¿Cuántos somos ya?

14 de diciembre de 2011

Never let you go. {27}

I think I wanna marry you.


- ¿Por qué no cambiáis de tema? –propuso Pattie.
- Sí, mejor –dije yo llenándome el bol de cereales.

Continuamos desayunando, pero esta vez en silencio, ya que estábamos viendo la televisión. Justin propuso ir a dar una vuelta después de comer y aceptamos. Llamó a la ardilla y a Cait y también quisieron ir.

Después de haber desayunado me levanté y lavé mi bol, aunque Pattie me lo había negado como 3 veces. Los chicos habían subido a la habitación para jugar a la Play 3, o la Xbox o no sé. Alguna máquina de estas. Es que no me gustan para nada los videojuegos. Sí, llamarme rara, pero me da igual.

Subí a mi habitación y cogí un libro. El único que me había llevado para este viaje. Luna nueva. Me encanta porque en la película sale Jacob sin camiseta, y en el libro me lo imagino siempre así. Oh, mi mente perver empieza a funcionar.  Bajé al jardín y me tumbé en una tumbona a leer.
Ya me había leído este libro como 7 veces, sin embargo seguía encantándome tanto o más que la primera vez.


|| Justin ||

- ¡Tramposo! –gritó Chaz.

Ryan empezó a reírse y siguió jugando.

- Chicos, ¿y ___? Qué raro que no esté aquí con nosotros.
- Ai, Justin. Es una chica, a las chicas no les gustan los videojuegos –argumentó Chaz.
- Sí, seguro que está en su habitación pintándose las uñas.
- O viendo fotos de Justin en el ordenador –dijo Ryan riendo.
- Idiotas –murmuré soltando unas leves carcajadas.

Me asomé a la ventana y vi a mi amiga en el jardín tumbada en la tumbona leyendo.

- ¿Qué miras, Justin? –preguntó Chaz.
- A su amada –pararon el juego y vinieron conmigo a observarla.
- La verdad es que está buena –dijo Chaz.

Le lancé una mirada envenenada.

- ¿Qué? ¿Acaso es mentira? –preguntó éste.
- No, no para nada. ¿Te gusta o qué? –pregunté deseando que la respuesta fuese un NO.
- No está mal –contestó encogiéndose de hombros.

Vale, o sea, que no solo le “gusta” a Chris, sino que a Chaz también. PERFECTO.

- ¿Te gusta o no te gusta? –pregunté de nuevo ya irritado.
- A ver, es una chica simpática, amable, divertida, guapa…
- Guapa –siguió Ryan.
- Ya lo he dicho –le cortó Chaz tajante.
- Muy guapa –remarcó Ryan.
- Vale, vale. Lo he entendido –dije volviendo a observar a mi amiga.
- Te gusta –afirmó Chaz. No era una pregunta.
- Claro que no –mentí.
- Vamos, tío. No hay más que verte. Estás todo el día con ella…
- Porque para eso la he traído aquí, para estar con ella –le interrumpí.
- Ya, pero haces cosas que no parecen…
- De amigos –terminó Ryan la frase de Chaz.
- ¿Y si me gustase qué? –pregunté.
- O sea que te gusta –dijeron los dos a la vez.
- No, tan solo estoy preguntando.
- Pues que se lo tendrías que decir –propuso Ryan.
- Y rápido.
- No se lo pienso decir –dije sentándome en la cama y cruzándome de brazos.
- Tú mismo, como venga Chris y te la quite –ME MUERO.
- Piensa que tienen la misma edad. Aparte, a ___ le gusta, y está claro que a Chris le gusta ella –dijo Ryan.
- Pero como no van a salir me quedo tranquilo.

En realidad no. ¿Y si salen pero yo no me entero? No creo, tanto ___ como Chris me lo dirían. Son mis amigos. Pero no sé. Bah, da igual. Tampoco creo que vayan a tener nada. Chris sabe que ella se queda tan solo 1 mes y medio y para salir tan poco tiempo no vale la pena intentar nada.

- Lo que tú digas –Chaz volvió a coger el mando de la Play y Ryan lo imitó. Siguieron jugando hasta que me tocó a mí.

***

Mi madre nos había llamado para ir a comer. Bajamos y ___ no estaba.

- ¿Y ___? –preguntó mi madre.
- Está en el jardín leyendo –la informé mientras la ayudaba a poner la mesa.
- Ves a llamarla –me pidió cogiendo los vasos que había sacado del armario para colocarlos ella en la mesa.

Fui al jardín y decidí darle un susto a mi amiga. Caminé lentamente hacia ella sin hacer ruido. Cuando estuve cerca de ella coloqué mi mano en su brazo seguido de un grito. ___ dio un alarido y tiró el libro por los aires. Estallé a reír y ___ se giró.

- ¡¿Eres idiota, Bieber?! –se levantó de la hamaca y empezó a pegarme- ¡Casi me muero del susto!
- Vamos, ha sido divertido –dije sin poder para de reír.
- Sí, súper divertido –contestó ésta sarcásticamente.

El libro estaba casi al borde de la piscina y para ser caballeroso me levanté y se lo cogí. Al levantarme para dárselo, ___ me había empujado a la piscina.

- ¡¡___!! –grité nada más salir a la superficie.

Ella estaba que no paraba de reír. Se acercó a la piscina y se puso de cuclillas en el borde.

- A esto le llamo yo una buena venganza –dijo ésta guiñándome un ojo.
- Vale, me lo merezco. Pero al menos ayúdame, ¿no? –le tendí la mano para que me ayudara y cuando me la dio la empujé a la piscina, cayendo encima mío.
- Eres tonto, Bieber –dijo riendo.

Me acerqué a ella riendo y la salpiqué. Me salpicó ella a mí y cuando se cansó me hizo una ahogadilla. Cuando salí a la superficie, ___ me apartó el pelo de los ojos. Estaba a tan pocos centímetros de mí. Le coloqué un mechón de pelo detrás de la oreja y sonrió tiernamente. La abracé por la cintura, atrayéndola más a mí. Ella rodeo mi cuello con sus brazos. Me acerqué a ella lentamente, eliminando la distancia que nos separaba. Esta vez no me lo iba a impedir nadie. Quería besarla, quería besarla con todas las ganas del mundo, y esta era la mejor oportunidad que me ha entregado el destino. Noté como su respiración se aceleraba. Los latidos de su corazón golpeaban mi pecho.

- Just… -la voz de Ryan hizo que ___ se separara de mí bruscamente y saliera de la piscina precipitadamente. Pasó por el lado de Ryan y entró en casa.
- ¿Qué ha pasado? –preguntó éste extrañado por el comportamiento de mi amiga.

Salí de la piscina y me acerqué a él.

- Pasa que si no fuese por tu culpa, ella y yo nos habríamos besado –le di un leve empujón y entré en casa.
- Hijo, ¿qué os ha pasado a ti y a ___ que venís mojados? –preguntó mamá al verme empapado.
- Nada –contesté fríamente.
- Sube a cambiarte anda –me pidió señalando las escaleras.

Las subí y me metí en mi habitación a por ropa seca. El pelo ya me lo secaría después.

Al salir de la habitación esperé a que ___ saliera de la suya, pero no lo hizo. La esperé uno o dos minutos y al ver que no salía me preocupé.
Piqué en su puerta y aguanté la respiración durante unos segundos.

- Justin, dile a tu madre que no tengo hambre –dijo desde el otro lado.
- ¿Qué te pasa? –le pregunté preocupado.

Lo que menos quería es que se sintiera mal por lo de antes.

- Nada, simplemente que no tengo hambre –dijo- Por favor, déjame sola.
- No sin saber qué te pasa.
- En serio, Justin. No me pasa nada –su voz sonaba rota, débil- Simplemente que no tengo hambre.
- ¿Puedo pasar a darte un abrazo, al menos?

Tardó en contestar. Me empecé a preocupar bastante por no haber obtenido una respuesta.

- Claro –me relajé al oír su voz y abrí la puerta. Estaba sentada en la cama aun con la ropa mojada.
- ¿Por qué no quieres ir a comer? –me senté a su lado y le acaricie el pelo.
- No tengo hambre –me miró y fingió una sonrisa.
- ¿Estás así por lo de antes?
- No.
- ¿Entonces?
- No tengo hambre –volvió repetir.
- ¿Te ves gorda?
- No –dijo riendo esta vez.
- Así te quiero ver –le tomé de la barbilla para que me mirase y así hizo- Eres hermosa.
- Y tú –contestó sonriendo.
- No sabes cuánto te quiero –la abracé. La abracé de tal manera que pude notar los latidos de su corazón. Como si mi vida dependiera de ese abrazo. La apreté fuertemente contra mí y le di besos en el pelo.
- Yo también te quiero, Justin –contestó aun sin soltarme.
- ¿De verdad que no tienes hambre? –pregunté de nuevo.
- De verdad –se separó de mí y sonrió torpemente.
- Si tienes hambre me llamas, ¿sí? –le di un beso en la comisura de los labios y me marché.

Bajé las escaleras y me topé con las miradas de mi madre y mis amigos.

- ¿No baja? –preguntó mi madre
- No tiene hambre –me senté en la mesa y empezamos a comer.


|| ___ ||

Me sentía tan mal. Me sentía como una mierda, en serio. Siempre tenía una oportunidad perfecta de besarle y llegaba alguien y ¡PUM! Nos interrumpía. ¿Por qué, eh? ¿Por qué? Creo que el destino no nos quiere juntos.

Llamé a la única persona que me apetecía escuchar en estos momentos. Thais. Marqué su número y esperé. Al primer tono ya me contestó.

#Llamada telefónica#
- No te tendría ni que contestar –la voz de mi amiga sonó enfadada.
- ¿Por qué? –pregunté confusa.
- ¿Cómo se te ocurre llamarme hoy? ¿Y ayer qué? ¿Y antes de ayer?
- Lo siento, estaba admirando a Christian –fardé un poquito.
- ¡¡LO HAS CONOCIDO!! ¡¡WEEE QUE MORRO!!
- Ya veeeees –exclamé súper emocionada. ¿Eh? Un momento, yo hace nada estaba deprimida por lo de Justin y ahora estoy de maravilla tras hablar de Christian. Es el Beadles Power.
- ¿Y qué hiciste cuando lo viste?
- Bueno, me abrazó y le solté: Eres más guapo en persona –dije imitando la voz de Chris.
- ¡¡¡QUÉ MONO!!!
- No me dejes sorda, por favor.
- ¿Sabes que es más pequeño que tú, no?
- Claro que lo sé. Igual. Por unos meses no pasa nada, lo puedo violar de todas formas.
- Después me dice a mí guarra cuando leo novelas pervers de Justin –se dijo a sí misma.
- Lalalala –canté
- Loca.
- Ah, a lo que iba.
- ¿Me tenías que contar algo?
- Claro, no te voy a llamar así porque así.
- Bueno, va. Habla.
- Casi me beso con Justin –dije bajito por miedo a si me estaban espiando. Pero después reaccioné. Si no entienden el castellano. Idiota que soy.
- Al igual –se limitó a decir- Júrame por Christian Beadles que casi te besas con Justin.
- Te lo juro por Christian Beadles.
- Qué fuerte –hizo una breve pausa- ¿Y cómo ha sido?
- Bueno la primera…
- ¡¡¿¿Ha habido más veces??!! –gritó eufórica mi amiga- ¿Y no me lo has contado?
- Lo siento, tía. Es que se me va la olla, en serio –me excusé.
- Bueno, cuenta.
- A ver, la primera fue en mi casa. Me estaba haciendo cosquillas y bueno casi nos besamos, pero sonó el teléfono. La segunda fue ya en Atlanta, cuando estábamos deshaciendo la maleta. Me puse a saltar en la cama porque iba a conocer a Chris y salté encima de él. Me cogió en brazos y, tía, más mono, me abrazaba por la cintura y aaaaish.
- ¡Va continúa!
- Es que lo recuerdo y oish.
- ¡Va, no me dejes con la intriga!
- Bueno, y eso, su madre nos interrumpió. La tercera, fue porque Chris coqueteaba conmigo y se puso celoso, me llevó a una esquina y me dijo que no quería perderme, que me quería y eso y casi nos besamos.
- ¡OTRA VEZ! ¿Quién interrumpió? –preguntó mi amiga irritada.
- Ryan.
- ¿Ryan Butler? –preguntó sorprendida.
- Sí, está viviendo en casa de Justin –le informé- Y Chaz también.
- Buf, me da un ataque. Estás rodeado de pivonazos.
- Naa, solo Justin y Chris.
- Bueno, ¿y ya está? ¿sólo esas?
- Naaa. Hoy casi nos besamos de nuevo.
- ¡¡VAAAALE VENGA!!
- Burra –dije riendo- Estaba leyendo en el jardín, me asustó, le empujé a la piscina, él me empujó a mí y casi casi, pero nada. No nos faltaba nada para besarnos, va viene Ryan y me corta el rollo.
- ¡Me caaaaaaago en su madre!
- Idiota –estallé a risas.
- ¿Siempre interrumpe… -mi amiga dejó de hablar.
- ¿Thais? ¿Estás ahí?
- OMB –logró decir- He visto una foto en la que sales con Justin, bueno él.. él te abraza por detrás y… Dios, también sale Chris… Y Ryan… ¡Qué perra quiero ir a Atlanta!
- Naaaaa, sólo yo, que soy la que más mola –mi ego me está afectando.
- Dios, es que. Madre mía. Sois tan monos –dijo mi amiga poniendo voz de pito.
- ¿Y de dónde has sacado la foto?
- Del Twitter de Chris, pero vamos, que ya está circulando por un montón de Twitters.
- Dios –me llevé una mano a la frente y escuché un toqueteo de nudillos- Un momento, Thais.

Me levanté de la cama y abrí la puerta, vi a mis tres amigos esperándome fuera.

- ¿Qué pasa? –pregunté con el teléfono en la mano.
- ¿Aun estás así? –dijo Ryan observándome.
- Sí. ¿Por?
- Vamos a salir dentro de media hora –me avisó Justin.
- Termino de hablar con una amiga y me empiezo a vestir.
- No tardes –me pidió Justin
- Sí, impaciente –le revolví el pelo y reí.

Cerré la puerta y volví al teléfono.

- Ya –le advertí a mi amiga de que ya había vuelto.
- ¿Justin y los chicos?
- Sí.
- Ya voy aprendiendo más inglés.
- ¿Y dicen algo malo de mí en Twitter?
- Qué va, por lo que he podido traducir, no. Algunas dicen que quieren que salgáis juntos y eso, y otras que solo pegáis como amigos, pero que si salís juntos se alegrarían y eso. Y después están las payasas que dicen que eres una busca fama.
- Tú lo has dicho, payasas. Ya las iré convenciendo de que quiero a Justin por lo que es, y no por lo que tiene.
- Eres una diosa, tía.
- Oh, gracias.
- A ver si grabas una canción con Justin –dijo mi amiga riendo.
- Ojalá –suspiré.
- Aiiiiish. Sois muy monos, hacéis buena pareja, en serio.
- Mejor te voy dejando. Tengo que ducharme y eso.
- De acuerdo. Adiós, cielo.
- Te quiero, amiga.
- Y yo a ti –se despidió ella.
#Fin de la llamada telefónica#

Dejé el móvil en la cama y me metí en la ducha. Empecé a cantar cualquier canción que se me pasaba por la cabeza, hasta que acabé cantando la de Baby, de Justin.


|| Justin ||

- Sí que tarda, ___ –dijo Chaz
- Voy a ver si está lista.

Fui a su habitación y llamé a la puerta pero no me contestaba. Entré en su habitación y escuché como cantaba Baby en el lavabo. Sonreí y me senté en la cama a esperarla

Al rato apareció con una toalla alrededor del cuerpo y seguía cantando la misma canción. En cuanto me vio se quedó igual y siguió cantando. Con una mano se aguantó la toalla y con la otra me revolvió el pelo. Cogió ropa del armario y se encerró en el lavabo cantando ya otra canción.

- Wow –dije tumbándome en la cama.
- Bro’. ¿Dónde está tu novia? –preguntó Ryan asomándose por la puerta.
- Se está vistiendo.
- ¿Y cómo lo sabes? –preguntó Chaz entrando en la habitación.
- Porque ha salido del baño ha cogido ropa y se ha metido otra vez –contesté
- ¡¿Y le has visto desnuda?! ¡Qué desesperado! –gritó Ryan.
- No sé si lo sabéis pero os oigo –chilló ___(tn) desde el lavabo.
- Idiota, Ryan –le pegué una colleja en la nuca.

Al rato apareció ___ ya preparada.


|| ___ ||

Me sequé el pelo, me lo planché y me puse esto: http://www.polyvore.com/cgi/set?id=40738978&.locale=esSalí del lavabo y me encontré a mis amigos esperándome en la cama.

- Me siento importante. 3 buenorros esperándome a que salga del baño –levante el puño como signo de victoria y rieron
- Me ama –bromeó Ryan.
- Claro que sí –le revolví el pelo- En realidad no, pero si te hace ilusión.
- ¿No quieres tener mini Ryans conmigo? –preguntó haciendo pucheritos.
- Soy muy joven. Solo tengo 15 años –dije riendo.
- Da igual. Nos casamos mañana y tenemos 3 Ryans y 1 ___.
- Yo prefiero tener un hijo con Chris –puse cara de obsesa sexual y se empezaron a reír.
- Está necesitada –dijo Chaz. Le pegué un codazo.
- En realidad, a mí Taylor Lautner me acosa a llamadas pero se las rechazo porque a Justin le cae mal –dije sonriendo torcidamente.
- ¡Qué bonito! Tu novia no queda con el hombre lobo por ti –exclamó Ryan enternecido.
- No somos novios –dijimos a la vez.
- Bueno lo que sea –contestaron los dos al unísono.
- ¿Nos vamos ya? –propuse.
- Tienen que venir Chris y Cait –dijo Justin.

Me tumbé en la cama y revisé el Twitter.

- ¡Dios mío cuantas menciones! –exclamé.

Justin se inclinó hacia mí para poder ver y también quedó asombrado.
Las retwiteé casi todas y respondí algunas. También seguí y bla bla bla bla. Un toqueteo de nudillos en la puerta hizo que perdiera la concentración que tenía puesta en el móvil. Mi futuro marido y mi futura cuñada estaban en la puerta. Me levanté de un salto y me guardé el móvil en el bolsillo.

- Ahora sí, vamos –dije sonriendo.
- No me saludes, eh –dijo Chris riendo- Vaya novia tengo que no me saluda –bromeó.

Me acerqué a él para darle dos besos pero él me dio uno en la mejilla.

- Qué mono –sonreí enternecida –Hola Cait –le di dos besos y cuando ya todos nos saludamos bajamos y nos marchamos de casa.

En cuanto salimos y caminamos unos metros, los paparazis empezaron a perseguirnos. Chris me dio la mano y empezamos a correr. Nos dispersamos. Justin con Chaz. Cait con Ryan. Y Chris conmigo. Estábamos escondidos en un callejón. Con la respiración agitada me senté en el suelo a descansar. Chris me imitó y cuando estuvo a mi altura apoyé la cabeza en su hombro.

- No vuelvo a correr nunca más -dije con la respiración entre cortada.
- Vaga –contestó riendo.
- No, pero, no estoy acostumbrada a correr tanto del tirón.
- Si hicieras ejercicio…
- Anda calla –reí.

Permanecimos en silencio durante un rato hasta que el móvil de Christian sonó.

- ¿Ya se han ido? De acuerdo, Justin. En la fuente. Okay. Bye –cortó la llamada.
- Justin que vayamos donde una fuente.
- Ajá –me dio la mano y me ayudó a levantarme.
- Me gustan tus ojos –dije mientras caminábamos hacia la tal fuente.
- A mí los tuyos –contestó él.
- Te los cambio –dijimos los dos a la vez. Reímos al darnos cuenta que lo habíamos hecho al mismo tiempo.

Llegamos a la fuente y los chicos estaban ahí sentados. Era una plaza gigante con una fuente en medio, y estaban sentados en el borde.
Estaban como a 10 metros de nosotros y Justin empezó a chillar.

- ¡Beyoncé me ha besado! ¡Beyoncé me ha besado! –vino corriendo hacia nosotros y me abrazó levantándome del suelo- ¿Sabes qué?
- ¿Que Beyoncé te ha besado? –pregunté retóricamente.
- Sí. ¿Y sabes a qué sabía? –todavía estaba abrazada a él.
- ¿A tu pantalla de móvil? –se quedó callado y me comencé a reír.
- Te sabías el chiste, qué mala –me bajó y se hizo el sentimental.
- Ha sido chorra, te lo prometo –le mentí mientras caminábamos hacía donde estaban los demás.

Nos sentamos y nos pusimos a conversar sobre cualquier chorrada.
Justin y Chaz estaban que hacían el tonto todo el rato. Cait y Ryan tonteaban mucho. Y Chris y yo nos hacíamos fotos con caras raras. Las cuales subimos algunas al Twitter.

- Ei, tontos –nos llamó Chaz cortándonos el rollo- No trauméis a las chicas en Twitter.
- Idiota –le pegué un codazo en las costillas.

***

La verdad es que la tarde estuvo tranquila. Algunas fans, nada raro. Y como mucho 3 o 4 paparazis persiguiéndonos después de los primeros.
Cait y Chris se fueron a sus casa, el resto fuimos a casa de Justin.
Por el camino íbamos haciendo el tonto, cantando, riendo, vamos lo de siempre.

- Oye, ___ –me llamó Ryan.
- Dime.
- ¿Cómo se dice “I love you” en español?
- Te quiero –contesté sonriendo.
- ¿Cómo? –preguntó riendo.
- Te quiero –le volví a repetir soltando un par de carcajadas.
- Te quiero –dijo éste con dificultad.
- Y ahora tendrás a todas las latinas detrás de ti –dije riendo.
- Ya las tengo –puso voz seductora y todos reímos.
- Claro –contesté sarcásticamente.

___________

Buuuuuuuuuuuuuuenas:D
¿Saben qué? ¡Sólo suspendo dos para Navidad! Es que me dice la profesora en clase: - ¿Cuantas piensas que has suspendido? Y le contesto: - 4 TT Y ella me da la buena noticia: - Pues estás de suerte. Solo te han quedado 2.
Y ya me veis super motivada en clase. Lalalalala:$
Ei, este capítulo es larguito, eh. Y pasan muchas cositas bonitas. Jujujuju:3
Pues eso, que espero que os haya encantado y que comentéis mucho, ¿sí?
OSSSSSSSSSSSSAMO.

Bye!

11 comentarios:

  1. AHHHHHH!!!! RYAAAAAAAAANNNN!!! ¿¿¡¡PORQUE CARAJO SIEMPRE TUUUU!!?? hahahahahaha.
    Prima, e muerto de la risa con este capítulo y tambien de emoción :D. Te juro que pensé que Justin me besaría!! pero no¬¬ xD.
    Yayayayayaya, sube o me doy un tiroteo en la nuca eh xD jaja okno:( xD.
    Subeee ahora yaa! RIGHT NOOOW! okno, cuando puedas :D.

    Besiiitooos
    Te quiero muchooote :D.

    ResponderEliminar
  2. Encantarme me a encantadoooooo!! Pero kiero el beso yaa o me enfado y no respiro jumm!! jajajajajajajaaja
    Un besoo cai y publica prontooo plisss no me puedes dejar asiiii!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. me encantooooooooooó el cap :) lo amé :D
    subí otro PLEASE que AMO tu nove ^^
    besoos
    PD: gracias por comentar en mi nove ^^

    ResponderEliminar
  5. Me encantó el cap., aish!!! Es que adoro to nove.
    Con el cap. no he parado de sonreír. Menos cuando Ryan interrumpió el casi beso, pero por lo demás me ha encantado!!! *.*
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Oiiiiiins! Siesque son unos principes los chicos *___* y Thais esta un poco mucho loca jajajaja que suerte de que te queden dos, ami me quedan 4 fijo jajajaja bueno quee me encanta el capitulo
    Un beso guapa Tequiero!

    ResponderEliminar
  7. Cuando publikaraaas??????
    No me dejees con la intrigaaaa xfi xfi xfiiii!!
    jajajaja
    un besoo bonitaaa!

    ResponderEliminar
  8. AME ESTE CAPITULO! COMPLETITO, TIENE DE TODO UN POCO! ASHHHHH RYAN! PORQUE MIERDA SIEMPRE INTERRUMPES! JAJAJAJ, YA QUIERO EL BESO! :_
    JAJJAJA OKEY, SI NO LO HACES PRONTO TE MATO! ME COMPRO UN VUELO HASTA ALLI, TE SECUESTRO Y TE TRAIGO A URUGUAY!! JAJAJAJJA OKEY HAS LO QUE PUEDAS, ESPERO EL PROXIMO CAPITULO, TE PASAS POR MI BLOG? TE AMO MUCHO YASMII♥
    NINU♥

    ResponderEliminar
  9. ¡Buaaaaaaaaaaaah! ¡Me da una rabia que Ryan siempre interrumpa! Y nosotros que estabamos apunto de besarnos... :'(
    ¡Sooooooooooolo 2! Me alegro un montón por ti! :D A mi, que yo sepa, no me ha quedado ninguna, pero he sacado todo en cincos (la mayoría), séis, sietes y un ocho.
    Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeesos! ♥

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Jaja, este capitulo ha sido hermoso!, muuuyyy bueno, sigue así, llegaras Muy lejos, eres una gran escritora.

    Un besito desde México (:

    —Mony—

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.