¿Cuántos somos ya?

6 de enero de 2012

Never let you go. {38}

Is the most beautiful boy of the world. 
hahaha

Pasé por la habitación de Chaz y Ryan, los cuales posiblemente estarían durmiendo. No estaban. Justin tenía la puerta cerrada, y no la abrí por si se estaría vistiendo o simplemente por el hecho de que durmiese aun.
Bajé al piso de abajo. Solamente estaba Pattie. Me acerqué a ella y le besé la mejilla dulcemente.

- Pattie, ¿y los chicos? –pregunté sentándome en un taburete y tomando unas tostadas que estaban en un plato.
- Chaz y Ryan han ido a casa de Christian hace un rato, y Justin se está vistiendo en su habitación –me respondió con una sonrisa.
- Ah, vale –dije soltando unas carcajadas.

Pasados 5 minutos, Justin bajó las escaleras con una amplia sonrisa al verme. Pero poco a poco se le fue desvaneciendo, como si se hubiese acordado de un mal recuerdo, o algo por el estilo.

- Buenos días, mamá –le dio un beso en la mejilla de menos de 2 segundos.
- Buenos días, fea –ésta vez se acercó a mí. Me dio un sonoro beso de más de 5 segundos.

Solté unas carcajadas y le revolví el pelo.

- ¿Dónde vas tan guapo? –pregunté con una sonrisa.
- Ehm… Anoche le ofrecí a Selena salir a comer.

Hgvehvbeivbr. El sonido de mi corazón roto. ¿Quiere matarme? Ayer casi me muero del disgusto al ver que pasaba de mí por estar con Selena. Me dice que se arrepiente y lo perdono, ¿y ahora me dice que se va a comer con Selena? ¿Pero de qué va?

- Ah –me limité a responder.
- ¿No te importa, verdad? –preguntó

¿Qué si me importa? ¡Pues claro que me importa, burro! Me duele ver que la persona a la que quiero se aleja de mí por estar con una idiota que no valora a la gente por sus sentimientos sino por su dinero/fama.

- No, claro que no –mentí sonriendo forzadamente.
- Es que ayer le dije de quedar –se excusó.
- No tienes que darme explicaciones, Justin. Haz lo que quieras –dije “sonriendo”.
- ¿De verdad que no te importa? –volvió a preguntar.
- Que no, tú tranquilo –respondí- No te preocupes por mí. Aparte ahora me iba a casa de Chris.

Me levanté y caminé hacia la puerta. La abrí, y antes de que pudiese marcharme, la voz de Justin hizo girar mi cabeza para mirarle.

- ¿No me das un abrazo de despedida? –preguntó.
- Que te lo de Selena –dije fríamente para después dar un portazo.



|| Justin ||

Miré confuso a mi madre, la cual estaba con una cara que irradiaba normalidad. ¿Le había parecido normal el comportamiento de mi amiga?

- No pongas esa cara, Justin. Ella tiene razón –dijo mi madre levantándose de la silla para empezar a recoger la cocina.
- Pero mamá. Ya se lo había propuesto anoche a Selena.
- No me importa, Justin. Pero entiende a ___. Ella ha venido aquí para estar contigo, no para estar en casa de Christian esperando a que tú llegues de tu cita con Selena.
- No es una cita.
- Para ti a lo mejor no, pero para ella seguro que sí.
- ¿Y qué pasa? –pregunté encogiéndome de hombros- Si fuera una cita, ¿qué tendría de malo?
- Nada, Justin. Solo que no me gusta Selena para ti. Tiene dos años más que tú y tiene muy mala fama de interesada.
- ¿Eso es lo que crees? ¿Lo que dice la gente de ella?
- Claro que me lo creo, aparte está visto y comprobado –dijo con un tono un tanto elevado- Selena solo sale con los chicos que se ponen de moda en ese momento. Y ahora que te ha tocado el turno, se acercará a ti, Justin.
- Pues yo no creo eso, mamá.
- Cree lo que tú quieras, Justin. Pero después no digas que no te he avisado.

Hubo un minuto de silencio bastante incomodo, hasta que recordé que tenía que ir a buscar a Selena.

- Me tengo que ir –dije cogiendo las llaves de mi coche.

Sí, tenía coche. Pero no lo utilizaba mucho, ya que siempre me llevaba Kenny a los sitios. Pero claro, esta vez no iba a llamar a Kenny para que me llevase a buscar a Selena.

- Ten cuidado –dijo mi madre antes de que saliera por la puerta.


|| ___ ||

Estaba realmente cabreada. Muy cabreada por así decirlo. Me dice que se va a comer con Selena, y encima pregunta que si me importa. ¡Pues claro que me importa, idiota! No soy de piedra, tengo sentimientos. Y después va y me pide un abrazo de despedida. Cómeme un pie, anda.
Iba de camino a la casa de los Beadles, no vivían cerca de la de Justin.
Cuando estuve delante de la puerta de la casa, llamé al timbre. Me atendió Christian. Y sin preguntar si podía pasar, entré maldiciendo a Selena, insultándola y deseándole lo peor. Me senté en el sofá, sacando humo con las orejas. Ahí estaban los chicos, Cait estaba bajando las escaleras con su perrito en brazos, se quedaron mirándome con cara de: “¿Hola? Hay una loca en casa, ayuda”. Christian se sentó a mi lado, en el posa brazos del sofá.

- ¿A que adivino una cosa? –alcé la cabeza para mirarlo e incitarle a continuar hablando- Odias a Selena.
- ¡Mucho! –dije cruzándome de brazos.
- ¿Qué ha pasado? –preguntó Cait pasando por delante del sofá. Se sentó al lado de Ryan, ya que ese era el único sitio libre que quedaba.
- Ayer me enfadé con Justin porque pasaba de mí por irse con Selena –asintieron para que continuase- Por la noche, me perdoné con él. Y ahora va y me dice que ha quedado con Selena –puse una cara de asco cuando pronuncié su nombre. Lo que hizo que mis amigos rieran- a comer.
- Pero entonces es culpa de Justin, no de Selena –dijo Christian.
- No, también de Selena por aceptar la invitación –contesté sacándole la lengua.
- ¿Y qué le has dicho? –preguntó Cait acariciando su perrito.
- Le mentí diciendo que no me importaba, que saliera con Selena.
- ¿Y se lo creyó?
- Al parecer sí. Después le dije que vendría aquí, y antes de que saliera por la puerta me dijo: “¿No me das un abrazo de despedida?” –dije poniendo su voz.
- ¿Y qué le contestaste? –preguntó de nuevo Cait soltando unas carcajadas.
- Que te lo de Selena.

Cait se acercó a mí y alzó la mano para que se la chocase.

- Qué ama –se la choqué y las dos reímos.
- Bueno, ¿qué quieres hacer? –me preguntó Christian.
- Christian, ahora es mía –Caitlin me cogió del brazo y me levantó del sofá.

Mientras subía las escaleras arrastrada por Caitlin miré a Chris como diciendo: “Lo siento”.
Me encerró en su habitación y me tumbó en la cama de un leve empujón.

- ¿Qué pasa? –pregunté confusa por su comportamiento.

2 comentarios:

  1. "Que te lo de Selena." Eso, eso, ahora que se joda y que hubiera pensado antes de invitar a la Putilena a comer. Buafs, es que la guarra esa me da un asco IMPRESIONANTE. Me acuerdo que hace unos días se les podía preguntar cosas a las fans de Selena por Twitter, y una amiga mía (belieber), le puso: Selena, ¿porque eres tna puta? Y más cosas así, xd. Y yo ahí descojonandome, haha.
    Voy a por el siguiente capitulo. ^.^

    ResponderEliminar
  2. Jooo, pensaba que después de lo de la noche cancelaria lo de Selena, pero se va con ella a comer por todo el morro TT Que fuerte..

    Me leeré el siguiente que quiero saber que quiere Cait:')

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.