¿Cuántos somos ya?

18 de noviembre de 2011

Never let you go. {09}



Abrí los ojos de nuevo y pude observar como mis tres acompañantes me estaban observando de una manera un tanto incomoda, con la boca abierta y los ojos como platos.

- ¿Por qué me miráis así? –pregunté haciendo circulitos en la arena con mi dedo índice.
- ¿De dónde sacas esa voz? –Justin me sacudió de los hombros y me empecé a reír.
- No sé, se la pedí para mi cumpleaños a mi madre.
- Pues dile a tu madre que me diga donde la compró –comentó Justin.
- Pero si tú ya tienes una voz preciosa –le alagué.
- Aish. Que cosas me dices –todos reímos ante el comentario de mi amigo.
- Cantas increíblemente bien –habló por primera vez Pattie.
- Gracias, pero tampoco es para tanto –dije apartándome el flequillo y ruborizándome por tanto halago.
- ¡Se está poniendo roja! –chilló Justin señalándome y rompiendo a reír otra vez
- Idiota –me tiré encima de él y empecé a pegarle de mentira
- ¡Mamá, mira! Me quiere matar –me tumbé a su lado y riéndome
- Un tonto menos en el mundo, entonces –dijo Kenny riendo

Justin se levantó y se colgó del cuello de Kenny. Este se levantó y lo llevó hasta el agua. Ahí empezaron a pelearse en broma.

- Parecen críos –negó Pattie con la cabeza
- Pero son muy graciosos –comenté mientras me reía al ver que Kenny le había tirado una bola de arena a Justin en la cara.

Me levanté de la toalla y me acerqué un poco a la orilla, cogí un poco de arena mojada e hice una gran bola con ella. Fui avanzando poco a poco y me puse al lado de Justin que estaba intentado protegerse de la cantidad de arena que Kenny podía llegar a tirarle con tan solo una mano.

- ¡A Justin no le hagas daño, eh! –le tiré aquella bola de arena a Kenny en la cara y este tuvo que capuzarse para lograr quitársela
- Bien hecho –dijo Justin chocando los cinco.
- Hombre, te tengo que proteger. Si no, ¿de quién me río yo? – Justin me empujó provocando que me cayera de culo en el agua.

Me colgué del cuello de Justin intentando empujarlo a él también, pero no podía.

- ¡Pero déjate caer, al menos! –chillé forcejeando todavía más.
- ¡No! –Justin miró a Kenny que estaba a punto de lanzarme una bola de arena a mí- ¡Cuidado!

Justin me empujó, pero cayó mal, quedando él encima de mí. Me lo saqué de encima sin parar de reír. Es increíble lo bien que me lo paso con Justin.

- Bro’, para, para, para –dijo Justin alzando las manos como signo de que parase.
- ¿Una tregua, no? –pregunté riéndome.
- Hey, tengo hambre. Vamos a comer algo –dijo Justin dándome de la mano para sacarme fuera.
- ¿Tú con hambre? ¿En serio? A ver si te vas a poner gordo, Justin –comenté entre risas.
- Pero si yo nunca como nada –bromeó sacando la lengua.
- Ya, claro.

Nos sentAmos en nuestra toalla y Justin me pasó un sándwich. Comimos en silencio. Yo iba por mi tercer sándwich y Justin por el sexto. Terminé de comer y me bebí una lata de Coca-Cola que me había dado Pattie.

- ¿Quieres comer como Dios manda? –pregunté mirando a Justin como devoraba su comida. Este dejó de masticar, me miró y sonrió, pero después siguió comiendo. Me senté a su lado y le pasé un brazo por los hombros.
- Pareces un cerdo comiendo así –Justin me miró amenazante y aparté los brazos de su hombro- Vale, vale. No me mate, señor Bieber.

Por fin Justin terminó de comer y se tumbó en su toalla. Yo estaba en la mía escuchando música tan tranquilamente cuando noto a alguien que se pone a mi lado.

- ¿Qué escuchas? –preguntó Justin quitándome un auricular para que le pudiera oír.
- Selena GÓmez –me miró con cara de: “¿En serio?” y negué con la cabeza mientras decía no.
- ¿Entonces? –le acerqué el auricular y se puso a tararear la canción de Chris Brown With You
- Me encanta esta canción –dijo cuando acabó- Yo la canté cuando era pequeño. Está subida en Youtube.
- Pues nunca lo he visto. Cuando llegue a casa lo miro.
- ¿Puedo hacerte una pregunta?
- Ya me estás preguntando algo preguntándome si puedes preguntarme algo -¡Sí! Siempre he querido decir eso, pero nunca he tenido la oportunidad. Lo he estado ensayando tanto tiempo…
- En fin, ¿puedo o no puedo? –preguntó Justin riendo
- Claro.
- ¿Cómo es que sabes tanto inglés?
- Llevo en la mejor academia de inglés de toda la ciudad desde los 7 años.
- ¿Desde los siete? –preguntó Justin alucinado. Yo asentí sonriendo- Pues llevas bastante, porque si tienes quince y empezaste con siete… -hizo cuentas con los dedos- Ocho años. Wow.
- ¡Yeah, si sabes contar! –alcé la mano para que me la chocara pero no lo hizo.
- ¿A caso me ves cara de tonto? –preguntó señalándose.
- ¿De verdad quieres que te responda a eso?
- Por favor. Me harías feliz.
- Solo un poquitito –dije haciendo el gesto con los dedos.
- Gracias, yo también te quiero –contestó haciéndose el ofendido.
- ¿Me quieres? Aw –le abracé mientras me reía y no pudo rechazar mi abrazo de oso.
- ¿Sabes que estás loca? –preguntó Justin soltando unas carcajadas.
- Sí, pero las mejores personas lo están –le guiñé un ojo.
- Vamos a hacernos unas fotos, anda –propuso quitándome el móvil de las manos.
- Ehm… Vale.

Como aun seguíamos tumbados en la toalla juntos no nos tuvimos que mover ni nada. En la primera foto salimos haciendo el tonto (bueno en casi todas). Cuando ya llevábamos unas cuantas, le dije a Justin que dejara de hacer fotos, pero me contestó con un "la última, la última". Rodé los ojos y sonreí para la foto, esperaba que Justin hiciese lo mismo que yo, sonreír, pero no lo hizo. Me dio un beso en la mejilla. Oish, ¿a qué es tierno este niño?

- Como mola la foto –dijo Justin admirando la última fotografía.
- Sí, es bastante bonita
- Me la pasas y la subo a Twitter.
- ¿Estás loco? ¿Quieres que me maten tus beliebers?
- No te matarán, boba –contestó riendo
- Oh, claro que sí. Pensarán que soy la nueva novia de Bieber y me querrán asesinar.
- No lo permitiría –dijo abrazándome.
- Aw ¡Qué mono! –le di un beso en la mejilla.

Se levantó y me ofreció la mano para que me levantara junto a él, pero negué con la cabeza. Justin se marchó y al rato vino y me mojó la espalda.

- Serás… -no pude acabar la frase, pues ya le estaba persiguiendo por toda la playa- Como te pille te mato! Así que corre!

Lo cogí por la mano y me tiré encima de él.

- ¡Bestia! –chilló apartándome- ¿Me quieres matar?
- No estaría mal –dije levantándome
- Shit –Justin estaba mirando hacia un grupo de chicas que no dejaban de mirarnos.
- Beliebers corriendo y chillando en 3…2…1 –las chicas se levantaron corriendo y nos rodearon.

Conocía a unas 3 chavalas que habían allí y me preguntaron que de qué lo conocía, que qué hacía con él, etc. Justin habló, abrazó y se hizo fotos.

-Por fin –dije sentándome en la toalla- ¿Esto es cada día?
- Sí –contestó Justin con una sonrisa y sentándose a mi lado.
- Yo no aguantaría.
- Pues creo que a partir de ahora lo tendrás que hacer. Porque te recuerdo que eres la amiga de Justin Bieber, y serás conocida –abrí los ojos como platos y me tapé la cara con las manos.
- Dios mío, en que lío me he metido yo… ¿También me acosarán los paparazis?
- Posiblemente –respondió Justin riendo- pero tanqui, te acabas acostumbrando…

***

- ¿Qué tal os lo habéis pasado? –preguntó Pattie una vez dentro del coche camino a casa.
- Bien, mamá. Esta playa me encanta, tendremos que venir más veces.
- Lo mismo digo.
- ¿Te llevo a casa, no? –preguntó Kenny arrancando el coche.
- Claro.

Abrí la mochila para asegurarme de que no me faltaba nada y no me había dejado algo en la playa. Busqué las llaves pero… shit, no las encontraba. Rebusqué y rebusqué pero seguía sin encontrarlas.

- ¿Qué buscas, ___ –preguntó Justin.
- ¡Shit!
- No creo que tengas de eso en la mochila –dijo riéndose.
- He perdido las llaves y mis padres no vienen hasta la noche.
- Te tendrás que quedar con nosotros, entonces –dijo Pattie sonriendo
- No, no. Llamo a mis padres y les digo. No quiero molestar.
- ¡Y dale con molestar! –se quejó Justin- ¿En serio piensas que molestas? Porque créeme que no lo haces.
- Sí, cielo. Quédate en el hotel con nosotros hasta que vengan tus padres. Les llamas y les dices que cuando salgan de trabajar se pasen por el hotel –propuso Pattie
- O te llevo yo –contestó Kenny.
- De acuerdo –dije sonriendo- Gracias.
- No tienes que agradecer nada, enana –Justin me revolvió el pelo.
- Solo soy un año más pequeña que tú.
- ¿Y? Eres una enana de todas formas.

Por fin llegamos al hotel, pero ahí habían…


___________

Buenos días beliebers! ¿Cómo despertaron? Yo súper. Soñé con Christian Beadles *.* LO AMO 
Aquí tienen el capítulo 9! ¿Verdad que son adorables Justin y tú? ¿Quieren que pase algo pronto, no? ¡Pues tendrán que esperar! jojojojo :3
Que malvada que soy.
Quería agradeceros los 8 maravillosos comentarios que me dejaron en el capítulo anterior. Sois las personas más maravillosas que hay en el mundo :')

Judiit: Sí, lo sé. Justin no para de decir todo el rato que eres su amiga. Ei, pero tú también. Estaréis siempre así hasta que.... NO PUEDO CONTAR MÁS. SECRETO DEL ESTADO :3

Un beso muy grande a todas. 

6 comentarios:

  1. O.o
    Adoro tu historiaaaa!!!
    Me ha encantado la parte de las fotos jajajaja
    He subido el capítulo 2 a mi nuevo blog: http://encontrareaalguiencomotu.blogspot.com
    Me encantaría que te pasaras y dejaras tu opinión.
    Sigue escribiendo tan bien como lo haces :D
    Un beso enorme,
    Paula*

    ResponderEliminar
  2. Como que secreto de estado?? Por favoor no me dejes asi, eres malaTT jajaja porffs no tardes en desvelar tus planes para la nove,, el capi es genial, se ven tan tiernos*.* jajaa publica pronto si preciosa?? un besoo!!

    PD:Mi nove:
    http://judiitrull35.blogspot.com/

    Mi blog:
    http://todoloqenecesitassaber.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Oiins me encanto el capitulo!
    Siguela si?? un beso lindiiisiisisismaa
    Sii igual que Judit, se ven muy tiernos :3
    Quiero que sean novios ya
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Lo amé :D. Ahora leo el cap 10 :D. te quiero Yasminaa, mi prima querida haha.

    ResponderEliminar
  5. ¡Me ha encantado! La verdad es que si que somos muy monos Justin y yo. Jajaja.
    ¿Quién estará en el hotel? :O!
    Nos leemos. :D

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.