¿Cuántos somos ya?

28 de febrero de 2012

Never let you go. {54}

Y pensar que hace nada era un niño de 15 años...
Como pasa el tiempo, por Dios:')


- ¿Qué me miráis así? –pregunté encogiéndome de hombros- Tengo razón.
- No la tienes –me contradijo Justin.
- Claro que sí. Los chicos siempre estáis pensando en –señalé la cosa que había hecho el cerdo de mi amigo- esto…
- Porque ha sido una pequeña broma –dijo Christian- Pero no estamos todo el día pensando en sexo.

Caitlin tosió, dejando ver que esa teoría no concordaba con su hermano pequeño.

- Cait, calla –le amenazó Chris.

Los chicos rieron.

- ¿Veis a lo que me refiero? –pregunté señalando a Christian con la mirada.
- No –dijeron todos a la vez menos Caitlin.
- Pues está más que claro –me defendí- Los chicos siempre, siempre, siempre, siempre…
- Ya, ya lo hemos pillado –me paró Chaz.
- Siempre, siempre pensáis en sexo –continué- Las 24 horas del día.
- ¡Mentira! –exclamó Justin.
- Bueno, las 22 en tu caso –reí.
- Yo no tengo el sexo siempre en la cabeza –dijo- Para mí el sexo no es nada.

Estallé a carcajadas haciendo ver que no me creía nada.

- Justin, tienes dieciséis años, todos los de tu edad están todo el día pensando en eso.
- Para mí es mejor una caricia que un polvo –me explicó- Yo prefiero mil veces estar al lado de la chica de mis sueños, verla, acariciarla, olerla.
- Que depravado, man –le interrumpió Chaz- Olerla.

Los chicos y yo reímos, salvo Justin, que le dedicó a Chaz una mirada amenazante por el hecho de haberle interrumpido.

- A lo que iba –prosiguió- Que para mí el sexo no es nada.

Me lo quedé mirando con detenimiento. Me di cuenta que no era como el resto de adolescentes de su edad. Él podía tener una mente sucia, como todo el mundo, pero acababa de demostrarme que para él el sexo no era lo importante en una relación. Sonreí tiernamente, pero pronto una duda hizo que dejase de sonreír como una estúpida.

- Estás diciendo que el sexo no es importante para ti en una relación – Justin asintió-, ¿pero y si tu pareja quiere hacerlo contigo en un momento… un poco caliente?

Me crucé de piernas mientras me echaba la arena que mojaban las olas en las piernas, extendiéndola por todo el muslo y jugando con ella. Esperé impaciente su respuesta.

- Pues intentaría hablarle de que yo no lo haría por el simple hecho de un calentón. Para mí no es algo que sirve para complacer las satisfacciones, es algo para expresar lo que sientes hacia esa persona.

Asentía con la cabeza interesada mientras él hablaba. Con cada palabra, cada gesto, cada tono de voz,
ejemplo, expresión…, daban ganas de comérselo en ese momento.

- ¿Y si tú estás igual que tu pareja? –pregunté aun interesada por sus buenos argumentos.

Ahora la conversación solo iba entre él y yo. Nadie más era partícipe. Con él, aunque fuese extraño, no me sentía incomoda al hablar de estos temas de conversación. Las palabras fluían como los barcos que se mecen un día que la marea está un tanto agitada. Iban y venían sin avisar cuando y cómo. Pensábamos las respuestas y las preguntas, pero las sacábamos a la luz con rapidez. Sin miedo a la opinión que pensara el otro.

- Bueno… -se pensó la respuesta por un momento. No me miraba a la cara, hacía circunferencias en la arena, casi como si estuviese nervioso- Es que yo quiero llegar al matrimonio.

Un momento, un momento. ¿Al matrimonio? ¿Quiere llegar virgen al matrimonio? ¿En serio? No me lo podía creer. Mi cuerpo no reaccionó de la manera que me esperaba. ¿A mí que más me daba cuando la perdía o no? Total, no iba a ser yo la afortunada de llevársela. Los chicos pasaban completamente del tema, ahora estaban a lo suyo; hablando y riendo. No lo había notado hasta que una carcajada proveniente de Caitlin me hizo reaccionar. Tan solo estábamos atentos a esta conversación Justin y yo. Los únicos que la mantenían a flote.

- ¿Ves este anillo de aquí? –se acercó a mí y se sentó a mi lado. Tocó un anillo plateado- Es un anillo de castidad.

Cogí su dedo y acaricié al anillo. Me parecía increíble que un chico de su edad pensara de esa manera.

- Es increíble –dije al fin.
- ¿Increíble el qué? Yo quiero estar seguro de la persona a la que realmente amo.
- Y por eso mismo es increíble –contesté soltando su mano- Es increíble que una persona de tu edad piensa de esa manera. Simplemente… no se ve a nadie con ese pensamiento.
- No lo sé –se encogió de hombros- Es una manera de ver la vida.

Nos quedamos callados durante unos segundos. Pero para mí no fueron incómodos. Me dieron una pequeña pausa para reflexionar toda la conversación que habíamos tenido Justin y yo. Algo rara, por así decirlo, pero bueno, en el fondo interesante.



|| Justin ||

Hablar sobre estos temas con ella era como estar con un niño de 7 años y hablar de las Tortugas Ninja; el tema de conversación salía con rapidez y comodidad. No sentía vergüenza alguna hablar sobre estos temas. Con ella no tengo miedo a su posible reacción; no tengo miedo a pensar que se vaya a reír de mí, a insultarme.

Al cabo de un rato, los chicos volvimos a hacer un círculo como al principio. Entablamos conversación sobre la primera cosa que se nos pasó por la cabeza, y la mantuvimos presente hasta que nos entraron ganas de darnos un chapuzón. Al salir, las chicas se fueron a las toallas a tomar el sol y los chicos y yo a jugar a futbol. Pasaron unos cuantos minutos, y noté el sol abrasador calentar mi espalda. Busqué a las chicas con la mirada y vi que aun estaban de espaldas. Se irritarán la espalda como no se pongan protección y nosotros igual.

- Hey, nos pondremos como cangrejos si no nos ponemos protección –les dije a los chicos- Hoy el sol pica muy fuerte.
- Sí, tienes razón –me apoyó Christian.

Nos dimos antes un baño para así podernos quitar la arena. Caminamos hacia las toallas y saqué la crema solar de la mochila.

- Chicas, poneos crema, se os quedará la espalda roja.
- Justin, calla –dijo ___.
- Shawty, después te dolerá.

Los chicos me habían quitado la protección de las manos y se la estaban echando mutuamente.
Caitlin vio a su hermano y se levantó para que éste le echara a ella.

- Me da demasiada vagancia levantarme –murmuró.

Rodé los ojos y le pedí la crema a Christian, el cual ya había acabado con ella.

- ¿Te la tengo que echar yo? –le pregunté a mi amiga.
- Por favor –rió.

Me puse de rodillas a su lado y abrí el bote para ponerme un poco de crema en las manos. Mientras lo hacía, observé las manos de ___ desanudarse el nudo de las tiras del bikini. Me miré su suave y tostada piel. La toqué y extendí la crema con las manos, haciéndole a mi amiga un leve masaje en la espalda.

- Dios, Justin -exclamó- ¿Has pensado en dedicarte a ser masajista?
- No, la verdad es que no.
- Pues piénsatelo –solté una carcajada- Me harías masajes gratis, ¿verdad?
- Todos los que quieras.
- Todos los que quiera –se dijo a si misma.

Terminé de untarle la crema y la que me sobró la extendí en mis piernas.

- Ya está –le avisé.

Ella anudó de nuevo las tiras del bikini y se giró. Se sentó y me miró sonriente.

- Eres un gran masajista –me alagó mientras asentía con la cabeza.
- Gracias, gracias.
- De nada.

Se acercó a mí y me tomó del cuello. Acercó mi rostro al suyo y besó mi mejilla. No sé cómo, pero me sentí eufórico ante tal contacto con ella. Se separó de mí y volvió a tumbarse boca a bajo en la toalla, pero esta vez me miraba a mí.

- ¿Te tumbas conmigo? –preguntó dando unas palmaditas en la toalla.

Asentí y me tumbé a su lado. Nos mirábamos a los ojos, haciendo que una tensión incomoda se apoderase de mi cuerpo. Bésala me decía el corazón. No, no lo hagas me pidió el cerebro. Ella se marchará dentro de muy pocos días y si lo haces sufrirás por culpa de la distancia me avisó. Me quedé en estado de shock. No sabía qué hacer, qué pensar, cómo actuar cuando esos preciosos ojos se posaban en los míos durante más de dos segundos, sin apenas pestañear. Concentrándose en mi mirada y en la de nadie más. De pronto, alargó su mano a mi rostro y, con la punta de sus dedos acarició mi pelo. Desenredó algunos mechones y los colocó suavemente en mi frente mientras en mi rostro, como siempre solía pasar, se iluminaba una sonrisa. Y sin querer, sin esperármelo, sin pensar que mi cuerpo reaccionaría de tal manera, mis dedos fueron esta vez los que entraron en acción; los que se movieron.
Pasé la yema del dedo índice por su mano, subiendo lentamente por la muñeca y acabando lentamente en el ante brazo. Me detuve al ver una pequeña cicatriz en él.

- ¿Qué te pasó? –pregunté aun tocando la marca y comprobando como su piel se había vuelto erizada tras mi contacto.
- De pequeña me caí del columpio y me rasgué con una piedra –me explicó aun sin apartar la vista de mis ojos.
- ¿Te dolió mucho?
- Bastante –admitió- Lloré como una desquiciada durante toda la tarde en la falda de mi madre.

Solté una casi insonora carcajada. No quería estropear el momento con grandes risotadas. Estábamos tranquilos, casi inmóviles. Sin nadie que nos molestase, sin apenas ruidos. Y no queríamos perder esa relajación. O al menos yo. Estaba realmente confortable en esa situación.

- Seguro que eras realmente adorable –murmuré.
- Posiblemente –rió- Tú también eras muy mono de pequeño.
- ¿Estás diciendo que ahora no lo soy? –pregunté alzando una ceja.
- Para nada –rió- Sigues siendo igual o más de adorable.
- Gracias, shawty.
- De nada, kidrauhl.

Me quedé helado. Me había llamado kidrauhl. Nadie me había llamado así a la cara. Bueno, era mi mote, todas mis beliebers me llaman así cuando me twittean, me dejan mensajes, etc., pero a la cara nunca, nunca me habían llamado por mi mote. Lo que no pensé fue que la primera vez que la oiría sería siendo de unos labios tan especiales como los de mi shawty.
Me quedé callado, contemplando a mi Afrodita; a mi diosa de la belleza, del amor. Se asustó al ver que me había quedado callado durante tanto tiempo. Pero lo que no sabía era que lo había hecho, más que nada, porque me había sorprendido ver salir esa palabra de sus labios.

- ¿Qué pasa, Jus? –preguntó alarmada.
- Me encantas –le confesé.

Mierda, Justin. ¿Qué haces? No puedes “declararte” ahora. ¿Eres idiota? ¿Quieres sufrir? No arruines el momento ahora que estaba quedando perfecto con tu silencio, me regañó mi sabio cerebro.
Le hice caso y decidí pensar una excusa para arreglar la situación. Que ____ no pensase que estaba confesándole que llevo enamorado de ella desde el minuto 0 en que mi mirada se encontró con la suya.

- Quiero decir –empecé- que me encanta que me llames así.

Su cara cambió bruscamente, como si la respuesta que esperaba hubiese sido otra. Cambió a decepción, pero rápidamente pasó a ser substituida por una cálida y amistosa sonrisa. Una sonrisa conforme y satisfecha.

Nos callamos durante unos minutos. Yo por miedo a volver a pifiarla y ella…, pues no lo sé. Puede que ella esperara que lo decidiese romper yo, que no supiera como romperlo, como empezar una nueva conversación sin parecer brusca, o algo por el estilo. Para mí como si hablaba de serpientes, del color rojo, de unas llaves perdidas. De cualquier cosa. Me daba igual, de todas formas sería interesante si sale de su boca. Me da igual que me hable de la prehistoria un día de verano, un día de bochorno. Para mí sería totalmente interesante.

- Justin –habló por fin- ¿A qué hora nos iremos?
- ¿Ya quieres irte?
- No, pero es para no acomodarme; porque después tendremos que empezar a recoger y me dará vagancia.
- Tú y la vagancia –reí delicadamente.
- Somos uña y carne.
- Como yo con el Twitter –admití mi adicción por él, sí.
- Hace tiempo que no me dan tweet limit –dijo extrañada de si misma- Raro, la verdad.
- ¿Sabes qué es lo que más me molesta? –asintió para que continuara- Que me den tweet limit justo cuando encuentro tweets más interesantes.

Sonrió de tal forma que me encandiló con la más mínima curvatura de sus labios. Fue una especie de sonrisa que da la razón a algo.

- A mí igual.
- Tenemos las mismas molestias –dije riendo.
- Alomejor somos hermanos.
- ¿Y si nos separaron al nacer? –pregunté haciéndome el listillo.
- Que fuerte, mi hermano es Justin Bieber –dijo poniendo voz de sorpresa para, segundos más tarde, la cambiara por una hilera de carcajadas que me contagiaron a mí.

De repente, como anteriormente nos había pasado, nos sumimos en un silencio. Pero esta vez, nos sorprendimos los dos. No era incomodo. Su mirada chocaba con la mía, y era como si las dos no pudiesen vivir sin la otra. Se necesitaban mutuamente.
____ bajó la mirada y cerró los párpados. Se acomodó y lentamente se fue acercando a mí, escondiéndose en mi pecho mientras mis brazos rodeaban su espalda y la acogían fuertemente. Notaba su respiración impactar en la nuez de mi garganta, y lentamente, bajar hacia mi pecho. Se estaba acurrucando a él como si tuviese miedo de algo, como si no me quisiera perder.

- They told him don’t you ever come around here. Don’t wanna see your face, you better disappear. The fire’s in the eyes and their words are really clear. So beat it, just beat it.

Ese murmuro, convertido en una conocida melodía, hizo que se me parase el corazón. ¿Mi shawty era Jacksonera? No lo podía creer. Lista, divertida, amable, tierna, preciosa, y así un sinfín de cualidades, pero la que más resaltaba entre ellas era el ser Jacksonera. Siempre he soñado con enamorarme de una persona así. Porque entendería la pasión, la idolatría, el amor que siento hacia el rey del pop, Michael Jackson.

- ¿Eres Jacksonera? –me decidí a preguntar.

Alzó la vista, y con una mirada orgullosa y llena de felicidad contestó un sí.

- Es genial –contesté- No sabía que lo eras.

Se volvió  a acurrucar en mi pecho como antes lo había hecho y noté como una sonrisa se esbozaba en su rostro.
Se volvió a crear el silencio sepulcral. Solo se escuchaban las risas de los chicos. Noté como ___ se ponía tensa, rígida.

- Echaré de menos estar así –murmuró.

Eché hacia atrás la cabeza para poder verla mejor. Ella tenía la cabeza escondida en mi pecho, así que le levanté el mentón. Contemplé sus aguados ojos. No quería que llorase ahora, me partía el alma ver que derramase lágrimas delante de mí.

- Eh, por favor –le pedí- Disfruta de los días que te quedan. No pienses en eso, ¿vale?

Frunció los labios y bajó la mirada. Cerró los ojos con fuerza, lo pude notar por las arrugas que se le formaban en los párpados, y expulsó la primera lágrima.

- De acuerdo –dijo limpiándose la única lágrima que había brotado de sus ojos.
- ¿Me dices de acuerdo cuando ya has pensado en eso? –le pregunté intentando parecer divertido.

Lo conseguí; ___ soltó una pequeña risa, la cual hizo que mi corazón diera un vuelco por su melodiosa voz.

- Vale, vale –rió- Ya no pienso más en eso.

Le sonreí esperando a que me devolviese la sonrisa. Lo hizo, pero se notó forzada, falsa. Se le notaba realmente afectada por esto. Yo tampoco quiero que se marche, pero no quiero que se piense que no nos volveremos a ver más. Que vamos a seguir en contacto siempre, y que cuando pueda, la iré a visitar.

- Así me gusta -le sonreí.

***

El día había resultado ser de lo más agotador. Sobretodo la parte en la que trataba de convencer a ___ de que dejara de pensar en el día que se tenía que ir de Atlanta. El camino a casa fue lo peor de todo. Todo el coche lleno de arena, todo. Ryan se sacaba arena de las orejas, y Chris no paraba de cantar, cosa que se hacía realmente pesado. Caitlin simplemente iba charlando con ___ sobre maquillaje y cosas de chicas. ___ no parecía disfruta mucho sobre ese tema de conversación. No se le veía muy animada a la hora de contestar. Simplemente porque ella, no es muy femenina. No es que sea una machorra, pero tampoco es tipo Caitlin, que le gusta estar hablando todo el santo día sobre ropa, chicos y maquillaje. ___ prefiere un buen chiste antes que ese tipo de chorradas. La conozco lo suficiente.

Dejé a Cait y a Chris en su casa, y después conduje hasta la mía. ___ estaba a punto de quedarse dormida, pero por suerte aparqué justo cuando iba a cerrar los ojos.

- Vamos, shawty, ya hemos llegado -le zarandeé del brazo suavemente.
- Estoy agotada -dijo rodando los ojos.
- Tú y todos -contestó Chaz mientras salía del coche.

Apenas eran las 7 de la tarde. El sol aun picaba con brusquedad en la espalda. Cosa incómoda, por cierto.

___ salió del vehículo a regañadientes. Se le notaba cansada, la verdad. Mientras buscaba las llaves de casa, a ___ le dio tiempo a rehacerse el moño dos veces. Y cuando vio que aun seguía buscando las malditas llaves en la mochila, en un acto de histeria, me arrebató la mochila de las manos y sacó de ella las llaves. Le sonreí falsamente, con una sonrisa de las llaves me tienen manía y rió. Introduje las llaves en la cerradura y abrí la puerta.

- ¡Por fin en casa! -exclamó ___ alzando los brazos.
- Exagerada -murmuré.
- ¿Cómo lo habéis pasado? -preguntó mamá mientras sacaba una gran bandeja del horno.
- Genial -dijimos todos a la vez.
- Me alegro -contestó sonriente mientras se sacaba los guantes y los dejaba en la encimera.

Los chicos y ___ ya estaban subiendo las escaleras, así que me decidí a subir yo también con ellos.

- ¡Ah, Justin! -me llamó mamá antes de que pisara un escalón- Hoy tenemos visita para cenar.
- ¿Quién viene? -pregunté con curiosidad.
- .....

___________

¡Hola, hola! Sí, lo sé. Sé que llevo unos cuantos bastantes días sin subir capítulo, pero.... ¡SORRYSORRYSORRY!
Solo quería deciros/informaros/advertiros que... En esta temporada... NO HABRÁ BESO. No, no, no.
Así que no me pidáis "Por favor, beso ya" "Aaaaaah, quiero el beso o moriré" Lo siento. No habrá beso en esta temporada. Ya tengo la historia casi planeada, pero me sigue faltando -como siempre- el final. No sé como coño acabar la novela. He pensado en que Justin os pide matrimonio y eso... pero no sé si quedará muy irreal, o que no os gustará ese tipo de fan-fics.
Por cierto, ¿HABÉIS ESCUCHADO LIVE MY LIFE? AAAAAAAAAAAAH
hsdfhfvnrovngpb *_* Es tan fuckeable la canción. Yo en cuanto la escuché por Youtube me la bajé al móvil. Anda que no me costó encontrarla. Siempre se descargaba mal, o simplemente no se me descargaba. 
PERO POR FIN LA TENGO. 
Por cierto... ¿9 comentarios? Bueno, para los seguidores que hay... es una cifra un pelín baja, pero no me quejaré porque quizás el capítulo anterior fue un poco aburrido y no os llegó a gustar.
Otra cosita más -lo sé, soy pesada-. ¿Queréis que en la próxima novela, Justin sea famoso, o sea una persona normal? Lo dejo en vuestras manos. Es que estoy haciendo unas cuantas, y no me decido a cuál colgar como segunda novela. 
¡DENTRO DE DOS DÍAS EL CUMPLE DE JUSTIN! BUUUUUUUUA :'(
Lloro cada vez que recuerdo que hace dos días era un moquito de 15 años cantando One Time. Aish, qué rápido pasa el tiempo.
Y eso, que no os aburro más. 
Un beso a todas, y espero que comentéis más que antes, ¿okei?

Muuuuuuuuuuuac

17 comentarios:

  1. como que no abra beso?!?!?!??!?!?!?!?!?!!?!? jo ;(
    y yo q quería, pq eres tan mala de dejarnos los capítulos así para morir cn la intriga y eso? que noooo que eres buena,
    por chierto publica el prox ya set amuy enganchante la nove (no se si la palabra enganchante existe pero bueno)
    loviu amiga

    ResponderEliminar
  2. Mi vida, es precioso. Como tú.
    Dios, Justin madre mía, es mas askljlakjlkasd. Tú ya me entiendes.
    No, yo prefiero beso en la segunda temporada, esque, chaval, ¿Que confianzas son esas? En fín.
    Pues en la otra novela es mejor que Justin no sea famoso, esque en esta ya es famoso, cambia los papeles :3
    akskasj ami Live mi life no se me descarga. Mi ordenador me odia T.T''.
    Bueno, pues eso, te quiero mucho mucho. Que digo, yo a ti no te quiero.
    Yo a tí Te amo, que te enteres, ¿Oc? No sé que haría sin ti, lo juro.
    Bueno pues adioos, te quiero cariño mío.
    Mi melona sin pies.

    ResponderEliminar
  3. Yasmiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiina ¬¬ No habra beso? TE-MA-TO. Pero, puedes hacer lo que quieras ¬¬ Es tu historia ¬¬
    Bueno, que me ha encantadoooooooo, es precioso. No me quiero ir :'(
    Por cierto, una pregunta, ¿cuántos capítulos tendrá la primera temporada?
    Bueno, un besito y,me ha gustado mucho mucho mucho mucho. :)

    ResponderEliminar
  4. aaaaaaw me mata lo de Justin. No quiero que crezca, quiero que me espere y se quede en 17 hasta que yo los cumpla, y ahí todos felices. Jaja, yo también lloro cuando me acuerdo. Y peor, ahora estoy en plan que yo llamo... en realidad no tengo un nombre, pero estoy tratando de hacer buena letra para que la MUY pesada de mi mamá "es tu culpa" me deje ir al sagrado concierto.
    Jajaja, ni idea por qué te cuento esto, te hago el re comment :D
    Como sea, perdón por no haber comentado, intenté, pero se me borró todo o simplemente no podía desde la estúpida notebook de mi mamá, porque estábamos de vacas.
    No te alargo más, jaja.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. ahh y perdón! me olvidé, porque -como siempre- me recontra fui de tema, en realidad yo prefiero que sea famoso, PREFIERO. No sé, me parece más real. Pero no significa que si no es no la voy a leer, eh... sólo... no sé, me da igual, es tu novela, vos tenés que estar conforme. Sobre eso -guau, hablo un montón!- qué pensas de mi novela I looked for you all my whole life? Porque no sé, estoy insegura, me parece que quiero dejarla, pero no sé! Odio decir "no sé" tantas veces... bueno, me voy definitivamente. Bye! :)

    ResponderEliminar
  6. askfjsakfjsakfj Me Encanta Encanta Un Monton e.é Prefiero Qe Sea Famoso Por Qe Por Asi Desirlo Sera Mas Real Bueno Siguela Pronto

    ResponderEliminar
  7. aqwofapwlhpgls Emm... ¿SABES QUE ESTE CAPITULO HA SIDO MUY TIERNO? Awww adoro a Justin y lo de mantenerse virgen hasta el matrimonio♥.
    Y bueno... ¿En esta temporada no habra beso? Joo TE-Mato jajaja pero en fin.. Todo llegara a su tiempo.
    ¿DE DONDE NARICES TE HAS DESCARGADO LIVE MY LIFE? Yo llevo como 3 dias buscandola pero las que me descargo se oyen muy mal y ya no se que hacer :'(
    Sigue pronto que QUIERO SABER QUIEN VA A CENAR.
    Un Beso, Shwaty

    ResponderEliminar
  8. Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww moriiiiiiiii :D:D:D
    Que bonito capitulo.
    Tu quieres que me muera sin el beso verdad? ¬¬ eres mala!!
    jajaa
    y respecto a la otra nove me gusta ke seaa como es asi ke famoso :D
    Y la cancion me encantaaa!!:D:D(L)

    ResponderEliminar
  9. Mae mía....me encanta el cap...pero yo TE-MATO si no hay beso... :(
    Y buah!!!el primer cumpleaños de Justin cm yop de belieber....jajaja q feliz que estoy...*-*
    Y cn respecto a la canción....ME ENCANTA!!!LA ADORO...
    Pd: prefiero q Justin sea famoso....jajaja

    ResponderEliminar
  10. premio en mi blog!
    http://160111-novelasdejustinbieber.blogspot.com/2012/02/premio.html

    ResponderEliminar
  11. PRIMA, ME HA ENCANTADO. QUE MAL..YO QUERÍA MI BESO, PERO IGUAL ME ENCANTA (: LO ESPERARÉ CON ANSIAS :)

    ¡BESITOS!
    QUERÍA ESCRIBIRTE UN COMENT MÁS LARGO, PERO ES QUE DEBO IRME

    TE AMO, PRIMA! :D

    ResponderEliminar
  12. AKFHASDIJGHFDJG Siguiente *-*
    ESTAAAAAAAAA GENIAL en serio,escribes genial :)
    Un beso <3

    ResponderEliminar
  13. Me encantó, y me gusta mucho que la novela no sea así como la escriben todos de que el primer beso llega pronto, que se dicen te quiero al instante y tal.
    El momento de la playa me encantó, fue como si lo viviese de verdad. Y me has dejado con la intriga de saber quién vendrá a cenar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. me erncanto q triste no abra besooo.megustaria q justin q se a famoso en tu otra no vela

    ResponderEliminar
  15. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me encantooooooo, me puso mal que no haya beso, pero bueno, esta bien pega muy bien con la novela que todavia no lo haya, en fin lo que tu decidas a mi me encantara!!!
    bueno perdon por no comentar hace tiempo es que me habian dejado sin internet... lo peor de mi vida, na mentira no lo peor pero es horrible, muy aburrido por suerte estuve con una amiga asi que anduvimos a caballo etc, pero bueno :
    besitoooooooooooooooos, te amo mucho..

    ResponderEliminar
  16. Buafs, de este capi no sé que decir... Porque los 'me ha encantado' ya suenan un poco repetitivos, pero es la verdad. Amo la parte en la que estamos Justin y yo en la playa y yo súper acurrucada a su pecho. GHVRTYJGF. *-*
    Bueno, sigo leyendo. ^^

    ResponderEliminar
  17. ajsagdjhgdsahjgsdhgsahsg soy lectora desde hace mucho y es mi primer comentario... y solo quiero decirte que tu novela esta genial pero.... Y EL BESO?? MORIRE SI NO HAY!!

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.