¿Cuántos somos ya?

30 de noviembre de 2011

Never let you go. {15}


- ¿Por cuánto tiempo, mamá? –pregunté ansiosa por saber la respuesta.
- ¿Por qué no la dejáis un mes? –propuso Pattie.
- Mes y medio –dijo Justin sonriendo.
- ¿Por favor? –rogué poniendo voz de pito.
- De acuerdo –aceptó mi padre- Mes y medio.
- ¡Sí! ¡Toma! –levanté el puño como signo de victoria.
- Me caes bien, Justin –dijo mi padre sonriente.
- Papá –me quejé. Todo lo bueno lo tiene que arruinar, no sé cómo lo hace.
- Lo siento –contestó riendo.

El camarero llegó con algunos platos de comida que habíamos pedido y al minuto llegó con los restantes. La comida transcurrió bastante animada. Mis padres hablaban con Pattie y noté que ya se habían hecho amigos. Me recordó cuando Justin y yo nos conocimos, que enseguida nos hicimos amigos. Mientras, mi amigo y yo no parábamos de hablar sobre Atlanta.

Aun no me lo puedo creer. Tan solo lo conozco de una semana y ya me invita a pasar mes y medio en su casa con él. ¿No es asombroso?
La mejor parte es que voy a poder conocer a mi amor platónico. Christian Beadles. Hablando de Chris, ¿cómo actuaré cuando lo vea? Ni lo sé. Puedo imaginarme miles de escenas en la forma de actuar, pero cuando lo vea, a lo mejor me desmallo, actúo con indiferencia, me pongo a llorar… Quién sabe, pueden pasar miles de cosas.

Terminamos de comer y mis padres y Pattie decidieron quedar para conocerse mejor, mientras que Justin y yo estaríamos paseando o con mis amigas, como solíamos hacer estos últimos días.

- Justin, me llamas cuando quieras quedar, ¿de acuerdo? –le recordé antes de subirme al coche.
- Oye, ¿puedo ir contigo ahora? Es que en el hotel me voy a aburrir.
- Claro –acepté con una de mis mejores sonrisas.
- Espera, que aviso a mi madre –Justin se acercó al coche de Kenny y habló con su madre. Vi como esta asentía con la cabeza y mi amigo le daba un beso en la mejilla, seguido de un saludo de manos entre Justin y Kenny.

Vino corriendo y abrió la puerta del coche y se sentó a mi lado con una sonrisa que me derritió. ___, no pienses esas cosas. Vamos, es tu amigo. Sí, es guapísimo, pero no deja de ser tu amigo, así que haz el favor de centrarte.

- ¿Estás bien? –me preguntó Justin.

Asentí con la cabeza mientras le dedicaba una de mis mejores sonrisas.

- ¿Vais a casa o daréis una vuelta? –preguntó mi padre girando la cabeza para poder mirarnos.
- A casa. Después ya iremos a dar una vuelta –contesté yo por mi amigo.

Mi padre asintió y puso en marcha el coche. Mamá y papá iban hablando sobre el trabajo, reuniones y cosas de adultos.

- No me imagino cómo se pondrán las chicas cuando les diga que me voy a Atlanta contigo –dije con una sonrisa.
- Como locas –dijo este riendo.
- Es que no me lo creo aun –contesté soltando unas carcajadas.
- Pues créetelo. Y ya falta poco –me recordó con otra de sus encantadoras sonrisas.
- ¡Voy a conocer a Christian Beadles –alcé el brazo y Justin empezó a reírse.
- Loca –dijo entre risas.
- Pero feliz –y acto seguido le saqué la lengua.

Por fin llegamos a casa y, Justin y yo nos encerramos en mi habitación. Mis padres se fueron con Pattie a tomar algo, por lo tanto estábamos solos.

- ¿Quieres ver una película? –le pregunté mientras me sentaba en la cama a su lado.
- Como quieras –respondió él- pero con una condición
- ¿Qué condición? –pregunté con curiosidad.
- Elijo yo –contestó sonriendo.
- Vale –me levanté y le tendí la mano para que me la cogiera. Lo hizo.

Salí de la habitación junto a Justin y me dirigí al salón, donde teníamos una pequeña estantería llena de películas. Muchas no me las había visto.

- Escoge la que quieras –dije señalando las películas.

Justin se puso de cuclillas y pude verle los bóxers morados.

- Bieber, ¿Cuándo se pase la moda de los baggy pants, tú aun la seguirás llevando? –pregunté riendo

Justin se giró y posó la mirada a su ropa interior. Se rió y asintió con la cabeza.

- ¿Hasta en tu boda? –pregunté enarcando una ceja
- Hasta en mi boda –contestó seguro de su respuesta.
- Bien, Bieber, bien –dije riendo.

Justin siguió mirando las películas y sacó una carátula.

- Esta –dijo incorporándose y entregándome la película.

Oh shit. Insidious. La odio. Mi padre la compró pensando que la vería, pero en cuanto salió el tráiler la odié. No la vi. Se quedó en la estantería muerta de asco.

- ¿Seguro? Hay más películas, eh –le contesté señalando de nuevo la estantería.
- ¿Te da miedo? –preguntó con una sonrisa torcida.
- ¿A mí? Por favor. Si me he visto esta película cientos de veces –mentí. 

Mi orgullo algún día me jugará una mala pasada. En serio, ¿por qué no digo la verdad? Seguro que a él también le dan miedo algunas películas, y no se avergüenza. O sí. No lo sé. El caso es que no quiero ver esa película.

- Vale, vale. Te creo –contestó riendo.
- ¿Hacemos palomitas? –propuse.
- Una película sin palomitas no es una película –dijo riendo.
- Tienes razón.

Fui a la cocina con Justin detrás. Abrí el armario y saqué un sobre de palomitas. Lo metí en el microondas, giré la ruedecita hasta el numero ‘tres’ y apreté al botón ‘Ok’.

- ¿Cogemos algo de beber? –propuse mientras me encaminaba hacia la nevera.
- Claro. Coca cola, ¿no? –dijo Justin.
- Ok –abrí la nevera y saqué la botella de Coca cola- ¿Cojo unos vasos o bebemos a morro?
- A morro, no te voy a hacer sacar dos vasos –contestó guardándose las manos en los bolsillos.
- En serio, no me importa. Si te da asco beber a morro, cojo dos vasos –insistí con una sonrisa mientras abría el armario donde guardábamos los vasos.

Antes de poder sacar un vaso, las manos de Justin me lo impidieron.

- ¿Cómo me va a dar asco si eres mi amiga? –preguntó auto respondiéndose a sí mismo.

Cerré la puerta del armario y le di un beso en la mejilla.

- Eres un cielo –dije tiernamente.

Pude ver como sus mejillas comenzaban a tener un tono más rosado. Estaba ¿avergonzado? Aw ¡Qué tierno! Sonó el ruidito proveniente del microondas que advertía que las palomitas ya estaban listas. Las saqué y las puse en un bol. Justin cogió la botella de Coca cola y la película y fuimos a mi habitación. Dejé el bol en la mesita de noche, junto a la botella de refresco.

- Dame, yo la pongo –le quité la película a Justin y la puse en el DVD.

Le di al ‘Play’ y me acosté en la cama junto a Justin.
Suspiré nada más ver los créditos iniciales. Pude notar una risita por parte de Justin. Empezamos a comer las palomitas.


|| En mitad de la película ||

No aguanto más, esta película me está matando. Mientras yo sufro como una condenada en cada escena de miedo, Justin está que se la pasa en grande, soltando grandes risotadas. ¿Cómo lo hace? Nunca antes lo había pasado tan mal en una película de miedo. Mira que nunca me comporto así, las suelo ver sin ningún problema. ¿Pero esta? No sé por qué me da tanto miedo.

En una escena, que estaba totalmente en silencio, un estridente ruido inundó la habitación, provocando que soltara un grito ahogado y que el bol de las palomitas saliera volando por los aires.

- ¡Quita la película, no aguanto más! –chillé tapándome la cara con la almohada.

Justin empezó a reírse a más no poder. ¿Por qué se reía? Está claro, de mí. ¿Pero por asustarme? Ok, tirar el bol de palomitas por los aires mientras chillas: “¡Quita la película no aguanto más!” no se ve todos los días, pero no sé. ¿Para tanto?

- ¿Se puede saber de qué te ríes tanto? –pregunté molesta mientras le daba un almohadazo en las costillas.
- ¡Vaya susto te has dado por el mando de la televisión! –contestó sin parar de reír.
- ¿Mando de la televisión? –pregunté extrañada
- ¡Sí! Se me cayó el mando al suelo –se puso en posición fetal a causa del dolor de barriga que seguramente le estaría entrando.
- Idiota –le di otro almohadazo.
- ¿Puedes repetirlo de nuevo? –preguntó incorporándose en la cama.
- No –negué rotundamente- No lo había pasado tan mal en mi vida.
- Tampoco da tanto miedo.
- Ya está el macho –dije sarcásticamente.
- Va, venga. Vamos a ver la película, ¿sí? –propuso mientras me quitaba la almohada y se la ponía él a la altura del cuello.
- Eh, ¿quién te ha dado permiso para quitármela? –pregunté riendo mientras recuperaba mi almohada.
- ¿Me dejas sin almohada? –puso cara de cordero degollado y voz de pito.
- Ehm… Sí –hice una sonrisa cuando dije el ‘sí’
- Mala persona –se cruzó de brazos y se puso a ver la película.
- Toma, tonto –se la di y me dio un beso en la mejilla.

Busqué la posición más cómoda, y renegando yo también me puse a ver la película.


|| Justin ||

La película ya iba por el final. La parte que más miedo daba. ___ se tapaba la cara con el cojín todo el rato. Se ve tan tierna. Aparenta ser la chica dura, fuerte, pero no lo es. En el fondo se le ve sensible, con sentimientos; no de esas que parecen piedras. Adoro su personalidad, en serio. Es una de las muchísimas cualidades que tiene. En una parte de la película, ___ se aferró a mi brazo.

- Cuando pase la escena me avisas, por favor –me rogó.

Esperé un minuto, y aunque la escena no había acabado, le dije que ya había pasado. Al girar la cara para seguir viendo la película, me miró con odio y me pegó un puñetazo en el hombro.

- Idiota –susurró.
- Pero feliz –renegué sacándole la lengua como un niño de cinco años.

Por fin la película terminó, pero ____ tapaba la cara con sus manos.

- ____, la película ya ha terminado –dije entre risas.
- No, no te creo.
- Sí, va. Créeme. Ha terminado, te lo juro.

Mi amiga asomó un poco la cabeza y miró la televisión. Posó su mirada en mí y sonrió aliviada. Tiró el cojín al suelo y se sentó en la cama.

- La próxima vez escojo yo.

Recogimos un poco la habitación y después de haber acabado, ___ bebió un poco de refresco. Justo en ese momento suena mi teléfono, provocando que ___ se asuste un poco y toda la bebida se le caiga encima, manchándose toda la ropa.

- La puta –cerró la botella y se limpió la boca con el brazo- Ahora vengo, voy a cambiarme.

Cogió ropa del armario y se encerró en el lavabo para cambiarse.
Mientras, atendí a la llamada.

#Llamada telefónica#
- ¿Sí? –contesté
- Bro’, somos Ryan y Chaz. ¿Qué pasa, ya no te acuerdas de nosotros?
- Claro, claro que me acuerdo de vosotros –dije riendo.
- Es que como no nos llamas –se quejó Chaz de fondo.
- He estado ocupado –me excusé.
- ¿Claro, claro, con tu “amiguita” ___morreándote, no? –sonaron como unos besos de fondo, seguido de las risas de Chaz y Ryan.
- Idiotas, tan solo somos amigos -¿Cuántas veces habré repetido eso?
- Te creemos, bro’, te creemos
- ¿Oye, este verano venís a Atlanta, no?
- Claro, mientras nos invites –dijeron los dos al unísono.
- Pues estáis invitados –contesté- Por cierto, si venís, no estaréis solos.

En ese momento, salió ___ del baño.La miré un segundo y volví a hablar con mis amigos, pero después reaccioné y le repasé con la mirada. Mi amiga se dio cuenta y sonrió torcidamente.

- ¿Con quién hablas? –preguntó sentándose a mi lado.
- Con Ryan y Chaz

- ¡Me voy a Atlanta con Justin! –chilló inclinándose hacia el teléfono.
- ¿Es ____? –preguntó Ryan riendo.
- Sí, es ella –respondí riendo al ver a mi amiga bailando.
- ¿Ella también viene a Atlanta? –preguntaron Chaz y Ryan al unísono.
- Sí, ¿hay algún problema?
- No, todo lo contrario –contestaron riendo.
- La semana que viene estaremos ahí –les informé- ¿Cuándo vendréis vosotros?
- Pues supongo que la misma semana que tú, pero posiblemente uno o dos días más tarde –habló Ryan.
- Bueno, vosotros preguntad…
- No hará falta, seguramente nos dejarán ir –me interrumpió Chaz.
- De acuerdo. Llamadme si hay algún problema –les recordé.
- De acuerdo. Adiós bro’ –se despidieron los dos a la vez- Adiós ____-chillaron para que mi amiga se enterara
- Adiós –se despidió ella también.
#Fin de la llamada telefónica#

- Me caen bien –dijo mi amiga después de haber colgado el teléfono.
- Sí, son bastante simpáticos. Más o menos son como tú, pero no están tan locos -___ rió y se levantó de la cama.
- ¿Vamos a llamar a las chicas? Es que quiero decirles que me voy a Atlanta –después de haber dicho esto se mordió el labio.

La shit. Que no haga eso, por favor, que no lo haga más. Adoro cuando una chica se muerde el labio inferior. Pero me descontrolo, y no quiero hacerlo con ella.

- Claro –me levanté de la cama y la estiré un poco.
- Deja la cama, imbécil. Ya la haré yo después –cogió las llaves y el móvil y me agarró de la mano, casi arrastrándome hasta la puerta de su casa.


|| ___ ||

Le envié un mensaje a Thais diciendo que se reúna ella y las chicas en el balcón alto a las 17:30, que tenía que explicarles una cosa muy importante. Como eran las 16:55, decidí ir a dar una vuelta con Justin.

- ¿Adónde vamos? –preguntó Justin.
- No lo sé –vi como una chica miraba a Justin muy atentamente, me fijé en él y me di cuenta de que no llevaba ni gorra ni gafas- Justin, no llevas ni la gorra ni las gafas.
- Lo sé, se me ha olvidado –dijo llevándose una mano a la cabeza- no pasa nada, igual no hay mucha gente.
- Pero hemos quedado a las 17:30 con las chicas en el balcón alto. Y ahí hay mucha gente –le recordé.
- Oh shit –cerró los ojos con resignación.
- Vamos a mi casa, te dejo unas gafas y una gorra –dije señalando con la cabeza el recorrido que habíamos trazado.
- No te voy a hacer dar toda la vuelta –contestó mi amigo serio.
- Me da igual. A parte, si te acosan a ti, también me acosan a mí –le cogí de la mano para arrástralo hasta mi casa.
- ¿Me esperas aquí o subes? –le pregunté mientras abría la puerta del portal.
- Eh, subo contigo.

Subimos los dos a casa y entré a mi habitación. Abrí el armario y saqué una gorra New Era de color lila, seguido de unas gafas retro negras.

- Tu gorra –dijo con cara de admiración.
- ¿Qué le pasa? –pregunté riendo.
- La amo –dijo cogiéndola
- ¿Tú no tienes una igual? –pregunté
- Ni me acuerdo, tengo tantas –se probó la gorra. Le quedaba que ni pintá’.
- Te queda bien –dije colocándosela bien, ya que se la había puesto torcida- ¿Vamos?
- Claro –dijo mientras se ponía las gafas.

Salimos de casa y fuimos a dar una vuelta a la playa. Aún quedaba un rato para las 17:30, así que no pasaba nada. Aparte, mis amigas siempre se retrasaban un poco.

- Extrañaré España cuando vuelva a Atlanta –dijo Justin con la mirada perdida
- Sabes que siempre serás bienvenido, y que la próxima vez que vengas nada de hoteles; ya sabes que tienes mi casa –contesté cogiéndole de la barbilla para que me mirase a la cara.

Me sonrió de una manera tan ¿tierna?, que no pude evitar sonrojarme.

- ¿Por qué te sonrojas? –preguntó parándose.
- No me he sonrojado –mentí sonriendo torcidamente.
- Claro que lo has hecho –rió mi amigo- ¿por qué no lo reconoces?
- Porque no –negué.
- No lo entiendo, aparte –se acercó a mi oído- te ves tan tierna cuando lo haces.

Bajé la mirada y me mordí el labio inferior. Mi pulso empezó a acelerarse. El mínimo contacto suyo con el mío hacia que la piel se me erizara, que el cuerpo se me estremeciera. Cuando su aliento chocó en mi oído, una descarga eléctrica recorrió cada una de mis venas, provocando que la respiración cesara durante unos segundos.

- Gracias, Justin –dije después de que mi pulso volviera a su normalidad.
- ¿Por qué? –preguntó él extrañado.
- Por todo. Nadie se había comportado así conmigo. Nadie. Apenas nos conocemos de unos días y me invitas a pasar un mes y medio a Atlanta contigo.
- Te lo resumiré todo –empezó mi amigo- contigo siento que soy Justin Drew Bieber Mallette, no Justin Bieber el cantante. Contigo me siento yo mismo, sé que puedo ser quién quiero ser, y no el que tengo que imitar para las cámaras. Desde que soy famoso, aparte de con mis amigos, no he estado así con nadie, ___. Gracias a ti, en estos días, he descubierto el verdadero valor de la amistad.

Se me humedecieron los ojos después de que Justin hubo terminado de declarar su amistad hacia mí. Intenté evitar que las lágrimas cayeran por mi rostro, pero fue demasiado tarde. Ya estaba llorando. Me lancé a los brazos de Justin y le abracé con todas mis fuerzas. Esas palabras me habían marcado, se habían grabado en mi corazón. Justin me acariciaba la espalda mientras me daba besos en la cabeza.

- No llores, ___ –me susurró- no me gusta que una cara tan bonita llore.
- Te quiero, Justin –dije acurrucada en su pecho.
- Y yo a ti, amiga, y yo a ti.

Me separé de él y me limpié las lágrimas que aun caían por mi rostro. Saqué mi móvil y comprobé la hora.

- Mierda, Justin se nos hace tarde –le cogí del brazo y salí corriendo hacia el lugar de quedada con mis amigas.

***

Llegamos con diez minutos de retraso. Con la respiración agitada, me paré delante de mis amigas, y me tumbé en el suelo junto a Justin.

{En español}

- ¿Qué te ha pasado, enana? –me preguntó Judit.
- Pues que estaba en la playa con Justin, y vi que se me hacía tarde y corrimos hasta aquí –le informé con la respiración entrecortada.
- Pues nosotras acabamos de llegar hace uno o dos minutos –dijo Julia.
- Cerdas –dije incorporándome.

Me crucé de piernas en el suelo, y Justin me imitó.

- ¿Y qué era eso que nos tenías que contar? –preguntó Thais

___________

¡Buenas tardes! Hoy estoy súper HAAAAAPPY. ¡He aprobado el examen de matemáticas, con lo cual, apruebo el trimestre. ¿No es genial? Oish, que ilusión más grande :3
Una question (no sé si se escribe así): ¿Os ha gustado el capítulo?
Espero que SÍ. 
¿Habéis visto que declaración de amistad más bonita le ha soltado Justin?
Aww ¡Es más bonico! :3
¡Un besazo a todas y muchísimas gracias a todas por comentar!

8 comentarios:

  1. ¡Hooola Yas! Me alegro de que a ti te haya ido bien, porque a mi me ha ido FATAL, ya que me he tenido que quedar castigada media hora después de que terminaran las clases... :(
    Bueno, a lo que iba, que me ha gustado mucho el capitulo y espero que yo y Justin seamos novios pronto... *.*
    Ah, y una cosa, me he dado cuenta de que verbos como terminemos, encerremos o empecemos, los has escrito mal, ya que se escriben así: terminamos, encerramos o empezamos. Osea, acabados en -amos, cuando se trata de nosotros.
    Publica pronto, porque me has dejado con la intriga de saber como se lo toman mis amigas.
    Besos! :)
    PD: ¡Primera en comentar! ^.^

    ResponderEliminar
  2. Me encantó el capítulo primaa!!! :D.
    Justin es un cieloo!! lo amoo!.
    Amo tu novela, no la dejes nuncaa :D.
    Te quiero mucho prima, y cuidate mucho.
    Besitooos. :D.


    PD: Sube prontooo
    PD2: FELICITACIONES POR LO DE TU EXAMEN! :D.

    ResponderEliminar
  3. *_____________*
    Meee encantó el capitulo Diosssss
    Niñaa!Tu tienes el don de escribir, verdad? jaja
    Te quiero !(:
    Un beso
    SIGUELA SI O SI

    ResponderEliminar
  4. Aich!!! Qué cap. más tierno.
    Y la declaración de Justin... super tierno.
    Sube pronto, a sí una cosa más: felicidades por lo de tu examen yo voy bien en todas las asignaturas menos frances, como odio frances.
    Bueno, espero que cuelgues pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. aaaaaaaaaaaawwww me encantooooo **
    Quieroo que seamos novioos yaaaa!! jajaja
    si en la novee no me e enamoradao ahora digoo que siiii!!^^
    jajja
    Un besazoo y publika pronto xfiis:)

    ResponderEliminar
  6. me encanto!! seguilaa
    podes hacer una maraton? :)
    pasa por la mia please
    http://160111-novelasdejustinbieber.blogspot.com/
    besoo
    PD: si lo que quisiste poner es "pregunta" en ingles, esta bien escrito :)

    ResponderEliminar
  7. Genial el capitulo, me ha encantado la parte de la pelicula jeje.
    Sigue pronto, un besoo.

    ResponderEliminar
  8. me encantoo el capituloooo, para mi el mejor por ahora!!! :) que has estado haciendo? nuevas news? bueno besos te quiero hermosaaa, chauuu :)

    PD: SIGUELA PRONTOOOO <3

    PD2: TE PASAS POR MI BLOG?? SUBI NUEVOS CAPS!!

    ResponderEliminar

¿Por qué no me sacas una sonrisa con un comentario tuyo? Vamos, es gratis.