¿Cuántos somos ya?

10 de febrero de 2012

Never let you go. {50}

Eso es lo que tienes tú, chiquillo.


|| Justin ||

Hoy era el día. Hoy iba a actuar en el Madison Square Garden. 3 días de ensayos. 3 días que se me han hecho eternamente largos. Me levanté a las 6 a.m. aunque el concierto fuese a las 11 a.m. No podía dormir, los nervios me invadían. Me vestí, me peiné y me lavé los dientes. Tenía el estómago cerrado, no tenía hambre. Me puse delante del espejo a marcar unos cuantos pasos de baile.

- Justin, lo harás bien –la voz de ___ hizo que me sobresaltase. No me esperaba que estuviese despierta a estas horas, y menos viniendo de ella- No estés nervioso, lo harás bien.
- ¿Cómo sabes que estoy nervioso? –pregunté mientras caminaba hacia ella.
- Cuando lo estás bailas.
- Vaya –dije rascándome la cabeza- Si que te fijas.
- Soy buena observadora –dijo sonriendo.

Caminé otra vez hacia el espejo y empecé a estirar un poco los brazos, a saltar, a bailar. De todo. Estaba realmente nervioso. No podía estar quieto.

___  caminó hacia mí y me abrazó por detrás. Rodeó mi cintura con sus brazos y suspiré. Coloqué mis manos en las suyas y ésta apoyó la cabeza en mi hombro.

- Lo harás bien, te lo aseguro –murmuró en mi cuello.
- Si estás ahí seguro que lo hago bien.
- Estate preparado, porque mis gritos serán los únicos que resalten en el concierto.

Solté una pequeña carcajada y le besé la cabeza. De pronto la puerta se abrió. Mi madre entró, y al vernos a ___ y a mí en esa posición –tan cómoda- sonrió.

- ¿Qué hacéis a estas horas despiertos? –preguntó cruzándose de brazos.
- Justin no podía dormir –respondió ella por mí.
- Y yo le he despertado –dije sonriendo.

Mi madre soltó una carcajada y sonrió.

- Sois adorables.

___ se separó de mí y caminó hacia la mesita de noche. Cogió su móvil y se lo quedó mirando un rato.

- Vaya, tengo llamadas de mi madre –dijo sin despegar la vista de la pantalla.
- Llámala, hace tiempo que no hablas con ella –contesté.

Asintió con la cabeza y se sentó en la cama. Empezó a entablar conversación con su madre. No entendí absolutamente nada. Solo supe que hablaba del concierto, porque oí que decía Madison Square Garden, y que de despedida le dijo te quiero. Era una de las palabras que me había aprendido. Por ella, sí.

- Bueno, chicos –dijo mi madre- Tú ya estás vestido –se refería a mí-, pero tú no, así que cámbiate.

___ asintió con la cabeza.

- Justin, nosotros nos tenemos que ir antes, es para que ensayes.
- ¿Ellos no pueden ir? –pregunté señalando a mi amiga con la cabeza.
- A ellos los llevará Kenny más tarde. Es para que no te desconcentres mientras ensayas.
- No me desconcentraré –renegué cruzándome de brazos.
- Justin –dijo mi madre con un tono de voz amenazante.
- Está bien, está bien –dije soplando. Caminé hacia mi amiga- Adiós, shawty.
- Adiós, Bieber –se giró y se colgó de mi cuello. Aspiré su dulce aroma, embriagándome y haciéndome llevar a las nubes- Te quiero, man.
- Pareces Usher –dije riendo.
- Lo sé –soltó un par de carcajadas y me uní a ellas.
- Bueno, ya está –dijo mi madre cortándonos el rollo- Os veréis más tarde.

___ se separó de mí, pero no sin darme un beso en la mejilla antes. Se lo devolví, pero un poco más cerca de los labios. En la comisura.
Cogí mi móvil, la gorra y las gafas y salí de ahí con mi madre.
En  la recepción nos encontramos a todos el Team Bieber. También estaba Kenny.

- Mamá –la llamé- ¿Kenny como traerá a los chicos si viene con nosotros?
- Unos minutos antes de que empieces irá a buscarlos.
- Ah –dije aliviado.
- Bueno, Justin –Scooter colocó sus manos en mi hombro y dio unas pequeñas palmaditas- Vámonos ya.

Asentí con la cabeza y salimos del hotel. Fuera había una oleada de periodistas haciendo fotos. ¿Cómo se enteran de todo?
Subí a la camioneta de Kenny y condujo hacia el estadio. La cola para entrar en él podía medir tranquilamente cerca de… muchos metros. Miles de beliebers con pancartas vitoreaban mi nombre y mis canciones. Aun me era difícil acostumbrarme a tener a tanas chicas detrás de mí. Es algo extraño.



|| ___ ||

Justin se había ido, por tanto estaba sola. Bueno, y con los chicos, pero como estaban durmiendo, prácticamente estaba sola.
Me vestí, me maquillé y caminé por toda la habitación mientras cantaba las pocas canciones que me sabía de Justin. 
Keep calm an be a belieber ~ NLYG
De pronto, una bombillita se encendió encima de mi cabeza.

Salí corriendo de la habitación y golpeé la puerta de Caitlin tan fuerte como pude.
Ryan me abrió la puerta sin camiseta. Me lo quedé mirando y solté unas carcajadas.
Caitlin estaba tirada en la cama.

- ¡Caitlin despierta! –grité mientras le tiraba un cojín en la cara.

Esta se sobresaltó y me miró amenazante.

- ¿Quieres que te mate?
- No, no –dije riendo- Ahora no que he tenido una idea.
- Mejor llamo a los chicos –contestó Ryan riendo- Que ___ tenga una idea no se ve todos los días.

Solté unas pequeñas carcajadas, ya que en el fondo me había hecho gracia. Ryan salió de la habitación y a los cinco minutos trajo a los chicos.

- ¿Por qué has tardado tanto? –pregunté
- No querían despertarse –contestó señalando a Chaz y a Christian.
- Ardillita, cuando acaba Dora La Exploradora hay que ir a dormir –dije riendo.
- Fea –bostezó y le tiré y un cojín en la cara.
- Bueno, atentos todos.
- ¡___ ha tenido una idea! –informó Caitlin.
- ¡Milagro! –gritó Chaz.
- En fin –ignoré a esos dos idiotas- ¿Por qué no vamos al concierto con pancartas?
- ¿Eing?
- Sí, sí. Pintamos unas cuantas pancartas y así le damos una pequeña sorpresita a Justin.
- Estaría bien –dijo Christian.
- Todo lo que diga ella te parece bien –dijo Ryan.

Éstos dos se empezaron a pegar y les tiré a los dos mi zapato.
- Tú –señalé a Chaz- y tú –señalé a Ryan- Id a comprar cartulina, rotuladores, ceras, lo que sea –les di el dinero y se marcharon.
- ¿Y nosotros que hacemos? –preguntó Caitlin.
- ¡Dormir! –Christian corrió hacia la cama, pero me arrastró hacia ella.
- Christian, idiota –dije intentando apartarle de encima mío- Sal de encima.
- No –negó con la cabeza mientras soltaba unas carcajadas.
- Me estás ahogando –mentí con la voz rota.
- ¿En serio? –me miró preocupado y se apartó enseguida de mí.

Empecé a reírme y Chris me tiró una almohada en las piernas.

- Eres una mentirosa.
- Vamos, solo ha sido una mentirijilla de nada –dije riendo.
- Pero me has mentido –puso morritos y se cruzó de brazos.
- Es para que le des un beso de disculpas –me susurró Caitlin en el oído.

La miré confusa. ¿Esta tía es tonta?
Me acerqué a Christian e intenté hacer que colocara sus brazos a sus lados, pero no pude.

- ¿Me perdonas? –pregunté poniendo cara de cordero degollado.
- No –giró la cara, pero con la punta de mis dedos hice que volviese a mirarme a los ojos.
- ¿Por favor? –dije poniendo voz de niña buena.

Me miró a los ojos y una pequeña sonrisa se dibujó en su rostro. Qué fácil es hacerlo sonreír.

- Claro que te perdono –alargó los brazos para que me acercara a él y así hice.

Prácticamente me levantó del suelo. Yo, con mis brazos rodeándole el cuello, y él, envolviendo mi cintura con los suyos.

- Bueno, ya está tortolitos –dijo Caitlin.

Chris y yo nos separamos.

- Tengo que ir a cambiarme –anunció Christian.
- Vete ya, pesado –gritó su hermana.
- Te odio –susurró Chris.
- Vaya hermanos –dije negando con la cabeza.

Christian salió de la habitación. Caitlin se levantó de la cama y fue al lavabo a vestirse.
Al rato estábamos todos en la habitación reunidos pintando pancartas para el gran concierto de Justin Bieber.

- No sé que poner –dije rascándome la cabeza.
- Pon algo como… -Ryan se quedó callado- No sé.
- Me lo suponía –dije riendo.

Miré por unos segundos mi gran cartulina morada. De nuevo, una bombillita se encendió encima de mi cabeza.
Puse lo siguiente:

“Voy a ser la futura esposa de Bieber”.

- ¿Qué has puesto? –me preguntó Caitlin.

Sostuve el cartel con mis manos para que los demás pudiesen ver el mensaje.
En menos de un segundo estaban todos tirados en el suelo muriéndose de risa.

- Sois unos idiotas –dije dejando la cartulina en el suelo.
- ¡Es que ha sido muy bueno! –contestó Chaz dando palmadas.
- Seguís siendo igual de idiotas.
- ¿Os imagináis la cara de Justin cuando vea el cartel? –preguntó Caitlin.
- Se tirará a por ella –dijo Ryan riendo.
- Bueno, basta de meteros con mi cartel –dije cruzándome de brazos.
- No nos metemos con tu cartel –contestó Christian. Arqueé una ceja- Bueno, admito que hace mucha gracia.
- Gracia hará tu cara después de que termine de rallártela con permanente.

Los chicos estallaron a risas de nuevo. Menos Christian, que estaba cruzado de brazos mientras fruncía el ceño.

- Tú ganas –murmuró.
- Siempre lo hago.
- Siempre no –me contradijo.
- ¡Calla, Christian! –le pedí mientras me dejaba caer en el suelo.
- Uh, se cansó de ti, bro’ –Chaz le dio unas pequeñas palmaditas en la espalda.
- Claro que no, si en el fondo me ama –me levanté rápidamente y le tiré un rotulador sin punta en la cabeza.
- ¡Eso duele! –dijo mientras se rascaba la cabeza.
- Agradece que no te he tirado una silla en la cara.
- Dios mío –exclamó Ryan riendo- Mucha lucha libre ves tú.
- Qué tortura –dije mientras negaba con la cabeza y ponía los ojos en blanco.

***

Kenny ya nos había ido a buscar hacia aproximadamente unos 15 minutos. Había atasco y apenas faltaban 10 minutos para que empezase el concierto.

- ¡¿Pero por qué no avanza esto?! –grité desesperada.
- Paciencia, ___ –me pidió Kenny con tono severo.
- ¿Cómo puedes estar tan tranquilo? –pregunté
- La experiencia.
- Claro –bufé y me crucé de brazos.

Por suerte, todos los vehículos empezaron a moverse. En menos de 5 minutos ya estábamos detrás del escenario esperando a Justin.

- ¿Qué crees que hará Justin cuando te vea con esta camiseta? –me preguntó Caitlin.
- Empezará a celebrar que soy belieber.
- ¿Lo eres? –preguntó con cierta curiosidad en el tono de su voz.
- No –solté unas carcajadas-. Pero quería darle esta pequeña sorpresita a Justin.
- La sorpresa se la llevará cuando vea tu cartel –dijo Ryan.
- Lo sé –reí y los chicos me acompañaron en las risas.

Vi pasar a Pattie y ésta, al vernos, se acercó a nosotros.

- Hey, chicos –pasó un brazo por mi espalda-. Menos mal que estáis aquí, Justin estaba sufriendo por vosotros.
- ¿Dónde está? –preguntó Chaz.
- En su camerino –respondió Pattie.
- Ya no –dijo Christian mirando hacia cierto punto.

Todos miramos en la misma dirección que Christian y vimos a Justin caminar hacia nosotros mientras se ponía bien la chaqueta. Obviamente no nos vio, pero cuando levantó la cabeza, empezamos a chillar, saltar y silbar mientras levantábamos los carteles.

- Madre mía –dijo cuando se acercó a nosotros.
- Molamos –fardó Christian-. Lo sabíamos.
- Mira, por una vez tienes razón –dije palmeándole la espalda.
- ¡___ ! –exclamó Justin.
- ¡Me llamo!
- Tu camiseta…. Me encanta –dijo señalándola.
- Ya ves –dije estirándola para que se viese mejor.
- ¿Te has vuelto belieber? –preguntó con los ojos abiertos y con el mismo tono de voz que había empleado Caitlin anteriormente- Porque si lo eres me caso contigo.

Los chicos soltaron unas carcajadas y pronto me uní yo a ellos.

- De momento no, Justin –dije sonriendo-. Pero pronto, ya verás.
- ¡Sí! Oh yeah –empezó a bailar muy evfvfrgbt sexy.
- Bueno, hay que empezar ya con el concierto –le recordó Scooter.

Justin asintió y nos dio un abrazo a cada uno. A mí me dejó para el final.

- Lo harás bien –le repetí sin dejar de abrazarle.
- Lo haré bien porque sé que estás tú.
- Anda, sube ahí –me separé de él- y demuéstrales a esas beliebers quién manda aquí.

Justin sonrió y le tiró un beso a su madre. Se subió a una plataforma que le elevaría hasta el escenario.
Supe que Justin ya había subido al escenario cuando los miles de gritos que se oían perfectamente aumentaron.
Empezó cantando One Time, después U Smile, Favorite Girl, Baby y Stuck In The Moment.

Le habían dado unos cuantos minutos de descanso, por lo tanto regresó con nosotros.

- Justin –Scooter se acercó a él-, malas noticias.
- ¿Qué ha pasado? –preguntó alarmado.
- Jessica no ha venido, por lo tanto no podrás cantar la canción.
- ¡¿QUÉ?! –exclamamos esta vez todos.
- Lo que oís.
- Pero no puedo hacer eso –dijo Justin apenado-, mis beliebers quieren que cante la canción con Jessica.
- Lo siento, Justin –Scooter le palmeó la espalda.

Mi amigo cerró los ojos y se tiró de los pelos como signo de desesperación.

- Yo lo haré –me ofrecí.
- ¿Que tú qué?
- Yo remplazaré a Jessica –les expliqué.
- ¿En serio? –preguntó Caitlin.
- No voy a dejar a las beliebers con las ganas de que escuchen Overboard –dije sonriendo tímidamente.
- Oh Dios mío –Justin me abrazó y me levantó del suelo-. Te quiero, te quiero, te quiero.
- Ya, ya –dije riendo-, no es para tanto, Justin.
- Claro que lo es –contestó aun sin soltarme.
- Justin, hijo –habló Pattie-, la vas a ahogar.

Soltamos los dos unas carcajadas y me dejó en el suelo.

- Pues ya que está todo arreglado –anunció Scooter-, Justin, tienes que salir a actuar. Nosotros sacaremos a ___ cuando sea su turno.

En ese momento, mi cuerpo empezó a temblar. No me imaginaba estar en un escenario, cantando al lado de la persona más perfecta del planeta y ante miles de personas. ¿Y si lo hacia mal? Al lado de Justin, todo el mundo cantaba mal, y eso me asustaba. ¿Y si me olvidaba de la letra? ¿Y si me quedaba en blanco? Mi mente se llenó de pensamientos negativos. Cualquier cosa que se me pasaba por la cabeza era negativa.
Justin se marchó de nuevo al escenario; se oyó como saludaba de nuevo a sus beliebers, y les avisaba que canción cantaría en ese momento.

- ___ –me habló una señora de pelo negro hasta la cintura-, sígueme.

Miré a los chicos asustada, pues no sabía que quería aquella mujer. 
Éstos me dieron una mirada de confianza y asentí mientras seguía a la mujer por unos largos y anchos pasillos. Me llevó a una habitación llena de ropa, zapatos y maquillaje. Supuse que sería el vestidor.

- Pero yo ya estoy bien así –dije señalando mi ropa.
- De eso nada –negó ella-, tendrás que ir vestida como Dios manda.

Puse los ojos en blanco, y Clarie, la mujer que me había guiado hasta esta habitación, empezó a rebuscar ropa de los miles de percheros que había. Mientras lo hacía, miraba la cantidad de ropa que había. Desde vestidos que tranquilamente podrías llevar a una gala de los Óscar, hasta zapatos con un tacón de aguja increíble. Me imaginé a mis queridos pies llevando semejante tacón. Éste se rompería en cuanto diese un paso en el escenario, provocando una patosa caída por mi parte, y miles de carcajadas hacia mí. Negué la cabeza como si ese pensamiento se fuera a desvanecer tras la acción.

Clarie se acercó a mí con un bonito vestido y unos tacones preciosos. No me imaginaba vestida con esto, pero si quiero ayudar a Justin tendré que aguantarme.

Me quité la ropa y la metió en una bolsa que, fue llevada hasta los chicos para que me la guardasen. Lo que más rabia me daba era que me estaba perdiendo el concierto mientras me cambiaba.
Terminé de colocarme aquél vestido, que a decir vedad, me quedaba de muerte. Me puse los zapatos y practiqué un poco con ellos ya que eran muy incomodos.

Me senté en una silla giratoria y acto seguido una mujer de unos 38 años apareció con una caja en las manos. Empezó a alisarme el pelo, a cepillarlo y a ponerle laca a raudales. Me acabó haciendo un pequeño tupé en la parte trasera de la cabeza, dándole volumen  a mi pelo. Me maquilló como yo normalmente solía hacer. Ralla inferior, ralla superior, rímel y brillo de labios.

- Pues ya estás lista –dijo dándome una vuelta en la silla para que quedase de cara al espejo-. ¿Te gusta?

Me observé con detenimiento en el espejo y quedé estupefacta. ¿Cómo lo lograba? Simplemente era arte lo que hacía con aquellas delicadas manitas.
Tan poca cosa me hacía parecer una persona completamente diferente.

- Está perfecto –dije sonriendo.

Me levanté de la silla y un hombre dio unos pequeños golpes en la puerta.

- Es la hora –anunció tras su llegada.

Tomé aire e intenté relajarme, pero los intentos resultaron en vano. Clarie me acompañó hasta una gran puerta central que daba al escenario. Ésta estaba cerrada, pero se podía oír perfectamente el griterío de aquella multitud.

- ¿Estás lista? –me preguntó.
- No.
- Lo harás bien –me frotó la espalda tiernamente-. Justin me ha dicho que cantas genial, y que ya lo has hecho delante de Usher.
- Delante de Usher –repetí-, pero no delante de miles de chicas.
- Imagínate que están desnudos –dijo riendo.
- No creo que funcione ese truco tan viejo conmigo.

Soltó una carcajada.

De pronto, la puerta se abrió ante mí y supe que ya era el momento.

- Suerte –me soltó del brazo y mi cuerpo empezó a temblar de una manera incontrolable.

Dos bailarines, Alfredo y uno al que no reconocí, me guiaron hasta Justin.

Éste estaba radiante ante mi presencia, lo cual hacia que me incomodase aun más. Los gritos, las luces, la música de fondo, hacia que mi cuerpo reaccionase de una manera un tanto anormal. Creía que en cualquier momento me desmayaría, pero ahí estaba la mano de Justin, asegurándose de que no me cayese.

Acerqué el micrófono que Alfredo Flores me había dado en la entrada a mi boca. Y pronuncié las primeras palabras.

Cuando terminé de cantar mi parte, empezaba el estribillo, y ahí fue cuando la voz de Justin me impactó. Olvidé como respirar mientras su voz sonaba y la acompañaban los gritos de sus beliebers.
Empecé a cantar junto a él mientras me guiaba hasta la punta del escenario, donde se podía tocar las manos de las beliebers. Justin, como buen ídolo, chocó todas las que pudo. Y todo eso sin soltarme la mano.
Cuando cantó su solo, éste no dejaba de mirarme, y eso me incomodaba a más no poder. Pensaba que sus fans se tirarían encima de mí a cortarme la cabeza por acaparar toda la atención de su ídolo. Pero hacían todo lo contrario, chillaban, silbaban y hacían fotos mientras la tierna mirada de Justin se posaba en mis ojos.

Una vez que la canción terminó, mi cuerpo se libró de miles de cadenas que lo rodeaban. Fue como un peso menos de encima, algo que quería que se acabase desde el minuto cero en que pisé aquél escenario.
Justin me abrazó tiernamente. Le quité la gorra y me la coloqué en la cabeza. Las fans gritaban y lloraban. Mientras ellas estaban ahí, deseando tener el mínimo contacto con su ídolo, yo estaba aquí abrazándolo como si nada. Me sentí mal tras hacerlo.

- Un fuerte aplauso a mi ya conocida mejor amiga –pidió Justin a sus beliebers.

Y acto seguido, todo el estadio presenció los miles de aplausos de la multitud. Sonreí como nunca antes lo había hecho. ¿Me había ganado el cariño de las beliebers?


___________

Chiiiiiiiiiiiiiiicas. ¿Cómo estáis? Yo dabuti ^^ SARCASMO. 
Estoy enferma, sudando como un pollo y, cada vez que toso, parece que me estén rajando la garganta. Patético de mi parte ponerme mala un viernes.
En fin, que siento la tardanza. Pero la inspiración no es una aparición divina que viene cuando quieres. Es una jodida ¬¬
No sé cómo me ha quedado el capítulo, la verdad. Pero es eso, la inspiración. Estoy haciendo ya los últimos capítulos de la primera temporada. Sí, estará separado en temporadas. Pero no lo haré en distintos blogs, porque sino será un caos. Cuando termine la primera temporada, estaré unos días ausente para así adelantar los de la segunda y poder publicar más seguido. ¿Qué os parece?
Ah por cierto, lo de los seguidores... Eso va cuando le rota. Unos días me sale 59, otros 66... en fin. Blogger, jodiendo a la gente desde tiempos inmemorables. 
Y eso es todo, chicas. Espero que comentéis tanto como los capítulos anteriores. Se agradece muchísimo, en serio.
Y como diría Sócrates: la vida es una tómbola.
Ok'no, pero bueno, era para decir algo. 

Adiiiiiiiiós:)!

18 comentarios:

  1. Joder ¿Como lo haces? tan genial como siempre, la parte en la que Jessicano asistia al concierto y Cantaba con Justin me ha encantado y ademas Overboad es una cancion que a mi me gusta muchisimo♥. Espero que sigas prontooo y Esperare el proximo capitulo con Ancias.
    PD: Que te mejores de la tos y eso...
    Unbeso^^

    ResponderEliminar
  2. askfjsakf La Amo♥ Me Encanta Como Escribes e.é Soy Nueva Lectora Pero Como Dije Amo La Nove Bueno Recuperate y Seguila Pronto♥

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantadoo tienes que seguirlaa!

    ResponderEliminar
  4. Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww esperaba tan anciosa a que publicaras :D:D
    Es PERFECTOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!
    Publica pronto por favor!!
    Un besito bonita :)<3

    ResponderEliminar
  5. holaa! Me encantó el capítulo ^^ no sé qué decirte porque lo leí más temprano y cómo no podía comentar, pensé: "comento después" y ahora me olvidé el cap, jajajaja. Pero me encantó lo de Overboard ♥
    Tenés un premio en mi blog ^^
    http://lookingforahappyendingjbytu.blogspot.com/2012/02/para-las-mejores-lectoras-de-la-life.html#comment-form
    besoo!

    ResponderEliminar
  6. sdfasgdadsfgdf
    creo que he explotado de la emocion!
    me muero por saber de lo que va a pasar! :)

    ResponderEliminar
  7. Ñaammmmmmmmmmmmmmmmm♥
    Dios,me pasaba todos los dias por el blog esperando a que publicaras y cuando eh visto CAPITULO 56 ewkjuwibgfi*_____*
    publica prontoooooo si tu inspiracion te deja claro jaja!
    <33

    ResponderEliminar
  8. Me emocionè ^^ Es que casi lloro con el capitulo, es tan hermoso, y la ultima parte la lei escuchando la cancion, yo no soy una belieber la verdad, y nunca habia escuchado esa cancion antes, y es hermosa, pero encerio casi lloro, escribes MARAVILLOSO!!! Tienes un talento indescriptible chica!!! No lo desperdicies ;)
    Ojala publiques pronto, porque AMO tu novela :')
    Saludos n.n

    ResponderEliminar
  9. aaah que hermosoooo, te juro que no llore solo porque tenia a mi amiga al lado y seria como: "y esta estupida por que llora?"
    en fin ameee este capitulo, porque escribes tan bien? como lo haces linda??? tienes un talento como dice consue.... ay mina, te imagino a ti escribiendo un libro y publicandolo, jejejej miles de personas los leerian, encerio te lo digo, jejeje bueno ojala que te mejores, se que te deje terrible testamento jeje y bueno solo gracias por escribir esta nove y pasarte por la mia...
    JAJAJAJAJJAJAJAJAJA acabo de ver una imagen donde hay un celular y una manzana mordida pegada atras y dice algo como-. te ppresento a mi iphone...
    jajajajajajajajjaaj me cague de la risaaaaaa
    bueno te amo diviiii sigue escribiendooo
    ioooo ninuchis con novio jejeje si con novioooooooooooooooo :3 igual estoy esperando a que justin algun dia venga y me proponga matrimonio, oishhh que demassss tiro todo a la mierda y me voy con el jejeejje
    tata se me hizo muy largo el comentario, tan largo como la bieberconda... NO NO TAAAN TAAAAAAAN LARGO... JEJEJEJEJ
    CHAUCHAAAAA TE AMOOOO

    ResponderEliminar
  10. Me ENCANTÓ el capítulo. Que nerrrviooosss. Sigue así hermosa. Beshotes, [A]rch!
    PD: tienes un premio en mi blog;) http://mylifeisnottperfect.blogspot.com/2012/02/premio-de-winter.html

    ResponderEliminar
  11. Cuandooo publicaras? Me tienes impacienteee!!:D:D
    Un besoo lindaa!

    ResponderEliminar
  12. Siento no haber comentado antes pero es que entre que el Blogger no me pone tu blog cuando publicas y que estoy limitada en cuestion de tiempo, ya que mi madre no me deja no he podido comentar.
    Bah, el cap. me encantó, y como siempre me dejas con las ganas de querer más y más. Siempre lo conseguis. :D
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. hola chicas miren el capitulo es el mejor pasen por mi blog las quiero es www.misnovelasdejb.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Dios, me encanta gordi.
    Siguiente ¿Si? Te quiero, MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUCHO.

    ResponderEliminar
  15. Ok! el tiene SWAG,tal cual!
    Una palabra: MORÍ. Dios! canto con ella *.*
    GENIAL,GENIAL,SIMPLEMENTE GENIAL :)
    Me encanto!
    Quiero mas Yasmina :B pero sin apuros!
    Que andes genial♥

    ResponderEliminar
  16. Dios, he muerto con la foto del principio del capi. FCNJUXKWEIRFIJCXKOSWEIRFCOKD*_* Perfecta. Así de simple.
    Joder, Justin es tan erfbunmkds*-* Y Chris también. Aish, cuánta monosidad que desprenden los dos.
    “Voy a ser la futura esposa de Bieber”. Oh, sí. Me gusta, me gusta, jajaja.
    "¿Te has vuelto belieber? Porque si lo eres me caso contigo." Por ti me vuelvo belieber, amorrrrr, jajaja. Déjame, estoy loca.
    Bueno, y no sé que más decirte porque este capitulo ha sido perfecto. De verdad, me ha encantado. ^^
    Pueeeeeees sigo comentando por aquí, que me quedan muchas entradas por comentar.

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.