi fue lindisimo!
    Un besitoo bonita mia!:D<3

    ResponderEliminar
  3. aflaskdfldsk Ea Genial El Cap Se Nota Mucho Qe Te Esforsaste e.é Seguila Pronto Un Beso

    ResponderEliminar
  4. Es... HERMOSO *.* Me encanto el capitulo... Awww Yo tambien amo los niños pequeños n.n es que son tan lindos :)
    Espero que pronto puedas publicar :D
    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  5. seguilaaaa, me encantoooo, una pregunta tenes ask? jejejejej ta chauuuuuuuuuuu
    teamomuchoooooooo
    besosoosososoosososooos
    muaaaaaaaaaaaaac

    ResponderEliminar
  6. Me encantó, ojalá conociera a los hermanitos de Justin, seguro que son una monada. Y Justin es tan... Perfect.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta te lo juro... :)
    Te lo has currado, tía ;)
    Pública pronto wapa
    Pd: he subido un nuevo capitán a mi novela :) http://hombreloboovampiro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. M'encanto , y gracias x seguirnos en nuestro blog !!

    ResponderEliminar
  9. Preciooooooso :)
    Jazzy y Jaxon *____* Mamma mía.
    Cariño, queee me encanta :3 Te quiiiiiiiiiiiiiiiiiiieroo muchooo

    ResponderEliminar
  10. Ohhh Yasmina, te e dicho alguna vez que te quiero? noo? Pues no te quiero, TE AMO!! (; Tú vas para escritora!! Guapisima me encantó el capítulo, y además salieron Jazzy y Jaxon! *.* Un día de estos me como a Justin!! (BABAS) Ok, ya paro, escribe pronto guapísima! ^^

    ResponderEliminar
  11. siguela pronto
    porr favor
    http://historiadeunaverdaderabelieber.blogspot.com/ cambie de blog, es nueva te pasas?

    ResponderEliminar
  12. holaaaaaaa! bueno, te digo lo mismo que vos... ¿¡por qué no subís?! porque mí razón, es que dije en el otro blog, que hasta mañana iba a estar escribiendo capítulos, ya que empecé el colegio y salgo muy tarde+tarea+casa+familia. Así que estuve tratando de adelantarme. Pero en fin, ¡SIGUIEEEEEEEEEENTTEEEEEEEEEEE!!

    ResponderEliminar
  13. Siguela Porfavor Estoy Ke Muero !! Okno.-.

    ResponderEliminar
  14. JAZZY*_* Qué monada de niña, por dios. Y Jaxon*-* Me encantan, son monísimos:3
    No me enrollo mucho, que estoy desde el iPod y voy lenta escribiendo, ¿oc? Un besito:)

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.