¿Cuántos somos ya?

19 de enero de 2012

Never let you go. {43}

Bff, qué sexy o.o

- Tengo 3 años –señaló con los dedos dos, por lo tanto le levanté yo uno de su mano.

Christian rió y le miré.

- Es súper mona –dije sonriendo.
- Como tú.

Solté unas carcajadas y miré hacia los chicos. Mikel estaba sentado en el regazo de Justin y estaban ‘luchando’. Reí y Justin se estaba dando cuenta que lo miraba, así que posó la vista en mí.

- ¿De qué te ríes? –preguntó.
- De ti –respondí.
- ¿De mí por qué?
- Porque eres un payaso –dije riendo.
- ¿Con qué yo soy un payaso? –preguntó señalándose a si mismo.
- Solo un poquito –respondí haciendo un gesto con los dedos.
- Pues entonces ya no eres la princesa de las ternuras –dijo sacándome la lengua.
- Oh, que suplicio –dije sarcásticamente.
- A ver, doña suplicio –dijo Cait- Ponte con Sophie que te saco una foto.
- Espera, que me acoplo –dijo Justin cogiendo a Mikel en brazos y sentándose a mi lado.

Reí y me pasó un brazo por los hombros. Ryan y Chaz también querían salir en la foto. Al final acabamos saliendo todos. Incluso Cait, que puso el temporizador en la cámara permitiéndole salir en la foto.
Me la enseñaron y me encantó.

- La subes a Twitter, ¿de acuerdo? –pregunté
- Claro –contestó Cait.

***

Pasaron unos cuantos días. Justin había tenido mucho trabajo. Tenía miles de actuaciones en bares, restaurantes, centros comerciales. Bastantes entrevistas, tanto en televisión como en emisoras de radio. Y muchas sesiones de fotos. Sin duda era la semana que más había trabajado.

Hoy tenía que ir al estudio a las 17h para hablar con Scooter y Usher. Pattie también tenía que ir, ya que era una reunión importante. Les tenían que decir no sé qué. Por lo tanto, Chaz, Ryan y yo fuimos a casa de Caitlin y Christian.

Ya llevábamos media hora ahí y estaba aburridísima. Caitlin se pintaba una y otra vez las uñas, en busca del color perfecto. Los chicos, en la habitación de Christian, jugaban a la Play 3. Las quejas y los gritos se oían desde el piso de abajo.

- ¿Quieres dejar ya de pintarte las uñas? –pregunté quitándole el esmalte de uñas de las manos.
- ¿Qué te pasa? Te noto nerviosa –dijo ésta arrebatándome el objeto que le acababa de quitar y volviéndose a pintar la ultima uña que le quedaba.
- Me pregunto que le dirán a Justin –dije moviendo la pierna nerviosamente.
- Giras, conciertos, canciones…, cosas de ese estilo.
- Llevan mucho tiempo para hablar de esas cosas.
- Ai, ___, te preocupas demasiado.
- Tengo curiosidad, eso es todo.

Cogí el portátil de Cait que reposaba en el escritorio. Puse la contraseña y entré en mi Twitter. Tenía bastantes menciones; casi todas eran de beliebers. Había una que me decía que había visto las fotos de Selena y Justin y que se acordó en seguida de mí. Me reí al leerlo así que le respondí. Ya había hecho bastantes video llamadas con ellas, la verdad es que son bastante simpáticas.

También hablaba muchas noches con ellas por el MSN. Siempre me hablan de cómo es Justin en la realidad, y yo les digo que es exactamente igual que en la televisión. Un poco más extrovertido, quizás. Pero es igual de divertido, bondadoso y alegre. La sonrisa no la pierde nunca. Y sobre todo es igual de tierno.

- ¿Qué miras, belieber?
- Nada. Mi Twitter –dije cerrando la sesión.
- Estás enganchada. Te pareces a Justin.
- ¿Y qué hay de malo en parecerse a Justin?
- Oish, la enamorada –dijo riendo.
- Cómeme un pie –alcé el pie a la altura de su cara y ésta lo apartó enseguida.
- Cerda.
- Fea.

Las dos reímos.
Los chicos pasaron por el pasillo y nos vieron riendo, así que se detuvieron y entraron en la habitación.

- Christian, vete –le echó su hermana.
- Apuesto a que ___ no opina lo mismo –dijo guiñándome un ojo.
- Vete, anda –decidí hacerme la mala.
- No te quieren, bro’ –dijo Chaz colocando una mano en su hombro.
- Si que me quieren, sí, pero no lo admiten –dijo Christian haciéndose el ofendido.
- ¿Has acabado? –preguntó Caitlin.

Christian rodó los ojos e hizo que se marchaba, así que las dos sacamos el móvil para pasarnos una cosa de la que anteriormente estábamos hablando. Como estábamos despistadas, Christian corrió hacia nosotras y se tiró encima de mí.

- ¡GORDO, BÁJATE! –chillé empujándole por el pecho.
- ¿Me has llamado gordo? –preguntó riendo.
- Sí.

Los chicos no hacían más que reírse. Caitlin estaba en el suelo riéndose y Chaz y Ryan lo mismo.

- Gordo –dije riendo.
- Fea.
- Anda que tú.
- Soy más guapo que tú.
- También más creído –contesté rodando los ojos.

Nuestros rostros estaban a menos de 5 centímetros. Nuestras respiraciones impactaban en la cara del otro. El latido de su corazón chocaba con el mío, haciendo que me aturdiera. Como cualquier chica pensaría, esa era la ocasión perfecta para besarle, pero me venía la imagen de Justin. Estoy engañando a mi corazón me repetía una y otra vez.  Sé que Christian es mi puerto seguro, con el que podría estar sí o sí. Christian me encantaba, me fascinaba. Me gustaba muchísimo, pero del que estaba cien por cien enamorada era de Justin.

Me di cuenta que los chicos no estaban, ya que no se oía ninguna risa. El nerviosismo aumentó en mí. Entonces seguramente, Christian me besaría. No me negaría, pero, ¿y si se entera Justin? ¿Cómo reaccionaría? Sé que solo somos amigos, que no tenemos nada, salvo amistad. Pero, ¿y si se molesta? Ya he comprobado lo celoso que es.

- ¿Recuerdas ese beso en la fiesta de Usher? –me preguntó dulcemente.

Tragué saliva.

- Sí.
- ¿Qué sentiste?
- No duró ni 30 segundos, Chris.
- Porque no quisiste.
- Porque me gusta Justin. Y me siento una puta si te beso a ti –dije fríamente.
- ¿Y yo no te gusto?

Cerré los ojos y respiré. ¿Se lo digo?

- Sí.

Esbozó una sonrisa torcida.
Tocó mi mejilla con la yema de sus dedos y suspiró, haciendo que su aliento impactara en mi cara. Cerró los ojos y se fue acercando a mí. Hice lo mismo, acortando la poca distancia que nos separaba. Nuestros labios se rozaban, estaban apunto de posarse en los labios del otro, pero una llamada interrumpió el momento.

- Es mi móvil –dije aun con nuestros labios rozándose.

Christian se levantó de mí y me pasó el móvil.
Justin. Justin me estaba llamando.
El placer de los labios de Christian casi tocando los míos hacía que me ardiese toda la cara.
Contesté a la llamada y me senté en la cama. Christian me imitó.

#Llamada telefónica#
- Hola, feo.
- Hey, princesa de las ternuras.

Solté unas carcajadas. Mi vista estaba clavada en el suelo. No quería toparme con los irresistibles ojos de Christian.

- ¿Estás en casa de Christian? –preguntó Justin.

Se oían las llantas del coche de Kenny. Supuse que estaría ya de camino.

- Sí. Los chicos también están aquí.
- Bien, ahora voy para allí. Os tengo que decir una cosa.
- Dímela a mí antes –pedí con voz de niña de 5 años.
- Sorpresa.
- Mala persona –dije enfadada.
- Bueno, nos vemos.
- Hasta ahora.
#Fin de la llamada telefónica#

- ¿Qué nos tiene que decir? –preguntó Christian.
- No lo sé –respondí frunciendo el ceño.

Se formó un incomodo silencio y ninguno de los dos decidió romperlo. Me levanté dispuesta a buscar a Cait y decirle un par de palabritas a causa de su ‘desaparición’ mágica en la habitación. Por su culpa ahora tendría que pasar un mal rato con Christian.

- ___ –me llamó Christian antes de que diese más de tres pasos.

Me giré y asentí diciéndole que qué quería.

- Lo de antes…
- Tranquilo –dije con una sonrisa.
- ¿Todo olvidado? Es que no quiero que te sientas incomoda.
- No me siento incomoda, tranquilo –respondí con una de mis mejores sonrisas.
- Me alegro entonces.
- ¿Vamos a buscar a los demás? –propuse.

Asintió y caminamos hacia las escaleras. Las bajamos y vimos a los chicos viendo la televisión. Bueno, se estaban peleando por elegir el canal, más que viéndola.

- Chicos, Justin ha llamado –dije acercándome a ellos.

Éstos me miraron con una sonrisa torcida mientras alzaban las cejas.

- Ahí arriba no ha pasado nada –me adelanté a las acosadoras preguntas de mis amigos.

Sentí como Christian sonreía. Se sentó en el sofá y le imité.

- ¿Y qué ha dicho Justin? –preguntó Ryan.
- Dice que tiene que contarnos una cosa, así que ahora viene para aquí –contesté.

Estuvimos viendo la televisión como unos cinco minutos cuando el timbre sonó.
Sandy atendió y saludó a Justin y a Pattie.
Justin me miró y sonrió. Se sentó en la mesa que había delante del sofá y nos miró.

- Tengo que deciros algo.

8 comentarios:

  1. Y la tía esta, que nos deja con a intriga -.-
    Te vas a quedar sin pies, solo digo.Jajajajaja le dices que te coman el pié a todoos e.é jajajajajjaj Bueno si, que ojalá hubiera beso con Chris *_______________*, pero no -.- jajajajaja Un beso guapísima! Te quiero ratona!

    ResponderEliminar
  2. ¡¿Y ME CORTAS ASÍ LA MARATÓN?! MALA PERSONA ¬¬
    Es que ahora me he quedado con la intriga de qué dirá Justin... TT Y Chris que ha intentado besarme... *.* Pero no puede ser, estoy enamorada de Justin. :$
    Besos! :)

    ResponderEliminar
  3. NO, NO, NO, NO, NO, NO, NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO,NO, NO, NO, NO!
    SOS MALA! Sobre que al fin hacés maratón la dejás así!! ¡¿Por qué?! Injusto ¬¬
    *capítulo en 160111-novelasdejustinbieber.blogspot.com
    /yonodejoalagenteconTANTAintriga.com.ar.estuculpa
    Besos! ♥ :)

    ResponderEliminar
  4. Nooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Por que me dejas asiiiiiiiiiiiiiiii?????:( :(
    Menos mal que no me bese con Criis -.-
    Pobre Jusss!!
    Mis besos solo son para el! jajajajajajaajajjaja xD
    Publicaa prontoooo xfaaa si no kieres ke me mueraa!!

    ResponderEliminar
  5. porq?! PORQUE?! medejas con esta intriga. Nose porque, pero esperaba tanto el beso con chris.

    ResponderEliminar
  6. NOOOOOO No nos hagas esto!! Necesito saber que es, ¿no lo entiendes? jajjaj Al menos creo que lo que va a decir es bueno por que esaba sonriendo ¿no? Eso espero:S Me hubiera encantado que me besara con chris, en serio, no se con cual me quedaria, uno es tan mono y el otro tan adorable.. Ya veremos como acaba, un besoo(L)(L)

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.