¿Cuántos somos ya?

6 de enero de 2012

Never let you go. {39}


Yo quiero estar debajo de él e_e

- Bueno, ¿qué quieres hacer? –me preguntó Christian.
- Christian, ahora es mía –Caitlin me cogió del brazo y me levantó del sofá.

Mientras subía las escaleras arrastrada por Caitlin miré a Chris como diciendo: “Lo siento”.
Me encerró en su habitación y me tumbó en la cama de un leve empujón.

- ¿Qué pasa? –pregunté confusa por su comportamiento.
- ¿Qué pasó en el lavabo con mi hermano?
- ¿Cuándo? –decidí hacerme la que no sabe.
- Ayer, idiota.
- ¿Qué lavabo?
- Va, no te hagas la que no sabe.
- ¿Qué lavabo? –volví a preguntar.
- ¡El de la fiesta! –contestó alzando los brazos.
- ¿La fiesta de Usher? –pregunté riendo.
- ¡No, la fiesta de mi prima de Hawai! –exclamó
- ¿Tienes una prima en Hawai?
- Idiota, contesta –dijo riendo.
- ¿Qué me has preguntado? Es que se me ha olvidado –dije rascándome la cabeza.

Rodó los ojos y chasqueó la lengua.

- ¿Qué pasó en el lavabo con mi hermano?
- Nada, ¿qué va a pasar?
- Quien nada no se ahoga. Va, ahora dime.
- Nada –volví a contestar.
- ___, no me mientas.
- No te miento.
- ¡Dímelo!
- Okey, okey.
- Por fin.
- Pero como le digas a tu hermano que yo te lo he dicho, o le mandes indirectas te juro que te mato.
- Uy, ¿tuviste sexo con él?
- No, idiota.
- ¿Entonces, porqué no se lo puedo decir?
- Porque no quiero que se sienta incomodo.
- A saber qué hicisteis… -dijo negando con la cabeza.
- Bueno, nada malo, pero…
- ¿Qué? ¡Va, di!
- Me besó –dije sonriendo vergonzosamente.
- ¡¿Que te besó?! –le tapé la boca con mi mano.
- Cállate, ¿de acuerdo? –le quité la mano de la boca.
- ¿Y por qué no lo dijiste?
- ¿Delante de los chicos, y de Justin? ¿Estás loca?

Caitlin se quedó pensativa un rato. ¿Qué estará pensando la loca esta?

- Tengo una idea –dijo con una sonrisa maliciosa.
- Ofú.
- No es nada malo, imbecila.
- ¿Imbecila? No existe esa palabra.
- Ahora sí, ¿vale? –dijo poniendo voz de tía chunga.
- ¿Qué idea tienes? –pregunté cruzándome de brazos.
- ¿Tú quieres que Justin admita que está enamorado de ti?
- No está enamorado de mí, idiota –dije negando con la cabeza.
- Claro que lo está, lo que no lo admite –contestó riendo.
- Imbecila –reí.
- ¿Quieres o no quieres? –preguntó
- No estaría mal.
- Bien, pues el plan es darle celos.
- ¿Con quién?
- Pues con mi hermano, está claro.
- ¡NO, NADA DE ESO! –me levanté de la cama indignada- No pienso jugar con los sentimientos de una persona, y menos con los de tu hermano.
- ¿Por qué, te gusta? –preguntó arqueando las cejas.
- Sí, pero Justin más.
- Uuuuuuh!
- Lo dicho, no pienso jugar con los sentimientos de tu hermano.
- ¿Pero por qué no? Justin se pondría celoso y…
- ¡Que no, Cait! –dije harta- Yo no soy de esa clase de chicas.
- Bueno, vale. No me mates –dijo riendo.

Soltamos unas carcajadas.


|| Justin ||

- Me ha encantado estar contigo –dijo Selena mientras paseábamos por un parque.
- Sí, a mí también.
- ¿Quieres que volvamos a quedar otro día?

En ese momento me acordé de ___. No pienso hacer que se enfade conmigo de nuevo. Ya se ha enfadado dos veces, no quiero una tercera.

- Selly, yo voy a estar muy ocupado estas semanas, y no creo que tengamos tiempo –me excusé.

Ella pareció molestarse un poco, pero no le di importancia.

- Claro, no hay problema, Just –dijo sonriendo- Anda, ahí está el coche de mi manager –dijo señalando un coche negro que se había parado justo delante de una pastelería.
- ¿Quieres que te lleve yo, o prefieres ir con tu manager? –pregunté parándome.
- No, tranquilo. Voy con mi manager –dijo sonriente. Me dio un beso en la mejilla y se marchó.

Vi como corría hasta llegar al coche de su manager. El hombre salió del coche y la abrazó. No sé por qué todo el mundo dice que es una roba fama, o una interesada, a mí me parece una buena persona, con un corazón enorme. Caminé hacia el lugar donde había aparcado mi coche. Estaba a tres calles a la derecha. Llegué a él y me subí. Conduje hasta la casa de Chris. Llamé al timbre y me atendió Christian.

- Hombre, ¿cómo tú por aquí? –preguntó dándome unas palmaditas en el hombro con la mano derecha- ¿No estabas con Selena?
- Ya no –contesté confuso.

Dentro estaban los Chaz y Ryan, jugando a la play.

- ¡Justin! ¿Cómo ha ido tu cita con Selena? –preguntó Ryan.
- Pasa –dijo Christian.

Caminé hacia el sofá, donde los chicos estaban sentados. Me senté en él y Christian me imitó.

- ¿Cómo os habéis enterado?
- Solo te diré una cosa bro’ –ignoró Christian mi comentario- No quiero que le hagas daño a ___.
- ¿De qué me hablas? –pregunté
- Sabes perfectamente de que te hablo –dijo Chris- Ella no se merece lo que le estás haciendo. O te vas con Selena o te vas con ella, pero no juegues con ___.
- ¿Pero qué…
- Justin, tío –me interrumpió Ryan- tendrías que haberla visto cuando llegó.
- Sí, empezó a maldecir a Selena y no parecía estar muy contenta contigo –dijo Chaz.
- ¿Está aquí? –pregunté levantándome, pero Christian me cogió del cuello de la camiseta y me sentó de nuevo.
- Como le hagas daño te juro que te lo haré a ti –me amenazó.
- Chris, ¿pero qué te pasa?
- ¿Qué te pasa a ti? ¿Por qué pasas de ella? No es un objeto del cual te cansas y lo puedes dejar abandonado. Es una persona, Justin –dijo mirándome a los ojos con odio.

2 comentarios:

  1. Como quiero a Chris, por dios, ¡es tan mono! "O te vas con Selena o te vas con ella, pero no juegues con Paula." Oiiiiiiix, ¡QUE ME LO COMO! :$
    Sigo leyendo. :)

    ResponderEliminar
  2. Adoro a Chris, es serio, si no fuera por Justin.. jajja Y Cait está un poco loca, eso no se hace:') Bueno, almenos Just no ha quedado de nuevo con la Selena esta, eso le da puntos,

    Necesito saber que más pasa, voy por el siguiente;)

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.