¿Cuántos somos ya?

16 de noviembre de 2011

Never let you go. {08}


- ¿Quieres hacer algo mañana? –me preguntó.
- Claro. Te paso a buscar y ya veremos donde vamos –le propuse sonriendo.
- ¿Por la mañana o por la tarde?
- ¿Qué tal todo el día? -___ sonrió ante la idea- Podríamos ir a la playa a comer.
- Me parece bien. –aceptó.
- Te vengo a recoger a las once y media, estáte preparada.
- De acuerdo. Adiós Justin –dijo introduciendo la llave en la cerradura. Pero antes se giró y me dio un beso en la mejilla.

Esperé a que ___ se perdiera de mi vista y me subí de nuevo al coche con Kenny.

- ¿Qué vas a hacer mañana con ___ –me preguntó Kenny mientras me acomodaba en el asiento del copiloto.
- Voy a ir a la playa con ella.
- ¿Pasas mucho tiempo con ___, no? –me dedicó una sonrisa torcida sin dejar de mirar a la carretera.
- No, solamente somos amigos, nada más.

***

Estábamos a unos cuantos metros del hotel, cuando divisé una gran multitud de personas y cientos de flashes que me apuntaban.

- Te han encontrado, bro’ –dijo Kenny riendo.

Le saqué la lengua y seguí contemplando aquella caótica imagen de cientos de paparazis esperándome. Bajamos muy rápidamente del coche e intentemos evitar a las cámaras, pero se nos hacía imposible, puesto que habían demasiadas.

- Justin, Justin; mira a la cámara, por favor –me rogaban muchos paparazis.
- Lo siento, tengo prisa.

Entré a la recepción del hotel y pronto, dos hombres intentaron convencer a los reporteros que abandonaran el hotel, ya que estaban molestando. Subimos las escaleras corriendo. Cuando llegué a la habitación estaba jadeando.

- ¿Qué te pasa? –preguntó mi madre al verme tumbado en la cama con la respiración agitada.
- Adivina quién me ha encontrado. –hice una breve pausa- Mejor dicho; quiénes.
- ¿Los paparazis? –respondió mi madre con burla en la cara. Me levanté y le di un beso en la mejilla.
- Parece que tengan un GPS para localizarte –comentó Kenny seguido de unas cuantas carcajadas.
- Y qué lo digas.
- Bueno, vamos al restaurante, que tengo un hambre increíble.

***

-La comida estaba deliciosa –dije mientras esperaba a que mi madre abriese la puerta de la habitación.
- La verdad es que sí. Hoy había más variedad en el buffet.

Introdujo la llave y me despedí de Kenny, que dormía en la habitación de al lado, por si necesitábamos algo.

- ¿Y qué vas a hacer mañana? –preguntó mi madre una vez dentro de la habitación.
- Voy a la playa con ___. ¿Quieres venir?
- Claro. Llámala y dile que no hace falta que traiga nada; yo llevaré la comida –respondió mi madre con una sonrisa.

Cogí mi móvil y marqué el número de ___, que me respondió al primer tono

#Llamada telefónica#
- Hola Just.
- Hola, boba.
- ¿Qué pasa?
- Oye, que mañana viene mi madre a la playa.
- Ah, ningún problema.
- Ah, y Kenny también.
- Perfecto.
- Una cosa más.
- Dime.
- Dice mi madre que no traigas nada, salvo tus cosas. Me refiero a nada de comida –hice una pausa breve y continué- ella trae toda la comida.
- De acuerdo, Just –dijo entre risas- ¿Nada más?
- No, por ahora no –le respondí seguido de unas cuantas carcajadas.
- Entonces hasta mañana.
- Buenas noches –me despedí.
#Fin de la llamada telefónica#


|| ___ ||

Después de que Justin me haya llamado, me duché. Dejé mi pelo mojado suelto, y me tumbé en la cama a punto de cerrar los párpados para que un sueño sin interrupciones comenzara, pero me acordé de una cosa y me levanté de la cama muy ágilmente para coger el móvil.

#Llamada telefónica#
- Digamelón –respondió Thais.
- Hey, boba, soy yo, ___.
- Aish, ___(tn). Te amo con todo mi corazón.
- Lo sé, ¿pero a qué viene?
- Me has dado la oportunidad de conocer al chico de mis sueños. Justin 
Bieber, enserio, gracias. Muchísimas gracias.
- No hay de qué –respondí con unas cuantas carcajadas.
- En fin, ¿qué querías?
- Adivina quién me sigue en Twitter.
- No –contestó mi amiga adivinando lo que le iba a decir- ¿Te sigue 
Justin Bieber en Twitter?
- Exacto –dije con una sonrisa de satisfacción y orgullo.
- Increíble. Si antes ya te envidiaba, ahora te envidio más.
- Y adivina qué.
- ¿Más? –preguntó mi amiga con tono de perplejidad.
- Sí, más. Venga, adivina –le apuré
- ¿Tiene que ver con Justin Bieber?
- Sí.
- Ehm…. No sé. Dímelo tú.
- Mañana me voy a la playa todo el día con él. ¿Envidia?
- ¡¿Qué?! ¡No me lo puedo creer! –alejé un poco el teléfono móvil de mi oído, ya que Thais me estaba dejando sorda con tanto griterío.
- Hey, hey, cálmate. No quiero quedarme sorda con apenas 15 años –dije riendo.
- Que morro, que suerte, ¡te envidio!

Solté unas carcajadas y Thais pronto me acompañó con ellas.

- Pues eso, que solo llamaba para darte un poco de envidia.
- Y créeme que lo has conseguido.
- Lo sé. Adiós.
- Adiós.
- Sueña con Justin y me lo cuentas mañana, eh. Ah no, que estaré todo el día en la playa.
- Mala persona.
- Adiós –me despedí riendo.
#Fin de la llamada telefónica#


|| Al día siguiente ||

Desperté por la alarma que me puse la noche anterior. Me levanté de la cama y la hice con dificultad, ya que iba tan dormida que perdía el equilibrio, y los párpados se me cerraban.

Me puse el primer bañador que encontré y algo cómodo; unos shorts y una camisa de tirantes azul, seguida de unas chanclas del mismo color. (http://www.polyvore.com/beach_jb_great_day_cap/set?id=39266491Me hice una coleta alta dejando mi flequillo de lado.

Puse rumbo a la cocina ya algo más despejada. Abrí la nevera y saqué una jarra con zumo que preparó mi madre la noche anterior. Me lo serví en un vaso y me lo bebí de un sorbo. Di unos cuantos pasos y delante de mí había un pequeño armario donde guardábamos las cosas de picar y cogí la bolsa de magdalenas que estaba sin abrir. Me senté en la mesa y empecé a comerme la primera magdalena con la mirada perdida. Imaginando que es lo que me depararía ese día entero en compañía de Justin, su madre y Kenny.

Ya estaba acostumbrada a desayunar, comer y, en ocasiones, cenar sola; puesto que mis padres trabajaban la mayor parte de día. Mi soledad en casa comenzó hace unos cinco o seismeses, cuando mis padres consiguieron un puesto de trabajo alto en sus respectivas empresas. Ambos trabajaban en empresas muy importantes del país, y como ya dije antes, consiguieron un puesto mejor, con mayor sueldo, y más horas de trabajo. También comenzaron a hacer viajes de negocios. Anteriormente no los hacían, y ahora, lo hacen continuamente. El último viaje que hicieron fue Polonia. En estos últimos meses han visitado más lugares que en toda su vida. Con la mirada aún perdida di el último mordisco a mi sexta magdalena.

Miré la hora que marcaba el pequeño reloj redondo. Las once. Justin veía a por mí en media hora. Recogí todo lo que había puesto por medio y me dirigí de nuevo a la habitación. Una vez dentro agarré mi mochila que utilizaba para el colegio y metí dentro la toalla, las llaves, el móvil y mis auriculares.

Cómo no tenía nada más por hacer, encendí el ordenador para entrar en Facebook y cotillear un rato. En el muro de mi amiga Thais, vi que había subido un estado en el que decía: “Gracias a una de mis mejores amigas, pude cumplir mi sueño. Never Say Never”. No pude evitar reírme y cliké en la opción Me Gusta. Cerré mi perfil y abrí el Twitter. Todo seguía igual que cuando lo abrí la última vez. Pronto escuché como llamaban al telefonillo. Salí corriendo y lo cogí.

- ___, baja. Te estamos esperando.
- De acuerdo, ahora bajo.

Colgué el telefonillo y fui corriendo a mi habitación para coger mi mochila.
Abrí la puerta de casa y bajé las escaleras de dos en dos. Encontré a un chico tapado con gafas de sol y una gorra azul; apoyado en un coche negro.

- Buenos días –me saludó dándome un abrazo amistoso al que le respondí.
- Buenos días, cara cartón –con una sonrisa en la cara, Justin me abrió  la puerta del coche y me ofreció entrar dentro. Se sentó a mi lado, y al incorporarse, su mano se posó en mi pierna izquierda.
- Hola, cielo –saludó Pattie con una amplia sonrisa en la cara.
- Hey, hola –respondí a su saludo con el mismo tono- Hola Kenny.

Él me miró por el retrovisor e hizo un saludo de esos militares. Durante el trayecto, Justin y yo íbamos riéndonos todo el rato.

- Ya estamos –dijo Kenny aparcando el coche.

Todos salimos del vehículo. Justin y Kenny cogieron todas las cosas, impidiendo que Pattie y yo lleváramos algo.

- Me alegro de que Justin haya encontrado una amiga como tú –dijo Pattie refiriéndose a mí, con una sonrisa en la cara.

Miré a mi amigo y a Kenny que iban unos metros delante de nosotras, pegándose y empujándose. Sonreí al ver esa imagen.

- Normalmente, todas las chicas que se acercan a él, es por Justin Bieber, el cantante; no por Justin Bieber, el adolescente de 16 años –al decir esto último su madre lo miró e hizo lo mismo que yo; sonreír.
- Sí, la verdad es que es triste que la gente se acerque a él, solamente por interés. Pattie, créeme, como tú dices, yo soy amiga del adolescente de dieciséis años.
- Lo he notado, querida –dijo acariciando mi barbilla- se te ve muy buena chica. Tengo la intuición de que Justin y tú seréis muy buenos amigos.

Por fin llegamos a un lugar de la playa un poco apartado de la multitud. Cerca de las rocas.

- ¿Aquí está bien, no mamá? –preguntó Justin mientras guardaba su camisa en la mochila.

Miré su torso desnudo e intenté evitar no mirarlo por mucho rato. Pero me llamó muchísimo la atención. Para tener tan solo dieciséis años, tenía muy buen cuerpo. Desvié la mirada avergonzada por mi reacción y sonreí a Justin, pues éste me estaba mirando.

Dejé mi mochila en el suelo y extendí la toalla en la arena. Me quité el pantalón y la camiseta y las doblé guardándolas en la mochila. Y antes de dar un paso hacia Justin para preguntarle si venía al agua, él ya me había cogido de la mano mientras me arrastraba hasta la orilla. Adentré mi pie derecho en la orilla y di un paso hacia atrás.

- ¿Qué es lo que pasa? –preguntó Justin extrañado.
- ¡Está helada! –chillé apartándome.
- Vamos, ¿no le tendrás miedo al agua, verdad?
- ¿Yo al agua? –yo y mi orgullo. Algún día acabaré mal por culpa de eso- Por favor.
- Entonces, ¿a qué esperas? –preguntó Justin divertido.
- A nada, a nada.

Avancé por el agua, intentando no temblar a causa de la baja temperatura en la que estaba.

- No lo disimules, ___. Tienes frío –dijo Justin riéndose cuando el agua ya nos llegaba a la altura de la cintura.
- No tengo frío –traté de sonar lo más convincente posible, pero mi piel lo impedía.
- Capúzate.

Suspiré y cerré los ojos. Me zambullí y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba en la superficie apartándome el flequillo de la cara.

- ¿Fría? –preguntó Justin riendo.
- Qué va. Ahora tú.

Justin asintió y se sumergió en el agua, aguantando mucho más tiempo del que yo había estado.

- He aguantado más que tú –dijo al salir a la superficie. Ahora que su flequillo no le tapaba la cara, podía ver con más claridad el color de sus ojos. Eran preciosos. De color miel. Me hipnoticé y no le contesté durante un largo tiempo.

- Hey, ___ –Justin chasqueó los dedos sacándome de mis pensamientos.
- ¿Qué, qué? –reaccioné.
- Nada, déjalo –dijo Justin riendo- Ya veo que estás muy ocupada en tu 
mundo de piruleta.
- De piruleta no.
- ¿De chicle?
- Tampoco –respondí riendo.
- Ah, ya entiendo –dijo moviendo los dedos- Estabas en Bieberland, 
¿verdad?
- ¿Qué? –estallé a carcajadas- Estaba en Lautnerlandia.
- ¿Tú también estás con el Taylor ese? –preguntó poniendo una mueca mientras me señalaba con el dedo índice.
- Sí –me mordí el labio inferior y me empecé a reír.
- No sé qué le ves –dijo con indiferencia.

Me acerqué a él y le  cogí del brazo. 

- Tiene unos brazos enormes –luego le toqué los abdominales- Tiene una tableta en la que se podría tocar los tambores. Y es guapísimo –dije enfatizando la última palabra.
- Y es un idiota.
- Y tú un celoso –dije riéndome- Y también tienes envidia de él.
- ¿Yo envidia de él? Créeme que no.
- Y créeme que sí.
- Estoy completamente seguro de que no estoy celoso.

Me tiré encima de él y le abracé.

- Aww ¡Mi celosito! –Justin se empezó a reír y se sumergió en el agua aún conmigo abrazándome.
- Idiota, hubieses avisado –dije una vez que salimos a la superficie- Me ha entrado agua por la nariz.

Justin se empezó a reír muy fuertemente, provocando que algunas personas que estaban en el agua nos miraran.

- Ehm… Justin nos está mirando todo el mundo –le informé, el cual dejó de reírse al ipso facto.
- Mis dedos parecen pasas –dijo mirándose los dedos.
- Cómetelos –comenté riendo.
- No, gracias.
- ¿Salimos? Es que no quiero ver un acto de canibalismo. Sería horroroso verte a ti comiéndote tus propios dedos.

Justin me pegó un puñetazo amistoso en el hombro. Cuando salimos, nos sentemos en la arena y empecemos a hablar.

- ¿No echas de menos Canadá? –le pregunté haciendo una bola de arena mojada.
- Sí. Ahí tengo a mi padre y a mis dos hermanos. Y hace muchísimo que no les veo –dijo con la mirada triste.
- Lo siento. No tendría que haberte sacado el tema.
- No, no te preocupes –dijo éste sonriéndome.
- Verás que pronto los volverás a ver –dije acariciándole la barbilla.
- Eres una buena amiga, ___ –contestó Justin mirándome muy tiernamente.
- Y tú un buen amigo, Justin –me miró a los ojos, se acercó a mí y me dio un fuerte abrazo al que no fui capaz de rechazar.


|| Pattie ||

Estaba sentada en la toalla y hablando con Kenny cuando veo que ___ y Justin se están abrazando.

- ¿Has visto a esos dos? –dije aun contemplando la escena del abrazo.
- Sí –sonrió al ver esa tierna imagen- ¿Crees que tendrán algo?
- Lo dudo. Apenas se conocen.
- Sí, pero sabes que Justin es muy enamoradizo –contestó Kenny con una sonrisa burlona.
- En eso tienes razón.
- ¿Y si salieran juntos, qué harías? –me preguntó Kenny sacando el móvil de su bolsa.
- Aprobaría la relación. Me gusta mucho ___. Se le ve muy buena chica.
- Lo es. No es que tenga mucho contacto con ella, pero en el poco tiempo que he estado con su compañía, a parte de simpática, es cariñosa.
- Sí, en lo de cariñosa no te lo discuto –dije con unas risitas.
- Son adorables –dijo Kenny.
- Y que lo digas.


|| Justin ||

Con ___ me sentía tan bien. Podía mostrar realmente como soy. Un adolescente de dieciséis años, sensible, que se equivoca… Con ella me sentía seguro, sin miedo a equivocarme, porque sabía que ella no se enfadaría. Puedo notar que en ella puedo confiar, que no es de esas personas que se acercan a mí solo por la fama y el dinero, sino por el simple hecho de que quieren amistad verdadera conmigo. Sé que puedo contarle todo lo que me ocurra sabiendo que ella siempre tendrá algo que decirme; ya sea bueno o malo. A su lado me sentía seguro de mí mismo. Definitivamente, ya se había convertido en una de mis mejores amigas.

- Ven, vamos –dijo levantándose y tendiéndome la mano para que se la cogiera.
- ¿Adónde? –pregunté cogiendo su mano y levantándome
- A dar un paseo –contestó con una hermosa sonrisa.

Íbamos los dos caminando por la orilla. Yo me había puesto unas gafas de sol y una gorra para no arriesgarme a ser descubierto. No es que no quisiera a mis fans ni nada por el estilo, es que simplemente, hoy quiero pasar una tarde como la pasaría un chico normal con su mejor amiga.

- Cuéntame algo –rompió el silencio ___.
- ¿Qué quieres que te cuente? –pregunté mirándole a esos hermosos ojos que en ese momento eran de color azul.
- Lo que tú quieras –dijo dedicándome una sonrisa.
- Ehm… Es que te lo sabes todo sobre mí.
- No todo –contestó ella riendo.

Permanecí en callado sin saber que decir.

- Háblame de… Caitlin. Siempre he tenido la curiosidad de saber cómo es –reí ante su comentario.

- Caitlin, como bien sabes, es mi ex. Pero aun así somos grandes amigos- ___ sonrió- Incluso se viene conmigo de gira algunas veces.
- ¿Junto con su hermano, no?
- Claro. Y con Chaz y Ryan.
- ¿Cómo son? –preguntó interesada.
- Verás, Chris es… El enano de la pandilla. Vive en Atlanta, conmigo. Y los otros viven en Canadá –ella asentía como signo a que continuase- 
Con Chris, las cosas van más que bien. Es muy divertido, no puedes estar una tarde con él sin que te haya hecho reír alguna vez. Chaz es… Bueno, un pesado. Pero muy buen amigo. Y Ryan, Dios, Ryan es como mi hermano gemelo. Somos exactamente iguales. Siempre andamos gastando bromas pesadas a la gente –los dos reímos ante ese comentario.
- Espero que a mí no me hagas ninguna –dijo dándome un pequeño empujón con el hombro.
- Alguna caerá.
-Ni lo sueñes.
- Créeme, seguro que alguna bromita cae.

___ cogió una bola de arena para arrojármela a mí.

- Corre si quieres seguir con vida –dije sacudiéndome la arena del pecho.

___ salió corriendo y yo la seguí. La verdad es que era bastante rápida, pero yo lo era más, y la alcancé en nada. La agarré por la cintura, pero perdí el equilibrio e hice que cayéramos los dos tumbados y riéndonos a más no poder.

- Eres un idiota –dijo ___ riendo mientras se levantaba del suelo.
- ¿Yo? ¿Por qué? –la imité.
- Pues no sé. Primero porque me has hecho correr toda la playa para nada.
- Si no me hubieses lanzado esa bola de arena…
- Te hubieses apartado –dijo sacándome la lengua.
- Una carrera –le propuse. Ella arqueó las cejas- Hasta las toallas. Quien pierda tendrá que ser el esclavo del ganador durante todo el día.

Le ofrecí la mano a mi amiga para que la estrechara y lo hizo.

- A la de 3 –hice una breve pausa y nos preparemos- Una… Dos… y… ¡Tres!

Empezamos a correr. Le dejé un poco de ventaja para que se hiciera ilusiones, pero pronto la alcancé. Ella corrió más deprisa, poniéndose casi a mi lado. Casi llegábamos a las toallas, y yo iba el primero. Tan solo le adelantaba por unos cuantos metros. La verdad, es que era muy rápida. Cuando llegué, Kenny y mi madre nos miraron extrañados, y me tiré en la arena alzando los brazos como signo de victoria.
___ llegó jadeando y apoyándose en sus rodillas.

- No es justo –dijo entrecortadamente.
- Sí lo es –contesté jadeante.

___ se incorporó y se tumbó a mi lado.

- Dilo.
- ¿Decir qué? –me preguntó mirándome extrañada.
- Di que Justin Drew Bieber Mallette te acaba de pegar una paliza corriendo –dije sonriendo.
- No lo pienso decir. Tengo dignidad.
- Venga, dilo. ¿Recuerdas que eres mi esclava durante el resto del día? - ___ me dedicó una mirada penetrante.
- Justin Drew Bieber Mallete me acaba de pegar una paliza corriendo –dijo con voz cansina.
- Muy bien –le revolví el pelo y ella me sacó la lengua.

Nos quedamos en silencio viendo el cielo y notando como las olas de agua fría nos rozaba los pies.

- Tienes que hacer otra cosa más -___ giró el rostro hacía mí y me miró con el ceño fruncido.
- ¿Qué tengo que hacer?
- Tienes que cantar algo.
- ¿Sólo para ti? –preguntó señalándome.
- No. Para mi madre y Kenny.
- ¿Y qué canto? –preguntó mirando de nuevo al cielo.
- Lo que tú quieras.

Me levanté y me dirigí donde estaban Kenny y mi madre. Me senté al lado de la mujer que me dio vida y pasé un brazo por sus hombros. ___ estaba ya delante de mí, de pie y con los brazos apoyados en la cintura.

- ¿Sabes qué, mamá? –pregunté tratando de no reírme por la cara de enfadada que estaba poniendo mi amiga.
- Dime, hijo –contestó mi madre con una sonrisa mientras me miraba a mí y luego a ___.
- ___ nos va a cantar una canción –mi madre sonrió pero ___ rodó los ojos.
- ¿En serio? ¿Qué canción vas a cantar? –preguntó esta vez Kenny
- Ehm…


|| ___ ||

Definitivamente, Justin me las pagaría. ¿No había otra cosa mejor que hacer? No, él tenía que hacerme pasar vergüenza. Normalmente soy muy impulsiva, hago las cosas sin pensar en las opiniones de los demás, en conclusión, que soy una persona que no le da vergüenza casi nada. Pero esto era una excepción. Siempre me ha dado muchísima vergüenza cantar delante de la gente. Y ahora tengo que cantar delante del famoso Justin Bieber y su madre, sin olvidarnos del simpático Kenny.

Me senté cruzando las piernas delante de ellos. Suspiré y le lancé una mirada llena de odio a Justin, el cual me respondió con una sonrisa encantadora. Me pensé la canción que más me gustaba y escuchaba en aquellos momentos. The One That Got Away. Definitivamente esa canción es una de las mejores que he escuchado de la diosa de Katy Perry. El videoclip es hermoso y muy original. La verdad es que me encanta esa canción.

- Ehm, the one that got away.

Justin me miró perplejo, pues esa canción apenas había salido hacía unos días y ya me la sabía de memoria. Suspiré de nuevo, cerré los ojos para darme fuerzas y abrí la boca para comenzar a cantar.

“Summer after high school when we first met
We make-out in your Mustang to Radiohead
And on my 18th Birthday
We got matching tattoos

Used to steal your parents' liquor
And climb to the roof
Talk about our future
like we had a clue
Never planned that one day
I'd be losing you

In another life
I would be your girl
We keep all our promises
Be us against the world

In another life
I would make you stay
So I don't have to say
You were the one that got away
The one that got away

I was June and you were my Johnny Cash
Never one without the other We made a pact
Sometimes when I miss you
I put those records on (whoa)

Someone said you had your tattoo removed
Saw you downtown singing the Blues
It's time to face the music
I'm no longer your muse

But in another life
I would be your girl
We keep all our promises
Be us against the world

In another life
I would make you stay
So I don't have to say
You were the one that got away
the one that got away
The one(X3)
The one that got away


All this money can't buy me a time machine (No)
Can't replace you with a million rings (No)
I shoulda told you what you meant to me (Whoa)
Cause now i pay the price

In another life
I would be your girl
We keep all our promises
Be us against the world

In another life
I would make you stay
So I don't have to say
You were the one that got away
The one that got away
The one(X3)

In another life
I would make you stay
So I don't have to say
You were the one that got away
The one that got away”

Abrí los ojos de nuevo y pude observar como mis tres acompañantes me estaban observando de una manera un tanto incomoda, con la boca abierta y los ojos como platos.

- ¿Por qué me miráis así? –pregunté haciendo circulitos en la arena con mi dedo índice.
- ¿De dónde sacas esa voz? –Justin me sacudió de los hombros y me empecé a reír.
- No sé, se la pedí para mi cumpleaños a mi madre.
- Pues dile a tu madre que me diga donde la compró –comentó Justin.
- Pero si tú ya tienes una voz preciosa –le alagué.
- Aish. Que cosas me dices –todos reímos ante el comentario de mi amigo.
- Cantas increíblemente bien –habló por primera vez Pattie.

___________

Lo primero, agradeceros de haberos preocupado tanto por la novela. Muchas de vosotras intentabais y consguistéis convencerme de que no la dejara, que continuara, que tenía visitas y comentarios y todo eso. 
Algunas me hicieron publicidad en sus blogs, y quiero dar las gracias. 
Otras me mandábais privados diciendo que si la continuaría, que por favor la siga. Bien, gracias a todo eso me he dado cuenta que de verdad la novela os gusta. Me alegra saber eso.

Bien. Solo os diré una cosa; como en casi todas las novelas, al principio "tú" te enamoras de Justin y al poco tiempo acabáis saliendo. Es lo típico. Bien, pues en esta novela lo tendrás bastante difícil. Es para que no os asustéis o penséis que en esta novela no pasará nada interesante con Justin.

Veréis, esta novela da riendo a un sueño que tuve hace bastante tiempo. Empecé a imaginarme la continuación de aquél sueño, y cuando tuve todo planeado, decidí escribirlo. Ahí me empecé a dar cuenta que Justin me estaba empezando a gustar de verdad. Sé que antes de hacer la novela, dije que solo la hacía para cambiar un poco, y que no era belieber. Pues tengo noticias, creo que lo soy. El escribir esta novela me está obligando a buscar información de él, a leer novelas de "Justin y Tú", para ver más o menos como lo describís. Poco a poco, el buscar esa información obligadamente, se convirtió en un "voluntariamente", es decir, que buscaba cosas de él porque quería, porque quería averiguar y me gustaba, no por la novela. Ahí mi obsesión aumentó y con ella empecé a buscar vídeos de él en Youtube. Canciones, conciertos, programas, todo lo que tuviera alguna relación con él me fascinaba.Luego empecé a tener muchas canciones de él en el móvil, enamorándome cada vez más de ellas aunque las escuchara 100 veces seguidas.Finalmente puedo decir que soy BELIEBER.
Gracias a todas por haber tenido la paciencia de leer mi "aburrida historia".

Besos a todas. Y de nuevo, MILES DE GRACIAS.

8 comentarios:

  1. Me encantoo el capitulo com otodos. Menos mal que no la has dejado porque si la llegas a dejar ME MUERO. Me alegra mucho que seas BELIEBER jeje; si esque al final todo el mundo cae en la tentacion Bieber xD.
    Bueno, espero que sigas pronto porfiiss.
    Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  2. Ahhhhhh!!! me encantooo el capitulooo!! :D. Te felicitoo primaa!! :D.
    menos mal que no dejaste la novelaa ! dios si la hubieras dejado habria ido al aeropuerto de mi país, compraría un pasaje a españa, llegaria a tu cassa y golpearte!! jaja broma prima pero aún asi haria algo al respecto jaja.
    Woooww..... ¡nueva believer! ¡que bieeen! jaja aun me acuerdo de tu primer comentario en mi blog cuando dijiste "lo lamento, pero no soy belieber, no me odien por eso" y ahora todo cambio :D jaja. Cuidate linda te quiero muchisimo y un beso y un abrazo para ti a la distancia :D.


    PD: Porfissss subee prontooo :D

    ResponderEliminar
  3. ¡Me ha encantado el capitulo! No sabía que yo cantara tan bien, jajaja, porque mis padres siempre me dicen que canto mal. ¬¬... xdxd.
    Y la verdad es que yo no estoy ni Lautnerlandia ni en Bieberland, yo estoy en MarioCasastopía. Jajajajajaja. ¡Dios, es que está buenísimo! Jajaja. Déjame, estoy así de mal. Jajaja.
    Bueno, publica pronto, ¿eh? Un beso muy, muy, muy, muy, pero que muy grande, cariño. ^^

    ResponderEliminar
  4. Yasmina, tu novela me fascina, síguela y espero el otro capitulo. Tienes una imaginación que nadie mas posee, aprovéchala. Un beso y muchas gracias por seguir mi blog

    ResponderEliminar
  5. me encantó el capitulo siguela, please!! jeje bueno te amo amiga cibernetica jajajaja algun dia nos conoceremos en persona ;) besotes y siguela que esta buenisima!!!

    ResponderEliminar
  6. muy buen capitulo!!!, sube pronto, espero con ansias :)

    ResponderEliminar
  7. Un capitulo precioso *.* pero Justin no para de recalcar que es su mejor amiga, no se que va a pasar con estos dos xdd
    Me alegro muchisimo de que decidieras seguirla, en serio esta genial la nove;) Publica pronto:)

    PD:Mi nove:
    http://judiitrull35.blogspot.com/

    Mi blog:
    http://todoloqenecesitassaber.blogspot.com/

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.